Issuu on Google+

Futuro de la industria discogrรกfica


El 17 de agosto de 1982, Royal Philips Electronics elaboró el primer disco compacto del mundo en su fábrica de Langenhagen, a la salida de Hanover, Alemania.

El primer material disponible en este formato fue el álbum "The Visitors" del grupo sueco ABBA.

Sin embargo, para junio de 1980, se había dado un gran paso: nació el "Red Book", o "Libro Rojo", que contenía todas las especificaciones técnicas para los CD y los CD–Rom. En principio, su capacidad fue de una hora con un diámetro de 115 mm. No obstante, para incorporar la Novena Sinfonía de Beethoven se aumentó su capacidad 74 minutos.


El primer modelo de reproductor de Discos Compactos fabricado por Philips salió al mercado en 1982. Este y otros equipos similares -dirigidos al público melómano- costaban sobre los mil 500 dólares.. Pero los CD, no tuvieron el éxito esperado. La razón principal era su alto precio, debido a que se fabricaban Japón y además tenían alto porcentaje de error, teniendo que desechar aproximadamente uno de cada tres discos antes de salir de la fábrica. Pero

en 1989,

el

panorama cambio radicalmente. Los principales

distribuidores dejaron de lado su postura flexible en cuanto a la devolución de los discos por parte de las tiendas si es que éstos no llegaban a venderse. Las casas discográficas decidieron no aceptar más devoluciones y empezaron a descatalogar las versiones en vinilo de gran parte de su fondo de catálogo. En aquel momento éste nuevo formato supuso un importante avance en la manera de almacenar datos digitales, pero también fue el inicio de una auténtica revolución especialmente en la industria de la música, que pasó casi de golpe del mundo analógico al digital, y abandonó soportes como la cinta magnética y el vinilo por los discos brillantes y los lectores láser.


Entonces, pocos imaginaban que el pequeño disco compacto llegase a conquistar el mundo en un espacio de tiempo relativamente corto. Cuando fue lanzado por primera vez al mercado en noviembre de 1982 disponía de un catálogo de apenas 150 títulos, la mayoría de ellos clásicos.

Una vez los CDs se impusieron y las discográficas multinacionales construyeron sus plantas de prensaje domésticas, el porcentaje de discos defectuosos bajó hasta casi cero, y el costo de fabricación descendió dramáticamente. Sin embargo, su precio se mantuvo por las nubes. En los 80, las propiedades digitales del CD suponían un gran avance en calidad de sonido, lo que justificaba pagar cuatro o cinco veces el valor de un cassette. En aquellos tiempos, eso era cierto. Pero hoy, el acceso gratuito al Mp3 no justifica la inversión en un polímero.


A 25 años de la creación del CD, se han vendido más de 200 mil millones de éste producto a nivel mundial . Si todos éstos fueran apilados, el total tendría el largo suficiente como para dar la vuelta al mundo seis veces.

Era del MP3 Desde mediados de los 90, el CD ha recibido innumerables criticas, por su fragilidad (a pesar de que los fabricantes aseguraban desde el principio que era más duradero que otros soportes), por la

calidad de reproducción, su

capacidad o incluso por el simple hecho de haber sido superado por otras tecnologías más versátiles, como el MP3. "El disco compacto ha demostrado su importancia al llevar la máxima calidad de música a los consumidores, que deseaban escuchar el sonido sin cortes ni


interrupciones", aseguró Lucas Covers, vicepresidente y jefe de marketing de Philips Consumer Electronics en una entrevista para el portal www.elmundo.es

Reloj Mp3

El reemplazante del CD. Un

grupo de científicos de la Universidad de Swiburne trabaja sobre un

proyecto de nanotecnología que busca aumentar considerablemente la capacidad de almacenamiento de los CDs tradicionales. Según anticiparon, esperan lograr que en un sólo disco pueda guardarse la información que hoy almacenarían 200 mil DVDs. Según explicaron, el 99,9 por ciento de la superficie de un CD queda desaprovechada: un disco normal tiene un espesor de 1,2 milímetros, pero la


información guardada con la tecnología actual ocupa apenas un 0,1% del volumen total. Los datos se graban en sucesivas capas dentro del CD. La tecnología actualmente en uso permite grabar sólo 4 capas y los científicos de Swiburne buscan ahora la forma de generar al menos 300. De esta manera, pretende almacenar un petabyte en un solo disco. Pero aún son sólo proyectos que aun no ven la luz. El poderos billll Gates señalo que el CD está perdiendo la batalla más rápido de lo que se cree e incluso que lo que la industria del ocio, especialmente la discográfica y pronosticó hace tres años su desaparición total.

Perdidas en la industria discográfica Nombres como Napster, Music Choice, The Orchard y iTunes son ya habituales para el consumidor de música en Estados Unidos, donde las ventas de discos han caído en picada en los últimos años mientras las discográficas se ven obligadas a aliarse con estos nuevos canales para sobrevivir a la gratuidad que supone la piratería. .


El efecto de las descargas online se ha sentido con fuerza en la industria discográfica, que ha venido reportando importantes pérdidas económicas en los últimos años. Las pérdidas de Warner Music se incrementaron fuertemente en el segundo trimestre del presente año, esto debido a la baja en las ventas de CD y mayores costos. El importante crecimiento en el negocio digital vía Internet no logró equiparar las bajas en la venta tradicional. Las pérdidas en el segundo trimestre aumentaron en más de un tercio a 37 millones de dólares. Entre los artistas que más ventas lograron figuran la banda R.E.M así como Simple Plan y Nickelback. Pese a la difícil situación actual, el presidente de la empresa, Edgar Bronfman, se manifestó confiado en relación con las perspectivas comerciales a largo plazo. Todas las empresas del rubro sufren una baja en las ventas de CD debido a la competencia de venta de música online, y particularmente también por las copias ilegales.


El líder del mercado es Universal Music, con un 29 por ciento de participación en el mercado, delante de Sony BMG, con un 20 por ciento, y Warner Music, con algo más de un 14 por ciento. La discográfica EMI registró una baja en su participación en el mercado, y alcanza sólo el 11 por ciento. Con esta situación en mente y con el lema "La versión 1.0 de la industria musical ha muerto", los ejecutivos de algunas de las discográficas más importantes del mundo, como Sony BMG o EMI, se vieron las caras en junio de 2007

el Foro de Música Digital de Nueva York con los directivos de una

veintena de las empresas de distribución digital, que en la última década se han hecho un importante hueco en el sector "Está claro que el mundo de la música está cambiando, la cuestión está en cómo debemos nosotros abrazar este cambio", explicó en esa oportunidad Ted Cohen, presidente de Mobile Entertainment Forum. Para Cohen, el principal reto al que la industria se enfrenta es "un cambio de mentalidad" para encontrar la fórmula de colaboración "más adecuada, duradera y beneficiosa posible" entre las discográficas y las nuevas empresas.

"No se puede proteger tanto la música porque al final nadie puede disfrutarla. Hay que aprovechar las oportunidades porque el mercado actual cambia cada


día", ahondó Cohen, quien insistió en que, para acabar con la piratería, no hay que "asustar al consumidor con demandas". Hoy, la variedad de soportes existentes, en plena era de Internet y del iPod, comienza a relegar al CD en un mercado cada vez más competitivo. Y luchan por liberarse de soportes físicos gracias a la facilidad de distribuir archivos por Internet. Quizás es hora de buscar un reemplazante del CD, una alternativa a éste formato que venció hace un par de años.


Futuro de la industría discográfica