Page 1


1 Ingeniero

Forestal, Magíster Áreas Silvestres y Conservación de la Naturaleza (c), Universidad de Chile. Profesional del Depto. Protección de Recursos Naturales, CONAMA. 2 Médico Veterinario, Magíster en Áreas Silvestres y Conservación de la Naturaleza (c), Universidad de Chile. Profesional de la Gerencia de Operaciones, CONAF.


El día 13 de diciembre de 2006 en la Sala Domeyko de la Casa Central de la Universidad de Chile, y organizado por la promoción Fundadores del Magíster en Áreas Silvestres y Conservación de la Naturaleza, se realizó el primer Coloquio sobre la Herencia Natural de Chile. Participaron en el evento alrededor de 120 personas, provenientes de diversas universidades, organizaciones e instituciones del Estado. En su primera versión el aspecto central de debate y presentaciones fue “La Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile central”. Como marco introductorio de este primer Coloquio, se hizo presente un análisis y una propuesta en torno a la necesidad de una nueva epistemología para la conservación de la naturaleza, a partir del cual se puedan generar valores que luego impliquen el desarrollo de modos viables en el establecimiento de vínculos de relación con la naturaleza. Otro enfoque expuesto y analizado tuvo relación con la perspectiva de recrear una historia ecológica. Ello frente a la necesidad de reconocer y analizar aquellos patrones y procesos que subyacen a nuestro actual comportamiento social en relación a la conservación de los bosques de la zona central del país. Asimismo, surgió la aproximación respecto de la relevancia de considerar la dimensión genética en los procesos de toma de decisiones sobre conservación del bosque esclerófilo y utilización de tierras para otros usos de suelo. Se expuso sobre la condición genética actual y probable del bosque esclerófilo, y sobre la necesidad de profundizar el conocimiento en estas materias. Por otra parte, se hizo una invitación a la acción, sin necesariamente tener que haberlo estudiado todo, sobre una estrategia integral y una planificación sistemática para la conservación de los bosques mediterráneos de Chile central. Las amenazas sobre el bosque están actuando ya, y no actuar ahora, puede ser demasiado tarde. Adicionalmente, se abordó la temática de los notables efectos que al día de hoy se evidencian sobre el bosque esclerófilo, a partir de los diferentes usos alternativos contra los cuales contrastamos el posible uso (y valor) que podamos otorgarle. Se recreó el efecto no rentable de una mirada tradicionalmente forestal sobre un tipo de recurso, que necesariamente

5


debe escapar de dicha mirada sectorial, pasando a una visión más integradora de manejo y conservación. Quizás causa subyacente de dicho problema, parte de la propia interpretación de valor que asignamos a este tipo de formación vegetacional. Finalmente, diferentes instituciones y grupos de interés, generaron visiones, trayectorias construidas y denuncias frente a problemáticas actuales y desafíos futuros en torno a la conservación del bosque esclerófilo.

6


“¿Adónde vamos? Se desvanece como globo de jabón nuestro convencimiento íntimo de que somos un país rico en esencias forestales. ¿Qué es lo que se está haciendo?¿Se está incendiando Chile en nombre de la agricultura, se está decretando el desierto en el sur a nombre del trigo, así como en el norte se consumió i decretó a nombre del cobre? Estamos no trabajando, sino disfrutando el país. Estamos despilfarrando para hacer imposible la labor en años futuros. Estamos pidiendo al año, no los productos del año, sino el capital para empobrecer en años futuros. Estamos pidiéndole al día de hoy, las lluvias, los pastos, los ríos, los invernaderos, las veranadas, los bosques y las aguas de todo un porvenir”

Federico Albert Faupp (1913)3

3 En: Ramírez, F. 2003: “Formas, medio y motivos de la destrucción del bosque chileno y las preocupaciones sobre

su futuro. 1850-1970” Tesis de Magíster en Historia de Chile. Universidad de Chile.

7


8


El Comité Ejecutivo organizador del Primer Coloquio sobre la Herencia Natural de Chile: La Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central, agradece a las siguientes personas y entidades por su invaluable apoyo a la realización de este evento: al Sr. Rector de la Universidad de Chile, don Víctor Pérez, al Sr. Decano de la Facultad de Ciencias Forestales, Sr. Javier González, a la Sra. Vicedecana de la Facultad de Ciencias Forestales, Sra. Carmen Luz de la Maza por su permanente apoyo, al Sr. Jaime Hernández Director Académico y a los miembros del Comité Académico del MASCN; al profesor Rodolfo Gajardo por su incitación a romper los viejos paradigmas, a los Sres. miembros del Comité de Proyectos del PIEB por su acogida y apoyo financiero; a CONAMA, CONAF, FAO, TNC, Radio Universidad de Chile por su patrocinio a la actividad y a los viveros: Antumapu de la Facultad de Ciencias Forestales y vivero de CONAF R.M. por la donación de los valiosos ejemplares de árboles nativos esclerófilos, ofrecidos a los asistentes del evento; a las Sras. Secretarias de la Facultad de Ciencias Forestales, María Soledad Carrasco y Yorka Torres; a Tomás Rioseco y Christian Jofré, quienes fueron artífices esenciales del diaporama del MASCN, a Leonardo Ríos, quien se ocupó de la casilla electrónica y del registro audiovisual del evento, a Gloria Vallejos, Sandra Díaz, Andrea Bahamonde, Carolina Gallardo, Guido Coppari y todos los compañeros de las nuevas promociones del Magíster que colaboraron en el evento.

Santiago, Diciembre de 2007 Comité Ejecutivo organizador 4 Primer Coloquio sobre la Herencia Natural de Chile

4 Integrado por: Diego Flores Arrate, Miguel Díaz Gacitúa y Beatriz Córdova Concha.

9


10


PRESENTACIÓN Parte I Antecedentes sobre El Bosque Esclerófilo de Chile Parte II Apertura Primer Coloquio Herencia Natural de Chile Objetivos del Coloquio Sr. Diego Flores, en representación de los estudiantes del Magíster en Áreas Silvestres y Conservación de la Naturaleza Universidad de Chile. Discurso de apertura Don Víctor Pérez Vera. Rector de la Universidad de Chile Parte III Charlas Magistrales Una Nueva Epistemología para la Conservación de la Naturaleza en Chile Dr. Rodolfo Gajardo Michell Ecólogo, Facultad de Ciencias Forestales Universidad de Chile. Un Aporte de la Historia Ecológica sobre el Deterioro de los Bosques de Chile Central Prof. Fernando Ramírez Morales Historiador, Facultad de Filosofía y Humanidades Universidad de Chile. Genética de la Conservación para Bosques de Chile Central: ¿Por qué debe ser considerada en la toma de decisiones? Dr. Carlos Magni Díaz, Ingeniero Forestal, Facultad de Ciencias Forestales Universidad de Chile.

11


Hacia una Estrategia de Conservación del Bosque Esclerófilo Chileno Dr. Eduardo Fuentes Quezada Biólogo Consultor Internacional Conservación & Desarrollo. Planificación Sistemática para la Conservación de la Ecorregión Mediterránea de Chile Sandra Miethke Bióloga Área Ciencias de la Conservación The Nature Conservancy. Efectos de los Usos del Bosque Esclerófilo de la Zona Central de Chile Dr. Sergio Donoso Ingeniero Forestal Facultad de Ciencias Forestales Universidad de Chile Parte IV Panel Intersectorial Sr. Santiago del Pozo Director Regional, RM. Corporación Nacional Forestal. Srta.Virginia McCrostie Agrupación Vecinos por la Defensa Precordillera de Santiago Sr. Daniel Álvarez Profesional Comisión Nacional del Medio Ambiente. Sr. Daniel Green Director Colegio de Ingenieros Forestales de Chile. Sra. Flavia Liberona Coordinadora Red del Bosque Nativo. Parte V Sección de Posters Erosión del Suelo y Escorrentía en Laderas con Camellones a favor de la Pendiente en la Zona del Bosque Esclerófilo Cristián Youlton M. y Marco Cisternas V. Escuela de Agronomía. Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Relaciones Hídricas y de Carbono en Kageneckia oblonga y Kageneckia angustifolia en los Andes Mediterráneos de Chile Central Tomás Rioseco y H. M. Cabrera Instituto de Biología - Botánica, U. Católica de Valparaíso.

12


El Bosque en la Historia Ecológica de Chile Fernando Ramírez Morales, Mauricio Folchi Donoso, Enrique Aliste Alumna, Christian Aravena Ramírez y Juan Pablo Iglesias Departamento de Ciencias Históricas, Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad de Chile. Extracción de Tierra de Hojas en la Región Metropolitana. La Dramática Pérdida de los Suelos del Bosque Esclerófilo Mario Gallardo y Andrés Venegas Servicio Agrícola Ganadero y Universidad de Chile. Selección Genotípica y Desarrollo Industrial de Extractos de Quillay (Quillaja saponaria) Pablo Cruz, Juan Velozo, Pablo Honeyman y Carlos Schulze, Benjamín Castro, Javier Sainz y John Alarcón Universidad Mayor y Natural Response. Parte VI Conclusiones del Coloquio La Universidad de Chile y su rol en la Conservación de la Herencia Natural de la Nación En torno a un concepto compartido sobre la conservación del Bosque Esclerófilo Temas de consenso y conflicto en la conservación del Bosque Esclerófilo Propuestas de acción y herramientas ANEXOS Anexo I Nómina de participantes Anexo II Acrónimos utilizados Anexo III Programa del Coloquio Anexo IV Guión Diaporama Magíster Áreas Silvestres y Conservación de la Naturaleza

13


14


Es una certidumbre real que muchos de los conceptos, referentes y paradigmas que en el pasado fueron útiles en la Sociedad Chilena, tanto para su expansión económica y territorial como para el desarrollo de una cultura nacional, han perdido en mucho su potencial inspirador. Los cambios provocados por el despliegue del conocimiento científico y por el cada vez más complejo ideario sociológico y cultural, en la economía, en los modos de vida y en los equilibrios planetarios, han llevado a la obsolescencia la idea que era permanente buena parte de aquello que nos fue enseñado. Ha ocurrido así también en el ámbito de la conservación de la Naturaleza, donde es urgente un reconocimiento a su valor supremo como Herencia Natural de la Nación. Esto es porque constituye el conjunto de paisajes que forma el idioma común de nuestro entorno compartido, representando el patrimonio biológico y físico que los chilenos hemos recibido como herencia nacional, en el cual está inserta la vida y el esfuerzo de nuestros antecesores. El reconocimiento valórico de esta Herencia Natural, de su estado y condición, así como los nuevos y profundos desafíos que presenta su gestión y conservación, nos llevan con urgencia a la necesidad de dotarnos de nuevos saberes y herramientas conceptuales, de nuevos hitos y referentes, también de nuevos lenguajes y gramáticas, que consoliden la relación con ese mundo de la Naturaleza que nos es propio. Más tarde, sobre estas bases, debemos construir las políticas públicas y crear los procedimientos adecuados para asumir correctamente los desafíos actuales y futuros, a los que un mundo cada más cargado de incertidumbre nos obliga. En el contexto de este espíritu primordial, la conservación y valorización de la Herencia Natural que nos fue concedida, sufre fuerte riesgo de deterioro irremediable, provocando con ello el empobrecimiento del espíritu y el cuerpo del país. En el Chile nuestro, de cordilleras, bosques y desiertos, serranías, valles, islas y océanos, inmerso en los cambios globales, aún indescifrables, respecto de los cuales no hay nada seguro en la relación entre el ser humano y la Naturaleza, quisiéramos levantar nuestra voz, promoviendo aquellos conocimientos, formas de conductas, pensamientos y acciones, que nos conduzcan a una profunda reconciliación entre espíritu, naturaleza, economía y sociedad, como base de nuestra identidad nacional. 15


El programa de Magíster en Áreas Silvestres y Conservación de la Naturaleza (MASCN), de la Universidad de Chile, en su primera generación de estudiantes, Promoción Fundadores, ha considerado importante realizar este Primer Coloquio, con el fin de avanzar en una propuesta a la Sociedad Chilena, sobre la necesidad de una “Nueva Epistemología para la Conservación de la Naturaleza en Chile”. Queremos crear un nuevo lenguaje, que asuma el desafío conceptual y operativo de la complejidad, de la incertidumbre de los cambios y amenazas globales, y que escape de las miradas cartesianas y reduccionistas de observar y analizar los fenómenos, separados del Universo en que ocurren. En dicho contexto, este primer Coloquio en torno a la Herencia Natural del país, ha tenido como objetivo último generar un hito público y nacional de referencia sobre la problemática actual generada por la urgente necesidad de conservación y restauración del Bosque Esclerófilo, como entorno natural y cultural de los paisajes de Chile Central. Entre las muchas implicaciones contenidas en la idea de paisaje cultural, subyace también considerar la necesidad e importancia de conservar los modos de vida tradicionales de la población rural, hecho que se encuentra íntimamente ligado a ciertos ambientes y estructuras ecológicas. Dentro de los propósitos del marco de referencia, se espera abrir un amplio debate interdisciplinario sobre la realidad pasada, presente y futura del bosque esclerófilo, componente señero en las cubiertas vegetales características de Chile Central. Existe más que confianza en que esta discusión sea fuente de propuestas y soluciones, aspirando a incorporar el tema al lenguaje de referencia de los actores urbanos, rurales e industriales que habitan y laboran en este rico territorio. En ello, es necesario entre otras cosas, lograr una definición gramatical acerca de lo que es el bosque esclerófilo como cubierta vegetacional característica de serranías, valles y rinconadas del Chile profundo. No existe una referencia clara, ni en el lenguaje técnico ni en el coloquial, sobre su identidad y características. Es común hacer referencia a su carácter de matorral, estado consecuente a una degradación profunda, en circunstancias que su vocación estructural y fisionómica puede ser la de un monte alto o bosque. Este nuevo vocabulario no es posible rehacerlo solamente desde las ciencias forestales; en una visión más realista, se requiere involucrar en una nueva síntesis la opinión y percepción de todos los estamentos sociales, culturales y políticos involucrados. En un mundo sujeto al imperativo de los cambios globales, más que mal comprendido en su inminencia y complejidad, es necesario que la Nación tenga clara una identificación de la realidad natural y ecológica de su entorno, en especial en el territorio de Chile Central, que es el de mayor ocupación poblacional y el que más amenazas en su conservación soporta. Rodolfo Gajardo M. 16


17


17


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

18


Según las cifras oficiales, la superficie de bosques en Chile alcanza aproximadamente unas 15,6 millones de hectáreas, lo que corresponde a un 21% de la superficie continental del país. De ese total de bosque, un 86% corresponde a formaciones boscosas compuestas por especies nativas. Entre ellas, el tipo forestal esclerófilo que se distribuye desde los 30º50` (río Limarí) hasta los 36º30` (río Malleco) por la Cordillera de la Costa; desde los 30º50` hasta los 37º50`sur en el valle central, y desde los 32º hasta los 38º de latitud sur en la Cordillera de los Andes (Donoso, 1982), cubre una superficie de 345.089 hectáreas (CONAF/CONAMA, 1997). Sin embargo esta cifra es controversial, por cuanto si bien se ajusta a una definición tradicional y legal de bosque , no envuelve en el amplio concepto ecológico, el tipo de formación vegetacional a que corresponde en este régimen climático de carácter mediterráneo (ver Charla Magistral del Dr. Sergio Donoso). La Ecorregión Mediterránea de Chile (o del Matorral Chileno) se extiende entre los 24° y los 38° de latitud sur (Amigo y Ramírez, 1998), correspondiendo aproximadamente al territorio comprendido entre el sur de la Península de Mejillones por la costa, hasta el área sur en torno a la Cordillera de Nahuelbuta, en la Región del Bio Bío. Esta zona bioclimática es probablemente la más heterogénea de todas las del país. Ello, por cuanto presenta un importante rango de regímenes de precipitación posibles. Así, para Cerro Moreno (23º29’ L.S.), en la Península de Mejillones se registra una precipitación media anual de 2 mm y una temperatura promedio anual de 17º C. Mientras que para Angol (37º47’L.S.),

19


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

se registran medias anuales de 1.054 mm y 13.3ºC, respectivamente. No obstante la gran heterogeneidad de umbrales de precipitación y temperatura de esta zona bioclimática, su principal característica radica en la presencia de veranos secos y cálidos e inviernos húmedos y fríos.

Bosque y matorral esclerófilo en el sector de Lolol, VI Región.

En el mundo, existen otras cuatro regiones que comparten una similitud climática a la antes descrita (California, Sudáfrica, Mediterráneo y Australia), donde además de dicha característica, semejan su alta riqueza de especies y en sus altos niveles de endemismo. A pesar de que estas cinco zonas ocupan sólo una restringida superficie en el mundo (5%), éstas constituyen el hábitat del 20% de la flora vascular mundial (Cowling et al. 1996). Es por ello que tales zonas, son consideradas como centros mundiales de diversidad florística (Davis et al. 1997). En el caso de Chile, la alta riqueza de especies y el endemismo registrado en la zona mediterránea se debería particularmente a los múltiples cambios sufridos por la flora en los períodos Terciario y Cuaternario (Moreno et al. 1994, Villagrán 1995), sumados a la actual heterogeneidad topográfica y microclimática (Di Castri 1981; Cowling et al. 1996). Así, en la actualidad y según el estado actual del conocimiento, la flora nativa vascular de Chile central consta de alrededor de 2.400 especies (Arroyo et al. 1995). Ahora bien, si se consideran las subespecies y variedades, el número se eleva 20


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

a 3.160 taxones, los que se agrupan en 630 géneros (Arroyo et al. 2003). Esta flora está constituida por una mezcla de elementos neotropicales antiguos con elementos de origen gondwánico y elementos endémicos que evolucionaron in situ en la medida que se iba formando el clima mediterráneo de Chile central (Muñoz y Moreira, 2005). No obstante lo anterior, al revisar la situación actual de asignación de prioridades de protección tanto de la política pública, como de la iniciativa privada y de la “territorialización” de la conciencia social en términos de conservación de la diversidad biológica, nos encontramos con un escenario complejo, en términos de los niveles de resguardo que se le está brindando a los parches remanentes de vegetación natural mediterránea, espinosa y esclerófila de la zona central del país. Un reflejo de ello es que en la actualidad, en las regiones centrales, el área total protegida en el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE) difiere hasta en cuatro órdenes de magnitud de las regiones australes (las más representadas), y las unidades son en promedio,tan pequeñas e inconexas, que no tienen la capacidad de sustentar poblaciones viables de mamíferos de tamaño mediano y grande (Benoit, 2005). Según el Catastro de Bosque Nativo, para el tipo forestal Esclerófilo, sólo unas 6.836 há. (un 2%) se encuentran protegidas en SNASPE. Es por estas razones – endemismos, singularidad y amenazas – por las que se señala a Chile Central como uno de los 25 hotspots o puntos críticos más importantes que en el mundo deben contar con énfasis en la asignación de prioridades, en términos de conservación de la diversidad biológica (Myers et al., 2000). De acuerdo al Sistema de Clasificación de la Vegetación Natural de Chile (Gajardo, 1994), en Chile central encontramos al menos 5 formaciones vegetales mediterráneas no representadas, tales como; el Matorral Espinoso de las Serranías (IV-RM), el Bosque Espinoso Abierto (V-RM), el Matorral Espinoso de la Cordillera de la Costa (RM-VI), el Bosque Esclerófilo Maulino (VII-VIII) y el Bosque Esclerófilo de los Arenales (VII). Adicionalmente es posible identificar al menos otras 5 formaciones con una representación menor al 5% de su superficie total, tales como; el Matorral Espinoso del Secano Costero (V-VI), el Matorral Espinoso del Secano Interior (VI-VIII), el Bosque Esclerófilo Costero (V-VI), el Bosque Esclerófilo Andino (RM-VI) y el Bosque Esclerófilo Montano (VI-VIII). (Luebert y Becerra 1998). Esta situación, implica la existencia de una importante superficie de formaciones vegetacionales mediterráneas, que tienen escasa o ninguna forma de protección ante las diversas presiones y amenazas que le aquejan y le han aquejado desde la temprana Colonia e independencia nacional (Ver. Página Charla Magistral del Profesor Ramírez). Entre éstas, podemos señalar; la extracción indiscriminada de leña y tierra 21


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

de hojas, la sustitución por plantaciones forestales, la acción de ramoneo y pisoteo del ganado, los incendios forestales, los proyectos de infraestructura, energía y comunicaciones, y la habilitación de suelos para la agricultura. Respecto de este último aspecto, la apertura de Chile a nuevos mercados en los últimos 20 años ha estimulado el crecimiento de nuevos rubros productivos dada su buena rentabilidad (Ruiz, 2006). Desde la década de los años ochenta se vienen realizando en la zona central del país, plantaciones de frutales en laderas de cerros y pie de montes. Esta práctica de uso de terrenos con suelos de pendientes de 45° o más, se hizo común inicialmente en regiones con escasa pluviometría, desde Copiapó y la de Coquimbo, en donde existen considerables extensiones de plantaciones, especialmente vides de uva de mesa, hoy también con paltos y cítricos. En los últimos años esta tendencia se ha ampliado hacia el sur, incluyendo la Región Metropolitana y de O`Higgins, cubriendo miles de hectáreas que además cuentan con modernos sistemas de ferti-irrigación en suelos de laderas. Esta expansión ha sido motivada por el alto costo de la tierra en zonas bajas; la escasez de tierras agrícolas en el valle y las ventajas que estas laderas ofrecen al reducir los efectos de las heladas; el manejo de la humedad en el suelo; las posibilidades de desarrollar una nueva arquitectura radicular en paltos con el uso de camellones; y la disminución de los riesgos asociados a enfermedades fungosas, entre otras. En este proceso han aparecido importantes discusiones acerca del impacto que esto estaría causando en los suelos de laderas y el bosque esclerófilo. Unos de los temas mas controversiales en la tramitación del proyecto de ley de recuperación y fomento del bosque nativo en Chile, ha sido justamente el tema de la sustitución de estas formaciones. La controversia se ha instalado también en el plano legal, debido al vacío en la normativa vigente actual para el tratamiento del problema. Estos vacíos se hacen críticos cuando potenciales usuarios desean cambiar el uso del suelo desde una aptitud preferentemente forestal a una agrícola con el consiguiente impacto sobre la flora, la fauna, el paisaje y los servicios ecosistémico. Sin duda que la continua presión de tales agentes ha ido causando distintos tipos de efectos, entre otros, la formación de los llamados “espinales”, forma sucesional y muchas veces depreciada del bosque esclerófilo, que fisonómicamente toma el aspecto de sábana abierta. No intentando profundizar más en los antecedentes biogeográficos y de inventario actual del “bosque esclerófilo”, existentes o faltantes para una adecuada discusión, desde ya resulta evidente la urgente necesidad de abordar fórmulas modernas de protección, no sólo del bosque, sino de gran parte de las formaciones, especies y montes esclerófilos de la ecorregión mediterránea de Chile.

