Issuu on Google+

PERU Cusco: El Lujo Secreto Color Caribe Lecciones del Mercado La Suiza Brasile単a


Las nuevas alternativas de hospedaje premium en la capital arqueológica peruana. Turismo en el Valle Sagrado y en Machu Picchu pueblo.

Cusco: El Lujo Secreto

En noviembre de este año debe estar inaugurándose el Tambo del Inka Luxury Collection, en el Valle del Urubamba: 118,300 m2.

Libertador En El Urubamba EL arquitecto Bernardo Fort Brescia, el mismo que está haciendo el edificio más alto de Lima (el Hotel Westin en el zanjón y Javier Prado), ha dado cuenta de 118,306 m2 en el Valle del Urubamba para crear el Tambo del Inca Luxury Collection. Esta línea de la cadena Starwood es la que ofrece los más altos estándares de lujo a sus huéspedes. Esto explica por qué la inversión hecha en el hotel por inaugurarse en noviembre de este año alcanza los US$ 50 millones. Tendrá hasta su propia laguna. Arrullado por el murmullo del río Vilcanota, el Tambo del Inca tendrá 128 habitaciones entre 40 y 80 m2, ya sea con vista al río o a las montañas. Un spa de lujo de 1800 m2, dos piscinas temperadas, restaurantes, bar, sala de convenciones para 300 personas y estación propia de tren, harán de esta estadía una sofisticación inédita a una hora de la ciudad del Cusco. En un esfuerzo por beneficiar a las comunidades vecinas, el Tambo del Inca se abastecerá de productos cosechados en la zona, poniendo en valor además la artesanía propia del lugar.

Machu Picchu Exquisito Ajeno al caos de Aguas Calientes, y enclavado en una ladera mágica a la vera del Urubamba, se encuentra Sumaq (www.sumaqhotelperu.com/), hotel cinco estrellas en Machu Picchu Pueblo. Reúne sesenta habitaciones, entre ellas tres Sumaq Suites, 11 Junior Suites y 46 Superior de Lujo.


El chef Rafael Piqueras es el responsible de su cata gastronómica, la misma que incorpora ingredientes autóctonos complementados con técnicas culinarias contemporáneas. El Suquy Café y Bar y el Qunuq Restaurant con su especial vista panorámica del río sagrado incaico, son lugares idóneos donde comprobar estos sabores. Si se quiere ir más allá, clases de cocina enseñan a los visitantes a preparar el cebiche de trucha y un pisco sour digno de Anthony Bourdain. Otras de las actividades que los huéspedes de Sumaq tienen a su disposición es el Pago a la Tierra, realizado por Willco –el chamán de la zona– entre ofrendas y lecturas de hoja de coca, así como excursiones ecológicas hacia las montañas de Putukusi, Machu Picchu, Wayna Picchu y a Mandor. Sumaq ofrece paquetes especiales para peruanos: dos días y una noche con visita al Spa Aqlla incluida por US$ 235 por persona.

Entre La Luna Y El Sol Calvin Klein, Ben Kingsley, Miguel Bosé, Juan Mari Arzak y Ted Turner, entre otros, no deben haberse equivocado: algo especial deben tener los bungalows boutique del Sol & Luna en el Valle Sagrado. Actualmente son 28 los bungalows disponibles, que a diciembre de este año se les sumarán 15 más. El costo del hospedaje standard, todos con jardín y terraza privada, es de US$ 200 la noche. Los bungalows de lujo –hay cinco de ellos de 120 m2 y Jacuzzi personal– oscilan entre los US$ 600 y 800. Ofrece como atractivos adicionales el spa Yacu Wasi (“Casa de Agua”), el restaurante Killa Wasi (“Casa de la Luna”) y el centro gastronómico y de entretenimiento Wayra, punto de partida de excursiones en bicicleta, caballos de paso y cuatrimotos. La carta del lugar es autoría del chef ejecutivo Pedro Miguel Schiafino, ejecutada por el chef residente Helger Selis. La cava del Sol y Luna se jacta de ser la “más amplia del país”, con más de 1,500 botellas a disposición del viajero en busca de la inspirada interpretación de su última visita a Motay, Písac u Ollantaytambo, atractivos vecinos a los bungalows. Revista

La heroica e histórica Cartagena de Indias, el secreto mejor guardado del Caribe. Un nuevo destino turístico de medio año.

