Contratiempo 06

Page 1

Bilboko Argazkigintza Garaikide Zentroaren hiru hilerokoa/doako alea

dulos ó m s o + nuev estrales trim lleres y ta 6-53 4 pags.

Curslode Anua

Trimestral del Centro de Fotografía Contemporánea de Bilbao/ejemplar gratuito

abril/junio 2014

www.cfcbilbao.com

06




www.cfcbilbao.com


15 de marzo abierta matriculación CURSO ANUAL DE FOTOGRAFÍA y nuevos Módulos Trimestrales y Talleres fin de semana / Martxoaren 15etik aurrera matrikula zabalik urte osoko argazkigintza ikastaro, hiru hilabeteko modulu berri eta asteburuko tailerrak egiteko



Edificio Ensanche, Plaza Ensanche 11 Telf. 944 248 890 48009 Bilbao

www.cfcbilbao.com


edit cfc orial C

on la edición de este Contratiempo 06, el CFCBilbao afronta el último trimestre del actual año académico. Hemos recibido estos meses, en el Centro, el vendaval creativo de Ricardo Cases: charla, exposición y un magazine relámpago (Fotoziti Bilbao) elaborado por sus alumnos en el curso del taller de fin de semana. Desembarcaron, después, Los Modlin (actualmente en exposición en la sala CFC), de la mano de su recreador, Paco Gómez, hechizero visual que protagonizó un viernes del CFC inolvidable en el que el público pudo hacerse con un ejemplar de su libro homónimo, convertido, ya, en objeto de culto. Y continúan los alumnos con sus inquietudes poblando la escuela de fotos y preguntas. Con Gonzalo M. Azumendi, una veintena de audaces expedicionarios pasaron un día de safari fotográfico en Las Encartaciones, y en las aulas del Centro se debate encendidamente sobre el panorama fotográfico, sobre cuestiones de técnica fotográficas o sobre poesía visual… LY encaramos estos próximos meses con la ilusión de recibir dos magníficas exposiciones: el periplo del viajero Burton Norton el pasado siglo, rescatado por el Ingenio creativo de Eduardo Momeñe; y Casa de Campo, un modelo de trabajo documental contemporáneo realizado por Antonio M. Xoubanova quien, al igual que Momeñe, visitará Bilbao para atender sendas charlas y talleres en el CFC. Las conferencias de Los Viernes del CFC siguen siendo un éxito de público, y con dos trimestres ya recorridos del actual curso, el CFC continúa sumando adeptos dentro y fuera de la escuela, sembrando en la ciudad de Bilbao el contagio a este mundo maravilloso que es la fotografía.

©Antonio M. Xoubanova/ Casa de Campo

CFCBILBAO

cfc

8


cfc 8

Editorial

10

Burton Norton /Eduardo Momeñe

20

Yo también fui amateur /Cienojetes

22

Casa de Campo /Antonio M. Xoubanova

30

Lux Dubia /Ricky Dávila

35

Fotoziti Bilbao /Portafolio Alumnos CFC

45 Yoísmos /Érika Goyarrola

46

Cursos CFC

52

Talleres CFC

Contratiempo es una edición del Centro de Fotografía Contemporánea de Bilbao. Edif icio Ensanche, Plaza Ensanche 11, 48009 Bilbao. Tel.: 944 248 890 Dirección: Ricky Dávila / Diseño: Von Barelli, Moosbruger / Redacción: Érika Goyarrola / Comunicación externa y publicidad: Marta Olano. Foto de portada: LOS MODLIN- Paco Gómez. www.cfcbilbao.com contratiempo@cfcbilbao.com

9

cfc


“ Las fotografías de


E

n aquellos días yo era un joven estudiante de literatura en Oxford, más interesado quizá por todo aquello que calmase mis ansias de mundo y de libertad, que por memorizar los poemas de John Donne. Mi vida transcurría en el colegio St. Hugh, un lugar que siempre recordaré con agrado. A él debo momentos excelentes, buenas amistades y gran parte de mi formación. St Hugh estaba inmejorablemente situado en el norte de la ciudad, poseía un excelente jardín bordeado por cuatro amplias calles, y su entrada se encontraba en St. Margaret rd. El paseo hasta la librería Blackwell’s en Broad rd. y el consiguiente encierro en aquel paraíso de libros, fue durante un buen tiempo uno de mis pasatiempos favoritos, y puedo decir que allí en Blackwell’s leí muchos de los libros que han sido determinantes en mi formación humana e intelectual. Es probable que para adquirir una formación rigurosa en alguna materia, sea más beneficioso leer mucho de poco que poco de mucho, algo que nunca he practicado, y es por ello que mi cultura no es rigurosa en cuanto a un conocimiento profundo se refiere, pero lo mucho o poco que he leído está integrado en mí como si fuese parte de mi propio cuerpo. En cierto modo fui un autodidacta, aprendí un poco de todo gracias a mi curiosidad, y soy consciente de mis grandes carencias cuando se trata de materias a las que no les he prestado una cierta atención. Muchos son los libros que han quedado grabados en mi memoria como si fuesen parte de mí, como lo son los buenos amigos, mis creencias o mis prejuicios, y, sin lugar a dudas, fueron obras que puedo decir estudié en Blackwell’s. Pienso que los buenos libros deben ser poseídos, y cuando mis posibilidades me lo permitieron me hice con muchos de aquellos que ya había leído en Blackwell’s sin llegar a comprarlos; otros muchos aún esperan su momento, un momento que llegará siempre que mi mente lo permita…

Un relato de W.G.Jones 11

cfc


N

terró a César, si bien en un principio pareció desear lo mejor para él. Quizá le traicionó su mente, ocurre en algunas ocasiones cuando somos esclavos de contradicciones aún sin resolver. Yo quería conocer el lugar donde ocurrieron los hechos, hacer realidad lo que ya conocía en palabras, sobre lo que ya habíamos hablado, si bien Burton me advirtió de que en la mayor parte de las ocasiones, no existen los lugares donde ocurrieron los hechos, un comentario enigmático, sin duda. En todo caso, un excelente discurso el de Marco Antonio, transcrito impecablemente por Shakespeare. Fue allí donde se gestó el mundo, donde situamos la cámara, mi convencimiento de encontrarnos en el lugar exacto. Aquellos escalones se encontraban en un estado que hablaba del tiempo transcurrido, y de lo que ello implica, pero finalmente allí se encontraban, reconocibles, huellas de seres humanos que se convirtieron en polvo hace ya mucho tiempo…

o hace mucho tiempo volví una vez más a uno de aquellos grandes textos que leí en mi juventud. Es una imagen, las imágenes que generan las palabras, una imagen de una fuerza inexpresable, es la impresión que nos dejan las palabras bien dichas. Es el momento en el que Marco Antonio se dirige a los ciudadanos romanos para justificar lo que parecía condenable, y para condenar lo que muchos consideraban justificable: Amigos, romanos, ciudadanos, prestadme vuestros oídos, venía a demandar. Probablemente no hubiera hecho falta decir mucho más. Son sonidos que me acompañaron por las ruinas romanas, y cuando me encontré ante los restos de aquellos escalones donde fueron pronunciadas, comprendí que los lugares adquieren su más amplio significado cuando están envueltos en palabras. Es la fuerza de las palabras, y no fue casual que mi llegada a Roma fuera acompañada de un gran interés por reconocer las escaleras donde Marco Antonio había pronunciado aquel discurso memorable en el que en-

cfc

12


13

cfc


(Foto pag. anterior)

