Page 1

redención Estilo de vida

La autoestima: un equilibrio necesario, pero complejo

Autoestima Positiva, relativa Baja.

Autoimagen Autoconcepto

www.revistaredencion.com JUNIO 2014   Año 4 Número 12


REDENCIÓN

editorial

estilo de vida

Presidente Fundador César Yánez Director General Iván González Gerencia de Ventas César Yánez Diseño Gráfico Iván González Coordinador de Logística César Yánez

La autoestima: un equilibrio necesario, pero complejo Una persona que no está satisfecha consigo misma no podrá afrontar la vida con la decisión y optimismo necesarios, lo que desembocará en una falta de confianza en su entorno y en todos los ámbitos de su vida El valor que cada persona se otorga a sí misma es de vital importancia para el propio bienestar y para las relaciones personales. Un juicio poco realista y negativo puede ocasionar decepciones reiteradas que no harán más que mantener un ánimo decaído. Si, por el contrario, se consigue dar valor a las propias cualidades, sin atender en exceso a los defectos personales, es posible mejorar la forma de afrontar tanto las situaciones favorables como las adversas. Además, si se consigue cambiar la comunicación con uno mismo y con los demás de forma que nadie salga perjudicado, el bienestar está garantizado.

RENDENCIÓN ESTILO DE VIDA Los artículos y anuncios presentados son responsabilidad de sus autores y no reflejan la postura del editor de la publicación. Queda estríctamente prohibida al reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización del Grupo CJYANEZC C.A. Aviso de privacidad Grupo CJYANEZC C.A. con domicilio en Carrera 1 con Calle 2 y 3 de Nueva Segovia #2-53 PB, Barquisimeto, Estado Lara, Venezuela, es responsable de recabar sus datos personales, del uso que se le dé a los mismos y de su protección. Su información sólo será utilizada para proveer los productos y servicios que ha solicitado, informarle sobre cambios en los mismos y en su caso, evaluar la calidad del servicio que le brindamos.

Nuestra propia valoración La autoestima es la valoración que hace cada persona de sí misma. Tiene mucho que ver con el autoconcepto, que es la forma en que cada uno se percibe. Este "autoconcepto" se construye a través del tiempo mediante la información que llega de los demás y que se añade al concepto que se tiene de uno mismo. De ahí que una buena autoestima suela provocar un efecto positivo en cadena en la vida de las personas y los distintos procesos a los que deben hacerse frente se afrontan con seguridad, motivación y una dosis extra de optimismo. Es obvio pensar que, con estos elementos, quienes gozan de una autoestima elevada tienen un mayor número de probabilidades para triunfar en la vida laboral, familiar y social. La autoestima forma parte importante de la comunicación humana. De hecho, la confianza que desprende un individuo con una buena autoestima es vital para el mantenimiento de relaciones sociales sanas, ya que no sólo se conseguirá el respeto de los demás sino que además servirá para conservar un buen autoconcepto. También la falta de confianza en las relaciones causada por una baja autoestima se hace evidente ante los demás: las relaciones son desiguales, de baja calidad y se crea un círculo que se retroalimenta y se mantiene en el tiempo. Cordialmente César Yánez

e-mail: editorial@revistaredencion.com

Revista Redención

@revistaredencion

youtube.com/user/revi staredencion


Que tus hijos tengan un buen autoconcepto les ayudará a crecer seguros de sí mismos, a ser capaces de experimentar y buscar soluciones, lo que les permitirá lograr el éxito cuando lleguen a ser adultos.

Autoconcepto Por Iván González

E

@ivangonzalez

s el conjunto de características físicas, intelectuales, afectivas, sociales, entre otras que forman la imagen que tiene el sujeto de sí mismo. Este concepto se va desarrollando a lo largo de la vida gracias a la intervención de factores cognitivos y sociales. El gracias Autoconcepto tiene como una de sus premisas la autoconciencia es decir conciencia de que uno es un ser diferenciado de los otros y del entorno. El Autoconcepto cuando somos bebes se inicia a partir del final del segundo semestre muy rudimentaria, frágil y dependiente del entorno físico social, durante los primeros meses de vida el bebe está inmerso en un cumulo de sensaciones y experiencias que se producen en contacto con el exterior a partir de estas experiencias él bebe debe formar una representación general, organizar estas experiencias a partir de acontecimientos, además va a prendiendo a integrar los sistemas con los que viene equipados, aquellos que le permiten percibir el mundo, ejemplo: aprende a llorar cuando quiere que se le preste atención. Autoconcepto académico: al final del periodo preescolar, los niños ya han desarrollado un concepto de sí mismos, sin embargo podríamos decir que este concepto es bastante superficial y estático. A través de los años será capaz de reconocerse plenamente, de conocer y tomar conciencia de sus estados internos así como de reconocerlos en los otros. El Autoconcepto efectivo: juega un papel decisivo y central en el desarrollo de la personalidad. Un Autoconcepto positivo está en la base del buen funcionamiento, personal, social y profesional, dependiendo de el en buena medida, la satisfacción personal, el sentirse bien consigo mismo


