Page 46

esta corriente y más que un tratado político, podría parecer un tratado de geometría, ya que su objetivo era el de cimentar unas bases solidas e irrefutables para dicha teoría política (la hobbesiana). El Leviatán ha alcanzado una fama exorbitante gracias a que se convirtió en el pilar de los absolutistas, y de que gracias a este texto, se estipula como origen del poder a las personas. Las primeras páginas del Leviatán, pareciesen el fundamento de la filosofía de Hume o de Locke, dándole una relevancia impresionante a los análisis sistémicos sobre la apreciación valorativa de lo que es el hombre per se, basándose en un análisis explicativo e historicista, meramente formal y objetivo. El lenguaje que se logra apreciar en el Leviatán es un lenguaje frio y austero, digno de un materialista consumado como lo fue su autor, en donde, sin ningún tipo de pasión se limita a exponer sus análisis y conclusiones sobre el génesis y desarrollo de la sociedad civil. En un primer momento, Hobbes expone lo que él denomina El Hombre (Primer capítulo del Leviatán), pero, ¿para qué realizar un análisis de lo que es el hombre, desde un plano netamente materialista, previo a exponer lo que es El Estado (segundo capítulo)? Esto lo hace por lo siguiente: al proponerse Hobbes a desarrollar su teoría política basada en que el estado es un ente artificial, cuyo fin es el de proporcionar seguridad y paz a los asociados, y estos asociados, deciden pactar entre ellos, dando inicio a una sociedad civil para garantizar su seguridad y bienestar, y de esta forma salir del estado de naturaleza; al proponer esta teoría, Hobbes niega cualquier tipo de origen no antropológico del poder, así que debe de explicar quiénes son estos seres, que al mejor estilo de Demócrito, forman al hombre artificial, o, en otras palabras, se busca describir la manera como el hombre artificial es formado gracias al conjunto de hombre naturales, los cuales son algo más que simples autómatas, estos hombres, que deciden enajenar sus libertades, abandonar la condición de autogobernarse y sus posibilidades de desarrollarse plenamente sin ningún tipo de alienación, son seres que como diría Sartre, responden a los estímulos del prójimo, de aquel ser ajeno, que observa; pero en el caso de Hobbes, este

46

Profile for César Popper Vázquez

Realismo mágico, existencialismo y transgresión  

Realismo mágico, existencialismo y transgresión  

Advertisement