Page 36

SAN MAXIMILIANO KOLBE

la ponzoña del odio, maldad, error, injusticia, guerra, egoísmo… es la terrible fuerza oculta que extravía las mentes, envenena los corazones, arranca a Dios de las conciencias y de los hogares. Súbitamente, la luz estalla en la mente de Maximiliano. El mismo con discreción lo dice: “Se hizo luz…”. Su doctorado en filosofía, sus avanzados estudios de teología, su experiencia pasada, la frecuente intimidad con la sabiduría de los Padres de la Iglesia, le dan el andamiaje necesario para sus análisis. Sobre todo, el diario y amoroso diálogo con la Biblia le da las claves de las dos vertientes del bien y del mal, que rigen la historia, y le muestra las armas con que hay que luchar contra el mal para el triunfo de Cristo y de su reinado en los corazones. Con estremecedora e incontenible fruición lee el Proto-Evangelio: “Dios dice a la serpiente-diablo: Yo pondré enemistad entre ti y la mujer, Entre tu descendencia y la descendencia de la mujer; Ella te aplastará la cabeza” (Gén. 3,15). Las dos descendencias son las dos vertientes de la historia. La descendencia de la serpiente-diablo es la descendencia del mal, del odio, de la mentira, del error, de la violencia… bajo todas sus formas y a lo largo de todos los siglos. La descendencia de la mujer es Cristo, los creyentes, los hijos de Dios, los que viven el Evangelio, los que aman, los que sirven al prójimo… La historia es el gran campo de combate, donde se traban, si bien misteriosamente esos dos ejércitos, y donde cada conciencia humana ha de decir su “Sí” o su “No” al amor o al odio, a la verdad o a la mentira, al bien o al mal, a la virtud o al vicio, a Cristo o a Barrabás. Con S. Agustín podríamos llamar: ciudad de Dios y ciudad del diablo. Más bíblicamente se diría: la Iglesia y la Anti-Iglesia. Llegado a este punto, Maximiliano se pregunta azorado: “¿Cómo se puede vencer el mal?... ¿Cuáles las armas?... ¿Cómo se logra la victoria?...”. Iluminado por la Biblia, y por la experiencia de los santos, Maximiliano no se siente derrotado, sino que se siente henchido de ese divino optimismo, que alentaba el espíritu y la dinámica apostólica de S. Pablo: “El mal no es invencible… Si Dios está con nosotros, ¿quién se atreve contra nosotros?... Nada ni nadie puede arrancarnos al amor de Dios (Rom. 8,31…). “Las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia” (Mat. 16,18). Hay sí pecados en el mundo; pero “si abundó el pecado, sobreabundó la gracia” (Rom. 5,20).”Esta es la victoria que vence el mundo: nuestra fe” (I J. 5,4).

36

Profile for Charles José Garay Vandervelde

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Advertisement