Issuu on Google+

EL ABORTO NO ES LEGAL ES MORTAL


Introducción Un aborto, a veces denominado interrupción voluntaria, es un proceso médico por el cual se acaba con un embarazo para que no nazca un bebé. La decisión de abortar es difícil. Existen muchas razones para abortar, por ejemplo, 

Las circunstancias personales.

Un riesgo para la salud. tal vez.

Un riesgo de que el bebé tenga una enfermedad.

Muchas personas tienen opiniones firmes sobre el aborto (tanto a favor como en contra). Se puede abortar a través del NHS o del sector privado (el NHS no financia los abortos por lo privado). Según las leyes del RU, para abortar, dos médicos deben remitir a la mujer y deben estar de acuerdo en que es apropiado dada sus circunstancias. La intervención debe realizarse en un hospital o en una clínica especializada y con licencia.

Tipos de aborto Aborto inducido El aborto inducido es la interrupción activa del desarrollo vital del embrión o feto hasta las 22 semanas del embarazo. Puede tratarse de un aborto terapéutico (o aborto indirecto) cuando se realiza desde razones médicas, o de un aborto electivo (interrupción voluntaria del embarazo), cuando se realiza por decisión de la mujer embarazada.3 A su vez, según la técnica empleada para inducir el aborto, se puede hablar de aborto médico o aborto con medicamentos4 y de aborto quirúrgico.5 6


Aborto espontáneo Aborto espontáneo. El aborto espontáneo o aborto natural es aquel que no es provocado intencionalmente. La causa más frecuente es la muerte fetal por anomalías congénitas del feto, frecuentemente genéticas. En otros casos se debe a anormalidades del tracto reproductivo, o a enfermedades sistémicas de la madre o enfermedades infecciosas. Cuando la edad gestacional es superior a 22 semanas o el peso del feto supera los 500 gramos, se habla de muerte fetal.

¿Por qué ellas deciden abortar?


Algunas mujeres toman el aborto como la salida de una situación que le generaría complicaciones, Otras saben que moralmente es incorrecto, pero lo tienen como alternativa de solución de un embarazo no deseado. Aquí algunas razones qué motiva a las mujeres decidir por el aborto:

Un embarazo a temprana edad: La mujer no está preparada física y mentalmente.

Economía escasa: No están en situación para mantener a un miembro más de la familia.

Falta de comunicación: La desilusión y el enojo de la familia ante un embarazo inesperado puede provocar esta solución riesgosa.

Limita los planes futuros: Decisión de una pareja joven que se quedarían sin concluir sus proyectos o estudios.

Pareja inmadura: El bebé nacería en un ambiente de desunión o falta de interés de uno de los padres.

Es producto de una mala experiencia: Como el incesto o violación.}

Las causas más comunes de abortos involuntarios Las causas más comunes de sufrir un aborto involuntario pueden dividirse en locales y generales.

Las causas locales son: 

Graves malformaciones y defectos de desarrollo del útero;

Incapacidad del cuello uterino para retener el embarazo (incontinencia cervical);


Fibromas uterinos (o pequeños y numerosos o sólo uno – dos pero muy abultados),

Las inflamaciones graves de útero - ovarios - trompas;

La endometriosis;

La presencia de adherencias en la cavidad uterina.

Las causas generales son: 

Genéticas: por ejemplo las alteraciones cromosómicas de uno de los padres;

Hormonales: por ejemplo la incapacidad de producir progesterona, en dosis regulares, en los primeros 70 días de embarazo;

Infecciones generales

trastorno del metabolismo: por ejemplo, las mujeres con diabetes abortan más fácilmente;

Inmunológicas: por anticuerpos que la mujer produce contra el embrión.

Es muy difícil proporcionar con precisión las tasas de incidencias de las diferentes causas, ciertas o supuestas, ya que: algunas mujeres pueden haber tenido más abortos en sucesión debidos a causas diferentes; para provocar un aborto pueden concurrir más causas;las diferentes causas de aborto pueden interactuar, sin que se logre determinar la importancia de cada una de ellas; aparentemente diferentes causas pueden atribuirse a una única causa primitiva. La mujer que sufre dos fracasos consecutivos debe consultar con su propio médico para realizar las investigaciones oportunas para el caso particular.

Consecuencias físicas y psicológicas en general El aborto, legal o ilegal también daña física y psicológicamente a la mujer y hasta

puede

acarrearle

la

muerte.

