Page 1

La tecnología que puede revolucionar tu vida sexual

PLACER A CONTROL REMOTO En la película La cruda realidad, Gerard Butler encontraba por error el mando a distancia de la ropa interior de Katherine Heigl. Como suena. Y el mismo concepto se repite en casi todos los nuevos productos del catálogo de Oh mi bod: desde su Better than chocolate, ya todo un clásico, que se conecta al iPOD y vibra en función de la música, hasta su innovadora app BlueMotion.

Funciona por bluetooth, y se controla desde el teléfono con acelerómetro, pantalla táctil y botones de control de volumen. Permite personalizar patrones de vibración (a partir de sonidos o palabras que grabemos ) y funciona con los sistemas operativos Android o iOS. Se comercializará a partir de marzo y el único inconveniente, advierten sus productores, es que sus usuarios tienen que estar en un perímetro cercano, sin especificar.


EN LA CAMA CON GREY O la evolución de los audiolibros, podríamos decir. Vibease ha desarrollado un aparato que, conectado a a su app, vibra con la intensidad del relato erótico que queramos reproducir. La herramienta cuenta con una interesante biblioteca que, por supuesto, incluye la trilogía más hot de la historia. El final feliz, en este caso, corre de tu cuenta.

EN CUALQUIER OTRO LUGAR Al contrario de lo que ocurre con BlueMotion y siguiendo esta tendencia de derribar fronteras, con Vibease Intimate las distancias, como el tamaño o la edad, ya no importan. Solo hace falta 3G y alguien al otro lado que puede poner en marcha la aplicación en cualquier momento y lugar. Veáse la oficina a las 8 de la mañana. Eso sí, hace falta que la otra persona también tenga su móvil conectado y lleve puesto el dispositivo que recibirá la orden a través de bluetooth.


UNA EXTENSIÓN DE TI MISMA Para las que suscriben aquello de 'si quieres algo bien hecho, hazlo tú misma' también existen alternativas tecnológicas para potenciar su... destreza. Por ejemplo, Hello Touch de JimmyJane presenta casi el aspecto de un tensiómetro donde se aloja la batería con unos cables que descienden hasta los dedos y desembocan en unos anillos que, ofrecen una intensidad tres veces mayor al resto de competidores y con un tercio de su tamaño, reza el prospecto. Obviamente, también puede usarse en pareja.


BÉSAME MUCHO Y, por último, la más light y a la vez, más popular, función para amantes en la distancia. Se trata de Thumbkiss, el sistema que permite sentir un beso desde el otro lado del mundo. La mecánica es simple, basta con que las dos personas estén apoyando el pulgar en la pantalla al mismo tiempo. Así nacía el beso virtual que, con el tiempo y gracias a multitud de desarrolladores -por ejemplo, la app Couple- ha evolucionado en otras variantes. Desde aplicaciones que puntúan tus habilidades hasta otras que pretenden ayudarte a mejorar...

¿Influye la tecnología en la sexualidad?


Sexo y tecnología. Nueva modalidad el sexting

“Comparto los avances tecnológicos y cibernéticos pues son una realidad y muestra de nuestra pulsión humana por desarrollar cada vez mas nuestras capacidades creativas.” El sexting es una modalidad que muchas personas en el mundo están utilizando, pero sobre todo se observa en los adolescentes y preadolescentes. Se toman fotos desnudos o en poses sensuales, textos sugerentes, y se envían unos a otros, generando una red a veces tan intrincada, que es difícil de rastrear donde llegarà ese contenido. Una combinación peligrosa: transgredir, superar los límites, jugar con el poder de herramientas tan sorprendentes como atractivas, la inmadurez y los conflictos típicos de muchos jóvenes. El termino “sexting” se conforma con la suma de los términos en inglés sex- sexo y texting – mensaje de texto, y significa envió por celular de mensajes de texto con contenido erótico textos o fotos. Muchos jóvenes utilizan esta especie de juego peligroso que es visto por ellos como trasgresor pero que los expone más de lo que muchos pueden preever. Padres preocupados están buscando una manera de comprender por qué sus hijos se sienten atraídos a esta práctica y esperan encontrar la manera de manejar el tema. Un estudio publicado en Estados Unidos informa que una de cada tres adolescentes ya ha recibido o enviado fotos sugestivas por su celular. ¿Qué sucede? En realidad las nuevas tecnologías vinieron para quedarse, no podemos evitar que se fusione en nuestras vidas, y para los más jóvenes son parte de sus vidas normales, los celulares, internet, el chat, etc. Ellos nacieron en la era de la Internet y comprenden el sistema de una manera diferente a quienes tenemos más de treinta. En realidad la culpa no lo tiene el celular, ni el msn, ni la Internet, estas son herramientas construidas por humanos para contener necesidades previas a su creación. Lo que sucede es que, como con cualquier otra herramienta que ha inventado el hombre, se corrompe si se utiliza mal. Los recursos mal usados llevan a adicciones, obsesiones, perdida de control del recurso. Estos recursos deben ser controlados por nosotros no que ellos nos controlen.


