Page 26

EN PORTADA Manuel Pérez ha trabajado duro para ser hoy un

Manuel Pérez López

hombre exitoso y completo en todos los sentidos, como él mismo se califica. En su negocio inició

UN PADRE CON LOGROS

desde abajo, incluso despachando él mismo gasolina en ocasiones. Su padre, con muy pocos estudios, logró consolidarse en México, dedicándose a las mueblerías y a los baños públicos. Manolo, como le llaman sus amigos, viene de una familia muy trabajadora, que en España pasó hambre y en México empezaron a trabajar y crecer. “Mi papá no estudió la primaria, sólo aprendió a leer, a sumar y a escribir, eso le sirvió para poner la mueblería, para vender e ir creciendo”, recordó.

Manuel Pérez hoy en día es el tesorero de Adigal A.C. y comenzó su empresa desde cero hasta lograr tener un corporativo; además es un papá feliz que gusta de pasar el mayor tiempo posible con su hija.

Hijo de padres españoles aunque nacido en la Ciudad de México, a los dos años y medio se fue a vivir a España, pero en un asalto su padre fue

POR: ADRIANA FONSECA FOTOS: JORGE LÓPEZ (ESTUDIO FOTOGRÁFICO JORGE)

apuñalado, lo cual retrasó los planes de la familia de reunirse y él pasó más de nueve años en Galicia. Al regresar a México fue muy difícil la adaptación; Manolo estaba acostumbrado a hacer lo que quería y a la vida sencilla. Podía salir sin mayores contratiempos, era más seguro, contrario a lo que era y es estar en la capital mexicana. Manuel era un niño aplicado, mas no “nerd”, ya que se le facilitaban los estudios, para él era suficiente poner atención en clase y así podía pasar sus exámenes. No le gustaba “volarse” las clases, hacía las tareas. Siempre le gustó la escuela. Aún recuerda a sus amiguitos del edificio donde vivía, con quienes se inició jugando futbol, una de sus más grandes pasiones y donde incursionó de manera profesional. Los fines de semana con sus padres iban al Centro Gallego en Tláhuac, y a los 16 años, con un equipo interno de futbol, logró mostrarse y consiguió una prueba con los Tecos de Guadalajara. Tuvo la suerte de entrenar con el primer equipo, que en ese entonces tenía como técnico a Luis Fernando Tena, quien le pidió regresar seis meses después para integrarse con los titulares. El “Flaco” Tena fue despedido meses después y llegó a Cruz Azul; Manolo logró contactarlo y se fue a probar con el equipo de la “máquina cementera”, donde empezó su carrera como jugador a los 17 años. Como defensa central jugó en Tercera División y sus compañeros de generación fueron Melvin Brown, Ricardo Osorio, Marvin Cabrera, por mencionar

24 | CHIC MAGAZINE. Junio 15, 2012

Chic Magazine Edomex edición 18  

Chic Magazine Edomex edición 18

Chic Magazine Edomex edición 18  

Chic Magazine Edomex edición 18

Advertisement