Issuu on Google+

TEMA 6. LA POLÍTICA EDUCATIVA DE VALENTIN GOMEZ FARIAS Valentín Gómez Farías fue otro personaje importante que participo en la pedagogía dirigida, participo de manera activa en 1824 en la Constitución, fue jefe de gobierno y partía de que la educación en el niño debería ser a base de principios ciudadanos y moral social. Indico que la educación superior debería de establecerse en tres establecimientos, primero en los estudios preparatorios, segundo en los estudios ideológicos y humanidades, tercero en las ciencias exactas, y cuarto en las ciencias biológicas, sexto en las ciencias eclesiásticas, le dio suma importancia a la educación del pueblo, haciendo intervenir en el control y administración de la educación. La política de Gómez Farías como jefe de gobierno fue basada en materia de educación partiendo de que la instrucción del niño es la base de la ciudadanía y de la moral social. Reforma educativa, Gómez Farías Valentín Gómez Farías fue unos de los congresistas que intervinieron activamente en la constitución de 1824. Cuando en 1833 Antonio López de Santa Anna fue electo presidente de la República, Gómez Farías ocupó la Vicepresidencia. Santa Anna poseía una enorme ambición por el poder, en cambio, Gómez Farías tenía una sola idea: lograr que México tuviera un gobierno que respetara la libertad de los individuos y la igualdad para todos. Transcurridos pocos meses de haber ocupado la Presidencia, Santa Anna pidió permiso al Congreso para ausentarse, quedando Valentín como presidente interino, con él tuvo lugar una reforma educativa radical legislativa. El objetivo de la Reforma educativa era que la Educación tomara un nuevo rumbo, donde se acabara con la corporación que había formado el clero con respecto a la educación; sacar a la Iglesia y a su enseñanza teológica y tomar las riendas de la educación para mejorar el país, siendo el gobierno quien se encargara de la organización de la institución. Con la ayuda de algunos colaboradores y, sobre todo, de su amigo José María Luis Mora, elaboró un conjunto de leyes y decretos que en resumen contenían las siguientes ideas: 1. Permitir la liberta de pensamiento y expresión. 2. Prohibir al clero y ejército intervenir en asuntos de política y destituir a los militares que se hubiesen pronunciado en contra del gobierno. 3. Clausurar la Universidad Pontificia, porque en ésta se concentraba un grupo contrario a las ideas de un México independiente y democrático, y reemplazarla por una Dirección de Instrucción Pública, que se encargaría de todo lo relativo a la educación de los mexicanos. 4. Para extender la educación, propuso asimismo la apertura de escuelas nocturnas para que un mayor número de jóvenes tuvieran la oportunidad de aprender y la creación de escuelas normales para maestros. 5. La desamortización de los bienes de la Iglesia Las reformas fueron revolucionarias es por eso que la universidad y la mayoría de los colegios del Distrito Federal quedaban abolidos y fueron sustituidos por 6 establecimientos, controlados por el estado y dedicados cada uno de ellos a una rama de la enseñanza.


La universidad fue abolida por decreto el 21 de octubre de 1833, y los seis establecimientos nuevos se encargarían de una enseñanza diversificada y especializada en una materia, alojadas en lugares que determinaría el estado, se enseñaría la historia, la estadística y la geografía de México, la economía política y la literatura. La opinión que tenia mora era la orientar la educación por los caminos que deben corresponder a una nación que anhela estar a la altura de su tiempo. El problema de México giraba en torno a la disputa del control de la educación”; Mora quería oponer la libertad de enseñanza y más aún la difusión de la educación pública para las clases populares. Pero bien sabemos que existe una estrecha relación entre la educación y el gobierno es por eso que Mora establecía que el gobierno debería tener el control de la educación ya que el tipo de educación de la Iglesia y otras instituciones iba en desacuerdo al ideal positivista y liberal del Gobierno. Valentín Gómez Farías junto con el Congreso actuó para dictar las leyes precursoras de la Reforma y la Constitución de 1857. Siendo de esta manera la figura precursora de la Reforma educativa de México poniendo en práctica dos bases.- sustraer la enseñanza de las manos del clero y la independencia ideológica y económica, dándole al estado la organización y coordinación de las funciones educativas. Dicha labor que realizo Gómez Farías se vio reflejada con el establecimiento de dos escuelas normales, una para varones y otra para mujeres, la destrucción del monopolio del clero en la educación, mejoro la condición de las clases populares con la educación elemental y superior, instalo la Comisión del Plan de Estudios que después sería la ya mencionada Dirección General de Instrucción Pública, etc. Después de un lapso de crecimiento de 11 meses la propuesta de Gómez Farías decayó ya que le fue retirado el apoyo, por lo tanto la reforma quedo aplazada hasta la generación de Juárez. En 1834 se redactó el plan contra las reformas liberales trayendo una vez más a Santa Anna. La reforma era inexistente no logrando superar la pedagogía del lancasterianismo; el cual fue obstáculo para el desarrollo del sistema educativo. El plan lancasteriano simplemente compenso la falta de maestros en una época en que los recursos eran precarios, donde los procedimientos de enseñanza fueron rutinarios y memoristas perdurando durante 68 años de 1822 a 1890; a pesar de su metodología fue la primera institución que se preocupó por la enseñanza popular, solucionando el problema de la falta de maestros. Finalmente la reforma tuvo repercusión en la educación superior y dio un espíritu innovador a sus generaciones, preocupándose por la instrucción y por una mejora para el país intelectual, cultura, política, laboral y nacionalmente. Intervino en la destrucción del monopolio eclesiástico y militar y dio paso a la enseñanza libre del mismo modo al laicismo y a la educación como derecho de todos.


