Page 1

Dossier literario


Bianca

Estela Sรกnchez


N

ació en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) en 1982. Licenciada en Filología Hispánica y Filología Románica, es directora del Festival Internacional de Poesía y Cuento Infantil de Granada (FIP Infantil). Además, colabora con diferentes revistas literarias de prestigio internacional como Cuadernos Hispanoamericanos y estudia la literatura infantil anglófona de los siglos XIX y XX, prestando especial atención a la biografía de James M. Barrie. Destacados críticos literarios la consideran una de las voces más prometedoras de la nueva literatura infantil española. Trabaja como profesora de Lengua y Literatura. Con su primer libro, El Bosque sin Tiempo, pu-

blicado por la editorial granadina Cuadernos del Vigía, que cuenta en su catálogo con autores como Luis García Montero, Javier Egea, Waldo Leyva o Carlos Marzal, entre otros; ha logrado convertirse en uno de los fenómenos literarios del año. En la actualidad, trabaja en un nuevo relato para niños titulado Y nos quedamos sin las palabras y en una colección de pequeños cuentos titulados Ocurrió que, en los que realiza un planteamiento clásico del género con un fuerte contenido poético. Forma parte del Circuito Literario Andaluz del Centro Andaluz de las Letras, para el que da charlas y talleres de creación y fomento a la lectura.


“A Isla Elefante se puede llegar en barco, o abriendo este libro escrito con la inteligencia y la imaginación de la buena literatura. Nadie que se atreva a visitarla podrá olvidar a los habitantes, los bosques y las casas de esta isla, escondida en el lugar donde nos esperan los sueños.” LUIS GARCÍA MONTERO

“Se trata de la voz más poética y delicada de la literatura infantil actual, un verdadero placer que hace reconciliar a los adultos con un género en el que parecía caber todo”.

“Bianca Estela Sánchez ha conseguido con el primer cuento que regala a los lectores algo que muchos escritores no consiguen en toda una vida: devolver la magia de la infancia a los adultos y mostrar el mejor sendero posible a los niños, ese que lleva a tantos destinos como puedan ser capaces de imaginar”. DANIEL RODRÍGUEZ MOYA

“El cuento infantil en España pasará por la imaginación de Bianca Estela Sánchez. Es la voz más interesante que reconozco en este país”.

FERNANDO VALVERDE (Diario El País) JORGE GALÁN (El Salvador, autor de Alfaguara en Centroamérica. Premio

“Escrito con una profunda delicadeza y con un exacto conocimiento del poder simbólico de la escritura, El bosque sin tiempo es una botella arrojada al mar que tiene en su interior un mensaje en el cual nos ofrecen ayuda, en lugar de pedírnosla. Bianca Estela Sánchez ha venido a decirnos que no hay mayor aventura que la de pararse, porque la quietud es el principio de la imaginación. Este cuento infantil que no se conforma con serlo y en el que las cosas se dicen al revés para que puedan ser mejor entendidas es una muestra extraordinaria del sentido de la literatura, que reduce las cosas a su esencia para poder ser vistas en toda su amplitud”.

Nacional de su país en tres ocasiones)

BENJAMÍN PRADO


El

Bosque SinTiempo


on su primer libro, titulado El Bosque sin tiempo, la joven escritora gaditana consiguió un gran éxito de venta y de crítica, con reseñas muy favorables en diario como El País. El prólogo fue realizado por el escritor madrileño Benjamín Prado y las ilustraciones fueron obra nada menos que de un Premio Nacional de Dibujo, Pablo del Pino, portadista de la editorial Visor e ilustrador de autores como Mario Bennedetti, Ernesto Cardenal, Claribel Alegría o Juan Gelman. El bosque sin tiempo, que fue editado con sumo cuidado por la editorial Cuadernos del Vigía, fue concebido como un todo. El formato es similar al de un libro de poemas, procurando que todo el objeto fuera capaz de acumular la magia de la fantasía. Los

dibujos, de estilo finales del siglo XIX, también fueron concebidos con esa intención, la de reconciliar a los adultos con los cuentos infantiles, la de lograr una obra eminentemente cultural, lejos de una imagen más capitalista de la concepción literaria. El libro narra la historia de Valentín, uno de los habitantes de Isla Elefante, que padece una incómoda alergia a las horas que es metáfora del miedo al paso del tiempo y de la pérdida de la infancia. La autora ha presentado el libro en más de cien centros escolares de toda España con gran éxito.


Si

todo está al revés, está en su sitio Prólogo de El bosque sin tiempo Benjamín Prado


U

n buen libro es siempre el mapa de un tesoro y no es jamás una línea recta: por eso El bosque sin tiempo nos lleva a la isla Elefante por el camino lleno de curvas de las parábolas y con la intención de hacernos ricos, aunque de una forma muy especial. La ciudad de Stellae es un lugar al que los niños van a divertirse y los adultos a aprender, porque a los primeros sin duda les van a gustar los habitantes de ese sitio en el que la prisa no existe, las horas

están prohibidas y los kilómetros son inventados para que el lugar parezca más grande; y a los segundos les hará pensar que a este lado de la literatura también podrían ser más felices si no existiesen, entre otras muchas cosas, los relojes, la televisión y el humo, salvo el de las chimeneas, que se consideran imprescindibles para combatir el frío y para celebrar la navidad. Bianca Estela Sánchez ha venido a decirnos que no hay mayor aventura que la de pararse,


porque la quietud es el principio de la imaginaci贸n. Pensar mientras corres es mucho m谩s dif铆cil y no hay mayor enemigo de la observaci贸n que la velocidad. El bosque sin tiempo habla de todas esas cosas sin nombrarlas, a base de hablar justo de todo lo contrario cuando define la vida y las costumbres de la isla Elefante.