D

escubrí aquel cuadro extraordinario, La Parábola de los Ciegos de Brueguel , a raíz de conocer la razón por la que Burton se había parado ante una pequeña iglesia de las muchas que poblaban Flandes. Me interesé por la obra de Brueguel, y ya en Oxford leí ampliamente sobre ello. Fue a partir de ello cuando me vino la idea de realizar una película sobre aquel viaje sin rumbo, sin finalidad, sin meta, sin una tierra prometida, el de aquellos desgraciados y que yo sabía Brueguel había escenificado en los campos de Flandes junto a la bella iglesia de Sint-Anna y que habíamos fotografiado. En las imágenes de mi mente, aquellas que yo iba generando cuando me quedaba solo con mis pensamientos, cuando miraba el mundo sin verlo para atraparlo mejor, aquel, el de los ciegos en su sórdido viaje hacia el abismo, como ovejas ante el precipicio, era una imagen cinematográfica, un mundo que yo hubiese deseado obtener, aún no he renunciado a ello. Quizá Brueguel también hubiera deseado filmar aquella escena esperpéntica, ciertamente no pudo, pero sí nos dejó un boceto de inapreciable valor, la escena perfectamente bien planteada, un extraordinario fotograma de una película por hacer, así son las fotografías, pensé, fotogramas de una película que probablemente nunca llegue a existir. El cine hubiese permitido a Brueguel mostrarnos el desarrollo y desenlace de los extraordinarios espectáculos que sus pinturas prometen. Brueguel en movimiento, en blanco, grises, y negro, sus personajes, allí en Sint-Anna. Quizá algún día, en una batalla desesperada contra el tiempo, pueda actuar sobre uno de los más grandes pintores que el mundo haya dado… Debo incidir en la razón por la que Burton decidió fotografiar una de las muchas iglesias que pueblan los campos de Flandes en nuestro camino a través de ellos, sin duda ello se debió a imágenes almacenadas en su memoria. Tuvo la impresión de haber visto anteriormente aquella iglesia ante la que decidió parar e instalar el trípode y la cámara, quizá en sueños, pero quizás también en láminas, una sensación de déjà vu, y que estaba presente en muchos momentos del viaje. Tras realizar no más de dos fotografías, continuamos nuestro camino por los campos de Flandes…

B

urton se extasiaba ante las catedrales, a en realidad lo anónimo que había en e ban hacia el cielo, la de Aachen, catedra el Rin, y cuyo interior, la Capilla Palatina, un tible, allí, el trono de Carlomagno. Tan solo y Panteón de Agripa, otro interior inexplicable, la cámara de Burton tan solo pudo recoger e Tampoco pudimos fotografiar aquel irrepetib

cfc

14


anónimas, todo en ellas era anónimo, ellas, obras descomunales que miraal imperial, en nuestro camino hacia n octógono de una belleza indescripyo quedaría tan impresionado por el , con un extraordinario exterior, que en pequeños detalles, allí en Roma. ble interior en Aix-la-Chapelle, pero

quedó un buen exterior, un día lluvioso, incómodo, muy poca luz también allí en la plaza de la catedral, hubo dificultades, pero aquel lugar prometía una fotografía. Ninguna catedral cabe en una cámara, especialmente la de Florencia, tampoco la de Amberes, pero aún así, las fotografías pueden mostrar su peso, dijo Burton, estaba interesado en el peso de las cosas más que en sus dimensiones, también en su peso en la historia, la calidad de la letra con la que fueron escritos aquellos lugares…

15

cfc


cfc

16


L

legamos a Mont Saint-Michel en uno de los periodos en el que la marea se había retirado, cuando el mar no era visible, una inmensa explanada con aquella pirámide en medio de lo que yo percibía como ninguna parte, y ante la cual Burton pareció maravillado a tenor de sus palabras escritas en su diario. Leo su escritura en lo que parece ser un buen francés, un texto que no parece suyo, demasiados adjetivos, demasiada admiración, ahora recuperado del olvido: La abadía escarpada, puesta allí, lejos de la tierra, como un fantástico caserón, asombroso como un palacio de ensueño, increíblemente extraño y bello. Mont Saint-Michel aparece como algo sublime, una pirámide extraordinaria, asentada sobre un enorme peñón clavado en la arena. Parecería Keops… Es una costa amable de arena blanca, quizá gris, lo recuerdo mal, dependería del color del cielo en todo caso, es un mar que no asusta pero que no es acogedor, hay algo de bruma en el horizonte, un cielo nublado, pero no es un cielo vacío, no es de un blanco plano como lo muestran muchas veces las fotografías. No son las tormentas que la pintura ha buscado constantemente, no es una naturaleza contra la cual haya que luchar aunque fuera para soportar una aterradora belleza. Olas mínimas que segundo tras segundo van muriendo en la arena. Es un mar opaco y sin profundidad hasta donde la vista prácticamente se pierde. Parecería cálido pero no lo es. De pronto llega una embarcación, aparece por sorpresa. Esta costa sabe mucho de ello, siempre aparece una primera embarcación en el horizonte, es una espera, es la costa de Normandía, una de las puertas del continente. Mareas extrañamente amenazantes, por su inocencia, por su apacibilidad. El desierto se convirtió en playa, finalmente desapareció la playa, surgió la isla, el mar lo invadió todo como aquel día en Northumberland, en el castillo de Bamburgh, en aquel sueño que dejó Burton plasmado en su diario y que transcribo. Se trata de Mme. de Sévigné que parte en su coche de caballos hacia la abadía. En un momento dado, el carruaje rompe su eje, al parecer tras chocar contra un tronco que había pasado inadvertido para el cochero. El coche queda embarrancado en la arena, probablemente es un lugar de arenas movedizas. El cochero exige a los caballos que tiren con toda la fuerza de la que son capaces, pero nada se puede hacer por salir de esa situación. El agua se acerca, lo inunda todo, Mme. de Sévigné presagia su muerte, va a ahogarse, se ve a si misma muerta, el agua ya le llega a la cintura. Le había escrito a su hija antes de partir: Veo el mar y el monte Saint-Michel desde mi ventana. Ese monte tan arrogante que visteis tan orgullosa y que os vio tan hermosa… (BN, Diario) Finalmente el agua comenzó a retirarse y fue el incontrolado zigzag del río Couesnon, lo que hizo posible que Mont SaintMichel se encuentre en Normandía, y no en Bretaña, lo supe más tarde.

17

cfc



Los viernes del

cfc Proyecciones y charlas-coloquio con fotógrafos, comisarios y artistas visuales

______________________________________________________

Martín Rueda

La vida corta, viernes 4 de abril

Eduardo Momeñe

Las fotografías de Burton Norton, viernes 25 de abril

Personal II

Presentación proyectos alumnos, viernes 2 de mayo

Ernesto Valverde Medio Tiempo, viernes 23 de mayo

Leo Simoes

Festival Begiraphoto 2014, viernes 30 mayo

Antonio M. Xoubanova Casa de campo viernes 6 de junio

Carlos Gollonet

Nicolas Nixon: el pulso del tiempo, viernes 13 de junio Centro de Fotografía Contemporánea de Bilbao. Edificio Ensanche, Plaza Ensanche 11. 48009 Bilbao. www.cfcbilbao.com 944 248 890 Horario: 19h30 a 21h00. Abierto al público hasta completar aforo. (La organización se reserva el derecho a posibles cambios en el programa)


Los puntos ciegos de la fotografía

Yo también fui amateur

Y

o también fui un amateur, un aficionado a la fotografía, pero lo estoy superando. Dos veces por semana acudo a la reunión de Amateurs Anónimos, donde comparto con mis compañeros los recuerdos de mis días más turbios.

