Page 1

Esto También Pasará


CÉSAR PALOMINOS

César Antonio Palominos Zúñiga, nació en San Vicente de Tagua-Tagua, Provincia del Cachapoal, Chile, en 1988. Profesional y Docente del área del turismo y la cultura. César ha incursionado en las letras de forma amateur ganando algunos premios de cuentos y poesía.


Esto También Pasará


Índice Esto También Pasará....................................................................................6 Nómada ...................................................................................................8 Los Demonios Se Han Ido ............................................................................10 Espinas Desenvainadas ...............................................................................11 Cholito...................................................................................................13 Lorazepam ..............................................................................................15 Torpemente Hacia El Éxtasis ........................................................................17 Todos Los Días Son Noches ..........................................................................19 Q.E.P.D .................................................................................................21 Trojanos.................................................................................................22 Que Sople Gaia las Manijas Cansadas De Mi Amor..............................................25 Y Yace Ahí La Estúpida y Pequeñita Esperanza ..................................................28 No Soy Valiente ........................................................................................31 Hace Un Año Exactamente ..........................................................................33 Pandemia ...............................................................................................35 Pedacito De Cielo ......................................................................................37 El Email .................................................................................................38


Hablo sobre ti, ahora que estås lejos; ahora que eres una estatua sorda, ciega y sin aromas‌


ESTO TAMBIÉN PASARÁ

La muerte me ha enseñado a vivir y ha terminado de pulir mi rostro final. Un cincel marcó mis grandes cicatrices, esculpiendo pena kármica que tuve que transitar.

Esto también pasará; la rueda de la fortuna trasmutará y las vertientes de lágrimas se secarán. Moldearé en arcilla mis esperanzas y un barquito de madera hacia tu estancia. Supe que te has vuelto a enamorar,


dejaré que el tiempo enmarañe una posible realidad. Con esto mi corazón iza la bandera blanca, regresaré al barquito de madera, con destino a casa.


NÓMADA

Desde ese día en que tu alma se quebró te convertiste en un nómada de afecto, una única gota por la mejilla y nadie ni nada parecía saciarte.

Caminaste y vacilaste por corazones solitarios, flechaste algunos pero seguiste tu rumbo. Saciaste otros y más vacío te sentías. Separaste viejos amores y curtiste heridas. Continuabas tu camino con pisco en tu cantimplora.


Nublabas el aire con tabaco y yerbas, adormecĂ­as tus penas con luces y bailes. Humectabas tus labios con besos prestados.

Mientras yo, yo aún te pensaba‌


LOS DEMONIOS SE HAN IDO

El apocalipsis terminó exhausto como el atardecer. La debilidad se apoderó de las células del universo, se fundieron aceros en caudales de sangre.

La noche opresora se quedó en tiranía, nos vimos todos, obligados a deambular. A recoger luces en almas de amantes, a encontrar cálidos colores en el perdón.


ESPINAS DESENVAINADAS

¿Sabrás sobre el pesar que me aqueja?, ¿sabrás lo que sembraste en mí?. Ignoro respuestas, me aterra saberlo y de no saber, aún más. Requiero cerrar heridas, conocer, sufrir y perdonar.

Algo no se ha terminado, la semilla que sembraste brotó pero aún no ha florecido; sus espinas fuertes están desenvainadas,


listas para atacar.

He desparecido todas mis huellas en los mapas. No deseo que me encuentres, me aterra pensar en cruzar miradas. He escondido y maquillado todas mis heridas, una armadura en soledad me mantiene a salvo.

Gris habitaciรณn para salvaguardar mis penas, para proteger la vida.


CHOLITO

Mi cholito, mazorca de tierras nobles, áridos pies cansados de decepción. Te seguiré siempre y pondré la otra mejilla cuando en tu furia te arrebates. Te abrazaré con fuerza cuando me empujes de tu lado. Porque has calmado mi vida, entregaste seguridad a mis lentos pasos.

Déjame ser los pies que necesitas, para sostenerte fuerte cuando vuelva la tormenta. Tú, que alumbraste el lugar que mi corazón sentencio a la oscuridad.


Conquistaste tierras nunca antes penetradas, flanqueaste mi mundo con tus suaves palabras. Deja que el tiempo nos desvanezca juntos en su grito eterno.


LORAZEPAM

Quizás no es tan malo aprender todo otra vez. Yo dejé que esto ocurriera, soy el culpable de mi vulnerabilidad. El error es que no estaba preparado para despertar las feromonas; no supe entender la homeostasis de mi corazón.

Estas historias siempre acaban mal, te abrí mi corazón en una noche perfecta como hoy, vimos pasar el mundo bajo nuestros pies; envueltos en colores tenues como mi intuición.


