Issuu on Google+

ALBEDRÍO AL COMPADRE Félix Luna / Javier Santos


A los abuelos.


ALBEDRÍO AL COMPADRE Félix Luna / Javier Santos


CONTENIDO: INTRO Miriam Licón CONSTELACIÓN Javier Santos AQUÍ ASÍ ES Félix Luna ALBEDRÍO AL COMPA AGRADECIMIENTOS


INTRO Miriam Licón Mientras que la noción de libre albedrío es una afirmación del individualismo la del compadre es su negación. Bajo estos principios se construye Albedrío al compadre, resultado del trabajo mancomunado que desde hace algunos años han venido realizando Félix Luna y Javier Smek. Si bien en el trabajo cooperante cada artista aporta lo que ha explorado de forma personal el resultado de la creación conjunta tiene sus propios caminos y riesgos, va generando sus propias formas y soluciones producto del azar que introduce el encuentro continuado. Los compadres apuestan a la invasión como forma de apropiación de los espacios que han decidido como terreno para sus improvisaciones, instalaciones, experimentos, juegos. Para ello han desarrollado toda una serie de algo que me permitiré llamar “métodos invasivos”. Primero un reconocimiento del lugar en el que se observan sus características físicas y sociales, punto de partida para comenzar la construcción. El paisaje, las grietas, las texturas los muros, las formas, los objetos, en fin todo aquello que potencialmente podría convertirse en materia prima pero también la gente que habita los lugares, sus prácticas, sus hábitos, sus relaciones con la materialidad del entorno, todo eso forma parte del estudio del espacio. En una ocasión realizaron una sesión de improvisación con un ensamble de música en la Escuela de Antropología e Historia. Como la acción se llevó a cabo en el lugar en que los estudiantes se reúnen a tomarse unas cervezas unos envases de caguama fueron el material ideal para detonar la improvisación.


Mientras tocaba el Ensamble Chamizo, Félix y Javier se contorsionaban cuidadosamente buscando el equilibrio entre sus cuerpos para evitar la caída de alguna de las botellas sostenida a presión por ambos. Así, sus cuerpos convertidos en esculturas en movimiento requerían de una cierta sincronización para evitar que alguna de las botellas cayera al suelo. El sonido que producían las botellas al caer era aprovechado por los músicos para improvisar sobre él, estableciendo así la conversación entre el ensamble y los artistas. La primera vez que improvisaron con el Ensamble Chamizo fue en la Escuela Superior de música, en esa ocasión crearon sonidos con los objetos y materiales que encontraron a su paso a la par que iban dejando rastros rítmicos de pintura aquí y allá. La improvisación es una respuesta estética que busca seguir lo impredecible instalado en la vida misma. Es por esa aceptación del azar que el artista que improvisa debe tener la capacidad de invadir, de apropiarse de su entorno, de pasar de ser un habitante a un ocupa temporal, pues en palabras de uno de los compadres: “invadir es estar ahí sin ser de ahí”. La improvisación tiene que ver sobre todo con las acciones, se incide en el tiempo para producir una situación, pero también se incide en el espacio con la utilización “de lo que hay” como materia prima. En ambas improvisaciones se encuentra la voluntad manifestada por las vanguardias de unificar el arte y la vida. Por un lado la apuesta a la irrepetibilidad del tiempo y por lo tanto del acto estético, por otro, a la materialidad del mundo y su carácter de inagotable materia prima para la creación.


El que improvisa, el que se apropia del espacio es provocador de situaciones y hacedor de atmósferas, de ahí la apuesta a la instalación como solución estética que permite la conjunción de estos dos “métodos de invasión”. Albedrío al compadre se propone como una invasión estética de un espacio, en este caso el cubo blanco de la galería que pasa de ser el soporte de la exhibición para ser parte de lo exhibido. Tal vez una de las cosas que más sobresalen de Albedrió al compadre es la creación de una atmósfera a partir del uso del color. La escala de grises de los materiales presentes en los montículos de tierra, en las aglomeraciones de piedras, en las fotocopias se ajustan a las paredes pálidas y al piso gris de la sala creando una continuidad entre el contorno apenas insinuado de los dibujos del muro, los materiales de construcción y del imaginario urbano que permea el universo de los compadres. Tanto Javier como Félix tienen antecedentes en la práctica del arte de manada, de ahí provienen muchas de sus soluciones y métodos de invasión. El uso del esténcil y la proyección para el dibujo sobre los muros, el trazo colectivo en el que se cede con gusto la autoría individual de las líneas, la reapropiación y selección de imágenes de la cultura popular, el desmadre, el tequio y la fiesta con la que se cierra. Los dos círculos rayados con aerosol que cruzan de un lado a otro de la sala y se unen en un punto del muro es sin duda el tag de los compadres, huella clara que deja el arte de manada. El trabajo conjunto es un estamento estético-político, es en cierta forma la afirmación de poéticas sociales que se crean a contrapelo de la figura del artista solitario.


