Page 1


CONSEJO DIRECTIVO URBA Presidente NESTOR GALÁN (San Luís)

Vicepresidente MARIO PREMET (Banco Nación)

Secretario CARLOS RIGHI (Lomas A.C.)

Tesorero PABLO DELLEPIANE (Champagnat)

Pro Secretario JUAN ODRIOZOLA (CUBA)

Pro Tesorero FERNANDO RIZZI (C.U.Q.)

Vocales Titulares RAFAEL KHOURY (Asoc. Deport. Francesa) / ALEJANDRO DEGANO (San Albano) LUIS DACHARRY (Hindú) / HUGO PARLATORE (Pucará) MIGUEL SALVADOR (La Plata R.C.) / VICTOR LUACES (Los Tilos R.C.) Vocales Suplentes CARLOS CORDERO (Gimn. y Esgrima) / FABIO BENDINI (S.I.T.A.S) / EDGARDO GARAT (San Isidro Club) CARLOS ROMANELLI (San Andrés) / OSVALDO FERRERAS (San Cirano) / EDGARDO JOSE (Monte Grande R.C.) Comisión Fiscalizadora Titular: Germán ROMANG (Banco Hipotecario) / Federico CURUTCHET (Cdad. Bs.As) / Miguel SASSONE (G.y E. Ituzaingó). Suplentes: Juan Carlos STEIN (Manuel Belgrano) / Oscar TACHIS (La Salle) / Alberto LLARUL (Daom).

sumario pág. 06 / historia y fundaciÓn de Clubes: beromama pág. 10 / entrenadores: joaquín uriarte pág. 14 / repatriados pág. 18 / todo vuelve pág. 22 / un sociedad inquebrantable pág. 24 / pintan para crack pág. 26 / definición en el casi pág. 34 / entrevista hugo montenegro pág. 38 / jugadores unplugged pág. 42 / todo se le debe a hong kong pág. 43 / el corazón manda pág. 47 / hombres de ley pág. 50 / rugby en esencia pág. 54 / pastillas

staff / Director IGNACIO RANDLE Gerente de Finanzas nicolás médico Redacción ANGELES GELO / CINTIA SOLA Dirección de Arte CONSTANZA SANTAMARIA Fotografía Cintia Sola / Marcelo Redruello Joaquín Galán / Daniel Salvatori / Prensa URBA.

Coord. periodística Juan de la Cruz Duarte Contacto CHAJÁ comunicación + mkt (011) 4666-0916/8156 / barugby@chajamkt.com.ar Idea y realización CHAJÁ comunicación + mkt Colaboradores NICANOR GONZALEZ DEL SOLAR Joaquín Galán / Pablo Vallés.

COMERCIALIZACIÓN

biaggini@probrandargentina.com.ar barugby@chajamkt.com.ar

edición y produccción periodística / GUIDO RATTI (JEFE DE PRENSA URBA) Agencia de publicidad de URBA


El Camino del ejemplo Una vez más nos encontramos en la definición del torneo más apasionante del Rugby de Buenos Aires. Más allá de que este atrayente desenlace estará reducido a los finalistas del Top 14, pretendemos que este acontecimiento tan esperado siga siendo la fiesta de todos los Clubes que integran la Unión, y para que realmente sea así, tenemos que dar el mejor ejemplo de lo que significa el respeto, el orden y la buena educación, dentro y fuera de la cancha. En estos momentos de cambios importantes y permanentes en nuestro deporte, no debemos olvidar el motivo principal por el cual nos convoca este juego, que no es otro que la educación y la formación sin limitante alguna, de todos sus participantes. Y es por ello que tenemos que –cualquiera sea el rol que nos toque desempeñar en estas finales- reafirmar a través de nuestro ejemplo, todos los principios y valores que el rugby nos ha transmitido.

que conforman su verdadera esencia, jamás cambiarán. Y es por ello que estamos llamados a transmitirlos y a preservarlos por siempre. En tiempos cuando el espacio para educar parece cada vez más escaso y en donde muchas veces resulta más fácil eludir nuestras responsabilidades mirando hacia el costado; en momentos en que nuestros jóvenes no encuentran un camino seguro y despejado para formarse, el rugby debe, más que nunca, marcar el camino del compromiso, de la amistad y, sobre todo del afecto, que es la herramienta más importante para transmitir y sostener sus valores.

Las reglas del rugby pueden variar para mejorarlo y enriquecerlo, pueden también cambiar sus participantes e incluso su táctica y estrategia, pero los valores, el espíritu y la filosofía

Hoy, el compromiso que tenemos por delante no es solamente de los finalistas, ellos serán -sin dudas- un excelente medio para que todos demostremos por qué en el rugby “se puede ganar aun perdiendo”. Porque el éxito reside en “dar todo” dentro y fuera de la cancha, teniendo siempre presente el respeto por el referee y el rival, y la lealtad hacia el juego, ya que, en definitiva, el rugby es un medio para formarse, relacionarse y divertirse.

N é s to r G a l á n ⁄ P residente

U ni ó n

de la

de

R u gby

de

B u enos A ires


pág. 6

Una pelota robada en un partido, un nombre interminable dibujado en una pared y una solicitada en La Nación son algunas de las claves de la historia de Beromama, el club originario de Liniers, con actual sede en González Catán, que hoy festeja 70 años. Una historia llena de anécdotas cuasi ficcionales, que merece ser contada.


La sigla más famosa

del rugby

BEROMAMACAC U MAOSPOBI CHUCACOPRIPEJOPI, resulta difícil de memorizar y más aun de creer que un club haya funcionado con ese nombre, pero así es como empieza esta historia. El nombre llama la atención, pero probablemente más llamativo sea el hecho de que precedió al club. Es sabido que el rugby es una cuestión, entre otras, de estar con amigos, compartir una identidad de grupo, y eso es lo que movió a unos jóvenes de Liniers a buscar un sentido de pertenencia, incluso antes de saber a qué se dedicarían. En el principio fueron una barra de amigos en busca de algo que los apasionara. Era septiembre del año 1939 y una banda musical había desfilado por la placita Sarmiento, en Liniers. Todos estos chicos quedaron fascinados por el espíritu solemne y patriótico que les transmitió el desfile y esa misma tarde decidieron formar “el clan”. Alguien tomó una piedra y comenzó a escribir en una pared las iniciales de todos los presentes, luego unieron las sílabas y así decidieron autobautizarse.

Una pelota que habla A poco de autoproclamarse, algunos de los muchachos fueron a ver a un amigo que jugaba en Pacific. El día estaba lluvioso y los pilotos a la moda. El partido estaba bien embarrado. Según relatos de uno de los referentes del club, Jorge Melo: “Como era un amistoso había 2 o 3 pelotas por ahí. El Ñato me dijo ‘cazá una y metela en la zanja’. Me fui a sentar al lado de las ovaladas mirando los pajaritos, agarré una y la escondí. Como en el segundo tiempo seguía lloviendo, trajimos los pilotos del vestuario y nos quedamos mirando el partido. Cuando terminó y todo el mundo se había ido, los dos últimos fuimos nosotros tres: Ñato, yo… y la pelota de Pacífica.” (*) Seguramente, ninguno de ellos imaginó que esa tra-

vesura adolescente iba a desencadenar en la fundación de un club. Pero así fue, la pelota volvió con ellos a Liniers y en alguna de esas tardes donde la banda se reunía en la plaza para buscar algo que los movilizara, cuenta la leyenda, que alguien miró a la ovalada y fue como si dijera: “juguemos al rugby”. Desde ese momento el grupo de amigos comenzó a moverse para armar un equipo. Necesitaban a alguien que les enseñara y para ello pusieron un aviso en un diario local, al mejor estilo “se busca entrenador”. Entonces apareció en escena Monsieur Arrieu, un francés que no hacía mucho había arribado al país y se había instalado en Liniers, un barrio ferroviario lleno de inmigrantes. Arrieu había jugado en Francia y no dudó en responder al llamado que le posibilitaba seguir en contacto con el rugby.

De Liniers a Primera por la General Paz A pesar de no tener un predio propio (factor que luego influiría para su disolución) el club ingresó a la Liga Católica


“En estos últimos años Beromama no cambió, cambió el país. Se nos está presentando un problema parecido al que tuvieron los fundadores. si bien tenemos un predio propio, está muy lejos de Liniers, que es nuestro lugar de referencia, de extracción y eso dificulta las cosas.” (Hernán Maero, delegado) de Rugby y allí jugó hasta 1942. ¿Dónde entrenaban? … Al costado de la avenida General Paz, que en esos años era un espacio verde muy amplio y quedaba cerca del barrio. Las reuniones se hacían en los cafés de Liniers, en las casas, en cualquier esquina… El lugar no importaba (aunque el tiempo demostraría lo contrario)… lo que valía era primer partido oficial primera divisón vs. pucará

/ 1951

entrenar, estar juntos, competir y ganar. Los resultados fueron más que positivos y ese año ganaron todo en la liga, por lo que decidieron ingresar a la Unión Argentina de Rugby (UAR). Los padrinos en esa oportunidad fueron Curupaytí y el CASI. El único inconveniente en la inscripción fue lo largo del nombre, motivo por el cual decidieron acortarlo, y así fue que quedó tal como se lo conoce actualmente: BEROMAMA. Corría mediados de la década del ‘40, significativamente una época dorada para Beromama que, impensadamente, convocaba cada día a más gente. Continuaba jugando de visitante pues no tenía predio y seguía ganando, tanto que en 1950 logró el ascenso a Primera. Un hito histórico que incentiva a las nuevas generaciones, hoy inmersas en una realidad muy diferente.

Como el ave fénix

De izq. a der.: Pablo Arias, presidente; Hernán Maero, delegado; Eduardo Monti, tesorero y jugador del plantel superior; y Fernando Carreras, entrenador del plantel superior.

Buceando en los historiales del rugby, los archivos dejan ver un vacío entre 1968 y 1985, una brecha de tiempo en la cual Beromama no aparece en partidos de ningún torneo o unión. A pesar de su historia tan paradigmática al sentido de los valores del rugby, por una serie de diferencias generacionales, y principalmente, por la carencia de una casa propia, el club se diluyó. Muchos emigraron, otros se retiraron, pero todos se quedaron con Beromama latiendo dentro de sus corazones. Dice la mitología que el fénix era un ave fabulosa que se consumía por acción del fuego cada 500 años, y uno nuevo y joven surgía de sus cenizas. Se puede encontrar alguna similitud entre este mito y la historia de Beromama. Es posible, y de hecho hay muchos casos, que un club desaparezca. Pero ¿cómo


“Lo que nosotros empezamos a entender y eso generó un quiebre, es que el club se forma desde las infantiles. Durante todos estos años, y seguramente sea una causa de cómo estamos, fue siempre un club de plantel superior. nunca se le dio la importancia debida a infantiles y juveniles.” (Pablo Arias, presidente) olvidar el sentimiento, el amor por los colores, los amigos y las vivencias? En el caso de Beromama todo eso quedó latente, rebotando en el cuarto de la nostalgia, hasta que brotó con fuerza y permitió el resurgimiento de la institución.

Episodio II Hacia 1985 muchos de los hijos de los jugadores del ´68 habían escuchado todas las historias de Beromama, y si bien no la habían vivido, se sentían parte de ella. Empujados por ese sentimiento de pertenencia, se plantearon un objetivo: volver a fundar el club. Muchos de ellos jugaban en Vélez y querían devolverle a Liniers el primero y legítimo club de rugby. Comenzaron a trabajar y acordaron, como primer paso, convocar a la mayor cantidad de gente posible y, por otro lado, que una de las condiciones para

la refundación sería comprar un predio para el funcionamiento del club. ¿Cómo pudieron, después de tantos años, volver a convocar a la gente? A través de una ocurrente solicitada en el diario, que decía algo así como “Si sos de Beromama, vení al club Liniers”, con la fecha de la reunión. Como no podía ser de otra manera, para continuar con las anécdotas pintorescas, asistieron más de 400 personas: ex jugadores, hijos, nietos de los fundadores originales y vecinos que habían escuchado la historia, entre otros personajes. A partir de esa reunión, renació el club, arrancó todo de cero y comenzó la segunda etapa con el predio en González Catán. Según cuentan actuales miembros de la comisión directiva, que en ese entonces jugaban en juveniles, los primeros años fueron muy buenos. El club contaba

Los Fundadores BE: Beto (Alberto Latorre) RO: Roberto Pascual MA: Mango (Eloy Latorre) MA: Marcelo Boglieti CA: Caro (Carlos Latorre) CU: Cucho (Marcos Noriega) MA: Malambo (Héctor López Gallardo) OS: Oscar Fernández PO: Pocho (Osvaldo Horacio Pérez) BI: Bio Bio (Duillio Marzaglia) CHU: Chucruta (Domingo V. Parodi) CA: Carlos Curto CO: Coco Olivera PRI: el primo (Pepe Blasco) PE: Pepe Blasco JO: Jorge Pérez PI: el pibe 6 (Hermano mayor de Chucruta)

con todas las divisiones, una gran familia del rugby los apoyaba y eran épocas de fervor que hicieron que muchos chicos que estaban jugando en otros clubes volvieran a las raíces. En el año 2000 logran el primer hito deportivo de este segundo episodio: el ascenso a segunda, en un partido que ganaron contra Atlético Chascomús.