Inculca un autoconcepto saludable Según la psicóloga Susana Patiño el autoconcepto es la opinión que uno tiene respecto a sí mismo. “Cuando nacemos, no sabemos quiénes somos ni dónde estamos. Dependemos totalmente de quienes están a nuestro alrededor para ir formándonos una idea aproximada del mundo, así como de las personas y de nosotros mismos. De esta manera, de cómo nos tratan y lo que dicen de nosotros, vamos desarrollando el concepto del ‘ yo o autoconcepto’”, expresa. Para la especialista, los mensajes que los padres transmiten a sus hijos sobre lo que ellos piensan que sus hijos son, influye e incluso, determina en la opinión que tendrán de sí mismos. Si eres padre o madre pon en práctica los siguientes consejos para fortalecer su autoconcepto: El primer consejo es demostrarles amor incondicional. Tu hijo debe saber que lo quieres, que su conducta, sus éxitos o fracasos, no harán que tú lo dejes de querer. Lo que le permitirá sentirse más seguro. Las palabras de afirmación, es decir halagar sus logros será imprescindible. Haz siempre comentarios positivos sobre las acciones buenas que ha realizado. Asimismo, debes conversar con él para concientizarlo sobre importancia de elevar su confianza en sí mismo. Ayúdalo a conocerse a sí mismo. Tu hijo debe estar consciente de sus logros y habilidades para estar seguro y orgulloso de las cosas que son capaces de hacer. Anímalo a pensar sobre sí mismo y sus características como persona y ayúdale a no tener miedo de sus limitaciones. Todo oído. Organiza tu tiempo para tener un momento en el día para conversar con tu hijo. Escúchalo con paciencia, él debe sentirse comprendido y aceptado. Así que pide aclaraciones siempre que las necesites e intenta ponerte en su lugar. Marcar o etiquetar es un error común que cometen muchos padres. No le digas que es bueno o malo, tonto o listo, ni tampoco generalices, es mejor poner un ejemplo de la conducta en particular. Dile: “Has roto este florero. ¿Qué ha pasado?”, en vez de decirle “Eres malo. Siempre lo rompes todo”. Debes poner ejemplos concretos que le permitirán comprender mejor qué conducta quieres que cambie para que aprenda a hacerlo, en lugar de sentirse culpable. No es bueno sobreproteger. No le des a tu hijo las soluciones a sus problemas a menos que él las pida. Deja que sea él mismo quien intente buscarlas. Tú debes estar a su lado por si te necesita pero debes dejarle que sea responsable de sus decisiones. Frases como las siguientes: “los niños no lloran” ó “los demás se van a reír de ti si te pones así”, les impiden expresar sus sentimientos. Deja que tu hijo muestre los que siente, incluso si está equivocado, luego enséñale a expresarse adecuadamente. Permítele tomar decisiones y que participe en las actividades familiares. Tomar decisiones como: dónde ir el fin de semana o qué hacer para divertirse en la tarde permitirá que él sienta que su opinión es tomada en cuenta, lo cual le ayudará a sentirse orgulloso y responsable.


