Page 136

SAN MAXIMILIANO KOLBE

ciencia, es secundario. El progreso o es espiritual o no lo es. Toda vez que nuestras almas registren mayor conformidad con la voluntad de la Inmaculada, será un paso adelante en el progreso de Niepokalanów. -Pues bien, aunque sobreviniere un colapso de toda nuestra actividad, aunque todos nos abandonaren, aunque tuviéremos que ser barridos como las hojas otoñales, si el ideal de Niepokalanów se arraigare más y más en nuestras almas, entonces, muchachos, podríamos decir audazmente que es el momento del más pleno progreso de Niepokalanów. No es la primera vez que P. Maximiliano vislumbra los horrores de la próxima conflagración. Para preparar a sus muchachos al gran desastre nacional y al de la propia Niepokalanów, y para que perseveren en la devoción a la Inmaculada, aun dentro de las furias del ciclón, les habló mucho de una época de grandes sufrimientos. Fórmula de santidad Reducirlo todo a lo más sencillo, a lo esencial, es obra de los genios, o de los santos, que son los genios del espíritu. En una charla, el P. Maximiliano decía a sus muchachos: -¡Quiero que sean santos y grandes santos! -Padre, ¿no le parece pedir demasiado? -¡No! La santidad no es un lujo, sino un deber y un compromiso de familia. Dios lo quiere: “¡Sed santos, porque yo soy santo!”. Todo hijo ha de imitar a su madre. Nuestra madre es la Inmaculada, la santa. Por eso debemos ser santos. -Pero ser santo ¿no es algo engorroso? -No, muchachos, es lo más sencillo y fácil. ¿Tienen una tiza? Pues bien, aquí sobre el pizarrón voy a escribir la fórmula de la santidad. ¡Cómo es de simple! Y como un mágico prestidigitador, ante los ojos asombrados de los jóvenes hermanos, escribe: v = V = S. -Es apenas una ecuación. La v minúscula es nuestra voluntad. La V mayúscula es la voluntad de Dios. Cuando estas voluntades chocan, es el dolor, el sufrimiento. Cuando estas dos voluntades se identifican, cuando nuestra voluntad se identifica con la de Dios, es la santidad, es la paz del corazón. ¡Qué sencillo es!, ¿verdad? (2). El tiempo, si para el comerciante es dinero, para el santo es oro de eternidad. El P. Kolbe se siente acuciado. Por eso es avaro del tiempo. Insistía: “La vida es breve. Hemos de emplear todo nuestro tiempo… Se vive una sola vez. Es necesario ser santos, no a medias, sino totalmente, para gloria de la Inmaculada y la mayor gloria de Dios” (3). 136

Profile for Charles José Garay Vandervelde

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Advertisement