La actualidad y el aniversario Beromama llega a los 70 años de vida, militando en el grupo IV, con una realidad no muy distinta a la de otros clubes de esa categoría, que enfrentan adversidades, pero sigue trabajando con orgullo por el sueño de volver alguna vez a Primera. Los jóvenes miembros de la comisión directiva coinciden en que el club cumple principalmente una función social y eso ha hecho que los logros deportivos pasen a un segundo plano. Las dificultades para acceder al sueño son muchas y diversas las opiniones respecto a cómo lograrlo, pero hay algo que sin dudas todos comparten: un amor inconmensurable por el club y por su historia, y eso los hace seguir unidos, con el ánimo lleno de orgullo para festejar el 70° aniversario. Para eso están planeando la organización de un partido en el que el Plantel Superior, con invitados de otros clubes de los Grupos III y IV, enfrente a un combinado, con el posterior tercer tiempo y una larga fiesta para celebrar como la historia del club se merece. (*) 25 ría del

años después, en una cena de camaradeClub con San Martín (19 de septiembre de

1964) aquella pelota fue restituida a sus legítimos dueños. Extraído de “La vera historia del Bero”, de Pedro D’ Alessandro y Hugo Ditaranto.


pág. 10

La mirada del águila El entrenador del Seleccionado de Buenos Aires, Joaquín Uriarte, analiza a fondo el presente y el futuro de Las Águilas. “Vamos a demostrar que hemos aprendido”, asegura con firmeza.

Joaquín Uriarte es una persona sencilla, afable, de trato cordial y tono gentil. En la tranquilidad de su hogar, se presta a una extensa charla para hablar de una de sus grandes pasiones, el Seleccionado de Buenos Aires, que lo tiene como uno de sus máximos referentes y responsables. ¿Cómo se hace para motivar a un jugador para que juegue en el seleccionado de la URBA? El Seleccionado de Buenos Aires es uno de los más importantes del rugby argentino. Han vestido su camiseta las mayores glorias de nuestro rugby, entonces siempre es un honor enorme representar a la URBA. Así lo entiendo yo, y creo que así lo entienden también todos los jugadores. ¿Hubo jugadores que no quisieron integrarlo alguna vez? El seleccionado tiene un período intenso de trabajo en febrero y marzo y los jugadores pueden llegar a pasar 20 o 25 días fuera de sus casas. Existieron casos donde algunos tuvieron problemas familiares y no pudieron integrarlo. Pero nunca hubo nadie que se negara. En general son los jugadores más grandes los que tienen esas dificultades, no los más jóvenes. A los que les sucedió

eso, sufrieron muchísimo. Además de entrenador, sos “seleccionador”, o sea, tenés que elegir jugadores. ¿Se te hace complicado? Sí, y me encanta que sea “complicado”, tener esos problemas… (risas) me encanta tener varios jugadores para un mismo puesto. ¡Bienvenidas esas crisis de excesos de jugadores para una posición! ¡Es lo mejor que puede pasarle a un seleccionador y entrenador! ¿Pero cómo se resuelve? Trato de ser lo más justo posible. No tengo un patrón fijo de resolución. A veces estuve convencido de convocar a un jugador y, al final, me di cuenta de que me había equivocado. Por eso hablo con los jugadores no convocados y les pido que no se entreguen, y que me demuestren que estoy equivocado. Igualmente, en mi caso, me gusta mucho el consenso, escuchar a todos. Y yo soy sólo una parte de un equipo de trabajo. ¿Existe un “estilo URBA” de juego? ¿Tienen Las Águilas un patrón de juego determinado? Yo creo que sí. El URBA Top 14 muestra un estilo muy particular con la calidad y destreza de los jugadores de los clubes. Esto da como resultante un estilo

muy equilibrado: con buenas formaciones fijas pero que también desarrolla un juego desplegado. ¿Qué se define entonces primero: el patrón de juego y los jugadores lo deben cumplir o según los jugadores que hay, se define el patrón de juego?

Yo tengo el patrón de juego, se cuál es el rugby que me gusta, pero es indudable que me adapto al grupo de jugadores. A mí me gusta el juego equilibrado. Ir para adelante con los forwards pero también que la pelota le llegue a los wines. Creo que ese es el estilo de la URBA. ¿Por qué estás tan identificado con ese tipo de juego? Creo que hay un poco de cultura rugbística que me inculcaron en CUBA y me la paso viendo rugby. Me encanta que se mantenga la pelota viva, que se busquen los espacios y las formaciones fijas sólidas. ¿Qué tiene que tener un jugador para estar en el seleccionado? Yo valoro muchísimo la “actitud mental”, jugadores que tengan espíritu de lucha. Que no bajan los brazos, que hacen su mejor esfuerzo. Esos jugadores son los que me gustan. ¿En el seleccionado podremos ver,


pรกg. 11


pág. 12

A mí me gusta el juego equilibrado. Ir para adelante con los forwards pero también que la pelota le llegue a los wines. Creo que ese es el estilo de la URBA.

Izq: Uriarte de gira con la selección. Der.: Conduciendo un entrenamiento.

como

sucede

tradicionalmente,

jugadores de otras categorías y

URBA Top 14? Cualquier jugador en actividad de la URBA tiene posibilidades de integrar el equipo. Estamos viendo jugadores hasta del grupo IV. Vos fuiste jugador de Las Águilas: ¿Qué recuerdos tenés de aquella época? El primero que se me aparece es la final del Argentino de 1985 con Tucumán, un día lluvioso en el que nos ganaron por 15 a 13 (se jugó en el Club San Martín y representó el primer título para los Naranjas). Pero a pesar de esa derrota, sentía que formaba parte de un grupo de jugadores de excelencia que, para mí, se muestra cuando todo sale fácil. Cuando la pelota no se cae, cuando en cada line va al lugar exacto… cuando todo fluye armónicamente. ¿Bs As frente a Tucumán es el clásico del rugby nacional? A mí me parece un partido extraordinario que los jugadores tienen que disfrutar como una experiencia que te da el rugby. Y si te toca en Tucumán mejor… (risas) pero tampoco quiero dejar a Córdoba afuera. Buenos Aires y Córdoba es otro gran partido. Justamente la final del Argentino de este año fue entre Córdoba y Tucumán. ¿Cómo evaluás la actuación de Las Águilas? Yo creo que se aprendió muchísimo. Tuvimos que adaptarnos a un movimiento de jugadores muy grande por no sólo del

giras de los clubes, por sevens internacionales y reconozco que fallamos en el aspecto disciplinario. Uno aprende y transforma. Y vamos a demostrar que hemos aprendido. ¿Esto, lo percibiste desde el primer partido o al finalizar el torneo? Nosotros veníamos de una pretemporada muy buena, muy completa. Con amistosos muy buenos. Pero en el primer partido contra Santa Fe, no salieron las cosas como las habíamos programado. Si bien ganamos, no se ganó como hubiésemos querido. ¿Incorporaste a alguien al cuerpo técnico? Sí, invité a ser parte del equipo a Ramiro Varela, de Newman, y seguimos con Mario Barandiarán y el resto del staff del año pasado. ¿Y en qué pensás para 2010? Pienso trabajar mucho sobre el grupo humano. Hacer fuerte hincapié en eso. Es un campeonato muy corto y entonces hay que estar muy bien de ánimo. Soy un convencido de que los grupos fuertes se logran con actitud. La actitud es definitoria. La calidad de los jugadores está, entonces hay que trabajar en este punto y en la disciplina. ¿Ves jugadores durante todo el campeonato? Constantemente. Además hablamos con los entrenadores de los equipos. Para este año, ya están planificados partidos con Uruguay, el 24 de octubre a las 12.30 en el CASI, y también con Chile. Pero yo quiero, antes de fin de año, juntarme con los jugadores seleccionados para asumir un compromiso de trabajo. “Compromiso” es una palabra que siempre se escucha como uno de los “valores” del rugby… Y es la pura verdad. El rugby tiene valores como solidaridad, lealtad, compromiso, el valor del esfuerzo, superar las adversidades. Por eso cuando un chico juega al rugby sale con valor agregado. ¿Y vos creés que siguen vigentes estos valores en el rugby? No se han deteriorado en absoluto y me parece que los clubes llevan trabajando años en esto y la URBA también. Ese espíritu está muy presente. ¿Qué se puede esperar entonces de Las Águilas para 2010? La intención de jugar un buen rugby. En eso trabajamos día a día organizadamente, con planificación y esfuerzo.


No importa en que país jugaron. Todos coinciden en destacar que la experiencia adquirida supera lo rugbístico, que se extrañan los afectos y que el espíritu amateur se valora más que ninguna otra cosa. También que encontraron un torneo de la URBA más competitivo y parejo, con clubes mejor preparados. Repatriados.

pág. 14


pág. 15 Miguel Avramovic “Mis abuelos vinieron de Belgrado, Serbia. Me siento y soy completamente argentino, pero cuando era chico iba a clases de idioma eslavo y practiqué la religión cristiana ortodoxa. Esto hizo que yo ya estuviera acostumbrado a convivir con una cultura diferente. Pero lo que te abre la cabeza y se madura -a los golpes- viviendo en el exterior es enorme. La convivencia con culturas y gente distinta te convierten en una persona muy abierta. Se aprende a no ser cerrado. En el rugby, es igual que en la vida. No hay que cerrarse. Se evoluciona todos los días. Cada club o cada entrenador, tiene algo para enseñar en lo técnico, táctico, mental y en valores. Hay que estar abierto para recibir todo eso. Cuando me fui a jugar al exterior, me fui a Inglaterra. Específicamente a Worcester, cerca de Birmingham que es la segunda ciudad del país. Si hablamos de rugby, técnicamente mejoré en las destrezas personales. Pero es un lugar frío y con menor relación interpersonal que acá. Hay que fortalecerse mentalmente para soportar el clima y estar solo. Me fui hecho un pibe y al tiempo estaba hecho un hombre. El rugby Inglés te fortalece, más que nada, la mentalidad. De ahí me fui a Francia. Me fui a jugar al Montauban pero la ciudad no es tan cosmopolita como Toulouse, que está a media hora por autopista. Me fui, entonces, a vivir a Toulouse. Ahí me reencontré un poco con lo “latino”. Francia es un término medio entre lo latino que puede ser nuestro país y el “mundo sajón” de Inglaterra. En Francia mentalmente me sentía mas confortable, se parece un poco más a estar acá.Y creo que por eso, pude rendir mejor en todos los aspectos. Francia fue para mí, una experiencia de vida fenomenal. Me adapté al profesionalismo y puede demostrar lo que crecí rugbísticamente. Más allá de que tuve que volver para terminar con el Internado Rotatorio de la Carrera de Medicina, yo en su


pág. 16 momento rechacé ofertas que tuve desde el 2002 al 2004. Finalmente me fui, porque no se puede decir que “No” todo el tiempo... Lo ideal, hubiese sido quedarme, terminar bien los estudios, y poder irme con todo completo. Pero apareció la oferta de Inglaterra. Ellos me ofrecieron renovar contrato en 2007 y yo no quise, porque quería volver. Luego vi un lado positivo a la oferta de Francia. Se cumplió, como dije anteriormente. Pero cuando arrancó este año, me costó mucho. Quería terminar mi carrera de una vez por todas y volver con mis afectos. Volví y me encontré con una evolución increíble en el rugby de Buenos Aires. Hay muchos más estímulos en los clubes. Cambió la forma de pensar y armar los entrenamientos, existe la posibilidad de usar gimnasios con planes de ejercicios especiales, hay hasta canchas sintéticas. El torneo se volvió mas parecido al rugby de mejor nivel. La brecha se fue acortando, los jugadores entrenan más. Tuve la oportunidad de ver chicos que evolucionaron tremendamente. Yo retorné a jugar en mi club y me readapté sin ninguna queja. Un ejemplo ilustrativo, algo tonto: En el exterior, hay botellitas individuales y acá hay un bidón para todos. Hay que readaptarse a las condiciones del país. Pero este país es el que elijo para vivir, es el mejor. Jugar acá tiene de lindo el calor de la gente, el espíritu del amateurismo. A todos los jugadores que fuimos o somos profesionales se nos valora en el exterior por el espíritu amateur que llevamos. Somos profesionales pero el amateurismo lo llevamos en el corazón. En algún momento me gustaría en mi casa, que es Alumni, poder transmitir todo lo que aprendí. Tuve la suerte de vivir en muchos lugares, jugar en muchos equipos. Tuve la oportunidad de vivir en un club con neozelandeses, australianos, ingleses, franceses, argentinos, canadienses, de todo. A mi club, Alumni lo veo muy bien, volviendo a las bases. Está fuerte, es efectivo y creo que hoy junto con Hindú está un escalón encima de los demás. Ojalá pueda cumplir mi sueño, mi cuenta pendiente: salir campeón de la URBA.”