Color Caribe

El corralito de piedra que protege el centro histórico es la excusa perfecta para acceder a la mejor vista.

Majestuosas catedrales, arquitectura de estilo colonial, aromas del litoral y los cañones aún intactos sobre una imponente muralla que protege el centro de Cartagena de Indias. La historia se respira en sus señoriales recovecos. En la Bahía de las Ánimas, el Muelle de los Pegasos, la Calle de la Amargura, la Plaza de los Mártires o la Calle de la Necesidad. Cartagena de Indias quizá sea lo que la Lima virreinal sería si hubiese resistido a los ataques de vándalos y piratas. Caminar sobre el muro, detenerse y mirar el atardecer. Es decir, mirar al sol diluyendo su color rojo en los varios niveles de azul que tiene el mar del Caribe.

Cartagena es caliente todo el año, con un promedio de al menos 30° C. En el agua, en el aire, pero sobre todo en su gente. Se encuentra al norte de Colombia, en el departamento de Bolívar. Sus calles son generosas en anécdotas del presente y sucesos del pasado. Ciudad turística y costera, al fin y al cabo, suele recibir a sus visitantes con 90% de humedad y paseos en yate, bote o lancha, platillos marinos y arena fina en cada playa. Las múltiples islas son una miríada de alternativas: Barú, Tierrabomba o el Archipiélago del Rosario, por mencionar solo algunas de las más de 50 islas exóticas, 6 zonas de reserva ecológica y 18 mil hectáreas de parques naturales marinos y submarinos. La comida es tropical en sus frutos, colombiana en su contundencia y latina en sus sabores. Langostas y pescados varios son los ineludibles y pecadores platos de fondo.


Toda ella, la ciudad, es un Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1984. Pero algunos puntos turísticos también lo son, por su lado, como por ejemplo la famosa Torre del Reloj o Boca del Puente, construida sobre la muralla en pleno siglo XIX. Hacia afuera, saluda al barrio de Getsemaní y al Muelle de los Pegasos, de donde zarpan pescadores y turistas hermanados por una misma ola. Hacia adentro, la torre recibe a los visitantes de la Plaza de los Coches, rodeada de casonas con balcones de madera. La estatua de Pedro de Heredia, el conquistador español que fundó Cartagena en 1533, les recuerda que esta fue la primera América descubierta por el Viejo Mundo. Esta América se distingue del resto del Caribe porque suele estar fuera del acostumbrado circuito de huracanes, a diferencia de La Habana, Santo Domingo o Kingston. Ello, junto a su accesible tarifa, explica por sí solo por qué la aerolínea LAN Perú ha empezado a volar dos veces por semana a Cartagena de Indias. La historia en cada muro, sin embargo, tiene su contraparte en la modernidad del hospedaje. Hoteles de lujo (Hotel Las Américas, el Hilton Cartagena, etc.) y una variada paleta de propuestas de hospedaje reciben a los asistentes a los numerosos festivales culturales y artísticos que se realizan en la ciudad. Pasado y futuro frente a un mismo mar.

Revista

De cómo La Boquería –mercado emblemático de Barcelona– podría ser un ejemplo a seguir localmente.

Lecciones del Mercado Difícil imaginar un supermercado convertido en destino turístico. Facilísimo imaginar un mercado transformado en tal. Uno de los casos más vigorosos y ejemplares en todo el mundo al respecto es el caso del Mercado de la Boquería, en Barcelona. Originalmente establecido como mercado ambulante hacia el siglo XII, el establecimiento de venta alimenticia logra su residencia fija recién en el siglo XIX cuando providencialmente se incendia el Convento Carmelita de San José. Sobre sus ruinas se establece el mercado bajo el santo auspicio del padre de Jesús. Nada menos que en la misma Rambla de Barcelona.

