Issuu on Google+

LA REVOLUCIÓN RUSA A comienzos del siglo XX, el absolutismo zarista y la consiguiente falta de libertades impedían el desarrollo normal de la vida política y frenaban la modernización del país. Rusia seguía siendo una gran potencia europea y, al mismo tiempo, uno de los países más atrasados del continente. Estas contradicciones motivaron el nacimiento de una oposición política al zarismo, que se manifestó en el estallido revolucionario de 1905, antecedente de la gran revolución de 1917, que pondría fin al imperio zarista. En el año 1917 tuvo lugar en Rusia un proceso revolucionario que culminó con la instauración del primer régimen socialista del mundo. La Revolución Rusa tuvo dos fases bien diferenciadas, la primera, en febrero, dio lugar a la caída del zarismo y a la instauración de un régimen parlamentario y constitucional. La segunda, en octubre, tuvo carácter socialista y configuró un nuevo modelo de Estado a partir de las organizaciones obreras, de los soviets de obreros y campesinos. En ocho meses, Rusia pasó de una monarquía anacrónica y casi absoluta a la dictadura del proletariado. El nuevo régimen sólo consiguió consolidarse después de una cruenta guerra civil que se prolongó durante más de tres años. 1. La Rusia de los Zares. A comienzos del siglo XX el Imperio Ruso era, tanto desde un punto de vista territorial como demográfico grande y poderoso, esta fuerza era más aparente que real. a) Agricultura tradicional: A lo largo del siglo XIX el campo ruso vivió al margen de las transformaciones agrícolas que se habían producido en otros estados europeos. La aristocracia concentraba la mayor parte de la tierra y el campesinado vivía en un régimen de servidumbre. Las duras condiciones de vida que debían soportar los campesinos provocaron que el Imperio se viese afectado con relativa frecuencia, por revueltas agrarias que en 1861 obligaron al zar Alejandro II a abolir la servidumbre. Las tierras quedaron divididas en dos partes: una parte la conservaba el antiguo señor y la otra se entregaba en usufructo a los campesinos. Estos podían rescatar las tierras que cultivaban mediante el pago de una indemnización, pero el decreto decepcionó a los campesinos pues se veían obligados a endeudarse si querían rescatar unas tierras a un precio, a menudo, superior a su precio real. Como resultado de la reforma surgió una nueva burguesía agraria, los Kulaks, paralelamente aumentó el número de campesinos pobres que reciben el nombre de mujiks. Muchos de ellos sin tierras y endeudados emigraron a las ciudades en busca de trabajo en las industrias que comenzaban a crearse. La propiedad de la tierra continuaba siendo la gran reivindicación de los campesinos rusos.


b) Industria muy localizada: La abolición de la servidumbre dio lugar a un aumento de la mano de obra disponible para la industria, pero la agricultura no estaba suficientemente desarrollada para aportar el capital que la industria necesitaba. Así que se tuvo que recurrir a las inversiones extranjeras procedentes de Francia, Gran Bretaña, Alemania y Bélgica. El resultado fue una industrialización rápida pero con ciertas particularidades como: la concentración geográfica en zonas como San Petesburgo, Moscú, Ucrania, Los Urales y Polonia, el gigantismo: la mayoría de las empresas eran superiores a 500 trabajadores. La industrialización potenció el crecimiento del proletariado, que en las regiones industriales tenía una importante fuerza social. Las condiciones laborales y salariales eran duras: jornadas de trabajo de 12 horas, salarios muy bajos que disminuían con la edad, un porcentaje elevado de mano de obra infantil y femenina, etc. No existía el derecho a la huelga y la legislación laboral era muy escasa, en estas circunstancias no es de extrañar que la conflictividad social fuese elevada y cada día las revueltas obreras aumentasen. c) La autocracia zarista: A principios de siglo, el Imperio Ruso mantenía una monarquía absoluta, nadie controlaba los actos del zar y ninguna institución protegía a los súbditos de la omnipotencia de un Estado que se sustentaba en cuatro pilares: la burocracia, estructura administrativa que garantizaba el funcionamiento de este Imperio, el sistema era corrupto y los funcionarios se habían convertido en una aristocracia administrativa. El ejército, instrumento esencial del expansionismo ruso, los mandos estaban reservados a la nobleza. La iglesia ortodoxa cuya cabeza era el propio zar y tenía gran influencia sobre las masas analfabetas. Y la policía (Okhrana) que desarrollaba un sistema represivo muy duro. d) Las fuerzas de oposición al zarismo: Las primeras corrientes de oposición se desarrollaron en el campo a mediados del siglo XIX, el primer movimiento es el de los nihilistas de carácter intelectual que evolucionó hacia el terrorismo. El movimiento revolucionario más importante fue el populismo que se oponía a la industrialización masiva y defendía la transformación de la sociedad campesina en unas comunidades rurales nuevas de carácter socialista. Se inspiraban en el pensamiento de Bakunin y fundaron una organización llamada Tierra y Libertad que protagonizó una serie de atentados contra el zar, que finalmente murió víctima de las bombas terroristas. A comienzos del siglo XX surgen los partidos que más influencia tuvieron en el movimiento revolucionario: Partido Socialista Revolucionario (también llamado eserita) que recoge la tradición populista, tuvieron mucha influencia entre los campesinos. Y el segundo fundado por Plejánov fue el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso de tendencia marxista, entre sus miembros hay que destacar a Lenin que adaptó el marxismo a las condiciones específicas de Rusia y el gran artífice de la Revolución de 1917. En 1903