Tomás de Vedia “Me fui a jugar al exterior en junio de 2006 al Saracens de Inglaterra. Era la cuarta temporada en la primera del SIC y tenía mucha ambición de ir afuera. Era como un sueño que tenía luego de cumplir el de jugar en la primera de mi club. Cuando debuté en la división superior en 2003 me fui a jugar el Mundial de menores de 21, y ni hubiese soñado que a los tres años iba a estar viviendo en Londres. Lo que más resalto de todo es la experiencia humana. En treinta años no me voy a acordar de los partidos que jugué, sino que hice amigos de gente de Western Samoa, de Tonga, de Sudáfrica. Me voy a acordar que viví en Londres, y que mi vida adulta empezó en Europa. Vivir en Londres está buenísimo. En una cuadra se ven veinte razas distintas y se escuchan idiomas completamente diferentes. Absorbemos tanto de la cultura inglesa a través de la música, que lo que yo sentí es que ya conocía sin jamás haber estado ahí. Ojo, está buenísimo vivir en Buenos Aires también. A mí me encanta. Rugbísticamente siento que yo fui a Inglaterra como “un caballo sin domar”. Tenía aptitudes para jugar pero ahí me enseñaron destrezas, a patear, a entender el juego, estrategias. Me costó adaptarme mucho al clima. La pelota se te patina constantemente porque siempre llovizna. Y se entrena siempre con canchas pesadas y usando tapones de aluminio en los botines. El ritmo de entrenamiento es parecido al de acá. Allá hay que acostumbrarse a jugar de cualquier posición. Una vez, en el vestuario, me dijeron: “Hoy jugás de fullback”, y yo dije “tengo que adaptarme un poco”. El entrenador, sorprendido, me contestó: ¿Por qué, que problema hay? Sos profesional, tenés que jugar de lo que sea, para eso estás acá”. Pasé al London Irish en 2007 al terminar el contrato con Saracens. No lo dudé. El London Irish tiene más identidad. Los hinchas son Irlandeses y los dueños también, y eso les da una identidad “de comunidad” que me tentaba. El primer año jugué bastante y bien. El segundo año me lesioné, y los que esta-

ban jugando lo estaban haciendo muy bien y el entrenador en febrero me dijo que no me iba a tener en cuenta. Eso es lo feo del rugby profesional. Hay que estar muy preparado, hay que estar muy bien de la cabeza para esas cosas. La crisis económica mundial hizo que todos los clubes europeos redujeron los planteles. Decidí volverme y estoy muy contento de haberlo hecho. Volví un año antes de terminar el contrato. Aprendí mucho afuera. Hoy soy otro jugador y con otra personalidad dentro de la cancha. Los valores del rugby amateur de acá, cuando se los aplica allá, se sorprenden todos. El amateurismo te inculca hacerte amigos y en el profesionalismo son compañeros de trabajo.Yo cobraba por jugar pero lo hacía como si fuese amateur. Volví y no me costó readaptarme porque soy de acá. Pedí el pase y volví a calzarme la camiseta del SIC enseguida y disfruté de forma increíble el regreso. Ahora soy de los más grandes, con Fede Serra y Shusterman. Me gusta mucho eso. Ver el desarrollo de los más chicos. Encontré un club un poco más profesional, instalaciones mejores y mejores entrenamientos. Me encontré con un rugby mucho más parejo acá en la URBA. Los equipos estudian más el juego, tienen analistas de videos, en ese sentido se emparejaron todos. Hay que fijarse la campaña de San Martín. Hoy se juega un partido y no te sobra nada, no se sabe cuál va a ser el resultado de antemano como antes.

Nicolás Fernández Miranda “En mi caso la primera vez que viajé al extranjero fue con Los Pumitas en 1991. Fuimos a Inglaterra y Francia. Fue la primera vez que salí del país, nunca antes había viajado al exterior. Me acuerdo que a la primera ciudad que llegamos fue a Londres y me impactó, era toda una novedad. La disfruté mucho con el grupo, éramos chicos. Los entrenadores además nos hicieron conocer la ciudad, para aprender muchísimas cosas. Querían que la gira no fuese solamente de rugby.


pág. 17 Nunca se me había cruzado jugar en el extranjero. Era otra época. Nunca pensaba vivir en otro país. Yo lo que más valoro en mi vida son mis afectos. A los 19 años ya me habían ofrecido ir a jugar al exterior luego de un partido con el seleccionado de Buenos Aires, en Vélez, contra Francia. Pero en la estructura de mi cabeza no era una prioridad, no había forma de que me fuera. En ese momento tenía la cabeza sólo en mi club. Diez años después, a los 29, era otro momento de mi vida. Me había casado y tenía un hijo. Estábamos en una gira por Sudáfrica con Los Pumas y como en ese partido se lastimó el medio scrum de los Sharks, a los tres días me llamaron y me ofrecieron ser su reemplazante. Pensé que podía “darme un gusto” y jugar en un equipo increíble, en un país encantador, en un país que me gustaba por su rugby. Me fui a vivir a 15km. de Durban con mi mujer y mi hijo, y lo disfruté un montón. Además, esto fue en 2002. Sudáfrica había salido del apartheid y estaba todo en vías de ser normal, como se cuenta bien en el libro “El Factor Humano” (N. de la R: Libro De John Carlin acerca del papel del rugby en el proceso de pacificación de Sudáfrica, Ed. Seix Barral) La vivencia mas grande de jugar en Sudáfrica fue ver que los jugadores son profesionales pero tienen el “fuego amateur”, la misma pasión que acá. Viven el rugby con alegría al margen de la presión. Aprendí mucho del juego, y de tácticas y estrategias. Pero sobre todo aprendí a ser más humilde. Ellos tienen una humildad increíble. También jugué en Italia, donde me trataron muy bien. De esa etapa en Italia, lo que destaco supera lo rugbístico: mi mujer es médica y pudo trabajar haciendo una rotación por un hospital que le sirvió mucho, ya que era pediatra y allí definió ser endocrinóloga infantil. Fue muy importante para la familia. En Francia jugué muy poco, en Bayonne. El equipo se tenía que salvar del descenso, ese era el único objetivo que había. Más allá de que lo conseguimos, particularmente a mí me sirvió para prepararme para el Mundial. Me di cuenta durante el Mundial que el hecho de haber jugado allí me ponía mentalmente de otra forma en los partidos. De los tres lugares, donde me sentí mejor fue en Sudáfrica, a tal punto que

si no pudiera vivir en Argentina, me iría a vivir a Durban. Haber jugado en el exterior me dio mucha confianza y eso me ayudó mucho a readaptarme en Hindú (que es “mi casa”) y en Los Pumas. Yo extrañaba mucho. Acá es donde quiero vivir y donde están mis afectos. Veo muy bien al rugby de la URBA, veo mucho entusiasmo en los clubes contra los que juego cada sábado. En todos veo avidez por aprender y mejorar. Noto que el rugby crece día a día en cantidad de gente, de lugar en los medios de comunicación. Veo el torneo de la URBA muy competitivo, sobre todo en el TOP 14. Lo más lindo es que todos los equipos mejoraron y siguen con la capacidad de disfrutar y divertirnos”.

Mauro Comuzzi “En 2005 volví del mundial de Menores de 21 y me llegó un llamado ofreciéndome ir al Catania, del “Top Ten” italiano. Tuve poco tiempo para decidir que hacía, y decidí probar. Éramos 16 argentinos en ese equipo. Yo estudié italiano a pesar de que el idioma predominante en el vestuario era el castellano. El hecho de que hubiese tantos argentinos, creo que me ayudó mucho en la adaptación. Luego me fui dos años a la Capitolina. Era un equipo recién ascendido, pero que estaba mucho más organizado que el Catania. Ahí los argentinos éramos diez. Por otro lado, vivía en Roma donde hay muchos argentinos no sólo jugando al rugby. Fue en ese lugar donde más crecí, sobre todo mentalmente. En el rugby de la URBA se juega más libre, al menos en Pucará. En Italia te dan pautas. Por ejemplo acá, jugando de fullback, yo podía atacar desde el fondo, pero en Italia tenía que devolver la pelota pateando hacia sectores de la cancha específicos y no podía jugarla en mi campo. Aprendí otro concepto en la toma de decisiones. Aprendí a cumplir con lo que te ordenan, a cumplir con el deber. Hay muy pocas libertades, en ese aspecto, en el rugby italiano. Jugando en el exterior, se aprende mucho en lo humano. Convivir con otras

culturas, con otra gente. Yo siempre me caractericé por ser un tipo abierto y jovial todo el tiempo. Reconozco que allí me educaron a ser “serio” en algunos momentos. Por otro lado, por lo diferente que es, es increíble como se aprende a valorar a tu familia, a tus amigos, a tu novia o esposa. Yo estuve 10 años de novio con mi actual esposa, Luz. El primer año me fui solo y ella vino tres meses. El segundo año por suerte se pudo quedar. Eso me ayudó de una manera increíble, la extrañaba horrores y hasta mejoré mi juego. Específicamente sobre rugby, me dí cuenta lo importante que es la camiseta, los amigos, el compañerismo. La diferencia entre los dos lugares es tremenda. Añoraba la “rondita” antes de los partidos, los entrenamientos, y por sobre todo, divertirme y disfrutar del juego. En la Capitolina, el presidente y el manager del club decían textualmente “queremos ser un equipo argentino”. Querían un club con la familia integrada en las tribunas y el espíritu deportivo amateur dentro de la cancha. Cuando volví me costó mucho estar bien físicamente ya que en Italia jugué durante dos años todos los partidos casi sin descanso. Me costó mucho la vuelta a la URBA porque estaba cansado físicamente. Mis compañeros venían haciendo un gran trabajo físico. También la readaptación a la “vida argentina” cuesta un poco, pero por suerte todo se fue solucionando. Este año arranqué “con todas las pilas” mental y físicamente. Al rugby de la URBA lo encontré muy bien y me sorprendió. En mi club se empezó a trabajar muy bien en el aspecto físico en los entrenamientos y al juego lo veo más dinámico. Me gusta mucho que el rugby de Buenos Aires tenga más riesgos, que se deje la pelota adentro, que se ataque más. En esta última etapa del Top 14 ningún equipo se puede equivocar. Cuando me fui, Pucará pensaba en clasificarse al Top 14. Ahora está todo tan parejo que pensamos siempre en más. Eso nos permite jugar de otra manera, más confiados. Lo que nos falta es mantener la continuidad. Valoro mucho esta vuelta a la URBA, fundamentalmente porque recuperé la visión de que estoy jugando, y no trabajando. Hoy me río y disfruto más cuando hago un Try.”


pág. 18

“Busco devolverle al rugby todo lo que me dio”, se entusiasma Eduardo Savastano, actual director de Citigold Argentina, quien tiene 29 años y toda su vida jugó de forward o de centro. “El rugby me dio formación, amigos, conocidos, terceros tiempos, y eso te abre muchísimas puertas”, asegura, al igual que todo ex jugador, sobre lo que el deporte le dejó. Hoy, su trabajo le da la oportunidad de volver a relacionarse con el rugby, al que apoya desde su función en el banco. ¿Cómo accedió el banco a apoyar al rugby? Hay algo de nuestra cercanía con el deporte. Tanto el presidente del banco (Juan Bruchou) como otros empleados somos ex jugadores. Pero sobre todo, apoyamos al rugby porque en el trabajo cotidiano nos comportamos como un equipo. El banco no sale adelante si uno solo hace bien las cosas, sino que lo hace si tiramos todos para el mismo lado. En ese sentido compartimos con el rugby la unión, el trabajo en equipo, la dinámica de buscar el progreso y la eficiencia. Aunque el rugby es pasión de algunos empleados, es una realidad que el apoyo a esta disciplina es una parte fundamental de la estrategia de marketing del Citi. “La gente del rugby se siente

muy identificada con nosotros -asegura Savastano-. A su vez, ese público representa nuestro target, al que le vemos mucho potencial y buscamos convertirnos en la entidad financiera número uno del segmento“. El convenio de sponsor oficial de la Unión de Rugby de Buenos Aires empezó en 2008. “Acordamos estar juntos por unos años, con la idea de fondo de apoyar a las uniones de rugby en la Argentina”, asegura el ejecutivo. También cerraron contrato por el sponsoreo de la camiseta de Belgrano Athletic, además de ser sponsor oficial del SIC, y este año lanzaron un torneo inédito junto con la URBA: la Copa Citi (ver “El que no arriesga no gana”).

