Issuu on Google+

Diccionario Barcklay 190

AKOLOUTHEIN LA PALABRA DEL DISCÍPULO (VI) En los papiros, akolouthein se utiliza con mucha frecuencia significando pegarse a alguien hasta conseguir algún favor que se desea. Uno da a otro este consejo por escrito: "Pégate a Ptollarion todo el tiempo ... pégate a él hasta que logres hacerte su amigo." La idea es seguir a una persona hasta obtener de ella el favor deseado. Cada uno de estos usos arroja luz sobre la vida cristiana. El cristiano está en la posición del soldado que obedece y sigue inmediatamente a Jesucristo.El cristiano debe obedecer tan pronto hable su Señor, como hace el esclavo.El cristiano debe pedir el consejo y la dirección de Jesucristo, y tiene que ser humilde para seguirlos.El cristiano es el hombre que desea la ciudadanía del reino de los cielos, y, si la recibe, debe vivir en consecuencia con las leyes de ese reino. El cristiano es aquel que escucha atentamente las palabras de Jesús y sigue sus argumentos para

aprender cada día más de la sabiduría que Jesús está siempre deseando transmitirle. El cristiano está continuamente en la posición de uno que necesita y desea el favor, la gracia y la ayuda que sólo Cristo puede darle, y que sigue a Jesús porque solamente en él encuentra satisfecha su necesidad. Volvamos ahora al uso de akolouthein en el NT como tal, donde es muy frecuente.

I.C.P. I.C.P I.C.P. I.C.P. I.C.P. I.C.P. Somos una I.C.P. I.C.P. I.C.P. I.C.P. I.C.P. I.C.P. I.C.P. I.C.P. I.C.P. I.C.P. I.C.P. I.C.P.

Iglesia Con Propósito

¡¡La Gracia Es Realmente Maravillosa!! Por: Charles R. Swindoll

(I) Se usa con referencia a los discípulos que dejaron sus distintos oficios y sus ocupaciones para seguir a Jesús, como, por ejemplo, Pedro y Andrés (Mr. 1:18; Mt. 4:20). Se usa respecto de los dos discípulos de Juan el Bautista que siguieron a Jesús cuando Juan lo distinguió como el Cordero de Dios (Jn. 1:37). Se emplea respecto de la reacción de los discípulos tras la pesca milagrosa, que lo abandonaron todo y le siguieron (Lc. 5:11). Se utiliza respecto de aquellos discípulos que, ya próximo el fin, preguntaron a Jesús qué recompensa tendrían por dejarlo todo y seguirle (Mt. 19:27). (Continuará...)

Adoración: Adorar Al Santo Texto: Sal.99:5 “Postraos ante el estrado de sus pies: Él es santo” Dios es Santo. Lo sabemos; pero, ¿somos conscientes de lo que decimos con esta frase? La santidad implica ausencia total de cualquier defecto, mancha, imperfección, deficiencia o maldad; pero no sólo eso, sino que al mismo tiempo conlleva plenitud de perfección, infinita pureza, suma bondad, absoluta virtud. De hecho, la santidad identifica a Dios, porque él es el único santo por naturaleza. La santidad, que sólo se encuentra en Dios, es motivo de adoración. De hecho, en las expresiones de adoración que encontramos a lo largo de la Escritura encontramos con frecuencia el reconocimiento de la santidad de Dios como motivo más que sobrado para ese culto espiritual. Ejemplos: ¨ En la revelación de Isaías, los serafines “se gritaban el uno al otro: 'Santo, santo, santo, Señor todopoderoso: llena está toda la tierra de su gloria»” (Is. 6:3). ¨ En la visión que Juan narra en el Apocalipsis encontramos una escena semejante: Apoc. 4:8. ¨ La santidad de Dios aparece claramente como motivo para la adoración en el cántico que entonan “los que habían triunfado de la Bestia” (Apoc.15:2)... “diciendo: '¿Quién no temerá, Señor, y no glorificará tu nombre? Porque sólo tú eres santo y todas las naciones vendrán y se postrarán ante ti” (Apoc. 15:4). Dios es Santo. Así se presenta él mismo a lo largo de toda la revelación. Pero cuando se escoge un pueblo para que sea su pueblo, su heredad, y se relacione con su Dios, el Santo, está haciendo una llamada a la santidad: Lev. 11:44-45. Nadie puede tener comunión con el Santo sino en la santidad y desde la santidad. En el antiguo Templo de los judíos el lugar de la adoración se llamaba “Santo de los Santos” (Heb. 9:3). Esto da una idea de lo que quiere decir adorar: penetrar en el Santuario de Dios hasta el lugar de la santidad, hasta el mismo Trono del Santo. Y como nada impuro puede estar en su presencia, si queremos aproximarnos al Santo precisamos ser santificados. Dios es el único Santo, nosotros necesitamos ser hechos santos o santificados por él. Los adoradores de Jesucristo, “el Santo de Dios” (Jn. 6:69), tienen la actitud del salmista, que confiesa: “Pero yo, por lo mucho que nos quieres, me atrevo a entrar en tu Casa, a postrarme ante tu santo Templo, lleno de respeto hacia ti” (Sal. 5:8).

