Page 1

Instituto Valladolid Preparatoria Literatura Profesora Cecilia 3er Semestre Sergio Ochoa Rojas Clave 3116 Mi leyenda “La esposa de Rafael” Morelia, Michoacán 18 de Octubre de 2011


“La esposa del señor Rafael”

Hace unos 22 años cuando en Morelia era una ciudad muy tranquila, no había casi tráfico, no se sabía que era la inseguridad el Instituto Valladolid se encontraba en el centro, cerca de donde estaba la escuela de Medicina; el instituto era de los prestigiados de Morelia y contaba con Preescolar, Primaria, Secundaria y Preparatoria. Era un ambiente muy padre el que se vivía entre los alumnos, maestros y personal de esta. Con el paso del tiempo la escuela tenía mucha demanda de alumnos en ella y esto era un problema porque las instalaciones empezaban a ser poco espacio para toda la multitud. Manera como pudieran solucionar el problema era trasladar el nivel Preparatoria a otro lugar. En aquel entonces quien regia el Valladolid era el padre Ricardo, que era el encargado de buscar un espacio para poder poner la Preparatoria, tuvo la idea de que a lo mejor que el


monasterio donde se preparo para ser padre le podrían ayudar facilitándole un terreno donde construir las instalaciones, ya que se trataba de una escuela católica; este convento cabe mencionar que estaba en Jesús del Monte en Santa María.

Entonces el padre Ricardo un día se entrevisto con algunos de los padres del monasterio sobre todo con el padre Ramón que fue su mejor amigos cuando él estuvo ahí. Todos los padres lo trataron con cariño por los momentos que vivieron de adolecentes en el monasterio, y obviamente lo apoyaron y le cedieron un terreno cerca de una Iglesia pero la única condición era que respetaran un pequeño espacio de un señor que había vivido ahí por años rindiéndole servicios a los sacerdotes como cortar el pasto, pintar el monasterio también servía como velador entre otras cosas.

El señor que vivía en los terrenos que le habían brindado al padre Ricardo se llamaba Rafael Villegas Gómez. El era un hombre muy tranquilo, feliz, capaz, trabajador pues vivía de una manera muy humilde, pero no le hacía falta nada, vivía con su familia y sus perros vivía en área abierta, el sembraba frutas legumbres con las que él y su familia se sustentaban.

El padre Ricardo fue a entrevistarse con el señor Rafael para plantearle la idea que tenia de construir en esos terrenos y preguntarle si tenia algún inconveniente y que desde luego iban a respetar su espacio y también a ofrecerle trabajo cuando estuviera en pie el nuevo instituto, el señor Rafael acepto el proyecto del padre Ricardo.

Con el tiempo poco a poco la construcción iba tomando forma, hasta que meses después los edificios de la preparatoria fueron


terminados, todas las butacas, laboratorios, etc de la preparatoria fueron trasladados para iniciar un nuevo semestre de clases. Todo marchaba muy bien los alumnos muy contentos poniendo todo su empeño estaban agradecidos, los maestros también súper felices y dando todo su potencial por el orgullo de pertenecer a un instituto tan reconocido como lo era en ese tiempo.

El señor Rafael con el tiempo fue integrándose a la escuela haciendo labores como costar el pasto, pintar los cupitres, las paredes, limpiar la fuente de la entrada principal que por alguna razón nunca se ha visto con agua antes. Se ganaba el respeto y el cariño de todos siendo honesto leal. El señor Rafael estaba casado con la señora María Teresita del niño Jesús Correa López que ella ayudaba en cuestiones de la secretaria muy simples, también colaboraba con las señoras de la cafetería. La pareja era muy feliz rindiendo sus servicios, entregaban su vida al instituto lo cual les daba satisfacción y alegría y por cuestiones de salud de la señora Teresita nunca pudieron tener hijos propios por lo que cuando ellos ayudaban a los muchachos maristas en sus actividades a petición de estos. Rafael y la señora Teresita sentía como si estuviesen ayudando a un hijo propio a crecer y a desarrollarse para ser hombre de bien, tanto que cuando los chavos de la escuela tenían algún problema o alguna materia en extraordinario el señor Rafael y su esposa se preocupaban mucho por ellos rezaban por ellos.

Todos los días ellos se levantaban con el canto del gallo, que aun se escucha en nuestras instalaciones, ese era el momento en que ellos se alistaban para ver entrar al instituto a todos los muchachos, que ellos sentían como hijos propios. El verlos con ánimos, con sus mochilas, corriendo hacia sus salones les llenaba de júbilo esos momentos ellos soñaban con verlos graduarse de la preparatoria, verlos triunfar y ser hombres y mujeres de bien porque de esa manera ellos sentían que sus consejos y cuidados a alguien le habían servido en la vida.


Un 14 de febrero la escuela le había preparado como una especie de convivio a todos los alumnos. La señora Teresita se ofreció con mucho cariño a prepararle un chocolate caliente a todos y un pan algo sencillo, entonces un dia antes del evento terminando sus labores de la escuela se fue al mercado para comprar los ingredientes con los que iba a preparar el pan y el chocolate y después de dirigió a su humilde casa, que cabe mencionar que se encontraba a lado de la cancha de futbol, horas después el señor Rafael llego a la casa a ayudarla, tardo porque una de sus funciones en la escuela era ser el portero de la puerta vigilar que nadie ajeno de la escuela se metiera y este día en se quedaba mas tarde porque tenían que esperarse hasta que los chavos terminaran sus prácticas de futbol y poder cerrar las puertas del instituto juntos acabaron de preparar los panes y las ollas de chocolate.

Toda la gente quedó muy agradecidos con ellos. Tiempo después en la escuela hubo una epidemia en la cual desgraciadamente la señora Teresita cayo en esta enfermedad que le ocasiono una infección en sus pulmones que la dejo muy grave en el hospital. Todos en el instituto rezaban por ella, les entristesia la idea de ella estuviera enferma que eran muchas las posibilidades de que ella muriera y el hecho de ver a el señor Rafael solo sin ganas de hacer nada deprimía mucho a la escuela. Meses después desgraciadamente su esposa murió.

Todas las mañanas cuando los alumnos acuden al colegio y escuchan el canto del gallo se acuerdan con mucho cariño que esa era la hora a la que la señora Teresita se levantaba a ver a los muchachos entrar a la escuela.


la esposa del señor Rafael  

una leyenda que narra los inicios de la preparatoria del valladolid

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you