LUCAS ALAMAN Y EL PROBLEMA DE LA EDUCACIÓN La Independencia involucraba el derecho de todos a la educación. Esto llegó a sentirse y propagarse con más firmeza, cuando, consumada la Independencia, se advertía por los más inteligentes que las clases dominantes continuaban monopolizando, como antaño, la enseñanza secundaria y superior, así como la industria y el comercio. Destruido el efímero Imperio de Iturbide, se pensó en expulsar a los antiguos privilegiados, los españoles, y en nacionalizar los bienes del alto clero. Por lo que toca a la educación, se llegó a comprender, claramente, que los principios libertarios debían asentarse en la educación popular. Don Lucas Alamán, pregonaba que sin instrucción no podía haber libertad y que la base de la igualdad política y social era la enseñanza elemental.

EL DOCTOR MORA Y LA NACIONALIZACION DE LA EDUCACIÓN El Doctor Mora fue otro de los personajes que participaron en forma importante en aspectos constructivos del conocimiento, quedo formulados en tres principios: 1. Destruir todo lo que fuera inútil o perjudicial a la educación. 2. Difundir entre las masas los medios más adecuados en indispensables para el aprendizaje. 3. La educación estuviera de acuerdo con las necesidades determinadas del nuevo estado

social.

Apoyando esta renovación de la enseñanza en un plano político, el doctor José María Luis Mora anunciaba, hacia esta misma época, la idea de hacer que las orientaciones y tendencias de la educación estuvieran acordes con la política general del Estado Mexicano. En favor de esta nueva orientación pedagógica, pronunció en el Congreso Constituyente del Estado de México, en 1824, importantes conceptos. “Señor, decía en la parte relativa de su discurso, nada es más importante para un Estado que la instrucción de la juventud. La meta educativa de Mora era crear al hombre positivo, el modelo utilitarista del individuo industrioso e ilustrado que persigue sus propios intereses y cuya máxima fidelidad, como ciudadano virtuoso, sería el estado civil.


LEGISLACION EDUCATIVA DE LOS PRIMEROS AÑOS DE INDEPENDENCIA Como una de los ideales de la Independencia se proclamaba el derecho a la educación popular y fue Lucas Alamán quien sostenía que “sin instrucción no puede haber libertad, la base de la igualdad política y social era la enseñanza elemental” por lo que se dio a la tarea de elaborar un Plan Educativo para reactivar la educación, posteriormente el doctor José María Luis Mora decía que las aportaciones y tendencias de la educación debían estar acorde a la política general del Estado Mexicano. La doctrina política y pedagógica de Lucas Alamán y del doctor Mora constituyó la mejor expresión de un ideario cuyo desarrollo se había ido gestando desde los últimos años de la época colonial. ART. 336 Aplicado en la Nueva España “En todos los pueblos de la monarquía se establecerán escuelas en las que se enseñará a los niños a leer, escribir y contar, y el catecismo de la religión católica...” ART. 39 de la constitución de Apatzingan “La ilustración, como necesaria a todos los ciudadanos, debe ser favorecida por la sociedad con todo su poder”. ART. 50 de la Constitución de 1824, establece: “Son facultades exclusivas del Congreso general: Promover la ilustración, asegurando, por tiempo limitado, derechos exclusivos a los autores por sus respectivas obras, estableciendo colegios de marina, artillería e ingenieros, exigiendo uno o más establecimientos en que se enseñen las ciencias naturales y exactas, políticas y morales, nobles artes y lenguas, sin perjudicar la facultad que tienen las legislaturas para el arreglo de la educación pública en sus respectivos Estados”.


