Issuu on Google+

idiomas p. 4

domingo

Inglés en Inglaterra los viajes de valentina p. 8

Deleite verde en los jardines Topotepuy

el nacional

destinos p.10

CARACAS, 19 de abril de 2009

Cancún: perla mexicana alberto rojas

El desierto de Atacama, el glaciar San Rafael y el poblado de Sewell muestran tres caras de un país que seduce de punta a punta Págs 6y7


6.

el nacional domingo 19 de abril de 2009

2

1

|1. Pueblito de Machuca en Atacama |2. G Atacama |7. Casas coloridas de Sewell |8. la Muerte | fotos alberto rojas/andrés roj

5

7

8

9

El glaciar San Rafael, Sewell, el desierto de Atacama, y por supuesto Santiago, son los lugares que se han convertido en puntos de visita obligatoria de este país suramericano ANDRES ROJAS JIMENEZ arojas@el-nacional.com

D

e norte a sur; o de sur a norte —si por razones ideológicas prefiere mirar al revés el mapa de Suramérica— el largo y angosto Chile ofrece tres destinos que se han convertido en los lugares de referencia obligada cuando se visita este país, además de su capital Santiago, o las playeras Viña del Mar y Valparaíso. Estos tres lugares están lejanos uno de otro. Uno es el desierto de Atacama, al norte; el otro es el glaciar y la laguna de San Rafael al sur, en plena Patagonia chilena; y el tercer lugar es el pueblo minero de Sewell —al centro— a sólo 142 kilómetros de Santiago y pegado a la cordillera de los Andes. Para complacer a quienes aseguran que el sur está en el norte, este relato se inicia en la región de Aysén, donde se encuentra el aeropuerto de Balmaceda, que por años solamente fue una base aérea de militares justo porque se encuentra a pocos kilómetros del límite con Argentina. Pero, en la actualidad, sirve también a la aviación comercial que ofrece principalmente vuelos nacionales desde y hacia Santiago, que se toman cada hora y media si no tienen escala. En esta zona se encuentra

uno de los principales glaciares del continente, el de San Rafael, que junto al Perito Moreno de Argentina, nace de los campos de hielo que dominan toda el área patagónica y que abarca buena parte de los dos países. Hasta hace unos años prácticamente la única forma de conocer el glaciar era mediante los cruceros, de tres a seis días, que realiza la naviera Skorpios, los cuales zarpan desde Puerto Montt. Recientemente se abrió la posibilidad de hacer trayectos más cortos, incluso hay la opción del day tour, con las embarcaciones de Catamaranes del Sur, que parten desde la localidad de Puerto Chacabuco. Todo un día de relajación para contemplar la naturaleza, comer salmón y tomarse varios pisco sour. Asimismo, el principal atractivo ocurre cuando el catamarán se detiene frente a la inmensa pared de hielo que a lo largo de los últimos 15 años se ha ido descongelando o perdiendo enormes bloques, pero los guías aseguran que todavía le quedan al menos unos 50 años, de allí que aún hay chance para ver el glaciar. Por supuesto nunca falta el rito del trago de whisky con trozos de hielo del glaciar. No obstante, las prácticas ambientales y de seguridad han restringido la celebración de

esta ceremonia en los botes, sino que más bien se lleva a cabo cuando se retorna al catamarán. Existen historias de más de uno que ha caído a las aguas heladas de la laguna por estar bebiendo y posando sobre el borde de la embarcación mientras algún pariente le tomaba una fotografía. La presencia en esta zona no debe obviar el paso por dos pequeñas localidades. Una es Puerto Aysén, donde se debe aprovechar para conocer la reserva forestal que está en el Parque Aikén del Sur; y la otra es Coihaique, donde está el Museo Regional de la Patagonia. Son famosos sus restaurantes por ofrecer un delicioso postre llamado kuchen, que es una variante del tradicional dulce alemán, el cual se incorporó a la gastronomía patagónica gracias a la inmigración europea que hubo en la zona.

