Page 1

MARZO 2018 - Edición nº 19

Observatorio de violencia

“SI LAS MUJERES PARAMOS, EL MUNDO SE DETIENE” Este 8 de Marzo las feministas de Nicaragua nos unimos a una huelga mundial de mujeres. Vamos a recuperar el espacio público, demandar que no se sigan destruyendo los recursos naturales, que la economía debe centrarse en el bienestar de las personas y a declarar que queremos vivir libres, sin violencias.

Foto Judit Abarca

P. 3

P. 6

TENEMOS DERECHO A MANIFESTARNOS EN PÚBLICO. P. 2

NOS VAMOS DE HUELGA PARA QUE SE ESCUCHEN NUESTRAS VOCES

RED DE MUJERES DEL NORTE MANTIENE SU APOYO A MUJERES P. 4 DELITOS DENUNCIADOS EN 2017

P.7

CUANDO LA MUJER ES LA AGRESORA SE LA JUZGA EL DOBLE


Nuestra mirada

Nos vamos de huelga para que se escuchen nuestras voces Cada 8 de Marzo nos manifestamos por nuestros derechos, reivindicando las luchas de muchas mujeres que nos antecedieron; lo hacemos en nuestros territorios juntándonos para celebrar los avances y visibilizar nuestras demandas. Por segundo año nos unimos a la huelga feminista global, llamando a que las mujeres mostremos qué pasa si un día dejamos de hacer lo que hacemos siempre. Porque nosotras movemos el mundo, ¡hacemos huelga para cambiarlo! Y, si no podemos parar, pues reclamemos de alguna manera. Ya no aguantamos las violencias machistas que quieren dominar nuestros cuerpos y vidas, agrediéndonos en la calle, la casa o el trabajo. Protestamos porque siguen ocurriendo femicidios en “el país más seguro de Centroamérica”, donde hay impunidad porque no se aplica la ley. Denunciamos que nos han arrebatado el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos imponiendo dogmas disfrazados de leyes. Prueba de ello son tantas niñas obligadas a parir producto de violaciones sexuales

Foto Judith Abarca

sin castigo o adultas que no pueden interrumpir embarazos inoportunos por la razón que sea. Hoy decretamos nuevamente la apropiación de nuestros cuerpos y nuestras vidas, pues sólo nos compete a nosotras. También reconquistamos el espacio público que nos han querido arrebatar con el acoso sexual y la violencia, que nos da el mensaje que la calle, la noche y los espacios de ocio, son territorio masculino. Reclamamos que nuestro trabajo en la casa y con la familia, ni se ve ni se paga, manteniendo de gratis a un sistema que solo le interesa acumular capital y no pone la vida de la gente al

centro. En este país el costo de la vida sube cada día, los servicios básicos están carísimos y se acrecienta la edad de jubilación; mientras, el aumento del salario mínimo es muy mínimo. Son muchos los motivos para protestar, pero este 8 de Marzo, también nos juntamos para honrar la memoria de todas las nicas asesinadas, de la líder hondureña Berta Cáceres y de las 41 niñas guatemaltecas que murieron calcinadas en un “centro de protección”, que más bien las expuso a abuso y violencia, arrebatándoles finalmente sus vidas. Por ellas y por nosotras ¡multipliquemos nuestras voces!


Movilizándonos

Tenemos derecho a manifestarnos en público Dicen que cuando las mujeres nos juntamos para hablar y demandar justicia, el patriarcado tiembla. Debe ser cierto porque las últimas marchas en fechas emblemáticas del movimiento de mujeres han reprimido nuestra libre movilización y el derecho a manifestarnos.

En Managua, los antimotines detuvieron la marcha donde demandábamos una vida libre de violencia para todas. Y es que, aunque pidamos permisos para realizar marchas y plantones, o colocar mantas con mensajes a la población, siempre nos ponen trabas o no nos dan respuesta. Pero la creatividad y el entusiasmo nadie nos lo quita. Un ejemplo es lo que hicieron las compañeras de Chinandega,

Foto bajada de internet

cuando al bajarlas del bus en el que salían rumbo a la capital, sacaron sus mantas, banderolas y pancartas y realizaron un plantón ahí mismo, para demostrar que a este movimiento no lo detienen la intimidación ni las amenazas. Por eso denunciamos el comportamiento ilegal de las fuerzas policiales, pues la Constitución Política reconoce nuestro derecho a la libre movilización, libre expresión y a usar los espacios públicos. ¡Las calles son nuestras!