¿Influye la tecnología en la sexualidad? Hubo un tiempo en que se recordaba a las parejas no tener televisor en el dormitorio a fin de evitar que interfiriera en la vida de pareja. Hoy día, esta recomendación resulta completamente obsoleta. La tecnología en forma de computadora, ipads, ipods o celulares resulta un enemigo mucho más agresivo para intimidad. Ahora las parejas pasan más tiempo actualizando sus estados en Facebook o Twitter y conversando con sus amigos a través de su laptop o celular en el cuarto que sentándose a conversar cara a cara con su pareja. Lo que es peor, el aumento de la interacción virtual provoca la infidelidad emocional y aún la más bien intencionada pareja puede sufrir de un agujero negro tecnológico en su universo que se coma toda su calidad de tiempo. Entonces, la carga es ahora más pesada: las parejas, si quieren conservarse uno al otro, necesitan bajar el ritmo del uso de instrumentos tecnológicos y poner su vida sexual en el primer lugar en su lista de pendientes. No metas la computadora al dormitorio, llega a casa y cuando te sientes con ella en la cama, apaga tu celular. No hay nada que pase luego de las diez de la noche que no pueda ser contestado al día siguiente. Los muros de Facebook de tus amigos y los mensajes de la gente a la que sigues en Twitter estarán todavía ahí a las ocho de la mañana. SI van a ver la tele, mírenla ambos abrazados. Si en otro momento tú estás viendo TV, apaga el aparato y mírala a los ojos. Con eso le estarás diciendo que nada es más importante que ella.


La tecnología está transformando la sexualidad y el amor humanos

La sexualidad del mañana no será sólo háptica, sino radicalmente distinta a como hoy la concebimos

El Club de Ámsterdam ha celebrado recientemente un ciclo de conferencias en el que diversos especialistas expusieron sus ideas sobre el futuro de la sexualidad con la incursión de las tecnologías en nuestras vidas cotidianas. Muchas cosas han cambiado : juguetes sexuales de última generación o la pornografía en Internet avanzan a toda velocidad, esta última cada vez más potenciada por los dispositivos hápticos que permiten el contacto a distancia. Para los más románticos, cada vez hay más bodas virtuales y los robots amenazan con convertirse en nuestras parejas para toda la vida.

El Club de Ámsterdam, formado por un grupo de especialistas en prospectiva (disciplina que estudia el futuro desde una perspectiva científica y tecnológica), ha analizado recientemente el futuro de la sexualidad como consecuencia de la inmersión de la tecnología en nuestra vida cotidiana. No cabe duda de que la tecnología ha influido en nuestros valores morales, nuestra forma de relacionarnos socialmente y, también, en las relaciones sexuales. La tecnología y la sexualidad, además, han hecho buenas migas desde el principio: la industria del porno ha sido una de las primeras en hacer uso de


Internet y de hecho es actualmente una de las más desarrolladas en la Red, donde se ha convertido en un negocio altamente lucrativo.

El futuro de la sexualidad El Club de Ámsterdam ha analizado todos los aspectos y perspectivas de este tema en el marco de su ciclo de conferencias mensual. Bajo el título “El futuro de la sexualidad”, los especialistas Marie-Luise Janssen, antropóloga de la universidad

de

Amsterdan; Melissa

Gira,

editora

de

la

revista

on-

line Sexerati.com; Luc Sala, autor de una docena de libros referidos a actividades

culturales

y

empresariales;

y Mirjam

Schieveld,

directora

del Instituto Summer de ciencias sociales, aportaron sus diversas perspectivas a

esta

cuestión.