Los clubes elegidos El sponsoreo de Belgrano fue todo un logro. En el Citi se muestran orgullosos de haber accedido a la camiseta de un club fundador que nunca tuvo auspiciantes. “Teníamos dudas de que los socios del tradicional Belgrano Athletic se mostraran hostiles frente al hecho de ‘comprar’ su camiseta. Pero la buena recepción que recibimos nos mostró todo lo contrario -es la conclusión de Eduardo-. Y este año tuvieron la suerte de ser campeones de nuestra copa. En cuanto al torneo de la URBA, quizás no

Todo vuelve BA Rugby entrevistó al ex jugador, Eduardo Savastano, que desde su cargo en el Citi, colabora con la apuesta del banco al deporte.


pág. 19

Dicen que siempre estás en deuda con el rugby, y yo estoy muy contento de poder devolverle de algún modo todo lo que recibí.


pág. 20

Belgrano Athletic festejó en la Copa Citi 2009

El que no arriesga no gana Primero se apuntó a una copa que mezclara a todos los miembros de la URBA, es decir, incluir a los que hoy están fuera del URBA Top 14. El hecho de asociar a la URBA con el Citi jugó a favor. Eduardo asegura que la entidad constituye “una marca fuerte, dado nuestro alcance global. Que el Citi esté apoyando esta copa es un mensaje fuerte para la Unión y sus clubes. Creemos que los ayuda”. El resultado fue la Copa Citi, un torneo -jugado este año por primera vez- que divierte tanto a jugadores como al público. Se aprovechan las tres fechas del receso del campeonato de la URBA, para cruzar a clubes que rara vez competirían entre sí. “Sirve como banco de prueba de jugadores, ya que todos están más relajados y luego se vienen las definiciones para la copa de fin de año. Quedamos muy contentos con este nuevo proyecto que apuntamos a repetir”, completa el director de Citigold Argentina.

les fue como esperaban. Sin embargo, el banco quiere trabajar a largo plazo con Belgrano. Esperamos que el año que viene tengan una mejor campaña pero no apostamos meramente a un resultado; nos identificamos con la imagen de un club fundador del rugby, con mucha historia, que dio muchos jugadores importantes”. Citi también es sponsor oficial del San Isidro Club, que cuenta con una gran historia de jugadores y títulos. “Decidimos apoyar al SIC por su rica trayectoria en el rugby y por los valores con los cuales forma a sus jugadores y a sus socios. Rescatamos el respeto por el prójimo y el compañerismo como los valores más importantes que el rugby te deja”,explica savastano ¿Cómo

buscan

posicionarse

en

este target?

Somos un banco extranjero dirigido por argentinos y buscamos convertirnos en el número uno del país, el banco de tu barrio, el banco de la gente. Estamos dentro de una estrategia global

-que acompañamos- pero en definitiva los clientes son argentinos, y buscamos estar presentes con todos los productos nuestros: tarjetas de crédito, caja de ahorro… saber qué necesidades podemos satisfacer y ser eficientes en eso. También estamos promocionando los interesantes beneficios que prestamos para ese target. Apuntamos a ser el asesor de ahorro e inversiones y el primer banco en servicios. ¿Apoyan otros deportes? Sí, en polo estamos junto a Ellerstina, último campeón del Abierto Argentino. También somos sponsors del Abierto de Tortugas y del Abierto del Jockey Club. A su vez, tenemos el foco puesto en eventos y espectáculos. Este año tuvimos presencia en Las Leñas; tenemos beneficios para “El Fantasma de la Ópera”, entre otros espectáculos, y vamos a estar auspiciando grandes eventos que vienen del exterior en la temporada primavera/verano. Le veo mucho potencial al tenis, pero hoy, en este país, es difícil estar en todo. Nuestros recursos también son limitados.


pรกg. 22


pág. 23 Con el auspicio de la Unión de Rugby de Buenos Aires, se realizó en forma exclusiva para la Argentina el avant première de la película “La Sociedad de la Nieve”. El filme relata los hechos ocurridos desde el 13 de octubre de 1972, cuando el avión militar en el que viajaba un equipo de rugby uruguayo, Old Christian´s, se estrelló en la cordillera de los Andes. Tras 72 días en condiciones extremas, 16 personas lograron sobrevivir y contarle al mundo su historia: desde el impacto de la aeronave, hasta la desesperación por sobrevivir y las difíciles decisiones que tuvieron que tomar para poder alimentarse. Esta muestra de valentía y unión siempre estuvo vinculada al hecho de que muchos de los hombres que viajaban en el avión eran jugadores de rugby.

Una sociedad inquebrantable

ese acto”, confiesa Carlos Páez, uno de los ex rugbiers. Uno de sus compañeros, Eduardo Strauch, agrega que “el Vaticano aprobó lo que habíamos hecho, aunque si nos hubiese condenado me hubiese dado igual. No tengo escrúpulos y no me siento culpable de lo que hice. Lo acepto. Vida, poesía, invención e inteligencia son cosas más importantes que la muerte. Ese es mi único reglamento”. En esta oportunidad, los propios sobrevivientes son los que cuentan la historia. Anteriormente, se había realizado otro filme pero ellos sentían que debían contar los hechos con sus propias palabras, para que el mundo comprendiera lo que había ocurrido. El director, y amigo personal de los rugbiers uruguayos, Gonzalo Arijón, cuenta que “cuando regresaron quedé anonadado. Varias noches los escuché contar las historias de sus esfuerzos por salir vivos de esas montañas. Su trágica pero sorprendente experiencia los atormentaba día tras día, año tras año, hasta hoy. Quedaba la incertidumbre de que los hechos no habían sido contados personalmente.

Una nueva película sobre la historia que conmovió al mundo se presentó en exclusiva con el auspicio de la URBA. “La sociedad de la nieve”, es el relato en primera persona de los 16 sobrevivientes del accidente conocido como el “Milagro de los Andes”. Su espíritu y fortaleza fueron fundamentales para lograr la proeza y poder enfrentar, no sólo los días en la cima de la montaña, sino también las consecuencias que produjo en ellos la pérdida de amigos y familiares en la catástrofe. Uno de los momentos más críticos que tuvieron que vivir en la cordillera fue cuando se acabó la escasa comida que había en el avión y tuvieron que alimentarse de los cuerpos de sus amigos fallecidos. “Si lo tuviera que vivir otra vez, no demoraría diez días antes de comer carne humana. Lo que hicimos ya lo habían hecho otros; sólo que nosotros le dimos nombre y apellido a

Que la propia voz de los sobrevivientes aún no había sido escuchada. Y con ellos siempre hay un presentimiento de que lo que deben transmitir va más allá de una enorme anécdota. Treinta años después de lo ocurrido, les sugerí hacer una película que transmitiera aquella creación de una nueva sociedad alejada del resto del mundo, y que requería nuevas reglas y códigos”. Actualmente, algunos de los sobrevivientes viajan por el mundo contando su experiencia y dando charlas acerca del trabajo en equipo, de la fuerza de voluntad, de la solidaridad dentro de un grupo y del valor de la vida.


pág. 24

Pintan para crack Urtubey Miguel Club: Newman. Puesto: Octavo. Trayectoria: Integra el seleccionado de Buenos Aires M18 y Los Pumitas M18.

gonzalo wing / full back

Crespo Gonzalo Club: BAC&RC. Puesto: Wing / full back. Trayectoria: Integra el preseleccionado de Buenos Aires M18 y el preseleccionado de Argentina M18. Peso: 83. Altura: 1,74. Edad: 18. Un sueño: A largo plazo, jugar en la primera de mi club. Mayor virtud en el juego: Velocidad. Un ídolo: Gonzalo Camacho.

Peso: 95. Altura: 1,90. Edad: 18. Un sueño: Jugar en la primera de mi club. Mayor virtud en el juego: El tackle. Un ídolo: Juan Fernández Lobbe.

miguel octavo


pág. 25

valentin apertura / centro

Güemes Bautista Club: CUBA. Puesto: Apertura / centro. Trayectoria: Integró el Seleccionado de Buenos Aires M18 y actualmente es parte de Buenos Aires M19. Además, es uno de los jugadores del Pladar M19. Peso: 82. Altura: 1,77. Edad: 19. Un sueño: Jugar en los Pumas. Mayor virtud en el juego: Pensar. Un ídolo: Felipe Contepomi.

Cruz Valentín Club: Pucará. Puesto: Apertura / centro. Trayectoria: Integró el Seleccionado de Buenos Aires M18 y actualmente es parte de Buenos Aires M19. Participó del Seleccionado M20 en la JRWC 2009. Además, es uno de los jugadores del Pladar M19. Peso: 85. Altura: 1,85. Edad: 18. Un sueño: Salir campeón con el club. Mayor virtud en el juego: La patada. Un ídolo: Juan Martín Hernández.

baustista apertura / centro

lucas hooker

Sartori Lucas Club: CASI. Puesto: Hooker. Trayectoria: Es integrante del Seleccionado de Buenos Aires M18. Peso: 85. Altura: 1,75. Edad: 18. Un sueño: Jugar en la primera de mi club. Mayor virtud en el juego: Juego de manos. Un ídolo: Mario Ledesma.


pág. 26

El URBA Top 14 ingresa en su fase decisiva con la clasificación de los cuatro semifinalistas que irán por la gloria. Hindú, Alumni, CASI y La Plata lucharán por un lugar en la gran final y buscarán quedarse con la Copa Volkswagen. Promesa de buen rugby y de mucho color en la definición del torneo.


pág. 27

Sueños de Campeón El rugby de Buenos Aires espera con ansiedad las semifinales del URBA Top 14. Luego de uno de los años más parejos en la historia del torneo desde que en 1998 (excepto en 2001 cuando no se jugó bajo el actual formato) se implementaron las semifinales y finales, nunca hubo un cierre tan reñido para clasificar a los cuatro mejores (faltando dos fechas, seis eran los candidatos). La cita, al igual que en 2008, será en el CASI. El color de las últimas finales no dejó dudas al Consejo Directivo de la URBA, que reeligió a la Catedral como el mejor lugar para disfrutar la definición. Es importante destacar que también participan de esta fiesta las intermedias (SIC vs. Newman e Hindú vs. CASI) y las preintermedias (Hindú vs. Alumni y SIC vs. Newman). Esto le agrega un condimento especial, ya que seis clubes estarán presentes en San Isidro, el viernes 23 y sábado 24 de octubre, cuando comiencen a definirse los torneos. El rugby sigue mostrando su espíritu al poder juntar diferentes hinchadas en un mismo predio y, en muchos casos, hasta en una misma tribuna. Algo que enorgullece al ambiente deportivo y en lo que la URBA trabaja día a día, para lograr su continuidad en el tiempo. Esta gran fiesta ha permitido que cada año sean más las empresas que se acercan al deporte y esto, a su vez, permite y ayuda al continuo crecimiento del rugby. El fixture de esta temporada, sin proponérselo, ofreció el condimento extra de que se jugara una especie de instancia de cuartos de final: Atlético del Rosario y La Plata disputaron un lugar, mientras

que el CASI tuvo que ganarse el suyo ante su clásico rival. La vibrante definición fue ampliamente reflejada en ESPN, que realizó el gran esfuerzo de transmitir ambos partidos, por su trascendencia en un momento clave del torneo.