Quienes crean e imaginan en conjunto rompen con muchos mitos generados en torno a la producción artística de la modernidad entre ellos la figura del creador individualista ajeno al mundo que le rodea, cuya originalidad responde exclusivamente a su mundo interior. La creación colectiva evidencia uno de los aspectos más importantes de la cultura, que esta nunca es una creación totalmente individual siempre se crea sobre lo ya hecho por otros, en ese sentido no existe la noción de originalidad al margen de la cultura, de las prácticas estéticas y el conocimiento que las colectividades han ido generando en su transformación continua del mundo. La invasión, el uso de recursos que provienen de la posibilidad que permite la reproductibilidad técnica y la apropiación son prácticas afirmativas del carácter libre de la cultura, de ahí a que en la obra de los compadres también aparezca la preocupación por la libertad de lo que se circula y se produce. En diciembre del 2011, Javier, Félix y los Primal montaron una pieza en el Museo Carrillo Gil en la que por medio de un gesto irónico hacían abierta referencia al absurdo de la privatización a ultranza de la cultura. Sobre un montículo de letras de materiales sintéticos colocaron la leyenda “Prohibida la reproducción parcial o total de esta… oo33oi”. Así, con esta referencia a la regulación de los derechos de autor sobre algo indefinido e irreproducible como un montículo en donde el azar juega un papel importante se logra evidenciar los absurdos a los que ha llegado la autoría en el capitalismo. Esta preocupación también está presente en Albedrío al compadre con el uso abierto de recursos que provienen del ámbito de la reproducción técnica, del ámbito en donde predomina la copia y el original pierde su sentido.


Siguiendo con la exploración de los montículos y lo múltiple los compadres hicieron un montículo con fotocopias de imágenes de conglomerados humanos que doblaron cuidadosamente en formas geométricas dando la impresión de una multitud de pequeñas figuras de papel que a su vez albergan multitudes. La reflexión sobre la reproductibilidad, sobre las multitudes y la cultura de masas se llevó también a los muros en donde se trazaron decenas de figuras de la cultura popular que circulan diariamente en el internet. Todo el dibujo se hizo sobre proyección, a varias manos, las de Javier, las de Félix pero también las de otros que estando de paso también participaron en el proceso. Las imágenes plasmadas sobre los muros blancos no son visibles a simple vista, el gris que se uso para trazarlas las convierte en apenas una insinuación que se devela en un caminar y una mirada atenta. En ese paisaje de figuras múltiples conviven la Tigresa de oriente, diva entronizada por la cultura del youtube y los videos bizarros, pero también esta Africa Bambata. figura paradigmática del hip hop y de la cultura de la rapiña. El sampler, el corte y pega, la reutilización de otras músicas son parte de la estética celebratoria del plagio, son afirmaciones del carácter libre y colectivo de la cultura. Las figuras de los muros son múltiples y su distribución caótica, con ese caos propio de la vida urbana en la que cada día cada uno de quienes la habitamos nos enfrentamos a nuestros propio freestyle. Entre las figuras urbanas esta la del malabarista, una de esas esculturas efímeras