Voy a sincerarme del todo con vosotros. Era joven y quería probar cosas nuevas, tenía ganas de experimentar con mi cuerpo (full frame) y mi pepino. Era un irreflexivo y me pasaba el día jugueteando con el aparato, marcándome unos tiros en ráfaga en cualquier lugar y a cualquier hora. No le hacía ascos a nada, fuera al atardecer, al amanecer, desnudos… todo sin filtros Cokin. Un descerebrado que jamás reflexionaba sobre la toma fotográfica. Y así pasó lo que pasó, que llegaron las malas compañías y acabé en una conocida red social de fotografía. Aquello fue una verdadera orgía. No había día que no me pavoneara con mis fotos, que no se la chupara a no menos de 100 personas mediante el mecanismo de favoritos. A lo mejor no me gustaba mucho, pero con tal que me devolvieran el favor yo era capaz de lo que hiciera falta. No tomaba ningún tipo de medidas de precaución, no editaba mis fotos, no sabía ni siquiera lo que era un porfolio. Tal y como salían de la cámara las subía, sin importarme lo que pudiera pillar. Era el placer por el placer. Un deseo irrefrenable de jugar con la mirada y aprender cada vez más técnicas secretas. A veces sutiles, a veces agresivas. Tan pronto pasaba largas noches sin parar de exponer mi sensor como otras veces sólo me apetecía un meneo al obturador rápido en cualquier esquina a plena luz del día, con la primera persona que pasaba. A pesar de lo irresponsable, no podía dejarlo, lo encontraba excitantemente divertido. Yo quería ser fotógrafo, se me llenaba la boca al pronunciar dicha palabra. Mi obsesión no iba más allá del próximo disparo. Sólo me importaba tomarla allí, hacerla mía, una toma única, sin más compromisos. No podía entonces establecer ningún tipo de relación en base a distintas tomas, no quería atarme a una historia estable, a una relación o una secuencia que minara mi liber tad. No eran tiempos de proyectos, ni siquiera a medio plazo. Sin embargo, a la vez se trataba de una época de mucha presión. Los otros amateurs invertían mucho dinero en sus cuerpos, los resultados estéticos que conseguían eran muy altos. Se trataba de un ambiente muy exigente en el que no era fácil des

tacar. Cualquier imperfección, por ejemplo si un día no tenía el horizonte bien recto, podía ser motivo de debacle. Conforme uno se hace mayor es difícil no trepidar de vez en cuando, a no ser que puedas permitirte un cambio de pepino. Al final la pre sión pudo conmigo y me fui alejando poco a poco de ese mundo. Descubrí además que con los años debía renunciar a ese ímpetu, que uno debe madurar y dejar de ser fotógrafo para pasar a ser artista. A cierta edad uno no está ya para andarse con juegos, la vida es una cosa muy seria y por tanto la fotografía también debe serlo. Ahora pienso mucho antes de disparar. De hecho, a veces salgo de caza y vuelvo sin haber disparado ni una sola. Sin embargo reflexiono mucho y eso lo compensa todo. Atrás quedaron las exigencias estéticas tan estrictas. Ahora puedo tener una imagen con mucho más grano, más descuadrada o más confusa. Sin embargo he descubierto que esa ambigüedad despierta interés entre las personas maduritas trascendentales, que pueden centrar su atención en lo que hay también en mi tercio superior. Aun así recuerdo con cierta nostalgia cuando no tenía que revestir todo lo que hacía con un discurso embaucador, cuando todo iba bien sin muchos prolegómenos. He dejado la toma única y desde hace años tengo un proyecto estable a largo plazo. No seré hipócrita y debo reconocer que quizá lo compagine con ciertos proyectos de duración más corta que me den vidilla. Ya se sabe que con el tiempo uno deja de juguetear, todo se vuelve más previsible, menos fresco, más rutinario. Por eso a veces me veo tentado de salir a ver qué me encuentro por los barrios más sórdidos. Luego antes de llegar a casa me limpio bien el sensor para que no queden pruebas. Actualmente tengo otros amigos, claro. Nos reunimos de vez en cuando en ferias y locales secretos. Comenzamos excitándonos sólo con el tacto de ciertos papeles y las cosa se va poniendo caliente con las performances de algunos. Al final todo acaba a lo Eyes Wide Shut, unos pocos mojan y los demás sólo miran. Yo también fui un amateur. Yo también amaba la fotografía. Ya no, lo he superado. Ahora sólo quiero tener fama y poder.




Fotografías de ANTONIO M. XOUBANOVA




cfc

26


27

cfc




incrustado como un parásito inextirpable al tierno pescuezo de su dueño).

E

n mis pesquisas internáuticas, rebuscando en los orígenes faústicos de este invento del demonio llamado fotografía, he descubierto al omnipresente Atta Kicher, erudito aventurero y abarrocado (de quien ya ha quedado copiada su cerrada defensa de la realidad histórica del Diluvio Universal) que, parece, contribuyó de manera decisiva a la portabilidad de la Cámara Obscura en el SXVII. De este modo, al mamotreto inmanejable ideado hasta esas fechas, el estudioso habría añadido unas patuelas y alguna que otra bisagra, de modo que el cortesano de turno, plegado el invento al hombro, buscaría algún palacete o colinilla inspiradora por los alrededores, calcándola arteramente a la luz de este invento endiablado. De ahí a la actual cámara fotográfica median un par de siglos, pero la suerte ya estaba echada. De modo que uno de mis admirados héroes, pienso para mí, experto en jeroglíficos, vulcanólogo, conspicuo inventor y autor de 44 volúmenes en cuyas páginas viene a dar respuesta al universo todo, que descendería, en su obsesión por alumbrar el ultramundo, a las entrañas mismas del Vesubio, éste insigne y proteico jesuita, digo, contribuyó de modo irreversible a la gran engañifa universal de la fotografía, allanando el camino a ingenieros y voraces industriales que han colado en el cálido seno de cada uno de nuestros hogares este aparatejo ciclópeo y monocular, pretendido captor de realidades, llamado cámara fotográfica (artilugio colgado del hombro de quien escribe desde hace más de veinticinco años,

cfc

Del gran Attanasius cabría añadir que ideó el arpa eolia, instrumento que sonaría al paso de las corrientes de aire, y que descartó, taxativa y científicamente, la posibilidad de alcanzar la Luna con la babélica torre codiciada por Nimrod (Génesis 1011), augurando un cataclismo bíblico en el intento: “En orden de alcanzar el cuerpo celestial más próximo; la Luna, la torre debería haber contado con 178,672 millas de altura, y compuesta de tres millones de toneladas de materia. Esta desproporcionada distribución en la masa de la Tierra hubiera alterado el balance del planeta y lo hubiera movido de su posición en el centro del universo, resultando en una distorsión ca-

taclísmica en el orden natural”.

******* Paso la tarde en Internet, siguiendo el rastro luciferino que acompañó el alumbramiento del proceso fotográfico, acumulando pruebas para delatar la presencia del Maligno y los orígenes oscuros de este ingenio contra natura que es la fotografía. Cuenta la Wikipedia que en el S.XVIII el filósofo naturalista J.H. Schulze, descubridor de la sensibilidad de las sales de plata

30

a la luz, intentó reproducir un experimento del alquimista alemán Balduino (nombre éste último de monje de novelón gótico, pienso para mí), quien un siglo antes, en su obsesión por hallar la sustancia universal luminiscente, ¡el weltergeist!, habría descubierto el fósforo. No sería exagerado suponer que, en su fáustico coqueteo con el gobierno de la luz, Balduino pudiera haberse dejado el alma en el camino. El propio Shculze, un siglo después, recreando el prometeico experimento (y desafiando, en su empeño, al cielo todo), utilizaría accidentalmente agua regia contaminada con trazas de plata, lo que vino a provocar el sorprendente ennegrecimiento del residuo obtenido, una vez expuesto éste a la luz. Schulze bautizaría este umbroso y decepcionante remedo de fósforo con el latinajo de Scotophorus, “generador de oscuridad”, en oposición al codiciado Phosphorus o “generador de luz”. Quedaba, así, demostrada la fotosensibilidad de las sales de plata, y expedito el camino a la captura de la realidad mediante la resina argéntica, pegajoso señuelo éste con el que hemos impregnando, durante siglo y medio, los negativos y placas de nuestras cámaras analógicas, cazando por las patuelas a los huidizos fotones que dibujan con sus chispazos y fosforescencias esta realidad absurda nuestra.