22


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

Referencias Bibliográficas AMIGO, J. y RAMÍREZ, C. 1998. A bioclimatic classification of Chile: woodland communities in the temperate zone. Plant Ecology 136: 9-26. ARROYO, MTK, L. CAVIERES, C. MARTICORENA & M. MUÑOZ-SCHICK. 1995. Convergence in the mediterranean floras in central Chile and California: insights from comparative biogeography. En: Arroyo MTK, PH Zedler & MD Fox, (Eds). Ecology and Biogeography of Mediterranean Ecosystems in Chile, California, and Australia. Pp. 43-88. Springer-Verlag, New York. ARROYO, MTK, D. ROUGIER, F. PÉREZ, P. PLISCOFF & K. BULL. 2003. La Flora de Chile central y su protección: antecedentes y prioridades para el establecimiento del Jardín Botánico. BENOIT, I. 2005. Áreas Silvestres Protegidas del Estado. Una Visión Histórica. Documento Técnico Nº162. Revista Chile Forestal. Edición 312. Corporación Nacional Forestal. Gobierno de Chile. CAMUS, P. 2006. Ambiente, Bosques y Gestión Forestal en Chile: 1541-2005. Centro de Investigaciones Barros Arana. DIBAM. LOM Ediciones, Santiago, Chile. 390 pp. COWLING, RM., PW. RUNDEL, BB LAMONT, MK. ARROYO y M. ARIANOUTSOU. 1996. Plant diversity in mediterranean-climate regions. Trends in Ecology and Evolution 11 (9): 362-366. CONAF/CONAMA/BIRF. 1997. Evaluación y Catastro de los Recursos Vegetacionales Nativos de Chile. Informe Nacional. CONAF/CONAMA. 2004. Catastro de Usos del Suelo y Vegetación. Monitoreo y Actualización, Quinta Región de Valparaíso. DAVIS SD, VH HEYWOOD, O HERRERA MACBRYDE, J VILLA-LOBOS & AC HAMILTON (EDS.) 1997. Centres of Plant Diversity: A guide and strategy for their conservation. vol 3: The Americas. WWF UICN. DI CASTRI, F. 1981. Mediterranean-type Shrublands of the World. EN: F Di Castri, DW Goodall & RL Specht (Eds.) Mediterranean-type Shrublands. Elsevier, Amsterdam, pp. 1-52. DONOSO, C. 1982. Reseña Ecológica de los Bosques Mediterráneos de Chile. En: Bosque (4) 2, 117-146. GAJARDO, R. 1994. La Vegetación Natural de Chile. Editorial Universitaria, Santiago, Chile. LUEBERT, F. Y P. BECERRA. 1998. Representatividad Vegetacional del Sistema Nacional de Areas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE). En Ambiente y Desarrollo 14 (2): 62-69. MYERS, N., MITTERMEIER, R., MITTERMEIER, C., DA FONSECA, G., y KENT, J. 2000. Biodiversity Hotspots for Conservation Priorities. Nature 403: 853-858. MUÑOZ, M. y MOREIRA, A. 2005. La Flora de Chile Mediterráneo y su Estado de Conservación. Museo Nacional de Historia Natural. http://www.mnhn.cl/Botanica2/index.html

23


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

ODEPA, 2005. Agricultura Chilena 2014. Una perspectiva de mediano plazo. Gobierno de Chile, Ministerio de Agricultura. Oficina de Estudios y Políticas Agrarias. 243 pp. RUIZ, G. 2006. Sustitución de bosque esclerófilo de la zona central por plantaciones de palta: ¿es un problema? Si lo es, ¿cómo solucionarlo? Documento. Servicio Agrícola y Ganadero.

24


25


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

26


Este Primer Coloquio sobre la Herencia Natural de Chile tiene como objetivo general provocar un hito público nacional de referencia sobre la urgente necesidad de conservación y restauración del Bosque Esclerófilo. Así, se espera en él, abrir un amplio debate interdisciplinario sobre la realidad pasada, presente y futura del Bosque Esclerófilo. Existe confianza en que esta discusión sería fuente de propuestas y soluciones, aspirando a incorporar el tema al lenguaje de los actores urbanos y rurales que habitan y laboran en este rico territorio. Para ello es necesario elaborar una nueva definición comunicacional acerca de lo que es el Bosque Esclerófilo, mas allá de su condición de cubierta vegetacional, característica de serranías, valles y rinconadas. Hasta ahora no existe una referencia clara, ni en el lenguaje técnico ni en el coloquial, sobre la identidad y características de este bosque. Es común hacer referencia a él, como un matorral, un estado producto de una degradación profunda, en circunstancias que su vocación estructural y fisionómica es la de un monte alto o bosque. Sin embargo, esta nueva noción no es posible acuñarla sólo desde las ciencias forestales; se requiere involucrar en ello, la opinión y la percepción de todos los estamentos sociales, culturales y políticos involucrados. De allí que estamos interesados en su conservación en tanto elemento central de la identidad natural y cultural de Chile. Sus dominios están en un espacio territorial donde existe la mayor densidad poblacional y donde más amenazas a su conservación existen. También donde menos áreas silvestres protegidas y espacios de naturaleza tienen los ciudadanos para el descanso de su espíritu y cuerpo.

27


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

Mesa inaugural del Primer Coloquio sobre la Herencia Natural de Chile

Así el presente Coloquio se ha fijado los siguientes objetivos específicos: Avanzar en la construcción de un nuevo concepto compartido acerca del valor y relevancia del Bosque Esclerófilo. Identificar temas de consenso y conflicto, desde los múltiples actores y grupos de interés convocados, frente a la necesidad de conservación y restauración del Bosque Esclerófilo. Esbozar una propuesta de acción y herramientas de cambio para abordar en el corto, mediano y largo plazo, los puntos de consenso y de conflicto, ya sea bajo la forma de estudios científicos y técnicos, políticas públicas, estrategias educacionales, sociales y culturales, tanto como el rescate y realce de valores naturales y culturales.

28


“Estoy muy orgulloso por la labor que realiza el Magíster en Áreas Silvestres y Conservación de la Naturaleza. Les invito estar esperanzados en que la Universidad de Chile va a seguir siendo la universidad que todos esperamos que sea. Surge la pregunta ¿Qué de especial tiene la Universidad para que en su interior se generen iniciativas como esta? ¿Qué hace que en esta comunión de cuerpo académico, autoridades, estudiantes y discípulos se generen iniciativas como la que hoy estamos presenciando? Son los alumnos del Programa los que proponen el futuro. De alguna manera lo que aquí se esta haciendo, es adelantarse a los problemas que el país va a estar viviendo a futuro, como siempre la Universidad de Chile lo ha hecho. La Universidad siempre se ha caracterizado por eso de adelantarse; por ser vanguardia. Y en esos adelantamientos es cuando surge la pregunta de cómo priorizar y asignar los recursos disponibles.

Audiencia del Primer Coloquio sobre la Herencia Natural de Chile

29


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

La Universidad de Chile es una universidad nacional, y entrega lo que piensa y lo que hace a todo el país, a todos. En este caso, por estudiantes de postgrado, que permiten ir construyendo los cuerpos académicos del futuro. Me gustaría, a partir del diaporama del Magíster que hemos visto, que pudiéramos generar un documental y lo distribuyéramos ampliamente. Sería una espléndida manera de llegar a todos los sectores de la población con los elementos y conceptos que se han estado vertiendo aquí. Difundir esta mirada más amplia de la Universidad. No solo tomar los elementos técnico cuantitativos de análisis, sino también incidir en la política pública. Para hacer eso, tengo claro que el ingrediente que hay detrás es el cariño por lo que están haciendo. El cariño por lo que está y por lo que debe ser conservado ¿Cuál es el valor que tiene eso? La película “Sueños” de Akira Kurosawa tiene una escena donde un niño reclama porque se han cortado los duraznos en flor, y los espíritus de éstos, se le aparecen y le dicen que está llorando porque ya no podrá comerlos, y él en su impotencia, les dice: los duraznos los puedo comprar en un mercado, pero ¿dónde puedo comprar la belleza de los duraznos en flor? Lo que Uds. están preservando es la belleza de los duraznos en flor. Felicito al Sr. Decano, a su Facultad, a los alumnos del Magíster y a este orgullo de Universidad de Chile que son Uds.

Muchas gracias”

30


31


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

32


"Estoy contento de encontrarme con ustedes en esta ocasión. El tema al que me invitan es realmente complejo. Hemos visto bonitas imágenes y loas a lo que es la conservación de la naturaleza, pero yo soy esencialmente pesimista. Creo que la situación no es tan bonita como se pinta y que el asunto no es tan claro, y que el “problema” tampoco lo estamos abordando de la manera mas adecuada. He tenido la oportunidad de ver muchos finales en el contexto de la naturaleza y al reflexionar sobre aquello. He llegado al convencimiento que la falla no está en las políticas públicas, no está en que seamos amantes del progreso tecnológico, sino que esta en nuestro sistema de ideas, respecto a nuestra vinculación con la Naturaleza. Creo que esta vinculación debe reconstruirse sobre la base de otros principios. De ahí surge el título de esta ponencia. Necesitamos construir una nueva estructura de conocimiento, a partir de la cual generar valores. No precisamente por lo que es aportado como conocimiento científico sino que también por el producto del desarrollo de nuestra mente y, también diría, de nuestro corazón. Para abordar el punto me referiré a uno de los distintos finales naturales que he podido ver en Chile. Me refiero a la cultura natural de los crianceros. Una pastora de cabras que aún practicaba el manejo tradicional durante un cierto período del año iba al sector de veranada con una majada de cabras, y ahora vemos su campamento y el terreno de sustentación de su rebaño. Todos hemos leído sobre el problema del efecto de ese uso tradicional de la tierra sobre la desertificación. Estos sistemas de vida y de uso de los recursos naturales están desapareciendo. Con el fin de la mujer pastora, se termina todo un sistema de conocimiento acerca del uso de la naturaleza. Ese sistema, y esos pequeños mil trucos estructurados en conductas durante cientos de años, se van a perder con ella.

33


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

Bueno, aquí tenemos una problemática de extinción, porque se extinguen conocimientos y modos de vida tradicionales, que están estructurados sobre la base de toda una historia de relación con la Naturaleza. Una historia que algunos pensamos, es una parte de la historia de la Humanidad. Constituida por ensayo y error, o por la consolidación de prácticas más adaptativas que mejoran la sustentabilidad.

Pastora de cabras en la IV Región de Coquimbo

Dentro de ese contexto tenemos dos polos opuestos: a) la persona, o el conjunto de personas y, b) el entorno, el mundo, el universo, donde las personas viven. Sin embargo hay un tercer elemento destacable: la reacción cultural, la creación de sistemas de ideas. Esta reacción también sigue ciertos principios, que tienen relación con el fenómeno evolutivo. Es decir, lo que tenemos ahora como consecuencia de la relación con el medio, culturalmente es evolución. La vinculación con el medio nos lleva a distintas posibilidades. En ese universo de posibilidades, los procesos de homogeneización (la dolorosa pérdida de la diversidad natural y cultural) recién se están manifestando. Al medio natural actual le formulamos una ingeniería, una estructura, una arquitectura, de lo que creemos en un momento dado es oportuno. Esperamos que éstas crezcan y se desarrollen, algunos piensan que a futuro con un poco menos de humo. El problema crítico es que la humanidad se ha desplegado ya por toda la superficie del planeta, …y la superficie del planeta es finita, es limitada, y como tal nos

34


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

expandimos de tal forma, que finalmente nos encontramos. Este despliegue ha significado que aquella conducta de ir hacia lo que se está por descubrir, por conquistar y por civilizar, se terminó. Es la adaptación del medio a nuestras necesidades. Tenemos cierta arquitectura de vida frente a la naturaleza, y construimos casas, edificios, carreteras, centrales hidroeléctricas, construimos todo, y en la construcción de ese todo (como reflejo de nuestra arquitectura de ideas) se tiene como consecuencia inevitable, que algo tiene que perderse: la naturaleza, la naturalidad, lo silvestre. ¿Eso que importancia tiene? Lo que actualmente somos es consecuencia de una historia reciente, de los últimos 10 o 12 mil años, en que la especie humana fue esencialmente rural, creándose de modo natural en montes, selvas y campos. Lo que significa que durante esa historia se crearon y originaron sistemas de ideas, muchas de las cuales persisten y que hoy chocan con otros sistemas de ideas. Nuestra carga instintiva fue creada en ese espacio darwiniano y todavía no pasamos a una etapa superior. En esos 10 mil años, se han podido ver en el planeta distintos modos de ocupación y vinculación con el mundo natural, unos exitosos, otros no tanto, y otros rotundos fracasos. Creados por aspectos críticos de la relación con el medio, y otros, porque la humanidad generó sistemas y arquitecturas de ideas que eran inadecuados para la compatibilidad de los seres humanos entre sí. Actualmente, hay en marcha esfuerzos de monitoreo de importancia mundial para pulsar lo que va quedando de Naturaleza, "las últimas fronteras forestales"; donde referido a los bosques - que son la máxima expresión del fenómeno natural que nos acompaña - la proporción con riesgo, alto y medio de dañarse o desaparecer, es bastante alta. Nuestro problema del vínculo con la naturaleza nace muy temprano, está en las representaciones del mundo. Las antiguas civilizaciones también intentaban transmitir y representarla. Lo plasmaban en los muros de las cavernas. Esto significa que existe un vínculo en la biología y la mente del ser humano, con los innumerables aspectos que poseen los ambientes naturales. Insistimos que nuestra genética (no sólo aquella que hace funcional lo fisiológico sino aquella que es el origen de los comportamientos sociales), es conocimiento implícito. Algo que no necesitamos aprender porque lo llevamos en la carga genética. El conocimiento explícito es aquello que referimos cuando vemos o escuchamos en la Naturaleza, a través de referencias codificadas (que dice Dawkins, tienen un desarrollo darwiniano). Es donde una idea que nace de una relación con un evento del mundo natural, pasa a formar parte de un sistema de ideas dentro del cual entra a competir con otras, y si es buena, adaptativa y consigue asociarse con otras, probablemente cambie la arquitectura y el sentido desde el cual surgió. Eso en el ámbito de la conservación, es lo que da origen a las habilidades para vincularnos como seres humanos, en relaciones sustentables con la naturaleza.

35


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

¿Una cultura primitiva en contacto con la naturaleza? Algunos son románticos en este sentido. La imagen idílica de la relación del hombre con la Naturaleza, tal como lo postuló “El buen salvaje” de Jean Jacques Rousseau, no existe. La vinculación desde siempre ha sido una relación de sobrevivencia. No es el paisaje idílico de los pueblos originarios como hoy se habla. Probablemente sus estructuras culturales en relación con la Naturaleza son mucho más ricas de las que tenemos nosotros (tal como la de la criancera de cabras). Probablemente, aun así no eran capaces de depredar todo. Era un vínculo consistente, especialmente por la connotación adaptativa, era un vínculo sustentable. ¿Porque es necesaria una nueva epistemología para la conservación de la Naturaleza? Hoy contamos con una enorme cantidad de conocimiento científico sobre leyes generales y particulares del Universo. Notable en ello son los últimos 5 años. Se conoce bastante bien cual es la estructura de la realidad en la que nos encontramos insertos. Pero uno se pregunta: ¿Cuáles son los modos viables para establecer mejores vínculos de relación con la Naturaleza? El problema es que si bien la capacidad instrumental de las ciencias es óptima, probablemente no hay un desarrollo equivalente en lo que son las filosofías y las metafísicas. Es decir, el mundo de la interpretación y de aquello que no es meramente el mundo newtoniano ni el mundo cuántico. Me refiero al mundo de las ideas reflexionando sobre sí mismas. Las ciencias biológicas se han encerrado en sus autorreferencias y se han olvidado de que existe un universo natural que necesitamos interpretar y sobre el cual debemos tomar decisiones, que de un modo u otro están en pro o en contra de un destino favorable o desfavorable. Otro elemento, es que siendo realistas, no es difícil darse cuenta que la coherencia y racionalidad de las decisiones de políticas públicas y empresariales, no es verdadera ni real. Si hacemos un análisis epistemométrico de las leyes que pretenden regir nuestra relación con el mundo natural - como la ley de bosques o especies amenazadas, o áreas silvestres protegidas - uno ve que la consistencia interna de los sistemas de ideas en que se apoyan, es baja. Nótese que en un gran porcentaje de las decisiones que se toman al dictar una legislación, no tienen la suficiente información ni contenido. Es una mera circunstancialidad de un momento dado, en que hay grupos de presión o sistemas de ideas más y menos poderosos y se resuelve en una solución, en que gana aparentemente el más fuerte, pero no necesariamente es el más racional o ni la idea la mejor. Eso es parte de lo que vivimos. Es decir, nos encontramos con la dificultad de la falta de conocimiento científico y comprensión de lo que son las estructuras modernas de pensamiento. También, nos encontramos con que el lenguaje, el vocabulario y las construcciones gramaticales son inadecuadas. Este 36


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

conocimiento y lenguaje no es solo gramatical sino también de especialidad. Hoy día éstos son insuficientes para hacer referencia concreta a los eventos que estamos enfrentando. Por ejemplo, el concepto de “área silvestre”. En la definición de la Academia Española de la Lengua, nos encontramos con palabras que no son los conceptos bajo los cuales estamos entendiendo las áreas silvestres y lo que es silvestre (por ejemplo, la RAE dice para lo silvestre : lo yermo, inhabitado, incultivado, // lo criado naturalmente y sin cultivo // lo que no tiene artificio ni ingenio creado por el hombre). ¡Como podemos enfrentar una gestión de las áreas silvestres si el idioma no tiene la suficiente riqueza para dar cuenta del problema! Entonces, tenemos que generar las expresiones conceptuales e idiomáticas para identificar claramente los eventos con los que estamos tratando y para poder comunicarnos, lo que significa poder llegar a entendernos. Tampoco, contamos con el número mínimo de especialistas para crear dicho conocimiento. Estamos bajo el número crítico, no tenemos el lenguaje ni la gramática de lo que nos interesa. Por ejemplo, en el país, hay 10 dendrólogos (que son los estudiosos de los árboles), para enfrentar espacios donde hay millones de árboles. Si no tenemos ese número crítico de profesionales, simplemente no vamos a poder crear el lenguaje, los sistemas de ideas, las estructuras críticas. El mundo del futuro, es el mundo del despliegue vertical, porque ya hay una ocupación plena horizontal. Esto implica una estructura compleja en la relación sociedad -naturaleza. Nuevo mundo... que también es un mundo natural. Muchas gracias". Preguntas Luis Astorga: ¿Podría remarcar cuales son las propuestas en este tema? Necesitamos reconocer al mundo que nos rodea como poseedor de atributos mucho más complejos de aquello que son capaces de apreciar nuestras herramientas culturales y científicas, porque vivimos un mundo infinitamente complejo. La conservación de la Naturaleza está más allá del reduccionismo biológico de las especies y de la biodiversidad. Está en ello involucrada una necesidad social y cultural, es un referente de identidad. Para enfrentar esta nueva etapa, es necesario crear un nuevo lenguaje de referencia, para referirse a las relaciones actuales y a la actitud futura de la Humanidad hacia la conservación de los entornos naturales. Desde un punto de vista estrictamente evolutivo, probablemente es demasiado pronto para que los humanos rompan su necesidad genética de lo natural. Es posible que en el futuro sean las máquinas y los mundos virtuales los que cumplan y den satisfacción a ese propósito de humanidad.