Los últimos Campeones 1998: Hindú Club 1999: San Isidro Club (S.I.C.) 2000: Club Atlético del Rosario 2001: Asociación Alumni 2002: San Isidro Club (S.I.C.) 2003: San Isidro Club (S.I.C.) 2004: San Isidro Club (S.I.C.) 2005: Club Atlético San Isidro (C.A.S.I) 2006: Hindú Club 2007: Hindú Club 2008: Hindú Club


pág. 28 A principios de año el equipo de Don Torcuato realizó una gira por Nueva Zelanda y Australia como preparación para el inicio del campeonato. En ese momento la clasificación para las semifinales era un objetivo lejano y los jugadores solo hablaban de mejorar el juego, objetivo que finalmente concretaron. En la primera parte del torneo, el equipo logró encontrar su juego rápidamente y esto le permitió ganar seis de los siete partidos que se disputaron en la rueda clasificatoria en la Zona A. La única derrota fue la sufrida ante Atlético del Rosario, aunque sin una gran influencia ya que se encontraba clasificado para el Top 14. Uno de los puntos fundamentales de este arranque arrollador fue la vuelta de Francisco Bosch, el altísimo nivel de Santiago Fernández, la capacidad goleadora de Francisco Díaz Bonilla, más la siempre efectiva contundencia y solidez que tuvo pack de fowards. La segunda parte de la temporada fue contundente. Clasificó faltando tres fechas y dio rotación al equipo sin que se notara. Claro ejemplo de ello fue la competencia que presentó en su tercera línea: Iachetti, Delgui, Durand, Ostiglia, Lorenzetti y Liberato rotaron permanentemente para envidia de cualquier equipo. De los 13 partidos disputados en esta segunda parte ganó 11, empató con La Plata y perdió nuevamente con Plaza. Santiago Fernández sintetizó lo realizado diciendo que “esto es el resultado de un año de trabajo y sacrificio, La Plata va a ser un rival durísimo con el que ya empatamos en un partido que pudimos haber perdido”. Hindú acostumbrado a estas instancias (clasificó por décima vez sobre once definiciones posibles desde que se disputa el formato de torneo con semifinales), tiene ventaja en experiencia y mentalidad ganadora para estos enfrentamientos. ¿Podrá el equipo de Torcuato sumar el cuarto campeonato consecutivo? La Plata es su primer escollo.

Hindú


pág. 29

Alumni

El equipo de Tortuguitas tuvo un comienzo de temporada prometedor y de a poco fue encontrando su juego, gracias a la potencia de sus fowards y a la contundencia de sus backs. Así, en la primera parte del año logró clasificarse para el Top 14 finalizando puntero de la Zona B. Uno de los puntos más altos del equipo fue la consolidación de Santiago González Iglesias como apertura titular (goleador de la etapa clasificatoria), en un puesto clave que le llevó al club algunas temporadas en encontrar. Gracias a los aportes del diez y a una defensa inquebrantable, Alumni logró obtener ocho puntos bonus en la primera parte de año. A partir de la solvencia de sus delanteros y una gran mejoría en el juego desplegado, Alumni fue construyendo su camino a la semifinal. El eterno fullback, Santiago Van der Ghote, la prolijidad de su medioscrum Matías Paganini, la potencia de Miguel De Achával y la gran capacidad de visitar ingoles de Martín Botini y Carlos Di Masi son algunos de los puntos destacados del equipo. En el URBA Top 14, Alumni logró la misma cantidad de victorias que Hindú, un empate y una derrota. El tercera línea Miguel De Achával aseguró que clasificar para las semifinales significó “sacarse la espina del 2008”, cuando quedaron relegados en la última jornada. “Jugar en la Catedral, con el CASI, es lo más lindo que hay”, cerró el hombre de Alumni. El equipo de Tortuguitas buscará sacarse el estigma de no poder salir campeón bajo esta modalidad de torneo, ya que su último campeonato logrado fue en 2001, año en el que no se jugaron semifinales.


pág. 30

CASI El Club Atlético San Isidro se encuentra nuevamente en semifinales como lo hizo el año pasado, alcanzando la clasificación para la etapa decisiva con una victoria ante su clásico rival, como visitante, por 21 a 19. El Atlético es el equipo más ganador de torneos de Buenos Aires, ya que se consagró campeón en 33 oportunidades, siendo la última en 2005 cuando venció al por SIC 18-17 en la final. La Academia fue uno de lo equipos más contundentes de la primera parte de año. Logró tener el ingoal menos vulnerado del torneo con sólo 95 puntos en contra, y fue el conjunto que más tries anotó y que más tantos hizo. Se destacaron en esta primera etapa Agustín Figuerola, Federico Salcedo y la presencia experimentada de su capitán Juan Ignacio Campero. Es la quinta vez que el CASI accede a las instancia de semifinales. En las cuatro participaciones anteriores obtuvo tres victorias: 2000, 2003 y 2005, y un derrota en 2008 frente a Hindú. En la última parte del torneo CASI logró fortalecer una idea de juego y la mantuvo sin importancia de quién fuera su rival. Sin embargo, cuando encontraba el mejor funcionamiento, sufrió la baja de uno de sus jugadores más importantes, Agustín Figuerola, quien no pudo actuar en varios partidos. Esto, sumado a un bache en el juego, hizo pensar que no llegaría a las semifinales. Algunos resultados favorables y la vuelta de su mejor jugador, alcanzaron para lograr el primer objetivo. Para llegar al cruce en semifinales, la academia logró imponerse en 9 de los 13 encuentros disputados en el Top 14 y sufrió cuatro derrotas. Terminado el clásico con el SIC el capitán Juan Campero, habló del “sabor especial” que es entrar entre los cuatro mejores ganándole al clásico rival en su cancha. También destacó que “el equipo supo sobreponerse al bajón que tuvimos en una parte del campeonato y que ya estamos pensando en Alumni”. La fortaleza tras la clasificación, luego del superclásico, puede ser para el CASI el envión anímico que lo lleve a lo más alto. En silencio, el conjunto local puede dar la sorpresa y quedarse con la gloria. Pero antes tendrá un durísimo rival, Alumni, que tiene sus mismas aspiraciones.


pág. 31 El conjunto canario tuvo un arranque de menor a mayor. Si bien no pudo explotar al máximo su juego, siempre es candidato a pelear por un lugar entre los cuatro mejores de Buenos Aires. Logró imponerse en partidos fundamentales que lo llevaron a ingresar al Top 14. En esta primera etapa extrañó, y mucho, a su medioscrum Francisco Albarracín que se recuperaba de una lesión. Sin embargo, se destacaron su capitán Dimas Suffern Quirno y Nicolás Ramos, que con su liderazgo suplieron la ausencia de Panchito. En la segunda fase comenzó perdiendo el primer partido claramente frente a Newman lo que hizo pensar que quedaría lejos de la pelea, pero un par de triunfos y el empate de local con el tricampeón, Hindú, demostró que estaba para dar batalla hasta el final. La juventud de Pedro Mercerat, Pablo Molina y Nahuel Tetaz, quienes luego de varios partidos se consolidaron en el primer equipo, sumado a la experiencia de los Roan y los Ramos conformaron una gran solidez que permitió la clasificación. Albarracín, feliz por la clasificación, dijo en Rosario, tras la victoria ante Plaza, que “trabajamos todo el año para esto y no somos menos que nadie, el sábado jugamos contra el mejor (Hindú) y creemos firmemente que podemos ganar”. La Plata estuvo por última vez en semifinales en 2007 (en la definición disputada en cancha de Ferro). Ese año perdió con Alumni y se quedó con la sensación de no poder llevar a la cancha el juego que había desarrollado toda la temporada. Dos años más tarde llega la revancha y el conjunto de Gonnet irá con todo para llevarse el título a la ciudad de las diagonales, al igual que en 1995. Su rival será Hindú, equipo al cual el canario suele darle muchos dolores de cabeza.

La Plata


pรกg. 32

e g a t ks

c a b o

FOTOG

ustav RAFO: G

Herrero

/

Torres

Fotograf

l

ia. /

PRO

O THE CKET T O R : A R DUCTO

MOON

/

: Centra IMรGEN

/ Chajรก


p谩g. 34

De la ovalada aconlala misma redonda pasi贸n


pág. 35

Fanático de los deportes y apasionado por la medicina, su profesión, Hugo Montenegro, cuenta como pasó de ser entrenador de La Plata Rugby Club a formar parte del cuerpo técnico de uno de los ciclos más gloriosos de la historia de Estudiantes de la Plata.

Como todo integrante de un cuerpo técnico de fútbol, el conjunto deportivo ha reemplazado momentáneamente al clásico ambo blanco. Sin embargo, sigue ejerciendo su profesión incansablemente todos los días al servicio de los demás. Hugo Montenegro tiene 45 años y es médico traumatólogo. La medicina lo acompaña desde sus días de estudiante y la ha ejercido en incontables encuentros deportivos, no solamente en el club canario. Sus pasiones se entremezclaron y no sólo logró trabajar junto al rugby sino que actualmente se desempeña como médico de Estudiantes de la Plata.

traumatólogo. Estuve 8 o 9 años como médico de los seleccionados de la URBA y en 6 mundiales juveniles M-21 y también estuve con Los Pumas en Pensacola (Estados Unidos). Siempre estuve ligado como médico al deporte más allá de ser entrenador de La Plata RC. Desde que estudiaba me gustaba todo lo relacionado a la medicina en el deporte. ¿Cuáles fueron tus primeras sensaciones al entrar en un club de fútbol? Es muy distinto al rugby. Si bien soy hin-

¿Qué

Además

de desempeñarte en tu

profesión,

¿estuviste

en selec-

cionados de rugby?

Yo hago cirugía artroscópica y soy

diferencia la preparación

del fútbol respecto del rugby?

¿Hace cuantos años que estás en La Plata Rugby? Empecé a los 15 años y jugué hasta los 29. En esas épocas también entrené divisiones infantiles. Luego, cuando me retiré, seguí entrenando hasta que tuve la posibilidad de entrenar a la primera división en la cual estuve al frente durante los últimos cinco años. ¿Cómo llegaste al fútbol con Estudiantes? Comencé en diciembre del 2008. Me llamó el vicepresidente para tener una reunión y al principio creí que me convocaba por algo personal. Pero me ofrecieron trabajar con el plantel profesional a través de referencias que tenían mías.

cha y socio de Estudiantes e iba a la cancha con mis hijos y mi familia, lo vivo más como un trabajo. Siempre sostuve que si me tocaba trabajar en un club de fútbol, sólo aceptaría hacerlo en Estudiantes. Tuve otros ofrecimientos pero no acepté. Al principio todo te llama la atención hasta que te das cuenta de que es un trabajo similar a otros. Estoy acostumbrado a trabajar con gente joven, pero la gran diferencia es la dimensión que tiene el fútbol en Argentina comparado con el resto de los deportes. Igual me divierto como en todos los trabajos que hago.

Satisfacciones por partida doble “Los mejores recuerdos que tengo, en La Plata, como jugador, es el ascenso en el ´89 y, como entrenador, el campeonato Nacional de Clubes en 2007 y la semifinal con Alumni de ese mismo año. En Estudiantes, la Copa Libertadores, sin ninguna duda.”

La preparación de un club de primera de fútbol es similar a la que tienen Los Pumas, o la de los juveniles cuando van a jugar un Mundial. Los jugadores entrenan todos los días, se los controla con las comidas, con la kinesiología y con las concentraciones. Todo esto es comparable a los seleccionados, pero no es comparable con los clubes ya que es muy diferente el nivel de competencia. Igualmente, el rugby en los clubes está tendiendo a estar más encima de los jugadores, a incrementar la intensidad de los entrenamientos, pero no llega a ser comparable con el fútbol. ¿Cuál

es tu postura respecto de

la profesionalización del rugby?

Estoy de acuerdo con que el rugby, a nivel selección, sea profesional. Todo lo que se vive ahora se fue dando naturalmente. Este profesionalismo que tendrían que alcanzar las selecciones puede convivir tranquilamente con los clubes. Lo que tienen que lograr las


pág. 36 uniones es generar los recursos para poder tener a los jugadores de elite en un grupo aparte. Lo que no creo que suceda es que los clubes de rugby puedan alcanzar un nivel de profesionalismo como existe actualmente en el exterior o como en el fútbol. ¿Qué

dad y el respeto que tiene uno de rugby, también marcaría diferencias.

diferencias notaste entre

el fútbol y el rugby, desde tu lugar de médico?

En el rugby el jugador siempre quiere jugar a pesar de estar lesionado, mientras que en el fútbol, a pesar de querer jugar, es conciente de que si no está en plenitud física puede sufrir una lesión. Por eso es que en el fútbol hay que ser más cautos en cuanto a las lesiones y aconsejar a los chicos a que tomen conciencia de que lo suyo es un trabajo. Tampoco está bien dejar jugar a alguien en el rugby si está lesionado, pero en el fútbol hay otras cuestiones que van más allá del deporte en sí. ¿Y respecto a los valores? En Estudiantes la relación entre los chicos y el cuerpo técnico es muy similar a la del rugby. Los jugadores no son todos amigos pero hay respeto y solidaridad. Dentro de la cancha todos tiran para el mismo lado y cualquier cosa que pueda pasar afuera, queda totalmente disimulada. En el rugby hay amistad también afuera de la cancha, con terceros tiempos. En el fútbol hay una salida a comer por mes. En Estudiantes se les enseña a los jugadores a valorar lo bien que está el club, ya que estamos entre los mejores de Argentina no sólo futbolísticamente, sino en cuanto a lo humano e institucional. Es por eso que se transmite en las charlas técnicas la historia del club y el sentido de pertenencia que tiene que tener el jugador. ¿Qué

podría tomar un club de

rugby de uno de fútbol?

