Issuu on Google+

-MUNDIAL 2014Llegó Junio, llegó el MUNDIAL y Che Quilombo quiere opinar... -FÚTBOL PARA TODOSFútbol para todos, para pocos, para ninguno


Che quilombo, fútbol -Editorial: Che quilombo, fútbol alternativo y combativo-Pág 1 y 2 -Mundial Brasil 2014: Llegó junio, llegó el MUNDIAL y Che Quilombo quiere opinar... -Pág 3 y 4 -Futbol para todos, para pocos, para ninguno-Pág 5 -Nota de opinión: fútbol femenino- Fútbol para todos... Y todas? Por Damián Aquino.- Pág 6 y 7

alternativo y combativo Hace unos días, una semana o algo así, mataron otro pibe, en otro barrio...Otro pibe, otro barrio y hay que escribir sobre fútbol. Y no sale y cuesta. En el medio tenemos que contar quiénes somos, contar qué es Che quilombo, hablar sobre lo que buscamos construir y de lo que buscamos cambiar, también. Y pensar y sentir que no podemos hablar de una cosa y negar la otra. Se trata, en primer lugar, de un equipo de esos que funcionan como el nombre lo dice, con mucho más que compartir que el deporte, con el deporte como punto de encuentro y de partida para desde allí construir y construirnos. Se trata también de un equipo de fútbol a quienes estás cosas no nos pasan como ajenas. Todo el tiempo buscamos herramientas para cambiar la realidad, en ciertos momentos no nos alcanzan, nos quedan cortas, no podemos por más que lo deseemos detener esa realidad que nos avasalla. Matan pibes en los barrios todos los días y quienes los laburamos, quienes los andamos, los vemos partir. Con pena, sí, pero sin gloria. A veces poner en palabras, también nos ayuda a pensar, en objetivos, en lugares a los que queremos llegar. Nos preguntamos ¿Qué buscamos con el fútbol? ¿Qué buscamos con el deporte para todos y todas? ¿Qué tenemos para ofrecer? Y pensamos que la respuesta es, herramientas. La realidad suele ser injusta, mucho a veces. Quienes conformamos Che quilombo, elegimos trabajar en forma individual en estos barrios, algunos nuestros barrios, laburar con estos pibes, laburar con nosotros y hoy estamos pensando hacerlo en conjunto… Che Quilombo hoy se piensa y se proyecta como una


que nos queda mucho por aprender y sentimos que todo eso sale desde el fútbol; desde la organización, desde los vínculos que supimos crear y sabemos sostener.

agrupación, con objetivos políticos, porque eso que nos dicen de que todo es política, lo creemos y el fútbol también es política. La idea ronda en torno de construirnos desde el fútbol, desde esa herramienta tan linda que encontramos y poder transmitir eso que hoy llamamos “alternativo y combativo”.

El nombre que elegimos resume de alguna manera todo nuestro proyecto. El Che decía: “todos los días hay que luchar porque ese amor a la humanidad viviente se transforme en hechos concretos, en actos que sirvan de ejemplo, de movilización” y nuestros actos siempre los llevamos a cabo con mucha alegría, con mucho entusiasmo, de ahí lo de quilomberas. Quilombo es lo que queremos hacer, queremos hacer ruido, barullo, queremos que nos

Nuestro fútbol es “alternativo” porque hoy en día son muy pocas las mujeres que practican este deporte que históricamente perteneció a los hombres, pero también porque pensamos en un deporte sin violencia en donde prime más el interés por acercarse al otro que la competencia. Nuestro fútbol es “combativo” porque entendemos el deporte en general como un derecho, como un derecho que actualmente nos es vulnerado, situación que tenemos y queremos revertir. Pensamos en el deporte como un derecho y no queremos comernos ese fútbol que nos dice que no debemos actuar, que nos dice que los jugadores son mercancías que se compran y se venden, descartables cuando ya no son útiles. Queremos Hablar y para contarles que nosotros y nosotras acá encontramos lazos, construcciones, espacios, que podemos compartir que podemos difundir, que nos pueden enseñar mucho también. Pensamos

escuchen, que nos presten atención, queremos decirles que el fútbol también es nuestro, es de todos y de todas, es combativo y revolucionario. Quizá nos falte decir que nos juntamos, desde hace dos años ya, todos los viernes a las 22hs en San Telmo, para compartir ese fútbol que vamos creando, que disfrutamos mucho y que invitamos a quien guste a ser parte de un picadito con las pibas y, por qué no, a pensar y crear una revolución... Estamos convencidos y convencidas de que la revolución viene desde abajo y hay que gestarla... Nosotras elegimos militarla desde el fútbol y desde el potrero...