que habitan los cruceros. Las figuras seleccionadas son a su vez parte del archivo común, de las referencias afines de los compadres y de sus ideas en torno a la producción. No todos los dibujos en el muro son personajes hay también objetos, uno de ellos es una pistola, es como si con ese objeto los compadres nos quisieran decir que para ellos el arte es un arma, es una herramienta. Y así es en cierta manera si nos remontamos a Oaxaca y los acontecimientos del 2006 en donde los muros fueron parte esencial de la revuelta. Las imágenes de Arte Jaguar el primer crew de Javier Smek fueron parte del imaginario revolucionario que recorría las barricadas. Justo en ese momento en que las figuras populares fueron reapropiadas, desde Juárez que dejó su solemnidad de benemérito para convertirse en punk hasta Pedro Infante que involuntariamente portaba la estrella revolucionaria, esa que curiosamente reaparece discretamente en un detalle de la boina del che que se ve en unos de los muros de la instalación que nos ocupa. Los tiempos de la revuelta en las calles pasaron, sin embargo las huellas que dejan la política y la insurrección quedan inevitablemente en la reflexión estética. Ahí en la sala de la Esmeralda esta el cerro de Wirikuta, un espacio históricamente apropiado y ritualizado por los indígenas wixarrica, un espacio también apropiado por la practica estética de Félix Luna en pleno momento de conflicto, justo cuando las mineras y la privatización de la tierra se intentan imponer en la región. La recuperación de los compadres de este espacio, su introducción en la galería es una extensión de este vínculo sólido que buscan entre la estética y la política.


CONSTELACIÓN Javier Santos Huellas de Australopithecus, Laetoli, Tanzania, descubiertas en los años 70s por un equipo de investigación dirigido por la antropóloga Mary Leakey. El fósil de pies de un grupo de homínidos, es el documento más antiguo sobre el andar, la posición de las huellas muestra como se fue descubriendo un paisaje. La forma en como se grabaron estas huellas, según varios artículos que pude consultar, fueron hechas por “una familia de Tres individuos bípedos, quizás un varón, una hembra y un niño, que caminaban durante un cálido atardecer, poco antes de que una lluvia de ceniza volcánica sacará un molde de su rastro en el húmedo terreno. Un testimonio de tres millones y medio de años para un suceso que apenas había durado unos segundos.” Las versiones que se dan del cómo se fueron formando en el instante estas huellas, invitan a la reflexión, pues las huellas del paseante de tamaño medio están todas meticulosamente sobreimpresas en el interior de las huellas del adulto. Este sería el primer antecedente de un juego, mirar al suelo atento para atinar a las hendiduras que parecen ser una guía, dando tal vez pequeños saltos.


El andar ha sido una forma muy antigua de hacer paisaje. Trasladarse y fundar es hacer territorio. Observar, escuchar, sentir la memoria en situaciones pasajeras, es apropiarnos del tiempo y del espacio. En el cotidiano, contemplar la poesía de la vida de maneras distintas es arrastrar el pensamiento tras el tiempo y movimiento de las cosas. En la ciudad, el barrio, en el pueblo, ahí donde cohabitan múltiples experiencias que por su naturaleza se van cargando de una estética particular. Construcciones improvisadas, objetos que limitan la calle o las acumulaciones materiales “de reserva” que siempre reposan lo necesario de forma improvisada o por algún rezago económico, esperando su uso temporal e incierto. En las calles de la ciudad se van conformando diversas imágenes que con el tiempo semeja una especie de palimpsesto urbano. “Sobreposición acumulación, acopio, amontonamiento, hacinamiento, deposito, montón.” Cuando la información de carteles, anuncios de baile, “tags” y lo que convive alrededor se mezcla al encimarse en capas de materia y color, por la cantidad y necesidad de existir cada vez más semejan aquellos antiguos documentos de escritura superpuestos. Una gran masa de formas que hace del espacio público el panorama idóneo para camuflarse: saturado, invasivo., violento en algunos casos. La naturaleza urbana invade el cotidiano de quienes la habitan. Los lenguajes que determinan el significado de un espacio y su relación social con el entorno se convierten en interrogantes. Uno es cómplice y por necesidad aprovechamos o somos seducidos por la información que esta insistente.


Qué o quién da valor a las cosas es una problemática que en la actualidad queda entredicho, puesto que la idea de apropiarse ó resignificar se hace necesaria. El graffiti, el comercio ambulante, la información de la Web, Los remix de literatura o música, son reflejo de una estrategia de supervivencia, evolución de híbridos que filtra lo esencial. El anonimato en este caso permite desplazar formas de inclusión, de encuentro y difusión libre, por eso me gusta hacer graffiti y practicas que se relacionen. A pesar de las políticas del espacio público impulsado por el estado y la iniciativa privada, la calle se debe asumir como un lugar donde existe la posibilidad de generar resistencia y autonomía, por que es un lugar expuesto a nosotros, político por naturaleza y sin duda un lugar de confrontación directa a cualquier tipo de actividad. La calle es nuestra.