VALENTIN GOMEZ FARIAS Y LA PEDAGOGIA DIRIGIDA Aquellas importantes ideas pedagógicas y los debates alrededor de los preceptos educativos constitucionales dieron las bases y los antecedentes para una substancial reforma legislativa, años más tarde. Por fortuna, en esta época ocupó el poder un político con la habilidad bastante y la resuelta energía para realizar tamaña empresa. Tal político fue don Valentía Gómez Farías. Gómez Farías fue uno de los políticos que intervinieron activamente en la Constitución de 1824, en la que la forma de gobierno representativa y federal hizo sus mejores armas en contra del centralismo. Ahora, en 1833, ocupaba la Vicepresidencia de la República, y. por ausencia temporal del general Antonio López de Santa Ana, se encontraba al frente del Poder Ejecutivo. La política de Gómez Farías como jefe del Gobierno siempre fue de avanzada. En materia de educación partía de la idea de que la instrucción del niño es la base de la ciudadanía y de la moral social. “La enseñanza primaria, decía, que es lo principal de todo, está desatendida y se le debe dispensar toda protección, si se quiere que en la República haya buenos padres, buenos hijos, buenos ciudadanos que conozcan y cumplan sus deberes”. Se sustrajo la enseñanza de las manos del clero y se organizaron y coordinaron las tareas educativas del Gobierno. Se creó la Dirección General de Instrucción Pública para el Distrito y Territorios Federales (tal creación venía a significar toda una nueva manera de concebir en México el problema educativo); se estatuyó que la enseñanza sería libre (toda persona podría abrir escuelas); se promovió la fundación de escuelas normales (con gran incomprensión de la época); se fomentó la instrucción primaria para niños y adultos analfabetos, y se suprimió la Universidad (primera extinción). Entre los logros obtenidos por Valentín Gómez Farias están: • • • • • • •

Sustrajo la enseñanza de manos del clero. La libertad de opinión. Supresión de las leyes de represión a la prensa. La abolición de los privilegios de la iglesia y el ejército. La supresión de las órdenes monásticas. Establecer los medios que procuraran el mejoramiento de los grupos indígenas. La educación de las clases populares.

Otra fue instituir la Dirección General de Instrucción Pública para el Distrito y territorios de la federación con el objetivo de que fuese el Gobierno quien tuviera el control y administración de la educación. Llevó a cabo la instauración del Instituto de Ciencias Médicas, que más tarde se convirtió en la Facultad de Medicina. También dictó una ley permitiendo la organización de la Biblioteca Nacional. El documento que contiene plasmados los ideales de Valentín Gómez Farías se conoce con el nombre de "Leyes de Reforma", trató de operar una profunda transformación en el campo de la educación, por considerar que era al Estado a quien correspondía atender este importante problema social. Durante su gestión se declara la libertad de enseñanza y se crea la Escuela Normal de Profesores.


LA INSTRUCCIÓN PUBLICA Don Lucas Alamán el primero, en Memoria de 7 de noviembre de 1823, pregonaba ya que sin instrucción no podía haber libertad y que la base de la igualdad política y social era la enseñanza elemental. Pero añadía que sobre ésta era preciso organizar un plan de enseñanza que abrazara todas las ciencias y que permitiera igualdad de derechos a todos los ciudadanos. Además, este plan habría de utilizar las antiguas instituciones, pero renovándolas conforme a las nuevas necesidades. La Comisión de Instrucción Pública del propio cuerpo de legisladores consideró, asimismo, detenidamente una proposición encaminada a que se estableciera en cada capital de la provincia una cátedra de economía política, al efecto de instruir en tan necesitado ramo de los conocimientos a los futuros funcionarios del Gobierno de la República. La primera Ley General de Instrucción Pública Superado definitivamente el Antiguo Régimen en 1834, los gobiernos liberales se preocuparon por el desarrollo del sistema escolar en España, para lo que fueron dictando o aprobando diversos planes de estudio, reglamentos, nuevas instituciones docentes, organigramas de la administración escolar... Iban buscando todos ellos la promulgación de una ley general que facilitara la regulación y el control de la enseñanza en todos sus niveles. De toda esa literatura legislativa merece la pena recordar tres planes por diversas singularidades de cada uno. El primero fue el Plan general de Instrucción Pública, de 1836, en el que se define la enseñanza secundaria como los estudios “que son necesarios para completar la educación de las clases acomodadas” y se introduce en la literatura española el término “Instituto” para designar al centro donde se imparten tales estudios; se fundan las Escuelas Normales para maestros y una Normal específica para profesores de secundaria, y se crea un Consejo de Instrucción Pública”. En 1838 se ordenó el segundo, un Plan de instrucción primaria planteado provisionalmente, en donde se sientan las bases de institucionalización de la enseñanza primaria, se legaliza a las escuelas de adultos y se crean las escuelas de párvulos. Su inspiración se debe a Pablo Montesino. El tercer plan es el Plan General de Estudios de 1845, ocupado de regular solamente la enseñanza media y la universitaria, por el que su autor, Antonio Gil de Zárate, representante típico de los afanes burgueses, caracterizó definitivamente nuestro sistema escolar como secular, centralista y uniforme, dejando su administración y control de una vez para siempre en manos del Estado. Declara la libertad de enseñanza, permitiendo la creación de centros privados, pero entiende que el permiso correspondiente lo debe otorgar el Estado.


Tema 6