Issuu on Google+

David Janer quisiera ser Águila Roja pero en la vida real El famoso actor de la serie de éxito de TVE pasa todos los fines de semana en su casa de Granollers

David Janer quisiera ser el Águila Roja, el maestro de escuela Gonzalo que lucha por desfacer las injusticias en ese Madrid de los Austrias, recreado por ordenador desde los tejados donde habla con su hijo. Desfacer las injusticias sí, pero en tiempo presente. Dar su merecido a los que acabaron con la vida de todas esas Martas del Castillo, no dejar impune el salvaje atentado terrorista del 11-M, exigir responsabilidades por tantas sentencias incomprensibles [no son palabras mías sino suyas]… , pero el granollerense David Janer no es el Águila Roja justiciero. Sólo es un actor de éxito que cada jueves después de la cena reúne ante al televisor al 25% de la audiencia española, 4,6 millones de personas que siguen sus aventuras mix de capa y espada con gotas ninja. Hasta hace nueve meses, David Janer era el compañero de pintura de Eduardo Herrera en la brigada de obras del Ayuntamiento de Granollers, bajo las órdenes de Ramon Miras y Demetrio Díaz. Escribo sus nombres en esta Carátula a petición propia. A modo de agradecimiento. Aunque en el último capítulo visto salvara la vida del rey escapando como los gatos por la pared a lo play station-3, David tiene los pies en suelo firme. La fama no le ha subido a la cabeza. Es el hijo de Francisco y Victoria, el pequeño de una familia de tres hermanos con Francesc y Jordi por delante suyo. Este joven que la próxima semana cumplirá 36 años (¡quién lo diría con esa cara de rebelde sin causa que enamoró a las adolescentes de media España en la serie Compañeros!), está haciendo realidad un sueño que a finales de los 80 le inoculó Ever Martín, el director de la Salseta. El sueño de ser actor y, entonces no lo sabía, a través de la interpretación vencer a sus propios demonios interiores. La vida de David es el espejo en donde pueden reconocerse una mayoría de jóvenes. Nació en el Hospital General cuando Granollers estaba preparando la antigua Ascensión (1973). Estudió la EGB en la Escola Pía y si lo buscan no encontrarán su expediente académico entre los mejores. Era un entremaliat que no tenía ni idea de qué quería ser cuando fuera mayor. ¿Comercial de ventas como su padre? Imposible. La timidez le impedía dedicarse a esa profesión. Un día el periodista Paco Monja fue a la escuela para

Pagina 1/3


explicar qué era esto del periodismo y durante un tiempo David estuvo sopesando esa posibilidad, pero para eso había que estudiar el BUP, aprobar la Selectividad, ir a la Universidad… Optó por la FP. Dos años de Auxiliar Administrativo en el EDUCEM, y luego, aconsejado por su padre, se matriculó tres años en el Centre d'Estudis Politècnics de BCN para estudiar una especialidad con futuro: informática. Eso fue lo que hizo, y la acabó, pero haciéndola también supo que había escogido un camino equivocado. Dando tumbos en el laberinto de tantas adolescencias como la suya sin un norte, probó qué tal le iban unas clases de interpretación en la Salseta. Su director Ever Martín le vio cualidades y le desveló cuál tenía que ser su futuro profesional. Repito el nombre de la Salseta y Ever Martín porque sin este director hoy no estaríamos hablando de nuestro protagonista. ¿Antecedentes familiares en el mundo de la farándula? Ninguno. Así que bien podrán imaginarse la poca gracia que a su familia hizo el despertar a esta vocación. Consciente de las dificultades que entraña esta profesión acordó un pacto con su padre: "Si a los 25 años no me hago un hueco en este mundo, lo dejo". Lo hubiera hecho, porque David es un hombre de palabra y más si la palabra se la ha dado a su padre, pero como en esas películas de salvados por la campana, tenía 25 años cuando le llamaron para hacer su primer tele movie. Una película de poco presupuesto para la televisión. En estos diez años de actor ha hecho algunas obras de teatro, pero especialmente trabajos para la televisión Temps de Silenci, Laberint d'Ombres, y especialmente la serie 'Compañeros', le convirtió en un actor conocido. Pero si hay una profesión con inestabilidad profesional esta es la de la actor. Los contratos son por obra, y acabada la obra, fin del contrato. ¿Solución? Encontrar un trabajo estable que le permitiera compatibilizar la actividad laboral con la interpretación, y esta fórmula la encontró en la Unidad Operativa de Servicios del Ayuntamiento de Granollers, en la brigada de pintura. Ahí ha estado trabajando durante siete años hasta el pasado julio en que fue fichado en el cásting para Aguila Roja, el éxito de la temporada de TVE. ¿Un actor que había robado el corazón de miles de adolescentes de toda España pintando los pasos de cebra de la vía pública? ¿Por qué no? Esa extraña compatibilidad fue posible por dos cuestiones sólo aparentemente distintas. Una: sus compañeros de trabajo, también eran sus amigos. Y dos: Granollers es su casa, el lugar del mundo que necesita para respirar tranquilo… Probablemente este rasgo de su carácter les sorprenderá. A sus propios compañeros de trabajo, también. Madrid es conocido como el rompeolas de las Españas. Allí trabajan personas procedentes de sus cuatro puntos cardinales. Madrid es la meca de la interpretación, "todos los actores catalanes quieren trabajar allí". David pasa los cinco días laborables de la semana trabajando en jornadas de hasta diez horas desde que suena el despertador a las 6,30. Tras el rodaje el suplemento diario: tiene que practicar esgrima, equitación, pesas en el gimnasio para tener la musculatura del héroe al que da vida (mide 1,81 y está en 74 kilogramos). Al llegar el fin de semana sus colegas de profesión intentan exprimir las posibilidades que les da esa bulliciosa y vivaracha ciudad. La vida social y nocturna en la capital está llena de tentaciones. Los jóvenes sin (y con) ataduras familiares aprovechan esas luces de neón… Pero a David, rara avis, no lo encontraréis allí. Los viernes, después del rodaje, hace la maleta, coge el puente aéreo y de vuelta a

Pagina 2/3


casa. Ha acondicionado una habitación con pantalla gigante para disfrutar del cine que le encanta (Gary Cooper, Humphrey Bogart, John Wayne, "y ahora el westenr clásico"). El cine de toda la vida. Y para acabar un último detalle nada superficial: está estudiando asignaturas de 4º y 5º curso de Filosofía por la UNED (¡lo que no hizo cuando estudiante!). ¿Por qué filosofía? "Para entender mejor la vida". Intuye que en esta vida las cosas no son por azar. ¿Crees en Dios? "Quiero creer"… Marca Escola Pía.

Pagina 3/3


Biografía