37


"Quiero partir con una frase de un profesor ya fallecido, de nuestra universidad, Luis Oyarzun, que en 1971 decía….”La nuestra, la tierra chilena, es el triste bien de los hombres tristes, ante quién habrá que rendir cuenta de tanto cerro arañado por la erosión con todos sus panes y pájaros menos, de tantas tierras enrojecidas, sin árboles ni cantos, de tanta quebrada seca, de los alerces quemados, de las araucarias abatidas para siempre, sin que nadie las reemplace, sólo clama justicia tanta tierra descuidada, perdida, estrujada, tanto bien de todos que se fue derecho al mar, quien sabe un día presidirá este tribunal supremo un juez que se hará eco de la parábola de los talentos, te di un pedazo de tierra bien plantado de árboles y amenizado de aguas, y ahora me lo devuelves yermo, ahora sabes, te lo di para probarte para ver quien eras, te lo di cargado de flores, liviano de cantos, mira lo que me entregas, la tierra es tu retrato, mírate en estos cerros secos, agriet ados satánicos, aquí no brotan semillas, ni siquiera maleza, ¿No es ese tu propio rostro?” Vengo de otro ámbito, de las Ciencias Sociales y las Humanidades, desde un lugar en que hasta hace un tiempo no había mucho que decir, respecto de lo que estaba ocurriendo en el medioambiente. Así que un grupo de profesores creamos, un programa apoyado por la universidad con la pretensión de hacer una Historia Ecológica de Chile. Partimos de un par de ideas centrales. Chile es un país que se ha ido creando por agregación sistemática. La idea geopolítica que nos enseñaron durante el siglo XX, es una idea que arranca de una proposición ideológica. Una nueva propuesta es el hecho de la agregación. Un país hecho por impulsos, por diferentes sociedades, en diferentes etapas, y en la que hemos ido descubriendo (sin ser categóricos aún) en que cada nueva agregación responde a la búsqueda de nuevas fuentes de recursos naturales y energía. Pareciera ser un país que se ha ido agregando, más que por una proposición política, militar o constitucional, por impulsos, que de alguna manera han tenido un sustento ecológico.

38


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

El Chile que revisaremos hoy es aquel Chile de 1683, definido desde el norte entre el Río Copiapó y por el sur no más allá del Río Bio Bío, salvo los enclaves de Chiloé y Valdivia. Existe consenso entre los historiadores que las sociedades indígenas no generaron efectos importantes sobre el paisaje. En eso concuerdo con el profesor Gajardo, no porque existiera una visión idílica respecto de la naturaleza, ni que se debiera creer que existía una especie de pensamiento arcaico sobre eso, sino por insuficiencia tecnológica y escaso desarrollo demográfico. Sostenemos que el paisaje natural de Chile central se fue modificando, básicamente a partir de los siglos coloniales. Los medios fundamentales fueron: el fuego, la introducción de especies, el desarrollo urbano y las demandas por leña y madera. Solo durante el siglo XVIII más de 40 asentamientos urbanos, situados fundamentalmente sobre la depresión intermedia y esporádicamente en las planicies costeras y cordillera de la costa de Chile, fueron generando una presión sobre los recursos de fauna y flora, que fueron dando cuenta de esta modificación. El deterioro fitogeográfico de la zona central que ya había empezado estudiar el Profesor Pedro Cunill, indica que desde temprano, los siglos XVII y XVII, gran parte de los que hoy día reconocemos como la zona del bosque esclerófilo, fue afectada por la recolección de leña, la minería y la urbanización. En nuestras investigaciones sobre la historia ecológica de Chile, lo que hemos empezado a hacer es darle a esto una base metodológica, y hemos comenzado por revisar documentación consistente en Actas del Cabildo, informes de la Real Audiencia y los Juicios que existían en el período colonial, para identificar tipos de datos que consideramos relevantes para una construcción de una Historia Ecológica. Por ejemplo: en un legajo del 23 de Noviembre de 1551 del Cabildo de Santiago, que evidencia el uso de madera, se dice: …”mandaron sus mercedes que si alguna persona tuviere cerca espino en alguna parte, que lo entregara al Cabildo”. Hay una serie de ejemplos de revisión de archivos, que han sido leídos desde un punto de vista político e institucional, pero que no habían sido revisados desde una perspectiva de historia ecológica. Estamos haciendo entonces una propuesta de revisión histórica, para construir un nuevo modelo de análisis histórico. Ese modelo sobre las relaciones sociedad-naturaleza de 400 o 500 años. Nuestro proyecto de Historia Ecológica de Chile se basa en un modelo revisionista. Otro ejemplo desde el punto de vista cuantitativo, es cuanto ha sido la extracción de recursos forestales en la zona central durante ese período. No basta solo con decir que en la región de la Araucanía se cortaba roble. Estamos haciendo contabilidad. Por ejemplo tenemos referencia que para períodos relativamente cortos de 3 o 4 años, y sólo considerando los

39


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

permisos legales otorgados por el Cabildo, que normalmente no representaban mas allá del 20% del total de la extracción, se autorizaban extracciones cercanas a los 10 mil a 20 árboles de Patagua, a productores locales. Si uno pudiera hacer una proyección a partir de esos datos, podríamos llegar a proponer en el futuro una especie de visión histórica de cuanta madera se extrajo durante el periodo colonial y los siglos siguientes. Este trabajo lo hemos seguido haciendo para el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX en lo que hemos llamado “contar durmientes”. Por ejemplo, en un kilómetro de línea de ferrocarril se ocupaban 1560 durmientes de roble pellín. Si consideramos que durante 1965 y 1935 el Estado chileno construyó mas de 5.500 Km. de línea de ferrocarril y si a eso le agregamos que la vida útil de cada durmiente, sin creosota, no superaba los tres años, lo cual significaba que había que renovarlo permanentemente, hemos llegado a calcular que para un período determinado (1895- 1935, en que ferrocarriles pasan a manos del Estado), se habrían usado unos 120 o 160 millones de durmientes de Roble pellín y en menor medida de Araucaria y Alerce. Lo segundo es revisar viejos materiales, imágenes, miradas desde otra perspectiva. Por ejemplo del Atlas de Claudio Gay, que corresponde a dibujos que habría hecho a principios del siglo XIX antes de 1840. Hay uno que corresponde a la vista de Santiago, donde lo que nos impresiona es el amplio espacio despejado que dominaba ya para principios del siglo XIX los alrededores de la ciudad.

Vista de Santiago desde el Cerro Huelén (Fuente: Gay, 1862)

40


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

Al revisar las Actas del Cabildo, nos damos cuenta que tan temprano como 1549, es decir, apenas 8 años después que Pedro de Valdivia fundara la ciudad de Santiago, empezó a haber la primera preocupación ciudadana respecto del corte de los montes5. Por lo tanto, para 1549 “se prohibe que en adelante ninguna persona de ninguna condición que sea - en una sociedad totalmente estamental esta es una norma extraordinariamente importante - ni caballero, ni gobernador, puede mandar a cortar en los términos de la ciudad de Santiago ningún árbol sin que deje y mande dejar horca y pendón”. Una especie de tocón y varilla que permitiera que el árbol volviera a su proceso de regeneración. Para 1549, meses después de la orden anterior, los trozos de los factos del Cabildo se extienden en que el tema de la ocupación intensiva de los recursos de leña y madera que rodeaban Santiago, se empiezan a convertir ya en un problema ”...que puesta en los términos de baldío de esta ciudad en la ribera del Maipo sea para los propios de la ciudad, con todos los demás montes que tiene baldío para que ninguna persona corte, ninguna madera de ella con tal avistamiento que cualquier vecino de esta ciudad pidiendo licencia a los señores del Cabildo pueda cortarlo”. La idea que subyace en gran parte de la documentación que hemos revisado, es que mientras los recursos naturales de flora y fauna fueron considerados bienes comunes - en la concepción moderna, recursos estatales de propiedad del Rey - tuvieron una protección que ponía al conjunto de la comunidad en aras de conservar esos recursos. Como lo veremos mas adelante, en la misma medida en que el desarrollo de las formas capitalistas de propiedad privada se fueron extendiendo y de la superación de la forma de propiedad feudal - que es la que trajeron los españoles al momento de llegar- se fue acelerando el proceso de degradación de los bosques. Esto lo traemos a colación a propósito de la afirmación de aquellos defensores del modelo neoliberal quienes señalan que no hay quien proteja mejor los recursos naturales que la propiedad privada. La recopilación y fundamentación histórica, pareciera que no les da la razón. En el período que estamos analizando, han sido las comunidades organizadas, los ciudadanos en el estilo colonial que lo era a través del Cabildo, los que le dan mayor protección a su disponibilidad, no solamente de leña y madera, sino que también extendido al agua y a los recursos de especies pelíferas. En imágenes antiguas de Santiago que hemos revisado, observamos que en el imaginario de quienes dibujaban había una especie de verdor que prácticamente llegaba hasta el mismo centro de la ciudad. Era la visión que se tenía desde fines del siglo XVIII y principios del XIX. Los árboles que llegaban hasta el borde del Río Mapocho no son un accidente, son el resultado de las normas dictadas por el propio cabildo para evitar que se 5 En la expresión hispana colonial, la palabra "bosque" no existe. La palabra es "monte" para

denotar todo verdor que sea dificultoso para el paso del caballo y "palo", para denotar todo árbol que pudiera ser utilizado como viga e propósitos constructivos, de molinos, etc. 41


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

cortara la vegetación que estaba inmediatamente aledaña a los cursos de agua. Es notable como desde un primer momento, los habitantes de la Ciudad, y no sólo de Santiago, sino también en Concepción y ya más tardíamente en Valparaíso, sintieran que el entorno natural era parte de la propia supervivencia del grupo humano. No quiero afirmar con esto, que existiera una especie de incipiente pensamiento conservacionista durante el período de la Colonia, pero si que hay una comunidad que esta operando respecto de sus recursos. Una imagen de esa época sobre la Laguna de Aculeo, nos vuelve a llamar la atención sobre lo mismo. Las riberas y la media montaña circundantes, se ven cubiertas de monte. Hay que hacer, eso sí, la salvedad de que estos dibujos fueron hechos en Europa una vez que Gay había regresado.

Vista de la Laguna de Aculeo (Fuente: Gay, 1862)

Para 1551 empezamos a encontrar, la necesidad de pedir permiso para disponer de madera para edificar las casas. En la medida en que se iba avanzando en el periodo colonial, se iba produciendo una mayor escasez en la madera y el Estado hispano se fue haciendo cada vez más estricto en el otorgamiento de licencias de madera. La reconstrucción de la memoria está dada por lo que los sujetos van haciendo en cada época. Esa posibilidad de interpretar las imágenes nos permite afirmar que el gran deterioro de la cobertura vegetal en la

42


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

zona central no es posible achacársela al periodo colonial6. Muy por el contrario, nos parece que es un fenómeno del período republicano y de todas maneras a la extensión de la propiedad privada y al desarrollo del capitalismo moderno en la sociedad chilena. Las imágenes muestran todo el proceso de transformación que se empieza a desarrollar en las formaciones boscosas a partir del siglo XVIII, los famosos siglos trigueros y del cebo, como se les llama.

Camino Santiago a Valparaíso (Fuente: Gay, 1862)

En la transformación del paisaje de Chile central hay dos elementos claves: la ganadería y el cultivo cerealero, la frontera agrícola de carácter europeo que se empieza a hacer presente en el país. Este proceso de transformación constante que hoy día esta siendo reemplazo por paltos y viñas, nos da cuenta de un fenómeno de presión y carga del espacio de la zona central que tiene un fundamento histórico, y que creemos tiene que servir para la discusión sobre lo que todavía no sale, ya sea ley corta o ley larga, en 6 Nota de los Editores: Según Otero (2006), durante la Colonia (en el sur del país) no hubo un proceso de destrucción y limpieza de terrenos para la agricultura. Por el contrario, las tierras agrícolas que los indígenas ya habían habilitado (en los bosques del sur de Chile), fueron abandonadas y recolonizadas por el bosque. A pesar de ello, Pedro de Valdivia, ya en la conquista había establecido algunas reglas en cuanto a la protección de los bosques de la zona central, regulando la tala y, sobre todo, protegiendo las fuentes de agua. Así entonces, los bosques (del sur de Chile) tuvieron un avance en términos de que nuevas áreas fueron repobladas, particularmente en las provincias al sur del río Toltén. Luego, la presión sobre los bosques se comenzaba a producir en la zona central, donde se había establecido la mayoría de los españoles. Durante la Colonia se comenzó a destruir el bosque que estaba más a mano, especialmente el bosque esclerófilo, compuesto por peumos, boldos y quillayes. Los boscajes de quebradas que rodeaban Santiago no habrían alcanzado a durar más de 40 años después de la fundación de la ciudad (Cunill, 1972). En: Otero, L. (2006). “La Huella del Fuego. Historia de los bosques nativos. Doblamiento y cambios en el paisaje del sur de Chile”. Ed. Pehuén.

43


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

la protección de la ley del bosque nativo. Nuestro análisis indica, que para 1557, ya es necesario que todos tengan licencia para cortar madera en el monte del Maipo, prácticamente en toda la cuenca del rió Maipo. En la historia de la zona central y de lo que hoy reconocemos como parte del espacio del bosque esclerófilo, la palma chilena es redundante. Hoy sabemos los lugares a los cuales están restringida pero podemos reconocer, que la presencia de lo florístico, lo verdoso, lo vegetacional en la concepción del imaginario del paisaje del Chile colonial es notable, en lo que las expresiones gráficas se refiere. Para 1580 se empieza a tomar otro tipo de medidas. El Cabildo decide contratar un guardamontes. Podemos ver que en ese momento, hay una especie de ruptura de lo que es la memoria histórica de este país. Ya en esa fecha se pensaba que no había otra manera de proteger los recursos que necesitaba la totalidad de la comunidad si no se ponían severas restricciones al derecho de libertad que había para acceder a los recursos naturales. Se decide crear la antecesora de la CONAF. Hubo una preocupación sostenida y permanente por los recursos, fundamentalmente de flora. No fue lo mismo con la fauna, que era considerada alimaña, enemiga. Así lo refleja la caza de cóndores y la caza de guanacos tan profusas en esa época. A partir de 1560-70 no se podría cortar árboles en las cercanías de la ciudad de Santiago sin que se pidiera permiso expreso por el número de árboles y para el tipo de objetivo que se pretendía. Para finalizar, en lo que denominaremos el segundo proceso de expansión y transformación de la vegetación en la zona central de Chile, la causa fue el laboreo minero, que fue una de las actividades que aceleró la destrucción. Si consideramos que para el funcionamiento del ingenio minero en un horno se requerían por lo menos 4 carretas diarias de leña, y ya que debían funcionar los 365 días del año en forma intermitente, podemos desde ahí cuantificar el impacto sobre la cobertura vegetal hacia fines del siglo XVIII y comienzos del XIX. En 1560 cuando ya era necesario aplicar la fuerza a quienes infringieran las normas, quien fuera sorprendido cortando árboles sin permiso debía llevársele a la plaza pública y semidesnudo recibir 50 azotes. Para 1580, la sanción se había subido a 200 azotes. En la medida que nos acercamos al siglo XVII, ya no hay madera y hay que hacer pregón. Y ante la ausencia de madera, el Estado debe intervenir mediante la creación de un estanco. Hacia 1618 se decía “que se pregone el estanco de la leña, porque se acaba la leña y la madera el mes que viene”.

44


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

Finalmente, para terminar esta exposición quisiera citar a Braudel, un notable historiador francés, con este párrafo: “Los paisajes, los espacios no son únicamente realidades presentes sino que son también y en gran medida supervivencia del pasado. La Tierra está como nuestra piel, condenada a conservar las huellas de antiguas heridas”. Muchas gracias".

45


La Genética de la Conservación tiene como base la genética de poblaciones. Su tema central es identificar el patrón de variación genética de una población, su diversidad. Estas son las que hacen perdurar el sistema. Como saben, una población es un conjunto de individuos fértiles que comparten un tiempo y un espacio determinado. Hay modelos para explicar esto. Los factores que determinan un patrón son diversos, algunos muy bien estudiados. Actualmente hay técnicas genéticas para caracterizar la diversidad, algunas muy baratas, pero hay que saber usarlas si no arrojan resultados inadecuados. En el caso del Bosque Esclerófilo de la zona central de Chile, conocemos las especies pero no sabemos cuáles son las poblaciones, ni donde están, ni si son más o menos heterozigotas, etc. Eso es clave porque como sabemos que poblaciones pequeñas tiene menor diversidad genética, que las lleva a endogamia, a disminuir su fitness, que es la fuerza evolutiva. Las poblaciones fragmentadas tienen problemas de flujo genético, elemento clave en conservación. Como podrán entender el tema genético es clave en la conservación. El primer paso es caracterizar bien el problema genético poblacional de conservación que tenemos. El segundo, es usar una técnica de caracterización genética adecuada al problema que intentamos resolver. Se requieren muchos estudios para hacer una buena conservación. Respecto al Bosque Esclerófilo algunas recomendaciones podrían ser las siguientes: fortalecer y conservar las poblaciones existentes, que tengan un tamaño mínimo de 100 individuos, sostener los flujos genéticos donde estos existen y si no los hay, no provocarlos, no plantar especies esclerófilas, y aumentar las poblaciones a partir del material que ya está. La conservación ex situ no es muy adecuada a la genética de la conservación porque quiebra los flujos y altera las frecuencias génicas poblacionales.

46


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

Polinización en flores de quillay

Preguntas Miguel Díaz: A la luz de lo que Ud. expuso, pudiera esbozar ¿Cual es el estado genético de este bosque en la zona central de Chile? R: Mi impresión es que en cuanto a la diversidad quizás no haya problemas. Lo importante es saber donde están sus poblaciones, cuan variadas son, y cómo se mantienen. Y si los mecanismos que mantienen esa diversidad genética se están dando o no. Nelson Vergara: Supe por la prensa de la existencia de un Centro para guardar material genético por largo tiempo, en la comuna de Vicuña. ¿Puede este tipo de iniciativas servir para guardar por largo tiempo especies que están amenazadas en el Bosque Esclerófilo? Y si así fuera, ¿Cual seria la recomendación práctica?, ¿que colectar?, ¿bajo que marco? R: Si, se puede. En ese caso habría que priorizar las poblaciones que claramente van a desaparecer en el corto plazo. Pero, hay varios problemas técnicos que abordar porque se requieren porcentajes mínimos de variabilidad genética y una serie de protocolos. Es posible. Pero lamentablemente no sabemos donde están las poblaciones y si no sabemos eso, malamente 47


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

sabremos sobre el resto de los procesos biológicos, como la conservación de la semilla. Hasta donde tengo entendido ellos aceptan envíos de agentes privados. Pero nadie asegura de que esto va conservar el bosque. El sistema está modelado para conservar especies agrícolas anuales. Es sólo conservación de germoplasma.

48


"Muchísimas gracias a los Fundadores por su generosa invitación a participar en esta reunión. Estoy muy contento que me hayan invitado y de estar nuevamente en mi alma mater. Es un gusto poder hablarles sobre el bosque esclerófilo, al que he dedicado muchos años de mi vida y por el cual siento un cariño muy especial. Desde este cariño quiero hacerles una invitación a la acción para la conservación. Creo que el bosque esclerófilo requiere de atención urgente y tenemos que trabajar en conjunto por conservar lo que aún queda. Ojalá de aquí salieran acuerdos para la acción. ¿Por qué conservarlo? El bosque esclerófilo chileno tiene una distribución geográfica reducida, coincidente con la extensión del clima mediterráneo (en su acepción estricta) y, por lo tanto, su eliminación es relativamente fácil. Pero el bosque esclerófilo chileno no sólo es pequeño en extensión, sino además goza de aislamiento biogeográfico, lo que da un carácter único a su flora y fauna. Por último, si bien el bosque esclerófilo tiene similitudes fisonómicas con los ecosistemas mediterráneos en otras cuatro áreas del planeta, no es una réplica equivalente. La singularidad y fragilidad del bosque esclerófilo de Chile hacen que su conservación sea imperativa y, de acuerdo al Convenio de Biodiversidad ratificado por nuestro país, una responsabilidad de los chilenos ante la comunidad internacional. La conservación de este bosque se hace especialmente difícil por cuanto está localizado en la parte más poblada del país, donde hay que eliminar la mayor cantidad de amenazas a la biota nativa y donde la ocupación humana ha sido más prolongada. La historia de usos ha sido persistente y variada, y hoy registramos un paisaje constituido por mosaicos con degradaciones de diversos estilos y grados. Desafortunadamente, todo esto lleva a que su conservación y recuperación tengan altos costos de oportunidad. Probablemente las diferencias meso-climáticas entre laderas y altitudes, y de profundidades y estabilidades de suelos, hicieron que el bosque

49


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

esclerófilo fuera siempre un mosaico de tipos vegetacionales y no un bosque homogéneo de dosel continuo. Es posible que siempre hayan existido diferencias entre zonas arboladas y otras cubiertas por arbustos varios y espacios más o menos abiertos. Ahora, con la intervención antrópica el gradiente se ha enriquecido y ha pasado a ser una matriz al menos bidimensional, al agregarse nuevas teselas vinculadas a la intervención antrópica y a las trayectorias sucesionales que éstas despiertan. Hoy tenemos agricultura, ganadería, corta de leña y todas sus combinaciones, generando un nuevo mosaico que incluye desde teselas muy degradadas, pasando por distintas fases sucesionales, hasta otras cuasi-prístinas. De modo que no se trata de conservar un paño con bosque esclerófilo sino que un mosaico con teselas de variada fisonomía, dinámica y composición. Afortunadamente ya se sabe mucho acerca de cómo se produjo la degradación y cómo podría restaurarse el bosque esclerófilo, si es que eso fuese una opción social y económicamente viable y atractiva. Desde una perspectiva de conservación, lo primero que tenemos que hacer es determinar las amenazas sobre el bosque esclerófilo y luego determinar formas realistas de eliminarlas. La primera amenaza ha sido el desmonte para la agricultura, inicialmente de secano y ahora también para frutales. La corta de leña y el ramoneo caprino han sido tradicionalmente otra gran amenaza. Otra no menor son las especies introducidas. El impacto de conejos y liebres, por ejemplo, puede no solamente reducir la cobertura de las especies, sino además alterar su distribución espacial y composición. Los incendios en el bosque esclerófilo son otra amenaza importante a su conservación. Aquí los incendios no son espontáneos y se relacionan siempre con la acción humana, ya sea voluntaria o inconsciente. Finalmente, la explotación de productos no maderables y los desmontes para infraestructuras son otras causas de pérdida de bosque esclerófilo. Estas amenazas no se excluyen unas con otras. No es que un sitio esté amenazado sólo por una de ellas. Frecuentemente, un mismo sitio puede tener varias amenazas simultáneamente, como pastoreo y corte de leña o incendios periódicos y presencia de conejos y liebres. Además, en un mismo sitio las amenazas pueden ser sucesivas y diferir en intensidad en el espacio y en el tiempo. Un sitio puede haber sido inicialmente despejado de bosque esclerófilo para hacer agricultura, luego usado para pastoreo y ser invadido por especies varias. Con el tiempo, las amenazas pueden disminuir o aumentar. Hay casos, como los que medimos con Sandra Miethke, en que algunas amenazas al bosque esclerófilo disminuyen y que localmente su cobertura aumenta. En todo caso, si queremos conservar, tenemos que dar cuenta de todas las amenazas. De otro modo, sólo se produce una “distorsión” en la composición del bosque esclerófilo, pero no su conservación.

