Page 48

SAN MAXIMILIANO KOLBE

LA MILICIA DE LA INMACULADA La Milicia de la Inmaculada es la gran obra de devoción y apostolado del P. Kolbe. Necesitamos, pues, conocerla de cerca, evaluarla, admirarla, y propagarla. Maximiliano extendió el primer esbozo en pocas líneas, que apenas ocupan media página. Más tarde, lo amplió. Es un programa de acción, de conquista, breve, esquemático, esencial, casi un boletín de guerra. ¡Y de qué guerra! Descuidó la forma, para que triunfara el espíritu. Evitó toda superfluidad, para que la luz descendiera a la mente y al corazón, sin obstáculos. Parecen cosas comunes, obvias, conocidas, pero que sólo el genio de un corazón abrasado de amor pudo captar en magnífica síntesis. Parece un proyecto audaz, pretensioso, casi alocado; ¡y no es más que la locura de la Fe y el fuego del Amor! En síntesis, Maximiliano quiere conquistar el mundo entero con una consagración, la Medalla Milagrosa y la oración. Políticos y sociólogos, filósofos e ideólogos se reirían de él y de sus innocuos sueños, ellos que sólo conocen el poder del cañón, los megatones de las bombas atómicas, el codiciado tintineo del dinero, el juego de las trenzas maquiavélicas, los pedestales del prestigio, el llamado del interés o el gancho de la publicidad. Con su programa Maximiliano no hace más que actualizar el EVANGELIO, escándalo para los judíos, locura para los paganos, pero “fuerza de Dios para todos los creyentes” (Rom. 1,16). El fin de la Milicia de la Inmaculada Los fines de la M. I. (como toda obra de la Iglesia) están condensados en estas palabras: “Procurar la conversión de los pecadores, herejes, cismáticos, judíos, etc. y particularmente de los masones”. “Procurar la santificación de todos bajo el patrocinio y con la mediación de la Inmaculada”. Dios ama a los hombres. Los ama de manera infinita. Es el Creador y Padre universal. Tanto los amó que llegó hasta entregar a la muerte a su propio Hijo para salvarlos. Desea nuestra felicidad. Quiere compartir la suya. La Inmaculada es la Madre del salvador, fuente de toda gracia. Ella es el arcoiris que enlaza el cielo con la tierra. Es puente que une las orillas de la divinidad con las de la humanidad, que estrecha el corazón del hombre con el de Dios. Es, pues, mediadora de todas las gracias, o “Madre de los vivientes”, como diría S. Epifanio (L.G. 56). 48

Profile for Charles José Garay Vandervelde

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Advertisement