Avances

tecnológicos

Según la revista Internetactu, los prospectivistas señalaron que muchas cosas han cambiado como consecuencia de la expansión tecnológica: se ha disparado el mercado de objetos sexuales de última generación, se ha terminado el tabú de la sexualidad en personas mayores en un mundo envejecido, han aparecido nuevas fórmulas de pornografía on-line (como la que posibilita Second Life, mundo virtual de interacción social al que se puede acceder por Internet) y se ha desarrollado la sexualidad mediática, es decir, la sexualidad potenciada por un

medio

de

comunicación.

Por otro lado, han ido aumentando las llamadas interfaces apticas (conexiones que permiten el contacto a distancia) que han transformado considerablemente la sexualidad, en especial aquéllas que cubren el cuerpo entero. La palabra háptica hace alusión al conjunto de sensaciones no visuales y no auditivas

que

experimenta

un

individuo.

En este sentido, es muy curiosa la maquinaria ideada por el escritor de ciencia ficción Yann Minh de la que tal vez, un día, todo el mundo tenga un ejemplar en su casa : la NooScaphe-X1. En la revista A thousands tomorrows se ha señalado


al respecto que un cibersexo más realista (gracias a estas interfaces) podría significar en el futuro que la gente sea menos propicia a buscar una pareja en la

vida

real.

Pero la sexualidad del mañana no será sólo háptica, es decir, que no sólo estará estimulada por el tacto a distancia, sino quizá también radicalmente distinta a como hoy la concebimos. El control directo sobre el cerebro por medio de dispositivos especiales nos permitirá estimular áreas cerebrales relacionadas con la sexualidad, en lugar de los órganos sexuales o las zonas erógenas del cuerpo,

aseguran

los

También

especialistas.

bodas

virtuales

Para los que, además de la satisfacción sexual, buscan en la tecnología romanticismo, ésta también aportará novedades. Por un lado, un analista de la consultora norteamericana Gartner, llamado Adam Sarner ha predicho que en 2015 el 2% de los ciudadanos norteamericanos estarán casados en los mundos virtuales,

publica

la

revistaNetworkworld.

Estos matrimonios online tendrán las mismas implicaciones legales que los matrimonios del mundo real, al igual que los mismos derechos, lo que requerirá de la revisión de algunas leyes. Según Sarner, las compañías gastarán además más dinero en el marketing de productos y servicios para personas virtuales en 2020

que

en

el

mundo

físico.

Para este analista, el éxito de los matrimonios online derivará de la posibilidad de tener una conexión emocional con alguien, aunque en realidad no se le conozca, Y

que

cuide

de amoríos

ti

y

a

quien

cuidar. robóticos

Pero no queda ahí la cosa. Un investigador de inteligencia artificial británico llamado David Levy, autor de un libro titulado “Love and Sex with Robots”


asegura en dicha obra que, muy pronto, llegará el día en que la gente se enamore de robots y desee tenerlos por compañeros, amigos e, incluso, parejas sexuales

o

esposos

y

esposas.

Esto llegará a producirse porque los robots cada vez serán más parecidos a los humanos, y con ellos podremos mantener conversaciones inteligentes y compartir emociones. Aunque suena a ciencia ficción, Levy asegura que es posible. En los últimos 20 años, se han ido desarrollando progresivamente robots más capaces de relacionarse con los humanos, y que esta tendencia seguirá aumentando hasta que podamos vincularnos emocionalmente, amarlos o mantener

relaciones

sexuales

con

ellos.

Tal y como publica The New York Times, Levy ha escrito que el amor con robots llegará a ser tan normal como con otros humanos y que, además, mejorará las relaciones sexuales porque con ellos “ensayaremos” aprendiendo cosas

que

no

encontramos

en

los

manuales

de

sexología.

Según él, factores que propician el surgimiento de las relaciones sentimentales humanas, como el misterio, la atracción recíproca o la disposición podrían aplicarse también a los robots. Según él, por ejemplo, éstos podrían ser programados para comportarse como “atraídos” por un individuo, y actuar como lo

haría

cualquier

humano

en

esa

situación.

Además, existe otra ventaja: la gente podrá hacerse compañeros a medida, tanto como si desea tener un amigo para salir o viajar, como si lo que anhela es un amante o un compañero sentimental.