Foto bajada de internet

Cada vez se nos hace más difícil expresarnos sin enfrentar represión. El pasado 25 de Noviembre, mujeres de distintos lugares del país denunciaron que los buses en que viajaban a la capital fueron detenidos por efectivos de la Policía Nacional. “¿Están claras que las marchas están prohibidas?”, cuestionaron, y sin más, pidieron cédulas, tomaron fotos sin consentimiento y trasladaron a algunos transportistas a la estación policial.


Cómo está la situación

Red de Mujeres del Norte mantiene su apoyo a mujeres En 2017 acompañaron 390 procesos legales de sobrevivientes de violencia

Foto bajada de internet

medidas precautelares • Reprogramación de las audiencias en los juzgados • Pérdida de expedientes y pruebas

También denuncian que durante el año pasado siguieron topándose con obstáculos en la ruta de acceso a la justicia:

Esta mala atención cansa y desmotiva a las mujeres además de aumentar la impunidad en los casos de violencia machista. Las defensoras insisten en que, pese a las trabas que pone el sistema, continúan animando a las mujeres a no abandonar los procesos, porque en muchos casos es la única alternativa para poner un alto a la violencia.

• Las autoridades promueven la mediación para que las mujeres no lleguen a juicio o no lo continúen • No toman las denuncias o las dan por perdidas • No ejecutan las órdenes de captura • Falta de vigilancia de las

Además del acompañamiento, las defensoras también brindan asesorías a estudiantes de secundaria y de la universidad sobre los diferentes tipos de violencia (en especial delitos sexuales), así como las normativas y leyes que nos protegen. En total se han brindado alrededor de 300

asesorías, aportando así a la sensibilización, divulgación de material educativo y de prevención. La Red del Norte está presente en San Ramón, Muy Muy, Ciudad Darío, (municipios de Matagalpa), Somoto, Jinotega y Estelí. Con su asesoría, las víctimas y sobrevivientes logran lo que no podrían hacer solas, ya que las instituciones se ven presionadas a resolver de forma más efectiva cuando hay una defensora acompañando.

Foto bajada de internet

Trabajan de forma voluntaria acompañando a las mujeres a acceder a la justicia. Las defensoras de la Red de Mujeres del Norte Ana Lucila siguen en pie de lucha contra los obstáculos que impone el sistema. Sus registros indican que en el 2017 brindaron 390 atenciones: 242 casos de delitos penales (violencia de diversos tipos, delitos sexuales e incumplimientos de deberes alimenticios) y 148 casos civiles (derecho de familia y faltas). La mayoría se encuentra en proceso de investigación.


Delitos denunciados en el 2017 Estos son los datos que las defensoras de la Red de Mujeres han recopilado a partir de las atenciones que dieron en el 2017:

138 117 51

delitos relacionados a derechos de familia (pensiones de alimentos, cuido y crianza, pruebas de ADN y reconocimientos) delitos de violencia contra las mujeres (sicológicas, físicas, intimidaciones y amenazas, lesiones gravísimas)

casos de incumplimiento de deberes alimenticios

39 27 5

delitos sexuales (violaciones, abuso sexual, estupro, incesto, acoso sexual)

faltas

tentativas de femicidio

Cómo están los casos atendidos por las defensoras

109 Juicios en proceso

injurias y calumnias

Una mala noticia es que en 109 casos las mujeres se vieron presionadas a hacer mediación, conciliaciones o arreglos extrajudiciales. Esta es la “vía rápida” que el Estado promueve para acceder a la justicia en lugar de impulsar un proceso judicial con sentencias condenatorias. Con la mediación los hombres son amonestados y asumen un “compromiso” que depende de su voluntad para hacerlo, o no, sin consecuencias legales.

