Page 23

El diablo es el gran tentador. Así como tentó al Señor, para que abandonara su obra mesiánica, así sigue tentando a los cristianos, sobre todo, a los mejores, a los que más de cerca quieren seguir las huellas del Señor, para que abandonen el camino emprendido. Los directores de espíritu hablan de “escrúpulos”, que son agudas tensiones y angustias entre la debilidad de las fuerzas humanas y los ideales propuestos. En Maximiliano, la clave, el elemento decisivo de ese conflicto espiritual estaba en su excepcional experiencia mariana de las dos coronas. Maximiliano tenía de la vida una concepción caballeresca, casi militar. Le parecía, pues, que no podía combinar el sayal franciscano con esa milicia, ni con el campo de batalla en que debía actuar. Sobre todo, estaba de por medio la “corona roja” del martirio. ¿Cómo lo lograría? Le parecía que haciéndose franciscano, lograría la corona blanca de la castidad; pero ¿cómo alcanzaría la “roja”? Su espíritu fue invadido por la incertidumbre, que ni la oración ni los oportunos consejos del maestro de novicios pudo disipar. Y como también su hermano estaba sufriendo semejante crisis —muy común por otra parte a todos los candidatos del noviciado y a la profesión—, no sabiendo cómo orientarse en ese matorral espiritual, les fue fácil resolverse por la negativa. Les pareció no estar llamados para la vida religiosa. Y por eso debían volver al mundo. Ante la inminencia de la vestición los dos hermanos ya se habían puesto de acuerdo, para comunicar al P. Provincial su decisión de abandonar el seminario, cuando… La madre toca la campanilla Estaban por ir al P. Provincial, cuando se los llamó al locutorio. Y ahí se sintieron abrazados y besados por el desbordante y apasionado amor de la madre, la que desde algún tiempo atrás no los veía. Sus muchachos han crecido mucho. Son guapos, grandes, llenos de vida, y, a sus ojos de campesina, aureolados de ciencia. La madre los miraba con complacencia. Tenía mucho que preguntarles: salud, estudios, cartas, compañeros, superiores, comida, clima, ropa, una verdadera montaña de problemas… Sobre todo, tenía mucho más que decirles. Escuchémosla en sus exuberantes acentos, mientras con sus dedos diáfanos acariciaba el pelo o la frente de los muchachos. — ¡Albricias, muchachos! También José, el hermano menor, ha entrado en la Orden Franciscana. Así que ¡los tres consagrados al Señor! Y nosotros los padres también nos sentimos llamados a la vida religiosa. El padre entró con los 23

Profile for Charles José Garay Vandervelde

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Advertisement