Page 150

SAN MAXIMILIANO KOLBE

OSWIECIM, CAMPO DE MUERTE ¡Creciente escala de horrores! El campo de concentración de Oswiecim es llamado por los polacos: “campo de la muerte”, porque en sus campos, bloques y sótanos, han perecido miserable y trágicamente, más de cinco millones de personas, de casi todas las naciones. Levantado sobre los escombros de unos cuarteles y granjas, está situado en la Polonia meridional, en una zona pantanosa, insalubre, para que no hubiese testigos indiscretos de esa fábrica de muerte. Rodeado por altas alambradas electrizadas y de torres de control, donde vigilaban los guardias con la metralleta engatillada, albergaba un lúgubre conjunto de galpones o bloques, donde se apretujaban rotativamente unos 250.000 presos. Allí toda crueldad e infamia, toda bestialidad y aberración, toda atrocidad y todos los horrores se habían dado cita para transformarlo en un verdadero infierno. Allí había una creciente escala de muertes. A todas las muertes por las mil enfermedades conocidas, hay que añadir la muerte por inanición, frío, fatigas agotadoras, escorbuto, disentería, traumas e infecciones. Al pelotón de fusilamiento, que acribillaba a docenas a la vez, contra un paredón forrado de caucho, para atenuar el ruido del disparo, hay que añadir el cadalso en la plaza de armas, en la presencia de todos. Un riel corría entre dos postes. Cinco personas subían a una banqueta. El verdugo les colocaba el lazo al cuello. Con una patada a la banqueta, la muerte bajaba de improviso, mientras los ojos desorbitados se volvían vidriosos, en vano buscando una respuesta a tanto martirio. Oswiecim se había hecho famoso por la instalación de la primera cámara de gas, a la que llamaban grotescamente “baños y desinfección”. Y ¡que orgullosos estaban de ese matadero humano! Hasta se había organizado una comisión, ¡para hacerlo más eficiente y rendidor! Max Minsk, un fugado del campo, nos brinda una espeluznante descripción: “Todo se hacía con calma y eficiencia. A las mujeres se les cortaba el pelo. Así rapadas, y en enaguas, junto a los niños, avanzaban primeramente. Detrás de ellas, seguían los hombres, completamente desnudos. Todos están bajo una estricta vigilancia. A primera vista uno tiene la impresión de entrar en una gran sala de baños: grifos para el agua fría y caliente, y bañeras. Apenas todos entraron, las puertas se cierran ruidosamente. Una sustancia negra, pesada, brota en volutas de unos agujeros del cielorraso. De las gargantas salen aullidos que erizan los cabellos, pero duran poco, ya que se transforman en ahogos y asfixias, y en ataques de convulsión. Se dice que las madres cubrían a los hijos con su cuerpo. 150

Profile for Charles José Garay Vandervelde

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...