Page 1


Del presidente Queridos camagüeyanos:

MUNICIPIO DE CAMAGÜEY EN EL EXILIO P.O. Box 441915, Miami, FL 33144 Teléfono (305) 266-6191 camaway@bellsouth.net EX PRESIDENTES Francisco de Miranda Agramonte  Rolando Tomé Parés  Dr. Walfredo J. Rodríguez Rodríguez  Dr. Feliciano Sabatés Belizón  Jorge Agüero de Zayas  Daniel Castiñeira Bormey Héctor Lavernia Hernández  Jorge Fernández Rodríguez  Dr. Eduardo Zayas-Bazán Rosendo Castillo Batista Raúl C. Botifoll Ventura PRESIDENTE DE HONOR Enrique J. Carmona Arredondo  TESORERO EMÉRITO Bernardo Ballina Lera  PRESIDENTE Dr. Mariano Loret de Mola Vice presidentes Ana Soler Galán Darío Cosío Martínez Juan Castrillón de la Vega Yolanda C. Gómez Director El Camagüeyano Libre Eduardo F. Peláez Secretario de actas: Ing. Ulises Betancourt Sanz Vice secretario de actas: Dr. Julio C. Castañeda Cardoso

Varios eventos importantes han ocurrido desde la publicación de nuestra última revista, pero hay uno que verdaderamente impactó a la comunidad cubana en el exilio: el fallecimiento de Monseñor Agustín Román. La Junta Directiva del Municipio de Camagüey quiere por este medio honrar a quien, por sus valores, principios, humildad y tolerancia, nos representó tan dignamente. Descanse en paz este verdadero líder del exilio. Nuestro Picnic, como siempre, fue un evento muy concurrido en el cual disfrutamos de la compañía de familiares y amigos. Esperamos poder seguir brindándoles este evento, y que el año que viene traigamos más camagüeyanos para que disfruten de este linda actividad. Ponla en tu calendario desde ahora. Este año, nuestro evento del verano, el Almuerzo del San Juan, lo hemos tenido que cambiar debido a conflictos con la reserva del local. Normalmente tratamos de darlo en junio para recordar nuestros carnavales, pero el Big Five, que es nuestro lugar de preferencia, no tenía días disponibles durante ese mes. La Junta Directiva del Municipio prefirió cambiar la fecha en vez del lugar al cual ustedes están acostumbrados; por eso se decidió tener nuestro almuerzo bailable el domingo 15 de julio y no movernos de sitio. Esperamos que este inconveniente de fecha no nos prive de disfrutar de tu compañía. Como último mensaje quisiera mencionar un punto de suma importancia para nuestra organización: Hemos sufrido una merma en las cuotas de cerca de 200 miembros, los cuales no han contribuido hasta el presente. Quiero recordarles que sin su cooperación no se puede mantener esta organización. Hay gastos que son de suma importancia y son necesarios, como la revista y la oficina. Sin una entrada por concepto de las cuotas es difícil mantener la organización. Por este medio les pido que nos ayuden en la tarea de encontrar nuevos miembros y de estar al día en sus contribuciones. Un abrazo camagüeyano. Mariano Loret de Mola

Secretaria de correspondencia: Gloria Galán Vice secretaria de correspondencia: Caruca Gallo de Fernández Tesorera: Isabel Sánchez Ordaz, CPA

Ser cubano es un orgullo, ser camagüeyano es un privilegio.

PRÓXIMOS EVENTOS

Vice tesorero: Dr. Rolando Branly

Almuerzo de Verano

Cena de Navidad

VOCALES: Jorge Fernández Rodríguez Rosa M. Parrado Vicente Tomé Bertha Tomeu de Agüero Enriqueta de Varona de Peláez Pablo Zamora María E. Rodríguez Penedo Eugenio González Angel G. Larrúa Eida Zaldívar Carlos M. Marín Marta Loret de Mola Mario Sariol

Domingo 15 de julio

Sábado 8 de diciembre

12:00 PM - 5:00 PM

8:00 PM - 1:00 AM

Big Five

Big Five

600 SW 92 AV, Miami, FL 33174

600 SW 92 AV, Miami, FL 33174

Venta de tickets

Yolanda Gómez 305 225 1938 Nenita Agüero 305 279 4865 Queta Peláez 305 221 5626 Oficina del Municipio 305 266 6191 El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 3


Las cartas y los correos electrónicos deben incluir el nombre completo de la persona, ciudad y estado. No todas las cartas podrán ser publicadas, y las escogidas, puede que sean editadas por motivo de espacio y claridad.

CARTAS AL DIRECTOR El Camagüeyano Libre P.O. Box 441915 Miami, FL 33144

Dirige tu correspondencia a:

Por correo electrónico: camaway@bellsouth.net

Cartas

Estimado Sr. Director: Gracias a ti, al igual que a tus colaboradores, por las revistas de nuestro Camagüey. Lo que más me ha gustado es que ponen los nombres de las personas que aparecen en las fotos. Después de tanto tiempo, la mayoría se han hecho los retoques por medio de cirugías plásticas. En esta última revista, me he reído mucho de los murciélagos que se posaban en la cabeza de tu hermana, como si fuera un lazo negro. Recibe un abrazo de, Carmen Rodríguez de Felipe. Miami. Eduardo: “….Creo que cada vez disfruto la revista más. Como siempre, las fotos, los artículos, y los chistes. No sé de dónde sacas estos últimos, pero son fabulosos. El artículo tuyo me gustó mucho por la manera en que está escrito: las descripciones, la naturalidad y el humor. De verdad que capta memorias que no se usan regularmente. Me reí muchísimo, y casi también me dieron deseos de llorar - como muchas “añoranzas”.   Solo tengo una semicrítica a tu crónica: se te olvidaron las cucarachas. En casa nunca entró un murciélago, que yo recuerde, pero las cucarachas voladoras entraban por todas partes, sobre todo por los “patines”. No se si tenías patines en tu casa, unas ventanas en esquinas de la pared pegadas al techo que se abrían con un cordel cuando se quería refrescar el ambiente. Deberían de haber tenido telas metálicas, o telas de mosquitero. Afortunadamente no había tantas como mosquitos, pero eran dramáticas y espeluznantes.  Nosotros teníamos una paloma en el traspatio que sobrevivió un encuentro con un tiro en el Club de Cazadores, que siempre escogía hacer su nido en la carbonera. Había que tener cuidado que el renuevo del carbón no lo aplastara. El palomo siempre ponía las ramitas para el nido en un cubo que estaba horizontal, y ella siempre los sacaba del cubo y los ponía en la carbonera - era cómico ver la expresión del palomo cada vez que encontraba el cubo vacío. Una vez descubrió la situación, y después de protestar débilmente, ayudó a “la pintadita” a llevar las ramitas a la carbonera. Mi madre se había ocupado de cortarlas y colocarlas cerca de la paloma. Deberías de escribir una reseña acerca del “Día de los Inocentes”. Los trucos aquellos son difíciles de olvidar y dignos de compartir. Gladys Branly. NY. Queridos amigos:  Queridos amigos: Antes que nada quisiera felicitarlos por la excelente y continuada labor que realizan tanto con la revista como las actividades todas. Yo estoy convencida de que aunque un pequeño porcentaje de la gente no tenga idea del tremendo esfuerzo que ello representa, la mayor parte sí lo reconoce, la entiende y lo agradece. Les estoy enviando la solicitud de membresía para Carmita Abaroa, mi hermana de crianza. Deseo obsequiársela. También les envío otro cheque para adquirir el libro Los Desengaños de Angelita Sánchez. Perdonen la informalidad de esta cartica, pero va con cariño. Isabel E. Socarrás. Miami.

4 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

Querido Pancho: (…) Me imagino irán al picnic y yo con gran pesar no puedo ir este año. Se que será otro éxito pues les gusta a tantos por vernos en ocasión festiva más bien que en funerales y el parque es tan bonito y apropiado. Están haciendo gran labor con El Camagüeyano Libre, te felicito a ti y al grupo entusiasta que colabora.    Mary Bassut. Miami   Sr. Eduardo Peláez, Director Sr. Mariano Loret de Mola, Presidente Estimados señores: Llevo algún tiempo tratando de reunir todos los escritos de mi abuelo, el poeta y educador Medardo Lafuente Rubio, así como cualquier testimonio de aquellos que fueron sus alumnos. Entre los artículos periodísticos escritos por él que he logrado conseguir hay una serie de crónicas que publicó en el Boletín Oficial de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Camagüey, en el año 1916. Cada una de estas crónicas retrata a distinguidos miembros de esa institución: Áureo Arteaga, Pedro Cabeza, Rafael García, Cesáreo Medrano, Basilio Mesta, Bernardo Tamargo, Don Sixto J. Vasconcelos. Hoy he leído en la revista la carta del Sr. Miguel Ángel Alvelo interesado en información sobre comerciantes españoles en Camagüey y he pensado que estas crónicas podrían serle útil a él o a otros lectores. Yo las he transcrito y las tengo, así como otros artículos escritos por mi abuelo, en un archivo digital. Tendría sumo gusto en enviar ese archivo a cualquier persona que pudiera tener interés. Sólo necesitan enviarme su correo electrónico y se las haré llegar con mucho gusto. Por supuesto que igualmente puedo enviarlo a Uds. si así lo desean. Tengo también algunas copias del libro Mi cada vez más querida mía, donde he transcrito las cartas que Medardo le escribiera a Dolores Salvador Méndez, así como el libro Recuerdos, que recoge las memorias de su hija, mi tía Mireya Lafuente Salvador. Son parte de una edición familiar, pero si hay alguien que los conoció o que tiene especial interés en leerlos y se comunica conmigo se los haré llegar en forma gratuita, como un obsequio. A la vez agradeceré cualquier información o comentario sobre miembros de mi familia materna Medardo Lafuente Rubio, Dolores Salvador Méndez y sus hijos Virginia, Mireya, Alma (mi madre), Medardo y Lolita o sobre mi familia paterna, Modesto Ada Barral (director del periódico El Noticiero y de la estación radial La Voz del Tínima), Modesto Ada Rey (mi padre), Manolo y Mario Ada Rey (mis tíos). Estoy en el proceso de escribir la historia familiar y apreciaré toda información personal de quienes los hayan conocido. Un cordial saludo, Alma Flor Ada. San Rafael, California Eduardo, Mil gracias por enviarme El Camagüeyano. Quiero que sepas que poquito a poquito me lo he estado leyendo. Es bien lindo que estén dejando este “legacy” histórico y cultural del Camagüey que tanto quieren. Cariños miles, Delia Piquero González. Richland, Washington


Este primero de mayo

Leyendas de Camagüey

Por Yoani Sánchez

L

a última vez que la Plaza de la Revolución estuvo llena, repleta de gente, fue cuando Benedicto XVI hizo su homilía en La Habana. Los locutores de la televisión repitieron con una extraña insistencia que a esa misa asistían “creyentes y no creyentes”. Para los oídos no entrenados en el discurso oficial cubano, aquella afirmación podía sonar como un gesto de inclusión o de tolerancia. Sin embargo, se trataba más bien de una aclaración –para nada sutil- de que ni toda esa multitud era católica, ni el Papa contaba con un rebaño tan grande entre nosotros. Si se prestaba atención a cada palabra dicha por los representantes del gobierno, los cubanos estaban allí por “disciplina”, por “respeto” o por ser un pueblo “ecuánime”, pero no precisamente por fe. Me pregunto si este 1ro de mayo también echarán mano a calificativos tan contrastantes. Podrían, por ejemplo, decir que en este día de los trabajadores desfilan tanto “revolucionarios como no revolucionarios”, lo cual no sería nada absurdo en una jornada que debe tener un cariz laboral y sindical, no político. ¿Se imaginan la voz grave del presentador afirmando que en la multitud agitan sus banderitas lo mismo “empleados que desempleados”? De estos últimos tendría que ser sin dudas el bloque más enérgico, pues la cifra de trabajadores que quedarán disponibles durante 2012 asciende a 170 mil a lo largo del país. Frente a los micrófonos, debería hacerse la distinción de que en la muchedumbre, ante la estatua de José Martí, se hallan “simpatizantes y no simpatizantes” del gobierno raulista. Porque entonces ¿quién se creerá que en un millón de individuos todos están de acuerdo con la gestión del presidente? No habrá ni sorpresas ni matices, sino intentos de aglutinar y de mostrar a los cientos de miles de participantes como un coro unánime que apoya al sistema. Y el 1ro de mayo volverá a ser secuestrado, como tantas otras veces. Desde la tribuna, saludarán precisamente quienes deberían estar emplazados y criticados en las pancartas, no liderando una conmemoración obrera. El día terminará sin haberle podido exigir a ese patrón llamado Estado que eleve los salarios, abarate los costos de la vida o mejore las condiciones laborales. En lugar de eso, cada cabecita vista desde la torre de la Plaza será contada como un aplauso. Cada individuo que desfile será computado como un fiel “creyente” del Partido, como alguien que no duda, no cuestiona, no reclama. Yoani Sánchez es cubana, reside en La Habana. Es licenciada en filología, editora del blog Generación Y http://www.desdecuba.com/generaciony/ y premio Ortega y Gasset

Camagüebax y la princesa Tínima

E

ra Camagüebax (o Camagüey) el cacique de su pueblo. Acogió con franca y generosa hospitalidad a los extraños españoles. Él los trató cordialmente, por bondad; aquellos fingieron afabilidad con ambiciosas miras. Finalmente, los extranjeros se portaron indignamente y le dieron muerte horrible y bárbara. Su cuerpo fue arrojado desde la alta cima del Tuabaquey, en la serranía que se divisa al norte del que fue su cacicazgo. Despedazado, quedó insepulto sobre la comarca que regó con su sangre. Desde entonces, esa tierra tornose roja en muchas leguas a la redonda. Y el alma del desventurado cacique venía todas las noches a la loma fatal, en forma de luz. Anunciaba a los descendientes de sus bárbaros asesinos la venganza del cielo, que tarde o temprano caería sobre ellos... Pasó el tiempo y el lomerío comenzó a denominarse Sierra de Cubitas. Para algunos, Cubitas era nombre indígena. Para otros, había surgido de la comparación que los primeros colonos hicieron del paisaje de la cordillera con el panorama circundante de la ciudad de Cuba (como se conocía a Santiago de Cuba en el pasado), llevado al diminutivo. Por ello muchos se referían a la zona como Cubita en singular. Por allí cruzaba, desde el propio siglo XVI, el camino que desde Puerto Príncipe se dirigía a la costa. Tomaba por la Matanza, cruzaba Los Paredones y se dirigía a los embarcaderos del Jigüey y La Guanaja. Antes pasaba por el caserío de Cubitas, que después se llamó Cubitas Abajo, y otros nombraban como Concepción de la Ermita Vieja. Los cubiteros veían aparecer la luz en aquel paraje. Y también, todos los viajeros que no evitaban la noche en el tránsito entre la villa y el caserío. Desde que la aldea fue más visitada y adquirió importancia dejó de hablarse del fenómeno. Hubo un erudito local del siglo XIX que atribuyó la aparición sobrenatural a un fruto de la ignorancia. Y su desaparición, a que las quemazones anuales de los campos habían consumido las materias que producían el fuego fatuo... Tínima, la joven hija del cacique, fue obligada a desposarse con un conquistador brutal. Tanto sufrió que un día decidió, como los de su pueblo, morir. Y para ello caminó por el río que también se llamaba como ella, cuyas aguas se abrieron para acogerla. Y varios siglos después se decía que cada tarde emergían de la corriente el llanto y la cabellera de la princesa. Hector Juárez Figueredo

El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 5


Frank de Varona

Mi día más largo, el 17 de abril 1961

Frank de Varona, educador e historiador. Es coordinador de programas de adultos en la escuela comunitaria Rubén Darío.

