Page 120

SAN MAXIMILIANO KOLBE

“Y el sábado Santo, 25 de marzo de 1932 -escribe el P. Maximiliano-, en el día sagrado de nuestra Madre celestial, todos los profesos de Mugenzai no Sono, hemos profesado el cuarto voto: “¡el de estar dispuestos, por amor a la Inmaculada, a ir a las misiones más duras y a la misma muerte!”. Contagiados por tan sublime entusiasmo, los profesos de Niepokalanów también adherirán al mismo juramento. Ante tan heroica disponibilidad, nuestra mente se inclina reverente en gozosa admiración. La humanidad se ennoblece por estos héroes, dispuestos a tomar la Cruz, para seguir al Maestro hasta el Calvario. Prurito en las manos Hombre de acción y de aventuras, Maximiliano quiere ser un sembrador evangélico, no un pacífico cosechador. Caballero de sus ideales, quiere hacerlos conocer a todo el mundo. Eternamente insatisfecho de lo realizado que es siempre poco, quiere abrirse a los vastos horizontes de la angustia universal. Maximiliano escucha ese clamor que le viene de millones y millones, que no conocen a Cristo, pero a los que Cristo quiere darse a conocer. El mundo actual plantea al P. Maximiliano un problema particularmente cadente: el ateísmo a nivel individual, social u oficial. ¿Cómo responder a ese reto? Siente, reconoce su impotencia; pero no se queda con las manos tranquilas. La acción lo urge desde dentro. Los gritos de S. Pablo: “La caridad de Cristo nos apremia” (2 Cor. 5, 14) y “Ay de mi si no evangelizare” (1 Cor. 9, 16), lo exasperan y lo embriagan. Por otra parte, gracias a su genio organizativo y más aún a su santidad, empapada de fe y templada en el sufrimiento diario, la Misión japonesa está tomando un rumbo seguro y sólido. Las nuevas estructuras edilicias han favorecido un amplio desarrollo. La tirada de la revista crecía mensualmente. Los contactos con los paganos se habían intensificado. Las conversiones florecían. En un ala del convento, un pequeño seminario bullía de vocaciones orientales. Comunica, pues, sus inquietudes al P. Provincial y a otros hermanos: “¿Qué he de hacer? ¿He de limitarme al Japón o interesarme de la causa de la M. I. en el mundo entero? Desde luego, de todo no podré ocuparme, pero ante la expansión del ateísmo siento el prurito en las manos... En Mugenzai no Sono, las cosas marchan con toda normalidad. Ahora hay que ir a otro lugar, desconocido, incierto, donde encontrar nuevas cruces, y, agotados por las privaciones, entregar el alma a Dios. . . ¡Todo sea por la Inmaculada! Ella es la guía, y lo que Ella dispone, es siempre lo mejor. Les pido a ustedes, queridos hermanos, recen para que yo no entorpezca la obra de la Inmaculada” (5). 120

Profile for Charles José Garay Vandervelde

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Maximiliano kolbe  

San Maximiliano Kolbe Fue proclamado por el Papa Juan Pablo II, el “SAN FRANCISCO DEL SIGLO XX”, porque es el santo del amor universal. En...

Advertisement