La Historia de un artista Daniel Johnston Escucha, voy a contarte una historia, De cómo madura un artista. Unos buscan la fama y la gloria, otros no son tan optimistas. Todos, los amigos y la familia, le dicen ‘’¡Consigue un trabajo!’’. ‘’¿Por qué solo te dedicas a eso?’’ ‘’¿Por qué eres tan raro?’’ No nos gusta lo que haces, Y tampoco le va a gustar a nadie. Tienes un problema, y eso es lo que hace que estés enfermo. El artista camina solitario, alguien dice a sus espaldas, ‘’¡Que desfachatez llamarse artista!” “Ni siquiera sabe en qué consiste”


El artista camina entre las flores, apreciando el sol. Él camina horas, pero, ¿Está realmente tan mal? Ellos se sientan frente a su televisión, diciendo; ‘’¡Esto es divertido!’’ Y se ríen del artista diciendo; ‘’Él ni siquiera sabe como divertirse’’. Las mejores cosas en la vida son gratis, pájaros cantando y abejas riendo. ‘’Me entienden mal’’, dice él, ‘’El sol no brilla en su televisión’’


“El dada es la única caja de ahorros que paga interés durante toda la eternidad”. En mi trabajo procuro que el color, la forma y la línea me sirvan como una posibilidad matérica. Me gusta aprovechar la luz cuando existen superficies que permiten provocar sensaciones cromáticas de movimiento y no solo una experiencia estática y pasiva. Me baso en imágenes que he recopilado de Internet, fotos de elementos escultóricos y encuentros en la calle en momentos de ocio. El accidente da las pautas necesarias, los descubrimientos llegan por inercia mientras mantengas la curiosidad de lo que tienes a tu alcance, hay circunstancias que provocan resultados al azar, lo “no previsto” se convierte también en una herramienta para abrirse paso a nuevas facetas ya sea en el dibujo, la pintura, instalación, en la construcción de objetos, entre otras cosas. Me gusta manejar el color como una traducción del paisaje urbano, una construcción para crear la posibilidad de recorridos, un guión que despierte sensibilidad, dependiendo donde y como se presente. La superposición de líneas y figuras geométricas que aparecen en mi trabajo sugiere estructuras esquemáticas de equilibrio en flujo, ocupo diversas imágenes y materiales en desuso por que me interesa acentuar el tiempo de los materiales, el carácter físico y de relación con un lugar determinado. Lo importante es generar empatía, una especie de atmósfera de coincidencias y significados que cuando agrupo al azar se abren posibilidades de interpretación.


Me interesa la idea de gráfica como síntesis de la imagen, un dispositivo accesible, reproducible, persuasivo, es efectivo, versátil y permite llegar a públicos diferentes. Es el resumen de lo visual e intangible. En mi trabajo se pueden identificar distintas referencias, cúmulos de información a los que denominó constelaciones. Una constelación surge del sentido poético de coincidencias que se encuentran en un caos. Recolectó información de imágenes o situaciones comunes que me permite jugar con formas reconocibles en cualquier superficie. Dibujo a partir del material gráfico o materico, copio y sobrepongo líneas una o muchas veces hasta generar composiciones abstractas. Tras la experiencia de hacer graffiti y esténcil comencé a imitar y sintetizar un proceso donde el corte de papel y los trazos lineales influyeron en mi trabajo. De tal manera que al acumular simbólicamente intereses, el público tiene la posibilidad de agrupar y definir cosas reconocibles como un ejercicio lúdico, descubriendo así su propia constelación. El gesto que se provoca con el material como el aerosol, la pintura acrílica u objetos que tiene características particulares son de vital importancia para mis piezas, Aprovecho los escurrimientos o trazos no controlados, disponer los objetos por su color, textura o el contraste de materiales que puede desplazar significados, lo absurdo o divertido es una herramienta mas que complementa mi trabajo, una interpretación del folclor que la misma ciudad dispone.