Autoimagen

inside Es el concepto que se emplea en nuestro idioma para designar a aquella imagen que alguien dispone de sí mismo, o bien a la representación que surge en la mente sobre uno. Tal autoimagen que cada cual nos conformamos incluye no solamente el aspecto físico, o sea las características exteriores, (como la altura, peso, color del cabello, género, IQ, etc.),sino también todas aquellas cuestiones vinculadas a nuestro interior: ideas, opiniones, sentimientos, entre otras cuestiones, elementos propios que se han aprendido acerca de sí mismo, ya sea por experiencias personales o por la internalización de los juicios de los demás que van determinándose con el correr de las situaciones, elecciones y decisiones que se toman o nos suceden en la vida. La autoimagen, como más les guste llamarla, resulta ser muy importante a la hora de ayudarnos a procesar información, especialmente aquella que es relevante para nuestra propia vida. Asimismo, llegado el momento, estos esquemas nos ayudarán a recordar algunas cuestiones e influirán en las decisiones que tomemos. Por otra parte, la autoimagen que uno se forma de sí también dispone de un componente grandísimo de comentarios sugeridos por los otros desde que somos pequeños. Así, quien ha recibido severas y duras críticas durante la niñez, específicamente por parte de una autoridad familiar como pueden ser los padres, seguramente, dispondrá de una autoimagen poco valorada. A menudo se dice que la autoimagen depende de las experiencias que vive el niño; de allí que muchos psicólogos infantiles hayan recomendado que se eviten las frustraciones a los niños, para que no se deteriore su autoimagen. La verdad es que las personas que rodean al niño son mucho más decisivas en la formación de la autoimagen que las experiencias frustrantes o gratificantes. Los niños pueden tolerar grandes adversidades, si están rodeados de adultos afectuosos y comprensivos. Los niños con una adecuada autoimagen son niños seguros de sí mismos, conocedores de sus limitaciones, confiados, optimistas, resistentes al stress, ávidos de aprender, alegres y cariñosos; saben aceptar sus fracasos, son solidarios y saben apreciar el valor de las cosas pequeñas. Por el contrario, los niños con una imagen negativa de sí mismos, son muy inseguros, no aceptan sus limitaciones, reaccionando con rabia e impotencia; desconfían de adultos y pares; son pesimistas, insatisfechos, muy vulnerables al stress; no se interesan por conocer el mundo que les rodea, se inhiben frente al aprendizaje; andan malhumorados, ariscos; no aceptan perder, son egoístas y ávidos de poseer bienes materiales: costosas zapatillas deportivas, ropa de marca, sofisticados equipos para jugar tenis, etc. Al crecer, serán adultos igualmente desconfiados, egoístas, inseguros y ávidos de una riqueza material que no logra calmar su intolerable sentimiento de minusvalía.


inside

Una autoimagen positiva no es el extremo de ser arrogante ni tampoco el extremo de sentirse inferior. Es un estado de dignidad donde una persona se siente bien acerca de si misma y de cómo vive. Puede realizar un trabajo exitoso porque se siente seguro de si mismo y de sus acciones. Por lo tanto es muy importante desarrollar una autoimagen positiva desarrollando la autoestima y cuidándose a usted mismo. A la vez desarrollando una mente abierta y manteniéndose en un ambiente que lo nutra y lo apoye. César Yánez @cjyanezc


Autoestima Por Iván González @ivangonzalez

LA AUTOESTIMA Puede definirse la autoestima como el sentimiento de aceptación y aprecio hacia uno mismo, que va unido al sentimiento de competencia y valía personal. El concepto que tenemos de nosotros mismos no es algo heredado, sino aprendido de nuestro alrededor, mediante la valoración que hacemos de nuestro comportamiento y de la asimilación e interiorización de la opinión de los demás respecto a nosotros. La importancia de la autoestima radica en que nos impulsa a actuar, a seguir adelante y nos motiva para perseguir nuestros objetivos. Las personas con alta autoestima se caracterizan por lo siguiente: -Superan sus problemas o dificultades personales. -Afianzan su personalidad. -Favorecen su creatividad. -Son más independientes. -Tienen más facilidad a la hora de tener relaciones interpersonales. Cuando tienes una autoestima alta, te sientes bien contigo mismo; sientes que estás al mando de tu vida y eres flexible e ingenioso; disfrutas con los desafíos que la vida te presenta; siempre estás preparado para abordar la vida de frente; te sientes poderoso y creativo y sabes como ” hacer que sucedan cosas ” en tu vida. Por el contrario, las personas con una baja autoestima: -Falta de credibilidad en sí mismo, inseguridad. -Atribuir a causas internas las dificultades, incrementando las justificaciones personales. -Desciende el rendimiento. -No se alcanzan las metas propuestas. -Falta de habilidades sociales adecuadas para resolver situaciones conflictivas (personas sumisas o muy agresivas). -No se realizan críticas constructivas y positivas. -Sentimiento de culpabilidad. -Incremento de los temores y del rechazo social, y, por lo tanto, inhibición para participar activamente en las situaciones.