La

propaganda

proabortista

continuamente proclama la mentira de que el aborto legal es médicamente


"seguro", y de que es necesario legalizarlo o despenalizarlo debido a la gran cantidad de muertes maternas causadas por el aborto ilegal. Esta estrategia para legalizar el aborto se llama engañosamente "Maternidad sin riesgos". Entre las complicaciones físicas del aborto en la mujer están las infecciones, las hemorragias, las complicaciones debido a la anestesia, las embolias pulmonares o del líquido amniótico, así como las perforaciones, laceraciones o desgarros del útero. Estadísticamente hablando, se estima que el riesgo inmediato de dichas complicaciones es de un 10%, pero el de las complicaciones a largo plazo es entre el 20 y el 50%. Además de las complicaciones físicas, las mujeres sufren emocional y espiritualmente de lo que ya se ha identificado como el "Síndrome postaborto." Estos efectos del aborto incluyen sentimientos de culpa, angustia, ansiedad, depresión, baja autoestima, insomio, diversos tipos de neurosis y de enfermedades psicopáticas, tendencia al suicidio, pesadillas en las que aparecen los restos del bebé abortado, recuerdos dolorosos en la fecha en que hubiera nacido


¿Por qué puede ser necesario abortar? La Ley del Aborto de 1967 explica por qué puede ser necesario abortar. La ley estipula que un aborto puede ser necesario: 

Si continuar con el embarazo supondría un mayor riesgo para la vida de la mujer que acabar con el embarazo.

Si continuar con el embarazo supondría un mayor riesgo de lesión para la salud física o mental de la mujer que acabar con el embarazo.

Si continuar con el embarazo supondría un mayor riesgo para la salud física o mental de cualquiera de los hijos actuales de la mujer.

Si existe un riesgo real de que el hijo, si naciera, tuviera una discapacidad física o mental grave.

En la práctica, esto proporciona a los médicos un amplio grado de flexibilidad para remitir a las mujeres a que aborten. Tomar la decisión de abortar es una elección personal y difícil. Por lo tanto, existe un gran conjunto de servicios de orientación, información y consejos para ayudar a las mujeres a tomar la decisión correcta.

¿Cuándo hay que abortar? El 90 por ciento de los abortos se practican antes de las 13 semanas, y el 98 por ciento antes de las 20 semanas. Cuanto antes se practica el aborto, más fácil y seguro es realizar la intervención. Sin embargo, es importante tener el tiempo suficiente para considerar todas las opciones, de manera que se pueda tomar la decisión correcta. Las menores de 16 años pueden abortar sin decírselo a sus padres. Pero dos médicos deben creer que es lo que más le conviene y que comprende perfectamente lo que eso implica. El aborto debe practicarse antes de las 24 semanas, existen algunas circunstancias en que puede hacerse más tarde:


Para salvar la vida de la mujer.

Para impedir un lesión grave permanente en la salud física o mental de la mujer.

Si existe un riesgo sustancial de que en caso de nacer, el niño tendría tales

anomalías

físicas

o

mentales

que

acabaría

gravemente

discapacitado.

¿Cómo se practica?

Un aborto médico (hasta las 9 semanas) consiste en la administración de dos medicamentos. La mifepristona bloquea la hormona que hace que la capa del útero sea adecuada para la fecundación. La prostaglandina (que se administra 48 horas después) descompone la capa del útero que se expulsa, junto con el embrión, por medio del sangrado vaginal. Puede haber náuseas, vómitos o diarrea.


La interrupción del embarazo por aspiración (de 7 a 15 semanas) se practica mediante una aspiración suave que extrae el feto del útero. Para su extracción se usa un tubo pequeño de plástico conectado a una bomba de aspiración. Después, se puede sangrar durante un periodo de hasta 14 días. La dilatación quirúrgica y extracción (a partir de las 15 semanas) consiste en la apertura sueva del cuello uterino y el uso de un fórceps y tubo de aspiración para extraer el feto. También es posible que se sangre después. Existen dos opciones para los abortos tardíos, que se practican entre las 20 y 24 semanas. La primera es un aborto quirúrgico en dos fases, y la segunda un aborto provocado médicamente, parecido a tener un aborto espontáneo hacia el final del embarazo. Los riesgos de abortar para la salud son pocos, sobre todo si se hace durante las primeras 12 semanas del embarazo. Y, normalmente, abortar no afecta la posibilidad de volver a quedarse embarazada en el futuro. Las hemorragias (pérdida excesiva de sangre) se dan en 1 de cada 1.000 abortos; los daños del cuello uterino en 10 de cada 1.000 abortos y los daños del útero, en abortos quirúrgicos, se dan en 4 de cada 1.000 abortos. Las infecciones son el mayor riesgo después de abortar. Se pueden producir si no se extrae completamente el feto. Si no se cura, una infección puede causar enfermedad inflamatoria de la pelvis. Dicha enfermedad puede causar esterilidad o un embarazo ectópico (cuando el bebé se desarrolla en una trompa de Falopio). Normalmente se usan antibióticos para tratar la infección. Después de un aborto, se aconseja no tener relaciones sexuales con coito durante dos semanas. Si después de abortar, tiene problemas físicos o emocionales deberá consultar con su médico de familia.



El Aborto