****** Caído en desgracia, el protagonista del Doktor Faustus de Thomas Mann, Adrian Leverkhün, se amanceba con el Diablo para encontrar, en sus indagaciones mu-


www.luxdubia.blogspot.com.es

sicales, el lamento originario, el primer sonido vomitado al mundo desde la caverna solitaria del hombre.

de los tiempos.

“…Y puede uno atreverse a decir que toda expresión es lamento (…) El eco es esencialmente lamento, la respuesta condolida de la naturaleza al hombre y a su intento de manifestar su soledad”.

El Adrian Leverkhün de Thomas Mann: “… que desde el año veintiuno de mi vida vivo aparejado con Satanás”. A la tierna edad de veinte años empezó quien escribe a tomar fotografías…

El músico, condenada su alma sin remedio, adivina en el recurso de la armonía musical o en el descubrimiento de la perspectiva en la pintura, un ingenio falaz del hombre, mero ardid, engañoso ilusionismo, “el colmo de la arrogancia moderna”, describe, en la carrera suicida de la especie hacia el fatal progreso. Al fuego, pues, todos estos siglos de civilidad y de evolución presuntas; al fuego el PhotoShop, la perspectiva cónico oblicua de Brunelleschi, el diccionario de sinónimos y la Nintendo 3D. Al fuego simetrías, tornillos, lentes hiperfocales e Internet… Y al fuego, ya que estamos, los paragüas negros, los deportistas que se atusan el pelo con gomina, los jueves y los hombres del tiempo (cuando aciertan). Al fuego el peso de los recuerdos y los calambres del espinazo. Al fuego nostalgias hueras y veleidades de infinito, al fuego también todas las Thermomix del planeta y los partes médicos (cuando aciertan). Al fuego esa tristeza que el tiempo le va cosiendo a uno a los ojos y los agujeros negros (que todo lo amenazan)… El amable lector disculpará que en la criba incendiaria aquí propuesta se cuelen, escurridizos, los pequeños demonietes de quien escribe, ajenos, en sustancia, a este argumento iluminado mío, a estas líneas que comenzaron, decididas, con una clara intención de pedagogía universal y hondo compromiso social, y que han acabado abandonadas a las flaquezas y debilidades sin número de su dueño. El fuego es lo que tiene: difícil poner un límite a las flameantes llamas de nuestra hoguera, una vez iniciada su danza devoradora. Retornar, pues, desnudos, a la caverna, saltando de piedra en piedra, sin más discurso que el lamento gutural de un simio enojado y la temblequeante luz de nuestra antorcha como guía. Dibujar, así, la raíz primera de nuestros sueños ya olvidados, el trazo sanguinolento con el que el hombre marcaba sobre la piedra el mapa de sus temores y de sus alegrías primeras en el inicio del inicio

***

****** Vacaciones en U. Lluvias bíblicas y algún que otro rayete de sol que se cuela, fugaz, entre los negros nubarrones. Salgo por las tardes al exterior aprovechando la frágil calma entre un aguacero y otro. Voy tecleando en el ordenador mis ocurrencias primates, protegido de la nubes traicioneras por el estrecho alerón del caserío, con la mesita cojitranca en la que me apoyo bailoteando al ritmo de mis palmetazos inspirados. Acompaña esta escena de trance creativo un pequeño animalillo inclasificable, una raposa o un zorrete, a saber, cuya visita vengo recibiendo esta última semanas con cumplida regularidad. El animalillo aprovecha, como yo, la tregua de los cielos, se cuela en el terreno y trota animadamente hasta el ciruelo, en cuya base se entrega sin preámbulos al festín de fruta extendida por el suelo .

el mismo tono imperativo, por el gran Aristóteles, quien en su Generatio Animalum e Historia Animalum aseguraba que es una verdad patente, así decía, verdad patente, “que los pulgones nacen del rocío y los cocodrilos de los troncos en descomposición”. El alopeopileco, entretanto, parece haberse tomado un descanso: sentado sobre los cuartos traseros, mordisquea con indolencia algún resto de ciruela, al tiempo que me escruta con la indiferencia de un adolescente mascando un chicle. Kichner negaba la presencia en el Arca salvadora de cualquier animal que no fuera “cuadrúpedo de especie genuina”: a las puertas de la nave salvadora quedarían, pues, gorgojos, pulgones, tábanos y demás bichejos innobles; fuera quedó también, según el estudioso, el tragelafo (nacido contra natura del cabestro y la cierva), también la leocrota (león y hiena), y fuera, por supuesto, el alopeopileco, que, aleccionado desde tiempos bíblicos contra el agua, pienso para mí, aprovecha este parón de las lluvias para devorar con pachorra frailuna las ciruelas de mi jardín.

*******

Bien podría tratarse de un alopeopileco, pienso para mí, cuadrúpedo descubierto al mundo por (¿Quién si no?) el insigne jesuita Atanasius Kichner, exégeta y vulcanólogo, quien atribuía el origen de este animal al cruce espurio de un simio con una zorra. Fanático defensor de la realidad histórica del Diluvio Universal, Kichner excluyó sin reparos del Arca bíblica a los animales clasificados por el propio estudioso como “infectos”, esto es, aquellos que surgían de la materia putrefacta, por ejemplo: “los que nacen de la exhalaciones del vino; los que nacen de la putrefacción de las plantas, como los gorgojos de las habas, los julos de las nueces y las arañuelas del lentisco; así como muchas otras especies de animales infectos –insiste el estudioso- que nacen de los excrementos de los animales vivos y de los cadáveres de los muertos: así, de los asnos y de los caballos nacen los tábanos”. Al listado de animaluchos execrables, añadía Kichner como ejemplo el de las lombrices y los reptiles “ya que entre ellos no hay una nota distintiva de sexo y nacen directamente de lo podrido, lo que se ha comprobado experimentalmente, por lo que no lo podemos dudar –concluía lapidario-”. A todo esto cabría añadir la máxima, expuesta en

31

cfc





PORTAFOalumnos LIO cfc

De la serie “Sirimiri” (2013), © Nacho Carrasco


cfc

36


37

cfc


cfc

38


39

cfc


cfc

40


41

cfc




1+1=12 Encuentros Fotografía Contemporánea Collaje de Cristina De Middel y Ricardo Cases: 4 - 14 de marzo LÁSER de Iñaki Domingo y Alejandro Marote: 20 - 28 de marzo Horizon de Jon Cazenave y Julián Barón: 2 - 16 de abril Porno Miseria de Fosi Vegue y Óscar Monzón: 24 de abril - 9 de mayo Contact, Complot, Combat de Juan Valbuena y Roger Guaus: 14 - 23 de mayo GIGANTE de Antonio Xoubanova y Aleix Plademunt: 28 de mayo - 6 de junio