Otro aspecto positivo es que la recomendación de no ir solas a los juicios es un éxito. Hay más conciencia en familiares y amistades de las víctimas en este tema, ya que el año pasado se contabilizaron a 793 personas que acompañaron a 90 mujeres en audiencias y juicios. Esto muestra la indignación y solidaridad ante la problemática de violencia.

Los datos a continuación provienen de los acompañamientos que han hecho las defensoras de la Red del Norte:

femicidios

Las defensoras cuentan que han notado cambios en las mujeres que acompañan: al conocer sus derechos y defenderlos, muchas salen de ciclos de violencia y empiezan a tomar decisiones por sí mismas y hasta se organizan, fomentando su empoderamiento integral.

De todos los acompañamientos que hicieron las defensoras hay buenas y malas noticias en la forma en que el sistema de justicia responde a sus demandas. Dado el nivel de impunidad es un logro que haya 31 sentencias condenatorias y 109 que están en proceso.

El estado de los casos

5 3 5

querellas y amparo de la posesión

109 Mediaciones

25

Abandono por la víctima

7

Referido al juzgado que le toca por ubicación geográfica

84

31

Resoluciones favorables

Sentencia condenatoria

9

Desestimado

3

No denunciaron


Urgen castigos para los femicidios Hay 17 hombres prófugos solo del 2017 En 2017, 58 mujeres perdieron la vida en nuestro país a manos de hombres que actuaron solos en complicidad con otros. Según el informe de la organización Católicas por el Derecho a Decidir, ocurrieron 51 femicidios y siete asesinatos: 26 hechos ocurrieron en el ámbito público y 25 en el privado. Los datos extraídos de las noticias publicadas en medios de alcance nacional, contabilizan a 82 hombres implicados: 51 fueron agresores directos, y 31, cómplices. Treinta y siete de estos agresores eran menores de 35 años. Las familias de las víctimas y defensoras de derechos humanos, consideran que el Estado de Nicaragua no hace el trabajo suficiente para proteger a las mujeres, sancionar a los agresores y erradicar la violencia. Cuando el sistema de justicia no castiga a los agresores se traslada un mensaje a la sociedad de que los femicidios no importan y se pueden cometer con total impunidad.

Que pasó con los agresores

14 1 1 14

fueron sancionados con penas de 30 años

con pena de 25 años con pena de 26 años están detenidos a la espera de juicio

3 1 17

se suicidaron

fue muerto están prófugos del proceso de busqueda y captura

¿Qué pasó con los femicidas del año 2017 en Matagalpa? Douglas Antonio Zamora Valle fue condenado a 34 años y tres meses de prisión, más 100 días de multa, por el femicidio de Yessenia Suyén Montenegro, a quien mató en la gasolinera Las Marías el 8 de enero de 2017. Yessenia ya lo había denunciado en dos ocasiones por violencia física y sicológica, pero no estaba registrado en su expediente, dejando un precedente de mala práctica en procesos investigativos.

Freddy Cruz García fue condenado a 30 años años de prisión, por matar a una familia: el matrimonio de Juan Escoto y Adela López, y su hija y una sobrina: Linda Escoto López y Hellin Escoto Castillo. El hombre llegó a la casa de la pareja para prestarle dinero a Juan, tras la negativa lo golpeó y mató, para luego matar también a Adela y las niñas. El caso fue tipificado como asesinato y robo agravado, y el hombre sentenciado a 30 años por cada asesinato, más siete años por robo. Para nosotras la muerte de las mujeres fueron femicidios, aunque la Ley 779, que fue cambiada con la reglamentación y reforma, no lo reconoce así porque no había un vínculo afectivo.

Fotos bajada de internet

Marvin Antonio López fue condenado a 30 años por el femicidio de su expareja Sonia del Carmen Mendoza Flores, a quien mató el 21 de febrero de 2017. El hombre se había separado de Sonia y estuvo en Costa Rica durante dos años sin dar noticias. En ese periodo, ella trabajó en haciendas cafetaleras y empezó una nueva relación. Marvin solo regresó a quitarle la vida. Aunque se dio a la fuga, fue capturado y procesado.