¿CÓMO MEJORAR LA AUTOESTIMA? Es necesario conocer cómo funcionamos, es decir, cuáles son nuestras fortalezas y aspectos positivos y cuáles son nuestras limitaciones. A partir de esta valoración, decidiremos qué aspectos deseamos mejorar y cuáles reforzaremos. El plan de acción para cambiar determinadas características debe ser realista y alcanzable en el tiempo (por ejemplo, la edad que tenemos es inamovible, la altura es otro factor poco variable a determinadas edades, etc.). Es decir, tenemos características que tendremos que aceptar y con las que convivir, intentando sacar partido y ver su aspecto positivo. Veamos quince claves para mejorar la autoestima: 1.No idealizar a los demás. 2.Evaluar las cualidades y defectos. 3.Cambiar lo que no guste. 4.Controlar los pensamientos. 5.No buscar la aprobación de los demás. 6.Tomar las riendas de la propia vida. 7.Afrontar los problemas sin demora. 8.Aprender de los errores. 9.Practicar nuevos comportamientos. 10.No exigirse demasiado. 11.Darse permisos. 12.Aceptar el propio cuerpo. 13.Cuidar la salud. 14.Disfrutar del presente. 15.Ser independientes. AUTOESTIMA PRECISA Ya sabemos que la autoestima es uno de los factores más relevantes para el bienestar personal y una clave para relacionarnos con el entorno de una forma satisfactoria. Si nuestra tendencia es a sobrevalorar las dificultades o defectos sin valorar las propias capacidades o posibilidades, la suma global (la percepción de uno mismo) hace que nos sintamos insatisfechos. Si esta forma de pensar está generalizada, nuestras actuaciones van a estar sesgadas o actuaremos con temor y hay más posibilidades que los fallos se repitan en el futuro.


También podemos tener un pensamiento distorsionado en el sentido contrario, si lo que tenemos es un sentimiento exagerado de autoestima, nos puede crear problemas, lo cual ocasionará que no podamos resolver los problemas de forma adecuada. Aceptación de límites y capacidades En esta sociedad se nos pide que seamos perfectos, ¡Los mejores!; esto choca frontalmente con nuestra vivencia. Lo adecuado es en sentir una parte de nosotros como maravillosa, aquella que se refiere a nuestras capacidades. Somos buenos para unas cosas, tenemos cualidades que ponemos o no en práctica, hemos conseguido cosas, etc. La otra parte de nosotros alberga los límites. Si a veces somos odiosos, nos enfadamos, somos débiles o miedosos, no sabemos qué hacer, e incluso nos equivocamos. La parte de los límites es la que intentamos esconder, la que nos avergüenza de nosotros mismos. Ponemos tanta atención en nuestros defectos que no hacemos sino hacerlos más presentes y empeorar las cosas, por no aceptarlos, cambiar o salir de ellos. Toda esta energía puesta en los límites nos impide desarrollar las capacidades y superarnos. Necesitamos aceptarnos como un todo, con límites y capacidades. Querernos sin condiciones. Sólo así sentiremos el aumento de la autoestima. Necesitamos estimar lo mejor de nosotros y lo menos bueno.

Tipos De Autoestima •Autoestima positiva: No es competitiva ni comparativa. Está constituida por dos importantes sentimientos: la capacidad (de que se es capaz) y el valor (de que se tiene cualidades). Esta actitud deriva en la confianza, el respeto y el aprecio que una persona pueda tener de sí misma. • Autoestima relativa: oscila entre sentirse apta o no, valiosa o no, que acertó o no como persona. Tales incoherencias se pueden encontrar en personas, que a veces se sobrevaloran, revelando una autoestima confusa. • Autoestima baja: es un sentimiento de inferioridad y de incapacidad personal, de inseguridad, de dudas con respecto a uno mismo, también de culpa, por miedo a vivir con plenitud. Existe la sensación que todo no alcance, y es muy común que haya poco aprovechamiento de los estudios o del trabajo. Puede ir acompañado de inmadurez afectiva.


sudoku


Revista redención  

Autoestima, Autoimagen, Autoconcepto

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you