Después de la medianoche, nuestro barco, el Houston, un buque tipo “liberty” entró en la Bahía de Cochinos el 17 de abril de 1961. Hubo un silencio total, sólo el chapoteo de las olas contra el barco se oía. ¡Nuestro “D-DAY” había llegado! Mientras navegábamos, yo recordaba que un mes antes mi hermano Jorge y yo éramos estudiantes universitarios en Georgia Institute of Technology en Atlanta, Georgia. Cuando terminó el trimestre de invierno, a mediados de marzo, los dos regresamos a Miami y anunciamos a nuestros asombrados padres que ambos queríamos alistarnos en lo que después se llamó la Brigada de Asalto 2506. Deseábamos partir hacia los campamentos en Guatemala para entrenarnos como soldados y después liberar a nuestro país del comunismo. Mi padre aprobó la decisión de mi hermano, que entonces tenía 19 años, pero se negó a permitir que yo lo hiciera porque tenía sólo 17 años. Con el tiempo, mi padre estuvo de acuerdo y firmó un formulario de consentimiento porque yo era menor de edad. Por fin pude reunirme con mi hermano, muchos primos y otros amigos de la infancia en Guatemala el 1 de abril de 1961. Después de apenas dos semanas de entrenamiento fui trasladado en avión a Puerto Cabezas, Nicaragua. La Brigada 2506 era una pequeña unidad de 1,500 soldados. Allí en el muelle nos vino a despedir el jefe del ejército de Nicaragua, Anastasio Somoza, Jr. En la noche del 14 de abril, los cinco pequeños barcos de carga oxidados y en mal estado que nunca debieron haber sido usados en una invasión partieron hacia Cuba. No se nos permitió cocinar a bordo ya que los barcos estaban llevando gasolina para los aviones y toneladas de municiones, lo que hizo que nuestras naves fueran bombas flotantes. El Houston llevaba 230 bidones de gasolina de auto, 98 bidones de gasolina de aviación, 8 bidones de gasolina para los botes de desembarco, 23 bidones de aceite y grasa, 17 bidones de diesel, un hospital de campaña, 22,916 libras de balas de pequeño calibre, 28,805 libras de alto explosivo, 5,940 libras de fósforo y 2,125 de municiones químicas, para un total de 183.7 toneladas cortas. Más tarde, uno de nuestros barcos, Río Escondido, explotó tras ser atacado por la fuerza aérea de Castro. La explosión fue tan fuerte que pareció una pequeña bomba atómica. A las 2:00 de la madrugada, el Houston llegó a Playa Larga. Yo estaba en la cubierta del barco hablando con el camagüeyano Juanito Sosa y esperando ansiosamente para desembarcar con otros soldados del Quinto Batallón de infantería. Los soldados con más experiencia del Segundo Batallón comenzaron a desembarcar primero en los pequeños botes con motores fuera de borda que llevábamos. La grúa utilizada para colocar estos barcos en el agua hacía un ruido infernal que despertó a los soldados enemigos en Playa Larga y pronto estábamos bajo el fuego del enemigo en la tierra. El Houston tenía cuatro ametralladoras calibre 50 que de inmediato comenzaron a disparar contra el enemigo en Playa Larga. El Bárbara J, un buque de apoyo, también comenzó a disparar al enemigo. A lo largo de la noche vi las balas trazadoras iluminadas que disparaban al enemigo en Playa Larga. Los

6 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

motores fuera de borda en algunas de las lanchas se rompieron y otras se perdieron en la oscuridad o se hundieron al chocar con las rocas y arrecifes en la playa. Cuando llegó la mañana, todo el Quinto Batallón se encontraba aún a bordo del Houston. A las 6:00 de la mañana vimos un avión B-26 volando en nuestra dirección y todos gritamos de alegría. Esperábamos apoyo aéreo ya que los entrenadores estadounidenses nos habían dicho en el campamento de Guatemala “el cielo sería nuestro.” Para nuestra sorpresa y desesperación, el B-26 abrió fuego sobre nosotros de un extremo al otro del Houston hiriendo y matando a varios brigadistas. Nuestra pesadilla acababa de empezar. Fuimos atacados repetidamente por los aviones B-26, Sea Furies y los jets T-33 de la Fuerza Aérea Revolucionaria del gobierno de Fidel Castro. Estos aviones enemigos debieron haber sido todos destruidos antes de nuestro desembarco. Así lo contemplaba el plan original. Desgraciadamente el presidente John F. Kennedy redujo el primer ataque aéreo de nuestros B-26 de 16 a sólo 8 aviones. Posteriormente canceló los dos siguientes ataques aéreos de la Brigada. Esas dos decisiones, unidas al cambio de lugar de desembarco de Trinidad a la Bahía de Cochinos, nos condenaron al fracaso. El enviarnos a Cuba sin apoyo aéreo y naval en barcos de carga obsoletos a luchar contra más de 200,000 soldados enemigos representó un acto de negligencia criminal. Estando en la proa del barco vi como una bomba lanzada por un B-26 cayó en el mar al lado de nuestro barco y sentí como la explosión estremeció al Houston. A eso de las 9:00 de la mañana un cohete de un Sea Fury nos dio en la popa. Por suerte el cohete no explotó o el Houston hubiera explotado por completo como el Río Escondido matándonos a todos. El cohete hizo un gran agujero de alrededor de diez pies en la parte inferior de la nave y dañó el timón. El Houston empezó a hundirse rápidamente y su capitán, Luis Morse, lo encalló a una milla de la costa al oeste de la Bahía de Cochinos. El impacto del cohete provocó un pequeño fuego en la bodega del barco, vi humo y soldados gritando y pensé que el buque iba a estallar en cualquier momento. Por suerte unos valientes brigadistas apagaron el fuego con mangueras. A pesar de que el Houston no llevaba salvavidas, al ver lo cerca que habíamos estado de una muerte segura, muchos soldados comenzaron a saltar al agua y a tratar de nadar a tierra. Sin embargo, al principio yo no quise hacerlo porque había visto tiburones en el agua. Pero al ver que todos a mi alrededor se tiraban al mar entonces decidí hacerlo y salté con un cuchillo en la mano. Cometí el gran error de sólo dejar mi rifle y la mochila a bordo y me lancé al agua desde una altura de tres pisos con 360 balas y granadas alrededor de mi pecho, en la cintura, cantimplora y comida seca, y el uniforme completo incluyendo las botas. Con todo ese peso me hundí y llegué al fondo del mar a más de 25 pies de profundidad. Casi me ahogué nadando desesperadamente a la superficie. Llegué casi sin aire y a punto de respirar agua salada. Con el gran peso que llevaba me hundía al nadar. Con gran esfuerzo


descarté todo en el agua, hundiéndome y nadando hacia la superficie varias veces. Al fin me quedé solo con los pantalones. Junto con mi compañero de cuarto de Georgia Tech y amigo de toda la vida, el camagüeyano Eduardo Sánchez, comencé a nadar hacia la orilla. Después de más de 50 años todavía recuerdo claramente ese día, como si hubiera ocurrido ayer. Los aviones enemigos estaban disparando a los que estábamos en el agua, muchos de nuestros soldados gritaban y se ahogaban y algunos estaban siendo devorados por los tiburones. Recuerdo que vi una mancha oscura dentro del agua y pensé que era un tiburón. Entonces di una vuelta y comencé a nadar hacia el Houston. Eduardo me recordó que un tiburón nos podía atacar nadando hacia el barco, por lo tanto era mejor nadar hacia tierra. Me encontraba extremadamente débil en el agua ya que en Guatemala me había comido una lata de spam que estaba podrida, y a pesar que sólo comí un bocado, me enfermé violentamente por varios días. Ya no habían medicinas en el campamento y estuve varios días sin comer y tirado en el “sleeping bag” en el piso de mi tienda de campaña. Abordo del Houston no comí nada durante los tres días de travesía. Como estaba tan cansado que apenas podía nadar tuve que quedarme flotando en el agua frecuentemente, pero con la constante preocupación de ser devorado por un tiburón, pude ver un pequeño bote salvavidas cerca de la playa. Decidí nadar hacia el bote para descansar y remar después a tierra. Me despedí de Eduardo que decidió seguir nadando a tierra. Al llegar escuché a varios brigadistas que estaban llorando tirados en el fondo del bote y en un estado de shock nervioso. Pedí ayuda para que me ayudaran a subir, pero nadie me dio una mano. Tuve que hacerlo solo y había unos tres pies de altura del mar hacia la cubierta del bote. Con mucho esfuerzo y después de tratar de subir sin éxito varias veces, pude subir y entonces vi que al otro lado del bote estaba un brigadista en el agua pidiendo ayuda

para subir y le ayudé a hacerlo. Traté de despertar a los hombres que seguían llorando y rezando, y al ver que era inútil y después de descansar, me tiré al agua y nadé rápidamente a tierra. Me tomó cerca de una hora nadar hasta la orilla, ya que tenía que flotar y descansar en el mar varias veces. Completamente agotado, al fin llegué a tierra. Me arrodillé, besé la arena y le di gracias a Dios por haberme salvado del naufragio del Houston. Miré a mi alrededor y vi una escena dantesca de desesperados soldados desarmados, pidiendo agua, agobiados y muchos de ellos vistiendo sólo ropa interior con sus cuerpos cubiertos de petróleo. Más tarde en esa mañana triste, el jefe de nuestro batallón, Ricardo Montero Duque, pidió cuatro voluntarios para remar en un bote salvavidas al Houston para rescatar a los soldados heridos y otros que estaban aún a bordo. Yo me ofrecí de voluntario junto con Mario Cabello, Jorge Marquet y otro soldado. Remamos tan rápido como pudimos al Houston, siempre mirando al cielo por si los aviones enemigos nos atacaban. Los aviones castristas continuaban disparando contra nosotros de vez en cuando. Al subir al Houston me encontré con Rinaldo González, a quien en el colegio de los Hermanos Maristas de Camagüey le decíamos Nanano. Me sorprendió lo tranquilo que estaba y me dijo que estaba esperando un bote para desembarcar. Rescatamos a varios soldados que no sabían nadar y a algunos de nuestros heridos. Uno de ellos fue el Dr. René Lamar, un médico que había sido herido en el brazo por una bala de ametralladora de un avión. Entre los soldados que llevamos a tierra estaban el segundo al mando de nuestro batallón Félix Pérez Tamayo, Luis González Lalondry y Fico Rojas. Por la tarde caminamos hacia el norte bordeando la playa en dirección a Playa Larga. Por desgracia, había soldados enemigos en una pequeña aldea cercana llamada la Caleta de Buenaventura y sólo un puñado de nosotros teníamos fusiles. Ricardo Montero Duque nos ordenó volver a la zona de la playa frente al Houston que estaba semi hundido y El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 7


esperar a ser rescatados. Sin comida ni agua, esperé con los demás durante cuatro días. El jueves 18 de abril, aproximadamente a las 5:00 de la tarde, el Padre Tomás Macho (que años más tarde me casó con mi esposa Haydée) comenzó a ofrecer una misa que se ofrecía en situaciones desesperadas como la nuestra. En ese momento una lancha con seis soldados enemigos desembarcaron cerca de nosotros. Los pocos que tenían fusiles les hicieron una emboscada y abrieron fuego matando o hiriendo a varios de ellos. Después Montero Duque dio la orden de retirarnos del área y tratar de escaparnos ya que nuestra posición había sido descubierta. ¿Pero hacia dónde íbamos a ir? No teníamos mapas ni sabíamos dónde estábamos. Me encontraba muy débil ya que llevaba dos semanas sin comer y tenía una sed extrema. Con un grupo pequeño, comencé a caminar hacia el sur sin saber a dónde ir. Por la mañana del sábado, 20 de abril, ya no podía hablar debido a la resequedad en la boca y la garganta causada por la sed extrema. A eso del mediodía, fui capturado por un pelotón de milicianos junto con Eduardo Sánchez y otros brigadistas. Pensé que nos fusilarían en ese momento y me encomendé a Dios. El enemigo nos robó el dinero y relojes y nos quitaron las botas, pero nos dieron agua. No quise aceptar comida, sólo tomé agua, pero mientras más agua tomaba, más sed tenía y el agua me sabía a vinagre. Los milicianos nos trasladaron en un barco al otro lado de la bahía y fuimos encerrados en una casita en Playa Girón. Esa noche nos visitó el Che Guevara que miró detenidamente a nuestro grupo de prisioneros. Como era el más joven, se acercó a mí y me preguntó cuantas caballerías tenía mi padre. Le contesté que tenía 100 caballerías y él me dijo: “Entonces tu viniste a recuperar las fincas que la revolución le quitó a tu padre”. Le contesté: “No, hubiera venido yo o no, si hubiéramos triunfado se la hubieran devuelto porque no se las robó a nadie”. El Che me dijo: “Se las robó al sudor de los campesinos”, a lo que le respondí: “Esa es la teoría marxista que yo no comparto”. El Che me preguntó cómo nos habían tratado y le respondí “Muy mal, nos robaron el dinero, relojes y nos quitaron las botas”. A lo que me respondió:”Esas cosas le hacen falta a la revolución”. Me quejé que también nos habían confiscado los artículos religiosas que llevábamos. Entonces el Che le dijo a sus hombres: ”Devuélvanle a los prisioneros todos los artículos religiosos porque eso no le hace falta a la revolución”. Así recuperé mi rosario, medallitas y pequeña estatua de la Virgen María. Dos años muy crueles e inhumanos de prisión brutal fue nuestra suerte. Estuvimos en prisiones superpobladas. Al principio estuvimos en el Palacio de los Deportes, seguido por el Hospital Naval y después nos pusieron a todos en la prisión del Castillo del Príncipe. La mayoría dormíamos en el suelo, apretados unos a otros, muertos de hambre y bebiendo

8 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

agua contaminada. Yo contraje disentería, hepatitis y enfermedades de la piel. Al año de estar preso nos llevaron a juicio y fuimos condenados a 30 años de prisión con trabajo forzado o un rescate de dinero en dólares, como en el tiempo de los piratas. A los oficiales de la Brigada y los que fuimos ricos nos valoraron en $100,000, los que ellos llamaron clase media valían $50,000 y los obreros $25,000. Mi hermano y yo caímos en el grupo de los $100,000 y éramos 214 prisioneros. Nuestro grupo fue trasladado al Presidio Modelo en Isla de Pinos. Ese fue el lugar donde peor nos maltrataron. En un pequeño lugar llamado el Pabellón Dos, que tenía espacio para unas 40 personas, nos pusieron a todos. Estábamos peor que sardinas en lata, todos dormíamos el suelo y teníamos un solo inodoro. Fuimos incomunicados, sin visitas ni cartas, durante siete meses, y varias veces por la madrugada venían los guardias y nos obligaban a desnudarnos contra la pared y nos daban golpes diciéndonos cosas obscenas. Teníamos unas tres duchas y sólo abrían el agua durante 10 minutos al día y la mayoría de nosotros no podíamos bañarnos. Lo más espantoso fue privarnos de jabón, pasta de dientes y papel higiénico durante esos siete meses. Nos trataron realmente peor que a los animales. Mientras permanecí en las prisiones no perdí el tiempo y aprendí francés, alemán, leyes, religión, contabilidad, geografía e historia, además de leer cientos de libros. Por fin fuimos liberados el 25 de diciembre de 1962 cuando el gobierno de los Estados Unidos pagó $62,500,000 por los casi 1,200 prisioneros. Mi hermano y yo volamos en el último avión a la base de Homestead Air Force donde nos dieron uniformes de la Fuerza Aérea. Mis padres lloraron cuando nos vieron a mi hermano y a mí al llegar al Dinner Key Auditorium en Miami. Mi peso en el momento de la liberación era de 120 libras. El naufragio del Houston, la semana que estuve huyendo por la Bahía de Cochinos y el encarcelamiento de casi dos años me hizo apreciar aún más el valor de la libertad y los privilegios de todos los días y las comodidades que damos por sentado, tales como alimentos, agua, vivienda, higiene. A pesar de haber perdido nuestra libertad, junto con nuestra casa, automóviles, fincas de ganado y cuentas bancarias en Cuba y vivir por debajo del nivel de pobreza en Miami por varios años, yo estaba seguro de que todo eso era una situación transitoria. Yo estaba decidido a obtener una educación y convertirme en un profesional exitoso en los Estados Unidos. He tenido una gran vida en este país como un educador y escritor. Estoy felizmente casado con Haydée Prado, una excelente mujer, y tengo una maravillosa hija casada llamada Irene que me ha dado un adorable nieto, Daniel Francisco.