Reí del espectáculo que ofrecía la noche, los árboles pretendían ser la guarida perfecta para ocultar el juego de nuestros besos. Pisé la trampa perfecta de una noche de octubre.

Vacilé por caminos que terminaban en la madrugada, no quiero seguir por tu sendero sin rumbo. Pagarte con la misma moneda sólo creó rencores inútiles, me resta esperar la noche para olvidar. Prepararme para acostumbrarme a no despertar con tus palabras, que ya son parte de los sueños en que te encuentras.


TORPEMENTE HACIA EL ÉXTASIS

Quería haber dicho otras cosas, haber pronunciado lo políticamente incorrecto. Haber dicho cosas como: “no me dejes” o “luchemos por lo que íbamos formando”. Haberte dicho que te necesito y que así las mariposas siguieran revoleteando hasta el fin del verano.

Pero no; hubiese sido un suicidio sentimental, un sendero de espinas que no estaba dispuesto a soportar. Es más fácil dejar tu camino sin rumbo


y volver a mi templanza emocional. Regresar a mis reglas y regulaciones, a seguir soñando o a seguir participando de esta lotería aleatoria, llamada vida.

Seguiré con torpeza hacia el éxtasis y algún día trascenderé de aquí y me integraré al todo….


TODOS LOS DÍAS SON NOCHES

Todos los días son noches y tus recuerdos socaban mi tumba. De qué sirve beber alcohol en tu nombre si no parece minimizar tus recuerdos.

Mis días te reclaman y como diría la canción mis ojos se mueren sin mirar tus ojos. Dame aunque sea tus reproches, tu odio, tu humillación pero quiero sentir tu aroma de café. Nunca escribí tantas poesías negras


y qué venga un psicólogo a explicarme que significa. Pero tu respuesta es "game over", como si fuera una etapa que por más que intenté, no logré superar.

Te fuiste y dejaste tanto aroma a maíz, para mis ancestros el oro del día a día. Si el sol no alumbra nunca podrá madurar y como Neruda quería hacer con su amada lo que la primavera hace a los cerezos. Yo querría hacer contigo lo que el romanticismo le hace a sus novelas.


Q.E.P.D

Mis pestañas sólo quieren descansar, pero los ecos de tu imagen son un Hércules que no puedo derrotar con un adiós perpetuo.

Es justo en ese instante que emerge tu llamada. Que dibuja una sonrisa y colorea la gris postal de mis días. Vulneras cada fibra de mi ser, la entumeces y agitas y aún así la calmas si te quedas a mi lado.


TROJANOS

Tuve plenos poderes, pude haber soltado trojanos y borrarte del ciber espacio. Haber manchado tu nombre con chistes e infecciones anales, mezclarte con la mรกs antiguas meretrices del vodka nocturno. Haber borrado de tu memoria interna a ex novios y prรณximas conquistas.

Delatar tu falta de higiene sexual y de lo mal que besas con tu cansancio crรณnico. Me hiciste sentir tan poco querido,


como un cuerpo inerte en la acera, como el borracho patético de Bellavista.

Ya no existe el gusano en mi estómago, se marchó, lo defequé. Ya ni compasión siento. Tuve plenos poderes y podría haber ofrecido tus riñones, tu esperma bestial de rasgos bellos inhumano con ese zangoloteo al caminar.

Tuve plenos poderes y podría haber quemado tus fotos que se perderían por siempre,


haber eliminado uno por uno tus estados de felicidad y reĂ­r finalmente en el ĂŠxtasis, antesala de mi locura.


QUE SOPLE GAIA LAS MANIJAS CANSADAS DE MI AMOR

Para que avance el tiempo entrego mis manos, mis manos, a las cenizas ardientes de las horas.

Que sople Gaia las manijas cansadas de mi amor, espero impaciente poder olvidarte y que seas un efímero día negro o unos minutos tal vez, de mi larga agonía.

Que quemen ésta tristeza, que incendien la vida que siempre temí.


Que se marchiten todos los pétalos de las flores, que se pudra todo lo que pises y apeste todo el aire que expires.

Que nuestras vidas jamás por toda la eternidad se vuelvan a cruzar. Quiero parar de hablar de ti, de oler tu perfume en tiendas y de esperar que te encuentre en una esquina. De querer escuchar tu voz cada vez que me llaman tener las esperanzas de que vuelvas solo como el día que te fuiste sin que nadie te echara. La navidad dolerá más sin tu presencia,


miraré la luna y sonreiré para ver si te refleja por un segundo. Nunca fui tan lindo como tú, tenías ojos delineados bajo rudas pestañas que enmarcaban tu mirada ida y taciturna.

Tus manos le enseñaron a las manijas del reloj a no apresurarse, a moverse lentas, muy lentas; ahora que sople Gaia las manijas cansadas de mi amor.