Mi esperanza ha sido provocar un apetito tan profundo por la gracia que nada nos detenga en la búsqueda de la libertad y la espontaneidad que ella ofrece; un anhelo tan hondo que no se detenga hasta que, a través del muro del legalismo, irrumpa un nuevo amanecer espiritual, el “despertar de la gracia”. Como soy pastor, gran parte de mi compromiso y mi participación se da en el ámbito de la iglesia y las organizaciones cristianas. He observado que aun en estos lugares las personas todavía no son libres; no han aprendido a aceptar y disfrutar la gracia que nos ha sido dada en Jesucristo. a pesar de que él vino para darnos libertad, me entristece decir que muchas personas todavía viven tras el muro de la esclavitud. Lamentablemente, por todos lados encontramos las piedras que los oprimen. en lugar de ser sitios de adoración entusiasta y espontánea, muchas iglesias y ministros cristianos se han transformado en instituciones que mantienen un sistema de religión basado en funcionarios encargados de controlar las puertas de entrada y salida y el cumplimiento de las reglas. He buscado en vano en la Biblia ejemplos de cristianos de los primeros tiempos cuyas vidas estuvieran marcadas por la rigidez, la inhibición, la apatía, la actitud cautelosa. Afortunadamente, los creyentes severos, de entrecejo fruncido, graves,

brillan por su ausencia en las Escrituras. En cambio, los ejemplos que encuentro son de creyentes auténticos, entusiastas, dispuestos al riesgo y a la aventura, cuya alegría resultaba contagiosa aun en tiempos de prueba y sufrimiento. su visión era amplia aun cuando la muerte estaba cerca. Las reglas eran escasas y los cambios eran bienvenidos. El contraste entre esa época y la nuestra es enorme. Estoy convencido de que la diferencia se debe a la gracia. La gracias escala por el muro y se niega a ser reprimida. Vive por encima de las exigencias de la opinión humana y se libera de las imposiciones legalistas. La gracia nos a anima a tomar el mazo del valor y romper las piedras que por largo tiempo han estado afianzadas. La gracia nos invita a tomar nuevos rumbos y explotar regi0nes cada vez más extensas, deleitándonos siempre con lo inesperado. Mientras otros se preocupan más por mantener la pared y por temer a los que la controlan, la gracias está constantemente buscando caminos hacia la libertad. La gracia quiere que la fe escape, no importa qué puedan decir, pensar o hacer l de rostro severo.

Organiza Tu

Grupo Familiar

Reparación, mantenimiento, formateo y limpieza de Pcs. Infórmese con:

Puede hacerlo funcionar en tu casa, en el parque, en tu trabajo, universidad, colegio, etc. Lo fundamental es que cumplas el Propósito para el que fuiste creado.

(continuará...)

Año IX “Año Del Reinicio” Diciembre 2008 Centro Cristiano Ebenezer Www.ccebenezerchimbote.com Davneso20002000@gmail.com Director Josué Mass Suárez Colaborador Marco Baltazar M.

Isaí Castro Suárez

“El Conquistador” es un NOTIGRUPOS Editado por el Área de Comunicaciones

Te Esperamos el Próximo Domingo

S.I.Nehemías y Lidia Adrián Pastores Generales


DICIEMBRE-21-2008-2