Pedro Leyva

Crónica de una cita

Pedro Leyva, periodista. Desde su columna Pan Criollo del periódico Avance, fue uno de los primeros periodistas en denunciar el carácter totalitario del gobierno revolucionario en Cuba

T

engo cita con Soledad para vernos en su casa. Desde el mirador del hotel en que me hospedo observo el pueblo a mis pies, techado de rojas y oscuronas tejas, cruzado de angostas y empedradas calles. Bajo el cielo triste del mediodía recorro los umbríos laberintos por donde suelen pasar sus moradores. Mientras la ciudad agramontina duerme sosegadamente la modorra a la sombra de los campanarios, las horas pendientes deambulan recogidas por plazas y callejuelas, arrumbando el murmullo apagado de los sueños tranquilos y el entono del misar. El aire lánguido y soñoliento vaga en silencio, sin rumbo por entre los muros y las arquerías de la plaza mayor. La ciudad conventual, abandonada a su solitaria oquedad, descubre las bellezas de sus ornamentos. En este sitio encantado, que habla de viejas historias y que hace mucho bosteza de aburrimiento, hay mil cosas inútiles que he dejado de hacer en este día que se desmaya indiferente. ¡Ah, vida de provincia, vida provinciana! ¡Tan fustigada por unos, tan exaltada por otros! He llegado a sentir de nuevo un regocijo interior al contemplar a esta capital con pretensiones de regia señora, nada refractaria a los avances de la moda, ni a las visitas de forasteros, siempre que ellos respeten su arregosto. He vuelto, sí, a revisitar la escena que me acosa en las noches extrañas de mis ausencias. He retornado y estoy frente a la historia de mis pensamientos, de mi joven pasado lleno de vida, de ilusiones y de promesas, enamorado del porvenir y confiado en las propias fuerzas del ser, del no dejar de ser. Y, heme aquí, caminando por la muy vetusta ciudad escoltado por sus paredes y vanos, discurriendo entre claridades y solombrías, soportando el bochorno de la hora fija. Bajo el batimiento de un ancho alero, me recojo del sofocante calor que el aire no ha podido aventar. Y en este solariego portón castellano, en este arco español que hallo en mi camino, detengo la marcha para refugiarme del crepitante sol. Alguien, antes que yo, ha detenido su andar y, desde las mismas sombras, con visiones de largas heridas y dolor de ruinas, me acoge en su interior. Estoy a la sombra, con otra sombra que guarda la villa, que cuida el silencio sin besos y sin flores del mediodía. ¿Acaso no fue el mismo paraje testigo mudo de otros detenimientos? En el discreteo de las nuevas horas y las viejas sombras, he oído decir que por este viejo zaguán las ánimas viajeras

han visto pasar a quijotes y caballeros correr tras la gracia cantarina de una voz de mujer, sin encontrar el alma que los conjura. Detenido en mi regusto por una fuerza mayor, hablé a la sombra: —Vieja puerta de Castilla, arcón de Santiago, pintura velazquina que me acoges en tu seno: no me aprisiones. Déjame seguir. Quiero ver, mirar el derrotero de esta jornada. No me encierres ni me escondas. Déjame seguir. No se si fue el miedo o la voluntad lo que me hizo desasirme del hechizo. Sea lo que fuere, proseguí hacia el destino de la cita. Por la vuelta de la Merced, las giraldas de la iglesia se perfilan en el gris de las alturas. El encapotado cielo amenaza con despeñarse. Apenas si llego a la casa, se desploma el aguacero. Así son los caprichos del tiempo por esta época del año. Mientras parte de la localidad sufre la calina del sol, la otra se inunda incapaz de embeber el lluvacero. No pude eludir, a pocas trancadas, las primeras gotas insolentes. Con el rumor de la lluvia en las lozas y los techos, por el aire las últimas palabras, nos sorprende la despedida. El chubasco ha limpiado las calles y queda la humedad en el ambiente. Vuelve a bisbisear la brisa con perfume de vega: trae los recuerdos del alelí, del jazmín y del cundiamor. Quebrada en oro, con cielos de azul y ruborosas nubes, con la dulcificante presencia de la esperanza, la luz de la tarde alienta un divino cuadro de Seurat que mueve al colorido y la alegría, a la égloga burguesa del paseo por el prado, por las ramblas y los soportales: a embriagarse en la cotidiana poesía del inocente vivir. De regreso, las luces mortecinas de añosas lamparillas derraman sus pálidos fuegos. Allá por la vuelta de la Merced, los ecos del ángelus se apagan en el crepúsculo del día que se va. Una orla astral se oculta en el ocaso, y la nostalgia muere en la más insólita efimeridad. El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 9


Alberto Müller

Del Girón que se habla poco

D

edico estas líneas periodísticas a mis compañeros inseparables Virgilio Campanería, Ángel y Alberto Tapia Ruano, que murieron ante el paredón de fusilamiento gritando “Viva Cristo, Viva el Directorio Revolucionario y Viva Cuba Libre” el 17 de abril de 1961, y también a todos los que murieron en esa encrucijada histórica. En la historia cubana, tanto oficialista como exiliada, se interpreta como polos opuestos la famosa invasión fracasada de Playa Girón, donde heroicamente murieron cubanos de ambos bandos, unos, los combatientes de la Brigada 2506 defendiendo la libertad y la democracia para Cuba, y los otros, equivocadamente, defendiendo la traición de Fidel Castro por convertir la Revolución Cubana de 1959 en un proceso totalitario comunista. Sin embargo, de la batalla de la Resistencia Cubana, que integraban más de 250 mil hombres y mujeres en la clandestinidad por todos los rincones y ciudades de la isla cubana, bajo el mando de las principales organizaciones revolucionarias que habían roto sus vínculos con el proceso por la desviación marxista-leninista de Fidel Castro, se habla poco. Y esto me parece históricamente injusto. (…) Por eso no voy a entrar en los detalles del Playa Girón heroico de la Brigada 2506, que bajo la tutoría técnica de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) desembarcó sin éxito en Bahía de Cochinos. Prefiero concentrarme en la historia olvidada de esa Resistencia Cubana, de la que se habla poco y por la que han ofrendado sus vidas miles de hombres y mujeres cubanas durante más de medio siglo. En estos días los cubanos conmemoran días tristes de historia cubana en el 51 aniversario del fracaso de la invasión de Bahía de Cochinos, donde lo más doloroso son los cubanos que se enfrentaron y murieron defendiendo sus ideas en cada una de las orillas. Hombres como Virgilio Campanería, Alberto Tapia Ruano, Fernando del Valle Galindo, Marcelino Magañas, Rogelio González Corzo (Francisco), Humberto Sorí Marín, Eufemio Fernández, Manuel Lorenzo Puig, Manuel Guillot, entre otros miles de combatientes de la Resistencia que cayeron en combate o ante el paredón de fusilamiento defendiendo el rescate de Cuba a la libertad. Del Girón conocido de la Brigada 2506, abandonados en la zona rocosa de Playa Cochinos por el gobierno de Estados Unidos, se seguirá hablando mucho. Ellos se lo merecen. Murieron en ese evento heroico lo mejor de una generación de jóvenes cubanos amantes de la libertad. Pero concluyamos con la Resistencia para derrocar al gobierno de Fidel Castro en la década 1960-1979, de la que por justicia histórica tenemos que hablar más. Debemos decir que esa Resistencia Organizada elaboró planes mucho más realistas, coordinados y funcionales que los que elaboró la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos en el desembarco de Bahía de Cochinos. El plan original de los cubanos que adversaban a Fidel Casto en 1960, por su traición a los ideales democráticos que inspiraron al proceso revolucionario de 1959, era organizar una resistencia armada en toda la isla para dar al traste con la entrega de la Revolución a la Unión Soviética. El gobierno de los Estados Unidos se comprometió en entrenar a un grupo de hombres -la Brigada 2506-

10 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

que se infiltrarían en la isla para fortalecer técnicamente a la Resistencia Organizada y así intentar el derrocamiento del régimen castrista. El plan inicial era perfectamente lógico y factible. Al final, el gobierno de Estados Unidos cambió erróneamente los planes, abandonando a la Resistencia Organizada en la isla y convirtiendo a la brigada de cubanos que se entrenaban en el exterior, en una Brigada de Asalto que desembarcaría en la isla, desconociendo torpemente los esfuerzos y las posibilidades de esa Resistencia, con el fracaso ya conocido. Veamos brevemente el escenario gráfico de esa Resistencia Organizada: En las montañas del Escambray (1960) esa Resistencia logró alzar a más de 10 mil hombres, la mayoría de ellos provenientes del Ejército Rebelde que derrocó a la dictadura de Fulgencio Batista. En las montañas de la Sierra Maestra, dos de los principales grupos de esa Resistencia Organizada, el Movimiento 30 de Noviembre y el Directorio Revolucionario Estudiantil, lograron a principios de 1961 organizar en el mismo corazón de la Sierra Maestra, dos frentes guerrilleros con más de tres mil combatientes registrados, entre ambos, para alzarlos en cuestión de horas. En una zona cercana a la ciudad de Matanzas, se organizó una guerrilla urbana comandada por el comandante Campitos, que durante meses pudo haber tomado varias ciudades importantes de la provincia. También en 1961 el coordinador de la Resistencia Organizada, Rogelio González Corzo, alias ‘Francisco’, elaboró la Toma de la Habana, un plan realista y de mucho impacto en conjunción con todos los grupos revolucionarios que la integraban, para derrocar al régimen castrista. Pero todos estos intentos y esfuerzos de los revolucionarios demócratas cubanos -y otros que no mencionamos por razones de espacio- y que tenían toda la potencia y posibilidad de derrocar al régimen de Fidel Castro, encontraron la misma respuesta silente de la Agencia Central de Inteligencia y del gobierno de los Estados Unidos, mientras que la NKVD y la Unión Soviética armaban al Ejército Rebelde de Fidel Castro con todo el parque balístico posible, incluyendo cohetes ofensivos, sin descontar la lección dictada de la represión y la tortura. Esta es la historia -a modo de síntesis apretada- de la Resistencia Organizada contra la traición de Fidel Castro. Honremos con sinceridad a todos los que murieron en ese intento de por sí heroico, incluyendo a los que murieron en la orilla de enfrente, defendiendo una concepción equivocada y autoritaria del poder político. En especial, honremos también a la Mujer Cubana, que integró las filas de esa Resistencia Organizada con heroísmo sin igual, y que después sufrió en carne viva los horrores y las torturas del presidio político. Confiemos que los cubanos hayan aprendido la lección de que los conflictos internos de un país, deben dirimirse soberanamente a través de las opciones pacíficas y democráticas, y no con las intervenciones extranjeras que predominaron durante la Guerra Fría, ni con la represión brutal que todavía impera en Cuba. Cuba merece un mejor destino de libertad y convivencia.


Mario Norman

Recuerdos del Trust Company of Cuba Mario Norman, banquero retirado y colaborador de la revista.

L

a Habana en 1957 no era un lugar seguro para estudiantes universitarios, por poco que simpatizaran con el movimiento revolucionario lidereado desde la Sierra Maestra. A diario aparecían cadáveres de jóvenes en lugares prominentes de la ciudad como claro recordatorio del peligro que corríamos. Comprendiendo la situación, mi padre decidió posponer mi ida a La Habana a seguir mis estudios. Aprovechando la apertura de la Universidad Ignacio Agramonte en Camagüey, comencé allí a estudiar Ciencias Comerciales. Meses más tarde, a través de relaciones de familia, tuve la suerte de ser empleado por el Trust Company of Cuba, el mayor banco del país, y en febrero de 1958, en Camagüey, comencé mi carrera de banquero hasta mi retiro en Miami en abril de 2009. Como nunca había tenido un trabajo formal, con sueldo, jefes y responsabilidades, aquello era para mí territorio nunca antes recorrido. De la noche a la mañana pasé a ser un adulto “hecho y derecho”. Lo primero que hice fue ir al Globo y comprarme dos trajes usando el crédito de mi padre en esa conocida tienda ya que aunque no supiera nada de la banca tenía que al menos aparentar todo lo contrario. La parte más beneficiosa en mi conversión fue el conocer un grupo de hombres y mujeres con los cuales compartiría horas de trabajo. Como resultado, lo que en realidad hice fue encontrar amistades a las cuales, aún después de tantos años, considero como parte de mi familia. En el Trust aprendí algo más valioso que una profesión, aprendí a hacer y a preservar amigos que quiero y admiro sin límites. Al dejarles saber de este escrito, algunos de ellos ofrecieron lo que el Trust les representó. Luis Pichardo recuerda aquellos años en el Trust en los cuales sembró semillas de esperanzas e ilusiones tronchadas por realidades políticas que lo forzaron a convertirse en lo que más tarde fuera. Su cariño por la institución y por sus compañeros aun viven

en él, como también viven en nosotros su carácter alegre y un sentido del humor inigualable. Para Oliver Pazos, el Trust representó el entrar en una nueva vida llena de propósitos y una fuente inagotable de afecto para todos sus asociados. “Jamás olvidaré esos años”, afirma Oliver con emoción en la voz. Oscarito Loret de Mola quien, junto con César Arboleas, Orlando Pino y otros, fueron empleados originales del Trust en Camagüey, ofreció compartir sus experiencias durante su entrenamiento en La Habana. “Recuerdo el grupo inicial del Trust como si fuera hoy. Recuerdo la ayuda que mutuamente nos dimos en nuestro entrenamiento y los logros alcanzados por nuestro equipo en años siguientes”. Estimo que cada uno de nosotros podría escribir un libro acerca de lo que representó el Trust en nuestra juventud. Los buenos clientes que allí conocimos, los gratos momentos reunidos para celebrar un cumpleaños, una boda, o simplemente el hecho de ser amigos, al igual que las bromas e idiosincracias de cada uno de nosotros. Las maldades de Pichardo, las broncas de Alvaro Cadenas con los clientes que no pagaban a tiempo, la bondad de carácter de los inolvidables Cirilo Rodríguez y Paquito Sivilla y por supuesto, el profesionalismo y el calor personal de nuestro Gerente, José Arcadio Bethencourt. A fines del 1960, Manuel Casas y yo compartíamos un pequeño apartamento en New Jersey. Cuando supimos que Bethencourt había sido cesanteado una vez intervenido el banco y necesitaba hacer contactos de trabajo en New York, le ofrecimos hospedarse unos días nuestro apartamento. Como Bethencourt no conocía la ciudad, lo acompañé. En esa fría mañana, desde el ferry que nos llevara al área de Wall Street, Bethencourt notó lo intimidado que yo estaba con la enormidad de aquella ciudad. Puso su mano en mi hombro y me dijo: “No te preocupes, Mario, todos vamos a triunfar...”. Cincuenta años más tarde aun recuerdo las sabias palabras de Bethencourt y sonrío al pensar qué cierto él estaba.