Punto centro. Ya de regreso a Santiago, en uno de sus más emblemáticos centros comerciales, el Parque Arauco, está la oficina de Turistik y VTS, las cuales vienen dominando no sólo las visitas guiadas a dos de las más importantes empresas vinícolas de Chile, Concha y Toro y Santa Carolina, sino que también recibieron la autorización de la Corporación Nacional del Cobre (Codelco) para hacer las visitas a Sewell,

emblema de este metal en el país suramericano. ¿Qué tiene Sewell? En la actualidad es un pueblo fantasma, sus casas están vacías. Pero destaca por su arquitectura de zinc de múltiples colores; y además porque en lugar de una avenida principal tiene una calle dominada por cientos de escalones, de allí que algunos la hayan llamado “la ciudad de las escaleras”. Este pintoresco pueblo se construyó a principios del siglo XX cuando un grupo de estadounidenses de la empresa Braden Cooper se instaló en una de las montañas de la cordillera de los Andes, llamada Cerro Negro, en la que se inició la extracción de cobre. Hace tan sólo dos años, la Unesco declaró a Sewell como Patrimonio de la Humanidad y desde hace un año viene recibiendo semanalmente centenares de turistas, que no sólo acuden para recorrer y visitar sus casas sino para conocer sobre la producción de cobre. En particular, el paseo incluye la visita al Museo de la Gran Minería Cobre que instaló Codelco en lo que fuera la vieja Escuela Industrial del pueblo. Nunca faltan decenas de damas que se detienen en la tienda de souvenirs del museo, donde casi siempre salen con alguna pulsera, collar o zarcillos de este metal elaborados por reconocidos orfe-

bres chilenos. También el tour incluye el recorrido por las galerías y centros de molienda de El Teniente, la mina subterránea más grande del mundo y la segunda de Chile, que el año pasado se anotó una producción por encima de las 381.000 toneladas métricas. El éxito de Sewell como atractivo turístico ha permitido que en la actualidad se haya avanzado en el proyecto que permitirá usar las instalaciones de este pueblo con fines recreacionales y de esa manera reducir los aportes de Codelco, que como empresa del Estado chileno ha financiado la recuperación de la localidad sobre todo después de la declaración de la Unesco. Sin embargo, en ocasiones, la operadora turística está en la obligación de suspender la visita, debido a que el lugar se encuentra dentro de la mina donde se deben atender normas extremas de seguridad como el uso de cascos, chalecos y calzado propios de cualquier actividad industrial.

Punto norte. Son muchas las evocaciones que el desierto de Atacama representa para la juventud hippie de los años 60, y aún hoy su pueblo San Pedro mantiene parte de ese ambiente. No obstante, en el siglo XXI ostenta una combinación cos-

mopolita en la que terrosas calles y casas dieron espacio a deliciosos restaurantes, templos de la mejor gastronomía (infaltable comerse un risotto o una ensalada de quinoa); a bares, lounges o cafeterías, para la tarde o la noche; y hospedajes que ofrecen servicios de spa y centros de relajación. El aeropuerto más cercano es el de Calama, una ciudad a 95 kilómetros del desierto de Atacama y conocida principalmente porque en este lugar se encuentra Chuquicamata, la principal mina de cobre de Chile. Desde este punto hasta San Pedro se pueden conseguir no menos de 10 buses diarios, aunque siempre está la alternativa de convenir con cualquiera de las posadas el traslado con un taxi particular. En lo que se refiere a los tours, también los hospedajes suelen tener sus propios vehículos rústicos que organizan paseos de medio día o día completo. También están las ofertas de las agencias, ubicadas en las calles Caracoles y Calama que son las principales vías de San Pedro de Atacama. El paseo imperdible de este desierto parte después de las 3:00 pm hacia los valles de La Luna, el de Marte y el de la Muerte, situados entre montañas que forman parte de la Cordillera de la Sal. El primero de estos valles debe su nombre a la semejanza


.7

domingo 19 de abril de 2009 el nacional

3

4

Glaciar San Rafael |3. La ciudad de las escaleras: Sewell|4.Geiseres El Tatio |5. Lagunas y salares en pleno desierto de Atacama |6. San Pedro de . Laguna verde en plena frontera entre Chile y Bolivia |9. Cordillera de Los Andes en pleno desierto |10. En la ruta hacia los Valles de la Luna y de

jas

6

10

Coordenadas ¿Cómo llegar?