Informate

Defensoras de derechos denuncian persecusión

“Si tocan a una, reaccionamos todas” fue el lema del segundo Encuentro Nacional de Defensoras de derechos humanos de las mujeres, realizado a comienzos de febrero en Matagalpa. En el evento organizado por la Iniciativa Nicaragüense de Defensoras de Derechos Humanos de las Mujeres, más de 90 participantes compartieron cómo está la situación en sus territorios, analizaron el contexto e identificaron avances y retrocesos en su labor. También hablaron de la importancia del autocuido y la necesidad de seguir unidas para demandar protección y justicia ante el contexto de violencia e impunidad del país. Las defensoras elaboraron un pronunciamiento para denunciar que se han intensificado las campañas de desprestigio, amenazas e intimidación, que ahora incluyen a redes sociales. Otros de los temas denunciados son: • Los principales partidos políticos están dividiendo las fuerzas sociales organizadas y usan a las personas del territorio para agredir a las defensoras. • La presencia del Ejército trae mayor represión y vulnerabilidad hacia las defensoras, incluyendo la violencia sexual, el desplazamiento forzoso y el uso de sicarios. • Aumento de acoso y acciones de odio en contra de personas de la diversidad y, en particular, de las defensoras trans. • Hay más trabas legales para el funcionamiento de las organizaciones no gubernamentales al negar personerías jurídicas, certificaciones y constancias de cumplimiento. • Obstaculizan las denuncias y no registran los casos. • Persiste la negativa de permitir que las defensoras acompañen a víctimas y sobrevivientes, aunque la Ley 779 lo permite. • En la práctica se impide usar los espacios públicos para la defensoría de derechos humanos. *

Colaboración especial de Arlen Centeno, comunicadora de la Iniciativa Nicaragüense de Defensoras

Fotos bajada de internet

Analizan situación y elaboran demandas durante segundo encuentro nacional


Rompiendo el silencio

Cuando la mujer es la agresora se la juzga el doble

Nosotras partimos de que ninguna conducta violenta es justificable contra otro ser humano. Rechazamos la violencia venga de donde venga, y si se comprueban los actos acusados, se debe aplicar la ley, que para eso está y es el marco de los comportamientos establecidos para la ciudadanía. Pero no podemos dejar de observar la desproporcionada virulencia con que se trata el tema cuando la acusada es una mujer. La tendencia es enjuiciar y condenar a las mujeres

Fotos bajada de internet

Este año, hemos conocido de al menos dos mujeres involucradas en situaciones de abuso sexual a personas menores de edad. Cuando esto sucede, sobran personas a quienes no les tiembla el pulso para señalar que “también las mujeres son violentas y machistas”. Además, exigen castigos fuertes y ejemplares, les llaman de todo y hasta justificarían que mueran por sus actos, cosa que no hacen cuando se trata de hombres agresores.

mientras a los hombres se les excusa y justifica de muchas formas, por lo que demandamos que la ley se aplique sin beneficiar a un género por encima del otro. Lo que hay detrás del comportamiento abusivo, sea físico o sexual hacia un niño, niña o adolescente tiene que ver como el abuso de poder por edad y fuerza o capacidad de defenderse; entonces la violencia es utilizada con el objetivo de dominar, causar daño y obtener una recompensa. Y aquí, hombres y mujeres podríamos ejercerlo, pero es más frecuente que en las sociedades machistas sean los hombres quienes usan esa violencia para imponer su voluntad. Los derechos humanos son irrenunciables, el respeto hacia la niñez y la adolescencia es una condición indispensable para que la sociedad avance.

Bº Guanuca, Iglesia de Guadalupe una cuadra y media al sur, Matagalpa. (505) 27723562 venancia9@turbonett.com.ni grupovenancia.org www.facebook.com/centroculturalguanuca

Boletin marzo 2018 - Grupo Venancia  
Boletin marzo 2018 - Grupo Venancia  
Advertisement