De izquierda a derecha, primera fila: Mario Norman, Luis Pichardo, Orlando Pino (inclinado hacia delante), Alexis Gómez, Cesar Arboleas, Julio Martínez y Manuel Casares. Detrás, parados: Gaspar Agüero, Oliver Pazos, Pérez Castro y Diego García. 

12 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012


Dra. Rosa Martínez

Vascos en Camagüey, (Segunda Parte)

L

as provincias vascas son cuatro: Álava, capital Vitoria; Guipúzcoa, capital San Sebastián; Vizcaya, capital Bilbao, y Navarra, capital Pamplona. De todas ellas, muchos vascos vinieron a Camagüey. Recordemos: Abaroa, Venancio. Fue uno de los primeros vascos que vinieron de Bilbao. Su amigo Juan Bilbao lo asoció a su negocio de importación que tenía su almacén en la plaza de la Soledad y se llamaba El Camino de Hierro. El edificio existe todavía y su último dueño fue Pancho Cabeza. Su nieto Paulino Martínez Abaroa y su esposa Nerina fueron profesores durante varias décadas en el St. Thomas Aquinas High School en San Luis, Missouri. Álzaga, Apolinar. Administrador del Central Senado Álzaga, Florindita. Hija del anterior. Se destacó como profesora en La Universidad de La Habana y en Barry University en Miami. Fue autora de libros de crítica literaria. Arteaga, Manuel. Cardenal. Nació en Camagüey y murió en La Habana en 1961. Fue muy estimado por sus virtudes cristianas y su conocimiento del Derecho Canónico. Becerril, Miguel. Párroco de la Iglesia de la Soledad. Bedolla, Pastor. Enfermero de la Colonia Española y del Hospital Jefferson en Virginia. Su esposa Marta también era enfermera y trabajó allí. Carrandi, Mariano. Cordial y amable empleado de la farmacia Goicochea. Carrasco, Isabel. Dentista. Una de las primeras mujeres que se dedicaron a la odontología. Su hermana Margarita fue la estrella de muchas fiestas por la gracia de sus bailes y sus cantos. Carreño, Zulema. Profesora de la Escuela del Hogar. Echeverría, Sandalio. Vino al área de Cuatro Compañeros y de ahí pasó con su esposa a Santa Cruz del Sur. Egusquiza, Erminda y Eduardo. Farmacéuticos. Al llegar el castrismo salieron de Cuba y se instalaron en Minesota con sus hijos. Gamboa, Concha, Francisco y Julio. El último murió en Bahía de Cochinos. Guivenzo, Manuel. Conocido hacendado. Emigró a los Estados Unidos. La Herrán, Arturo e Isidoro. Médicos muy estimados. Arturo fue, además profesor de francés en el Instituto de Camagüey. Irastor, Manuel. Dueño de la librería La Avellaneda. Iriondo, Andrés. Dueño del teatro Iriondo de Ciego de Ávila (No sabemos si Silvia Oriondo, incasable luchadora por la libertad de Cuba,

pertenece a esa familia.)

Larrauri, Ernestina y Rita. Notables educadoras, dueñas del prestigioso colegio El Porvenir. Ernestina también fue profesora de la Escuela Normal. Larrea, Benigno. Apreciado abogado de Ciego de Ávila. Marrero, Abel y Jorge. Obstetra el primero y profesor de inglés en el Instituto el segundo. Orbea, Isabel. Educadora y dueña del colegio de su nombre en la Avenida de la Libertad. Novoa. Familia de Florida que al llegar el castrismo emigró a su nativa España. Porro, Juan. Conocido hacendado. Roa, Bastos, Luis. Médico español que vino por la guerra civil en su patria. Trabajó en la Colonia Española. Sardiñas, Ofelia. Bella señorita muy admirada en los salones camagüeyanos. Procedía de Ciego de Ávila. Zaldívar, Ángela Mariana (Manana). Abogada distinguida. Su hijo Armando Parés fue Teniente Fiscal de la Audiencia de Camagüey. Zaldívar, Gladys. De más reciente generación. Fue notable ensayista e inspirada poetisa. Fue profesora en Western Maryland University y en el English Center de Miami.

Otros apellidos vascos que recordamos son: Torrenz, Larrúa, Ibáñez, Ferrín, Lariño, y Parrado. Tanto estos emigrados de la región vasca y sus descendientes, así como los de otras regiones de España, dejaron en Camagüey un valioso legado de esfuerzo, voluntad y decencia que nos enorgullecen. Confiamos en que tanto éstas como las colaboraciones anteriores sobre el tema hayan sido lo más completas y fieles posibles, teniendo en cuenta que los únicos recursos de que hemos dispuesto han sido la memoria y el amor a nuestro terruño. El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 13


Tercer año de Bachillerato en Los Maristas (1953-1954. De pie: Luis Agüero, Nicasio Suárez, Orlando (Panano) Olivera, Jorge Morán, Manuel Terrero, Eliseo Guerra, Eduardo Peláez, Oscar Pereda, Luis Don, S/I, Florentino Cabezas. Arrodillados: Manuel Mauriz, Héctor Álvarez, Mariano Molina, Fernando Quintero, Calixto Rodríguez, Luis Almolda, Mario López, Edgardo Gutiérrez, Silvio Silva.

Selección de Baloncesto de MaristasCamagüey que en 1960 se enfrentó a una selección de la Universidad de la Habana en el tabloncillo de los Maristas. De pie, de izquierda a derecha: Mario “El Gordo” Silverio, Nelson Benedico, Michael Rodríguez, Jesús “El Tío” Flores, Orlando “Wichinchi” Álvarez y arrodillados Eduardo Enseñat, Vicente “Zarigüeya” Tomé y Cecilio “El Flaco” Trelles.

El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 15


Este niño angelical es nada menos que el gran “Tato” González

Compañeros del Trust Co. en Camagüey celebrando despedida de soltero de César Arboleas en el Hotel Isla de Cuba Oscarito Loret de Mola, Luis Pichardo, Ramón Colunga, Gaspar Agüero, Oliver Pazos, Mario Norman, Orlando Pino (de pie), César Arboleas, Julio Martínez, S/I; Joaquín Montalván; Hernán López-Trigo, Cirilo Rodríguez, Diego García, S/I, José Fernández.

Nuestra querida Emilita Abadín de Penedo con sus tres hijos Nena, Mandín y Eduardito Penedo.

Maristas -Tercer Año de Bachillerato del curso 1942-1943.. Ultima fila: Honorio Padrón, Octavio Zaragozí, Juan Betancourt. Amado Gómez, Caty Cadenas. Fila del medio: Oscar Agüero, Guillermo Álvarez, Miguel Betancourt, Pedro Puig, Ricardo Sirvén. Primera fila: Juan Ugarte, Raúl Aguilar, Luis Fernández Sosa, Senén García, José E. Sirvén

Veraneo de novios. …y se casaron y fueron felices por toda la vida. Godín Peláez y Queta de Varona noviando por los años cincuenta

16 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

Equipo femenino de baloncesto del colegio Zayas en la segunda mitad de los años cincuenta. De pie: Luisa Cristina Xiqués, S/I, Zoilita de Zayas, Coach Bebo Estrada, Elsa de Zayas, S/I, S/I. Arrodilladas: Ondina de Zayas, Josie Acosta, S/I.


Gladys Branly y Héctor Álvarez en un almuerzo en la finca Taburete, 1957

Celebrando en el restaurante El Chalay, en el 1957, los 25 años del programa radial “Hora Selecta” que se transmitía de 12 a 1 diariamente y que alcanzaba el mayor promedio de audiencia en la ciudad y parte de la provincia. En la foto de izq. a der., Walfredo Rodríguez (Tito), director de El Camagüeyano, Alfredo Vivar Hoffman (Azteca), Juan B. Castrillón (Don Pancho) y Vincent Jones, uno de los socios de la CMJK.

De izquierda a derecha: Mayito López, Renecito López y Nelson Benedico jugando en las arenas de la Playa de Tarafa el 9 de agosto de 1942

Corrían los años cincuenta y la juventud se divertía en los clubs. En esta foto del Tennis Club podemos reconocer en el frente a Mayito López, Chari Menocal, Jesús Couso, Elpidio Lezcano, Fufa de la Herrán, María Eugenia Doval. Al fondo hemos podido identificar a Raúl Sosa Corinita Agramonte, Diana Ma. Cisneros, Oscarito Hernández, Tato Rodríguez. Carlos Figueras y Chepe Flores.

El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 17


Lorenzo Ferrer

Brochazos de la palabras de Joseph Ratzinger, Benedicto XVI a los cubanos

Nota: escuchando atentamente el mensaje de Ratzinger con los oídos del corazón me he preparado un breve resumen de su legado personal al pueblo cubano. Lorenzo Ferrer

Definiéndose sobre el régimen de los Castro: “…el marxismo está obsoleto…”(1) Ya no solamente “intrínsecamente perverso” , sino que no sirve y punto (al tanque séptico de la historia). Propósito: “Vine aquí como testigo de Jesucristo, convencido de que donde El llega, el desaliento deja paso a la esperanza, la bondad despeja incertidumbres y una fuerza vigorosa abre el horizonte… Que sirva… especialmente a los fieles laicos para que, intensificando su entrega a Dios en medio de sus hogares y trabajos, no se cansen de ofrecer responsablemente su aportación al bien y al progreso integral de la Patria” (6) Bienvenida: “Saludo agradecido al gobierno y diplomáticos, “caluroso saludo” a los obispos, y “saludo con todo el afecto de mi corazón” a todos a todos los cubanos, donde quiera que se encuentren (2) Recordando a Juan Pablo II: “uno de los frutos …relaciones entre la Iglesia y el Estado cubano, con un espíritu de mayor colaboración y confianza, si bien quedan muchos aspectos en los que se puede y debe avanzar… especialmente a la aportación imprescindible en el ámbito público de las sociedad” (2) Virgen del Cobre: “…también yo deseo ir al Cobre… para agradecerle sus desvelos… y pedirle su intercesión para que guíe los destinos de esta amada Nación por los caminos de la justicia, la paz, la libertad y la reconciliación” (2) Reconocimiento de la realidad cubana: “Llevo en mi corazón las justas aspiraciones y legítimos deseos de todos los cubanos, dondequiera que se encuentren, sus sufrimientos y alegrías, sus preocupaciones y anhelos más nobles, y de modo especial de los jóvenes y ancianos, de los adolescentes y niños, de los enfermos y los trabajadores, de los presos y sus familiares, así como delos pobres y necesitados” (2). A los marginados: “Ruego al Señor que bendiga copiosamente a esta tierra y a sus hijos, en particular a los que se siente desfavorecidos, a los marginados y a cuantos sufren en el cuerpo o en el espíritu…” (2) Incluyente: “No puedo olvidar a los que por enfermedad, avanzada edad u otros motivos, no han podido estar aquí con nosotros.” (3) Luchar: “…luchen para construir una sociedad abierta y renovada, una sociedad mejor, más digna del hombre, que refleje más la bondad de

18 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

Dios.” (3) “… para que, de la mano de Cristo, descubran el genuino sentido de los afanes y anhelos que anidan en el corazón humano y alcancen la fuerza necesaria para construir una sociedad solidaria, en la que nadie se sienta excluído”. (6) Afecto personal: “Reciban el cariño del papa y llévenlo por doquier, para que todos experimenten el consuelo y la fortaleza en la fe. Hagan saber a cuantos se encuentran cerca o lejos que he confiado a la Madre de Dios el futuro de su Patria, avanzando por caminos de renovación y esperanza, para el mayor bien de todos los cubanos”. (4) A los que sufren: “También he suplicado a la Virgen Santísima por las necesidades de los que sufren, de los que están privados de libertad, separados de sus seres queridos o pasan por graves momentos de dificultad”. (4) Ánimo a todos: “A ejemplo de la Santísima Virgen ánimo a todos los hijos de esta querida tierra a seguir edificando la vida sobre la roca firme que es Jesucristo, a trabajar por la justicia, a ser servidores de la caridad y perseverantes en medio de las pruebas. ¡Que nada ni nadie les quite la alegría interior, tan característica del alma cubana”. (4). “…no vacilen en seguir a Jesucristo. En Él hallamos la verdad sobre Dios y sobre el hombre. Él nos ayuda a derrotar nuestros egoísmos, a salir de nuestras ambiciones y a vencer lo que nos oprime. …Sólo renunciando al odio y a nuestro corazón duro y ciego seremos libres, y una vida nueva brotará en nosotros”. (5) La verdad: “Si os mantenéis en mi palabra, seréis de verdad discípulos míos; conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres (Jn.8,31)... En efecto, la verdad es un anhelo del ser humano, y buscarla siempre supone un ejercicio de auténtica libertad. Muchos, sin embargo, prefieren los atajos e intentan eludir esta tarea. Por otra parte hay otros que interpretan mal esta búsqueda de la verdad, llevándolos a la irracionalidad y al fanatismo, encerrándose en “su verdad” e intentando imponerla a los demás.” (5) Fe y Razón: “… quien actúa irracionalmente no puede llegar a ser discípulo de Jesús. Fe y razón son necesarias y complementarias en la búsqueda de la verdad. Dios creó al hombre con una innata vocación a la verdad y para esto lo dotó de razón. …Todo ser humano ha de indagar la verdad y optar por ella cuando la encuentra, aun a riesgo


