Page 1

Ana, de 21 años, cuidaba algunas noches de una anciana enferma ingresada en el hospital. Durante el día trabajaba como camarera y se encontraba en una difícil situación económica. Sabía que estaba embarazada, pero lo ocultó a quienes la conocían, atribuyendo el volumen de su vientre a “acumulación de gases”. Durante una de las noches que cuidaba a la anciana se sintió mal, por lo que se encerró en el lavabo de la habitación del hospital. La enferma al ver que no salía y se oían ruidos como gemidos, llamó a la enfermera, que al abrir la puerta del baño descubrió a Ana llorando, con temblores y tirada en el suelo con el cordón umbilical cortado y todo el suelo manchado de agua y sangre. La enfermera encontró dentro de la taza del inodoro un niño recien nacido bajo una capa de papel higiénico, en posición fetal y boca abajo. La enfermera lo sacó de inmediato y se le presto asitencia médica inmediata, ligándole el cordón umbilical, y reanimándolo, por lo que logró sobrevivir sin consecuencia alguna. Ana negó reiteradamente que el niño fuera suyo. *** Pepe se encontraba en un pub en el que trabajaba como socio de Pablo. Con ellos se encontraba Víctor, cliente habitual, que estuvo alternando con ellos desde la hora de apertura del mencionado pub, habiendo estado bebiendo juntos y consumiendo cocaína con ellos, sin que se suscitara controversia alguna entre ellos. En un momento dado avanzada la noche, cuando el local estaba ya casi vacio, Pepe sacó un revolver que poseía sin licencia de armas, apoyó el cañon sobre la mejilla derecha de Victor, que se encontraba a su lado, ajeno a esa inesperada actuación. Pepe disparó a bocajarro ocasionandole la muerte en el acto. Pablo, que todavía se encontraba en el lugar y había visto lo sucedido, accedió a la petición de Pepe de abandonar el lugar con su coche, por lo que Pablo no pudo ser identificado y detenido hasta pasados varios meses de lo sucedido. *** Paco, que padecía una grave depresión, subió al coche de su amigo Juan. Allí le dijo que queria morir, pues no soportaba más su vida, y le pidio a Juan que le ayudase a realizar su voluntad. Tras concencer a Juan para que le ayudase, éste le puso a Paco el cinturón alrededor del cuello y tiró fuertemente de él hasta producirle la muerte por asfixia. Después abandonó el lugar. Cuando Juan supo que el cadáver había sido descubierto se presento a la Policía para confesar su intervención en los hechos. Paco, aunque era una persona bastante aislada no tenía alterada su capacidad mental.

Casos practicos 1 2009  

***