Page 16

Estudio

El Observador Cetelem 2011 / Consumo en Europa

No es un sustituto: Internet es el complemento de las tiendas En efecto, para las compras de importes elevados, Internet no sustituye necesariamente a las tiendas “reales”; es una herramienta utilizada por los consumidores como complemento. Sin embargo habríamos podido pensar lo contrario, ya que las cifras del comercio electrónico demuestran el enorme éxito del que disfruta entre los internautas: hoy en día en Europa, el comercio electrónico supera ya los 60.000 millones de euros, y concierne a uno de cada tres europeos. De aquí a cinco años, uno de cada dos europeos se pasará a las ciber compras, con un volumen de negocios que superará los 100.000 millones de euros. Sin embargo, enfrentar

Internet y el comercio físico puede resultar demasiado simplista. Lejos de acabar con las compras en las tiendas, Internet sirve desde el principio del proceso al consumidor, el cual localiza online los productos que le interesan, los mejores precios, incluso las tiendas donde están disponibles, antes de desplazarse para ver el producto con sus propios ojos y realizar la compra. Así, en el caso de los productos tecnológicos, el 45% de los jóvenes internautas de los países del norte de Europa afirma recabar información online y después comprar en las tiendas, según el Consumer Commerce Barometer , ¡porcentaje que puede rondar el 75% en Portugal, Polonia y Rusia!

Fig.51 - Volumen de negocios del comercio electrónico en España (En millones de euros)

2007

2008

2009

5.911

6.695

7.760

Internautas compradores (Millones)

8.0

8.9

10.4

Importe medio de compra (En €)

739

754

749

Cifra (millones de €)

Fuente: Estudio sobre comercio electrónico AECE-FECEMD Las previsiones de crecimiento para 2011 son de un 20% según fuentes consultadas del sector

Esta complementariedad alcanza una dimensión más importante con el auge de los smartphones y de Internet móvil: en Reino Unido, país pionero en la materia, un 45% de la población de menos de 25 años está equipada, consulta frecuentemente en el sitio de venta las redes sociales, los comparadores de precios o las páginas de los distribuidores de la competencia, incluso envía fotos de los productos localizados a sus amigos para pedir consejo, con el objetivo de tomar la decisión correcta. Esta forma de investigación in store, algo todavía esencialmente cosa de los más jóvenes, debería adquirir mayor importancia en Europa, con el aumento de la implantación de los smartphones. Y cuando observamos la rapidez con la que las poblaciones mayores han adoptado Internet en sus hábitos de consumo, no cabe duda de que Internet móvil les seducirá también en poco tiempo. Para

el consumidor, lo que está en juego no es tanto enfrentar Internet a las tiendas sino saber combinar la ciencia del primero con la experiencia sensorial que ofrecen las tiendas. Además, el consumidor no es tonto, siente cierto recelo frente a Internet. Paradójicamente, son los jóvenes quienes se muestran más lúcidos respecto a la herramienta digital, puede ser porque, al ser nativos digitales son ellos quienes mejor la conocen, tanto sus ventajas como sus inconvenientes. Internet, no siempre el lugar más seguro para realizar sus compras, promete mucho en cuanto a su prospección. El consumidor, contaminado por la información manipulada (“Consulto mucho la opinión de los consumidores, incluso si a veces es el propio personal de la tienda el que la publica...”) y por la sobrecarga de información no jerarquizada y a veces de mala calidad a menudo sale de

Cetelem Observador 2011 Europeo: el consumidor desencantado se emplea a fondo  

Cetelem Observador 2011 Europeo: Análisis del consumo en Europa el consumidor desencantado se emplea a fondo

Cetelem Observador 2011 Europeo: el consumidor desencantado se emplea a fondo  

Cetelem Observador 2011 Europeo: Análisis del consumo en Europa el consumidor desencantado se emplea a fondo