50


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

A veces, me da la impresión que se tratara la conservación del bosque esclerófilo como si hubiera una sola amenaza y que si ésta se eliminase los problemas de conservación se acabarían. Por ejemplo, en la actualidad parece haber mucha preocupación por la conversión de partes del bosque esclerófilo en cultivo de paltas y otros frutales. Se opera como si se creyera que eliminando estos cultivos por decreto, las amenazas sobre el bosque esclerófilo desaparecerían. Otras veces la preocupación ha sido falta de conciencia pública y se ha intentado educar a la población. Por último, en otras ocasiones el énfasis ha estado en los incendios. Como si se creyese que esa es la solución. Pero, insisto, a no ser que se eliminen todas las amenazas, el bosque esclerófilo continuará degradándose, desapareciendo.

Expansión de viñedos en fondos de valle, Casablanca, V Región

Pero no solamente deben eliminarse las amenazas directas, sino también sus causas subyacentes. Lo que causa la amenaza. No sacamos nada con eliminar la causa puntual de una amenaza, si lo que produce la amenaza sigue igual. En general, estas causas subyacentes se relacionan con políticas de incentivos y desincentivos y con la valoración que tiene la población del bosque esclerófilo. Pero hay causas subyacentes aún más profundas que tienen que ver con lo que somos como especie. Habiendo dicho esto, quiero agregar de inmediato, que tenemos que ser prácticos y no podemos pensar que vamos a cambiar a la especie humana o vamos a cambiar el estilo de desarrollo del país para poder conservar

51


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

el bosque esclerófilo. Debemos actuar ahora con los instrumentos que el sistema vigente nos permite usar. Me parece que tenemos que ser prácticos y ver qué es lo que realmente podemos hacer de manera de conservar lo que queremos, porque si esperamos a primero cambiar el esquema macroeconómico, la valoración general de la naturaleza o que se sepa todo acerca del bosque esclerófilo, corremos el serio riesgo que se degrade todo y no logremos conservar nada. Como pueden imaginar de lo antes dicho, creo que la conservación no es de una vez y para siempre, sino que debe ser vista como una sucesión de desafíos que tenemos que enfrentar. Las amenazas cambian, se intensifican o debilitan, se reducen o enriquecen con el devenir del desarrollo socio-económico. Nuestro desafío generacional es enfrentar la conservación del bosque esclerófilo tal cual se presenta ahora. La próxima generación tendrá que ver como maneja los desafíos pendientes y los nuevos que aparezcan. Me gustaría proponerles que es más fácil y práctico eliminar todas las amenazas y sus causas subyacentes en un área delimitada que intentar preservar todo el bosque esclerófilo. Tampoco me parece realista en un país con tantas necesidades, tan poca conciencia ambiental y tan poca fiscalización, intentar proteger las especies y sus variedades una por una. No habría recursos y correríamos el riesgo de perderlo todo. Por eso propongo que en vez de intentar que nadie toque nada en ninguna parte, nos enfoquemos en buscar y proteger áreas estratégicas. Esto permitiría focalizar los esfuerzos y mejorar el uso de recursos, generalmente escasos. Hacerlo, requiere elaborar y consensuar entre actores públicos y privados una estrategia realista para la conservación de una muestra representativa del bosque esclerófilo. Pienso que el primer paso sería consensuar con todos los actores relevantes una estrategia y un plan de acción, inicialmente con un horizonte de 5-10 años, a ser reevaluado periódicamente y ajustado a las nuevas necesidades. La estrategia debe ser realista y aceptar que conservar es mucho más que prohibir. Deben generarse conjuntos de medidas y políticas, no solamente decretos y prohibiciones que en suma nadie fiscaliza. La estrategia debe contemplar además que la conservación es un acto de voluntad política y una decisión de uso del suelo que compite con otros usos socialmente legítimos, y que conservar requiere de esfuerzos continuos para reducir las amenazas. Me parece que como conservacionistas tenemos que estar muy conscientes que es la sociedad la que decide qué y dónde conservar. Los técnicos aportamos algunas evidencias que pueden ser importantes, pero en última instancia son las decisiones políticas de la gente las que importan. 52


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

Me parece muy importante que la estrategia considere que conservar tiene costos de mantención, así como costos y beneficios de los distintos usos. Es decir, no se trata de solamente decidir que un área se preserva, sino hay que considerar los costos recurrentes que ello tiene, y hay que ver qué usos y servicios pueden capitalizarse para hacer la conservación más deseable por la sociedad. Una buena estrategia debe aceptar que el bosque esclerófilo es un sistema en mosaicos que cambia y que hemos diversificado a través de agregar estados de degradación. Los mosaicos están constituidos por teselas y hay que decidir cuales son los arreglos espaciales (“figuras”) de teselas más apropiados. Probablemente el mosaico considerará teselas de preservación, otras de usos directos e indirectos que sirvan de conectores y, quizás, algunas de restauración. Hay que pensar en modelos meta-poblacionales, con distintas “figuras” a distintas escalas. No se puede conservar todo y deben hacerse balances de costos y beneficios de distintas decisiones. Parte de la estrategia debe ser analizar cuáles son las políticas que subyacen a la degradación del bosque esclerófilo. Hay que revisar leyes, reglamentos y costumbres, buscando incentivos y desincentivos, directos e indirectos que existen y que están amenazando la sostenibilidad del bosque esclerófilo y hay que proponer alternativas que sean ganadoras.

Microbasural en las proximidades del Río Maipo, RM.

53


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

Las alternativas no pueden ser utópicas, tienen que ser compatibles con lo que la población esta dispuesta a votar. La percepción del bosque esclerófilo por parte de la población local, chilena y global es crucial para la conservación. La percepción está vinculada a su valoración y la falta de valoración es una de las razones subyacentes para su pérdida y degradación. Hay varios tipos de valores que pueden vincularse a distintos tipos de conservación en distintas áreas. Aquí me interesa resaltar lo que se llama el valor de existencia del bosque esclerófilo. Es algo que toca el corazón de la gente y es lo que los habitantes del planeta están dispuestos a dar para que existan buenas áreas de bosque esclerófilo en Chile central. Hay gente en países más ricos que el nuestro interesada en donar recursos para que se mantengan ciertos ecosistemas. De hecho pareciera que tanto más alto el producto geográfico per capita, de un país, tanto más dinero invierten los gobiernos y sus ciudadanos en conservación, no sólo en su país sino donde los recursos sean necesarios. Me parece que la obtención de recursos específicos para proteger áreas bien delimitadas y caracterizadas es una avenida aún poco usada y que permitiría conservar valiosos paños de bosque esclerófilo. No es razonable pensar que el Estado puede hacerse cargo de mantener protegidas todas las áreas de bosque esclerófilo necesarias para tener una muestra representativa. Creo que existen algunas tareas urgentes que tenemos que hacer: a) Investigar las opciones de usos directos e indirectos (servicios ambientales) del bosque esclerófilo; b) Mejorar la percepción que tenemos del bosque esclerófilo; c) Escoger y proteger sitios específicos. d) Determinar cuáles sitios podrían ser de preservación, cuáles de uso sostenible, cuáles áreas de restauración, escoger “figuras” en el paisaje y priorizar. Además, hay que monitorear el bosque esclerófilo, las amenazas sobre éste y cómo se reducen o aumentan con el tiempo. Sugiero monitorear amenazas y no biodiversidad, porque es más fácil y barato monitorear amenazas y su reducción. Hay que monitorear también las causas subyacentes y los avances que se han hecho. Hay que evaluar periódicamente los avances, digamos cada 3 a 5 años. ¿Quiénes van a hacer todo esto? Hay espacio para todas las personas, las empresas, las universidades, los centros de investigación, las ONG. Lo que hay que hacer es ganar acuerdos para acordar tareas y plazos. Esto no es tarea de una persona, una ONG o una universidad. Ni siquiera de una generación, sino de la Sociedad. El plan de acción debiera ser claro en especificar quiénes tienen qué responsabilidades y en qué plazo de cumplimiento. Los indicadores de éxito debieran escogerse al momento de redactar el Plan.

54


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

A lo mejor en esta reunión podríamos acordar que necesitamos armar un Comité de Gestión conformado por los distintos sectores. Me llama la atención, sin embargo, que haya poco sector privado representado aquí. Porque de articular algo, todos debemos estar de acuerdo y las contribuciones que pueden hacer los distintos sectores al Plan son igualmente importantes. Creo que en el caso del bosque esclerófilo no puede cometerse el error de excluir sectores o tipos de actividades, como desgraciadamente se hizo con la Estrategia Nacional de Biodiversidad. A lo mejor, como resultado de esta reunión podríamos acordar algunos procesos y metas generales. Creo que sería fatal terminar una reunión más, sin acordar algo específico que lleve a decisiones para conservación del bosque esclerófilo. Muchas gracias".

Preguntas Rosana Bórquez: Un comentario en relación al PGB y la Conservación. Si bien es cierto desde una perspectiva local puede ser efectivo lo de la Curva de Kutznets, puede ser cuestionable desde una perspectiva global. Ello puesto que muchos países ricos que conservan sus territorios, van a explotar e invertir en países pobres donde generan pobreza, marginalidad y destrucción ambiental. Si esa afirmación la llevamos a nivel nacional, a lo mejor podremos ver recuperación del bosque esclerófilo en algunos sectores cerca de Santiago con parcelas de agrado que básicamente están relacionadas con ciertos segmentos sociales que tienen recursos, pero esos segmentos sociales muchas veces viven y esos recursos vienen de la minería del norte, donde están generando problemas o de la sobreexplotación y sustitución de bosques en el sur. Entonces decirlo así tan directamente, no es correcto, creo que amerita que un planteamiento así pase por un filtro adicional. R: Me ha tocado trabajar en muchos lugares y un tema recurrente es que los países pobres pueden poner pocas limitaciones a los usos, lo que se presta para que venga gente de otros lados y los sobre-exploten. No tienen opciones, deben aceptar lo que llega. Pienso que somos nosotros, los custodios de la biodiversidad, los que tenemos que colocarle coto a los límites y condiciones al uso. No podemos esperar, salvo excepciones, que los otros se auto-impongan límites que nosotros no somos capaces de darnos. Y la evidencia sugiere que mientras más ricos sean los países, más importa la conservación de la biodiversidad y más límites están dispuestos a ponerle al uso destructivo. Además, los ciudadanos de países ricos están dispuestos a dar tiempo y recursos para la conservación en países en desarrollo. Los ciudadanos de países con bajos ingresos por lo general no pueden hacerlo. 55


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

Miguel Díaz: Ud. ha destacado el ámbito de la política pública en su presentación ¿Qué aspecto le parece más estratégico en cuanto a modificación de las políticas públicas para la conservación del Bosque Esclerófilo de la zona central? R: Hay que hacer un análisis integral de las políticas públicas para evitar sesgos. Uno puede pensar, que el problema son los frutales o la energía (leña). Me parece que hay que hacer un análisis general de políticas, mirar todos los sectores y determinar sus impactos directos e indirectos. Luego habría que ver cuales políticas, reglamentos, usos y costumbres son factibles de cambiar (algunas no lo son), y cual sería el posible impacto que tendrían esos cambios. Mary Kalin Arroyo (comentario): La percepción es algo muy importante. Es un punto absolutamente fundamental. En los últimos 20 años hemos inundado la discusión de conservación con el término Bosque (una cosa grande y que se ve). En realidad para conservar el bosque esclerófilo se requiere una percepción totalmente diferente, y es que no es el bosque el que hay que conservar sino las especies. Claro, indudablemente cuando conservamos el bosque, conservamos las especies. Pero cuando ese concepto lo trasladamos a Chile central, hay que necesariamente remitirse a la conservación de especies. ¿Por qué? Porque si vamos a ver qué especies arbóreas están conservadas en ASP, están casi todas, salvo Prosopis y Salix. En cambio, la situación de las plantas herbáceas es muy distinta. Así es que debemos cambiar la visión de cómo conservar en Chile central y no hay que pensar solamente en bosques. Hay que pensar en organismos. Esto va a cambiar totalmente la forma en que hay que conservar. Pienso que la forma de conservar en bloques en Chile central no va a funcionar. Asimismo, tenemos la necesidad de hacer más estudios. No tenemos la noción de donde están los centros de endemismos en Chile. Y tampoco vamos a tenerlo porque no tenemos los datos científicos. Estoy de acuerdo con Eduardo Fuentes en que tenemos que actuar, pero tampoco hay que descuidar los estudios porque no sabemos a donde ir entonces. Pienso que la conservación del bosque esclerófilo necesita una práctica mixta, desde pequeñas acciones a nivel del individuo, hasta acciones más grande a nivel del gobierno, y la conservación de especies.

56


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

Christian Jofré: ¿Cuál es su percepción respecto de los criterios que se ocupan para conservación? Por ejemplo el filogenético. ¿Y por otro lado ha apreciado Ud. que estado tiene realmente la educación para la conservación? R: Cada país se da las prioridades que quiere. Unos pueden operar con un criterio, otros con otro, y no esperaría en el caso de Chile conocer las filogenias para empezar a actuar. Es bueno saber esas cosas, pero empecemos el proceso, hagámoslo adaptativamente, no esperando hasta saberlo todo. La conservación, con participación del sector privado hay que empezarla luego.

57


The Nature Conservancy (TNC) es una organización dedicada a la conservación de la naturaleza, sin fines de lucro, basada en EEUU cuya misión es proteger las plantas y animales y comunidades naturales que representan la diversidad de vida en la tierra, a través de la protección de las tierras y aguas que necesitan para sobrevivir. La planificación sistemática para la conservación es una metodología de diseño de redes representativas de conservación de la naturaleza que va más allá del “criterio experto”, y que utiliza criterios científicos a través de un modelo explícito, repetible y a la vez flexible (Pressey, 1999). Consiste en aplicar algoritmos de optimización, a través de diversos programas, para seleccionar un conjunto de unidades que cumplen metas de conservación al mismo tiempo que minimizan los costos de conservación (amenazas). Su aplicación requiere de la compilación de información sobre la ubicación espacial de los elementos de conservación y de las actividades humanas que los afectan. El resultado es llamado “portafolio de sitios”. En Chile esta metodología está comenzando a ser utilizada para diseñar redes de áreas protegidas que complementen las áreas existentes. La Ecorregión del Matorral Chileno ha sido señalada como un centro prioritario de conservación a escala mundial y forma parte de uno de los hotspots de biodiversidad mundial junto a la Ecorregión de los Bosques Templados Valdivianos en Chile. Su relevancia se relaciona con la elevada presencia de familias y géneros endémicos de flora, reptiles y anfibios y la presencia de una gran diversidad vegetacional. Su crítico estado de conservación, se debe a que presenta las más altas tasas de reemplazo de la vegetación nativa en Chile y que concentra la mayor densidad poblacional del país. En el ejercicio de planificación sistemática que TNC realizó para la conservación de la Ecorregión del Matorral Chileno se recopiló mucha información que permitió revisar los límites de esta ecorregión, así como estimar el grado de sustitución por usos antrópicos. Asimismo se compiló abundante información sobre la distribución de elementos de biodiversidad, 58


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

propiedad de la tierra y grado de amenaza. Para 41 ecosistemas (pisos vegetacionales), 60 especies de flora y 136 vertebrados con distribución conocida, también se determinó el grado de representación en el SNASPE. Para esos mismos elementos de biodiversidad se definieron metas de conservación explícitas. En base a esas metas se definió un conjunto de sitios que cumplen los objetivos de conservación establecidos y tienen el mínimo grado de amenaza general posible.

Portafolio de sitios en la Ecoregión del Matorral Chileno (Fuente: TNC, 2005)

59


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

60


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

Carlos Magni: Podemos priorizar los sitios, podemos discutir la metodología, sabemos más menos las amenazas, pero el problema es que hay un porcentaje mínimo que pertenece al Estado donde podríamos ejercer una acción interesante. El resto está en manos privadas, ¿Cuál es el incentivo que damos para evitar la persistencia de amenazas? ¿Cual es la opción real para hacer participar a los agentes privados? Porque en el fondo hay que ponerse de acuerdo, no se trata de buenos y malos. R: Alrededor de mayo de 2007 realizaremos un segundo taller para discutir sobre estrategia de sitios. Esperamos integrar a agentes privados en ese taller. Esa actividad estará coordinada por TNC, en conjunto con CONAMA y otros actores. Pero hay distintos tipos de propietarios. Hay que hacer entonces una tipología de propietarios (1 hectárea, 20 hectáreas, pero también grandes y empresas). Lo importante es acercarse a conversar sobre un punto que es común. Hernán Verscheure: ¿En qué medida la metodología incorpora a la gente que vive en las áreas, en la definición de los sitios? R: En esta etapa no se hizo, no estaba la información. Queda para una segunda etapa del proyecto. Podría estar y es relevante para la priorización. El método debe irse mejorando continuamente. Pero el tema de fondo es que en la ecorregión mediterránea no hay muchas opciones donde ir cambiando sitios para la conservación. La segunda opción es pensar es la restauración de espacios. Guillermo Mann: En relación al costo de conservación tradicionalmente en Chile se ha buscado el mas bajo costo, lo cual significa que la mayor superficie protegida está en áreas marginales, y aquí estamos hablando de la zona central. Aquí el costo pareciera ser bastante diferente del que pasa en Aysén. El modelo TNC se refiere a costos (no económicos, sino de amenazas, y el sitio capturado es aquel que presenta mayores amenazas).¿Uds., al hacer una priorización areal cómo computan la heterogeneidad de la distribución del conocimiento sobre el territorio, porque curiosamente los animales y plantas existen ahí donde van los científicos? Seria interesante ver cual es la valoración de los lugares con menor información y como se compensa esto. R: Efectivamente existen vacíos de información, especialmente en lo referente a distribución de especies. La solución a eso podría estar en una modelación de la ocurrencia de las especies a través de la modelación de sus hábitat específicos actuales.