“El público del arte es el peor público del mundo. Es excesivamente educado, es conservador, se obstina en criticar en lugar de comprender, y nunca se divierte… Así que me niego a tratar con este público, prefiero jugar con el público de la calle.” David Hammons Y… “Hazlo tu mismo” anunciaba en una frase del Diseñador Jaimmie Reid en las calles de Londres a mediados de los 70s, exaltando el punk, propagando una ideología ya nutrida por el movimiento de la internacional situacionista que influenció notablemente movimientos subversivos en las siguientes décadas. Llama mi atención el diseño de portadas de discos, fanzines y en general todo lo que está relacionado con las prácticas de producción accesible y rudimentaria de una cualidad estética abrupta y espontánea. Mientras tanto en México, los grupos de los 70s con la experimentación de un trabajo no convencional para ese entonces a lo que se le denomino “neografica” y con el desplazamiento de actividades artísticas del estudio o salón de clases a la calle, en búsqueda de nuevos espacios y públicos, determino una influencia sucesiva en la concepción de estrategias de producción. La gráfica y lo efímero fue un detonante que permitió ligar el arte con las prácticas de propaganda política, trabajando en acciones, esténciles, instalaciones y obra de crítica institucional.


En el conflicto político de Oaxaca durante el 2006, las prácticas de propaganda y acción directa tuvieron resonancia en la calle, su presencia fue esencial para transmitir el descontento en contra del gobierno. Muchas de las personas que realizaron este tipo de expresiones permanecían en el anonimato o se identificaban con sobrenombres, poco después optaron por organizarse en colectivos para apoyar de manera directa o indirecta a la APPO (Asamblea Popular De Los Pueblos De Oaxaca). Esta organización política que se formó después de la represión en la plaza principal de la ciudad, en contra de manifestantes que en su mayoría fueron maestros de la sección XXII. En la conformación de la APPO, tuvo influencia la práctica conocida como tequio, una forma de organización en beneficio colectivo que consiste en que los integrantes de una comunidad deben aportar materiales o su fuerza de trabajo para realizar o construir una obra comunitaria. El tequio es una práctica que existe desde hace mucho tiempo en los pueblos y comunidades de Oaxaca. Cuando tuve mi primer grupo de graffiti tenía semejanza la organización, el trabajo colectivo funciona con disciplina y coordinación, pero sobre todo con pasión por lo que haces. En el graffiti existe la pasión por el vandalismo. El trabajo en equipo desencadena una serie de circunstancias donde se toman acuerdos a través del diálogo., el dialogo sirve para tomar decisiones en complicidad. El compadrazgo formaliza la complicidad.


Albedrío al compadre es un término que adoptamos para definir un proyecto en dúo que involucro a más personas para su realización, compañeros, amigos, carnales, padrinos, etc. Un trabajo colectivo que paso por varias facetas antes de concluir en una exposición-sonidero-evento familiar, resultado de un proceso de trabajo que se fue configurando desde que conocí al Paco (Félix Luna). La exposición se presentó el 18 de Agosto de 2011 en la galería de la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”. La obra que se expuso y que está contenida en esta publicación aborda temas relacionados con el paisaje, en donde la propuesta de mi compadre Félix Luna y la mía convergen derivando en técnicas escultóricas y gráficas. En toda formación llegas a tener infinidad de influencias, experiencias de todo tipo que ayudan a construir un discurso. En base a nuestra experiencia personal, en ocasiones tomamos como referencia el trabajo de otros., de amigos, artistas o también de textos literarios y teóricos, películas, programas de Tv o Internet, entre muchas cosas más., Pero la influencia más valiosa es en la que basta un instante para marcarte de por vida .


“Y descubrió que el verdadero sentido del arte no era crear objetos bellos. Era un método de conocimiento, una forma de penetrar en el mundo y encontrar el sitio que nos corresponde en él, y cualquier cualidad estética que pudiera tener un cuadro determinado no era más que un subproducto casual de librar esa batalla, de entrar en el corazón de las cosas. Procuró olvidar las reglas que había aprendido, confiando en el paisaje como en un socio, abandonando voluntariamente sus intenciones y rindiéndose a los asaltos del azar, de la espontaneidad, a la embestida de los detalles brutales.” Paul Auster


AQUÍ ASÍ ES Félix Luna A inicios de 2011, me desplacé durante seis días en bicicleta de mi casa, en la Ciudad de México, al puerto de Veracruz, tanto la ruta tomada como el hecho de llegar a ese puerto se decidieron sobre la marcha. Un lápiz se desgasta al ser friccionado sobre una superficie se deja a sí mimo en un trayecto Un cuerpo como instrumento y soporte No hay acto que no inscriba una huella. Lo estético en la arqueología es el hecho imaginativo que detona lo inconexo. Volver a un trecho andado es repensarlo. Así se construye el presente catálogo, saltando en huellas acumuladas sobre un lugar llano.