de afrontar sacrificios. (5) Etica-Libertad-Verdad: …”la verdad sobre el hombre es un presupuesto ineludible para alcanzar la libertad, pues en ella descubrimos los fundamentos de la ética… El cristianismo, al resaltar los valores que sustentan la ética, no impone, sino que propone la invitación de Cristo a conocer la verdad que hace libres. (5)… El respeto y cultivo de la libertad que late en el corazón de todo hombre es imprescindible para responder adecuadamente a las exigencias fundamentales de su dignidad, y construir así una sociedad en la que cada uno se sienta protagonista indispensable del futuro de su vida, su familia y su patria”. (6) Libertad religiosa: “La Iglesia vive para hacer partícipes a los demás de lo único que ella tiene, …Cristo, esperanza de la gloria. Para poder ejercer esta tarea, ha de contar con la esencial libertad religiosa, que consiste en poder proclamar y celebrar la fe también públicamente, llevando el mensaje de amor, reconciliación y paz que Jesús trajo al mundo”. (5) Solicitud al gobierno: “…es preciso seguir adelante y deseo animar a las instancias gubernamentales …a reforzar lo ya alcanzado y a avanzar por este camino de genuino servicio al bien común de toda la sociedad cubana. El derecho a la libertad religiosa, tanto en su dimensión individual como comunitaria, manifiesta la unidad de la persona humana, que es ciudadano y creyente a la vez. Legitima también que los creyentes ofrezcan una contribución a la edificación de la sociedad. …Cuando la Iglesia pone de relieve este derecho, no está reclamando privilegio alguno. …Es de esperar que pronto llegue aquí también el momento de que la Iglesia pueda llevar a los campos del saber los beneficios de la misión que su Señor le encomendó y que nunca puede descuidar.” (5) Padre Felix Varela: “Ejemplo preclaro … fue el insigne sacerdote Félix Varela, educador y maestro, hijo ilustre de esta ciudad de La Habana, que ha pasado a la historia de Cuba como el primero que enseñó a pensar a su pueblo. El P.Varela nos presenta el camino para una verdadera transformación social…” (5) Cambios: “…esta transformación dependerá de la vida espiritual del hombre, pues “no hay patria sin virtud (Cartas a Elpidio). Cuba y el mundo necesitan cambios, pero éstos se darán sólo si cada uno está en condiciones de preguntarse por la verdad y se decide a tomar el camino del amor, sembrando reconciliación y fraternidad. … Caminemos a la luz de Cristo que es quien puede destruir las tinieblas del error”. (5) “La hora presente reclama de forma apremiante que en la convivencia humana, nacional e internacional, se destierren posiciones inamovibles y los

puntos de vista unilaterales que tienden a hacer más arduo el entendimiento e ineficaz el esfuerzo de colaboración. Las eventuales discrepancias y dificultades se han de solucionar buscando incansablemente lo que une a todos, con diálogo paciente y sincero, comprensión recíproca y una leal voluntad de escucha que acepte metas portadoras de nuevas esperanzas”. (6) Despedida: “Que la luz del Señor …no se apague en quienes la han acogido y ayude a todos a estrechar la concordia y a hacer fructificar lo mejor del alma cubana, sus valores más nobles, sobre los que es posible cimentar una sociedad de amplios horizontes, renovada y reconciliada. Que nadie se vea impedido de sumarse a esta apasionante tarea por la limitación de sus libertades fundamentales, ni eximido de ella por desidia o carencia de recursos materiales.” Adiós: “…Me llevo en lo más profundo de mi ser a todos y cada uno de los cubanos… haciéndome partícipe de sus más hondas y justas aspiraciones. …continuaré rezando … para que ustedes sigan adelante y Cuba sea la casa de todos y para todos los cubanos, donde convivan la justicia y la libertad, en un clima de serena fraternidad”. “¡Cuba, reaviva en ti la fe de tus mayores, saca de ella la fuerza para edificar un provenir mejor, confía en las promesas del Señor, abre tu corazón a su evangelio para renovar auténticamente la vida personal y social”. (6) A JESÚS POR MARÍA, LA CARIDAD NOS UNE

1. Conferencia de Prensa en avión vía Méjico. 2. Discurso bienvenida en aeropuerto de Santiago de Cuba 3. Homilía durante Eucaristía en Santiago de Cuba 4. Palabras en la Basílica de la Caridad del Cobre 5. Homilía en la Plaza José Martí, La Habana 6. Discurso de despedida en Aeropuerto José Marti, La Habana

El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 19


Elecciones, Juramento y Toma de Posesión de la Nueva Directiva Nuevos miembros

Nueva Directiva

Nuestros nuevos miembros de la Junta directiva recibiendo el emblemático Escudo de Camagüey.

Mariano Loret de Mola Presidente Ana Soler Galán 1er. Vice Presidente Darío Cosío Martínez 2do Vice Presidente Juan Castrillón de la Vega 3er Vice Presidente Yolanda Carnero Gómez 4to Vice Presidente Ulises Betancourt Sanz Secretario de Actas Julio Castañeda Cardoso Vice Secretario de Actas Gloria Galán Secretaria de Correspondencia Caruca Gallo de Fernández

Nena Penedo

Vice Secretaria de Correspondencia

Isabel Sánchez Ordaz Tesorera Dr. Rolando Branly Vice Tesorero

Vocales Jorge Fernández Nenita Tomeu Agüero Enriqueta de Varona Peláez Martha Loret de Mola Angel Larrúa Eidita Zaldívar Rosa M. Parrado de Rodríguez Pablo Zamora María E. Rodríguez Penedo Eugenio J. González Vicente Tomé Mario Sariol Carlos M. Marín

El 22 de enero se celebraron las elecciones de nuestro municipio. En la primera foto tenemos la mesa electoral compuesta por Manolo y Pat Cruz, Lucy Sánchez y Pilín Menéndez Lavernia. En la segunda foto aparecen algunos de los votantes.

Eugenio González,

Pablo Pérez Zamora

El Sr. Rolando Fernández Padrón, Presidente saliente de los Municipios en el Exilio, haciendo uso de la palabra

Rosa Parrado Rodríguez

El Dr. Manuel Alzugaray, Presidente entrante de los Municipios en el Exilio, dándole la bienvenida a la nueva directiva

20 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

Nuestro Presidente Mariano Loret de Mola

Vicente Tomé


Picnic 2012 El domingo 18 de marzo celebramos nuestro tradicional Picnic y una vez más disfrutamos de un día esplendoroso y una alegría contagiosa. Los abrazos y los consabidos “estás igualito”, “déjate ver más”, “nos vemos en la fiesta de San Juan”, y las preguntas de rigor: “¿cuántos nietos tienes?”, y los “¿te acuerdas de…?” estuvieron por todas partes. La comida estuvo abundante y las cremitas de Eugenio Zaldívar se vendieron al instante. Dicen que la “limonada camagüeyana”, creación de Eidita Zaldívar y Juan Díaz, causó sensación y hay quien asegura que se parece mucho a lo que podría ser una versión agramontina del mojito light. La tienda de libros estuvo muy visitada y se vendieron muchos ejemplares de Los Desengaños

(Recuerdos de un Lugar), memorias escrita por nuestra querida amiga Angelita Sánchez. Los ganadores de la rifa del tinajón camagüeyano resultaron ser los esposos Marta y Ricardo Barrera. Basta nada más que mirar las caras sonrientes que aparecen en las fotos tomadas por nuestro fotógrafo oficial Ulises Betancourt para intuir la felicidad que reinaba por todas partes. Una vez más felicitamos a la Directiva del Municipio por la organización de este evento, y a todos los que contribuyeron con su tiempo, transporte, comida, bebida y disposición para hacer de este día la gran celebración de los recuerdos y la amistad.

Eidita Zaldívar, Juan Díaz.

Enrique de Granda, Nena Penedo, Gloria Galán, Nenita Tomeu, Ana Soler, Carlos Marín.

Cola de la comida

Marta Loret de Mola, Zulima Pérez Marín.

El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 25


S/I , Ana María López, Elsa Gutiérrez, Ana Rosa López, Ángela Mariana Parés.

Lázara Otero, Diana Riverón, S/I, Olga Varela, Oneida Márques, José Ramos, Ester Ramos, Rey Varela (El Habanero), Ángel Horta.

Carlos Betancourt, Chuchi Ruiz Gómez, Johny Áucar, Víctor Méndez.

Cuquita Menéses Hidalgo, Mari Hidalgo, Agustín Hidalgo, Gilberto Loredo, Rolando Olazábal.

María del Pilar García, Álvarez, Emilio Agrenot, Olga Agrenot, S/I, César Luis Álvarez, Flor Álvarez, Carlos Álvarez, Marta Romagosa, Tenia Moreno, Jorge Egusquiza, Nicolás Gómez, César Álvarez.

Ondina Rabinal, Arturo Rabinal, Carmen Agüero, Pedro Sipol, Lilian Agramonte.

26 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

María Eugenia Marich, Lilita García Más, Teresita Rivera Menéndez, Pilarín de Quesada, Ana María Flores Cosío, Ana Rosa López Moreno, Josefina Cabezas, Teresita Lorenzo León, Marta Marich, Marta de Quesada, Moni Luaces Cabada.

Luis Pastrana, Mirian Pastrana, Nancy Gallardo de Caballero, Tony Caballero, Teresita Cruz, Armando Lobo, Marcela Rivero, Fresolina Guerra de Miranda, Luis Miranda, Yasmina Pérez Gel, Walter Pérez Gel ,Miriam Feliú de Suárez, Nicolás Gómez, Dionisio Suárez.


Eduardo Penedo, Armandín Penedo, Nena Penedo, Cristina Penedo.

Godín Peláez, Nenita Tomeu, Hatuey Agüero, Queta Peláez, Cunga Parrado.

Luis Barba, Manuel Cadenas, Adolfo Escobar, Rodolfo Escobar.

Neyda Valdesuso Moreno, Yolanda Rodríguez, Gloria Galán, Nena Penedo.

Frank de Varona (Hijo), Frank de Varona (padre), Tania Adán, Mario Sariol, Gladys de Varona, Tesi Sariol, Ernesto de Varona, Haydée de Varona, Frank de Varona, Jorge de Varona.

Caridad Marcial, Gisela Ibarra, Wilfredo Burgos, Eduardo Álvarez Sánchez, Lidia de Lerrán, Norma acosta, Rubén Girón.

Fernando Cuervo, Lilian Cisneros, Georginita Arango Álvarez, Diana Cisneros, Titico Moreno, Neyda Moreno, Raysa Centurión, Luis Centurión, José Álvarez, Elpidio Tarichi.

Bianca Lorenzo, Juan Pablo Acosta, Graciela Acosta, Julio acosta, Cusa Gómez, Richard Gómez, Jorge Egusquiza.

El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 27


Lucía Sales, Oneida Maklouf, Mariano Loret de Mola, Celia Sánchez, Beatriz Loret de Mola, Oscar Loret de Mola.

Manolo Cruz, Pat Cruz.

Manuel Iraola, María Antonia Fernández, Alfredo de Quesada, Leonardo Ramírez, Carlos Betancourt. Yolanda Carnero Gómez, Mayra Echemendía, Regina García, Jorge Egusquiza, Graciela Acosta, Julio Acosta, Berta García, Juan

Cámaras y Fotógrafos

Mariano Loret de Mola, Marta Loret de Mola.

28 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

Alfredo de Quesada, Ulises Betancourt, Carlos Betancourt.

Ulises Mario Betancourt, Maylén Cadenas Escobar


Lourdes Trelles de Quesada, Alfredo de Quesada.

Carmen de la Vega, María del Carmen Escobar.

Miriam Fernández, Agustín Fernández, Miguel Echemendía, Luz Acosta, Alcibíades Adán, Gilberto Lorenzo, Graciela Acosta, Julio Acosta.

Claudio Fernández, Corina Norman, Carmen de la Vega, Teresita Cabrera, María del Carmen Escobar, Elsa de Zayas, Zoily de Zayas, Graciela Palomino de Zayas.

Oscar Loret de Mola, Nidia Agramonte, Lidia Verdugo, Rolando Martínez, Ana María Martín, Ramón Martínez.

Eduardo Enseñat, Luis Gómez, Ulises Betancourt, Vicente Tomé, Carlos Betancourt.

Ozmel García, María del Carmen Escobar, Carmen de la Vega, Adolfo Escobar

Rosa Sibilla, Leonardo Sibilla, Georgina Sibilla, Zoila Campillo, Teresa González, María del Carmen Álvarez.

El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 29


Nenita Rey, Raquel Tomé de Sabatés, María Mujido, Loli Bello, Eduardo Sabatés, Julita Betancourt de Calvo, María de Socarrás, Gregorio Calvo, Elena Menocal, Ricardo Cases, Esther Bello de Cases.

Michael Peláez, Eduardo Peláez.

Adita de Quesada, Corinita Agramonte, Yolanda Rodríguez, Dr. Héctor Álvarez, Amelia Álvarez, Loly García, Manolo Cruz, Dr. Héctor Quevedo, Jorge Mario García, Eduardo Morgalo.

Cucusa Cabada, Jorge Agramonte.

30 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

Dr. Rolando Branly, Eugenio González, Bobby de Varona, Eulogio Villena.

Reporteros de New Jersey con Mariano Loret de Mola, y Darío Cosío.

Silvia Diez, Graciela Cancio, Lester Barreras, Mirta Barreras, Antonio Diez, Vicente tomé, Marta Barreras, Ricardo González.

Juan García, Dr. Héctor Álvarez, Ernesto García, Pablo Rodríguez, Agustín García, Lidia Fernández, .S/I, Miguel Echemendía.


Nivín de Quesada, Dr. Lalo Tomé, Angelita Sánchez Tomé, Eduardo Peláez, María del Carmen de Quesada, Omelín Sosa, Sila de las Casas, Mariano de las Casas, Chris Benedico, Nelson Benedico.

Ana Isabel Áucar, Andrea Rodríguez, Ulises Betancourt, Ana Loret de Mola, Teresita Aucar, Isabelita Rodríguez, Gloria Aucar, Isabel Padrón, Julieta Barrero Tejero, S/ITejero, Beba Agüero Barreto, Katerina Tejero, Georgina Betancourt, Caridad Marcial, Meri Primelles.

Pablín Pérez Zamora, Silvia Zamora, Fifi Elizondo, Joaquín Biosca. Georgina Betancourt, Ulises Mario Betancourt.

Armandín Penedo (sentado), Humberto Jiménez, Franklin Sosa, Camilo Samayoa, Raúl Masvidal, Eduardo Penedo, Alberto Molina, Alberto Luaces, Nelson Benedico, Jorge Egusquiza, Sergio Masvidal, Manolo Cruz, Emilio Herrero.

Concha Maruchi Álvarez, Nancy Gallardo de Caballero, Tony Caballero, Fructuoso Quirce, Teresita Caballero, Mario Quirce, Lilian Álvarez, S/I, Ernesto García, Carmen Ríos, Carlos Betancourt, Elsa de Zayas, Haydee de Zayas, Alfredo de Zayas, Pili Lorenzo, Héctor Fernández, Elisa González, Mirta Estévez

Ana Loret de Mola Chablea Returnó, Isabelita Rodríguez de Áucar, Teresita Áucar, Andrea Rodríguez, Ana Isabel Áucar.

Marcelo Beyra, S/I, Analicia Barba, Marta Escobar, S/I,S/IS/I Carlos Alonso, S/I S/I, Patricia Betancourt, Alina Márques

El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 31


Maggy de Varona, Bobby de Varona

Dr. Rolando Branly

Alina Márquez Ulises Betancourt, Bobby de Varona, Eidita Zaldívar.

Johny Áucar, Isabelita Rodríguez de Áucar, Elisabela Áucar.

Toma del picnic

32 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

Elizabeth Branly, Margarita Varona.

Jorge Egusquiza, Ernesto de Varona


El San Juan de entonces

Humberto Estrada

Los carnavales de Camagüey

P

ara mí los mejores carnavales del mundo fueron los de Camagüey, Cuba. Eran 15 días de diversión continua, en celebración de San Juan y San Pedro, en el mes de junio, donde además de las competencias de bailes de la ciudad, todos los pueblos y Centrales azucareros hacían sendas fiestas; las de Jaronú y Vertientes eran las mejores.

Plazuela de Bedoya En la ciudad, además de las competencias de las sociedades y las comparsas, se elegía una reina. Las congas callejeras de la “Farola” dirigida por el boxeador Agramonte, y la de los Comandos dirigida por “Caricato”, hacían temblar la ciudad con sus enormes tambores. Bailaban detrás de ellos los más pobres junto a los más ricos, y la botella de ron en el bolsillo no faltaba a ningún bailador (nunca vi una mujer en una de esas congas). Recuerdo una copla que decía “Huye de la acera... que mira que te tumbo…… que ahí viene la comparsa, arroyando a todo el mundo". Y la otra, "Quítate el zapato… que te lo quiero ver... qué bonito pie tú tienes... vuélvetelo a poner".