61


1. Características del tipo forestal esclerófilo "Existe escasa información respecto a las formaciones de bosque esclerófilo. Iniciaré mi presentación con una reflexión que ya fue esbozada por Mary Kalin. El Catastro de Bosque Nativo, señala que hay 13,4 millones de hectáreas de bosque nativo, de las cuales, 345 mil hectáreas corresponden a bosque esclerófilo, es decir, un 2,6% de la superficie total de bosque, que se encuentran distribuidas en Chile según subtipos forestales como se señala en el Cuadro 1. Cuadro 1. Superficie de bosque esclerófilo por subtipo forestal a nivel nacional y en la Región Metropolitana Tipo Forestal Esclerófilo

Superficie Nacional (hectáreas)

Subtipo Tamarugo

7.300

0

0

0

69

69

3.110

172

311.072

86.611

23.538

6

345.089

86.858

Subtipo Belloto o Lingue Subtipo Frangel Subtipo Espino Subtipo Peumo-Quillay y Litre Subtipo Esclerófilo Total

Fuente: CONAF - CONAMA (1999)

62

Superficie Región Metropolitana (hectáreas)


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

Si nos focalizamos solamente en la Región Metropolitana (RM), según datos del catastro de bosque nativo, se contaría con 86.858 hectáreas del tipo forestal esclerófilo. Sin embargo, aquí hay cifras que no concuerdan con la realidad. Por ejemplo, el catastro señala que hay 172 hectáreas del subtipo forestal espino y cualquier persona que haya recorrido esta región dirá “hay mas de 172 hectáreas”. Al parecer, aquí encontramos varios problemas. El primero, es que la definición de bosque no resulta apropiada para este tipo forestal, por lo que coincido con el comentario hecho anteriormente por Mary Kalin. Estamos utilizando una definición para todos los bosques de Chile, desde el extremo austral hasta la condición más seca. En la zona mediterránea, dicha definición, no se ajusta a la realidad y presenta problemas para su interpretación. Por otra parte, las cifras del catastro para la RM indica que hay una superficie de matorrales que superan las 500.000 hectáreas. Esto nos lleva a reflexionar, que ahí se encuentra buena parte de las formaciones de espino y formaciones esclerófilas que no aparecen identificadas como bosque en el catastro. Luego, tenemos un problema de definición de bosque, la duda que surge es ¿hay mas bosque nativo que las 86 mil hectáreas reportadas?, ¿Qué problema plantea que esté disgregado en estas dos categorías (bosque y matorral)?. De estas preguntas surge un segundo problema, puesto que contamos con información parcial e inapropiada para realizar una jerarquización y un manejo adecuado de esas formaciones vegetales respecto a su distribución, estado y calidad. 2. Contexto sociocultural de los Bosques Esclerófilos El bosque esclerófilo, presenta un contexto sociocultural complejo y lo simplificaré cometiendo varias omisiones. Demográficamente, lo que podemos encontrar en este tipo de bosque, en su situación más usual (el Chile profundo), es una población claramente adulta, con un nivel educacional básico y en algunos casos analfabetismo. Además, se caracteriza por condiciones de vida precarias, donde el capital de trabajo es escaso o nulo. Junto a lo anterior, se añade una reducida capacidad de emprendimiento y asociatividad. Finalmente, esto remata en que normalmente el tamaño de la propiedad es insuficiente para el desarrollo de actividades silvícolas sustentables. Es decir, la superficie de muchos de estos predios rústicos bajo el esquema actual de uso, no garantiza un sustento económico apropiado, ni el cuidado del recurso que permita mantener la productividad en el tiempo y no hay garantía de un mejoramiento en la calidad de vida. Esta situación se repite en muchas zonas de Chile central. Todo lo descrito anteriormente hay que vincularlo íntimamente con la ganadería, en muchos casos de subsistencia, que ha llevado en muchas zonas a niveles de degradación tales que hoy sólo se encuentran algunos ejemplares arbóreos aislados o en su caso mas extremo, ya no quedan árboles. 63


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

3. Usos y sustentabilidad de los bosques esclerófilos En este complejo contexto, donde los bosques se deben entender como entes dinámicos, que están íntimamente vinculados a la gente que vive en esos sectores, haré un breve análisis del uso y de la sustentabilidad de las formaciones esclerófilas. Para simplificar la exposición, presentaré sólo dos formaciones clásicas de Chile central; a) formaciones de espinales y b) formaciones mixtas donde se puede encontrar boldo, quillay y peumo entre otras especies. 3.1. Formaciones de espinales Las formaciones de espino, están principalmente vinculadas a usos ganaderos, y en función de la presión que ejerza el ganado va a haber la posibilidad de que recolonicen especies del bosque esclerófilo o que esto se mantenga como una formación principalmente pura de espino. En casos extremos de presión ganadera, también puede desaparecer el espino. Respecto al uso, lo normal es que este tipo de bosque se coseche en pequeñas superficies, principalmente para la producción de carbón. Luego, el uso maderero del recurso, se entiende como un ingreso complementario a la renta que obtienen estos propietarios. Un paisaje muy clásico es el que se puede observar en la zona de la comuna de San Pedro.

Bosque de espino en la comuna de San Pedro, Provincia de Melipilla

64


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

En un bosque de espino, similar al de la fotografía, se evaluó el comportamiento que tienen normalmente los pequeños propietarios. Para ello se comparó el tipo de uso que había normalmente y la normativa vigente que regula las intervenciones. Cuadro 2. Caracterización de un bosque de espino, bajo dos esquemas de intervención, para producción de carbón.

% de cosecha respecto al bosque inicial

Esquema de intervención

Biomasa (kg/ha)

Peso Ingreso carbón ($/ha) (kg/ha)

Área basal Número Biomasa Volumen (AB) de árboles

Extracción según criterio propietario

32

11

37

27

6.528

1.632

163.220

Extracción máxima según ley (35% AB)

35

26

37

33

6.339

1.584

158.490

Al analizar las cifras del Cuadro 2, podría pensarse que el comportamiento del pequeño propietario fuese conservacionista. Cosecha un 32% del área basal y la ley le autoriza a cortar hasta un 35%. La diferencia está en que él extrae una menor cantidad de árboles, pero éstos son de mayor tamaño en comparación a lo que exigiría la ley, (que indica que se debe sacar una mayor cantidad de árboles de menor tamaño), a objeto de mantener una curva de distribución diamétrica apropiada para este tipo de bosque, es decir, manteniendo una estructura irregular. Al hacer el análisis económico de lo que significa esta intervención, se observa que el pequeño propietario está obteniendo una renta por hectárea, exclusivamente producto de la corta del bosque y producción de carbón, de aproximadamente $163.000. Si es que el pequeño propietario optara por realizar la cosecha bajo las condiciones que establece la ley, su nivel de renta sería menor. A esto, hay que añadir que la superficie que usualmente cosechada, en un año, es de 1 o 2 hectáreas, o quizás una menor. Si se considera el tiempo que dedica el propietario a esta actividad, en relación con los ingresos que genera, encontramos que el ingreso que recibe es inferior al del sueldo mínimo. Esto, se debe a que el propietario, para obtener un ingreso de $163.000/hectárea, debe trabajar en términos efectivos, aproximadamente 2 meses y medio. Si uno divide esa cantidad por 2 meses y medio, la verdad es que su ingreso mensual es del orden de $60.000. Un economista diría que hay un error de mercado, porque existe el valor alternativo que es el del sueldo mínimo. Es decir, él podría ir a trabajar a cualquier otra actividad y obtener por lo menos el ingreso mínimo. El problema es que esta actividad de producir carbón, se realiza 65


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

principalmente en invierno, cuando no hay empleo alternativo, por lo tanto, su opción de trabajo es no trabajar y no generar ingresos. Luego, para este propietario, en realidad su alternativa es sólo una, intentar generar renta en un período de tiempo donde no hay trabajo. Esta situación es algo común en el ámbito del uso tradicional del bosque esclerófilo. Junto con lo anterior, este sistema productivo se caracteriza por su informalidad, ya sea respecto a la corta del bosque (cortas ilegales), como al mercado. Escudriñar sobre cómo funcionan las cadenas de comercialización es muy complejo. No es usual el uso de facturas o guías de despacho. En este escenario, los productos y el dinero pasan sin que quede un registro de ello y permita, por ejemplo, dimensionar el mercado. Una de las grandes preocupaciones, son las actividades no sustentables. Tal como indicaba el profesor Ramírez en la mañana, a veces los comportamientos atávicos (tendencia a imitar o a mantener formas de vida, costumbres, etc., arcaicas), son muy difíciles de eliminar. Por ejemplo, una de las prácticas comunes para la producción de carbón en el secano interior de la zona central, es descepar el árbol. Es decir, no sólo se corta el árbol, sino que además se extrae la raíz. Cualquiera diría, que la cantidad de trabajo que implica sacar un sistema radicular es extenuante. Sin embargo, lo hacen con una gran facilidad. El motivo de esta práctica, es que el sistema radicular tiene madera muy densa, por lo que en la fabricación de carbón vegetal, rinde muchos kilos, por lo tanto, le rinde en ingresos.

Cosecha de espino producto de la habilitación para el cultivo del Palto

66


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

3.2 Formaciones mixtas Nuevamente recalco que estoy simplificando el análisis, puesto que el objeto es introducir elementos para la discusión en este Coloquio. En el caso de las formaciones mixtas, los usos se concentran, en la actualidad, en dos especies: quillay y boldo. Su uso principalmente se orienta al aprovechamiento de sustancias extraíbles; saponina y boldina respectivamente. En algunos casos, si la superficie de bosque que disponen es pequeña, se remiten a producir lo que se denomina el carbón blanco, que es de calidad inferior al carbón de espino. El manejo, si le pudiéramos llamar así, se basa en la capacidad de rebrote que presentan estas especies. Un análisis económico ha sido realizado sobre una superficie de 90 hectáreas donde se ha cosechado boldo regularmente en el tiempo, o sea, pensando en una unidad productiva sustentable. La renta anual estimada, que podría obtener ese propietario, es de $251.000 al año. Se podría obtener una primera gran conclusión. En base al uso tradicional que se hace hoy de estos bosques, la gente no se hace rica. En muchos casos, se podría plantear que hasta mantiene o hace más profunda su pobreza. La gran riqueza de estas formaciones no puede ser, ni va a estar dada, por los usos tradicionales. En este análisis no he incorporado un ingreso que resulta significativo para los propietarios, que es el ingreso basado en el uso ganadero. Sin este uso, no se explica como esta gente puede vivir, dado que buena parte de sus ingresos esta en la ganadería y ahí es donde se genera un gran problema. Uno de los motivos de la degradación del bosque esclerófilo, que durante el Coloquio se ha planteado, es el ramoneo o una ganadería sin control. Va a ser bastante difícil limitarla, si en ella está buena parte del sustento de esta población. A modo de consideraciones respecto al bosque esclerófilo, se puede señalar: i) la renta directa que se obtiene del bosque, es muy baja, ii) los usos de los bosques sólo son complementos a los usos principales como la ganadería. En muchos casos, la gente (como ha ido cambiando el modelo de desarrollo) en la actualidad, durante los veranos, sale a trabajar a la cosecha de fruta o en la agroindustria. De esta forma hay una transferencia de recursos, para sustentar esta economía, a lo largo del año. Producto de los ingresos que se obtienen en verano; iii) la actividad se realiza en un marco de informalidad y falta de información, iv) no hay preocupación por la regeneración del bosque, v) los servicios ambientales que presta el bosque no están valorizados, vi) los productos que se obtienen son de escasa elaboración y se comercializan de esa forma, llámese; carbón, leña, tierra de hoja, frutos, etc., sin sufrir un proceso de elaboración posterior, y vii) casi cualquier proyecto alternativo supera en rentabilidad al uso tradicional.

67


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

Frente al escenario descrito, la verdad es que es bastante difícil competir, y entonces se generan las distintas opciones de cambio de uso del suelo frente al uso tradicional del bosque esclerófilo. Una secuencia clásica de cambio de uso del suelo, desde bosque esclerófilo a una plantación con especies exóticas es la siguiente; una formación de espino, en la medida que la presión de uso la degrada - ya sea por aprovechamiento para leña, carbón o ganadería - disminuye la cobertura arbórea, hasta el punto en que según la ley es admisible de ser forestada. Esto se debe a que la ley forestal señala bajo ciertos niveles de cobertura se puede forestar, recibiendo un subsidio por ello. Frente a esto, el propietario se acoge al subsidio para forestar y planta o como ocurre en muchos casos, vende su predio y es forestado por privados o empresas forestales. Esta secuencia vendría a ser el proceso clásico que se ha presentando en una gran cantidad de hectáreas del secano interior (VII y VIII regiones). A nivel de pequeños propietarios este modelo también se replica en algunos casos. Ven más interesante el establecer una pequeña plantación que en la utilización del bosque esclerófilo.

Eliminación de bosque esclerófilo por actividad minera (Mina Lo Aguirre, Pudahuel)

68


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

Otro agente importante en la zona central, es el desarrollo de la actividad minera. Y aquí surge un cuestionamiento al proceso de compensación de Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). Frente a estos desarrollos ya sea industriales, mineros u otros, que eliminan bosque esclerófilo deben efectuar un plan de compensación. Efectivamente mucho de estos proyectos desarrollan procesos de compensación, donde la superficie de bosque eliminada es restituida en algún lugar de la comuna o provincia. El problema detectado es que buena parte de las compensaciones, después de terminado el período de cumplimiento, son abandonadas y si uno regresa 5 ó 6 años después, no es posible encontrar vestigios de esa compensación, es decir no hay un bosque ni algo que se le parezca. Esto ya ha sido planteado a CONAF y a CONAMA. Adicionalmente, el proceso de compensación tiene un profundo defecto forestal, generado en muchos casos por los propios Ingenieros Forestales, y es que las hectáreas de bosque eliminado, son compensadas por hectáreas de plantaciones, de especies nativas, pero plantaciones. Entonces un bosque medianamente bien conservado que será destruido, lo podemos compensar con la misma cantidad de hectáreas de una plantación de por ejemplo Quillay. Creo que la compensación no es justa, estamos compensando un ecosistema bastante más complejo, con una cantidad importante de especies por una plantación monoespecifica de especie nativa. Me parece que el proceso de compensación debe ser repensado. 4. Presión por cambio de uso del Bosque Esclerófilo Frente a lo mencionado anteriormente, en la actualidad hay actores que en el pasado fueron agentes de cambio en el uso del suelo, como la agricultura, y que hoy ejerce una fuerte presión sobre el bosque esclerófilo, pero además se han incorporado nuevos agentes como la actividad industrial, la expansión urbana y el establecimiento de parcelas de agrado entre otros. Todo esto es lo que pone en entredicho el tipo de bosque que queremos y qué situación es la que podemos encontrar en un futuro no muy lejano. Lo alarmante es que en períodos de tiempo breves, se están produciendo cambios en los usos del suelo que son impresionantes. Hay algunos más evidentes que otros, por ejemplo la habilitación de suelos para la agricultura, que esta normado por CONAF y donde si es que hay una declaración de que ese suelo tiene la potencialidad de ser agrícola, se admite la habilitación del terreno para dicho uso, es decir se elimina el bosque esclerófilo. Encontramos cultivos de vides, cítricos, la lista es amplia. De la misma forma, pero ahora no en sectores bajos; los paltos, que comienzan a escalar por los cerros y aquí, es donde uno tiene que comenzar a colocar el acento respecto de la sustentabilidad de este modelo agrícola productivo. Cuando uno viaja por Chile se encuentra con escenas donde se deforestan cerros completos, con el propósito de maximizar una función productiva – económica. Sin embargo, la sustentabilidad de dicho

69


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

modelo productivo es cuestionable. Quizás se transforme en un nuevo pasivo ambiental de Chile. Lo anterior vendría siendo la continuidad de la ampliación de las fronteras agrícolas, como expuso el profesor Ramírez. En el último tiempo ha entrado otro actor, que es la ampliación de las fronteras industriales, y en este caso, es la instalación de desarrollos industriales en áreas de bosque esclerófilo. Esto tiene una cantidad de externalidades negativas importantes (como las emisiones). Sin embargo, este ingreso de la industria, no es una situación puntual, en algunos sectores la densidad de proyectos industriales claramente se ha salido de cauce. Por último, y este punto es muy complejo, nos encontramos con las parcelas de agrado, a las cuales se le ha puesto un coto en el último tiempo, pero ya han hecho gran parte del daño porque se han instalado donde el bosque era más hermoso y abundante. Nadie pretende, en su juicio, poner una parcela de agrado en un descampado. Es más, las parcelas de agrado tienen un mayor valor si es que tienen más vegetación, o sea, si están más próximo a lo natural. Se inicia con la urbanización y luego vienen los elementos aspiracionales (patio, piscina), entonces al final de la media hectáreas de la parcela de agrado, lo que puede quedar como remanente de bosque nativo es una fracción muy pequeña y sin seguridad de que permanezca en el tiempo, fragmentando el bosque de manera importante.

Proceso de establecimiento de parcelas de agrado en Bosque Esclerófilo (Curacaví-RM)

70


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

Dejo planteado un escenario para que discutamos el tema de la conservación del bosque esclerófilo, donde el problema no es sencillo e involucra a muchos actores. Finalmente, debo señalar que hay entes privados que realizan buenos trabajos, principalmente vinculados a los procesos de compensación, porque les interesa que quede un legado en el tiempo. Por ahí se vislumbra una ventana para comenzar a trabajar, ya sea, en la recuperación o en algunos casos en la restauración de sitios prioritarios para la conservación del bosque esclerófilo. Muchas Gracias". Preguntas Eduardo Fuentes: Me pareció muy interesante la exposición. Pienso que la sustentabilidad en el uso humano del bosque no asegura el recurso. Por ejemplo fuera del ganado uno de los grandes enemigos en la recuperación son los lagomorfos, con los que quizás debiéramos tener una política de eliminación. Sería lo mejor que podríamos hacer. A lo mejor los espinales han aumentado enormemente como consecuencia del uso antrópico, con el ganado. Quiero agradecer lo que señalas sobre el ingreso de la gente que usa estos sistemas, porque eso va en consonancia con lo que habíamos señalado en la mañana: las posibilidades de recuperación del sistema, concomitantemente relacionado con la recuperación del ingreso. Tu muestras efectivamente que este tipo de uso, es el peor ingreso, cualquier opción que vaya apareciendo, como una mejoría a la economía va a succionar a la gente en esa dirección y que es en el fondo lo que a mí y a Sandra Miethke nos faltó incorporar. Muchísimas gracias. R: No lo presenté, pero Alfredo Olivares, tiene una serie de trabajos sobre espino (en Rinconada de Maipú). Es sorprendente, en un sector que había sido utilizado por ganado en forma intensiva y donde casi no habían espinos en la superficie, se hizo una exclusión y ahora ese sector está lleno de espinos. Ahí están jugando dos elementos: la capacidad de resiliencia de los ecosistemas y la perseverancia del hombre por explotar una y otra vez el bosque. Luego, en la medida que le damos oportunidades, el bosque puede responder favorablemente y debemos darle una respuesta a la gente que vive vinculada estrechamente a él. Ese es el desafío.

71


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

Cristian Youlton: En Quillota, suelos clase I en pleno valle, ese sector está sufriendo una parcelación, que esta fragmentando las áreas agrícolas, lo que significa que un propietario que tenía un determinado número de hectáreas en plano, vende parcelas de agrado de media há, y con ese ingreso se puede comprar 5 o tantas mas en ladera lo que lleva a sustituir el bosque esclerófilo que ahí existe. Entonces hay un problema de ordenamiento territorial, que tiene como consecuencia la pérdida del bosque esclerófilo. R: Lo que debería haber mostrado sería un modelo de cambio de uso del suelo, debido a que el cambio de uso es un proceso dinámico y en algunos lugares presenta velocidades diferentes. Por ello hay que tener cuidado en detectar los lugares donde los cambios son más activos y trabajar en torno a ellos detectando si hay áreas que requieren ser conservadas. Desde mi punto de vista esos sectores deberían tener prioridad en la conservación, porque si esperamos unos pocos años ya no los tendremos. Hay paisajes rurales que han cambiado en períodos muy breves de tiempo, 5 años. Diego Santa Cruz: Apicultor de Colliguay, comuna de Quilpué. Tengo tres experiencias interesantes para compartir; i) la apicultura como alternativa productiva en la zona del bosque esclerófilo ha generado bastantes cambios dentro de la comunidad en términos de una actividad económica productiva rentable que no compite, que también cambia algunos de las conductas, la gente ya mira con otra apreciación el bosque, piensan dos veces el hecho de cortar; ii) el turismo rural, que puede tener una mirada distinta sobre el bosque y el territorio es que puede traer ingresos frescos a la comunidad, y; iii) se han ejecutado programas de forestación y conservación de suelos, y la gente presta mucho interés y colabora porque ven una forma de mitigar algunos de los impactos que ellos han causado o han heredado. Sería interesante que las investigaciones sobre potencialidad del BE fueran profundizadas. Se requiere apoyo de investigación, de productos, de comportamiento del bosque esclerófilo. Hacer trabajo en conjunto. R: Sé que pude haber dado una visión oscura en mi presentación. He visto muchas experiencias positivas, pero que creo corresponden más a singularidades. Una por ejemplo en el sector apícola. Hay elementos claves, por ejemplo, donde la asociatividad está más enraizada, claramente la situación es diferente a cuando los modelos productivos son de tipo individual. Lamentablemente, esto último es lo que impera entre los propietarios del bosque esclerófilo. Buena parte del potencial de éste, es el uso global del mismo y escalando a productos de mayor valor. Sin embargo, el nivel de investigación es escaso en comparación a otras formaciones vegetales. Luego, se presenta un doble problema: falta información y las formaciones vegetales se encuentran con problemas de conservación. 72


El Panel tuvo como objetivo provocar el diálogo de distintos actores institucionales, productivos y ciudadanos que interactúan en el territorio donde está situado el bosque esclerófilo. Lamentablemente no acogieron nuestro llamado a participar algunos importantes sectores productivos tales como: el inmobiliario, el minero y el agrícola. El Panel fue coordinado por el Sr. Miguel Díaz. 75