Tecnología y sexualidad moderna

Recuerdo que en un principio uno trataba con imágenes fijas, bien producidas (en cuanto a su iluminación, su – poco – vestuario, etcétera) y de alguna manera redundantes; el sitio elegido para mirarlas reciclaba poco, pero reciclaba, y uno podía reencontrarse con la fantasía húmeda que más gusto daba una o dos o tres veces a la semana si se aprendía el camino cibernético. El nacimiento del Internet, para muchos de nosotros, coincidió en cuanto a ser el medio informativo principal con el despertar de nuestra sexualidad, con las enormes ventajas que aquello implicó. Porque si bien fuimos partícipes en la compra de material adulto de forma ilegal, ahogando las vergüenzas de comprar VHS en puestos de periódicos con refrescos y frituras de la más nimia calidad, nuestra salida (y aquí el término no se usa a la ligera) más fácil fue gracias al computador; la magia que acompañaba al sonido del módem (cuando acababa su escándalo era equivalente a oír cómo se rompían los seguros de alguna puerta) era la de poder encontrarse con mundos ricos de sexualidad necesaria, urgente, en donde el tamaño de los senos y el color del cabello, y si habían pecas o no, eran todas combinaciones posibles siempre y cuando uno supiera navegar estos mares cibernéticos llenos de hormonas. Entonces fue que sucedió: las conexiones a la red se hicieron cada vez más eficientes, cada vez más rápidas y capaces de más información, y conforme se dio este cambio también se transformó nuestra sexualidad, o, por decirlo de formas más exactas, nuestros hábitos sexuales. (Se teje desde este momento una clarísima relación entre desarrollo tecnológico y sexualidad, que tendremos a bien analizar en otro texto). Porque vino el video y, con su posibilidad de movimiento, de ver el gesto humano


en acción, se dispararon nuestras posibilidades sexuales. Sin entrar en mucho detalle, creo que es evidente que en los últimos años la pornografía a la que uno tiene acceso a través de la web es infinitamente más agresiva, más violenta y propia del hardcore de lo que uno podía imaginar cuando la velocidad de bajada no rebasaba los 56 ks. Y esto es, por un lado, materia riquísima para analizar en cuanto a lo que revela de nuestra propia sexualidad y, por el otro, materia riquísima para aprender de nuestras propias limitaciones sociales. Explico el primer punto: la condición mimética del sexo es fascinante. Es decir, mientras mayor gestualidad podamos compartir a partir de la pornografía (“yo veo a aquél haciendo esto u lo otro”), más se enriquece nuestro lenguaje sexual y más podemos sentirnos confiados de que los fetiches que se guardaban en la reserva de nuestro inconsciente pueden salir y escapar con tranquilidad. En un sentido estricto, la era del video en la pornografía nos ha hecho indudablemente más “degenerados”, y me atrevo a defender esa condición como una sana y mucho más rica en términos de la relación con nuestro cuerpo y el conocimiento propio. Porque aquí es donde la riqueza de nuestra experiencia personal se enlaza con las citadas “limitaciones sociales”. Hace poco leí el contenido de una página autoproclamada “feminista” en donde hablaba de la violencia implícita hacia la mujer en todo acto pornográfico. Asumía que toda pornografía era un juego de poder y que, por alguna u otra razón, resultaba en un efectivísimo lavado de cerebro para las mujeres y los hombres del mundo que, ellos tercos y tontos como son, no podían más que querer imitar lo que veían en las películas. Ellos, siempre tercos y siempre tontos, y siempre abusivos. Pero el argumento no me quedó del todo claro o, en última instancia, me pareció extraordinariamente ridículo. La pornografía es violenta y es agresiva, sin duda, y cada vez es peor, pero lo que suceda a partir de ella no es responsabilidad de la misma. Es decir: puede servir como un medio de conocimiento interno, como un juego de fantasía, incluso como un acuerdo dentro de cierta dinámica de poder (¿qué no aperecen por ahí hombres “torturados” por mujeres de piel y majaderías?), pero quien la utilice como excusa para el maltrato y la violación y el abuso… pues sería culpable de esos mismos delitos con o sin una cultura pornográfica. Asumir la degeneración individual nos hace más conscientes de nosotros mismos, capaces de disfrutar más y más de lo que somos capaces de hacer en cualquier sentido. Esto se lo debemos al video y a la rapidez tecnológica y a los nichos del Internet, que nos ponen en contacto con fetichistas idénticos a nosotros. Insisto: esto es un regalo.