……LAN es la única línea

con el paisaje lunar de mantos blanquecinos —no llegan a ser cráteres— que se han creado debido a la formación de salinas que se encuentran en estos terrenos. El otro paseo es dirigirse a los géiseres El Tatio, nombre que en lengua aymara significa “el viejo o el anciano que llora”. Este lugar está ubicado a 95 kilómetro de San Pedro de Atacama, y los tours deben salir a más tardar a las 4:00 am. Antes de que amanezca vale la pena presenciar las emanaciones de vapor y agua caliente que provienen de las decenas de fumarolas y de rocas volcánicas de la zona. Además de los enormes chorros de agua hirviente, en este lugar existe la oportunidad de darse un baño en aguas termales, aunque se debe tener en cuenta que no hay vestidores, de allí que si se tiene algún pudor en cambiarse a campo abierto nada mejor que llevarse puesto el traje de baño. El tercer paseo es hacia la zona de los lagos del altiplano con el salar de Atacama de fondo. En el recorrido se puede apreciar desde primeras horas de la mañana cómo las lagunas Chaxa, Toconao, Miñiques y Miscanti se llenan de centenas de flamencos. En Atacama perfectamente se pueden hacer estos paseos en tres días y si se dispone de tiempo adicional se puede cruzar la frontera y viajar en jeep por la región del Potosí en Bolivia. Un tour de medio día es suficiente para que le es-

tampen el sello boliviano en el pasaporte y conocer las lagunas Verde y Colorada; con tres días adicionales se puede llegar hasta el Salar de Uyuni, del cual se habló en estas mismas páginas la semana pasada. El regreso nuevamente es Santiago, antes de volver a Caracas. El último día puede servir para conocer La Chascona, la casa que el escritor Pablo Neruda tenía en esta ciudad. También es recomendable recorrer los sótanos de la sede de la Presidencia de ese país —el Palacio La Moneda— y percatarse cómo la democracia chilena acabó con uno de los símbolos del militarismo mundial y ahora es una de las instituciones artísticas más importantes de América Latina: el Centro Cultural La Moneda. En una onda más de sibarita, nada mejor que degustar un buen almuerzo o cena en alguno de los restaurantes de los barrios santiaguinos que se encuentran en los céntricos Brasil o Lastarria; el de Bella Vista, preferidos por los jóvenes universitarios e intelectuales; o los que están en las comunas de Providencia y Vitácura. En cualquiera de los lugares, como aperitivo o pousse-café, nada mejor que beberse una “vaina”: delicioso trago preparado con vino, cognac, licor de cacao, yema de huevo y canela. Los santiaguinos aseguran que el nombre de este cóctel dulce se lo dio Andrés Bello, quien al degustarlo exclamó: "¡Que vaina tan buena!"s

aérea con vuelos directos entre Santigo y Caracas. Varias veces a la semana está la opción de un trayecto con escala en Lima. Hacia el glaciar San Rafael, el itinerario incluye el trayecto Santiago-Balmaceda; mientras que para el desierto de Atacama hay vuelos desde la capital chilena hasta Calama. Visitas al glaciar San Rafael. El day tour que incluye el viaje en catamarán por un día, más comidas y bebidas, está por el orden de 340 dólares. Catamaranes del Sur tiene un paquete por 1.080 dólares (habitación doble) que, además del trayecto en el buque, incluye dos noches de alojamiento en el hotel Loberías del Sur, visita al Parque Aikén del Sur y traslados del aeropuerto de Balmaceda a Puerto Chacabuco. Los cruceros de la naviera Skorpios van desde 1.300 hasta 2.700 dólares dependiendo de la temporada y el tipo de camarote.

……

……

¿Dónde comer?

……

En Santiago están los restaurantes Mestizo, El Zully y el Liguria, sobre todo el de la zona de Vitácura. También está la opción de comerse una sopa de mariscos —una mariscal como la llaman en Chile— en el mercado central. En Coihaique está la Cafetería Alemana y el Café Raiser. En Atacama hay todo un boom gastronómico con Casa Piedra, La Estaka, El Adobe, Café Export y Cuna Restaurant.

……

Visita a El Teniente. Si padece de claustrofobia es mejor evitar esta mina subterránea de cobre y quedarse sólo con el recorrido por el pueblo de Sewell. El precio de ambos es cerca de 40 dólares. Mayor información: www.vts.cl.

¿Dónde alojarse?

……

En San Pedro de Atacama se consiguen hostales económicos por menos de 30 dólares como El Albergue San Pedro, Edén Atacameño, La Ruca y el Thaka Thaka. En Puerto Chacabuco lo más económico antes de emprender el viaje al glaciar es hospedarse en el Residencial El Puerto. En Santiago, los hospedajes económicos están en el centro y cercanos al barrio Lastarria y a la Universidad Católica. Los hoteles lujosos están en Las Condes y Vitácura.


CHILE a lo largo