Hay un surco que se marca en el piso cuando insistimos caminar ida y vuelta sobre una misma senda. //Long traza una línea, caminando repetidamente sobre un trayecto// Las actividades humanas se acatan progresivamente a lugares ya establecidos y controlados de trabajo, de descanso, de juego, tales espacios y actividades amalgaman sus dinámicas en inercias que no usualmente se corrompen. #La locura, el absurdo, lo inusual, entre otras, irrumpen la cotidianeidad# <Hay lugares que se transitan sin cuestionarse, hay lugares que se crean sin un sentido específico> También la arquitectura es efímera, hasta las grandes pirámides se caen a pedazos. Los pedazos se venden bien en el mercado cuando llevan una historia, un rumor. //Una calle transitada con acumulaciones de escombro y pedacería replegada en sí misma, está siendo remodelada, reconstruida, repensada, el trayecto cotidiano por ella se vuelve un esquive de obstáculos, una apaisada coreografía donde la multitud rodea las obstrucciones y construye un flujo en zigzag (Errabundear es serpentear por una vía) //Long, camina, adelante y atrás pateando el suelo, arrastrando los pies, dejando una estela de su presencia sobre el paisaje// Long y la apaisada coreografía sobre la calle en remodelación, construyen un flujo de movimiento no subordinado a la permanencia, modelan directamente el espacio y sus inercias, cuestionan su historicidad, geografía y características sociales #En ocasiones ese absurdo dota de un nuevo sentido a las cosas#


<<A la mano hay grandes pilas de cascajo, producto de la remodelación del Centro Nacional de las Artes, diseñado por Ricardo Legorreta, Noé Castro Castro, Teodoro González de León, Enrique Norten, Luis Vicente Flores, Javier Calleja, Alfonso López Baz y Javier Sordo Madaleno Bringas>> Miriam bien me dijo que su construcción se debió a un ideal priísta de la cultura en el 94 #Ahora un par de retroescavadoras, martillos hidráulicos, barrenadoras con corte diamante, además de una veintena de personas levantan todo el piso# Todos en una obra están en sinergia bajo un sistema casi digestivo: entra material, es procesado, sale desperdicio en camiones de volteo. //Dentro de este centro de artes, en la galería de la Esmeralda, personal de limpieza pule y asea el piso, todos con guantes, todos con cubetas rojas y azules, todos con un trapeador o una escoba o una aspiradora// La galería central de la Esmeralda fue anteriormente un largo pasillo que comunicaba distintos talleres, su forma alargada sugiere un paisaje neutro con perforaciones resanadas y capas de pintura sobrepuestas que no alcanzan a cubrir las grietas de sus paredes. En el documental sobre la Cueva de Chauvet en Francia, Herzog hace un recorrido por una larga caverna de casi medio kilómetro, mostrando los vestigios pictóricos que permanecen. Hay que transitar un lugar para que nos revele sus figuras. Las líneas dibujadas en este antiguo pasillo natural, evidencian una mecánica de cuerpos en movimiento, figurando animales sobrepuestos entre sí. //El trazo es una incisión segura sobre la roca y a la vez se basa en los relieves de la misma piedra para adquirir su forma//


El azar comanda una caminata. <Desaprender la función habitual del desplazamiento> //Los antiguos salían a cazar sistemáticamente, mediante diversas estrategias y observación cubrían grandes zonas, así construían su territorio// La urbe pavimentada, revestida de asfalto aglomerado con los residuos de la destilación fraccionada del petróleo, es desde las calzadas romanas el sueño de progreso y una comercialización del tránsito #Monedas, llaves, tuercas, corcholatas y otros objetos que se va tragando el pavimento con el tiempo, de ellos, al enterrarse, sólo sale su cima, un pequeño montículo calcado en negro# La historia es un lugar transitable. //Alys, recorre las calles de La Habana con un par de zapatos magnéticos que recogen toda clase de desperdicios metálicos// La calle también es un podio para negocios informales, desde los tianguis que se instalan ciertos días de la semana hasta los malabaristas, ambos se erigen temporalmente. El malabarista lanza simultáneamente varios objetos al aire, en ocasiones sus manos no se mueven, lanzamientos y atrapadas son un patrón repetitivo y rítmico, a tiempo del semáforo, él conoce horarios de gente a sus labores, a sus casas, a sus trabajos, allí actúa, en el mayor flujo pausado en rojo, él gana durante y con el tiempo suspendido. El funambulista sin afluencia, sin semáforo, sin tiempo, construiría un monumento efímero de sí mismo, una escultura breve que despoja su funcionalidad en tanto a producción económica informal, un monumento con un basamento de asfalto, monumento por ser vano e invisible dentro del paisaje.


