Issuu on Google+


El cuento de Sahara ¡Hola, Me llamo Sahara, tengo cuatro años y vivo en el desierto de Etiopía. Son las 5.00 am y el sol está empezando a salir.

Mi mamá Lubaba, está rezando. Somos musulmanes, y cuando yo sea grande también voy a rezar cinco veces al día como ella. Ya el próximo curso voy a comenzar a estudiar el Corán.


Tengo un hermano, Basha, que es mayor que yo. Ahora fue a comprar el pan para desayunar. Hay días en que voy yo, y hay veces que si me llega, compro también unas galletas.

Basha ya se va al colegio, y mi papá trabaja como obrero en la construcción de una nueva parte del hospital de mi pueblo.


Yo acompaño a mi mamá. Ella ayuda a unos vecinos a lavar su ropa y a limpiar la casa… ellos son blancos, hablan un idioma que no entiendo y comen comida muy rara, pero me quieren mucho.

Yo también los quiero mucho. Mi mamá me dice que están aquí para ayudar a los que lo están pasando mal.


Tengo un poco de sueño, porque ayer en la noche hubo una tormenta de arena muy fuerte. Era un día de suerte porque teníamos luz y ventilador, pero con la tormenta todo se corto y hacia mucho calor. Por eso tengo sueño, no pudimos dormir muy bien.

¿En tu país hay tormentas de arena? Cuando sea mas grande te voy a invitar a dormir a mi casa para que las conozcas.


Me están llamando, ¡qué disfrutes de la merienda, diviértete mucho y espero que nos puedas ayudar!

Ashia, una amiga, encontró una rueda antigua de una bicicleta, así que voy a tratar de encontrar un alambre para hacer un carrito…


Invitación ADS