Acusar al “malo” de serlo por un factor externo es de una simpleza tan peligrosa como equivocada: culpable es un sistema que no sabe distinguir entre la fantasía y la realidad, entre la decisión personal y la violación, entre la responsabilidad de un individuo frente a sus gustos y decisiones. Es asumir, por ejemplo, que toda actriz pornográfica está ahí obligada, está ahí amarrada, víctima de sus deseos o de sus problemas que la hacen llevar a cabo semejante labor humillante. Y que cada hombre que aparece en cámara está atado, también, a conflictos inconscientes que le hacen un bruto, un violento, un violador. Además de todo lo anterior, remato: que alguien tire la primera piedra.

El sexo y la tecnología

Por: Dr. Ezequiel López Peralta Hay varias relaciones posibles entre el sexo y la tecnología. Lo primero que se nos va a venir a la mente es cómo utilizamos a la tecnología (celulares o computadores) para determinadas prácticas sexuales, tema que en algún momento abordamos en este espacio. Pero en este caso quiero mirar la relación desde otro lugar: cuando la tecnología es un repelente sexual y obstruye las relaciones íntimas de la pareja. Ya no es una novedad que los teléfonos celulares, computadores, tabletas y otros recursos tecnológicos nos mantienen en un estado de “conexión” permanente, casi sin darnos cuenta. Así es como trabajamos más horas, o seguimos en contacto con diferentes personas que forman parte de nuestras redes sociales, a veces hasta el mismo momento de cerrar los ojos y dormir.


Eso nos convierte quizás en perfectos autómatas, que compartimos un espacio físico en pareja (por ejemplo en las noches) pero en realidad estamos en un estado de ausencia. Las consecuencias no demoran en aparecer. Un diálogo pobre, los conflictos que no se resuelven ni se abordan, y la sensación de que somos cada vez más desconocidos el uno para el otro. El plano sexual puede ser una primera gran alarma, en la medida en que el deseo se apaga, las relaciones se hacen monótonas y la frecuencia sexual baja incluso hasta la misma asexualidad. Parece mentira, la tecnología que ha globalizado al mundo y que nos pone a las personas al alcance de la mano –más allá de las distancias- termina alejándonos de quienes están más cerca. Paradojas de la posmodernidad. Debemos tener precaución en el uso de la tecnología, sobre todo si estamos en pareja. Ponernos límites de horarios a partir de los cuales nos desconectamos de todos estos aparatos, y situaciones en las que no los utilizamos (como las comidas o cuando estamos conversando). Así es como será más sencillo conectarnos entre nosotros nuevamente. No dejes de revisar como es tu relación con la tecnología y tu pareja, podrías darte cuenta de que es el momento de hacer cambios al respecto. La monotonía sexual es una enfermedad silenciosa, y a veces no nos avisa que la ruptura puede estar muy cerca.

Las nuevas tecnologías influyen en nuestros hábitos sexuales


La última Encuesta Nacional de Actitudes Sexuales y Estilos de vida realizada en el Reino Unido deja unos datos cuanto menos preocupantes: el estilo cosmopolita repercute directamente en la frecuencia con la que se mantienen relaciones sexuales. La encuesta, que se realiza cada 10 años y toma como muestra a 15.000 británicos, deja un curioso dato: la cantidad de veces que las personas encuestadas con edades comprendidas entre los 16 y los 44 años practica el sexo, se ha reducido a menos de cinco veces al mes. Se produce un claro descenso frente a las dos encuestas anteriores donde la frecuencia en las relaciones sexuales era superior a seis veces al mes. Muchos ponen como excusa el estilo de vida, los problemas económicos o las presiones laborales pero los investigadores han descubierto lo que podríamos calificar como una curiosa distracción: las nuevas tecnologías. Dispositivos como los teléfonos inteligentes o las tabletas están cada vez más presentes en los dormitorios. Éstos nos distraen más de lo que pensamos ya que tenemos al alcance de la mano y de una forma cómoda, redes sociales y todo tipo de contenidos lo que implica que cada vez se practique menos sexo, según revela este estudio. La investigación también sugiere que algunas parejas dentro del rango de edad de 16 a 44 años, consumen pornografía a través de estos dispositivos como un sustitutivo del sexo. La situación por la que atraviesa la salud sexual de los británicos se resume a la perfección gracias a un comentario lanzado por un telespectador y que fue emitido por la BBC. En este, un hombre llamado Barry Barnett, explica que le popular juego Candy Crush había conseguido no solo que que su vida sexual casi


desaparezca, si no que estaba influyendo en sus relaciones sociales llegando a afirmar que la única cosa que mantiene unido su matrimonio eran sus hijos culpando directamente de esta situación a las nuevas tecnologías y medios sociales.