<<En la obra hay masas de gente desplazando masas matéricas, hay andamios trapezoidales, escaleras dobles en “V” invertida, montones de cemento o pedacería fraguada que se apila en pirámides irregulares, cónicas, repartidas en archipiélago>> En la galería se comienzan a proyectar dibujos sobre el muro, unos sobre otros, se sobreponen, encimándose de manera rupestre a distintos tiempos. #Las grietas también sugieren formas# (Los vestigios pueden ser espacios transitables que concentran algún tiempo) <<En la obra un pedazo de azulejo que es retirado por un albañil a golpe de cincel y marro, cae al suelo en un área delimitada, dibuja su caída con ligero polvo, al impactar con el suelo lo raya con un trazo impreciso>> #El vestigio es el rastro que deja el material, carboncillo, pluma, plumón u otro, sobre una hoja, pared u horizonte# Algunas cosas cuando desaparecen, dibujan su espacio.


Dos cĂ­rculos intersectando, dos cĂ­rculos que se entrecruzan.


La colaboraci贸n. En medio Courbet. El Origen del Mundo. Una ojiva.


El paisaje es un medio para decantar o mezclar. <Sampleando territorio, fronteras, océanos> Cuando se le mira a distancia, muestra una dirección conjunta, de cerca, capas que lo construyen. (Sujeto observador y objeto observado) En él, se articulan las cosas entre sí, aún heterogéneas. -Como en una mesa de trabajo hay encimados papeles, libros, algunos tickets, boletos, tarjetas de presentación, marcadores, plumas, huellas de café, fotografías, botellas, otros- [Nada tiene un lugar determinado a pesar de nuestro empecinado afán de clasificar, separar en formas, contenidos] El “otro” también es paisaje, un amigo, un colaborador, un desconocido. #Colaborar es construir, incluir, criticar, multiplicar, también fragmentar lo que nos rodea en partes elementales, reagrupar desde el código, embonar, hacer un bricolaje cambiante, híbrido modular, conjunto transgénico, caótico, libre#


<<Detrás de la obra hay una cimbra orquestada por albañiles, hay cadenas humanas pasando de mano en mano “la mezcla”>> La cimbra es una multitud oculta tras acabado y fachada, tal colectividad es base de lo que se erige. En informática el “opensource” presenta un programa y su código, cualquiera lo baja y lo modifica, lo vuelve a subir, diluyen la firma. El primero no hubiese llegado al resultado del segundo. #Cualquier cosa que sucede, crea otros sucesos# Nos construimos a partir de los otros


Tomar fotos y almacenarlas, “dejar para después”, dejar que las cosas adquieran su propia dirección. [Sumar cosas es también una forma de activar una colección] Es una manera de tener cerca lo que se está estudiando y a la vez contemplar el conjunto. --Una vez tenía una bolsa con recortes del periódico y algunas fotos impresas que he tomado, //Breton, recorta palabras y las mete en una bolsa// saqué al azar una de las fotos y adherida detrás de ésta, se vino otra. La primera mostraba un tumulto de personas alzando las manos en la misma dirección, como una espesa lluvia diagonal; la imagen posterior que se adhirió por una cinta adhesiva, presentaba un fragmento de un piso de pequeñas piedras de tezontle, cada una de unos cuantos centímetros. #un llano rojo. Ruido de televisión# <Construir sin contar>