Vi muchas cosas en mundiales que podrían incorporarse, pero las limitaciones económicas y de tiempo que hay en los clubes impiden llevar a cabo estas acciones. En Estudiantes hay gente full time dedicada al club y en el rugby es más difícil. Por eso, siempre digo que cualquier equipo de rugby que tuviera la concentración de entrenamientos y partidos que tiene uno de fútbol sería campeón y, si un equipo de fútbol tuviera la solidari-

Montenegro en los festejos de Estudiantes.

“Llegamos a Tucumán, doc…” “Alejandro Sabella, técnico de Estudiantes de La Plata, es primo del Negro Poggi, ex jugador de Los Pumas. Nos tocó ir a Brasil y Sabella nos había dicho que lo peor que nos podía pasar era jugar con los brasileros de visitante. Cuando yo estaba en el seleccionado de Buenos Aires, antes de empezar el Campeonato Argentino, los jugadores siempre decían que lo único que querían era jugar la final en Tucumán porque es un partido muy especial. Se lo conté dos meses antes de la final a Sabella y ni siquiera sabíamos si íbamos a llegar a esa instancia. Cuando estábamos llegando al Mineirao, en el micro, se nos acercaban los brasileros con botellas y nos tiraban de todo, entonces Sabella se levanta, se da vuelta y me dice: ‘Doctor, llegamos a Tucumán’, recordando la anécdota que yo le había contado”.

¿Qué cambió en tu vida desde que estás en el fútbol? Dejé de ir al club, sobre todo durante la Copa Libertadores, pero cuando puedo voy en la semana y, además, trato de ir a todos los partidos. Pero donde estoy tuve la suerte de vivir algo desde un lugar diferente. Disfruté como hincha lo que logré con Estudiantes tras volver de Brasil, porque en la concentración era difícil ya que ves el esfuerzo y todo lo que se hace, y sufrís. Disfruto de estar en el banco y el vestuario como trabajo, pero como hincha la alegría fue después. No pensaba en meterme en el fútbol, el ambiente es completamente diferente al que yo conocía pero son cosas que te llegan, y para mí es un reconocimiento que me da satisfacción. Siempre fui fanático de los dos clubes. La Plata es mi segunda casa, pero en Estudiantes no se vive tanto el club, sino que es un trabajo. En el rugby sos parte, estás adentro, tenés vínculos muy cercanos que en el fútbol no tenés. En cuanto a mi rol de médico, atiendo a todos por igual. ¿Cómo terminan el año La Plata RC y Estudiantes? A La Plata lo veo bien y me parece que tiene muchas posibilidades en el URBA TOP 14. Clasificamos una vez a las semifinales y perdimos, pero sirve como experiencia. Jugamos una vez y perdimos, pero sirve como experiencia. Estudiantes tiene el Mundial de Clubes, teóricamente jugaría con Barcelona y ahí puede pasar cualquier cosa. Hasta el último minuto pueden darse muchos cambios y nunca hay que rendirse. A los jugadores les digo lo mismo que decía en rugby, son 15 contra 15 y todos tienen posibilidades, bueno, en el fútbol es lo mismo, son 11 contra 11 de carne y hueso y aunque juegues contra el Barcelona, tenés posibilidades. ¿Tenés pensado volver a tu club? Por ahora es difícil ya que está el Mundial, en Dubai, y el año que viene tenemos otra vez Copa Libertadores. Seguro que voy a volver, no sé cuándo se va a dar, pero cuando sos fanático del rugby vas a serlo toda la vida, así que nunca voy a dejar de estar ligado al club.


pág. 38

jugadores

unplugged agustíncreevy san luis

marianogalarza Universitario de La Plata germánvillamil pucará

jaimearocena alumni


pág. 39

jaimeAroce

na

Mejor try que hayas conquistado: A La Plata en 2005, partido para clasificar a las semifinales. Mejor jugador de hayas visto: Gonzalo Camardón. Mejor libro que hayas leído: Me gusta mucho el Negro Fontanarrosa, “Best Seller” es uno muy bueno. También “100 años de Soledad” de García Márquez, “Filosofía a Mano Armada” de Tibor Fisher y “El Extranjero” de Albert Camus. ¿Qué es la nobleza en el rugby? Es un deporte donde con mala intención se podría lesionar feo a un rival y, que en general eso no pase, habla de la nobleza del juego. ¿Qué diferencia al rugby de otros deportes? En algunos casos es que en cada partido ponés el cuerpo y lo arriesgas a lastimarte. Lo otro es que, en las semifinales y finales, casi no hay policías y no pasa nada. Uno invita a su madre o su novia y te quedas tranquilo porque van a disfrutar del partido sin pasar un mal momento. ¿Qué deporte harías si no te dedicaras al rugby? Yo debí haber sido jugador de beach volley. ¿Cualquiera puede jugar al rugby? ¡NO! Si estás muy preocupado por los golpes, las posibles lesiones, mejor no juegues. Desde su reglamento este deporte te desafía constantemente, hay que ir para adelante pero sólo se puede pasar la pelota para atrás, eso solo ya presupone una adversidad. ¿Qué le dirías a un chico que recién comienza a jugar? ¡Qué envidia! Que aproveche para divertirse mucho, y aún en los momentos donde le cueste y se le haga duro, si no lo siente así que no lo haga. Y que si no encuentra los espacios para atacar que no se frustre, se puede construir una carrera decente sin saber qué son y donde están. ¿Arquero? ¿Defensor rústico? ¿Mediocampista con clase? ¿Delantero goleador? Delantero sin mucho gol, rústico, sin clase. ¿Un partido para olvidar? Me acuerdo uno en 2007 en la intermedia contra Regatas que nos ganaron por 50 puntos, y jugué horrible. Desde que empezó el partido quería irme, no me salía nada, lo único que hice fueron penales. Quedé de suplente para primera y no quería entrar porque no era mi día. Un club que no sea el tuyo: El CASI

tengo amigos y familia, y siempre me han tratado muy bien. Un amigo de otro club: Habíamos armado en Pinamar un lindo grupo con el Gato de Robertis, Chaqueto Campero, James Stuart, Pablo Gambarini y Esteban Lozada. Un referente político: Silvio Berlusconi ha escalado muchas posiciones en estos últimos meses. ¿Viernes de novia o viernes de asado? Viernes de asado al que pueda ir con

vy

agustínCree

Mejor try que hayas conquistado: En un mundial de menores de 21 contra Irlanda. Lo más importante que dejaste de hacer por un partido de rugby: Hace poco, irme de viaje con toda mi familia. ¿Qué es la nobleza en el rugby? Para mí la nobleza del rugby es el respeto, el compañerismo, la amistad y el sacrificio. ¿Qué diferencia al rugby de otros deportes? Creo que pasa por las relaciones sociales que se tienen con el rugby. El tercer tiempo es una de esas. Y, por último, más allá de la dureza del deporte, siempre se muestra respeto por el rival, el referee y tus propios compañeros. ¿Qué deporte harías si no te dedicaras al rugby? Me hubiese gustado mucho saber jugar bien al fútbol, pero mis condiciones físicas no son las más apropiadas. ¿Cualquiera puede jugar al rugby? Sí, eso es lo bueno que tiene este deporte que no lo tienen otros. Hay puestos para todos. ¿Qué le dirías a un chico que recién comienza a jugar? Que se divierta, que haga amigos y que disfrute mucho el deporte. ¿Arquero? ¿Defensor rústico? ¿Medio campista con clase? ¿Delantero goleador? Andujar, Schiavi, No queda ninguna duda de que Verón y Palermo. Un boliche: “El diablo” en Mendoza. ¿Un partido para olvidar? Mmm hay muchos pero siempre uno se queda con el más reciente. Cuba 2009 anteúltimo partido de la primera ronda para clasificar al Top 14. ¿Te ves dentro del club en un futuro?

mi novia. ¿Se deberían suspender los partidos cuando llueve y la cancha está en mal estado? Es divertido jugar con barro, cada tanto… Un lugar en el mundo que quieras conocer: El sudeste asiático, las islas del pacífico, Zihutanejo, Fernando de Noronha, Islas Mauricio, Nepal, Ruanda, Cartagena... ¿Frodo o Harry Potter? No leí Harry Potter, y Frodo me resultó un tanto aburrido. El que me cayó bien fue el Enano Gimli porque me hizo acordar al Pollo Lamelas. ¿Qué club tiene la mejor parrilla? Hay buenas bondiolas en el sur (Pucará y Lomas) y las de Alumni. Y ¿Algún día serías referee? Me tocó serlo alguna vez y me resultó muy difícil. No me imagino haciendo eso. Es admirable lo de esa gente. ¿Reggaeton o cumbia? Pensaba que no habría nada peor que la cumbia villera hasta que apareció el reggaeton. ¿Con qué personaje (ficticio o real) te identificás? Con Manuel Mandeb. La gente de Alumni sabe a qué me refiero. ¿Realizando qué actividad? Sí, me veo en el club, ayudando en alguna división y siendo parte del club. En la playa: ¿tejo, pelota paleta, volley playero o la plancha? Volley de una, soy petiso pero agarrate si me levanté inspirado. Un amigo de otro club: Pancho Albarracín. Un referente político: ¡Qué! ¿A mí un referente político?... no tengo ni idea. ¿Se deberían suspender los partidos cuando llueve y la cancha está en mal estado? Siempre, cuando llueve hay que suspender. Porque los partidos por lo general son malos, muchos knock-on, mucho scrum, mucho barro en oreja. Un tercer tiempo: San Luis, no sé si es el mejor pero me divierto. Una marca de ropa: Nike. ¿Reggaeton o cumbia? Cumbia, en el reggeton se me complican un poco los pasos bien abajo (jaja). ¿Con qué personaje (ficticio o real) te identificás? No me identifico, pero no puedo dejar de nombrar a Pomelo el personaje de Peter Capusotto. Mi personaje preferido.


pág. 40

marianogala

mil germánvilla

Mejor try que hayas conquistado: Contra Curupaytí en 2006, parecía habilidoso (jaja). Mejor try que hayas conquistado: Mejor jugador de hayas visto: Muchos Contra ciudad de Buenos Aires en 2007, y diferentes, pero si tengo que elegir try de toda la cancha. a uno, para mi equipo me quedo con Mejor jugador de hayas visto: Lomu. Juan Martín Hernández. Mejor libro que hayas leído: Mejor libro que hayas leído: “Milla No sé leer. Lonco” de Rodolfo Otero. Lo más importante que dejaste de Lo más importante que dejaste de ha- hacer por un partido de rugby: No cer por un partido de rugby: Visitar mi fui ni al casamiento de mi prima ni al ciudad, no puedo ir nunca porque juego bautismo de mi sobrino. Muy mal de todos los sábados. mi parte. ¿Qué es la nobleza en el rugby? ¿Qué es la nobleza en el rugby? Agasajar al rival con un buen tercer Los códigos que se manejan dentro de tiempo sin importar lo que sucedió la cancha y que te sirven para la vida, como el respeto, solidaridad, esfuerzo dentro de la cancha. ¿Arquero? ¿Defensor rústico? ¿Medio- y amistad. campista con clase? ¿Delantero goleador? ¿Qué harías si no te dedicaras al rugby? Mediocampista con clase. Cualquier otro deporte (menos básquet o vóley, por razones obvias) aunUn boliche: The End, en 25 de mayo. que debería haber empezado a prac¿Un partido para olvidar? ticarlo de chico porque ahora no soy Contra Atlético del Rosario en 2007. Un club que no sea el tuyo: bueno en ninguno. Tacuará Rugby, en 25 de mayo. ¿Cualquiera puede jugar al rugby? ¿Te ves dentro del club en un futuro? Sí, seguro. Pero cada vez se necesita ¿Realizando qué actividad? más entrenamiento, no para ser el meSí, toda la vida, entrenador, dirigente, un jor sino para no lastimarse. poco de todo. Restaurante preferido: No sé si prefeUn amigo de otro club: rido, pero al que más voy es a Carlitos. Mauro Amor (CUQ). Un boliche: Los que me gustaban ceUn referente político: Nelson Mandela. rraron (jaja), creo que estoy viejo. ¿Se deberían suspender los partidos ¿Un partido para olvidar? cuando llueve y la cancha está en mal Tengo tantos que podría escribir toda estado? ¿Por qué? la hoja. Sí, porque se pierde el espectáculo, el Un club que no sea el tuyo: Hindú, juego es deslucido, se emparejan los sin dudas. equipos y es muy difícil desplegar el jue- ¿Te ves dentro del club en un futuro? go que se entrena en la semana. ¿Realizando qué actividad? Un lugar en el mundo que quieras co- Me gustaría entrenar una división. Por nocer: Dubai. ahora el tiempo no me lo permite. ¿Qué club tiene la mejor parrilla? Los mejores asados se comen en Tacuara Rugby. ¿Algún día serías referee? Eventualmente sí, pero no de oficio. Una marca de ropa: Key Biscayne ¿Reggaeton o cumbia? Reggaeton. ¿Con qué personaje (ficticio o real) te identificás? Mr. M.