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

76


Corporación Nacional Forestal (CONAF) Sr. Santiago del Pozo Director Regional Región Metropolitana Quisiera partir diciendo que existen tres líneas del Gobierno Regional para la reforestación de Santiago. La lógica es plantear cómo estos bosques perimetrales pueden irse internando en la ciudad. Hay varios parques naturales alrededor: Cantillana, El Roble, Humedal de Batuco, Aguas de San Ramón, Río Clarillo, El Morado, Yerba Loca y el Parque Mahuida, con mas de 20.000 visitantes al año. Es interesante ver que la naturaleza se restaura con poco. El actual Intendente de Santiago dio a conocer el proyecto “Santiago Verde”, que tiene 5 componentes donde se trabaja: i) Parques y plazas (donde estamos tratando lentamente de incorporar especies nativas), ii) la Precordillera de Santiago (Protege), el enriquecimiento de los bosques en la precordillera; iii) los Cerros Isla (Renca, Colorado, Chena, Cordón de los Ratones, Cerro la Ballena; iv) parques naturales catalogados como sitios prioritarios (senderos, zonas de picnic, acceso regulado; v) Viveros para producción de 250.000 árboles urbanos al año. El vivero ya está diseñado, cuesta $ 385 millones y funciona con 10 personas y lo operará CONAF. Existen tres grandes desafíos en la actual gestión: comunicaciones, educación ambiental, programas técnicos de CONAF orientados a prioridades regionales. Hay 4.000 millones de pesos para 2007 y $1.000 millones para mejorar acceso a parques naturales. La acción sobre el bosque esclerófilo igualmente tiene que ver con el tratamiento de las compensaciones. CONAF va asumir también un rol de fiscalización fuerte. Comisión Nacional del Medio Ambiente (CONAMA) Sr. Daniel Álvarez Departamento Protección de Recursos Naturales

Ha quedado claro durante este Coloquio que el bosque esclerófilo es de gran importancia a nivel nacional y también a nivel planetario. Su conservación es compleja por diversas razones. Se ubica en áreas de tenencia de la tierra dominantemente privadas, en áreas de usos productivos diversos, en algunos casos en expansión y competitivos entre ellos, está fragmentado, en una zona de gran densidad de población. Entonces: ¿Cómo 77


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

avanzar en su protección con estas variables de entrada? Hemos avanzado paulatinamente en la formulación de algunos marcos políticos que permiten ir hacia acciones concretas para proteger el patrimonio natural. Hemos instalado una agenda colectiva transectorial que se ha plasmado en una Estrategia Nacional y Regional para la Biodiversidad, que en un primer termino nos han permitido identificar sitios prioritarios, cuya metodología pudiendo ser discutible, señala un camino iterativo en esto, y es una base, un punto de partida. Hay una Estrategia Nacional de Biodiversidad y más allá de esta estrategia, hay un Plan de Acción (2005), con mas de 300 acciones al corto, mediano y largo plazo; y bajo este marco de la Estrategia Nacional para la Biodiversidad se han desarrollado una serie de políticas, la de Áreas Protegidas y su Plan de Acción, donde hay una serie de acciones concretas (aproximadamente 90) que hay que implementar, difundir y retroalimentar. También, una Política sobre Especies Amenazadas, una Estrategia Nacional de Humedales y gestión para la protección de sitios prioritarios. Contamos con una aproximación mas detallada a nuestros ecosistemas terrestres (Pisos Vegetacionales7), y podemos hacer un análisis de representatividad de estos pisos, en los distintos marcos regulatorios para Área Protegidas. Como resultado del análisis de representatividad se observa que la meta de la Estrategia Nacional de Biodiversidad, es alcanzar el 10% bajo protección. Además está en ejecución un proyecto GEF sobre creación del "Sistema Nacional Integral de Áreas Protegidas". En nuestras investigaciones operativas resalta como fundamento que “parte de los problemas ambientales y de uso del territorio en las cuencas hidrográficas se debe a la carencia de un escenario compartido de visión de futuro que los diferentes actores poseen y a la escasa coordinación en la toma de decisiones y articulación de tales”. Para llegar a un territorio hay que pasar por sus actores, trabajando mancomunadamente. Tenemos una potencial sinérgico entre la Estrategia Nacional de Cuencas y la de Biodiversidad, debemos vincular estas dos herramientas, aproximándonos a un enfoque ecosistémico y no solo confinado a espacios protegidos. Aspiramos a generar instrumentos de gestión ambiental del territorio, de distinta intensidad (estrictos y flexibles) y que también operen a distintas escalas y con diversos actores y que incorporen al nivel local. Una tarea prioritaria es el reforzamiento de la representatividad de áreas silvestres protegidas públicas. Involucrar a privados en la creación de áreas silvestres protegidas. Con ellos un gran desafío es: consolidar formas de administración concertadas en territorios de alto valor natural donde se admita un uso productivo.

7Sinopsis Bioclimática y Vegetacional de Chile (Luebert, F y Pliscoff, P. 2005). Editorial Universitaria.

78


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

Agrupación de Vecinos por la Defensa de la Precordillera de Santiago Srta. Virginia Mc Crostie

Nuestro objetivo es movilizar a las autoridades para que se cumpla la normativa que protege las áreas de preservación ecológica del Plan Regulador Metropolitano de Santiago y crear conciencia ciudadana del valor ecológico de estas áreas y del estado de vulnerabilidad en que se encuentran. El caso en que actualmente trabajamos es la urbanización ilegal a los pies del cerro Pochocho. Ubicado en Lo Barnechea, en el sector el Arrayán, con una enorme riqueza de flora y fauna asociada al bosque esclerófilo. Además es una gran área recreativa (trekking). La urbanización ilegal detectada, corresponde a una sociedad civil denominada San Juan XXIII, a cargo del abogado Luis Fernando Ureta, y el mecanismo que ocupan para vender (que por ley es indivisible) es la venta de acciones de esta sociedad. Así se ha ido configurando un loteo con pavimentación de la quebrada, corta masiva de vegetación, instalación de pozos de agua subterránea, y un desacato continuo a las autoridades. Las acciones que hemos emprendido desde mayo de 2000 a la fecha han sido las siguientes: en un principio, nos acercamos a la Municipalidad, y no se obtuvo respuesta, luego con varias autoridades (CONAMA, SEREMI MINVU, CONAF, SAG, Fiscalía Oriente y Protege). La única organización que nos abrió las puertas fue la Agrupación “Defendamos la Ciudad” (Patricio Hermann), con quienes conjuntamente hicimos una denuncia a la Contraloría General de la República. Se enviaron cartas formales a MINVU, CONAMA, MINAGRI y a la Intendencia Metropolitana. Hubo cobertura de prensa pero las obras continuaban sin parar. En octubre, se hizo una nueva denuncia y se alertó a Concejales, y en noviembre hicimos una denuncia ambiental al Consejo de Defensa del Estado y conformamos la Agrupación de la cual soy dirigente. Hicimos un blog y panfletos. Las únicas respuestas formales que hemos tenido han sido del Departamento de Obras del municipio, quien en noviembre de 2005 constata la ilegalidad, lo denuncia a Fiscalía Oriente. En marzo de 2006 se da orden de inmovilización e inhabilitación de las viviendas. En mayo de 2006 se informa a CONAMA y al SII pidiéndoles que por favor se pronuncien. En Noviembre de 2006 se solicita al Juez de Policía Local y a la Alcaldía de la aplicación del artículo 147 y 148 de la Ley General de Urbanismo y Construcción que permite la demolición de las viviendas mediante fuerza pública. Hasta el momento, las gestiones han quedado solo en informes, y se continúa cortando el cerro. Los resultados: la urbanización sigue su curso con el consecuente daño a la naturaleza, este es un mal precedente para futuras urbanizaciones ilegales en todo el cordón precordillerano. No se ha fiscalizado. Parece insólito tener que estar constantemente pidiendo a las autoridades que por favor fiscalicen... estando todos los antecedentes a la vista. Sin querer ser confrontacional, la última opción que va quedando es presentar una querella criminal a los tribunales, junto con la agrupación y abogados, para que las autoridades que tienen competencia sectorial y no se han pronunciado, sean sancionados. 79


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

Lo ideal es no llegar a estos límites. Si están los mecanismos, los antecedentes y las normativas con los que se debiera actuar eficazmente. ¿Porqué llegar a este nivel de desgaste para proteger un área natural que es evidentemente valiosa? es algo insólito! Consideramos que la conservación del bosque esclerófilo requiere de acciones concretas y a corto plazo. Todo esto pueden verlo en el blog http://cerropochoco.blogspot.com/ Red del Bosque Nativo Sra. Flavia Liberona Bióloga Coordinadora Nacional Somos un conjunto de organizaciones ambientales del país que tienen un trabajo sistemático en bosque nativo desde hace años, y que a partir del año 2004 decidimos agruparnos con apoyo de la agencia de cooperación alemana (DED), y la Fundación Avina, para elaborar una propuesta de Ley de Bosque Nativo. La propuesta vieja tenía 12 años de tramitación. La visión de ese momento fue que la ciudadanía debía oponerse ya que el proyecto de ley que en ese momento había, era muy malo. Este se decía de "protección y fomento" pero permitía la corta de árboles declarados monumento natural, la sustitución de tipos forestales como el bosque esclerófilo y tenía una cantidad enorme de argucias legales que ponían en serio riesgo todo el bosque, no sólo el de la zona central sino el de todo el país. Se hizo una evaluación de lo ocurrido y se concluyó que: i) había una falta de claridad respecto de la importancia de protección del bosque nativo, ii) existían diferencias profundas entre actores, entre ONGs, empresas y Estado, iii) había falta de articulación, que fue de lo que nosotros tratamos de hacernos cargo. El proyecto de ley actual es totalmente diferente al del año 90. Para impulsarlo decidimos trabajar en tres niveles: el técnico (revisar todas las versiones del proyecto de ley, los documentos, buscando un mínimo común para modificarlo y elaborar propuestas de cambio; el político: entregar nuestra propuesta al gobierno, SEGPRES, CONAF, CONAMA, parlamentarios, MINAGRI, y estar miércoles a miércoles en la discusión de la ley, incluso en reunión con el Presidente Lagos, quien hizo oídos sordos y le dio máxima urgencia a su tramitación. Ante ello comenzamos a bloquear la ley a través los candidatos presidenciales Bachelet y Piñera, quienes públicamente dijeron que este proyecto era malo. También a nivel ciudadano: comunicacionalmente para motivar sobre la importancia del bosque, a visibilizar nuestra red como interlocutor, no como un vocero particular. Se hizo mucho trabajo en el sur, no en la zona central. El foco estaba en el sur y sus organizaciones. Fue importante porque empezaron a sumarse sectores académicos que eran parte de la conversación, sus propuestas, etc. Se fue generando un movimiento ciudadano, donde creo ver que por primera vez los académicos se la juegan. Lo que motivaba y tensionaba la discusión era si se permitía o no la destrucción del bosque esclerófilo, mas allá de la corta de especies declaradas monumento natural. 80


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

Después de todo esto, logramos que el proyecto no fuera aprobado en el mandato de Ricardo Lagos y que el nuevo gobierno acogiera los puntos de nuestra propuesta. Eso generó una mesa de trabajo (abril 2006) y se firmo un protocolo de acuerdo donde se establecen: eliminar la sustitución del bosque del articulado del nuevo proyecto, no dar vigencia a la ley del SNASPE (que hubiese tenido problemas con la actual legalidad, uno por ejemplo en el sentido que permite desafectar un ASP por decreto y no por una ley)…y se adoptó la definición de bosque del DL 701 como consenso. Se logró que el nuevo proyecto se enfocara en establecer bonificaciones al manejo del bosque nativo y que los pequeños propietarios pudieran recibir algo por esto. ¿Que falta?. Definir cuanto financiamiento tendrá esta ley y cómo se van a asignar estos recursos. El texto ha sido revisado por todos lo actores (CORMA, SNA, pequeños propietarios, CIF, AIFBN, MUCECH, ONG’S, académicos, Núcleo FORECOS). A la fecha, falta que sea enviado al parlamento. Esto se firmó en agosto, estamos en diciembre y por lo tanto de alguna manera nos da cuenta que para este gobierno, al igual que para los cuatro 3 gobiernos anteriores a la Concertación, el tema ambiental no es tema prioritario y la ley de bosque nativo tampoco. Si bien está en las promesas. Hay una suerte de molestia y desencantamiento. Una cosa son las políticas publicas que transmiten los funcionarios, que aprecio porque hacen un trabajo notable, en CONAF y CONAMA, pero cuando eso no tiene un piso político real, no funciona, y la forma que marche es la presión ciudadana, la difusión y la denuncia, como lo hemos visto. Porque si no, realmente hay una suerte de comodidad en que nadie está muy apurado por cosas que no son relevantes en su territorio, o en los temas sectoriales que benefician al país en términos de los grandes ingresos, etc. Estos temas que van benefician a los pequeños propietarios, a la ciudadanía, son lentos. Las proyecciones que hacemos son las siguientes: ahora viene la tramitación de la ley, el reglamento, la ley complementaria (que abordara principalmente el bosque esclerófilo), y por eso este Coloquio es tan bienvenido porque empieza abrir una discusión sobre lo que viene. Pero hay otras cosas que debieran pasar y que son más grandes, como la reforma de MINAGRI, la creación del Ministerio del Medioambiente, la institucionalidad de CONAF y una nueva evaluación de la OECD sobre Chile. Como saben esta institución en 2005 entregó 52 recomendaciones sobre el medioambiente siendo el área de la conservación de la naturaleza donde estamos peor parados. Se viene una agenda compleja, pero que desde nuestra perspectiva tiene que impulsar la ciudadanía. Quiero resaltar algunas cosas finales. Este Coloquio marca un hito en términos de empezar algo por la defensa y conservación del bosque esclerofilo de Chile. Hay que identificar amenazas, construir alianzas. El sector que esta aquí es el que se alinea naturalmente (ONG y académicos), pero hay que crear nuevos espacios, establecer nexos entre el territorio y lo político. Académicos y políticos son mundos que no conversan, y debemos hacer que lo hagan para avanzar en conservación del patrimonio natural. Cada uno tiene un

81


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

rol que jugar: académicos, Estado (hoy ausente mas allá del esfuerzo de sus funcionarios), las ONGs en un rol articulador, y los privados que tienen que aprender a moderar sus necesidades y ansias. Hoy en la política pública, los privados ponen su agenda y el Estado hace lo que puede. El Estado no está equilibrando. Solo lograremos algo con una ciudadanía activa que presione al Estado. Colegio de Ingenieros Forestales A.G. Sr. Daniel Green Ingeniero Forestal Director En términos generales, hay un consenso que el bosque esclerófilo está amenazado y bajo presión, por causas que se han mantenido por decenios y centurias. Como dice Flavia Liberona, existe una inercia político administrativa al respecto, que va a seguir siendo así. El Colegio de Ingenieros Forestales (CIF) se involucró en el proyecto de ley de bosque nativo (PLBN) y en particular en lo que concierne a bosque esclerófilo, porque no podemos tener una actitud pasiva en este tema. La actitud debe ser de denuncia, de formar alianzas y empezar a tomar un poco el toro por las astas cuando hay destrucción, cuando se sobrepasan normas, cuando hay pasividad en las autoridades. Felicitamos a los organizadores de este Coloquio porque era necesario hablar sobre el bosque esclerófilo, porque hasta ahora siempre el debate estuvo concentrado en los bosques nativos del sur de Chile. En paralelo, la destrucción del bosque esclerófilo continuaba y ello estaba un poco lejos de la atención de la gente. El hecho de que se hagan cultivos de ladera a orilla de carretera, es lo que la gente empieza a mirar. Hay debate si los cultivos de ladera son sustentables o no, si se erosiona el suelo, etc…. Hay tesis que apoyan y otras que desmienten. Creemos que el tema no va por allí. El punto es que el bosque esclerófilo se esta perdiendo y por algún motivo el país mantiene algunas normativas que permiten la habilitación agrícola o el reemplazo de este bosque por agricultura, sin necesidad de una reposición. Hoy día si una compañía minera establece un depósito de relave, está obligada a compensar (restituir bosque), pero si un gran agricultor planta miles de hectáreas de paltos, no está obligado a reponer el bosque que había en ese lugar. En el CIF nos involucramos y desarrollamos varias temáticas de trabajo al respecto, especialmente lo relacionado con la ley del bosque nativo, que estaba trabada. Comenzamos a recibir mensajes para sacarla adelante, pero optamos por evaluarla y luego contribuir a impedir que Ricardo Lagos aprobara forzadamente una mala ley. Si habíamos esperado doce años, bien podíamos esperar un poco más y sacar una ley menos mala. Nos dimos cuenta que el proyecto que el gobierno de Lagos estaba promoviendo, era pésimo. Que había sido hecho en una sastrería a la medida de las inmobiliarias y de los fruticultores. Era una ley de fomento a la destrucción del bosque nativo. Había artículos perversos como el nº 21, que afectaba 82


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

directamente al bosque esclerófilo. Ahora seguimos participando de la tramitación de la llamada Ley Corta del Bosque Nativo, que es un subóptimo, pero un consenso al fin. La Subsecretaria de Agricultura, a cargo del proceso, señaló que el tema del bosque esclerófilo se iba a seguir tratando en una ley complementaria de biodiversidad. El bosque esclerófilo es relevante. Las leyes forestales actuales en ninguna parte mencionan que los bosques son importantes para la sociedad, no se habla de hábitat, de corredores biológicos, de fauna o paisaje: no existen esos conceptos. Hay algunos conceptos que revisar, y derribar ciertos paradigmas como por ejemplo, evitar concentrar la conservación sólo en el marco del concepto de bosques, dejando de lado otras formaciones (matorrales, y aparentes formaciones de segunda categoría). La ley no puede seguir localizándose en los bosques, o que si la cobertura vegetal es menor a cierto porcentaje, se puede erradicar y si son espinales, también. Ciertos paradigmas académicos que señalan que los espinales son formaciones transitorias en la dinámica sucesional, que son subclimax. Pero ello no necesariamente es así. Hay sectores donde por las condiciones del suelo y los climas, aunque sacáramos los elementos de presión, no permiten el regreso de quillayes y maitenes. Ahí siempre ha habido espinos y algarrobos durante mucho tiempo y van a seguir habiéndolos. Es el óptimo final para esa condición geográfica ambiental. Entonces si uno promueve bosques de 2ª categoría, da argumentos para aquellas personas que quieren derribarlos. Otro tema, es este condicionamiento que hay a la rentabilidad del bosque para conservarlo. Para algunas formaciones no hay ninguna opción. Es un tema a revisar. Ojalá que esto no se vea reflejado en la ley complementaria prometida, que se condicione la protección de los recursos naturales a que existan especies amenazadas…. un concepto errado. Si bien el concepto de estado de conservación es importante para ir focalizando la atención y las prioridades, no puede ser el único; están variables como el valor del paisaje (ajenas en la discusión actual), de fauna, de hábitat, de corredores biológicos, etc. Lamentamos que otros sectores que fueron invitados a este coloquio tales como la Sociedad Nacional de Agricultura, la Cámara Chilena de la Construcción, compañías mineras y viticultoras, no hayan asistido a esta discusión sobre el bosque esclerófilo.

83


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

Preguntas Matilde López: ¿Cómo es que no se ha podido borrar los estancos existentes en CONAMA? Pertenezco al Comité de Humedales y me pregunto porque no se articula con el Comité de Cuencas? R: CONAMA. Hemos ido abriendo frentes, y multiplicando la diversidad de discusiones. Estamos conscientes de la dificultad. Debemos evaluar nuestras capacidades institucionales y crear una agenda colectiva de todos estos temas, agendas transectoriales, recién lo estamos aprendiendo a hacer. Sergio Donoso: Aprovechando que hay representantes de CONAF y CONAMA, se podría obtener un producto concreto, en el sentido de articular la forma en que los servicios mejoraran las medidas de compensación en la dirección de recuperar bosque nativo o enriquecer dentro del marco de lo que hemos conversado. No se necesita una reglamentación especial, no se necesita promulgar una ley, solamente que los servicios y las instituciones se coordinen y tomen una resolución respecto de cómo enfrentan esto en adelante. R: CONAMA: el tema de las compensaciones, en el mediano plazo de la ENB 2007-2010, hay consideradas acciones que apuntan a ese tema. Una de las ideas es crear una cartera de proyectos para compensaciones predefinidos, de manera de no perder una compensación en la materia de perdida de biodiversidad. R: CONAF RM. Actualmente, en el tema compensaciones del SEIA estamos cumpliendo un rol complementario aparte de la evaluación. Vamos a cambiar eso. Vamos a asumir un rol coordinador, supervisor y de fiscalización de las compensaciones que se hagan, para asegurarnos que efectivamente aquello que queda en los proyectos cuando se aprueban, se cumpla. Porque hoy no existe un ente que haga esa labor. Por eso ha habido complicaciones con algunas tareas de compensación. Hernán Verscheure: ¿Cómo ve el rol de CONAF respecto de compensación del bosque esclerófilo en áreas fuera del radio urbano? R: CONAF RM: En la región hay unas 98 mil hectáreas de bosque nativo y en la Estrategia Regional de Biodiversidad hay una 70 mil involucradas en sitios. Entonces cuando se mencionan los sitios prioritarios, se hace referencia a casi la totalidad de los bosques nativos de la región. Preocuparse de la utilización para recreación, esparcimiento, acceso regulado, señalética, es un tema fundamental. Efectivamente hay zonas en la región que tuvieron

84


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

bosque y hoy no. En eso también hay una preocupación. Hay que destacar el tema comunicacional en la región (muy importante). Hoy es posible que los Intendentes hagan normativas regionales y eso lo estamos explotando. Eso frente a que muchos instrumentos nacionales no están a la medida de la población objetivo de la región. Otro comentario. El rol que juegan los consumidores es importante. Surge la certificación de productos, como el caso de un emprendimiento industrial en base a Quillay en la V región. Es un espacio para que la empresa garantice a sus consumidores que está haciendo una buena gestión, y que está preocupada por la conservación del Bosque Esclerófilo. Los consumidores deben jugar un rol de exigencia en este ámbito. Exigencias a los abastecedores y a toda la cadena de comercialización. La misma lógica se podría aplicar para la producción de miel. Cristian Villalobos: U. de Chile. Tesista Biología Ambiental. ¿Cuál es la situación de CONAF en la denuncia planteada por el cerro Pochoco? R: Vamos a trabajar sobre este tema, voy a solicitar un informe y nos pondremos a trabajar en el tema. Debiéramos tener como respuesta una conducta más oportuna y clara.