((Un “cairn” es una pila de piedras construida por el hombre, habitualmente con forma cónica. Se encuentra normalmente en tierras altas, en páramos, en cumbres de montañas o cerca de cursos de agua)) Hay huellas que son una pequeña cima desde la que se observa la lejanía. Vestigios apilados, una saliente del paisaje. Una referencia: “nos vemos en tal”. <<Hay una silla vieja encima de una carretilla para la construcción, la primera embona perfectamente en el cuenco de la segunda>> La silla es en diseño industrial el elemento clave, a partir de ésta se crean estilos, tendencias. Una silla en movimiento, una silla de rueda y dos mangos para asirla, llevarla, arrastrarla. El hombre tal vez construyó la primera silla como un efecto primero de su sapiencia, antes bastaba cualquier superficie para sentarse. En la silla se tiene una actividad física estática y activa mentalmente, puede indicar jerarquía según su posición ante otras sillas. Silla arrastra una vibración en la mandíbula, debajo del paladar, la apertura de la boca es distinta si terminara con e o con u. (“Ll” es de paso, se supedita a lo que tenga antes o después) {Un carretilla o un funámbulo sentado en ella} <<En la obra se usa una carretilla improvisada con una tarima rodada y un bote de basura para llevar piedras, pasando por una cadena humana>> #El cascajo no cumple con las propiedades geotécnicas de resistencia, deformabilidad y permeabilidad, para ser utilizado como un tipo de relleno. Aún se utiliza como relleno# (silla de una edificación) Siempre construimos sobre otros, con otros. Ruinas sobre ruinas. Sexenios sobre sexenios. La antigua frase “estamos a hombros de gigantes”. A partir de lo hecho hacemos. Post producimos.


Tanto para subir o bajar una montaña, caminando o corriendo, la mejor forma es en zigzag. (Existen algunos senderos ya marcados así) #Zigzag es onomatopeya visual# Tanto puede representar una serpiente, como el rayo que precede la lluvia. *En algunas culturas se le asocia a la tierra* //Long no habría marcado un sendero rectilíneo si hubiese encontrado detestable el polvo que se permeaba en sus zapatos. Lo hubiera hecho en zigzag, eludiendo mierda que encontraría en su paso// *Un amontonadero de esta basura también está en equilibrio, es parte de todo* {Alguna vez en el lago de Chapultepec hicieron un estudio arqueológico de la basura encontrada al fondo, además de 5 mil botellas de plástico con un corte en medio y piedras adentro que han sido utilizadas para ‘’pescar’ y otros restos, hallaron figuras de “trolls” con dos cabezas, quemados amarrados con pequeños sacos de sal, platos con velas, fetiches para atraer el amor y demás gadgets para la brujería} [La basura es también destino de los fetiches, algunos pasan a ser afiches, carteles populares] Lo popular es paisaje sin mesura, apropiaciones, hibridaciones, es potaje de elementos que construyen identidad, aglomeración de multitudes cambiantes y efímeras.


En la cosmovisión mesoamericana, los cerros son considerados como lugares donde guarecen las divinidades y los espíritus, son sitios ahora de disidencia por la ruptura que propició la conquista, pues lo espacios que se generaban para cultos paganos se replegaron a las cimas de volcanes y montañas. <Según tradiciones populares, en algunas cimas se reunían en asamblea tanto dirigentes como brujos, para tratar asuntos de la comunidad a la que pertenecían> (La cumbre es un lugar estratégicamente político y espiritual) #Tracé un pentagrama en un cerro considerado sagrado para la cultura Wixarika, en San Luis Potosí. Actualmente dicho cerro está concesionado para la explotación minera. La estrella que dibujé fue hecha con cal, este material neutraliza el cianuro con el que se devastan los terrenos para la extracción de metales pesados# ¿cómo se permean las estéticas, simbolismos y culturas? Hay espacios que desaparecen al tiempo que se construyen.


ALBEDRÍO AL COMPA


AGRADECIMIENTOS Queremos agradecer a todas las personas que voluntaria o involuntariamente participaron en este proyecto: compañeros, maestros, amigos. A nuestros asesores de titulación: Andrea Ferreyra, Eduardo Andión, Neli Ruzic. A Miriam Licón por su importante colaboración para terminar esta publicación. Especial agradecimiento a Ariel Ojeda, Marco Lara, Alfredo Mora, Gabriel Martínez, Ramón Llaven, Biani Odette y Valeria Caballero que nos ayudaron a tomar el registro del montaje, de la obra y de la fiesta. Al taller Demos y a Estación Cero Lab por el rico mezcal que apadrinaron para la inauguración. Al equipo de Sonido Confirmación por su música y baile. A todos los que se dieron tiempo para comentar y ver la exposición. Este trabajo esta dedicado a nuestros padres: Antonieta Franco, Rosalaura Félix, Manuel Luna y Javier Santos (el Doc). Sin ellos nada de esto hubiera sido posible.

México DF 2012


javiersantos.info

felixluna.com


Albedrío - Al compadre. Catálogo