Page 1

En Guatemala, es una de las hortalizas más importantes por su volumen de ventas y consumo. Requerimientos edáficos y climáticos: El cultivo requiere suelos profundos, francos o franco-arcillosos, ricos en materia orgánica y suelos ligeramente ácidos, con pH entre 6 y 7. A pH menor de 5.5 o mayor de 7 se recomienda realizar las enmiendas necesarias al suelo, para aprovechar los nutrientes al máximo. Las variedades en producción en el país se adaptan mejor a altitudes entre 0 y 1,500 m sobre el nivel del mar. La temperatura óptima para el desarrollo del cultivo se encuentra entre 16 y 25°C. Selección del material por región: En adición a las características del suelo y clima, el material que se sembrará debe ser seleccionado por su rendimiento potencial, adaptabilidad a la zona, hábitos de crecimiento, tiempo de maduración y resistencia a plagas, particularmente patógenos. Una descripción muy completa de las variedades en el país, incluyendo las que han sido evaluadas por ICTA, se encuentra en Villela (1993) Por sus hábitos de crecimiento, se reconocen dos tipos de variedad: a) determinado (arbustivo, la polinización de las flores apicales detiene el crecimiento), con un rendimiento potencial de 3,000 cajas de 45 lb/ha; y b) indeterminado (enredo, flores y frutos simultáneos), con rendimiento potencial de 4,000 cajas de 45 lb/ha. Los tomates que se utilizan en la industria de fabricación de pastas son usualmente de tipo determinado. Los tomates de ensalada y de mesa, o tipo ciruelo son usualmente indeterminados.


También es importante seleccionar el material para una región específica, de acuerdo con el tiempo de maduración. En la actualidad se reconocen tres tiempos de maduración (días después del transplante): a) Precoz: 65-80 días, b) Intermedio: 75-90 días, y c) Tardío: 85-100 días.

Por el tipo de mercado al que se destinan, existen tres grupos de variedades: a. de exportación, b. de consumo interno y c. destinadas al procesamiento industrial (fabricación de pastas y salsas)

En la mayoría de casos, la calidad de los frutos es la que determina el mercado final del producto. La aceptabilidad del mercado, a diferencia del resto de características de cada variedad, la fijan el empacador, transportista, distribuidor, comprador y consumidor. Son importantes: el color, sabor, la uniformidad, ausencia de defectos, facilidad de empaque y manipulación, forma del fruto, tiempo y capacidad de maduración, firmeza, y número de semillas. Finalmente, conviene conocer las características de cada variedad de tomate, en cuanto a su resistencia contra hongos, bacterias, nemátodos y virus. En general, este cultivo es altamente demandante de nutrientes y responde bien al riego y la fertilización, cuenta con variedades bien adaptadas a climas cálidos y templados, por lo que la principal limitante en la producción suele ser el ataque por plagas y patógenos. Los rendimientos promedio reportados en campo están muy por debajo del rendimiento potencial del cultivo, en ausencia de plagas. Pilones vs. Almácigos: Se recomienda usar piloncitos para la siembra de tomate, en particular cuando se trata de híbridos de alto rendimiento. El precio de los pilones se paga con una alta producción, menores problemas con patógenos y mayor uniformidad y rendimiento en la cosecha. Si no se dispone de pilones, se pueden hacer almácigos


en tablones de 25 cm de alto, por 1 m de ancho y la longitud que permita el lugar de siembra. Se sugiere hacer una aplicación de fertilizante, incorporando una fórmula alta en fósforo (ej: 10-30-0), a razón de 1 Kg por cada 20 m2. Esta recomendación puede variar dependiendo del tipo de suelo y disponibilidad de fósforo en el suelo. La desinfección del suelo se hará con Terbufos granular 10%, a razón de 1 oz/ m2, para el control de nemátodos e insectos del suelo; para el control de bacterias y hongos, en particular Rhizoctonia, Pythium y Fusarium, diluir 1 Kg de PCNB en 200 litros de agua (75 g por bomba de 4 gal) y aplicar. Se aconseja emplear semilla certificada para la siembra en líneas separadas 15 cm y con una distancia de 1 cm entre semillas. Se obtienen plántulas de mejor calidad cuando se siembra a una profundidad de 1 cm. Es necesario cubrir los tablones con materiales o mulch propios de cada región y regar frecuentemente para mantener una humedad adecuada. Quitar la cobertura a los 5 u 8 días de la siembra y fertilizar con 1 Kg de Nitrato de Potasio granular por cada 10 m2. Preparación del terreno y transplante: Para evitar focos de infección por patógenos y plagas es importante retirar del terreno de siembra los residuos de cosechas anteriores. Se deberá arar a una profundidad de 30 cm, efectuando dos pasos de rastra, de preferencia perpendiculares. Para la desinfección del suelo aplicar DISANON 2.5 G para el control de gusano alambre, gallina ciega, picudos y tortuguillas. Durante el transplante es aconsejable remojar las plántulas en una solución de PCNB 75 WP, a razón de 100g en 20 litros de agua. Aplicar 50 cc por planta, de la misma solución, unos 5 días después del transplante. También es recomendable aplicar una hormona de enraizamiento a base de auxinas (ácido indolbutírico, indolpropiónico, indolacético o naftalenacético), que aumentará la adaptabilidad de las plántulas y promoverá el rápido desarrollo del sistema radicular. Para el transplante y siembra definitiva se puede emplear el método de hilera simple o única, dejando espacios de 0.90 a 1.50 m entre surcos, o el método de hilera doble, en que se plantan dos posturas separadas 0.60 m entre sí y se dejan 1.20 a 1.50 m entre surcos. Es preferible regar el suelo desde un día antes y realizar el transplante en las horas más frescas de la tarde. La raíz deberá quedar recta al momento de la


siembra, sin bolsas de aire. Una vez concluída la siembra, deberá regar de nuevo el suelo. Ataque por Fusarium en tomate. A la derecha, sección transversal del tallo mostrando lesiones cafés en el sistema vascular (APS) Control de malezas: En general, aplicar un herbicida preemergente a base de Metribuzina o un post-emergente cuando las malezas tengan 2 o 3 pares de hojas. Puede elegir otros herbicidas, dependiendo del tipo de maleza que desea controlar y el uso que se le dará a la tierra posteriormente. Se recomienda contactar a un técnico para que le ayude en el momento de elegir un herbicida efectivo (por ej: contra malezas de hoja ancha, perennes, anuales o una especie en particular).

Tomates de prisila  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you