85


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

86


87


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

88


Erosión del Suelo y Escorrentía en Laderas con Camellones a favor de la pendiente en la Zona del Bosque Esclerófilo de Chile Central.

Cristián Youlton M 1 . y Marco Cisternas V 2 . 1 Ingeniero Agrónomo, c r i s t i a n . yo u l t o n . m @ m a i l . u c v. c l , 2 D o c t o r e n C i e n c i a s A m b i e n t a l e s , marco.cisternas@ucv.cl Área Medio Ambiente, Escuela de Agronomía. Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. San Francisco s/n, La Palma, Casilla 4D, Quillota, V Región

Resumen: El incremento de las exportaciones frutícolas de la V Región se debe, en parte, al aumento de la superficie cultivada. Esto ha llevado a utilizar suelos considerados tradicionalmente no aptos para la agricultura, lo que supone su habilitación mediante la remoción de la vegetación nativa y la construcción de camellones, generalmente a favor de pendiente. Como resultado, se produce un aumento de la escorrentía superficial y elevados montos de erosión. Para cuantificar estas pérdidas, se midió la producción de sedimentos y escorrentía producida en parcelas delimitadas sobre camellones en una ladera del valle de Quillota. Estos montos se contrastan con los resultados de un área sin intervención cubierta de bosque. Los resultados indican que la construcción de camellones aumenta significativamente los montos de erosión y escorrentía durante el primer invierno. Relaciones Hídricas y de Carbono en Kageneckia oblonga y Kageneckia angustifolia en los Andes Mediterráneos de Chile Central. Rioseco, T. y Cabrera, H. M. tomasrioseco@yahoo.com, hcabrera@ucv.cl, Instituto de Biología - Botánica, U. Católica de Valparaíso, Av. Brasil 2950, Valparaíso, Chile.

Resumen: Los Andes de Chile central presentan clima mediterráneo, con una prolongada estación seca y calurosa, condiciones limitantes para el desarrollo y distribución de la vegetación. En Kageneckia oblonga (siempreverde) y K. angustifolia (semidecidua) se caracterizó, estacional y diariamente, parámetros hídricos (curvas de potencial hídrico (Y) y presión-volumen) y el intercambio de gases. La oscilación diaria del Y varía según la estación y sequía. Por esto, se encuentran cambios en tasas de asimilación de Carbono. En verano, los Y de pre-alba presentan promedios de-0.7 MPa (K.o.) y-1.2 MPa (K.a.) y en ambas especies al mediodía son de-2.5 MPa. En otoño, en pre-alba son cercanos a-2.0 MPa y a mediodía, de-4.0

89


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

MPa. Estas diferencias estacionales también se presenta en las tasas máximas de fotosíntesis. En verano, los valores alcanzan 9 µmol CO2 m2s-1 en ambas especies y en otoño, sólo 7.2 µmol CO2 m-2s-1 para K.a. y 8.3 µmol CO2 m-2s-1 en K.o.. Este descenso en las tasas máximas, estaría relacionado con la regulación de la conductancia estomática, evitando la deshidratación, un importante mecanismo presente en plantas de zonas mediterráneas. El Bosque en la Historia Ecológica de Chile Fernando Ramírez Morales, Mauricio Folchi Donoso, Enrique Aliste Alumna, Christian Aravena Ramírez y Juan Pablo Iglesias, framirez@uchile.cl, www.historiaecologica.cl

Resumen: El Área de Historia Ecológica, forma parte del Departamento de Ciencias Históricas de la Universidad de Chile y está integrada por un grupo de académicos que vienen desarrollando desde 1991 un proyecto de largo aliento: escribir una Historia Ecológica de Chile. El proyecto puede sintetizarse como el desafío por integrar la perspectiva histórica y el enfoque ambiental, en un esfuerzo investigativo orientado a establecer la dimensión ambiental de la Historia de Chile, y a la vez, la dimensión histórica de la problemática medioambiental de nuestro país. Los miembros del Área de Historia Ecológica estamos esperanzados en que el trabajo que estamos realizando se convierta en un aporte para la disciplina, y al mismo tiempo, un insumo significativo para la reflexión sobre la problemática ambiental en los círculos intelectuales y políticos del país preocupados por esta materia. Extracción de Tierra de Hojas en la Región Metropolitana. La Dramática Pérdida de los Suelos del Bosque Esclerófilo Mario Gallardo1 y Andrés Venegas2 (1) Ingeniero Agrónomo, Académico Universidad de Chile, (2) Licenciado en Ciencias Forestales

Resumen: Dentro de la gran variedad de recursos no madereros del tipo forestal esclerófilo (hojas de boldo, corteza de quillay, leña y carbón de espino, plantas medicinales, etc.) existe la llamada “tierra de hojas”, recurso que hoy en día esta siendo ampliamente explotado en la Región Metropolitana y comercializada a través de todo el país. Esta actividad actualmente carece de algún tipo de regulación sólida, y por lo mismo, el manejo que se hace de ella es generalmente falto de responsabilidad, produciendo graves impactos ambientales a corto y largo plazo, principalmente al recurso suelo y a la regeneración del bosque.En efecto, producto de esta actividad, y en general, la mayoría de las actividades extractivas realizadas de manera irracional en la región, generan un deterioro a sus diferentes ecosistemas llegando en algunos casos a ser irreversible. Esto debido a que la tierra

90


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

de hoja constituye la principal fuente para el mantenimiento de los ecosistemas forestales para las zonas mediterráneas del país, concentrando más del 70% de la energía almacenada de estos ecosistemas. Selección Genotípica y Desarrollo Industrial de Extractos de Quillay (Quillaja saponaria) Pablo Cruz (1), Juan Velozo, Pablo Honeyman, Carlos Schulze, Benjamín Castro, Javier Sainz y John Alarcón, (1) Ingeniero Forestal, pablo.cruz@umayor.cl, Universidad Mayor; (2) jsainz@naturalresponse.cl, Natural Response

Resumen: El proyecto FONDEF DO3I1012 ha cumplido 23 meses de ejecución. Los objetivos tecnológicos que contiene se dividen en dos temáticas. La primera en relevancia dice relación con el desarrollo y perfeccionamiento del uso de los extractos de Quillay, y en lo específico los resultados comprometidos son la obtención de una nueva aplicación en cervezas, una nueva aplicación en helados y la mejora de los procesos industriales en el tratamiento de la materia prima para su obtención. La segunda temática está referida a la selección de genotipos de Quillay con mejores niveles de saponina y el análisis de su comportamiento en la zona de su potencial cultivo. Respecto de la aplicación de extractos de cervezas, se logró un producto que permite que los extractos de Quillay sean compatibles con la matriz tipo cerveza no generando inestabilidades coloidales. Además se potenció el extracto con adición de oligosacáridos para permitir una mejor espuma en la cerveza. Respecto de la selección de genotipos, se han encontrado genotipos que muestran concentraciones cercanas a un 150% más que el promedio nacional. Este grupo será la base de pruebas de campo para la selección definitiva.

91


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

92


93


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

94


La Universidad de Chile y la Conservación de la Herencia Natural de la Nación

1. A estas alturas del desarrollo nacional, resulta urgente que la sociedad chilena haga un reconocimiento de la Herencia Natural del país como un valor supremo de la Nación. Ella constituye el conjunto de paisajes que forma el idioma común de nuestro entorno y representa el patrimonio biológico y físico que los chilenos hemos recibido como herencia de la Naturaleza, de la vida y el esfuerzo de nuestros antecesores. El reconocimiento valórico de ésta y de su estado, así como de los nuevos y profundos desafíos que presenta su conservación, nos impelen con urgencia a buscar un nuevo saber, lenguajes y gramáticas, que nos permitan una buena relación con ella. La Naturaleza no es mas objeto de estudio y fuente de recursos sino una parte sustantiva de la vida e identidad nacional. Sobre esas nuevas bases, debemos construir las políticas públicas y crear los procedimientos para asumir los desafíos actuales y futuros a los que un mundo cada vez más incierto nos obliga. 2. Resulta evidente que el desarrollo económico y productivo del país está reduciendo cada vez más las áreas silvestres, donde la Naturaleza provee bienes y servicios, y donde regula los equilibrios naturales que otorgan estabilidad al ambiente en que vivimos. Hay preocupación mundial por los cambios globales, que no sólo se refieren al cambio climático, sino también a los vínculos entre los países y las sociedades, la sostenibilidad de los sistemas productivos, las fuentes de energía y la provisión de agua dulce, los cultivos genéticamente modificados y las pandemias de virus. Entre los aspectos menos destacados del cambio planetario, está la homogenización cultural en torno a la sociedad de consumo, y la pérdida de los valores ancestrales y de la diversidad cultural. Hasta ahora no existe claridad sobre la forma más adecuada para enfrentar estos problemas, en especial por el gran contenido de incertidumbre que poseen.

95


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

3. La Universidad de Chile, consciente de su rol en el mantenimiento de la identidad cultural y natural de la nación, apoya su conservación, entendida esta como una actividad cultural, científico-técnica y política, acorde con los desafíos que plantea la coevolución entre los seres humanos y la naturaleza. La Universidad, la considera actualmente como una tarea de carácter estratégico, que no solo implica valoraciones económicas u ambientales sino también ecológicas, culturales y de calidad de vida respecto de las grandes poblaciones urbanas y rurales. Así, esta casa de estudios, se pone en la primera línea del pensamiento y debate nacional, con el firme propósito de poner en los primeros lugares de la agenda pública, la insoslayable significación ecológica de nuestros ecosistemas y las externalidades que pueden surgir a partir de ellos. En torno a un concepto compartido sobre la conservación del Bosque Esclerófilo

4. En el marco de lo señalado, este primer Coloquio se instituye como una instancia de reunión para el debate de temas claves para la conservación de la Herencia Natural en nuestro país. Se funda con el fin de avanzar en la creación de una “Nueva Epistemología para la Conservación de la Naturaleza en Chile”. Queremos crear un nuevo lenguaje, un nuevo espacio que asuma el desafío conceptual y operativo de la complejidad, de la incertidumbre de los cambios y amenazas globales, y que escape a las miradas cartesianas y reduccionistas de observar y analizar los fenómenos, separados del universo en que ocurren. En consecuencia, es preciso comprender la labor de conservación de la Herencia Natural como un desafío integral de comprensión, mantención y acompañamiento de los hechos macro y microevolutivos, en un mundo que es altamente cambiante. 5. Asimismo, es necesaria una nueva imagen y concepto de Bosque Esclerófilo. Proponemos comunicar a la ciudadanía que éste ya no es un matorral inútil sino un bosque alto, lleno de utilidad, creador del paisaje natural y cultural de Chile central. También proponemos comunicar sus invaluables aportes en servicios ecosistémicos tales como paisaje, diversidad biológica, limpieza y producción de aguas, enfriamiento de las islas de calor de las ciudades, etc.

96


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

Temas de consenso y de conflicto en la conservación del bosque esclerófilo

6. El bosque nativo mediterráneo de Chile, también llamado Bosque Esclerófilo por la dureza de sus hojas, desde tempranamente en la historia ha sido constitutivo de la identidad natural y cultural del país. Así, él es parte constitutiva de la Herencia Natural de Chile. Sin embargo, debido a diferentes procesos ocurridos a lo largo del tiempo entre los cuales destaca una profunda destrucción en el período republicano, ha sido destruido y convertido paulatinamente en el bosque olvidado de Chile. 7. El bosque olvidado de Chile, está situado en la zona central del país donde vive la mayoría de la población (73%), con una cada vez más crítica calidad de vida y donde los procesos de destrucción, fragmentación y sustitución del mismo son cada vez mayores. De continuar las tendencias actuales, su desaparición implicaría la pérdida de una parte de la identidad y paisaje natural del país. El llamado “campo de la zona central” no existe sin el Bosque Esclerófilo. Su término implica a su vez el deterioro de la regulación de las aguas, la pérdida de diversidad de la vida natural, del paisaje, del reciclaje de nutrientes en la tierra, entre otros servicios y bienes que provee. Es claro para los participantes en este Coloquio, que la situación y el destino del Bosque Esclerófilo ha cambiado a partir de este evento. Ello es así porque después de muchos años de olvido se ha conversado sobre él. La información generada será usada para superar el olvido. Sin embargo, dada la complejidad del territorio y los actores donde éste se encuentra, es necesario vislumbrar su conservación como la conservación del ecosistema mediterráneo de la zona central, mas que como bosque en sentido estricto. Propuestas de acción y herramientas

8. Para el diseño de una Estrategia de Conservación del Bosque Esclerófilo es necesaria una planificación sistemática para toda la Ecorregión Mediterránea de Chile. Esto porque se trata de una unidad. En este espacio territorial es importante evitar asociar la conservación como sinónimo de sólo conservación de bosques. Asimismo, los esfuerzos conservadores no debieran reducirse a la discusión legal de lo que debiera ser una nueva ley complementaria, como aquella ofrecida a propósito de la actual Ley de Bosque Nativo, sino debiera ser una actividad que involucre todo aquel ámbito e instrumentos de que actualmente disponemos, sin ley. Con voluntad política e institucional hay un espacio importante que ganar. El diseño debiera partir de la pregunta inicial acerca de los que es genéticamente hoy día el bosque esclerófilo de la zona central de Chile. Asimismo, es importante una correcta valoración de los servicios ecosistémicos que provee.

97


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

Es necesario analizar su conectividad y los flujos genéticos para dar continuidad a los problemas que tienen los actuales sitios de conservación. Es importante incorporar otras formaciones vegetacionales a la estrategia y no hacer recaer el asunto en la existencia o no de especies amenazadas. También es necesario incorporar en su diseño la lógica de la ecología del paisaje. Se requiere asimismo, identificar las distintas amenazas y sus causas subyacentes. La estrategia territorial de conservación debe ser multisitio, con áreas adicionales de conservación a las existentes en el SNASPE, incorporando a los agentes privados, más alternativas multiprediales. De igual forma, los esfuerzos de conservación deben superar la actual ineficacia pública y no llegar a costos innecesarios. En ese sentido es importante, mejorar la coordinación interinstitucional, incorporando fiscalización a las tareas de conservación. Se debe articular alianzas y formas de trabajo público-privadas conjuntas. También crear espacios de intercambio e información. Finalmente, definir una política de incentivos y desincentivos a las malas prácticas. Creemos que un plazo de 5 años sería posible percibir claramente los avances mediante un proceso de monitoreo y evaluación diseñado específicamente para ello. 9. Afortunadamente, y a pesar del intenso deterioro histórico y reciente de sus distintas formaciones, poblaciones y especies, desde un punto de vista genético, el Bosque Esclerófilo actual no tendría problemas de diversidad, sino el mayor peligro es su alta fragmentación. Esta riqueza genética - que ha perdurado - es un elemento esencial en la toma de decisiones para definir qué y cuánto bosque es necesario conservar. Sin embargo es preciso saber donde está, cuanto hay y como se mantiene dicha variabilidad. Es importante estudiar bien el efecto de las compensaciones del SEIA (sus reforestaciones sobre posibles pérdidas y contaminaciones de la variabilidad genética). Es preciso evaluar medidas de compensación factibles que no generen efectos negativos. Promover la restauración: no sólo la rehabilitación, puesto que podría haber enormes implicancias genéticas. 10. También a pesar de las múltiples evidencias históricas y recientes acerca del mal estado del bosque de la zona mediterránea de Chile (Ver: “Componentes Científicos Clave para una Política Nacional sobre Usos, Servicios y Conservación de los Bosques Nativos Chilenos”, Núcleo FORECOS UACH, 2003) hasta ahora no existe en el país una propuesta pública gubernamental para su conservación. La comunidad y el gobierno nacional desconocen: qué, cuanto y donde conservar el Bosque Esclerófilo. La construcción de una propuesta debe hacerse mediante un proceso participativo que involucre al Estado, a las empresas inmobiliarias, mineras, agrícolas, industriales, a los municipios y agrupaciones ciudadanas. Es decir a todos los actores quienes están en el área de influencia del bosque esclerófilo. 98


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

11. El actual ordenamiento institucional y los instrumentos del Estado han demostrado ser altamente insuficientes para conservar el bosque olvidado de Chile. Así lo muestran los diversos procesos deteriorantes pasados y actuales, y la falta de incentivos para su conservación. El Estado tiene insuficiente información censal, de caracterización fitogeográfica, de sus usos, de su diversidad biológica, de la dinámica intersectorial territorial, de las especies arbóreas, arbustivas y herbáceas a conservar en su dominio. Igualmente de la racionalidad de los asentamientos humanos en su área de influencia. Asimismo, en las principales cuencas de la zona central, el control de su sustitución no ha sido una herramienta adecuada para su conservación. Para su conservación es necesaria una estrategia y soporte institucional que esté más cerca de las decisiones regionales y locales. Un elemento que refleja la insuficiencia estatal han sido las compensaciones exigidas por el SEIA a la sustitución de bosque esclerófilo por la fruticultura y la viticultura. Otra, la incapacidad de propuesta integrada por parte de las instituciones del Estado a los productores insertos en el área del bosque esclerófilo, que impide generar rentas modernas. 12. Mucho ayudaría a la conservación del Bosque Esclerófilo priorizar la investigación de sus diversos ámbitos por parte del sistema nacional de financiamiento de la ciencia y tecnología. Así como también en los sistemas de I+D, destinados a fomentar el uso de los diversos productos que provienen de él: hojas, miel, cortezas, maderas, tinturas, medicinas, frutos, entre otros. Es necesario que la comunidad científica nacional y las entidades gubernamentales pertinentes elaboren una agenda de temas prioritarios para su conservación. 13. Dada la magnitud y la fuerza de las actuales tendencias deteriorantes (deforestación y sustitución frutícola, emplazamientos urbanos, emplazamientos industriales, incendios, entre otros) es imprescindible un nuevo marco legal, soportado por un sistema de fomento e incentivos, cuyo objetivo sea ambiental, ecológico y económico, destinado a mejorar la calidad de vida a la población que habita la zona central rural. 14. Igualmente para su conservación es necesario difundir un concepto e imagen de Bosque Esclerófilo distinta a la actual, presentándola a la ciudadanía como el bosque que es y no como un matorral inútil, que es la visión difundida por la ignorancia. El Quillay, Peumo, Patagua, Espino, Boldo, Belloto, entre otras especies, deben ser presentadas en toda su nobleza. Asimismo, se debe dar a conocer toda la rica fauna y flora asociada, sobre la cual no se dispone de información y que en conjunto con este bosque conforma una de las zonas más ricas en singularidad de especies del planeta.

99


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

15. A un nivel político es necesario que las autoridades dialoguen con la academia para mejorar sus iniciativas y dar cuenta de algunos problemas olvidados. Reconocemos las iniciativas de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo y del Senador Horvarth, en cuanto señalan, respectivamente: “formar un grupo de trabajo con científicos, economistas y profesionales sociales, para levantar una alternativa de manejo viable en lo económico, ambiental y social para el escaso bosque esclerófilo que va quedando. Debemos hacer una propuesta realista para este bosque remanente y salvar uno de los ecosistemas más frágiles y ricos en biodiversidad del Chile central….y entre todos debemos acordar un Plan Nacional para la valoración y recuperación de los ecosistemas de Chile central”. 16. Los estudiantes, académicos, organizaciones y ciudadanos participantes del Primer Coloquio sobre la Herencia Natural de Chile, consideran que un paso importante para la conservación de este bosque sería la constitución de un Comité Nacional de Trabajo para la Conservación del Bosque Esclerófilo, que impulse dicha iniciativa.