Ajiaco Las calles se adornaban con bambúes enormes, que dos abarcaban la calle, y pencas de cocos en 38 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

Plazuela de Bedoya

las puertas, y no había toca discos , o radio, que no saliera a la acera para que la gente bailara con su música. Las congas callejeras se disputaban la plaza de Bedoya, a un lado de la vieja iglesia del Carmen, se encontraban en cualquier parte de la ciudad y la gracia era llevarse los bailadores para la plaza de Bedoya, y cantaban a todo pulmón: "Somos la farola… vamos pá Bedoya",,,,,,y la otra: "Somos los Comandos vamos Pa’ Bedoya… Lo que sea”, y al llegar a la famosa plaza tocaban tan duro que solo se oían los tambores, y uno se llevaba la mayor parte, pero al final todos se encontraban en la plaza de la Habana por donde se llegaba por la calle de la Horca, donde unos cocineros hacían sendas ollas de Ajiaco (el plato nacional), y ya amaneciendo se iban para sus trabajos. Nunca se me olvidara que un día me dio por meterme en una de esas, y yo debía abrir una cafetería en donde trabajaba a las 5:30 de la mañana, y habiendo vaciado una botella pude llegar, ¡y que sorpresa el dueño alli estaba botando el hígado, porque habٌa estado en una de esas congas, (según él solo quería experimentar lo que sus clientes). Supongo me quedan unos 10 años de vida, pero si me dicen que pagando cinco de ellos puedo pasar una de esas noches, pago.


El Gran Hotel, su historia

E

Obtenido del Boletín Diocesano de la Arquidiócesis de Camagüey. SEGUNDA ÉP0CA . Septiembre 2011. No.2

l Gran Hotel, situado en el centro de la ciudad ,otrora Villa Santa María del Puerto Príncipe, Patrimonio Cultural de la Humanidad desde el 2 de febrero de 2010, posee una larga historia que data de principios de 1826, cuando don Feliciano Carnesoltas compra el solar marcado con el número 15 (actual 65) en la calle del Comercio (actual Maceo). Carnesoltas en ese tiempo desempeñaba el cargo de alcalde ordinario de Puerto Príncipe El señor alcalde era muy vanidoso, ya que bastó que un vecino suyo comprara el solar número 17 de esa misma calle y comenzara a construir un edificio de dos plantas y asu terminación la inaugurara con una peletería llamada La Principal, para que de inmediato determinara construir también otro edificio comercial que aspirara a convertirlo en el más alto de la ciudad en contraposición de las parroquias de Nuestra Señora de la Soledad erigida en 1701 y la de San Pablo. Carnesoltas, natural de Cataluña y funcionario del gobierno español, poseía el escudo otorgado por su reconocida fidelidad a la Corona. En 1828 se hizo construir un edificio de cuatro plantas que durante más de un siglo sería el más alto de la ciudad. En dicho edificio ubicó varios departamentos comerciales en los bajos , y en los pisos altos los dedicó a viviendas rentadas, y de forma ocasional alquilaba habitaciones a viajeros

de paso. En 1894 aparece en los archivos el nombre de don Juan Alemany; quien a partir de ese año abrió con nuevos bríos el local, ahora con el nombre de Hotel Refrigerador convertido en residencia de oficiales superiores del Ejército Español, que operaban en Puerto Príncipe durante la Guerra de Independencia. En los bajos funcionaba un expendio de café y se encontraban la cocina y el amplio comedor, habilitado con muebles de madera preciosa, finalmente tallada y barnizada; otra área la ocupaba como oficinas y despacho, el Batallón de Cazadores Voluntarios de Puerto Príncipe . Al término de la guerra en 1898, abandonan la isla los colonialistas españoles, integrados por militares y funcionarios del gobierno quedando el hotel prácticamente abandonado, siendo utilizado solamente como sastrería en algunas áreas de los bajos. A principio del siglo XX , abrió nuevamente sus puertas con el pomposo nombre de Gran Hotel. En 1925 se cierra de nuevo. Las obras de reconstrucción y restauración adicionan el quinto piso y el elevador, y trasladan la cocina y el comedor al último piso. En 1938 abre nuevamente sus puertas el flamante Gran Hotel con su fachada restaurada, la que hoy admiramos rejuvenecida Nota: Los dos últimos dueños del Gran Hotel fueron Andrés Admiral y Antonio Fernández.

El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 39


Maggie Guaty Marrero

El ajiaco cubano y el San Juan Camagüeyano

Publicado por Maggie Guatti Marrero en Cjaronu's Blog.

S

egún el doctor Alfredo Zayas y Alfonso en su libro, “Lexicografía Antillana” expone que: “sin duda ‘ajiaco’ viene de la palabra ‘ají’, designante del condimento que los indios empleaban para sus manjares y que todavía se usa para el Ajiaco. No podemos asegurar que los indios emplearan esta voz, pero es probable que así denominaran al agua saturada de ají picante, donde según relatan los autores mojaban el casabe para comerlo”. Basándonos en lo anterior sabemos que el ajiaco aborigen ya existía en Cuba a la llegada de los españoles, además de que la palabra “ajiaco” es una voz indígena. Éste puchero fue presentando una metamorfosis y poco a poco fue cambiando al adicionársele carnes saladas o frescas a los caldos de viandas ya existentes. También se coloca como posible inicio del platillo al “gigote” español. Este plato era originalmente un guisado de carne picada rehogada en manteca. También se cree fue un equivalente de la Olla Española. En el siglo XVI comenzó el sincretismo indohispánico en alimentos, técnicas y vocablos, que dio inicio a nuestra cocina. Ya en el siglo XIX el ajiaco se encuentra incluido en la dieta del campesino. Varias localidades cubanas se adjudican el nacimiento del ajiaco como propio, entre ellas, Camagüey. Según cuenta la tradición camagüeyana hacia finales del siglo XVI, durante las fiestas del San Juan que comenzaban el 24 de junio y terminaban el 29 con el “entierro” de San Pedro y San Pablo, se preparó el primer ajiaco en Santa María del Puerto del Príncipe (hoy ciudad de Camagüey). Era época de grandes festejos y se organizaban verbenas, bailes, juegos, desfiles, etc. Coincidían estas fechas con los desplazamientos de ganado que realizaban los ricos ganaderos de la zona hacía la Villa, efectuando allí negocios de compraventa. También transportaban a dichos animales hacia los puertos de La Guanaja y Nuevitas, desde donde eran trasladados a otros puertos del país. La ciudad se engalanaba para las tradicionales fiestas, los vecinos se daban a la tarea de embellecerla, adornándola con banderitas de colores, caña brava, y pencas de palma. Los lugares característicos de esas fiestas eran: La Plazuela de Bedoya**, la cual nacía al entrelazarse tres calles, constando de seis esquinas y con un manantial que llamaban “el Pozo de Gracia”. La Plaza de la Habana también fue sitio de reunión y festejos,

40 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

así como otras calles. El 24 de junio se instalaban ollas de barro en la calle, o se trazaban círculos en la tierra para juntar dinero y viandas. Y al pregón de: “Un Quilito pá la olla”, se iban reuniendo las viandas, carnes y monedas, para cocinar una enorme olla de ajiaco, y celebrar una comida colectiva imitando a los peones de ganado que se reunían de igual forma en distintos sitios de la Villa. A determinada hora, degustaban de aquél potaje todos los que habían contribuido a su producción. Lo acompañaban con un aguardiente de caña llamado “chinguirito”. El espeso caldo llamado ajiaco se componía de: carnes de diferentes tipos, (como res, puerco, tasajos, tocino), viandas en pedazos: plátanos, yuca, calabaza, boniato, guagüí, malanga, papa, maíz, etc. Se comía acompañado de casabe, nunca de pan. Esta tradición continúa en nuestros días y a pesar de la escasez, se confecciona algo parecido al ajiaco. No sabemos a ciencia cierta en que lugar de la isla se cocinó el primer ajiaco, pero donde quiera que haya sido, éste se convirtió en principalísimo plato que desde entonces tiene un sitio de honor en la mesa de la familia cubana. *En Bogotá y de origen también indígena, cuentan con un ajiaco compuesto por cebollas, papa, pollo y mazorcas de maíz. **La Plazuela de Bedoya remonta sus orígenes al siglo XVIII y debe su nombre al comerciante Ángel Bedoya, quien tuvo un establecimiento en este sitio. También fue conocida como Plazuela del Pozo de Gracia, debido a una fuente de suministro de agua que se encontraba en el centro de la misma.


Deneb González Méndez

El Teatro Principal cumple 162 años

Publicado por Maggie Guatti Marrero en Cjaronu's Blog.

P

ocos son los lugares que resisten el paso de los años y logran rescatar su historia a pesar de las desventuras y el olvido. El Teatro Principal, de Camagüey, es uno de esos coliseos que atesora entre sus muros de 162 años los más disímiles recuerdos de espectáculos y artistas memorables y el siempre asiduo espectador. Hacia 1839 Don Juan Orozco, entonces gobernador de Puerto Príncipe, y los hacendados camagüeyanos decidieron dotar a los pobladores de la ciudad de un escenario cultural que atrajera las más diversas manifestaciones artísticas desarrolladas en Cuba y el resto del mundo. Un año después, la calle Jesús María José, hoy Padre Valencia, recibía con agrado los cimientos del Teatro Principal, tercero de su tipo en el país luego del "Tacón", de La Habana -en el cual basaba su estructura-, y el "Milanés", de Pinar del Río. El 2 de febrero de 1850, fecha en que se conmemoraba el aniversario 336 de la fundación de la Villa, la Compañía de Ópera de José Miró, maestro de piano y canto español, presentó la obra "Norma", de Vincenzo Bellini, inaugurándolo con esta función. Su capacidad para 1,500 espectadores y sus favorables condiciones acústicas lo convirtieron en un espacio privilegiado, luego de la capital, al que asistían importantes figuras

de las artes escénicas. Con el inicio de la gesta independentista cubana en 1868 fue convertido por los españoles en un cuartel para cazadores voluntarios, cuerpo del ejército español que se encargaba de reprimir cualquier intento revolucionario. Algunos años después, se reanudaron las funciones culturales, pero solo se presentaban obras patrocinadas por la Sociedad Casino Española, evitando así que el contenido de los espectáculos se alejara de las intenciones de la metrópolis europea. La historia del teatro recoge en una de sus páginas más dolorosas el incendio ocurrido en 1920, luego del cual solo quedaron en pie los muros. Según investigadores, fue provocado intencionalmente aunque a la luz pública se dio a conocer que había sido de forma casual. En 1926 fue reinaugurado, y en años posteriores fue objeto de continuas rifas y arrendamientos, pasando a manos de diversos propietarios y empresas. A partir de los años ‘40 comienza una época de esplendor del "Principal" gracias al desarrollo de la cultura nacional. Figuras relevantes del arte camagüeyano, cubano y extranjero captaron la atención de los principeños, entre ellas Blanquita Varela, Jorge González Allué, Nicolás Guillén, los pianistas Ernesto Lecuona y Felo Bergaza, Rita Montaner, Esther Borja, Luis Carbonell, la popular Orquesta Casino de Sevilla y los Chavales de España. Sus tablas acogieron a Alicia Alonso en 1948, junto a su recién fundado ballet, interpretando la Odette del "Lago de los Cisnes"; y el 1ro de diciembre de 1967 el Ballet de Camagüey danzó por primera vez ante el público, convirtiendo a la institución en su principal escenario de presentación y estrenos. Pero las artes escénicas no fueron las únicas en agenciarse un lugar en el teatro camagüeyano; hasta este llegó el cine con la primera película parlante que conoció el territorio, producida por la compañía de cine norteamericana Vitaphone– Movictone, a finales de los años ‘20. También se estrenó en 1954 la célebre película Mogambo, del director estadounidense John Ford, recreada en la selva africana del Congo, y a la cual debió su nombre un restaurante de la época en la calle Cisneros de la ciudad de Camagüey. El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 41


Eduardo Peláez Leyva

La Nostalgia de las Nostalgias

L

a otra tarde, con la complicidad de un crepúsculo esplendoroso y una buena copa de cabernet, me comentaba un amigo mirándome con tristeza sobre lo lejos que estaba Camagüey en el tiempo y en la memoria. Me decía: “A veces pienso que cuando trato de recordar cualquier suceso de mi niñez o de mi juventud, lo que estoy recordando es la última vez que lo recordé”. Le contesté que era natural, que eso nos pasaba a todos por haber estado leyendo sobre Cuba durante 51 años, y bromeando agregué que le pasaba igual que en la canción que estuvo de moda hace unos años: “Se me olvidó que te olvidé”. No le hizo gracia mi comentario y la cara de tristeza casi se tornó en amargura. Traté entonces de desviar el tema y dirigí la conversación hacia los nietos, que son su delirio, y casi de inmediato una sonrisa le cubrió el rostro. Mi amigo tenía razón. Recordamos aquello que nuestra memoria decide filtrar y a fuerza de repetirlo en nuestro monólogo interior toma su puesto, aunque bastante zarandeado por no haberlo escrito en un diario o en una carta a un amigo. Si pudiéramos recordarlo todo, seríamos como el personaje de Borges en el cuento Funes el Memorioso. Ireneo Funes lo recordaba todo y cuando intentó escribir la historia de su vida, pensó que gastaría el mismo tiempo que había vivido en escribirla. Nosotros los normales tenemos la bendición de la mala memoria que nos permite vivir y nos ayuda a no haber visto lo que hemos visto ni haber oído lo que hemos oído. Hay otra nostalgia que la tenemos más cercana y por lo tanto menos difusa que la primera: la de los inicios del exilio. Los que llegaron a Miami y se quedaron en esta ciudad, salvo quizás una ausencia corta, tienden a recordar un downtown mucho más pequeño y acogedor, una Calle 8 que prácticamente terminaba en Douglas Road, la bolera en la misma avenida, la música de Chirino, el grupo Clouds, Los Sobrinos del Juez, el Miami Sound Machine, el primer carro que compraron de uso, el trabajo en la factoría, en una tienda o en un hospital. Los que emigraron a otros estados en el norte y ahora viven en Miami, recuerdan la nostalgia de la primera nevada, el vecino americano, el buen samaritano que tanto nos ayudó, la parada del 4 de Julio, la cena de Thanksgiving, las blancas

42 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

Navidades y, sobre todo, la obsesión con visitar Miami a la primera oportunidad para disfrutar del café en la esquina, visitar el restaurante cubano, la playa “del tuvo”, y recordar en comunión con los amigos los años felices, nutriéndose de todo el combustible espiritual necesario para regresar a lo que algunos llamaban “el exilio dentro del exilio”, que no era otra cosa que vivir fuera de Miami. Existe también la nostalgia de la nostalgia. Esta modalidad está reservada para aquellos que después de cruzar fugazmente por la tristeza melancólica de una patria perdida, ingresaron de lleno en el aclamado melting pot, se casaron con anglosajones, se fueron a vivir a comunidades netamente americanas, se hicieron llamar por un primer nombre americanizado, engavetaron el español, y al cabo de los años se miraron un día en el espejo y descubrieron que no eran genuinos. Sintieron por primera vez el aguijón en el pecho de la seña de identidad, de las raíces ignoradas por mucho tiempo y experimentaron la pesadumbre de no saber quiénes eran, de no sentirse completos. Buscaron en la memoria y no pudieron salir de los años dedicados a crecer profesionalmente, a sus hijos, a su comunidad. Sintieron el cuchillo de la nostalgia de los abuelos, del parque, de la escuela, de la primera novia, y se imaginaron jóvenes, hablando español, viviendo a plenitud el destierro que trataba de recuperar la cultura perdida mimetizando cuanto estuviera a su alcance. Esa es la nostalgia de la nostalgia. El resentimiento de haber perdido la cubanía, de no haber mantenido el cordón umbilical del desterrado. Esta doble nostalgia es aplastante. Mejor hubiera sido haberse visto en el espejo sin notar diferencia alguna. Haber permanecido como un ciudadano real, verídico, puro, americano, o hasta ciudadano del mundo, y que la mala memoria se hubiera encargado de borrarlo todo. Este año, si vamos al Tamiami Park a disfrutar del evento “Nostalgia”, quizás deberíamos preguntar si tienen en exhibición alguna sección de las diferentes nostalgias del exilado y si están ofreciendo algún bálsamo de comprensión para los que se integraron al melting pot. Febrero 9 de 2012


Nuestro idioma de cada día

emiliolabrada@msn.com

Emilio Bernal Labrada

Ponte fuerte y “hable” con un “doctor”

Emilio Bernal Labrada, miembro de la Academia Norteamericana y de la Real Academia Española, es autor de La prensa liEbre o Los crímenes del idioma. Pedidos a emiliolabrada@msn.com.