surgen dentro de este segundo partido dos tendencias: mencheviques y bolcheviques. Ambos grupos aceptaban el esquema marxista de la revolución, las diferencias surgían cuando hablaban del papel que debía tener la burguesía en el proceso revolucionario y el carácter que debía tener el partido. La corriente liberal y democrática en Rusia fue poco importante pues la burguesía era poco numerosa. Mencheviques: dirigidos por Martov, son más moderados, separan la revolución burguesa de la revolución socialista. Creen que en Rusia se debía producir una revolución burguesa y los proletarios tienen un papel secundario. También creen que el Partido Obrero Socialdemócrata es un partido de masas. Bolcheviques: dirigidos por Lenin, son más radicales, creen innecesaria una revolución burguesa, además piensan que los burgueses nunca harán una revolución de este carácter y eu el proletariado debe dirigir la Revolución. Respecto al partido lo consideran un partido de combate que debe prepararse para los acontecimientos de la Revolución.


2. La revolución de 1905. Los problemas económicos y las dificultades exteriores (guerra ruso – japonesa) fueron motivos suficientes para unir a todos los sectores de oposición al zar en demanda de unas mejores condiciones de vida y de una democratización del sistema. La revolución de 1905 fue el primer gran intento de convertir el Imperio ruso en una monarquía parlamentaria y constitucional. La chispa que encendió el movimiento revolucionario fue la manifestación pacífica que se produjo ante el Palacio de Invierno que reclamaba reformas sociales, libertades democráticas y una Asamblea Constituyente. La manifestación fue disuelta a tiros por la guardia cosaca (se saldó con 1000 muertos y 2000 heridos). El acontecimiento será recordado como el Domingo Sangriento. La revuelta se extendió rápidamente y surgirá una nueva organización de masas los soviets (consejo). Se definen como asambleas de delegados de las fábricas y de las organizaciones obreras y constituirán las únicas instituciones democráticas del país, su forma de actuación era acercar la política a las masas para que éstas pudiesen entenderla. Los primeros soviets surgen en San Petersburgo y Moscú, se extendieron rápidamente por los centros industriales más importantes de Rusia. Ante el peligro de una guerra civil, el zar Nicolás II se vio obligado a ceder y en el Manifiesto de Octubre se comprometió a convocar una asamblea nacional (La Duma) y garantizar las libertades públicas. Con el tiempo se vio que las reformas eran más aparentes que reales, por ejemplo los ministros no eran responsables ante la Duma y el zar tenía la iniciativa a la hora de promulgar las leyes. Parecía que en 1914, la situación había vuelto a su cauce, el poder del zar permanecía intacto, continuaba el desarrollo industrial y los problemas en el campo s habían apaciguado, pero la difícil coyuntura de la Primera Guerra Mundial volvió a poner de manifiesto los problemas. 3. La Revolución de 1917. La chispa que desencadenó el movimiento revolucionario fue la Gran Guerra, en el plano económico la industria fue sustituida por una industria de guerra y las necesidades básicas de la población quedaron desatendidas, en el plano político se produjo la desintegración del Estado zarista, los funcionarios estatales se mostraban descontentos por el descenso de sus salarios, además hay que considerar el desastre militar donde se constató un número de muertos en el frente muy elevado. Cada día crecía el convencimiento de que para salvar el país era necesario prescindir de los Romanov e implantar un verdadero sistema parlamentario. La revolución se produjo en dos fases, la primera en febrero que tuvo un carácter burgués y convirtió al Imperio Ruso en una monarquía parlamentaria y la segunda, en octubre, tuvo un carácter socialista y dio lugar a la primera república socialista del mundo.