100


101


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

102


Nombre

Actividades

Institución

Víctor Pérez Javier González Carmen Luz de la Maza Jaime Hernández Pedro Cattan Rodolfo Gajardo Eduardo Fuentes Fernando Ramírez Carlos Magni Sergio Donoso Gabriel Mancilla Aarón Cavieres Antonio Vita Adelina Manríquez Rose Marie Garay Sandra Miethke Cristián Youlton Daniel Green Santiago del Pozo Daniel Álvarez Virginia Mc Crostie Flavia Liberona Mary Kalin Arroyo Beatriz Córdova Diego Flores Miguel Díaz Gloria Vallejos Sandra Díaz Tomas Rioseco Andrea Bahamonde Álvaro Salazar Christian Jofré Mario Gallardo Leonardo Ríos Gabriela Bluhm Alexia Karamanos Hernán Verscheure Jurgen Rottman Nelson Vergara Claudia Galleguillos Eduardo Tamayo Patricio Pliscoff

Rector Decano Académico Académico Académico Académico Consultor Académico Académico Académico Académico Director Académico Académico Directora Extensión Profesional Investigador Director Director Profesional RRNN Arqueóloga Coordinadora Académico Ing.Forestal Ing.Forestal Med.Veterinario Med.Veterinario Med.Veterinaria Biólogo Medico Veterinario Ing.Recursos Naturales Prof.de Biología Ing.Agrónomo Ing.Agrónomo Profesional Socio Investigador Presidente Asesor Profesional Profesional Geógrafo

U.de Chile U.de Chile-Facultad de Cs.Forestales U.de Chile-Facultad de Cs.Forestales U.de Chile-Facultad de Cs.Forestales U.de Chile-Fac. Ciencias Veterinarias U.de Chile-Facultad de Cs.Forestales Conservación & Desarrollo U.de Chile-Fac.de Filosofía y Humanidades U.de Chile-Facultad de Cs.Forestales U.de Chile-Facultad de Cs.Forestales U.de Chile-Facultad de Cs.Forestales Fundación Biodiversa U.de Chile-Facultad de Cs.Forestales U.de Chile-Facultad de Cs.Forestales U.de Chile-Facultad de Cs.Forestales The Nature Conservancy (TNC) Universidad Católica de Valparaíso Colegio de Ingenieros Forestales CONAF RM CONAMA Agrup.Vecinos por la Defensa Precordillera Red de Bosque Nativo U.de Chile-Fac.de Ciencias MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile Asoc.Chilena de Profesionales del Paisaje CODEFF CODEFF CODEFF CODELCO CONAMA V Región CONAMA VI Región Consultor

103


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

Magdalena García Juan Diego Santa Cruz Andrés Venegas Luis Astorga Gloria Ochoa José Santibáñez Rodrigo Herrera Cyntia Bucher Guillermo Mann César Ormazabal Juan Luis Muñoz Paloma González Gustavo Girón Patricio Bobadilla Antonia Echeñique María Victoria Legassa Freddy Correa Carolina Gallardo Giovanni Carozzi Guido Coppari Jorge Flores Jorge Naranjo Karin Wegmann Lorenzo Campos Mariana López Mauricio Páez Rodrigo Núñez Cristina Orchard Gisellle Muschet Javier Salvatierra Verónica Morales Marcela Bravo Paulina Vera Néstor Ahumada Robinsón Sandoval Manuel Mena Ivonne Stade Francisco Solís Javier Amigo Cristián Villalobos Fabiola Bascuñan Fabiola Gamboa Fernanda Valenzuela Inger Quezada Iván Jiménez Jeanette Vera Karen Peña Larisa Donoso Lorena Valenzuela Lorna Oberreuter María José Martínez

104

Geógrafo Apicultor Director Presidente Profesional Presidente Director Ejecutivo Ecólogo Paisajista Académico Profesional Biólogo Ambiental Coord.Comunicaciones Ing.Forestal Ing.Proyectos Directora Ejecutiva Coordinadora Colecciones Director Medico Veterinario Prof.Educ.Física Ing.Forestal Geógrafo Ing.Forestal Ing.Forestal Med.Veterinario Ing.Medio Ambiente Biólogo Ing.Forestal Estudiante Estudiante Estudiante Estudiante Estudiante Periodista Ing.Forestal Unidad OT Profesional Consultora Coordinador Proyectos Estudiante Estudiante Estudiante Estudiante Estudiante Ing.Forestal Estudiante Biólogo Académico Ing.Forestal egresada Estudiante Kinesióloga Ing.RRNN

Consultora Corporación Centro Apícola FSC Chile FSC Chile Fundación Biodiversa Fundación Roble Alto Lampa Greenpeace IDMA IDMA INGENDESA INGENDESA Instituto de Ecología y Biodiversidad Jaime Illanes Consultores Jaime Illanes Consultores Jardín Botánico Chagual Jardín Botánico Chagual Jardín Botánico Nacional MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN-U.de Chile MASCN- U.de Chile Magíster en Recursos Naturales-PUC Magíster en Recursos Naturales-PUC Magíster en Recursos Naturales-PUC Magíster en Recursos Naturales-PUC Magíster en Gestión y Planificación Ambiental ONG Ecosistemas Parque Metropolitano de Santiago Proyecto Protege SAG Quillota SRK The Nature Conservancy (TNC) U.Andrés Bello U.de Chile U.de Chile U.de Chile U.de Chile U.de Chile U.de Chile U.de Chile U.de Chile U.de Chile U.de Chile MASCN U.de Chile


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

María Loreto Jofré María Teresa Serra Mariana Antonissen Matías Díaz Matilde López Montserrat Pastor Patricio Medina Rafael Contreras Roxana Bórquez Sergio Donoso Taryn Fuentes Carla Novoa Rodrigo Villaseñor Javier Arancibia Marcelo Miranda Sergio Lisoni Tomás Altamirano Rocío Marín Cristián Aravena Beatriz Palma Benjamín Castro

Ing.RRNN Académico Ing.Forestal Estudiante Académico Ing.RRNN Estudiante Memorante Ing.RRNN Académico Ing.RRNN Estudiante Académico Académico Profesor Egresado Egresado Estudiante Investigador Directora Cs.Básicas Investigador

U.de Chile U.de Chile-Fac.Cs.Forestales U.de Chile U.de Chile U.de Chile U.de Chile U.de Chile U.de Chile U.de Chile U.de Chile-Fac.Cs.Forestales U.de Chile U.de Playa Ancha U.de Playa Ancha U.de Valparaíso PUC PUC PUC UNICYT-Ing.Forestal U.de Chile U.de Las Américas U.Mayor

105


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

106


107


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

108


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

AIFBN

Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo

ASP

Areas Silvestres Protegidas

CIF

Colegio de Ingenieros Forestales A.G.

CODEFF

Corporación Pro Defensa de la Flora y Fauna

CONAF

Corporación Nacional Forestal

CONAMA

Comisión Nacional del Medio Ambiente

CORMA

Corporación Chilena de la Madera

ENBD

Estrategia Nacional de Biodiversidad

ENC

Estrategia Nacional de Cuencas

FAO

Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación

FSC

Forest Stewardship Council

GEF

Global Enviroment Facility

I+D

Investigación y Desarrollo

IDMA

Instituto del Medio Ambiente

MASCN

Magíster en Areas Silvestres y Conservación de la Naturaleza

MINAGRI

Ministerio de Agricultura

MUCECH

Movimiento Unitario de Campesinos y Etnias de Chile

OECD

Organización Económica para el Desarrollo

ONG

Organización no Gubernamental

PGB

Producto Geográfico Bruto

PIEB

Programa Interdisciplinario de Estudios en Biodiversidad

PRMS

Plan Regulador Metropolitano de Santiago

PUC

Pontificia Universidad Católica de Chile

RM

Región Metropolitana

RRNN

Recursos Naturales

SEGPRES

Ministerio Secretaria General de la Presidencia

SEIA

Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental

SEREMI

Secretaria Regional Ministerial

SII

Servicio de Impuestos Internos

SNA

Sociedad Nacional de Agricultura

SNASPE

Sistema Nacional de Areas Silvestres Protegidas del Estado

TNC

The Nature Conservancy

UACH

Universidad Austral de Chile

UNICYT

Universidad Iberoamericana de Ciencia y Tecnología

109


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

110


111


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

112


Hora

Actividad

9.30 hrs. 10.00 hrs.

Registro de invitados y participantes Bienvenida Sr. Víctor Pérez V. Rector de la Universidad de Chile Breve diaporama Magíster en Áreas Silvestres y Conservación de la Naturaleza Estudiantes del Magíster Universidad de Chile Una Nueva Epistemología para la Conservación de la Naturaleza en Chile Dr. Rodolfo Gajardo M. – Ecólogo Facultad de Ciencias Forestales Universidad de Chile Un Aporte de la Historia Ecológica sobre el deterioro de los Bosques de Chile Central Prof. Fernando Ramírez - Historiador Facultad de Filosofía y Humanidades Universidad de Chile Ronda de Preguntas Café Conservación Genética de los Bosques de Chile Central Dr. Carlos Magni Díaz - Académico Facultad de Ciencias Forestales Universidad de Chile Hacia una Estrategia de Conservación del Bosque Esclerófilo Dr. Eduardo Fuentes Q. – Dr. En Biología Consultor Internacional Conservación & Desarrollo Ronda de Preguntas Almuerzo (libre) Planificación Sistemática para la Conservación de la Ecorregión Mediterránea de Chile Sandra Miethke – Especialista en Ciencias de la Conservación Programa de Conservación – Andes del Sur The Nature Conservancy (TNC) Efectos de los Usos del Bosque Esclerófilo de la Zona Central Dr. Sergio Donoso – Ingeniero de Montes Facultad de Ciencias Forestales Universidad de Chile Ronda de Preguntas Café Panel: Visión de los actores sectoriales clave en la Conservación del Bosque Esclerófilo CONAF, CONAMA, Agrupación de Vecinos por la Defensa de la Precordillera de Santiago, Colegio de Ingenieros Forestales, Red del Bosque Nativo Ronda Final de aportes, comentarios y preguntas Conclusiones del Primer Coloquio MASCN Miguel Díaz, Diego Flores y Beatriz Córdova Vino de Honor

10.15 hrs.

10.30 hrs.

11.00 hrs.

11.30 hrs. 11.45 hrs. 12.00 hrs.

12.30 hrs.

13.00 hrs. 13.15 hrs. 15.00 hrs.

15.30 hrs.

16.00 hrs. 16.15 hrs. 16.30 hrs.

17.30 hrs. 17.50 hrs. 18.00 hrs.

113


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

114


115


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

116


Magíster en Áreas Silvestres y Conservación de la Naturaleza (2005-2006)

Distinguidas autoridades de la Universidad de Chile. Señor Rector Víctor Pérez, Señor Decano de la Facultad de Ciencias Forestales, Javier González, Señor Director de la Escuela de Postgrado y Postítulo, Jaime Hernández, Señores Sra. Vicedecana de la Facultad de Ciencias Forestales, Carmen Luz de la Maza, Profesores del Claustro Académico, investigadores, alumnos, invitados, compañeros de Magíster, tengan ustedes muy buenos días. Los estudiantes del Magíster en Áreas Silvestres y Conservación de la Naturaleza de la Universidad de Chile tienen el agrado de saludarles y

8

Guión Diaporama de presentación I Coloquio 117


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

darles la bienvenida a la realización de éste, el primero de una serie anual de Coloquios sobre la Herencia Natural. En esta ocasión, abordaremos la compleja situación de conservación del Bosque Esclerófilo en el paisaje natural y cultural de Chile central. Todos los aquí presentes sabemos que los acelerados procesos de urbanización, industrialización y cambio de uso de suelo, presentes en toda la extensión del país, provocan una reducción progresiva de las áreas silvestres, donde los fenómenos de la naturaleza encuentran su libre manifestación. En tanto, el crecimiento económico hace cada vez más compleja la relación de la sociedad con su ambiente y vuelve más difícil la conservación de los equilibrios naturales fundamentales. La evaluación permanente de los impactos que surgen del progreso será necesaria, y así se tendrá una percepción real y directa de las necesidades en los años venideros. Es por esto que este Coloquio llama a realizar un esfuerzo y generar ideas conjuntas para afrontar los próximos desafíos que deberán sortear nuestros bosques. Este punto es justamente el que nos hará llevar una ventaja como sociedad, en cuanto a las decisiones que se deban tomar. La evaluación crítica del paso de nuestra historia da origen a la valoración más profunda de nuestros recursos naturales, donde surge la necesidad de conservarlos y acrecentarlos, apreciar la diversidad biológica y promover una conciencia naturalista en la población. Estas son metas amplias que requieren grandes ideas y esfuerzos múltiples. En nuestro país han sido las universidades las que han generado profesionales calificados para apoyar el desarrollo nacional en el ámbito ambiental. Como derivación del acelerado crecimiento que Chile ha exhibido durante las últimas décadas, también las demandas de protección de los recursos naturales ha emergido con fuerza, especialmente para poner en los primeros lugares de la Agenda Pública la insoslayable significación ecológica de nuestros ecosistemas y las externalidades que pueden surgir a partir de ellos. Dentro de este contexto, la Universidad de Chile ha creado el Magíster en Áreas Silvestres y Conservación de la Naturaleza, con la idea de generar ofertas académicas innovadoras para el país como consecuencia de las actuales tendencias integradoras. Con esto se ha querido contribuir a la formación de profesionales calificados que puedan asumir estos enormes y estimulantes desafíos, con una perspectiva amplia sin exclusiones y que la vida silvestre y la conservación de los recursos naturales comiencen a tener tanta o más importancia que las plantas de celulosa o el desarrollo de grandes proyectos de explotación minera. Es así como luego de 4 años de gestación con la colaboración de las Facultades de Ciencias Forestales,

118


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

Ciencias Veterinarias y Ciencias Sociales vio la luz esta maestría y se dio la partida el mes de agosto del año 2005, como una respuesta a las necesidades planetarias de conservación de sus sistemas naturales y culturales. Chile ha tenido la suerte de tener a grandes naturalistas como Claudio Gay, Federico Albert y Marianne North. Ellos recorrieron nuestro país aventurándose en los confines de nuestra difícil geografía y produjeron un importante aporte al conocimiento de nuestros recursos. Esta visión hoy nos sirve para darnos cuenta cuánto hemos perdido y qué tanto debemos conservar. Federico Albert, en una mirada casi profética, planteó lo siguiente: “¿Adónde vamos?. Se desvanece como globo de jabón nuestro convencimiento íntimo de que somos un país rico en esencias forestales. ¿Qué es lo que se está haciendo?, ¿Se está incendiando Chile en nombre de la agricultura, se está decretando el desierto en el sur a nombre del trigo, así como en el norte se consumió y decretó a nombre del cobre?. Estamos no trabajando, sino disfrutando el país. Estamos despilfarrando para hacer imposible la labor en años futuros. Estamos pidiendo al año, no los productos del año, sino el capital para empobrecer en años futuros. Estamos pidiéndole al día de hoy, las lluvias, los pastos, los ríos, los invernaderos, las veranadas, los bosques y las aguas de todo un porvenir”. Nuestro programa de postgrado nace debido a la necesidad de contar con especialistas con formación de nivel superior en temas vinculados con las áreas silvestres y la conservación de la naturaleza, para que ellos puedan conjugarse con el creciente desarrollo de los sectores silvoagropecuario, minero, energético e industrial a lo largo y ancho del territorio nacional; por cuanto estas actividades productivas y la plena ocupación del territorio afectan la conservación de los equilibrios y la biodiversidad en todos los ecosistemas del país. A través de muchos años de investigación y docencia, la Universidad de Chile ha generado los conocimientos y experiencias que han hecho posible la constitución de un cuerpo docente capaz de abordar estos temas. Este programa se orienta no sólo a aspectos particulares de la tarea, como puede ser, por ejemplo, la conservación de la fauna o flora silvestre, sino que proporciona una visión holística y continua de las diferentes situaciones que se presentan en ambientes protegidos y no protegidos. De esta manera, es considerada en esta visión la cantidad y diversidad de bienes y servicios que proporcionan estos espacios naturales, entre los que podemos mencionar la regulación del clima y del ciclo hidrológico, el control de la erosión, la purificación del agua y aire, producción de alimentos y materias primas, abastecimiento hídrico y de recursos medicinales, recreación, valor cultural y espiritual, entre otros. Dentro de nuestras materias de estudio se incorpora también en forma importante la dimensión humana, referida ésta a quienes

119


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

se relacionan con las áreas silvestres directamente, como son sus visitantes, sus poblaciones aledañas y, lógicamente, los habitantes insertos en su interior. Como es de esperar además en una universidad pluralista y librepensadora como la nuestra, los espacios de discusión, en materias tan controversiales como éstas, son siempre fomentados y nos ayudan a incorporar necesariamente múltiples enfoques disciplinarios. Los objetivos de nuestro programa de Magíster son: a) Formar especialistas capaces de desempeñarse eficazmente en el medio profesional, que entiendan las complejas relaciones de la sociedad y su entorno natural. La capacidad de gestión, así como las necesidades de investigación en los espacios naturales, requiere de una formación superior de carácter interdisciplinario. b) Perfeccionar profesionales y académicos que postulen a un alto grado de preparación en el razonamiento científico y profesional, para buscar soluciones a problemas existentes y para fomentar el desarrollo de estas disciplinas. c) Perfeccionar recursos humanos en el diseño y administración de áreas silvestres y otros instrumentos para la conservación de la biodiversidad y de la naturaleza. Los estudiantes de este Magíster componemos un grupo heterogéneo. Procedemos de las más diversas disciplinas, desde las cuales hemos intentado dar un espacio a la comprensión de nuestro medio natural. Intentamos dar respuesta a las preguntas más básicas de la subsistencia del ser humano y de las demás especies que habitan el planeta. Gracias al trabajo conjunto con nuestros profesores hemos modelado un nuevo paradigma de la comprensión de la naturaleza y la sociedad, intentando identificar estos dos conceptos como uno sólo, dotados de una reciprocidad tan fuerte que es imposible separarlos. Los conocimientos que nos han entregado nuestros docentes van desde la comprensión de las poblaciones animales, la flora y vegetación, hasta la visión cultural de la naturaleza. Estos conocimientos se basan en la multiescala de percepción de los problemas, que van desde la local hasta la global, y en la que el paisaje adquiere real importancia a la hora de determinar patrones y procesos. Asimismo, es imposible para nosotros comprender el medio y gestionarlo sin conocer las dinámicas genéticas, el pasado fitogeográfico, el manejo de cuencas, las políticas ambientales, las estrategias de planificación de las áreas silvestres, e incluso, buscamos replantear los criterios conservacionistas apoyados en los procesos biogeográficos y evolutivos.

120


Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chile Central

Nuestros desafíos como Magíster surgen de la certidumbre real que muchos de los conceptos, referentes y paradigmas que en el pasado fueron útiles en la Sociedad Chilena, tanto para su expansión económica y territorial como para el desarrollo de una cultura nacional, han perdido en mucho su potencial inspirador. Los cambios provocados por el despliegue del conocimiento científico y por el cada vez más complejo ideario sociológico y cultural, en la economía, en los modos de vida y en los equilibrios planetarios, han llevado a la obsolescencia a buena parte de aquello que nos fue enseñado. Ha ocurrido así también en el ámbito de la Conservación de la Naturaleza, donde es urgente un reconocimiento a su valor supremo como Herencia Natural de la Nación. Esto es, porque constituye el conjunto de paisajes que forma el idioma común de nuestro entorno y representa el patrimonio biológico y físico que los chil enos hemos recibido como herencia de la Naturaleza y de la vida, y esfuerzo de nuestros antepasados. El reconocimiento valórico de esta Herencia Natural y de su estado, así como los nuevos y profundos desafíos que presenta su gestión y conservación, nos llevan con urgencia a dotarnos de nuevos saberes y herramientas conceptuales, de nuevos hitos y referentes, también de nuevos lenguajes y gramáticas, que consoliden la relación con el mundo natural que nos es propio. Más tarde, sobre estas bases, debemos construir las políticas públicas y crear los procedimientos adecuados para asumir correctamente los desafíos actuales y futuros, a los que un mundo cada vez más cargado de incertidumbre nos obliga. En el contexto de este espíritu primordial, la conservación y valorización de la Herencia Natural que nos fue concedida, está sufriendo irremediablemente fuertes modificaciones y, con ello, el empobrecimiento del espíritu y del cuerpo del país. En el Chile nuestro, de cordilleras, desiertos, serranías, valles, islas y océanos, inmerso en los cambios globales aún sin descifrar, respecto de los cuales no hay nada seguro en la relación entre el ser humano y la Naturaleza, quisiéramos levantar nuestra voz, promoviendo aquellos conocimientos, formas de conducta, pensamientos y acciones, que nos conduzcan a una profunda reconciliación entre espíritu, naturaleza, economía y sociedad, como base de nuestra identidad nacional. Nuestros grandes sueños y desafíos como Magíster son: a) iniciar la consolidación de una nueva epistemología conservacionista en Chile y, junto a ello, obtener una alta coherencia con el mundo académico; b) conseguir una difusión nacional e internacional de mediano plazo; c) e interpelar a las ciencias, las políticas públicas tributarias y a la educación en favor de la conservación.

121


Primer Coloquio La Herencia Natural de Chile

Los estudiantes del programa de Magíster en Áreas Silvestres y Conservación de la Naturaleza de ésta Casa de Estudios, han considerado importante realizar el presente Coloquio, con el fin de avanzar en una propuesta a Nuestra Sociedad, sobre la necesidad de una “Nueva Epistemología para la Conservación de la Naturaleza en Chile.

Muchas gracias”

122


Universidad de Chile

Magíster en Áreas Silvestres y Conservación de la Naturaleza

Universidad de Chile

Programa Interdisciplinario de Estudios en Biodiversidad

Actas Coloquio Conservación Bosque Esclerófilo  

Actas del Primer Coloquio sobre la Herencia Natural de Chile. La Conservación del Bosque Esclerófilo en el Paisaje Natural y Cultural de Chi...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you