Este año, Brasil... A diferencia de otros mundiales, se vienen dando un gran número de manifestaciones en su contra. A la fecha ha habido mas de 17 movilizaciones. Esto no es casual. El pueblo brasileño viene mostrando hace mas de un año una bronca que va en ascenso y que se acrecienta con las fuertes desigualdades sociales, que ni Lula ni Dilma han podido resolver. Es así, como el año pasado el aumento en el transporte terminó de dinamitar una bronca que se venia alimentado con salarios insuficientes, viviendas inalcanzables, un presupuesto ínfimo para educación y salud, etc. Demandas que compartimos con el país vecino y que no escapan a la mayoría de los países latinoamericanos que también participaran de la competencia. Los gastos exorbitantes del mundial despertaron nuevamente la bronca. El dinero que no se invierte en salud, ni en educación se está gastando de a millones para hacer estadios más grandes y con menor capacidad, a los cuales sólo podrán entrar unos pocos. Negocio redondo para algunos. Sumado a esto, a la fecha han muerto diez obreros durante la construcción en forma apresurada y sin las condiciones mínimas de seguridad de los estadios necesarios para el desarrollo de la competencia. Además para


poder construir los estadios se han desalojado a casi 170.000 personas, que se los envió cual paquetes a lugares alejados de las ciudades.

¿Argumentos a favor? El gobierno plantea que la realización del mundial traerá ventajas económicas, pero los números muestran que a la única que les cierra el negocio es a la FIFA. El país que actúa de anfitrión, en este caso Brasil, esta obligado a otorgar exenciones impositivas y derechos exclusivos de ventas a la FIFA. Se estima que esto le costará a Brasil 680 millones de dólares. Otro tema es quien disfrutara del evento. Las entradas para los extranjeros oscilan entre los 90 y los 175 dólares por partido, mientras que para los residentes se venderán en 25 dólares, precio que es alto en comparación con el salario mínimo brasileño. Cuando desde Che Quilombo hablamos de fútbol alternativo nos referimos a disputar contra este modelo de fútbol, con el fútbol negocio, donde el jugador o jugadora es una mercancía más que se compra y que se vende. Entendemos que el fútbol despierta pasiones, sentimientos muy profundos por nuestros equipos. La FIFA y las federaciones locales lucran con esos sentimientos, para ellos no es más que un negocio y si en el medio mueren obreros o hay que desalojar a miles de personas de sus viviendas se trata de un costo en su calculo de ganancia. Además de ser concientes de las miserias que esto le genera al pueblo brasileño y tomar el compromiso de difundir y de denunciar la situación, entendemos que el momento del mundial es una buena ocasión para emprender un debate sobre el fútbol y romper con las naturalizaciones. Se naturaliza que el fútbol es un negocio, al punto de pensar que no es posible mirarlo, vivirlo, practicarlo desde otro lugar. Nosotras creemos que sí, y estamos en ese camino. Te invitamos a sumarte!


Fútbol para todos, para pocos, para ninguno Por Sabrina A. Gjinovich- Periodista deportiva y jugadora de Che Quilombo En un país en el que el fútbol no es el deporte nacional, pero sí el más popular, se instauró hace casi cinco años la televisación estatal de los partidos que se vende como gratuita, pero que pagamos todos. Una historia de gastos excesivos, propaganda política y repartos desiguales.

A mediados de 2009, la AFA rompió contrato con la empresa TSC (Televisión Satelital Codificada), propiedad del Grupo Clarín y Torneos y Competencias, por diferencias en los montos a pagar y por la intención del Gobierno Nacional de hacerse cargo de la televisación del fútbol. En un principio, la distribución del dinero entre clubes pareció más equitativa que antes, ya que la brecha entre lo recibido por unos y otros era menor que con TSC. Sin embargo, el emparejamiento entre los clubes llamados “grandes” y “chicos” a nivel futbolístico llama a replantearse que haya categorías de distribución, aunque, si se tiene en cuenta la convocatoria y cantidad de gente que consume los partidos, quizá suene un poco lógico que River, Boca, Independiente, Racing y San Lorenzo cobren más que los demás equipos. También es cierto que los clubes más grandes son los que más han aumentado sus deudas en los últimos años, lo que se relaciona con malas gestiones y pago de contratos casi “europeos” a sus jugadores. La promesa de aire económico llegó con el desembarco del, mal llamado, Fútbol para todos. Mal llamado, porque es un proyecto que aleja al hincha y a las familias de las canchas, porque ya ni siquiera pueden ir de visitante, producto de la violencia, y las “populares” no tienen precios que lo sean ¿Para qué el hincha va a hacer largas colas, pagar una entrada o ver apretado un partido que puede ver en un sillón desde su casa?... Mal llamado porque no fomenta el deporte como práctica popular, sino que convierte a los ciudadanos en espectadores de algo que debería ser propio. Los defensores del FPT alegan que ahora el fútbol es gratuito y para todos, pero lo cierto es que lo pagan todos los ciudadanos y lo ven solo los que gustan de este deporte. Incluso la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, al momento de hacer el anuncio de este proyecto hizo una analogía poco feliz: “Yo no quiero una sociedad de secuestros, ni de personas, ni de imágenes, ni de goles”.