a) La revolución de febrero: A medidados de febrero el descontento en Petrogrado (nombre eslavo que había adoptado la ciudad de San Petersburgo) era enorme, la mitad de la población obrera estaba en huelga, al igual que en 1905, el ejército recibió la orden de disparar contra la población, pero no lo hizo y se unió a los manifestantes. Para defender la revolución surgieron los primeros grupos de obreros armados que constituyeron la Guardia Roja, en medio de todos estos acontecimientos vuelven a resurgir los soviets, en ellos se agruparán todas las fuerzas revolucionarias. Los diputados liberales de la Duma y el soviet de Petrogrado crean un gobierno provisional que sustituye al zarista, el zar abdicó y el gobierno se comprometió a iniciar una serie de reformas de carácter político y social. Sin embargo, pronto se puso en evidencia que los diferentes sectores no coincidían, por un lado la burguesía aspiraba a dirigir el país y a consolidar un régimen parlamentario de tipo occidental y por otro un sector de clases populares comenzaba a exigir un programa más ambicioso: salida de la guerra europea, reparto de tierras, mejora de las condiciones laborales, etc. b) Los gobiernos provisionales (febrero-octubre de 1917): El gobierno provisional estaba dominado por los partidos burgueses, entre los líderes más importantes hay que destacar al social revolucionario Kerenski, una de las primeras decisiones que adoptó este gobierno fue la de continuar la guerra, al principio contaba con el apoyo de los soviets, pero tuvo oposiciones como la de Lenin quien indicaba que la revolución no se podía mantener en unos límites burgueses y era necesario continuar avanzando hasta situar a los obreros en el poder. Lenin defendía la salida de la guerra y se mostró partidario de retirar el apoyo al gobierno provisional. El objetivo de los bolcheviques era crear una República de los Soviets con diputados obreros y campesinos. En el verano de 1917, la situación del pueblo ruso no había mejorado, las manifestaciones se sucedieron constantemente y fueron reprimidas con dureza por el ejército, el gobierno acusaba al partido bolchevique de incitar al pueblo al desorden y también se inició una persecución sistemática contra los bolcheviques. c) La revolución de Octubre: los bolcheviques incitaron a la insurrección armada como única vía para acabar con el gobierno provisional. Consiguieron que el soviet de Petrogrado presidido por Trotski y el de Moscú apoyasen la insurrección. El levantamiento comenzó en la noche del 24 de octubre en Petrogrado que en pocas horas controló la ciudad y ocupó el Palacio de Invierno, todos los miembros del gobierno con la excepción de Kerenski que consiguió huir fueron detenidos, no se derramó sangre ni hubo víctimas. El Congreso de los Soviets destituyó al gobierno provisional y se aprobó la formación del Consejo de Comisarios del Pueblo, primer gobierno obrero y campesino, los bolcheviques tenían la mayoría y Lenin fue nombrado presidente. Las


primeras medidas de este gobierno fueron la salida de la Guerra (firma del tratado de Brest-Litovsk) y un decreto sobre la tierra, por el que se confiscaban las propiedades de la corona, de la nobleza y de la Iglesia, también se nacionalizó la banca. 4. La guerra civil. Este conflicto fue promovido por las fuerzas antirrevolucionarias y por la intervención extranjera. Sin embargo, el régimen comunista se consolidó con la creación de la URSS. Los países vencedores de la Guerra Mundial querían frenar la revolución y castigar al nuevo régimen que había expropiado todas las grandes inversiones y los préstamos que se habían hecho en la época zarista. Se enviaron cuerpos del ejército que aportaron armas y capital al ejército antirrevolucionario conocido como los blancos, frente a os revolucionarios que se les conoce como el Ejército Rojo. La guerra fue muy confusa, desorganización en el bando anticomunista frente a una rígida disciplina de los Rojos dirigidos por Trostki. a) Economía al servicio de la guerra: a consecuencia del conflicto el gobierno tuvo que tomar una serie de medidas extraordinarias que se conocen con el nombre de comunismo de guerra consistió en una expropiación generalizada de la pequeña burguesía industrial y comercial, se hizo efectiva la nacionalización de la banca y las condiciones de trabajo del proletariado se hicieron muy duras (“quien no trabaja no come”), se prohibió el derecho a la huelga. La agricultura también fue puesta al servicio de la guerra, se llevó a cabo la requisa forzosa de las cosechas. b) La consolidación del poder bolchevique: la guerra civil y el boicot internacional determinaron la orientación económica y política del estado soviético, favoreciendo la centralización del poder en manos de los bolcheviques. Ante la segura pérdida del poder si se realizaban elecciones como había fijado el gobierno provisional del febrero, los bolcheviques decidieron resolver el Parlamento, negaron el sufragio universal y las reglas de la monarquía parlamentaria. Se iniciaba un nuevo tipo de estado, la “dictadura del proletariado”, según Lenin esto significaba una amplia democracia para los proletarios y campesinos y una dictadura para las viejas clases opresoras (burguesía y aristocracia). La guerra civil aceleró este proceso centralizador y la checa (policía política) fue eliminando la oposición de anarquistas, socialrevolucionarios y mencheviques. Los partidos políticos fueron desapareciendo y la autonomía de los soviets fue cada vez más reducida. El partido bolchevique, conocido como comunista desde 1918, se convirtió en la única institución de la vida política, Estado y Partido iban identificándose cada vez más.