Mercado Para El Mundo Actualmente, con sus 6,000 metros cuadrados, es el mercado mayor de España. Sus trescientos puestos ofrecen al turista un menú visual, olfativo y culinario único en su categoría. El valor agregado del mercado, ser epicentro del contacto social y cultural vivo de una localidad, logra convocar decenas de visitantes extranjeros al día, a la par de una variopinta feligresía local que va al mercado como otros acuden a un restaurante. La mojama –musciame de atún– que ahí se encuentra, es un banquete al paladar. La iluminación de los productos, casi toda en base a dicroicos, es clave en darle esa apariencia siempre apetitosa al lugar. Aunque sin necesidad de juegos de luces su cualidad gourmet ha quedado establecida gracias a la bendición de la aristocracia culinaria española, que nunca renegó de su nobleza popular. Destacan las diez butacas siempre llenas del bar Pinotxo justo en la entrada, una institución dentro del mercado –no salir de ahí sin probar sus garbanzos con butifarra negra asentados con una copa de cava–, así como a la presencia internacional que los comerciantes de Ir a tomar desayuno al mercado de Barcelona es una costumbre democrática. En Lima podría ser igual.


la Boquería siempre procuran. Es más, tal es el grado de sofisticación de algunos puestos de este mercado que es posible encontrar lugares donde solo vendan huevos, o plátanos. Constantemente hay delegaciones del mercado catalán participando en ferias culinarias alrededor del mundo. Las analogías y posibilidades de réplica respecto a mercados peruanos son múltiples (ver recuadro que da cuenta de una de ellas). En todo caso siendo Lima la capital gastronómica de Latinoamérica, resulta imperdonable no contar por lo menos con un mercado acondicionado y pensado como atractivo turístico. La Boquería estaría presta a hermanarse con él. Y por ahora, mientras espera, acaba de inaugurar un canal de información Bluetooth para sus visitantes. El turista que lo visite solo tiene que prender su celular para recibir información sobre dónde hay cangrejo fresco a la redonda. ¿Qué se espera para saber lo mismo del cebiche recién hecho apenas se pise un mercado en Lima? La comida ya está, la tecnología también. Revista

Una visita a Gramado, bucólico rincón europeo del Brasil.

La Suiza Brasileña Este se trata de nada menos el tercer destino más visitado del Brasil. Si la playa y los negocios son los principales atractivos de los obvios dos primeros, es correcto decir que la principal razón por la cual visitar Gramado es su privilegiada naturaleza. Además de eso, cuenta con la mayor infraestructura del Estado brasileño: dos centros feriales, completa capacidad hotelera, y una red gastronómica capaz de alimentar a 15 mil visitantes. Ubicada en el estado de Rio Grande do Sul, a solo 115 km de Porto Alegre, y en la Gramado le debe mucho de su actual llamada “Sierra Gaucha”, Gramado ofrece un paisaje personalidad a la colonización alemana de privilegiado, de clima templado y sabor europeo a través de la zona. Cuenta con poco más de 33 mil sus primeras colonias alemanas e italianas. Aquí el típico habitantes. tono tropical brasileño es suplantado por la exuberancia bucólica y una tranquilidad bávara; solo falta Heidi en sus calles. La hortensia es la flor típica de la localidad, que crece vigorosa en parques y calles públicas.

Atractivos Imperdibles Si bien el atractivo propio del lugar envuelve y gobierna la ciudad (aquí las calles se acomodan a la naturaleza, no al revés), uno de los lugares más ilustrativos de su personalidad es uno intervenido por el hombre, el Lago Negro. Este lago artifical fue creado por Leopoldo Rosenfeldt luego que un incendio arrasara el original Valle del Buen Retiro, trayendo árboles desde la misma Selva Negra alemana, lo que explica su actual nombre. Pinos y hortensias por doquier. El Vale do Quilombo sería su antítesis: bosques de araucarias que crecen a suaves 850 metros de altura. Pero no todo es vegetación en Gramado. Una serie de museos entrañablemente pintorescos permiten la posibilidad de recuerdos inolvidables de una visita. Están por ejemplo estos tres de sabor europeo: el Museo Medieval (www.brasoes.com), el Museo del Piano (www.personplanos.com.br) y el apetecible Museo del Chocolate (www.prawer.com.br). Además, dos divertimentos inusuales y contemporáneos, el Hollywood Dream Cars (exposición de autos de los 50’s y 60’s ), y un atractivo que tiene en Lima una versión local, el Minimundo (www.minimundo.com.br), que en el país mais grande do mundo, ya es todo un acontecimento por sí solo.



de lujo