Page 97

Al final de tanto volverse en la cama, toda dificultad se resumía en un solo interrogante; “¿Quiere Dios la nueva misión japonesa? ¿Sí o no?”. Porque si no la quiere Dios, es inútil todo deseo y planteo. Pero si la quiere Dios, nadie puede oponerse y todo se resuelve solo. Y, al parecer, Dios lo quiere. . . Solo así pudo vencer el largo insomnio y dormir como un beato. Después del consentimiento del P. Provincial, corrió a Roma, donde encontró en el P. General y en los dirigentes de “Propaganda Fide” las más entusiastas adhesiones “por injertar los ideales marianos en el programa misionero” (2). Pero, dadas las características del apostolado mariano a través de la prensa, que exige ciertas condiciones esenciales de cultura y de vías de comunicación, no se podía fijar de antemano las metas del viaje. El P. Maximiliano estaba autorizado a reeditar Niepokalanów en tierras paganas. Saldría, pues, con todos los permisos y bendiciones a la búsqueda de una localidad lo más apta posible para implantar un cobertizo, una imprenta y un estandarte de la Inmaculada, Pero, ¿Dónde y cómo? Nadie lo sabía pero sólo sería allí donde “la Inmaculada le sonriera”. ¿Con qué medios Maximiliano emprendió una aventura de semejante envergadura? La emprendió otra vez con su ya clásico “estilo Kolbe”: Pobreza y Oración. Los benefactores de “El Caballero” pagaron los cinco boletos del viaje para el Extremo Oriente: el del P. Maximiliano y los de sus cuatro compañeros. Una ayudita para una eventual fundación la entregó Niepokalanów; una vieja valija contenía los indispensables efectos personales. ¡Eso era todo! Y con ello se pusieron en marcha hacia la gran conquista. Materialmente hablando, tenían bien poco; pero espiritualmente tenían en dosis abundante lo único verdaderamente indispensable para todo misionero: una FE enorme, capaz de mover las montañas, y una ilimitada confianza en la Inmaculada. Tumbas y santuarios La comunión de los Santos es la espiritual fraternidad con todos los santos y benditas ánimas del purgatorio, y la plena participación en sus méritos, conquistas, glorias, ejemplos, sufrimientos. Esa dulce verdad es un formidable acueducto de gracias y milagros, que nos enlaza con los apóstoles, los mártires, los confesores, las vírgenes, los héroes de la fe y del diario sacrificio. Antes de emprender su gran misión mariana, el P. Maximiliano va a visitar las tumbas de sus queridos Cohermanos, militantes de la primera hora y que ya están en el cielo, trabajando “con las dos manos”. En Roma, se conmueve ante la tumba de F. Antonio Mansi, en Asís, la del P. Antonio Glowinski, y en Padua, la del P. Jerónimo Biasi. La misma filial devoción a la Virgen, que los unía en la 97

Profile for Charles José Garay Vandervelde

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Advertisement