c) La expansión revolucionaria y la Tercera Internacional: el ejemplo de la Revolución Rusa hizo que en muchos lugares se iniciasen revueltas que tenían como objetivo acabar con el orden burgués. Las más importantes fueron la de los espartaquistas alemanes (Rosa Luxemburgo) y los comunistas húngaros (Bela Kun). Ambas fracasaron y fueron sofocadas con una dura represión, sobre todo la primera. No obstante, los bolcheviques pensaban que todavía se podía producir la expansión de la revolución y Lenin convoca una conferencia internacional en 1919, se la conoció como la Internacional Comunista o Tercera Internacional (Komintern). Se produjeron disensiones internas en los partidos socialistas debilitados por la guerra, el problema era unirse al Komintern o a la Segunda Internacional, Lenin promulgó una serie de condiciones para integrarse en la nueva Internacional lo que provocó la división de muchos partidos socialistas apareciendo grupos comunistas muy ligados a las orientaciones de Moscú. 5. La construcción del socialismo en la URSS (1921 – 1941). a) La formación de la URSS: en 1922, durante el congreso de los Soviets nació la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, compuesta inicialmente por Rusia, Ucrania, Bielorrusia y Transcaucasia. Poco a poco la URSS fue estableciendo relaciones con el resto del mundo. En 1923 se aprobó una constitución que definía las competencias de la URSS en política exterior, economía y defensa, también la posibilidad de las diferentes repúblicas de separarse de la Unión, el órgano legislativo supremo era el Soviet Supremo que elegía a un comité ejecutivo (Presidium) y de los asuntos del gobierno se encargaba un Consejo de Comisarios del Pueblo (Consejo de Ministros). Esta constitución estuvo vigente hasta el 36, cuando Stalin estableció otra nueva que reafirmaba el poder del Partido. b) La NEP: la Nueva Política Económica tenía que poner fin al comunismo de guerra y conseguir un aumento de la producción con el apoyo de la población muy castigada por las duras condiciones de vida durante la guerra, la nueva política suavizó las condiciones de trabajo en las industrias y permitió a los sindicatos recuperar su independencia, se reconoció también el derecho a la huelga. En el campo, la NEP permitió al campesino vender su producción en el mercado una vez entregada la parte que correspondía al Estado, se suspendieron las requisas forzosas. La NEP fue entendida como una etapa intermedia entre el capitalismo y el socialismo, sus resultados fueron excepcionales. Pero este éxito no estuvo exento de problemas, los precios se dispararon y se produjeron grandes diferencias entro los precios industriales (muy altos) y los agrícolas (muy bajos). Se va a producir lo que se conoce como la crisis de las tijeras.


c) El debate político y económico: cuando Lenin murió en 1924, se inició una etapa de inestabilidad, desde un punto de vista económico era necesario fijar la orientación que el país debía tomar, muchos miembros del Partido abogaban por una mayor intervención del Estado. Por otra parte, estaba el problema de la sucesión, nadie de los posibles líderes tenía el apoyo unánime del Partido. Habrá que mencionar a dos personajes: Trostki y Stalin. Este último se alineó con los sectores más conservadores del partido y poder deshacerse de su oponente, consiguió la expulsión de Trotski del país y defendió un modelo de construcción del socialismo basado en la industrialización. d) Stalin: fue el impulsor de lo que se conoce como la “vía soviética de la industrialización”, para asegurar la independencia industrial y energética de un país tradicionalmente atrasado fue necesario poner toda la economía al servicio de la industria pesada. Fue necesario planificar la economía y el instrumento esencial para la planificación fue el GOSPLAN (Comisión del Plan del Estado) organismo de carácter orientador. Esta orientación coincidió con al NEP hasta 1927, momento en que la Nueva Política Económica se abandona. En definitiva, la planificación impulso el crecimiento de la industria y en la década de los años 30, la URSS se pudo situar entre las potencias de primer orden en el terreno industrial, pero este crecimiento fue desequilibrado, la industria de bienes de consumo era muy débil, la sumisión de la agricultura a la industria provocó déficits alimenticios. Stalin superó todas las disputas internas mediante la formación de castas de funcionarios que controlaban el aparato del Partido y el Estado, las purgas política se encargaron de acabar con cualquier disidencia, las más conocidas son las de los años 35-38 en las que se eliminó a más del 50% de los miembros del Comité Central del Partido.


RUSIA