Page 16

SAN MAXIMILIANO KOLBE

Las dos coronas Guapo, dominador y con perfiles de líder crecía Maximiliano. Era un muchacho de inteligencia despierta, amigo de la naturaleza, un tipo independiente, obstinado, casi terco, de carácter impulsivo, fogoso, dinámico. La rigidez y la austeridad de la educación familiar, que nos parecen exageradas, ayudaron mucho a moldear el ánimo de Maximiliano, orientar sus impulsos, corregir sus travesuras. La madre en los Procesos de Beatificación vuelve gustosa a evocar la infancia de Maximiliano y las costumbres familiares de la época, y con cierta complicidad nos describe sus métodos pedagógicos. “Maximiliano era un muchacho muy vivo, ágil y más bien caprichoso. Sin embargo, de entre los tres hijos, para nosotros los padres, era el más obediente. Yo tenía en él una verdadera ayuda cuando con mi marido íbamos al trabajo. Maximiliano pensaba en la cocina, ponía en orden la casa, dejándola como un espejo. “Se distinguía de sus hermanos también en la manera de recibir el castigo por sus ligeras travesuras. Traía consigo la vara y, sin temor, se postraba sobre la banqueta. Después de haber recibido el castigo, nos agradecía e imperturbable volvía a colocar la vara en su lugar” (5). El padre colaboraba en esa sana y severa educación. Enseñaba a los hijos el amor a la naturaleza, el cultivo de las huertas, el plantar árboles, el injertar frutales. Maximiliano también con todo cariño plantó sus arbolitos, y años más tarde, al volver ya ordenado sacerdote, los encontró altos y corpulentos, que con sus cimbreantes copas le dieron una alegre bienvenida. Cuando las primeras nieves cubrían la tierra, el padre, según antiguas costumbres nórdicas, sacaba a los hijos del hogar, se descalzaban, y juntos corrían y retozaban por esa blanca colcha, gritando de alborozo, respirando a pulmones llenos y espirando hacia el cielo nubecillas de vapores. Sin duda, fue una educación espartana, pero beneficiosa, para corregir defectos y fortalecer el carácter. Maximiliano quedó eternamente agradecido por esa educación recibida. Sobre todo, los padres se preocuparon de que los hijos frecuentasen la escuela y recibieran una sólida formación religiosa. En esa vida hogareña, tan apacible como laboriosa, sucede un acontecimiento que marca un jalón fundamental en la vida de Maximiliano, y que deja preocupada y desconcertada a la madre. Ella misma nos lo relata, a los pocos meses del martirio del hijo: “Sabía yo de antemano, en base a un caso extraordinario que le sucedió en los años de la infancia, que Maximiliano moriría mártir. Sólo no recuerdo si sucedió 16

Profile for Charles José Garay Vandervelde

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Advertisement