“Galerie du 10”. Institut français Madrid C/Marqués de la Ensenada, 10 -12


Yoísmos

Lee friedlander

por Érika Goyarrola

En 1970 Lee Friedlander buscaba un editor con quien publicar su primer libro. Ante la imposibilidad de encontrar alguno que lo hiciese, el fotógrafo se dijo: “¿qué locura podría hacer con una exagerada cantidad de dinero caída del cielo? Voy a hacer un libro que nadie en su sano juicio tocaría”. Y así nació Self Portrait. El fotógrafo, nacido en Aberdeen (estado de Washington) en 1934, se trasladó a Nueva York en 1956 donde trabajó haciendo fotografías para revistas y portadas de discos de jazz, su otra pasión además de la fotografía. Allí fue acercándose al entorno fotográfico formado por Robert Frank, Helen Levitt o Richard Avedon, entre otros. Un grupo amplio de quien recibió una importante influencia y que, junto con él mismo, cambiaría el curso de la fotografía estadounidense de los años 60 y 70. En 1967 se da a conocer su trabajo a través de la ahora célebre exposición New Documents, comisariada por John Szarkowsky, en la que también se incluían fotografías de Diane Arbus y Garry Winogrand y que acogió el MOMA de Nueva York. La obra de Friedlander retrata el paisaje social americano consiguiendo una fotografía de calle llena de humor. Su extraordinario trabajo The American Monument de 1976, trata de reflejar su país a partir de diferentes monumentos que encuentra a su paso a los que trata con ironía y cierta indiferencia descentrándolos o colocándolos en un último plano. Estatuas o placas conmemorativas que sugieren la acomodación del pasado en el presente. Sticks & Stones, un trabajo ya de 2004, es otra visión sobre los Estados Unidos pero esta vez a través de la arquitectura. Mostrando tanto modesta

arquitectura vernácula como rascacielos monumentales el fotógrafo trata de evitar ideas preconcebidas y concedernos una nueva manera de mirar nuestro entorno. Postes, aceras o vallas se convierten en elementos protagonistas de una lectura de la esencia de un país. Una de las principales premisas del fotógrafo es la necesidad de crear una manera personal de mirar, “ya que si usas una ajena no es posible ver”, según explica él mismo. Una afirmación que pone de

manifiesto la importancia que para él tiene la fotografía como expresión personal. Friedlander, que desde los años 60 había conseguido trasgredir la frontera entre la imagen documental y de ficción, empieza a autorretratarse en una búsqueda personal y fotográfica. Esta práctica comenzó como una extensión de su trabajo, sumándose a paisajes y personajes urbanos, sin embargo, fue cobrando mayor importancia de una manera autónoma a medida que el fotógrafo iba encontrándose a sí mismo en sus imágenes. Resultado de este trabajo, nació el libro Self-Portrait, que recoge fotografías de sí mismo realizadas en un periodo de seis años. Cincuenta imágenes en las que el autor se muestra de manera misteriosa.

45

Friedlander aparece reflejado en un espejo o una ventana o fotografía su sombra proyectada en una pared. En una de sus imágenes más conocidas proyecta la sombra de su propia cabeza reflejada en la espalda de una mujer rubia en una calle de Nueva York. En otra, su sombra se plasma en el retrato de una mujer colocado en una tienda. Friedlander recurre a ángulos extraños y camuflajes invitándonos a participar en su búsqueda personal. El fotógrafo está siempre presente en las imágenes aunque sea de manera sutil o escondido en una esquina. En pocas ocasiones aparece plenamente visible, y cuando lo hace, sostiene la mirada al espectador. En la introducción de Self Portrait el autor ya explicaba que la búsqueda que hacía a través de las imágenes, partiendo de la observación de uno mismo y de su alrededor, era el motivo y la razón de realizar fotografías. Un proceso introspectivo que realiza incluso cuando trata de mirar y retratar la realidad social que le rodea. En 2004, extendiendo esta aproximación autorreferencial hacia la intimidad, publica Family, un trabajo que recorre su entorno familiar más inmediato desde 1958. Con este libro, el fotógrafo nos permite adentrarnos en su vida mostrándonos el crecimiento de sus hijos, de sus nietos, sus vacaciones o la relación con su esposa María, quien introduce el libro en un texto sobre aquellos años. Friedlander fue un fotógrafo con una intensidad constante que le llevó a preguntarse por sí mismo y a reflejarse de alguna manera en muchas de sus imágenes. Vulneró todas las normas fotográficas compositivas establecidas. Buscó generar nuevas miradas y perspectivas sobre lo que le rodeaba a partir de su trabajo. Abrió así la puerta, junto a otros fotógrafos de su generación, a la expresión personal y de su entorno a través de la fotografía.

cfc


cursos de fotografía MÓDULO BÁSICO

MÓDULO MEDIO

Trimestral

El alumno aprenderá a manejar la cámara fotográfica y se familiarizará con los accesorios del equipo fotográfico básico para conseguir, así, un conocimiento elemental del medio y poder obtener sus primeras fotografías de calidad. Será momento de desarrollar, también, la mirada fotográfica en cada uno, y de estudiar los dos elementos básicos para la construcción de una fotografía: composición y luz. Estudiaremos la obra de destacados fotógrafos del medio, como una primera aproximación a la historia de la fotografía y para desarrollar en el alumno una mayor comprensión del lenguaje fotográfico. Alternaremos clases teóricas y clases prácticas. El conocimiento sobre manejo de cámara, equipo y ordenador, adquirido en las clases teóricas, será aplicado en las clases prácticas, en las que los grupos de alumnos, con la guía del profesor, irán desarrollando los conceptos adquiridos a lo largo del trimestre.

Diseñado para alumnos con un conocimiento básico de la fotografía, en este trimestre analizaremos la diferencia entre soporte análogico y digital; pondremos especial énfasis en las características de la cámara digital y daremos los primeros pasos en el proceso de edición digital de las imágenes (retoque y archivo). Aficionados con un conocimiento básico, o fotógrafos interesados en el tránsito del soporte análogico al digital, obtendrán los conocimientos necesarios para sacar el máximo partido al equipo fotográfico digital. En la alternancia de clases teóricas y prácticas, afianzaremos en el alumno el dominio de la cámara digital y la creación de un flujo de trabajo que conecte la toma original de la imagen y la obtención de la fotografía final, pasando por la edición de ordenador. Estudiaremos, asimismo, estrategias de narración visual y los distintos soportes en los que mostrar fotografías. Aconsejado por el profesorado interno, el alumno matriculado en el curso trimestral podrá elegir un taller (práctico, teórico o de autor), de los ofertados por la escuela, para complementar los conocimientos adquiridos durante el curso.

390

490

Programa

Programa

1. Introducción a la fotografía. Conceptos básicos. 2. La cámara fotográfica analógica y digital. Teoría y manejo. 3. La cámara fotográfica. Ópticas y objetivos. 4. La toma fotográfica. Velocidad de obturación, profundidad de campo, diafragmas e ISO. 5. La toma fotográfica. Exposición y medición de luz. 6. Principios Composición I. 7. Historia de la fotografía I. Una visión general. 8. Shooting en la calle en grupo. 9. Visionado de la práctica anterior. Aprender a editar. 10. Fotografías y ordenador. Primeros pasos. 11. Laboratorio digital I. Organización de imágenes. Bridge. 12.Visionado de trabajos de los alumnos y conclusiones.

1. Toma fotográfica. Repaso de conocimientos adquiridos. 2. La toma fotográfica. Perfeccionamiento. El modo “M”. 3. Iluminación I. Modelado y la luz natural. 4. Iluminación I. La luz artificial. El flash. El fotómetro. 5. Principios de composición II . 6. Historia de la Fotografía II. Grandes maestros. 7. Shooting en grupo. Retrato y paisaje. 8. Visionado y edición del ejercicio anterior. 9. Laboratorio digital II. El Raw. El negativo digital y su procesado. 10. Laboratorio digital II. Introducción al Photoshop. Herramientas básicas. 11. Laboratorio digital II. Ajustes de la imagen en Photoshop. 12. Visionado de porfolios del trimestre y conclusiones.