rza

En la playa: ¿tejo, pelota paleta, vóley playero o la plancha? Un poco de todo, si no me aburro. Le sumo a todo eso el mate. Infaltable. Un amigo de otro club: Hay muchos con los que compartí buenos momentos. Puedo nombrar a Augusto Faraone que ahora juega en Hindú, y es un gran amigo, pero para mí va a ser siempre de Puca. Otro gran tipo es Martín Santángelo, pilar de CAR, que jugó con nosotros dos años.Y con Maxi Sassone, de Gei, estuve en Italia de vacaciones y pegué buena onda. ¿Viernes de novia o viernes de asado? De novia. Sale cine o peli tranqui. El asado es para el sábado a la noche, con picada y fernet. Un tercer tiempo: Los de Puca se ponen buenos. Un lugar en el mundo que quieras conocer: Machu Picchu. ¿Frodo o Harry Potter? Legolas, el arquero de El Señor de los Anillos ¿Qué club tiene la mejor parrilla? Pucará. La bondiola es la mejor. ¡Una vez en Alumni comí una bondiola y me mordió! ¿Algún día serías referee? No. No podría estar tan cerca de la pelota y no pedirla. ¿Con qué personaje (ficticio o real) te identificás? De chico quería ser He-Man. Era fanático. Y ahora también me serviría.


pág. 42

TODO SE LE DEBE A

HONG KONG Con algarabía, la International Rugby Board comunicó la decisión del Comité Olímpico Internacional de considerar al rugby (también al golf) como deporte olímpico para 2016. Se cumplirá, así, el anhelo de la gente del rugby que pretendía recuperar el sitio que, gracias al Barón Pierre de Coubertin, tuvo en los primeros tiempos del olimpismo moderno. El Circuito Mundial de Seven ya no es el único compromiso internacinal.


pág. 43 por NICANOR GONZÁLEZ del SOLAR Recordemos: el juego de los tackles participó en las Olimpíadas de París de 1900. Compitieron Francia, Gran Bretaña y Alemania. En 1908, en Londres, el campeón fue Australia que hacía una larga gira por las Islas Británicas. Sólo se disputó un partido: Los “Wallabies” contra Cornwall, el campeón inglés. En 1920 la sede fue Amberes, Bélgica, donde Francia enfrentó a Estados Unidos. Los norteamericanos triunfaron y consiguieron su primera medalla en rugby. Por último, en 1924, hubo tres países: Francia, Estados Unidos y Rumania. Ante una multitud de 40.000 espectadores, la Universidad de Stanford (representó a USA) superó a los galos, en el estadio Colombes. De tal modo, la poderosa nación de América del Norte es el último campeón olímpico. ¿Por qué desapareció el rugby de las olimpíadas? Ya explicamos las razones: 1) Coubertin, un amante de nuestro deporte, se había alejado y desapareció su influencia 2) Eran muy pocos los participantes. Nunca fueron más de tres naciones. 3) La necesidad de incluir más actividades para mujeres. En esos primeros Juegos Olímpicos se jugó rugby de 15 hombres y nadie tuvo en cuenta a la modalidad nacida en Escocia, gracias al ingenio del carnicero Ned Haig, el “inventor” del “seven”, en su club Melrose. Hubo que esperar muchos años hasta que se valoró la modalidad chica, que se resolvía en un día, con un certamen eliminatorio. Si bien los escoceses y los ingleses (su certamen del “Middlesex” reunía multitudes en Twickenham. Incluso compitió CASI en los ´90) mantuvieron el brillo del “Seven”, como cierre de tempora-

da, hubo que esperar a los orientales de Hong Kong para descubrir el enorme impacto que tenía esta modalidad de rugby. El Seven de ese protectorado inglés (hoy parte de la República Popular de China) contó con un auspicio importante: un poderoso banco y una línea aérea. Con ese apoyo, transformó una competencia local en un suceso internacional. Dieron un salto cuando invitaron a las naciones del Océano Pacífico: Australia, Nueva Zelanda, Japón, Samoa, Fiji (el más admirado) y a China Taipei. Aun cuando estaban del otro lado del Pacífico, pronto fueron incluidos Canadá y Estados Unidos. Faltaba un salto: tener en cuenta al único país de América del Sur que tenía buen nivel. La Argentina. ¿Los europeos no competían en la isla de Hong Kong? No, porque no le daban importancia. Los ingleses, por caso, sólo enviaban a los “Barbarians” (contra ellos jugaron Los Pumas, en la semifinal de su primera participación). Pero, cuando advirtieron que ese “Seven” se le escapaba a la Internacional Board, tomaron el “toro por las astas” y, tras seguir los pasos de Francia (el primero del viejo mundo), alentaron a los británicos (escoceses, galeses e ingleses) y a Irlanda para que se presentaran en Hong Kong. Algunas finales fueron memorables, como la que disputaron Fiji y los All Blacks, bajo una lluvia torrencial. Por otra parte, allí donde brillaron Waisale Serevi, el notable medio-apertura de Fiji; Christian Cullen, el neozelandés; y David Campese, el australiano. Con ellos y con una organización fenomenal, el Seven del Oriente cobró una singular importancia, que interesó a todo el mundo del rugby. Poco a poco se impuso y pasó a ser una fecha fija del calendario internacional.

Todos los jugadores querían ir a Hong Kong; también aparecieron los tours para turistas, que presenciaban felices la competencia. Claro que había disfraces, alcohol y risas durante el torneo. ¿Qué hizo la Internacional Board para disminuir la importancia de los orientales? Creó el Seven Mundial y eligió a Edimburgo, capital de la patria de Ed Haig, el mítico hombre de Melrose, donde nació el juego de siete hombres. Allí fuimos y, con brillo, Inglaterra fue el primer campeón Mundial de Seven. Esta forma de jugar no fue una novedad para los argentinos. Siempre se organizaron torneos. El de Buenos Aires cerraba la temporada y, durante el verano, eran varios los sitios que plasmaban competencias en las playas o en cancha rudimentarias. También los uruguayos aprovecharon la belleza de Punta del Este: concretaron una prueba excelente que, como Hong Kong, se animó a incluir rugbiers de prestigio (entre otros, el mismísimo Serevi). La IRB descubrió que los Sevens dejaban pingües ganancias. Al Mundial le agregaron el circuito anual. Siempre respondieron los auspiciantes y los espectadores. Con esa anuencia, se animaron con fundamentos al salto olímpico: Una competencia que se resuelve en dos o tres días; pocos protagonistas; gran cantidad de público y, lo más importante, la participación de hombres y mujeres. Estas características influyeron para que los Juegos del Commonwelth, las Maccabiadas, los Juegos del Oriente y los Panamericanos incluyan al rugby entre sus deportes. Sólo hay que esperar hasta 2016 para que nuestro deporte sea, nuevamente, parte de las Olimpíadas. Por último, honor a Hong Kong: ellos dieron el primer empujón para que el juego de tackles y scrums retornara a la familia que concretó el Barón Pierre de Coubertin.


pág. 44

“A veces me sorprende la admiración que despierta mi historia en la gente”. Nicolás Pueta hace referencia a la lucha que llevó adelante para jugar al rugby, muy distinta a la de cualquier otro. Nació con una malformación congénita en una de sus piernas y su camino para llegar a la ovalada estuvo lleno de complicaciones que, gracias a su entereza y determinación, pudo superar con éxito. Su problema físico -su pierna izquierda es más corta que la derecha- lo tuvo en su infancia pasando por varias intervenciones y operaciones para llegar a una solución, hasta que él mismo decidió afrontar la vida como le había tocado ser. “Para mí no fue un problema asu-

Un ejemplo a seguir A comienzos de este año, Nicolás fue invitado por un grupo de neocelandeses para contar su historia de vida y cómo es su pasión por el rugby. Allí relató, cómo el amor por éste deporte, fue el motor principal para superar las adversidades que le impedían entrar a una cancha. A partir de allí, Nicolás comenzó a dar charlas de manera regular en distintos ámbitos: colegios, empresas, clubes de rugby y en ámbitos donde los asistentes buscan motivación y ejemplos a seguir para superar las adversidades.

El corazón manda

mirlo ni me iba a complicar la vida, no me veo como alguien distinto”, explica con naturalidad. Nicolás asistió al Colegio San Andrés donde la práctica del deporte era algo obligatorio y allí comenzó practicando atletismo y natación. “Me puse a hacer deportes para divertirme con mis amigos y llegué al rugby por mis amigos”, recuerda. “Mi papá es entrenador, estaba a cargo de una división del club y comencé a acompañarlo. Las cosas que se vivían en los viajes, los partidos y lo que se divertían en las giras, fue algo que me encantó. Siempre quise ser parte de eso y, cuando mis amigos empezaron a jugar al rugby, les dije a mis viejos que quería jugar yo también”, relata. Pese a los miedos y dudas, tanto de sus padres como de sus médicos, Nico había tomado una decisión y después de años de espera, ir a entrenamientos de los que participaba sin que sus padres o médicos supieran, y de “discusiones” perdidas, por fin salió a la cancha. El día de su debut, recuerda Nicolás, “me puse, rodilleras, casco, guantes, faja… de todo, no fuera cosa de que me lesionara en mi primer partido oficial en el club y alguien viniera a decirme ´¡yo te avisé!´. Pero de a poco fui dejando todo eso atrás y, actualmente, ni el tobillo me vendo”. Su camino en el rugby lo fue llevando desde las juveniles hasta el Plantel Superior de su club, San Andrés, donde juega todos los fines de semana. Allí alterna en la Intermedia y en la Pre, equipos donde se dio el gusto de jugar junto a sus hermanos Agustín e Ignacio. La vida le fue deparando sorpresas de la mano del rugby. En 2006 partió de viaje a Europa y allí jugó en Holanda e Inglaterra, antes de viajar a París, donde trabajó para la International Rugby Board (IRB) en la página web oficial de la Copa del Mundo. Sobre el final del Mundial, Nico recibió una invitación a la cena de gala de la IRB donde premiaban a los jugadores y el mundo del rugby. “Fui engañado. Me


pág. 45

Premiado por la IRB, en 2007,y por la URBA, en 2008, Nicolás Pueta es mucho más que un simple ejemplo para el ambiente rugby. Su pasión y su férrea voluntad por progresar en el deporte lo destacan notablemente, y su personalidad lo ha transformado en un verdadero referente del mundo de la ovalada.


pág. 46 Izq.: Nicolás recibiendo el CAP Honorífico de la URBA. Centro: Con Brian Habana en el Premio IRB al “Espíritu del Rugby”. Der.: Con Felipe Contempomi y Juan Martín Hernández.

dijeron que la cena era aburrida y que no valía mucho la pena asistir. Pero que si la IRB me invitaba no podía dejar de ir. Encima había que ir de smoking, así que me fui a comprar uno por unos pocos euros a una especie de “La Salada” en París. Hasta con moño y zapatos”. En esa cena que le anticiparon que no sería muy entretenida, estaban presentes todas las figuras que habían participado del Mundial y Nico se sorprendió al verse en una pantalla mientras anunciaban su nombre. Ante su incredulidad y absoluta sorpresa lo estaban distinguiendo con el “Premio IRB al Espiritu del Rugby”, que recibió de manos de Felipe Contepomi. Cuando bajó de recibir el premio, todavía sin caer demasiado, se le acercaban, conmovidos por su historia, Bryan Habana, Jake White, Gavin Hastings, Agustín Pichot y varios de los grandes jugadores de la historia del rugby mundial, que querían sacarse fotos con él. Pese a que el reconocimiento recibido en el Mundial fue algo muy importante, Nicolás afirma que está en un plano de igualdad con el Cap Honorífico que le entregó la URBA en 2008.“Te da mucho orgullo que la Unión en la que jugás te reconozca. Ese Cap es por ahí hasta un poco más importante que lo que me dio la IRB, por más que parezca raro. Sin la URBA, que nos apoya a todos por igual, no podríamos jugar”, resalta Pueta. El amor por el deporte, no sólo se reduce al rugby. Nicolás es un fanático

del fútbol y sobre todo, de Estudiantes de La Plata. Relatando su historia a un diario de la ciudad de las diagonales, esa que a veces le provoca sorpresa que llame tanto la atención, habló de su condición de hincha del Pincha y su admiración por Juan Sebastián Verón. Las repercusiones fueron inmediatas, la Brujita leyó sus declaraciones y lo quiso conocer. La visita se concretó en el Country donde el equipo platense entrena y concentra. Hubo intercambio de saludos, fotos y Nico se llevó la camiseta de la Bruja, al que le regaló la casaca de su club. Tiempo después, Nicolás se enteró de que en la concentración de Estudiantes sólo hay colgadas en la pared cinco camisetas emblemáticas del Campeón de América y, entre ellas, se coló la suya, por orden del capitán albirrojo, todo un orgullo. La historia de Nicolás sirve para mostrar que se puede, que pueden pasar muchas cosas en el camino, pero que si se sigue intentando se puede. Su entereza para superar los malos momentos y su valentía, no sólo fueron útiles para cumplir el sueño de jugar al rugby, sino que le sirvieron para poder trascender en otras esferas de la vida. Nico cuenta que si bien el rugby es algo importante en su vida, no todo pasa por el deporte de la ovalada. “Tengo días buenos y malos también, pero no significa nada si tengo en cuenta que nací con una pierna. Ya asimilé la filosofía de que, sin esfuerzo, no consigo nada”.

