Issuu on Google+

Proyecto GALPON (Generador Aleatorio de Literatura Participativa y Otras Nomenclaturas) Descripción resumida del proyecto: GALPON no es una obra cerrada. Es una propuesta participativa de producción de obras efímeras a partir de la combinación de textos, imágenes y sonidos. GALPON se compone de: un archivo de textos e imágenes que incluye la posibilidad de ser ampliado por los operadores; un programa que combina aleatoriamente los materiales en una animación, a la que suma el sonido; y una propuesta de selección y pautas básicas de combinación que corren por cuenta de los operadores. GALPON trabaja según los principios del bricolage: combinación de materiales heteróclitos organizados en un conjunto finito. GALPON es un Generador Aleatorio de Literatura Participativa y Otras Nomenclaturas. Azar y juego, y en ese juego, y en ese azar, diálogo. El archivo está formado por materiales textuales y gráficos disímiles, ampliando la noción de literatura: de cartas de amor a recetas de cocina, de discursos políticos a diarios íntimos, poemas y fotografías familiares, novela gótica y estampitas, aforismos y folletos publicitarios. El programa de randomización cruza un conjunto preestablecido de estos materiales, ese cruce es una instantánea de las tensiones de nuestra cultura. Las producciones de GALPON duran lo que su realización, se renuevan continuamente.

Justificación teórica: Un GALPON como espacio donde se aloja la memoria, no con la sistematicidad de un libro de historia, sino más bien con el capricho de quien ordena y dispone objetos para su uso posterior. El GALPON como archivo del bricoleur, aquel que junta objetos en desuso, objetos obsoletos para su reciclaje y puesta en circulación. El mundo en que vivimos nos deslumbra por un lado con el vértigo de la innovación tecnológica, y nos abruma con su reverso necesario, el volverse automáticamente obsoleto para dejar lugar a lo último que ya ya ya está dejando de serlo. El GALPON como estrategia para escaparle a ese dualismo: ni tecnología de punta ni casa de anticuario: reciclaje, juego, nuevas posibilidades de uso. Pero ¿qué es el proyecto GALPON? Es un Generador Aleatorio de Literatura Participativa y Otras Nomenclaturas. Azar, juego y en ese juego, y en ese azar, diálogo. ¿Hay antecedentes? El poeta y crítico Hans Magnus Enzensberger creó, en base a un proceso de combinación aleatoria “Poesie-Automat”, http://jacketmagazine.com/17/enz-robot.html un programa informático que puede producir un poema cada 30 segundos, sin que se parezcan en absoluto entre ellos. El programa tiene la apariencia de un panel de llegadas y salidas de un aeropuerto y funciona oprimiendo una tecla. El poema resultante tiene seis versos. La PoesieiAutomat produce un poema cada 30 segundos, y como esa capacidad de producción es inagotable, se calcula que en poco tiempo habrá fabricado un número de poemas superior a toda la


producción hasta ahora creada por la humanidad. Enzensberger confesó que ante la inabarcable proliferación de libros de poesía, lo único que pretende es que su invento oficie de patrón: “Quien no es capaz de escribir una poesía mejor que una máquina, tiene que dedicarse a otra cosa”. El programa de Enzensberger es la realización de La biblioteca de Babel, de Jorge Luis Borges, o las de las propuestas también borgeanas de la Biblioteca Total. Pero tanto Borges como Enzensberger trabajan combinando palabras, en cambio GALPON se propone trabajar con formas discursivas preestablecidas, que es el modo en que trabaja la literatura. Se suele decir que la literatura se hace con palabras, pero eso es una verdad a medias, en realidad la literatura trabaja con palabras ya moldeadeas por la literatura. Esa es la diferencia entre la biblioteca borgeana y la biblioteca como la piensa Foucault en De lenguaje y literatura: la biblioteca como el conjunto total de obras del pasado, hacia la que la nueva obra se dirige para recibir su aval, y de la cual se separa para poder existir. Asimilación y transgresión, doble juego de la obra no con las palabras sueltas sino con la institución literatura. De ahí que el trabajo del bricoleur artista adquiera una dimensión que excede la de la pura combinación matemática y nos hace pensar en el funcionamiento mismo de la cultura: recorte y asimilación de tradiciones, reciclaje, cruces impensables. Insistimos: diálogo. ¿Qué es un género dialógico? Para Bajtin (en Teoría y estética de la novela)es aquel en que la palabra se caracteriza por poseer una doble orientación: como palabra normal hacia el objeto del discurso, como otra palabra hacia el discurso ajeno. Un género es dialógico porque es capaz de incorporar otros géneros y producir esta doble orientación: hacia la obra, hacia la vida. El bricoleur acopia objetos y luego los ensambla. Esos restos recuerdan el universo del que provienen, pero a la vez se orientan hacia el universo de la obra. El bricolage es dialógico por definición. El bricolage es una práctica de la escasez. Dice Levi-Strauss en El pensamiento salvaje: El bricoleur es capaz de ejecutar un gran número de tareas diversificadas; pero, a diferencia del ingeniero, no subordina ninguna de ellas a la obtención de materias primas y de instrumentos concebidos y obtenidos a la medida de su proyecto: su universo instrumental está cerrado y la regla de su juego es siempre la de arreglárselas con “lo que uno tenga”, es decir un conjunto, a cada instante finito, de instrumentos y de materiales, heteróclitos además, porque la composición del conjunto no está en relación con el proyecto del momento ni, por lo demás, con ningúnproyecto particular, sino que es el resultado contingente de todas las ocasiones que se le han ofrecido de renovar o de enriquecer sus existencias, o de conservarlas con los residuos de construcciones y de destrucciones anteriores (…) … los elementos se recogen o conservan en razón del principio de que “de algo habrán de servir”.


El Proyecto GALPON comienza entonces por almacenar y clasificar textos diversos que podrán ser requeridos por el ocasional bricoleur y mediante un programa, combinados al azar en una animación, junto a imágenes y sonidos. La clasificación varía continuamente, pero en principio podría asumir la características de una Wikipedia con entre otras, estas entradas: aforismos, Borges, cartas comerciales, cartas de Amor, clasificados, comentarios deportivos, críticas de cine, declaraciones de Maradona, discursos célebres, entrevistas (a hombres de estado, intelectuales, vedettes, etc…), folletos de institutos de belleza, Girondo, I Ching, odas, poemas, recetas de cocina, Shakespeare, sonetos, etc…

En el GALPON conviven la llave inglesa con un cinturón en desuso, la tapa de cacerola abollada con un frasco con clavos y un trozo de manguera con un rollo de alambre. En nuestro GALPON se clasifican y combinan fotografías familiares, poemas, fragmentos de narrativa, recetas, dibujos, estampitas, discursos políticos, titulares de diario, la lista de las compras del día anterior... El bricoleur se maneja con un conjunto finito, es el artista de los tiempos de crisis, si consideramos que sobrevivir en tierras como las nuestras supone un arte, y una continua imaginación creativa para hacer la vida posible con "lo que se tiene a mano".


GALPON