Tarifa y duración*

Tarifa y duración*

Curso de tres meses de duración. 1 clase semanal. 36 horas lectivas: 12 clases de 3 horas Horario: 11 a 14 h.; 16h a 19h ó 19h a 22h. Grupos Máx. 12 personas. Precio 390€ + 100€ de matrícula. (pago único exento de matrícula)

cfc

Trimestral

Curso de tres meses de duración. 1 clase semanal. 50 horas lectivas: 12 clases de 3 horas + 1 taller de fin de semana. Horario: 11 a 14 h.; 16h a 19h ó 19h a 22h. Grupos Máx. 12 personas. Precio 490€ + 100€ de matrícula. (pago único exento de matrícula)

46


cursos de fotografía MÓDULO AVANZADO

MÓDULO JOVEN

Trimestral

Partiendo de conocimientos medios en fotografía, el alumno avanzará en el mundo del revelado y la edición digital hasta adquirir un nivel técnico profesionalizado sirviéndonos para ello del software más avanzado: Photoshpo CS6 y Lightroom 4. Tanto en clases teóricas como prácticas, el alumno afianzará sus conocimiento sobre la toma fotográfica, su posterior edición y procesado digital, y la obtención del original fotográfico final. Los alumnos realizarán semanalmente ejercicios orientados a la resolución de encargos y continuaremos estudiando el trabajo de los fotógrafos más destacados del medio. Todo ello con el objeto de que el estudiante, cumplido el trimestre, maneje la cámara con total resolución y empiece a adquirir, en sus afinidades como espectador y en su propio trabajo, los primeros rasgos de una personalidad propia sobre la que desarrollarse en el futuro. Aconsejado por el profesorado interno, el alumno matriculado en el curso trimestral podrá elegir un taller (práctico, teórico o de autor), de los ofertados por la escuela, para complementar los conocimientos adquiridos durante el curso.

Programa

Trimestral

Durante el curso reaLizaremos un acercamiento básico a la fotografía orientado a jóvenes aficionados. El alumno aprenderá a utilizar la cámara y a tomar fotografías. Se impartirán nociones generales de teoría, combinadas con ejercicios prácticos, y se introducirá a los participantes en los fundamentos del retoque digital y el manejo de imágenes en el ordenador. El módulo está dirigido a jóvenes de 13 a 18 años. Las clases irán acompañadas de ejercicios prácticos y shooting en la calle y en el estudio, bajo supervisión de los profesores.

Programa

1. Introducción a la fotografía. Conceptos básicos. Aprender a mirar, aprender a fotografiar. 2. La cámara fotográfica y yo. Teoría y manejo. 3. La cámara fotográfica. Ópticas y objetivos. 4. La toma fotográfica. Velocidad de obturación, profun didad de campo, diafragmas e ISO. 5. La toma fotográfica. Exposición y medición de luz. 6. La composición fotográfica. 7. Historia de la fotografía: Una visión general. 8. Fotografías y ordenador. Primeros pasos. 9. El laboratorio digital: archivar imágenes. 10. El laboratorio digital: photoshop (herram. básicas). 11. El laboratorio digital: photoshop (retoque). 12.Visionado de trabajos de los alumnos y conclusiones.

490

1.Laboratorio digital III. El Flujo de trabajo. Bridge y Lightroom. 2.Laboratorio digital III. Retoque digital. Primeros pasos. 3.Historia de la fotografía III. La fotografía y sus géneros: Introducción al reportaje. 4. Laboratorio digital II. Blanco y negro. 5.La narración visual. El ensayo gráfico. Contar en imágenes. 6.Historia de la fotografía III. La fotografía y sus géneros: Introducción al paisaje y el retrato. 7.Iluminación II. Técnicas de iluminación en estudio. Retrato. 8.Visionado y edición digital de la práctica anterior. 9.Iluminación II. Técnicas de iluminación en estudio. Fotografía de producto. Bodegón. 10.Visionado y edición digital de la práctica anterior. 11. Los distintos formatos: revistas, libros, exposiciones, diaporamas y el escenario digital. 12.Visionado de porfolios del trimestre y conclusiones.

Tarifa y duración*

Curso de tres meses de duración. 36 horas lectivas: repartidas en 12 clases. Horario: sábados 11 a 14 h. Inicio del curso: 12 de abril Grupos Máx. 12 personas. Precio: 390€ (exento de matrícula)

390

Tarifa y duración*

Curso de tres meses de duración. 1 clase semanal. 50 horas lectivas: 12 clases de 3 horas + 1 taller de fin de semana. Horario: 11 a 14 h.; 16h a 19h ó 19h a 22h. Grupos Máx. 12 personas. Precio 490€ + 100€ de matrícula. (pago único exento de matrícula)

* Los cursos trimestrales comienzan el 7 de abril y finalizan el 30 de junio. Consultar formas de pago y plan de estudios desarrollado en www.cfcbilbao.com o llamando al Tel.: 944 248 890

47

cfc


cursos de fotografía MÓDULO ESPECIALIZADO “Laboratorio digital”.

MÓDULO ESPECIALIZADO

Profesor: Jorge Flores / trimestral

Profesor: Vicente Paredes / trimestral

Este curso está orientado a fotógrafos y aficionados que deseen perfeccionar sus conocimientos en el retoque digital y aprender a controlar de una manera práctica las diferentes técnicas de retoque postproducción de sus fotografías. Consolidaremos el flujo de trabajo digital (revelado, archivo y procesado de la imagen) enseñando al alumno a dominar Bridge, Adobe Lightroom 4 y Adobe Photoshop CS6. Aprenderemos a interpretar correctamente la luz. Desde el negativo digital hasta el documento final, reforzaremos la utilización de las herramientas básicas y aplicaremos las técnicas de postproducción digital más eficaces en el ámbito del retrato, la arquitectura y la publicidad. El curso tendrá una orientación claramente práctica en la que los alumnos trabajarán fundamentalmente sobre sus propias fotografías. Cada clase irá acompañada de ejercicios para que los participantes consoliden y ejerciten la materia impartida en las mismas. Los participantes podrán elegir un taller de los ofertados a lo largo del trimestre por el CFC para completar el módulo.

En curso está orientado a alumnos con dominio de la cámara y que quieran explorar y evolucionar en la utilización del flash y los sistemas de iluminación de estudio. El profesor compartirá con los alumnos su propio trabajo, metodología y utilización del flash. A lo largo del trimestre los participantes realizarán sus propias fotografías, tanto en las clases prácticas del programa (flash anular, strobist, etc.) como parte de la dinámica del grupo. Se estudiarán algunos de los autores más influyentes en el manejo del flash electrónico (Weege, Martin Parr, Terry Richardson, etc.), Vicente Paredes (Orihuela, 1972). Licenciado en periodismo en la UPV, estudia posteriormente fotografía en el Westminster College de Londres. Reparte su actividad en la fotografía comercial (BBK, Lagun Aro, Gobierno Vasco, etc.) y su trabajo personal de autor. Ha realizado varias exposiciones y editado el libro “Furtivos”. Los participantes podrán elegir un taller de los ofertados a lo largo del trimestre por el CFC para completar el módulo. www.vicenteparedes.es

Programa

Programa

1. Repaso y actualización de conocimientos adquiridos. Aproximación general al procesado digital de imágenes. 2. El flujo de procesado digital I: Bridge, Camera Raw/Lightroom y Photoshop. 3. El flujo de procesado digital II: Bridge, Camera Raw/ Lightroom y Photoshop. 4. Ajuste, corrección y transformación del color. 5. Técnicas para el ajuste de curvas y niveles por zonas. 6. Alto rango dinámico. 7. Transformación de capas y selecciones. 8. Panorámicas. Photomerge. 9. Modo fusion de capas. 10. Aplicación de modos de fusión en retoques especializados. 11. El portfolio digital. 12. Presentación y comentarios de los trabajos del curso.

