Page 81

campo, enfoques religiosos... Y como siempre, ¡todo a la mayor gloria de la Inmaculada! La Publicación constaba de 60 páginas y se hizo una tirada de 12.000 ejemplares. Hizo furor, aunque no faltaron deficiencias. La administración se excusó con la acostumbrada honestidad en una clara advertencia: “Queridos lectores, si ustedes piensan que este calendario pueda encender en los corazones una chispa, si bien pequeña, de amor a la inmaculada, ¡hagan propaganda!”. Sin embargo, la humildad del molde no afecto la llama del contenido. Y el pueblo se sintió halagado y entusiasmado. Y no sólo se agotó la edición, sino que entre parientes y vecinos se hicieron circular las pocas copias recibidas. El P. Kolbe, profundo conocedor del alma popular había captado sus instancias y deseos, y pudo poner al activo de “El Caballero” otro acierto más. Pero. . . en moneda de tiempo y esfuerzo, de estudios y preocupaciones, ¿cuánto habrá costado al P. Maximiliano y a sus colaboradores? ¿Cuántas horas y cuantos días, manipulando pedales y manivelas de la vieja “abuela” que aún era reina en el taller, pero que bien pronto seria jubilada? ¿Cuántas horas sacadas al sueño? ¿Cuántos recreos transformados en horas suplementarias de trabajo? Detrás de todo triunfo, siempre hay alguien que paga. La obra de María pagaba en carne propia, con sudor, lágrimas, oraciones, y. . . sangre. El pueblo humilde se sintió tocado en las fibras más sensibles de su ser, y brindó un apoyo fervoroso también en recursos económicos, que afluyeron desde todos los rincones. Ese año fue fecundo -¡año clave!- en otros aspectos de mayor envergadura, ya que las vocaciones fueron más numerosas y la tirada de “El Caballero” rebasaba la cifra de los 25.000 ejemplares mensuales. El P. Maximiliano sabía a quién darle las gracias por esa lluvia de rosas. Durante ese año jubilar, Teresa del Niño Jesús fue proclamada santa. Seis años antes, el P. Maximiliano en el día de su primera Misa había renovado su pacto con Teresita: “Yo rezaré para que tú seas canonizada, y tú tomarás a tu cargo todas mis empresas futuras”. Ese desafío, hecho en autenticidad de fe y vivencias, y no en presunción atrevida, halagó a la Santa de Lisieux, la cual derramo sobre la M. I. y “El Caballero” una abundante lluvia de rosas. La nueva etapa alcanzada permite al P. Kolbe hacer un somero balance de lo realizado, donde se vuelve a admirar su candor, su fe, sus sueños y sus alegrías, su entrañable devoción a la Inmaculada, su renovado juramento de fidelidad. “Ya pasaron tres años desde cuando, con la ayuda de la Inmaculada, comenzamos la revista. La Inmaculada nos la dio, la guió a través de tiempos muy 81

Profile for Charles José Garay Vandervelde

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Advertisement