Y YACE AHÍ LA ESTÚPIDA Y PEQUEÑITA ESPERANZA

Sentado en el retrete, me fumo mi último cigarro en tu nombre. Han pasado varios días en tu ausencia, las cosas van mejor, pero aún te extraño. Aún me cuesta olvidarte ciertamente.

Las explicaciones que nunca diste alimentan una estúpida y pequeñita esperanza. Pero la realidad es más dura y tajante, es más desolada y amarga. Aún recuerdo como me buscaste para alborotar mi vida,


para revolucionar mis células y dejarme sin el adiós correspondiente.

Colgaste un vergonzoso cartel que decía “ilusionado”, no te mereces ver siquiera mi sombra, todo lo marchitas.

El final de Diciembre es nostálgico aquí y en Lomé. Ha sido una mala fecha para destruir un frágil corazón, Las campanas de navidad replican en éste caluroso e irónico verano. Pareciera que el cemento palidece a esta individualista ciudad. Tórridas noches que se disfrazan de neón


y yace ahí la estúpida y pequeñita esperanza alimentada por las explicaciones que nunca diste.


NO SOY VALIENTE

No soy valiente luna llena me cuesta aguantar ésta crónica batalla. Una batalla de final notificado, mil abriles se fueron contigo, mi mocedad y mi sonrisa contigo.

Me encadenaste a la química y a la biología, con todo lo que odio ser el conejillo de indias. Sólo me dejaste una caja de Pandora, una debilidad en mi mirada,


un sueño frustrado de recorrer el mundo; decidiste por mí, echar raíces en ésta patria.


HACE UN AÑO EXACTAMENTE

Hace un año exactamente volaba con plumas nuevas de adolescencia. Un día lanzaron tijeras al aire y cortaron dos pequeñas alas, Creí que todo estaba perdido, pero ¡sorpresa! aprendí a caminar.

Los espejos de los edificios lloraban al verme pasar, la torpeza de mis pasos me ridiculizaba frente a la ciudad. Tomé sombras de los rincones y cubrí mi fealdad. La obligación de parar y cambiar el paso con que transitaba


se impuso como la dictadura al poder, como las leyes a sus ciudadanos.

Quiero parar y mirar mi vida hacia atrás, ver todas las señales que me dio la vida y no vi, esas pequeñas señales que no vislumbré.


PANDEMIA

La musa de la música se ha ido, ya nada amortigua los estragos del veneno. Satánica pandemia apocalíptica he tenido que padecer.

Plegarias evangélicas atendidas, ruego de obispos y cardenales, respuesta kármica para toda la humanidad de un reino animal olvidado y despojado. Una Yihad rosa profetizada en el Corán.

Un millón de agujas, un millón de muestras, comida que no se digiere, ya no me quedan fuerzas


Intestinos oxidados, capa de piel pixelada.

Mis plantas mueren cada tarde, tal como yo. Las miro para observar mi interior. El Aloe vera es la más sensible a mi dolor, los dedos del desierto, enjutos y deprimidos ya no pueden ver la luz del sol. El cactus, testigo de la habitación que se llenó de amor y enveneno mi corazón; es el más fuerte, te rehúsas a morir. Eres el reflejo de mis esperanzas, me has hecho recordar que si en principio hubo amor; este poema debería terminar con un perdón.


PEDACITO DE CIELO

Es un pedacito del cielo que me reclama, pero es el peso del mundo en tus hombros que me retiene. Ha sido tu lucha constante, mi baluarte y coraza.

Me ayudas a cicatrizar mi piel manchada, a sobrellevar los estragos de ĂŠsta batalla reflejada en mi dermis. Todo lo que el tiempo gatilla lentamente, calcina mis esperanzas. Se desvanecen mis ojos ante la bandera blanca que alzo a mi voluntad.


EL EMAIL

La poesia me ayudó a vaciar cada uno de los sentimientos que tenía por ti. Desde el amor a la rabia o a la esperanza de que volvieras. Después de dos largos años tengo el recuerdo de que fuiste lo que más he querido, por el que más sufrí y al más que maldijé.

Pasé un largo duelo curtiendo heridas. Restaba solamente una última conversación


para darle sepultura a nuestra historia de amor y locura. Ahora me siento aliviado, quizás descolocado también, pero aliviado al fin y al cabo.

Si queremos volver a vernos no sería re abrir el capítulo o continuar la historia, más bien, sería un nuevo comienzo. Dos protagonistas completamente distintos en lo esencial, como el ave fénix que tiene que volver a aprender a volar.

Puedo ofrecerte la amistad, que es el sentimiento más noble que dos desconocidos se pueden entregar.


Un lazo que no pide requisitos; si no concuerdas conmigo, aquel abrazo de despedida habrรก simbolizado y sellado lo que el pasado ya se llevรณ.


Esto También Pasará  

2011 - 2012