Si bien es cierto que antes de 2009 había que pagar la televisión codificada, ir a un bar para ver un partido, o esperar al domingo por la noche para ver los goles en “Fútbol de Primera”, la comparación con la dictadura, en un país que tapó las torturas con el fútbol, no parece la más adecuada. Por otra parte, el “excedente” que se aseguró iba a tener el fútbol estatal, a través de los años, nunca se hizo realidad. Tal es así que, hasta 2012, el Gobierno Nacional había gastado 4000 millones en este proyecto. Las pérdidas radican, principalmente, en la falta de publicidad privada (sólo tuvo en la primera temporada) en las transmisiones, por decisión de Néstor Kirchner, en 2010. Hoy sólo se muestran propagandas políticas y actos del oficialismo y empresas estatales. Teniendo en cuenta todo esto y en el marco de las protestas sociales en Brasil por el Mundial y los gastos millonarios que se efectuaron en ese país, no es desorbitado plantearse si es este el verdadero fútbol para todos; si el dinero que se destina a este fin no puede utilizarse para mejoras en salud y educación; si el fútbol o el deporte en general es un negocio o un derecho... En Argentina el deporte nacional es el pato, pero se respira fútbol, un fútbol que podría volver a ser popular y de potrero.

Fútbol para todos... y todas? Por Héctor Damián Aquino (Profesor nacional de educación física entrenador de fútbol femenino)

Claramente el que escribió el titulo de esta política, no tiene ni la remota idea de lo que esta diciendo, o quizás si y se refiere a “todos” como genero masculino. De cualquier forma esto no es casual. La mujer, a lo largo de la historia, atravesó en las diferentes disciplinas deportivas, infinidades de discriminaciones, que las condicionaron para la optimización de cada uno de sus deportes, en especial el fútbol, en donde aparecen como las más desfavorecidas. Es así como los clubes destinados al fútbol femenino, no tienen presupuesto, a la par que se gastan millones en los de varones. Ni hablar de la publicidad de los partidos, el fútbol para todos no televisa los partidos de las mujeres que juegan en la primera de los clubes. Así también se prefiere pagar el millón y medio de pesos a un jugador estrella de fútbol profesional, a los técnicos que ganan fortunas, que financiarle la carrera a una jugadora. Las mujeres reciben viáticos miserables y cobran sueldos ridículos que no les alcanza para alimentarse como la disciplina lo requiere, y que las obliga a entrenarse en horarios nocturnos, autofinanciándose la carrera. Lo mismo ocurre para aquellos que se dedican a trabajar en fútbol femenino, como los entrenadores. El sueldo para ellos también es realmente bajo en relación al mismo trabajo, pero con hombres. Otro hecho a marcar es la estructura que tienen los clubes. Estos albergan de doce a quince dimensiones para hombres y solo cuatro para mujeres. Ante esto uno se pregunta qué


pasa? Acaso la Violencia de genero les suena? Más de 400 varones practican fútbol en los clubes, mientras que la estructura armada para chicas alberga 50. También hay que agradecer a la honorable dirigencia de los clubes que se encargan que los recursos económicos y el patrimonio, que es de los socios, vayan a sus propias cuentas bancarias, blanqueadas en empresas fantasmas o en el narcotráfico. Y ni hablar de los negocios con la A.F.A , a excepción, de los clubes de la primera D que no reciben un centavo por parte de esta entidad, cuyo nombre claramente deriva de la palabra AFANO. O tal vez, las limitaciones de las que venimos hablando son mas profundas. Quizás los errores comienzan en la educación. En los programas de los profesorados de educación física, en donde las mujeres no tienen como asignatura la materia fútbol ni rugby, pero si hockey, danzas, como aquel sueño de una madre bailarina que nunca lo supo ser. Esto se traslada de igual modo a las escuelas primarias y secundarias donde los varones juegan horas al fútbol en sus clases de gimnasia y las mujeres al “delegado”, handball o gimnasia deportiva. Pero, si de discriminación se trata el fútbol es el mejor aprendiz. En el año 2014 ninguna mujer arbitro un partido, ni tuvo un cargo como dirigente, absolutamente ninguna. Solo hay un caso de una entrenadora técnica de un equipo de fútbol masculino, el de una portuguesa Helena Costa, y que tomo resonancia en los medios por el hecho de ser mujer y ser la primera en la historia del fútbol. O quizás no tiene que ver con la educación formal (así le dicen) y tiene que ver con ese gesto materno y paterno de decirle a las niñas no juegues al fútbol que pareces un “marimacho”! Por una cosa o por otra hacen de este deporte una picadora de carne. Y con el deporte mas popular del mundo un deporte exclusivo, oscuro y plagado de ilegitimidades. “Alternativa” parece ser una vez mas la palabra que viene a cambiar las cosas. Alternativas para un fútbol sin violencia de ningún tipo, sin delincuentes disfrazados de hinchas, sin dirigentes vinculados a dictaduras y negocios privados, sin intermediarios o representantes lucrando con las carreras de otros, sin discriminación y dejando de jugar con el sentimiento de los hinchas que son los que realmente bancaron y mantienen viva la pasión del fútbol...


Boletin I Che Quilombo