L

a nueva serie de anuncios de servicio público (en la televisión hispana estadounidense) se las trae. No conformes con entretenernos con lo de los "muñecos tontos" que nos aconsejan abrocharnos el cinturón de seguridad, ahora nos divierten con uno de la campaña contra el sida al que no le caben más dislates porque Dios es grande. Y digo "entretienen" y "divierten" a sabiendas, porque el humorismo no intencional es muy superior, lamentablemente, a cualquier otro mensaje. Aunque no se crea, el número de horrores en el texto de este último anuncio lo hace candidato seguro al libro de superlativos mundiales de Guiness. Empieza por cambiar constantemente del tuteo al trato de usted, un total de siete veces, alternativamente, en poco más o menos el mismo número de oraciones. Una vez trata al lector de tú, a la siguiente de usted, y a la próxima de tú otra vez. ¿En qué quedamos, hay confianza o formalidad? ¿A quién le están tomando el pelo? Pero bueno, pasemos a los aspectos de fondo. Los tres primeros titulares dicen así: "Ponte [tú] fuerte contra VIH" [por cierto, falta el artículo "el"], "Hable [usted] con un doctor", "Tienes [tú] mucho por qué vivir". Evidentemente han transliterado el texto inglés "You have a lot to live for", que en español sería "muchas razones para vivir". Por otra parte, lo de "hablar con un doctor" no es muy aconsejable, porque uno puede hablar con un doctor (titulado en abogacía o pedagogía, por ejemplo) en medio de la calle o en un bar sin que le diagnostique ni un estornudo. Otra cosa, mucho más precisa y clara, es la consulta médica. Sobre todo en un anuncio que trata justamente de tan importante tema. Luego nos da, así, de sopetón, otra especie de consigna (para variar, ahora nos trata de usted): "Conquiste y viva". Sin pensar --¡qué doble sentido!-- que "conquistar" tiene una implicación muy especial precisamente entre los hispanohablantes y, claro, sin decir absolutamente nada de la conveniencia de usar protección con la conquista. Sobre todo en una campaña contra el sida(¡!). ¿No sería mejor: "Derrote la enfermedad y viva la vida"? La próxima oración nos dice, hablando de los nuevos tratamientos: "No es la cura..." ¿Cómo

es eso? ¿El cura, o la curia romana? Que no se entere el Vaticano, porque puede protestar, y con buenas razones. La palabra "cura" no se usa en buen español en semejante contexto, precisamente para evitar esos malentendidos. Diríase más bien: "No se va a curar", ¿no? Y luego pone "...pero esto puede ayudarle a vivir más", escrito en purísimo inglés, idioma en que todo se dice que "ayuda". Nunca se afirma, pongamos por ejemplo, que "el agua moja", sino que "ayuda a humedecer". Y el fuego no quema, sino que "ayuda a tostar". Y nunca se dice que una cosa tiene determinado efecto, sino que "puede" tenerlo ("may"). Publicitariamente, todo se condiciona y se suaviza como pétalos de rosa. ¿Para evitar las demandas judiciales si los productos no cumplen lo prometido al pie de la letra? No contentos con toda esta jerigonza, nos sueltan esta misteriosa frase: "Aunque se sienta bien, el virus puede mantenerse activo". ¿Y qué tal si el virus se siente mal?, ¿también se mantiene activo? Para colmarnos el plato termina repitiendo, respecto a los nuevos tratamientos, lo de "hablar con un doctor" y nos advierte que "cada uno es diferente". ¿Qué, cada "doctor" o cada tratamiento? Da lo mismo, porque es una afirmación tan perogrullesca que tienta a decir "bueno, ¿y qué?". Lo raro fuera que los individuos --"doctores" o no-- y los tratamientos fueran todos iguales. Y culmina con este lema anglómanamente transliterado: "Nueva información requiere de su acción". ¿Es que han tratado de darnos una "sentencia" (en el sentido de "pena", entiéndase bien) poética, con tan simple y trillada rima? Eso, en un español puro, claro y descontaminado, se dice en dos contundentes palabras: "¡Entérese y actúe!" ¿Qué tal si ponemos un anuncio de servicio público que anime a las agencias publicitarias a curarse de una gravísima enfermedad, que infortunadamente no es tan mortífera como la de esta campaña? Se llama "anglopatitis". El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 43


OBITUARIOJ

uan

CRISTOBAL EUGENIO VIERA GARCÍA

Después de haber recibido los Santos Sacramentos y la bendición Papal, falleció en la ciudad de Miami, el prestigioso médico cirujano cardiovascular Dr. Cristóbal Viera. El Dr. Viera nació en Camagüey el 6 de setiembre 1941, graduándose con honores en el Colegio Chandler de La Habana. En 1960 emigró a los Estados Unidos, y en 1970 obtuvo su título en medicina de la Universidad de Miami, posteriormente especializándose como cirujano general y vascular. En 1975, ingresó al Hospital Mercy, de Miami, donde comenzó una brillante carrera. Su dedicación, afabilidad y generosidad eran ampliamente conocidas por sus pacientes. Nuestro pésame a su viuda Ady, a sus hijos Adymari, Aníbal, Estelle Marie y Christopher; a su hermana Celia y demás familiares. Su deceso ocurrió el día 23 de enero 2012. Fue un hombre de profunda fe religiosa, amante del arte y la buena música. Descanse en paz.

ANA HAYDEE RODRÍGUEZ MORCIEGO VDA. DE MASQUIDA

Nos llega la triste noticia del fallecimiento en San Antonio, Texas, el día 31 de diciembre 2011, de la Sra. Ana Haydée (Nenita) Rodríguez, viuda del ganadero camagüeyano Oswaldo Masquida. Nenita fallece a los 91 años. Su sepelio de efectuó en Pembroke Pines, Florida. Damos el sentido pésame a sus hijos: Aurorita, Luisa y Oswaldo Masquida; a sus hermanas Nélida, y Teresita R. Morciego; a sus primas Alba y Mirtila Morciego y demás familiares. Descanse en paz.

LEDIA HERNANDEZ ACOSTA Con mucha pena reportamos el sensible fallecimiento el día 22 de septiembre 2011,

en la ciudad de Miami, de Ledia Hernández y Acosta, miembro y descendiente de la familia Hernández que fueran propietarios de La Paloma de Castilla y numerosas otras industrias en el Legendario. Sus padres, ya fallecidos, fueron Don Manuel Hernández y Luz Acosta. Nuestras condolencias a sus hijos Esteban y Alejandro Álvarez y a su hija Ledimari Silva Fernández. Igualmente a sus hermanos Dr. Manuel Hernández Acosta y Lucita Hernández de Pichardo y esposo Luis Pichardo de Para; a sus sobrinos, nietos y demás familiares. Descanse en paz,

VICTORIA MAURICIO GONZÁLEZ

Nos comunican el fallecimiento, el da 22 de enero 2012, en la ciudad de Miami, de Victoria Mauricio. Fue alumna del colegio Pinson en Camagüey. Su exilio, junto a su esposo Amaury Suárez, comenzó en España; posteriormente se radicaron en New Jersey y finalmente en la Florida, donde dedicó 23 años en labores con el State of Florida. Nuestras condolencias a su viudo Amaury Suárez, a su hija Ileana y esposo Frank, y a sus nietos. Descanse en paz.

GILBERTO VALDESUSO PORTAL

Su deceso, a la edad de 96 años, ocurrió el día 11 de febrero 2012, en la ciudad de Miami. Su esposa Carmen Eugenia Rodríguez (Carmucho) había fallecido en 2006. En el Legendario vivió en el reparto La Granja junto a sus tres hijos y familia. Gilberto era miembro de una conocida familia camagüeyana que se distinguió por sus numerosas industrias y comercios. Junto a sus hermanos crearon la firma “Gumer” que abarcaba desde mueblerías, fábricas y hasta garajes. Gilberto cumplió muchos años de encarcelamiento por

su oposición al Castrismo. Su exilio comenzó en Puerto Rico y finalmente se radicó en Miami Beach. Nuestras condolencias sus hijos Carlos, Gilberto y César, y respectivas esposas, y a sus nietos; igualmente a sus hermanos Raúl, Reynaldo, Umelina, Juan y Luis Mario Valdesuso, a sus sobrinos y extensa familia. Descanse en paz.

ROSALBA DE LA TORRE ÁLVAREZ

Después de una larga enfermedad, ha fallecido en la ciudad de Miami, a los 84 años, el día 12 de marzo 2012, la que fuera adorada esposa del amigo Guillermo Álvarez Barreto (Tata). Ella y su esposo Tata formaban una muy querida y conocida pareja de nuestro exilio, siempre presentes en todas las actividades de nuestro Municipio en el Exilio. Enviamos una sentida expresión de dolor hasta su esposo Tata Álvarez Barreto, a sus hijos Manuel Antonio y Guillermo, y a su hermano Tony de la Torre y su esposa Nela Toledo, a su sobrina Mayra, cinco nietos y una bisnieta. Paz a Rosalba.

ROSA (SUSÚ) GONZÁLEZ

Traemos a la relación de camagüeyanos fallecidos, a una dama que siendo matancera, siempre estuvo muy unida a la legión de nuestros compañeros exiliados. Susú estaba graduada en Farmacia de la Universidad de La Habana, pero nunca ejerció como tal. En el exilio enseñó español como profesora de high school en New Jersey, donde hizo amistad con familias camagüeyanas y después, al radicarse en Miami, siempre mantuvo estrechos lazos con nuestra comunidad en todas las actividades, almuerzos, picnics, junto a sus amigas camagüeyanas. Su deceso ocurrió el 13 de marzo 2012, a la edad de 90 años. Nuestras muestras de dolor se hacen extensivas a

Castrillón

su hijo Jorge, a su hermana Hilda y a su cuñado, el Dr. Ramón Font. Su esposo Carlos y su hijo Carlitos ya la habían precedido en su viaje al cielo. Descanse en paz.

MANUEL AGUSTÍN “TIN” FERNÁNDEZ

Hijo de Manuel A. Fernández y Adelina Rodríguez, Tin nació en Camagüey el 22 de enero de 1925 y falleció en Miami el 26 de febrero de 2012. Durante su larga enfermedad, Tin supo mantener su usual paciencia y buen humor. Desde muy joven, Tin comenzó a trabajar en el negocio de su familia: la “Nuevitas Trading Company” –agentes de carga y seguros marítimos, embarques de importación y exportación, corredores de aduana, y agentes de KLM y PanAm. La compañía había sido fundada por su abuelo en 1915 y tenía oficinas en Camagüey, adonde vivía la familia, así como en Nuevitas y en La Habana. Tin llegó a hacerse cargo de las oficinas de Nuevitas y Puerto Tarafa, hasta que en 1960 la compañía fue confiscada por el régimen castrista. En el exilio, Tin siempre se desenvolvió en el comercio marítimo, tanto en St. Thomas como en Miami trabajando en varias compañías, entre ellas “Seawheels”y “Poseidon Maritime Services” que fue adquirida en 1985 por Royal Caribbean Cruise Lines. Desde entonces hasta su retiro, Tin ocupó el cargo de Coordinador de Transporte de la línea de cruceros y fue distinguido por la empresa por su gran capacidad y eficiencia. En marzo del 2002, en una gala de la Florida Foreign Trade Association, Tin fue reconocido como uno de los pioneros en el comercio internacional del Puerto de Miami, y debido a su contribución al desarrollo del mismo, su nombre se encuentra inscrito en el Monumento a los Pioneros

El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 45


del “International Trade Hall of Fame” erigido a la entrada del puerto en el 2003. El sábado 3 de marzo, se celebró una misa por el eterno descanso de Tin Fernández en la iglesia de St. Augustine en Coral Gables. Nuestro sentido pésame a su esposa Enriquetica Bradshaw, subdirectora de esta revista; a sus hijos: Manny Fernandez; Floria María Vila (René); Sylvia Mendiola (Joe); Cristina Vieito (Ed); hijastros: David Lewin (Roslyn); Rebecca Bodner (Keith); Elizabeth Joerss (Peter); a su hermana Adelina Leyva (Jorge); nietos y sobrinos. Descanse en paz.

OBITUARIO

PEDRO PUIG DELGADO

Nos informan del fallecimiento en la ciudad de Guáimaro, en Camagüey, de Lillian López Horstman, la menor hija de los fallecidos Manuel López Emmanuelli y Conchita Horstman. El día 27 de abril 2012, a la edad de 73 años, entregó su alma al Altísimo, rodeada del cariño de su esposo Carlos Hernández y familiares. Habiendo pasado por la pérdida de su hijo Carlos Manuel a temprana edad, Lillian nunca dejó su tierra natal, siempre acompañando a sus padres hasta que fallecieron. Nuestras condolencias a sus hijas Loly y Ana María Hernández López, ambas residentes en EE.UU., a sus nietos y demás familiares, y a su cuñada Miriam Delgado viuda de Manolito López Horstman. Descanse en paz.

Profunda pena ha causado el fallecimiento a la edad de 81 años del amigo Pedrito Puig, el día 26 de abril de 2012 De hondas raíces en el legendario Camagüey, Pedrito era hijo del conocido matrimonio formado por Don Pedro Puig y Ana Margarita Delgado. En los primeros años del exilio, en la década de los 60, Pedrito laboró ampliamente en el Cuban Refugee Assistance Program, ayudando a cuantos dejamos la tierra querida. Estudió leyes en la Universidad de Miami y, al graduarse, se dedicó a la práctica privada en un exitoso bufete de abogados en la ciudad de Miami. Queremos enviar nuestras sentidas condolencias a su única hermana Angelita Puig viuda de Castillo; a sus sobrinas, que eran como sus hijas: Angelita Castillo viuda de Hernández Toraño, María de los Ángeles Castillo viuda de Miyares y Ana María Castillo de Gaudie; a sus seis sobrinas nietas y demás familiares. En la Iglesia Little Flower de Coral Gables se celebró una misa por su eterno descanso el día 30 de abril, con nutrida asistencia de amigos y familiares de tan especial amigo. Su sobrina bisnieta Margarita, de muy corta edad, tuvo sentidas frases de recordación para su querido tío-abuelo Pedro. Descanse en paz.