La tecnología influye en la sexualidad

¿Influye la tecnología en la sexualidad? Hubo un tiempo en que se recordaba a las parejas no tener televisor en el dormitorio a fin de evitar que interfiriera en la vida de pareja. Hoy día, esta recomendación resulta completamente obsoleta.


La tecnología en forma de computadora, ipads, ipods o celulares resulta un enemigo mucho más agresivo para intimidad.

Ahora las parejas pasan más tiempo actualizando sus estados en Facebook o Twitter y conversando con sus amigos a través de su laptop o celular en el cuarto que sentándose a conversar cara a cara con su pareja. Lo que es peor, el aumento de la interacción virtual provoca la infidelidad emocional y aún la más bien intencionada pareja puede sufrir de un agujero negro tecnológico en su universo que se coma toda su calidad de tiempo. Entonces, la carga es ahora más pesada: las parejas, si quieren conservarse uno al otro, necesitan bajar el ritmo del uso de instrumentos tecnológicos y poner su vida sexual en el primer lugar en su lista de pendientes. No metas la computadora al dormitorio, llega a casa y cuando te sientes con ella en la cama, apaga tu celular. No hay nada que pase luego de las diez de la noche que no pueda ser contestado al día siguiente. Los muros de Facebook de tus amigos y los mensajes de la gente a la que sigues en Twitter estarán todavía ahí a las ocho de la mañana. SI van a ver la tele, mírenla ambos abrazados. Si en otro momento tú estás viendo TV, apaga el aparato y mírala a los ojos. Con eso le estarás diciendo que nada es más importante que ella. Cuida tu Salud con Diane Pérez

La tecnología del género* En las últimas décadas, la escuela ha sostenido una relación nada sencilla con los medios de comunicación. Entre el amor y


el espanto, este vínculo se ha movido más cerca de la desconfianza, la acusación y la condena, que de la aceptación y el reconocimiento. Los medios de comunicación, sin embargo, desempeñan un papel central en la vida de los chicos y de los jóvenes. Los medios de comunicación, y más recientemente las Nuevas Tecnologías, han modificado la manera de construir el saber, el modo de aprender, la forma de conocer. La relación de los chicos con los medios de comunicación ha sido escasamente explorada en todo el mundo. Menor aún ha sido la preocupación por conocer el vínculo y la apropiación que hacen los chicos de sectores populares de los medios. Los niños de sectores populares no sólo aprenden contenidos y acceden a información. A partir de un programa televisivo incorporan también prácticas sociales que asumen como comportamientos cotidianos en su vida dentro y fuera de la escuela. La televisión, ciertamente, enseña a los niños acerca de saberes y prácticas habituales esenciales. ¿Cuál es, entonces, la relación que esperamos exista entre la escuela y los medios de comunicación? ¿Qué actitud nos interesa que promueva la escuela en relación con los medios? Incorporar los medios en la escuela significa integrar, revalorizar y resignificar la cultura ordinaria de los alumnos, en la que la radio, el diario, la revista, el cine y la televisión ocupan un lugar fundamental. En las últimas décadas , la escuela llevó a cabo una relación maldita sencillo con los medios de comunicación. Entre el amor y el asombro , este vínculo se ha movido más cerca de la sospecha, la acusación y la condena , que la aceptación y el reconocimiento. Los medios de comunicación , sin embargo , juegan un papel central en la vida de niños y jóvenes. Los medios de comunicación , y más recientemente las nuevas tecnologías cambiaron la manera de construir el conocimiento , cómo aprender , cómo aprender. Las relaciones de los niños con los medios de comunicación estaba escasamente viajaron alrededor del mundo . Incluso más pequeña era la preocupación de satisfacer el vínculo y la


apropiación que hacen los niños los sectores de medios de comunicación populares. Los niños de sectores populares no sólo aprenden contenidos y acceder a la información . Desde un programa de televisión también incorporar prácticas sociales que tienen comportamientos cotidianos en su vida dentro y fuera de la escuela. Televisión ciertamente enseña a los niños acerca de los deberes esenciales y rutinas. ¿Cuál, entonces , esperamos que la relación que existe entre la escuela y los medios de comunicación ? Lo que nos interesa la actitud de que la escuela promueve en relación con los medios? La incorporación de los medios de comunicación en la escuela significa integrar , replantear y revalorizar la cultura común de los estudiantes, en la que la radio, periódicos, revistas , el cine y la televisión ocupan un lugar fundamental. (*) Doctora en Comunicación de la Universidad de París 8 y profesora titular de Comunicación en la Universidad de Buenos Aires. Además, dirige el programa «La escuela y los medios» en la Secretaría de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.