1.Introducción al flash: funcionamiento del flash, tipos. 2.El lenguaje del flash en la historia de la fotografía. Visionado de distintas técnicas y fotógrafos. 3 y 4.Técnicas de Iluminación en estudio. Manejo del equipo de un estudio fotográfico (flashes, generadores, flashímetros, disparadores, etc). 5 y 6. Strobist, técnicas de iluminación con flash electrónico portátil. Accesorios y estrategias de iluminación. 7.El lenguaje del flash en el trabajo de Vicente Paredes. Visionado de trabajo comercial y de autor. 8 y 9.Técnicas de Iluminación en exteriores. Fotografía en exteriores con equipo de estudio autónomo y combinación con luz ambiente. 10 y 11. Fotografía de producto y bodegón. Desarrollo de las distintas técnicas para fotografiar objetos en el estudio. 12. Visionado de porfolio de los alumnos.

“El estudio fotográfico”.

Tarifa y duración*

Curso de tres meses de duración. 1 clase semanal. 50 horas lectivas: 12 clases de 3 horas + 1 taller de fin de semana. Horario: jueves: 16h a 19h ó 19h a 22h Grupos Máx. 12 personas. Precio 490€ + 100€ de matrícula. (pago único exento de matrícula)

Tarifa y duración*

Curso de tres meses de duración. 1 clase semanal. 50 horas lectivas: 12 clases de 3 horas + 1 taller de fin de semana. Horario: viernes: 16h a 19h Grupos Máx. 12 personas. Precio 490€ + 100€ de matrícula. (pago único exento de matrícula)

490

cfc

490

48


cursos de fotografía MÓDULO ESPECIALIZADO

MÓDULO ESPECIALIZADO

Profesor: Ricky Dávila / trimestral

Profesor: Ricky Dávila / semestral

El curso está orientado a fotógrafos y estudiantes que quieran adquirir una visión general de la historia de la fotografía a lo largo del trimestre. Para desarrollar nuestra sensibilidad fotográfica, para aprender a mirar, es indispensable obtener un conocimiento básico del lenguaje fotográfico y de su más de siglo y medio de historia. De Niepce a Gregory Crewdson, de Cartier-Bresson al documentalismo contemporáneo, de Ansel Adams a la Escuela de Düsseldorf; Stieglitz, Robert Frank, La Bauhaus, Moriyama, etc…. A lo largo de tres meses analizaremos las principales tendencias y estudiaremos los trabajos de los principales fotógrafos del medio con el objeto de que los participantes multipliquen su afición por la fotografía y aumenten su sensibilidad y capacidad crítica como espectadores.

El curso está orientado a fotógrafos interesados en concebir, desarrollar y finalizar un proyecto fotográfico personal a lo largo del semestre. El taller es eminentemente práctico, interactivo y dirigido a la consecución, en el final del mismo, de un trabajo de cada uno de los participantes. Analizaremos distintos soportes (audiovisual, libro, instalación, porfolio), distintos autores y distintos registros (documental, personal, comercial, conceptual, etc.). Discutiremos cuestiones de método y estrategias narrativas con el fin de aumentar en los participantes el estímulo y proverles de nuevas claves en sus planteamientos personales. El profesor y los participantes compartirán su propio trabajo como base para la interacción del grupo y el desarrollo a lo largo del curso de sus respectivos proyectos. Los participantes podrán elegir 2 talleres de los ofertados a lo largo del trimestre por el CFC para completar el módulo.

“La historia de la fotografía en 12 capítulos”.

“La construcción de un proyecto personal”.

Programa 1. La invención de la fotografía: primeros visionarios. 2. Paisajismo y arquitectura en el XIX, los orígenes de la fotografía documental. 3. El siglo XIX y la eclosión del retrato fotográfico. 4. La fotografía como un nuevo arte: los primeros pasos. 5. Fotografía y sociedad hasta 1945: inicios del reportaje. 6. Entre dos guerras: fotografía, arte y modernismo hasta 1945 7. Fotografía y mass media: el fotoperiodismo en el s. XX. 8. Documentalismo y concepto: la fotografía directa después de 1950. 9. La imagen inventada: fotografía y ficción en la segunda mitad del s. XX. 10. Panorama de la fotografía contemporánea: nuevos medios, nuevos lenguajes. 11. Historia del fotolibro. 12. Visita al Photomuseum de Zarautz. www.rickydavila.com

Tarifa y duración*

490

Curso de tres meses de duración. 1 clase semanal. 50 horas lectivas: 12 clases de 3 horas + 1 taller de fin de semana. Horario: jueves de 11 a 14 h, 16 a 19 h ó 19 a 22 h. Grupos Máx. 12 personas. Precio 490€ + 100€ de matrícula. (pago único exento de matrícula)

Ricky Dávila (Bilbao, 1964) estudió fotografía en el ICP de Nueva York. En los años noventa recibió varios reconocimientos por su trabajo fotoperiodístico (Ortega y Gasset, Fotoprés, etc.). En la última década reorientó su fotografía a un registro documental más poético y personal. Es autor de cinco libros de autor y una veintena de exposiciones individuales. www.rickydavila.com

890 Tarifa y duración*

Curso de 6 meses de duración. 1 clase semanal. 100 horas lectivas: 24 clases de 3 horas + 2 talleres de fin de semana. Día y horario en función del grupo Grupos Máx. 12 personas. Precio 890€ + 200€ de matrícula. (pago único exento de matrícula)

* Los cursos trimestrales comienzan el 7 de abril y finalizan el 30 de junio. Consultar formas de pago y plan de estudios desarrollado en www.cfcbilbao.com o llamando al Tel.: 944 248 890

49

cfc


cursos de fotografía CURSO ANUAL de Fotografía

28. PhotoShop (V). Herramientas de retoque avanzado. 29. PhotoShop (VI). El blanco y negro digital. 30. Historia (IV). Panorama de fotografía contemporánea. 31. El color. Teoría de color. 32. Gestión de color. Espacio y perfiles. 33. Impresión de fotografías. Perfiles y calibración. 34. Impresión de fotografías. Papeles y tintas. 35 y 36. Valoración final de los trabajos del curso.

Con trescientas horas lectivas el curso anual de fotografía está diseñado para alumnos que quieran adquirir los conocimientos necesarios para una futura profesionalización en el campo de la fotografía en sus distintos ámbitos (artístico, comercial, periodístico, etc.). A lo largo del año los participantes recibirán una educación técnica, acompañada de ejercicios prácticos, que irán complementados con clases de historia y cultura fotográfica. El proceso formativo será gradual, empezando por las nociones básicas de la cámara y la toma fotográfica, para pasar después a las teoría de la luz, técnicas de iluminación con flash, el estudio fotográfico, etc. Pondremos especial énfasis en el flujo de trabajo digital y el procesado de imágenes con Photoshop. El alumno se familiarizará, además, con el trabajo de los grandes autores y entrará en contacto directo con profesionales y artistas acreditados del panorama fotográfico actual mediante los siete talleres de fin de semana incluidos en el programa, y que se establecen como complemento a las clases impartidas por el profesorado interno a lo largo de la semana. Desde el equipo de dirección y profesorado del CFCBilbao mantendremos un trato personalizado en la evolución del alumno, que recibirá una formación equilibrada, cuidando por igual la adquisición de conocimientos técnicos, culturales y creativos de la fotografía.