FLORINDITA LORET DE MOLA DE CUEVAS

JULIETA CADENAS SÁNCHEZ VDA. DE SILVA

LILLIAN LOPEZ HORSTMAN

En la ciudad de La Habana, donde residía, falleció el día 2 de mayo 2012, la señora Florindita Mariana Loret de Mola y Ramos. Sus padres, fueron los muy conocidos Gustavo Loret de Mola Miranda y Florinda Ramos. Nuestro pésame a su viudo Juan de las Cuevas y a sus tres hijos: Juan Gustavo, Carlos Isidro y Luis Fernando. También a sus nietos: Marta, Claudia, Alexander Carlosevich, Juan Carlos, Alina y Luis Manuel. Descanse en paz.

Miembro de una conocida y respetada familia, Julieta había nacido en Camagüey el día 6 de febrero 1916. Su deceso, a la edad de 96 años, ocurrió el día 24 de marzo 2012, en la ciudad de Miami. Había quedado viuda en 1957 de Eugenio (Chivo) Silva Giquel. La sobreviven sus hijos Eugenio Julio y Felipe Gabriel Silva y Cadenas, siete nietos, trece bisnietos y cuatro tataranietos. A todos enviamos nuestras sentidas condolencias. Una misa en celebración de su

46 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

vida fue celebrada en la Iglesia San Agustín el día 19 de abril de 2012. Descanse en paz.

RAÚL LORENZO ZAYASBAZÁN PERDOMO

Nació el 17 de abril de 1920 en Camagüey, Cuba, y falleció el domingo 6 de mayo en la Florida. Abogado y profesor de Las Escuelas Pías en La Habana, emigró con su familia a Miami en 1962. Allí fue profesor de los niños cubanos del Programa Pedro Pan en el campamento Matecumbe Boys Town. Más tarde enseñó en la escuela católica de la parroquia de Saints Peter and Paul, y fue profesor y consejero en el sistema de las escuelas públicas. Al retirarse en 1987, siguió trabajando como voluntario durante 21 años en el Mercy Hospital. Raúl dedicó enteramente su vida al servicio del prójimo. Se desempeñó como Lector y Ministro de la Comunión en su parroquia y trabajó activamente en diversas organizaciones comunitarias, como San Vicente de Paúl, la Asociación de Antiguos Alumnos de las Escuelas Pías, el Centro Juvenil de la Arquidiócesis de Miami, la Federación de la Acción Católica Cubana y el SEPI. Le sobreviven su esposa Eloísa Zayas-Bazán, sus hijas Eloísa Alfonso y Ana María (José) Sotolongo, y sus nietos Christopher y Nicholas Alfonso, y Daniel e Isaac Sotolongo. Las virtudes, compasión y testimonio cristiano de Raúl Zayas Bazán serán recordados siempre por todos aquellos que le conocieron. Que el Señor lo tenga ya gozando de su Gloria.

Clemencia Bango Giroud, Vda. de De Quesada

El pasado 29 de abril, a la avanzada edad de 97 años, víctima de una larga enfermedad, falleció en San Juan, Puerto Rico, Clemencia Bango, viuda del querido

Juez Dr. Rubén de Quesada. Clemencia era la última de los siete hermanos Bango Giroud, bien conocidos por sus negocios en la ciudad de Camagüey. Todos los que tuvieron el honor de conocer a Clemencia recuerdan su carisma y su perenne sonrisa abierta a la vida. Les damos nuestro más sentido pésame a sus hijos Rubén (Marta), María del Carmen y Alfredo (Lourdes), a sus 11 nietos y 12 biznietos. Descanse en paz.

RVDO. JOSE RAMÓN GARCÍA (PADRE PEPITO) Al cierre de esta edición se nos ha comunicado del fallecimiento el 4 de mayo 2012, a la edad de 83 años, del Padre Pepito García, un sacerdote que fue muy querido en las comunidades tanto de Camagüey como de Miami. Ordenado sacerdote el 11 de mayo de 1952, fue asignado a la Diócesis de Camagüey, sirviendo primeramente en Puerto Padre. En 1970, en tiempos muy difíciles para la Iglesia Católica de Cuba, fue nombrado párroco de la Iglesia de La Caridad en la ciudad de Camagüey, gracias a gestiones de Monseñor Adolfo Rodríguez. Fue párroco de dicha iglesia hasta 1986, desarrollando una gran labor con la juventud camagüeyana. Llegó a Miami en 1987 y sirvió como pastor asociado en la Iglesia St. Kevin, donde siempre acudían sus antiguos jóvenes de La Caridad, para recibir sus sabios consejos y recordar los tiempos pasados. Sirvió en St. Kevin hasta su retiro en el 2009, viviendo entonces con su hermana Margarita y su cuñado Harold Elosegui, pero continuaba ayudando en la parroquia. En el 2010, la Comisión de Miami-Dade designó en su honor una sección de la calle Bird Road en Miami, desde la avenida 117 hasta la127, la cual ahora lleva su nombre. Descanse en la paz del Señor tan querido sacerdote.


Anuncios Clasificados

“Desempleado con muchos años de experiencia se ofrece para estadísticas.” “Busco urgentemente cursos para ser millonario. Pago lo que sea.” “Hombre obeso, calvo y desempleado busca a media naranja a quien pueda exprimir.” “Se necesita cama con muchacha adentro.” “Jorobado necesita profesor para estudiar Derecho.” “Se dan Clacez de Hortografya.”

Buen Humor

Problemas Conyugales

La esposa llega a la casa y le dice al marido: -Mira, acabo de llegar y estoy con unas ganas locas de divertirme, bailar y de emborracharme ¿Estás ocupado esta noche? -¡¡¡Claro que no!!! -Entonces, ¿Me puedes cuidar a mi perrito? *** Una mujer va entrando a un motel con su amante, y en eso, ve saliendo a su esposo con otra, y ella sin titubear le grita: -¡¡¡Ajáaaaa, gracias a Dios que traje un testigo!!! *** Pasa una parejita por una joyería: -Mi amor, ¿Me puedes comprar un collar? -¿Y eso? ¿Ya te cansaste de andar suelta? *** Un tipo llega a su casa y encuentra a su mujer haciendo el amor con su amigo, saca la escopeta y lo mata, y la mujer le dice: “¡Si sigues así, te vas a quedar sin amigos!” *** Una pareja subiendo a un auto: -Mi amor, ¿Viste lo tierno y cariñoso que es el nuevo vecino con su esposa? ¿Viste como la besa y acaricia? ¿Por qué tú no haces lo mismo? -¡Ay, mi amor, porque yo no conozco a esa señora! ***

¿Qué le dijo.....?

¿Un chinche a una chinche? -Te amo chincheramente.   ¿Un semáforo a otro?  -No me mires, que me estoy cambiando... ¿El café al azúcar? -Sin ti mi vida es amarga. ¿Un pato a otro pato jugando a las carreras? -Vamos empatados.   ¿Una iguana a la otra? -Estamos iguanitas.  ¿Un ojo al otro?

48 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

-¡Tan cerca y no nos vemos! ¿Una pared a la otra pared? -Nos vemos en la esquina.  ¿Un camarón a la camarona? -Nos vemos en el cóctel. ¿Una oreja a la otra? - ¡Con tanta cera y no brillamos! ¿Un celular a otro celular? -Tengo celulitis.  ¿El cuchillo a la gelatina? ¡No tiembles, cobarde! ¿Un español a un chino? -¿Hola? Y el chino contesta: -Las doce y tleinta.

Diálogos Crueles -Mi vida, ¿qué hay en la tele? - Polvo. *** - Mi amor, llévame a un lugar caro esta noche. - Vamos a la gasolinera. *** - Mi amor, me siento, vieja, gorda, fea. Necesito que me digas un elogio. - De la vista, estás perfecta. ***

Diálogos Interesantes -¿Hay gelatina? -Que yo sepa hay i latina, i griega, pero, ¿G latina?, no, de eso creo que no hay. *** -¿Qué es una hipoteca? -Es el lugar donde los hipopótamos van de fiesta los fines de semana. *** -Óyeme, estoy muy preocupada: el médico me dijo que me tomara tres muestras de orina, pero solo me tomé dos, y ya no pude meterme la tercera... es que eso sabe muy amargo… *** -¿Qué opinas de la destitución del director Moreno? -¡Ay no! ¿Todavía hay personas tan racistas? *** -¿Quién fue Juana de Arco? -¡Era una drogadicta, ¿no ves que en el libro de historia dice que murió por heroína?... *** Un hombre de unos 65 años le pregunta al entrenador en el gimnasio: -¿Qué máquina debo usar para impresionar a una chica de 30? El entrenador lo mira y dice: -Le recomiendo el cajero automático.... ***


52 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012


Anuncios Los anunciantes con sus donaciones nos brindan una gran ayuda a sufragar los gastos de la publicación de la revista. La tarifa de los anuncios es la siguiente: Contraportada (colores) Página completa 1/2 Página 1/4 Página 1/8 Página (Tarjeta)

Sr. Profesional Camagüeyano: Colabore con la revista con su anuncio. Llame al Municipio al 305-266-6191

$ 240.00 $ 120.00 $ 60.00 $ 30.00 $ 25.00

Esta tarifa se aplica a una sola publicación. Tiene la opción de reservar su espacio por el año completo. Para más información, llamar a la oficina del Municipio al 305 266 6191 los días lunes, miércoles y viernes de 8 AM a 12:00 PM

El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 53


Raúl R. López, P.A.

Raúl R. López ATTORNEY AT LAW

Oscar Loret de Mola, M.D., FAAP ROYAL OAKS PROFESSIONAL CENTER 7950 NW 155TH. STREET - SUITE 206 MIAMI LAKES, FL 33016

TEL. 305-818-0117 FAX 305-557-7766

Carlos A. Sabatés M.D.P.A. Diplomate Amercian Board of Internat Medicine and Cardiology

(305) 443-9342 (305) 443-9350 747 Ponce de León Blvd. Suite 602 Coral Gables, FL 33134 Medical Arts Bldg., Suite 312 1190 NW 95th Street Miami, FL 33150

Ricardo A. Estrada Financial Representative

2875 NE 191 ST Suite 300 Aventura, FL 33180 305 448 5666 office 305 445 5704 fax 305 281 7241 cell rick.estrada@nmfn.com

54 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

Galloway Professional Park 7775 S.W. 87th. Avenue Suite # 120 Miami, FL 33173

Phone 305.274.8243

Sr. Enrique Granda Fax: 305.274.8482 305-596-0558

Office Hours By Appointment

MARIO A. SABATÉS M.D.

Diplomate of the American Board of Ophtalmology Diseases and Surgery of the Eye Specialist in Corneal and Refractive Surgery 1385 Coral Way, Suite ·304 Miami, FL 33145 Tel 305-854-3307 Fax 305-854-3130 2900 W. 12 Ave., Suite ·5 Hialeah, FL 33012 Tel 305-888-0005 Saturdays Only

Professional Specialities Personal Planning Analysis Disability Income Insurance Fixed Annuities Education Planning Retirement Planning Retirement Planning Long Term Care Insurance Charitable Giving Wealth Accumulation Executive Compensation Business Planning Analysis Business Continuation Agreements Key Employee Protection Business Expense Protection Employee Benefits Qualifications Member - National Association of Insurance and Financial Advisors


CORTESÍA DE:

JOSÉ M. UGARTE, M.D. Fellow Diplomate of the American Academy of Family Practice Federal Aviation Medical Examiner Board Certified Family Practice Located at:

Ugarte Clinic West Side of the Hospital, Suite L. P.O. Box 1557 Kingsville, Texas 78364-1557 (361) 592-5101 (361) 595-1661

¡Un saludo a todos mis hermanos camagüeyanos! CONTACT LENSES (305) 442-4422

ENRIQUE J. SABATÉS, OPT. F.N.A.0. BOARD CERTIFIED OPTICIAN A.B.0 & N.C.L.E. CERTIFIED REGISTERED CONTACT LENS FITTER BY APPOINTMENT (305) 442-4422 FAX (305) 442-0770

951 SW LEJEUNE RD. SUITE 206 CORAL GABLES, FL 33134

Agustín J. Latorre, M.D. GENERAL PRACTICE PAIN MEDICINE

7000 S.W. 62 Ave suite 300 MIAMI, FL 33143

TEL. 305-455-7451 FAX 305-455-7435

ORLANDO A. PUENTE M.D., P.A.

Ernesto R. Botifoll

DIPLOMATE, AMERICAN BOARD OF SURGERY FELLOW, AMERICAN COLLEGE OF SURGEONS GENERAL AND VACULAR SURGERY

Imports Operations

6332 NW 97th. Avenue - Doral, Fl 33178 Tel. 305-591-7590 Fax 305-591-0590 E-mail: ernesto@amsmiami.com

PHONE 305-596-0600 FAX 305-598-7965

8955 S.W. 87TH- CT., SUITE 112 MIAMI, FLORIDA 33176

El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012 • 55


Municipio de Camagüey en el Exilio P.O.BOX 441915 Miami Fl. 33144 Teléfono/Fax: 305-266-6191

Solicitud para nuevos asociados NOMBRE DIRECCIÓN TELÉFONO

CIUDAD   

ESTADO

ZIP

Correo electrónico:

DONACIÓN:  $ 35.00  $ 40.00  $45.00  $ 50.00  $ 75.00  $ 100.00  OTRA: Su donación anual al Municipio le da derecho a participar en los distintos eventos que ofrecemos y a recibir la revista El Camagüeyano Libre. Firma

Fecha

Cheque o Money Order a nombre de: Municipio de Camagüey en el Exilio P.O. BOX 441915 Miami, Fl. 33144 Las donaciones de los asociados se emplean exclusivamente para el mantenimiento de nuestra oficina y la publicación de la revista El Camagüeyano Libre. El fundamento de nuestra organización es mantener vivas nuestras raíces cubanas y la unión de las familias de nuestro querido Camagüey. Ser cubano es un orgullo, pero ser camagüeyano es un privilegio. Mariano Loret de Mola Presidente

Instrucciones para llegar: Nuestra oficina se encuentra en el “shopping” Festival Plaza en la calle 8 del S.W. y la 87 Avenida. La entrada más fácil es por la calle 10 del SW y la 86 Ct. (1 cuadra al este de la 87 Avenida). Con gusto los recibiremos en el piso superior del primer edificio, donde se encuentra el Blue Banquet Hall.

56 • El Camagüeyano Libre • Enero - abril 2012

SW 10TH ST

PALMETTO EXPRESSWAY

SW 8TH ST

SW 86TH CT

Dirección: 8532 S.W. 8th St., Suite 286, Miami FL 33144 Dirección Postal: P.O.Box 441915, Miami FL 33144 Teléfono: (305) 266-6191 Fax: (305) 266-6191 Sitio web: www.municipio-de-camaguey.com E-mail: camaway@bellsouth.net Horario de la Oficina: lunes, miércoles y viernes de 8:00 AM a 12:00 M

Ubicación de las oficinas del Municipio

SW 87TH AVE

Nuestra Oficina del Municipio

El Camagüeyano Libre - 2012/1  

Primer número de El Camagüeyano Libre. Año XXVIII, número 1

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you