Page 146

SAN MAXIMILIANO KOLBE

aluvión buscaron refugio, si bien precario, bajo las alas de la fraternidad humana en otros lugares. Niepokalanów brindó su asistencia a varios miles de esos pobres desheredados, entre los cuales había un millar de judíos, marcados por los nazis con una doble ignominia: la estrella amarilla sobre el pecho y un total desprecio en el corazón. Esos asilados, si enaltecieron la generosidad de los “Caballeros de la Inmaculada”, provocaron también un sinnúmero de dificultades “por la insuficiencia de los locales, la escases de víveres, y la continua vigilancia de la Policía Secreta” (6). El P. Maximiliano había impartido a sus frailes estas pautas de conducta: la caridad ha de estar abierta a todos, sin discriminación; sus únicos límites han de ser los de las posibilidades, que, gracias a su gran espíritu de sacrificio, llegaban a los extremos de la misma generosidad. Miles de testimonio expresan la gratitud ante tan noble obra asistencial. Destacamos entre ellos el de Eugenio Zolli, antiguo jefe de los rabinos de Roma. “Si yo supiera escribir un libro acerca del P. Kolbe –no soy digno de tanto, diversamente la providencia me hubiera dado la capacidad de poderlo hacer- le daría este título: P. Maximiliano Kolbe muerto por amor” (7) A través de una tupida red de información, el P. Maximiliano siguió enviando a los hermanos dispersos los mensajes más cálidos de espiritualidad e incitándolos a la acción misionera: “Trabajemos en la acción misionera. Conquistemos para la Inmaculada otros corazones. Recemos mucho por la venida de su reino. Ofrezcámosle nuestros sufrimientos. Nuestra consigna sea ésta: Que la Inmaculada esté contenta de nosotros. Vivamos de amor. Comuniquemos a los otros fuego de amor” (8). Navidad de 1939 es Navidad de guerra: nuevos aprestos bélicos en el frente ruso, penuria de víveres, invierno cruel sin calefacción, hielo en los corazones, persecuciones, arrestos… ¿Quién se acuerda de celebrar Navidad?... El P. Maximiliano organiza una fiestecita infantil para los muchos niños alojados en Niepokalanów: teatrillo, cantos, modestas golosinas, para devolver a los niños un poco de alegría y hacer brillar de nostalgia los ojos de las madres. En la lista negra El P. Kolbe está en la lista negra de la policía secreta. Frecuentes anónimos llegan a Niepokalanów, denunciando su próximo arresto. Se le aconseja que se esconda y se salve. En el propio comando general, una interprete escucha amenazas que retransmite… Los nazis están tras él… 146

Profile for Charles José Garay Vandervelde

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...