¿Qué prefieren los adultos: el sexo o la tecnología?


Foto: iStock

Posiblemente pienses que estas dos cosas no tienen ni punto de comparación, pero si te pones a pensar en tus hábitos diarios y en tus rutinas, te darás cuenta de que la tecnología es más importante para tu vida de lo que crees. El triunfo de internet, las redes sociales y el universo móvil ha cambiado la manera de comunicarse de las personas, la forma de buscar y compartir información y el modo en que nos comportamos en el dormitorio. Según un estudio creado por Statista y publicado por Mashable, la prioridad número uno para el 73% de los adultos norteamericanos encuestados es la comida. Lo sorprendente del estudio es que el sexo se sitúa en un séptimo lugar (20%), por debajo de coches, internet, teléfonos inteligentes, ordenadores y televisión. Lea aquí: ¿Mantendremos una relación humana con nuestros teléfonos inteligentes? Un 26% de los adultos afirman que no podrían vivir sin su smartphone. Es curioso: un invento que ha aparecido hace relativametne poco se ha convertido en imprescindible para los usuarios. ¿Qué puede pasar cuando los aparatos evolucionen y nos entiendan mejor? El tiempo lo dirá.


Prometen sexo on line "del futuro" gracias a tecnología de realidad virtual

En algunos años podría estar listo.

La compañía Sinful Robot afirma que se encuentra desarrollando una tecnología derealidad virtual que permitiría a las parejas que se encuentran a kilómetros de distancia tener una experiencia sexual sumamente real. Según expresan, gracias a un casco de realidad aumentada se podría hacer uso de unvideojuego de corte erótico que haría realidad algunas de las tecnologías vistas en películas como Juez Dreadd.


"Esta nueva aventura erótica ofrecerá una experiencia intensa que puede engañar al cerebro, confundiendo la realidad de la ficción", agregaron. La nueva tecnología ha sido llamada "Oculus Rift" y se desarrollaría de forma masiva en unos años gracias al financiamiento de algunos usuarios.

Tecnología para mejorar el sexo

¿Puede mejorar la tecnología las relaciones sexuales? En la feria CES 2013, que se celebra estos días en Las Vegas, creen que sí. La tecnología puede mejorar la sexualidad. El CES se ha convertido en la plataforma para presentar productos que integran ambos conceptos como por ejemplo un vibrador ideal para parejas: el We-Vibe. Tristan Weedmark, coordinador del fabricante canadiense del dispositivo, Innovación Standard, dijo que dos millones de personas en los Estados Unidos, Europa y Canadá ya lo han probado.


"Puede ser utilizado al mismo tiempo por un hombre y una mujer. Ha sido probado en la comunidad gay con gran éxito", ha afirmado. "Es un vibrador único que puede ser usado mientras se hace el amor",explicó. "Estimula el punto G, el clítoris y el pene al mismo tiempo lo que permite que un hombre y una mujer obtengan placer al mismo tiempo", añadió. El dispositivo viene con un mando a distancia, lo que plantea la cuestión de quién tiene el control del acto sexual. La promoción del dispositivo coincide con un renovado interés por la sexualidad en el mundo tecnológico, que se ha visto reflejada en la feria con una serie de discusiones sobre "el sexo nunca pasa de moda" o la "ciencia se une al sexo". El jefe de desarrollo de productos Grant Bechthold, considera apropiado que el CES está interesado en este tipo de temas. "No hay mucha ciencia en nuestros productos", dijo. "Usamos los mismos principios de diseño e ingeniería que todos los demás negocios aquí". El director general, Danny Osadca, dijo por su parte que el propósito de su negocio era "aplicar los mismos altos niveles de reflexión y procedimientos de la electrónica de consumo tradicionales para mejorar el futuro de la salud sexual