El día de su debut, recuerda Nicolás, “me puse, rodilleras, casco, guantes, faja… de todo, no fuera cosa de que me lesionara en mi primer partido oficial en el club y alguien viniera a decirme ´¡yo te avisé!´. Pero de a poco fui dejando todo eso atrás y, actualmente, ni el tobillo me vendo”.


pág. 48 Nicolás Fernández Miranda, Daniel Baeti y Néstor Galán.

Scally, Galán, Carreras, Righi y Peréz Aci.

Héctor Scally y Marcelo Loffreda.

Arriba: Diego Cash Recibiendo el Diploma de Honor. Abajo: Los premiados junto los a los directivos.


pág. 49

Hombres de ley

Jugadores y ex jugadores fueron homenajeados por la URBA y la Agrupación de Veteranos del Rugby, por ser ejemplos de respeto, solidaridad, humildad y sacrificio,tanto dentro como fuera de la cancha. Muchas veces se destaca el hecho de que el rugby, jugado sin códigos de honor y nobleza, podría convertirse en un deporte peligroso. Afortunadamente, la educación desde los clubes y las normas tácitas, más allá de las reglas escritas, lo convierten en un permanente ejemplo para otras actividades. El rugby es un deporte donde prevalecen, fundamentalmente, la nobleza y la caballerosidad. Sin estos esenciales condimentos sería imposible practicarlo. Quiénes así lo han entendido a lo largo de sus carreras, y lo siguen pregonando en cada una de las acciones de sus vidas, tienen el privilegio de diferenciarse del resto. La Agrupación de Veteranos del Rugby (AVR), que distingue desde 1976 a quienes más han realizado por transmitir y hacer prevalecer los valores del deporte, realizó un merecido homenaje a los 33 Caballeros del Rugby premiados hasta la actualidad. La ceremonia fue presidida por Néstor Galán, Presidente de la URBA, quien destacó a los veteranos diciendo que

“con su energía y vitalidad siguen mostrándonos los valores, el compromiso y nos dan un ejemplo que ratifican lo que siempre nos ha enseñado este deporte”. A su vez, Héctor Scally, Presidente de la Asociación de Veteranos del Rugby, se dirigió a los Caballeros deseando “que los pequeños y jóvenes jugadores que forman su personalidad en el rugby, los tengan como testimonio de caballerosidad dentro y fuera de la cancha”. La distinción de Caballero del Rugby tiene como objetivo reconocer a aquellos jugadores que demostraron un comportamiento de excelencia, siendo su conducta ejemplar para los demás. “Lo fundamental en este deporte es jugar con respeto. Yo trato de aplicar valores del rugby cotidianamente, como el respeto, la humildad y el sacrificio, tanto en mi trabajo como con mis amigos y mi familia”, señaló el fullback de Alumni, Santiago Van Der Gothe, premiado en 2006. El evento del que participaron jugadores de distintas épocas generó el en-

cuentro de diferentes pasiones, líneas de juego y hasta rivales de muchas batallas, pero todos unidos por la misma pasión, el rugby. Sin importar las diferencias generacionales, los Caballeros compartieron con mucha emoción y camaradería la reunión. Hugo Porta, ex capitán de los Pumas, sostuvo al respecto: “Son muy importantes para mí las personas con las cuales comparto este premio de ‘Caballero’. Con algunos estuve en una misma cancha, hay muchos que estuvieron antes y otros que vinieron después. Es muy importante que los valores y la tradición siempre perduren en el rugby”. Por su parte, el jugador de Lomas, Hernán Kaiser, reflexionó: “creo que todavía no soy muy consciente del valor de esta distinción y de lo que significa. Me siento rodeado de toda esta gente, verdaderos ejemplos y yo no creo ser igual a ellos. Cuando pasen los años espero darme cuenta de lo que significa en realidad”.


pรกg. 50

Rugby en esencia


pág. 51

Para transmitir el verdadero ESPÍRITU del rugby a los niños, se los debe alentar a través de toda su carrera a valorar una palabra fundamental: RESPETO.

Lo dice un niño

Según la Real Academia, el término “respeto” significa: Veneración, Miramiento, Consideración. Esto es, entonces, lo que debe observar todo jugador de rugby, desde temprana edad, con los siguientes protagonistas de su vida deportiva: 1. Sus compañeros de equipo 2. Sus rivales, y ocasionales adversarios 3. El árbitro y sus colaboradores 4. El entrenador o maestro del rugby 1. El rugby es el deporte en equipo por excelencia; ningún jugador puede jugar bien, ni cumplir eficientemente su tarea, sin el auxilio de sus compañeros

de equipo. El buen rugby siempre ha sido y será, al mejor estilo mosquetero: “Todos para uno y uno para todos”. Cada acción de un compañero, tendrá que ser valorada y aceptada en su justa dimensión aunque tal acción sea equivocada o no finalice exitosamente. Nadie se equivoca a propósito. Ningún jugador hace un knock-on o marca un penal en forma deliberada. Alentando al que se equivoca, aceptando comprensivamente las malas jugadas ocasionales, los jugadores tonificarán el espíritu de cuerpo que debe tener todo buen equipo de rugby. Para ello deben respetarse profunda-

Carta abierta a padres, entrenadores y dirigentes: “Déjenme jugar con la alegría que de por sí represento, dé-jenme ser un niño que a mí me gusta serlo. Déjenme vivir la edad que tengo, pues sólo pasa una vez en mi vida. No se desesperen por mis derrotas y, menos aun, se sientan derrotados, pues el dolor que me produce perder, termina cinco segundos después del llanto y ya ni me acuerdo, volviendo a sentir la alegría por jugar y ser aún un niño. No quieran que sea un chico grande, busquen que sea un gran chico. Cuando estoy jugando yo soy feliz y pareciera desde adentro que compitieran los de afuera por nosotros, que se tuvieran celos entre padres, que sufrieran por el triunfo que no llega. ¡Por favor! Déjenme jugar sin presiones, sin retos, sin tantas correcciones, sin ver la triste realidad de verlos pelear por mí. ¡Por favor! Déjenme que juegue solo, dejen que me divierta, dejen que sea feliz, no lo olviden, soy un niño…y sólo una vez en la vida.”


pág. 52 Lo más importante para los chicos es el compañerismo y la diversión.

mente antes, durante y después del partido. El bagaje de conocimientos técnicos y destrezas básicas que se enseñan, carecen totalmente de valor, si no se les enseña a los chicos la verdadera filosofía del rugby. Buenos jugadores dentro de mediocres o malas personas, desvirtúan el concepto de los que realmente se espera de este deporte. El deporte que no deje enseñanzas, que no eduque, que no fomente la relación del individuo, no sirve para la formación de los niños. 2. Se debe destacar algo que todos los maestros de rugby, entrenadores, padres y familias debieran recordar siempre: Los jugadores del equipo rival no son enemigos, sino, por el contrario,

son amigos sin los cuales no se puede jugar el partido. Durante el partido, se debe tratar al rival duro, pero con respeto, tanto física como moralmente saludándolo y agradeciéndole el haber jugado con nosotros, dado que sin adversarios no hay partido. 3. El referee es árbitro y juez del partido. Sus decisiones son finales e inapelables y deben ser aceptadas y respetadas por todos. 4. El maestro del rugby o entrenador, es el padre de esta gran familia que es un plantel de rugby infantil. Además de enseñar las técnicas del juego, educa, aconseja y vive el rugby con sus chicos. Dedica muchas horas de su tiempo para enseñar, simplemente, por amor a los niños y al rugby.

10 para los referees 01/ Actualícese en el Reglamento del juego. 02/ Recuerde que Ud., más que un árbitro, deberá ser un maestro, por lo tanto aproveche cada partido para enseñar. 03/ Vístase con ropa y calzado de rugby. No hacerlo, dirigiendo con ropa de calle u otra, es faltar el respeto a los niños y no dar el ejemplo en cuanto a presentación se refiere. 04/ Antes de empezar el partido, asegúrese de contar con dos linesman que lo secunden y sepan cómo hacerlo. Trate de que sean jugadores de ambos equipos y no padres de ellos. 05/ Siga la jugada lo más cerca posible. No se quede parado en el centro del campo mirando el juego. Para ello deberá poseer adecuado entrenamiento. 06/ Haga que el silbato hable, tóquelo con decisión y con la intensidad adecuada a cada infracción explicando claramente la misma. 07/ Aplique constantemente la Ley de la ventaja, tratando de que el juego se interrumpa lo menos posible, para que los chicos se diviertan más. Para ello es útil no llevar el silbato en el bolsillo ni en la boca, sino sujeto a la muñeca con un cordel. 08/ No olvide que la regla del off-side es la más difícil de entender para los pequeños y acaso la más importante del juego, por lo tanto no dude en penalizarlo cuando ocurra y obstruya el juego, pero siempre explicándolo. 09/ Preocúpese de que el juego sea limpio y leal. Permita el juego fuerte, pero no violento ni mal intencionado. Con esto cuidará la integridad física de los pequeños jugadores. 10/ Sea absolutamente imparcial. Siéndolo, saldrá satisfecho de la cancha y los pequeños jugadores, contentos y agradecidos con su actuación. Y el tercer tiempo, del que Ud. no podrá dejar de participar, será, a no dudarlo, el brillante broche del partido.


pág. 54

pastillas Amistoso Universitario El Seleccionado de Rugby Universitario de la URBA disputó un encuentro amistoso Internacional ante Simmonsberg College de la Universidad de Settelnbosch de Ciudad del Cabo (Sudáfrica). El partido se jugó en el Club Centro Naval y el conjunto visitante se llevó la victoria por 64 a 14.

La salud primero La URBA ha realizado un acuerdo de capacitación con la Fundación Cardiológica Argentina para la realización de un curso de RCP básica orientado a aquellas personas que hayan aprobado la capacitación en Smart Rugby. El curso tiene una duración de 3 horas y se dicta en la sede de la Fundación Cardiológica Argentina ubicada en la calle Azcuénaga 980 (Cap. Fed.), siendo el costo del mismo a cargo de la Unión de Rugby de Buenos Aires.

Visita Sudafricana El entrenador de los Springboks, Gary Gold, realizó el lunes 28 de Septiembre un entrenamiento abierto para el público en general, en donde enseño pautas fundamentales que son utilizadas en el rugby de Sudáfrica. Más tarde, se dictó en el colegio San Pablo un curso de entrenadores nivel II que fue dirigido por el entrenador sudafricano. De este curso pudieron participar todos los entrenadores y colaboradores del rugby de Buenos Aires.


pรกg. 55


pág. 56

Fue presentada la 2º Maratón Solidaria del Rugby Se presentó en la sede de la URBA la 2º Maratón Solidaria del Rugby. La misma, organizada en forma conjunta por los clubes Deportiva Francesa y Curupaytí junto con un grupo de ex rugbiers, se correrá en forma Participativa en los Bosques de Palermo el domingo 22 de noviembre a las 15:00 horas. Participaron los Presidentes de Curupaytí y Deportiva Francesa, Carlos Campagnoli y Carlos Palou, respectivamente, además del árbitro Cristian Sánchez Ruiz y Gabriel Linck, todos ellos integrantes de la organización de la maratón; junto al Presidente de la URBA, Néstor Galán, y los jugadores Nahuel Neyra, de Alumni, Agustín Gosio, de Newman, y Juan Manzanares, de Deportiva Francesa.

En esta oportunidad, la convocatoria tiene por objetivo recaudar fondos para la rehabilitación de Iñaki Benítez Cruz, jugador de M-19 de la Asociación Deportiva Francesa, quien sufrió una seria lesión cervical.


BA Rugby N°2  

Revista Oficial de la Unión de Rugby de Buenos Aires.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you