2.100

Programa

1. Presentación. La escuela, normas de uso y programa. 2. Formación de la imagen. La cámara: origen y tipos. 3. El obturador. El diafragma. 4. Práctica de velocidades y diafragama. 5. La exposición. Fotometría. 6. Historia (I). Orígenes (daguerrotipo y talbotipo). 7. Óptica fotográfica (I). Conceptos básicos y objetivos. 8. Óptica fotográfica (II). Objetivos y sensores digitales. 9. Prácticas y ejercicios de escala y ópticas. 10. Historia (II). Del pictorialismo a los años 50. 11. Fundamentos y práctica de composición. 12. La luz (I). Naturaleza y características. 13. La luz (II). La luz en la obra de los grandes autores. 14. La imagen digital: tamaño y formatos. 15. El ordenador (I): sistema operativo mac. 16. El ordenador (II): sistemas de archivo. El Bridge. 17. PhotoShop (I). Primeros pasos. 18. PhotoShop (II). Abrir y guardar imágenes. 19. Photoshop (III). Ajustes básicos edición de imágenes. 20. Historia (III). Fotografía segunda mitad del s.XX. 21. Revelado del RAW. 22. El flash de mano. Teoría. 23. El flash de mano. Práctica. 24. El retrato. Grandes autores del género. 25. El estudio fotográfico (I). Accesorios y flashes. 25. El estudio fotográfico (II). Prácticas de iluminación. 26. El estudio fotográfico (III). Prácticas de iluminación. 27. PhotoShop (IV). Capas de ajuste y máscaras.

cfc

Tarifa y duración* Curso de un año de duración. 300 horas lectivas (repatidas en 72 clases de 3h. cada una + 7 talleres fin de semana de 12h. cada uno). 2 clases a la semana de 3h. (lunes y miércoles ó martes y jueves). Fechas del curso: 07-04-2014 al 19-12-2014 Máximo 12 personas. Precio 2.100€ + 300€ de matrícula (Pago único exento de matrícula) *Consultar formas de pago y plan de estudios desarrollado en www.cfcbilbao.com o llamando al Tel.: 944 248 890

50



Los talleres del “La visión fotográfica” Eduardo Momeñe 26-27 abril Taller cuyo objetivo es la profundización de nuestra comprensión del medio fotográfico como lenguaje de expresión y creación contemporánea. Ampliaremos nuestra cultura fotográfica analizando el trabajo de fotógrafos reconocidos (Robert Frank, Avedon, Cartier-Bresson, etc.), analizando el contexto de su obra, motivaciones, etc. El taller se basará en el intercambio y la reflexión compartida de los asistentes, y tendrá por objeto multiplicar nuestro estímulo y afición por la fotografía, en nuestra doble condición de autores y espectadores de la misma. Fotógrafo nacido en Bilbao y de amplio recorrido, Eduardo Momeñe ha realizado numerosas exposiciones desde los años 70 dentro y fuera de España. Autor de “La visión fotográfica” es, además, uno de los principales ensayistas sobre fotografía en el ámbito nacional. Actualmente coordina el master internacional Documentalismo y Narración Fotográfica en la escuela EFTI de Madrid.

www.eduardomomene.com

“La gran escapada” Gonzalo M. Azumendi 3-4 de mayo El taller está dividido en dos jornadas completas. A lo largo del sábado el autor mostrará su propio trabajo y el de otros profesionales y sus publicaciones. Se analizará la experiencia del viaje fotográfico como vivencia personal y las distintas motivaciones para documentar con nuestra cámara otras geografías. La jornada del domingo se dedicará en su totalidad a un safari fotográfico en minibus. Se elegirá una ruta dentro del País Vasco bajo la guía y dirección del profesor. (*) Gonzalo Martínez Azumendi, Bilbao (1961), experto fotógrafo y viajero incansable, ha recorrido el planeta durante más de tres décadas, publicando sus reportajes en las revistas más importantes del panorama internacional (Geo, National Geographic, El País, Viajar, etc.).

www.gonzaloazumendi.com (*) los alumnos inscritos en este taller deberán abonar un coplemento de 30€ en concepto de transporte. La tarifa no incluye la comida.

100€ tailerreko Gehienez, 20 lagun Gehiago jakiteko: www.cfcbilbao.com 944 248 890

por taller Máx. 20 personas + información www.cfcbilbao.com 944 248 890

CFCan

matrikulatutako ikasleek

100€

cfc

52


Los talleres del “Autoedición. Del fotolibro al diaporama.” Nacho Gabrielli 17-18 mayo Este taller pretende dar una visión general de las posibilidades que nos ofrece el formato libro, el libro de artista, las cajas y los diaporamas. Se impartirán los conceptos fundamentales para realizar una maqueta de un proyecto fotográfico en diferentes formatos. Está dirigido a personas que deseen ampliar horizontes creativos mediante la autoedición fotográfica y que quieran acercarse al mundo de la autoedición. Nacho Gabrielli (Málaga 1976). Licenciado en pedagogía en la UMA y fotógrafo de profesión, reparte su actividad entre la fotografía comercial, la docencia y su trabajo personal de autor. Ha realizado varias exposiciones y es director de arte del CFCBilbao.

www.nachogabrielli.es

“Documentalismo y fotografía: apariencia y realidad” Antonio M. Xoubanova 8-7 de junio El taller versará sobre la (in)capacidad de la fotografía para tratar la realidad, y sus distintos modos de aproximación a temas universales. El tiempo y el espacio como conceptos axiales en torno a los cuales muchos artistas visuales han conseguido articular trabajos dotándolos de una impronta personal. El eterno vaivén entre la realidad descrita y la imaginada, y la búsqueda, por parte del autor, de un lenguaje propio. El autor hablará de su propio trabajo y mostrara autores referenciales. Se analizarán, además, los trabajos de los participantes y se debatirán las distintas posibilidades y pautas de futuro para cada uno. Estudia Fotografía en la escuela de arte nº 10 de Madrid. Miembro fundador del colectivo Blankpaper, ha recibido becas como el FotoPres’07 de la fundación la Caixa, o la beca del Ministerio de Cultura en el Colegio de España en Paris, entre otras. En 2013 publica su primer libro, Casa de Campo, con la editorial MACK , exponiendo el proyecto en Madrid y París (Le Bal y Brachfeld gallery).

www.xoubanova.net

Ricky Dávila “Fotografía como visión personal” 28-29 junio Este taller está orientado a fotógrafos jóvenes y profesionales en busca de un territorio personal y un posicionamiento propio en el ámbito de la fotografía. Los participantes deberán traer sus propios trabajos, que servirán de base a comentarios orientativos: fotografías autobiográficas, documentales, etc., serán herramientas para el intercambio de opiniones, y permitirán dirimir dudas y debatir sobre las nuevas reglas del medio. El autor compartirá con los alumnos sus propios trabajos. Ricky Dávila (Bilbao, 1964) estudió fotografía en el ICP de Nueva York. En los años noventa recibió varios reconocimientos por su trabajo documental (Ortega y Gasset, Fotoprés). En la última década reorientó su fotografía a un registro más poético y personal. Es autor de cinco libros de autor y una veintena de exposiciones individuales.

www.rickydavila.com

Requiere cámara

53

cfc



Babesleak Patrocinadores

Kolaboratzaileak Colaboradores

Antolatzailea Organizador


15 de marzo abierto el plazo de matriculación de la escuela del CFCBilbao Bilboko Argazkigintza Garaikide Zentroan matrikula zabalik martxoaren 15etik aurrera

Centro de Fotografía Contemporánea de Bilbao Bilboko Argazki garaikideko Zentroa Edificio Ensanche, Plaza Ensanche 11, 48009 Bilbao