Tecnología y placer sexual


Hace 30 años la vida cotidiana no estaba tan tecnologizada pero las cosas cambian, el viento sopla y los gadgets nos rodean. Primero fue en el trabajo y después en el hogar y ahora el objetivo es nuestro cuerpo. ¿Ah, sí? Pues claro, la tecnología ha transformado y espera transformar todavía más nuestra sexualidad. Es que ambas se han hecho íntimas amigas y cada paso que da una la otra la acompaña en la retaguardia, cambiando la forma de entender, practicar y disfrutar del sexo. Las chicas ya no somos tímidas féminas que esperan que los hombres “enseñen” y sin vergüenza (o con poca), compramos vibradores por Internet o entramos a un sex shop buscando diversión sin cuestionarnos si está bien o mal pues lo vemos como un avance de nuestro género en la conquista del derecho al placer sexual.

¿Y qué le debemos a la tecnología? Bueno, después de tantos delays en nuestro disfrute sexual desde que la tecnología se volvió “hogareña”, las VHS aparecen en los ’70 y lo mismo las Polaroid, empezamos a ser voyeurs sin temer el ojo censor de nadie. Ya hablaré de vibradores más adelante, pero si bien


los gadgets sexuales han evolucionado y mucho, la Tecnología (así, con mayúscula) es la que nos va a trasladar a un mundo sexual de ciencia ficción. Tecnología hápticas y realidad virtual, ¿qué piensas de eso? ¡Pues sexo virtual y sexo a la distancia! Algunos desarrolladores están a toda máquina con esto de las interfaces apticas, es decir el poder despertar sensaciones de tacto al punto de sentir y llevar adelante una relación sexual en ausencia física del otro. Y bueno, si el de los juegos parece ser un campo óptimo para esto, ¿por qué no el sexo? Siendo así, nada de lo que hasta hoy es fantasía parece imposible, ¿no es cierto? ¿Será que podremos experimentar una relación sexual con alguien que vive del otro lado del mundo y sentirlo en la piel? Entonces, la Teledildónica parecerá obsoleta. ¿La telequé…? La teledildónica, el cibersexo mediante un dispositivo al que se conectan gadgets sexuales que funcionan de acuerdo a programas de ordenador. Sí, yo tengo uno, mi pareja tiene otro, yo vivo en Alaska y él en la Antártida así que tecnología y juguete sexual mediante tenemos una relación sexual. En teoría, no es que exista del todo aún.

¿Es demasiado bizarro? Hum, no sé. Los antropólogos dicen que en el futuro el sexo virtual puede ser la gran opción frente a dos realidades: una, laerotización de la vida ( los medios nos calientan todo el tiempo) y dos, las enfermedades peligrosas como el HIV. Es decir, sexo virtual = sexo seguro. ¿Tu qué piensas? Bien, que pensar que la tecnología solo ha aportado vibradores al placer sexual femenino (y masculino) es quedarse corto. Ha aportado buenos vibrados, sí, pero mucho más. Estamos en una etapa poco más que inicial donde el máximo avance tecnológico sexual son los gadgets, pero yo creo que no falta mucho para dar un salto evolutivo y terminar en una orgía con usuarios de todo el mundo. ¡Qué fiesta!


Inventan cond贸n de alta tecnolog铆a que posee electricidad


El nuevo anguila eléctrica llamado así por sus creadores, es capaz de dar leves toques elécticos que estimulen al hombre de un modo distinto al tener relaciones sexuales

1/5

El preservativo high tech, es capaz de proporcionar impulsos eléctricos que pueden aumentar la satisfacción de las relaciones íntimas.


El equipo de estudiantes de posgrado en el Programa de Medios Digitales del Tecnológico de Georgia, Estados Unidos, lo nombró "anguila eléctrica". El prototipo se ha realizado con un material estimulante suave con electrodos y es alimentado por un microcontrolador, que puede conectarse a varios sensores. La cantidad de electricidad aplicada, señaló uno de los investigadores a Daily Mail, es muy baja. Según los investigadores, la estructura de "anguila eléctrica" puede ajustarse directamente en los preservativos ya existentes a fin de proporcionar la solidez y seguridad "tradicional", además de la probabilidad de un mayor placer. Este es el condón de alta tecnología que protege y no limita el placer masculino.


Educación sexual y nuevas tecnologías.

La ciberadicción al sexo en niños y jóvenes puede resultar peligrosa, advirtió la profesora italiana Chiara Simonelli, presidenta de la Federación Europea de Sexología.Autor: Internet


La tecnología que puede revolucionar tu vida sexual (1)