¿Se imaginan un mundo en el que cualquiera pudiese cambiar de edad todas las veces que quisiera, para tener cuarenta años un día y al siguiente cinco, y en el cual fuera posible comprar minutos vacíos para llenarlos de las cosas que nos gustaría hacer? Tal vez debiéramos falsear los días como los ciudadanos de Stellae falsean las distancias, para crear los días de veinticinco horas y usar la añadida para leer.


Ésa sería una buena manera de lograr nuestra vieja aspiración de robarle tiempo al tiempo. Escrito con una profunda delicadeza y con un exacto conocimiento del poder simbólico de la escritura, este cuento de Bianca Estela Sánchez Pacheco es una botella arrojada el mar que tiene en su interior un mensaje en el cual nos ofrecen ayuda, en lugar de pedírnosla. Una ayuda que no tiene forma de respuesta, sino de pregunta: ¿Y si nos estuviéramos equivocan-


do y resulta que somos presos de todo lo que creemos tener? No es nada raro que incluya un homenaje oculto a Ángel González, cuando cita un poema suyo que habla de lo trabajoso que resulta “mover el corazón todos los días / casi cien veces por minuto”, y en el cual se afirma que “para vivir un año es necesario / morirse muchas veces mucho.” Lo cual también es una manera de decir que hay que comprender lo que vale cada segundo para darse cuenta del precio que pagamos por perderlo.


A algunas personas les cuesta toda su vida. Un buen libro siempre es una clase de fábula, y en las fábulas las cosas se dicen al revés para poder ser mejor entendidas: ése es el sentido de la literatura, reducir las cosas a su esencia para poder ser vistas en toda su amplitud. En el caso de los cuentos infantiles que no quieren conformarse con serlo, eso resulta aún más evidente. El bosque sin tiempo es una muestra extraordinaria de todo ello.


La

Artesana de las

Nubes


E

n la actualidad, la autora trabaja en un libro de poesía inédito titulado La artesana de las nubes. A continuación ofrecemos algunos fragmentos del cuento así como imágenes de la ilustradora Roxana Méndez, ganadora del Premio Nacional de El Salvador. La artesana de las nubes es una historia que combina realidad y ficción a través de un personaje, la abuela Carmela. Cuando miramos al cielo y nos fijamos en las nubes, con un poco de imaginación, podemos observar las maravillosas figuras que se forman.

La persona encargada de estas obras de arte es la abuela Carmela quien con sus maravillosas manos modela cada nubecilla. La artesana de las nubes es una historia que cuenta cómo una persona se hace artista utilizando un material poco habitual, las nubes.


Obra inĂŠdita


La

casa

Sobre una extraña colina rodeada de pinos blancos, hay una casa que sube hacia el cielo como un faro. Hecha toda de madera en marzo huele a verano. Bajo la luna de junio huele a mar igual que un barco.   En octubre se entristece y en diciembre es un regalo pintado de diez colores: va del rojo hasta el morado.   Su techo es un tobogán para la brisa y los pájaros. En su ventana más alta el horizonte es más ancho,   abarca un mar, dos montañas, un valle, un acantilado, cuatro pueblos, un desierto, y un bosque gris, encantado.  

Dicen que cuando hace frío su techo se hace más bajo, y cuando vuelve el calor, sin avisar, se hace alto. Los viejos más viejos cuentan que tiene incontables años. ¿Quién la construyó? No saben. Ni quién ni cómo ni cuándo.   Preguntaron muchas veces y jamás les contestaron. Vive allí una viejecita de nombre: Carmela Caldo.   También su historia es un cuento, uno incluso más extraño,  de esos que solo se encuentran en los libros olvidados.


Pablo del

Pino

Pintor y grabador madrileño, nació en 1961. Obtuvo el Premio Nacional de Dibujo Alcer de 1986 y el de pintura en 1987. Licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, su obra artística ha recorrido medio mundo y se encuentra en países como Estados Unidos, Grecia, Portugal, Finlandia, Italia, Suiza, Polonia, México, Argentina, Australia, Japón o Corea del Sur. Además, ha realizado muestras de sus trabajos en la Feria Internacional del Libro de Frankfurt o en la Feria Internacional de Arte de Shangai. Ha ilustrado libros de Ernesto Cardenal, Juan Gelman o Claribel Alegría.


Roxana Méndez

Nació en El Salvador en 1979. Es autora e ilustradora. Ilustra regularmente cuentos infantiles utilizando tanto medios tradicionales como óleo o acuarela y medios digitales como Photoshop o Corel Painter. Ha escrito y publicado poesía y cuentos infantiles. Recientemente  ha escrito e ilustrado el libro “Clara y Clarissa” publicado por Alfaguara Infantil. La salvadoreña es una de las voces más personales de la nueva poesía centroamericana. Ganadora en cuatro ocasiones del Premio Nacional de Poesía de su país, está considerada como la más relevante discípula de su compatriota Claribel Alegría. Su primer libro en España, ha obtenido el I Premio Alhambra de Poesía Americana para obra inédita.


Dise単ado por Chari Nogales www.charidisonadora.com


Dossier literario Bianca Estela Sanchez  

Dossier literario Bianca Estela Sanchez