Page 1


La cerámica La cerámica romana fué producida en cantidades enormes en la antigua Roma, es una producción con un marcado carácter utilitario, normalmente realizada a torno y con moldes. Constituye un ejemplo claro de las primeras producciones a gran escala. Se puede clasificar, de forma general, en dos tipos principales según su uso, común y fina, siendo la común la usada en la elaboración, almacenaje y transporte de los productos alimentarios, los elementos de vajilla de uso cotidiano. La vajilla fina, tiene un uso más selecto, con predominio de la plástica, tanto en la mesa como en el adorno en general. Su terminado preferido, es el de la terra sigillata, un engobe coloidal.

Inusualmente ambicioso frasco de cerámica de Samos desde el sur de la Galia alrededor de 100 dC. Hércules está matando Laomedonte.


Su producción contiene vasijas de pasta calcáreas con contenido en hierro (arcilla sin barnizar, así son, por ejemplo, las grandes ánforas y las tinajas o dolium para el vino y el aceite), otras barnizadas con un barniz rojo u oscuro y lustroso pero no vidriado y otras vidriadas (con barniz vitrificado) aunque raras. Tiene además objetos de plástica monumental para obras arquitectónicas como antefixas y metopas con bajorrelieves, también usadas por los griegos. Muchas piezas llevan estampilla o marca de fábrica en letras romanas mayúsculas lo cual se observa asimismo en algunos vasos de procedencia griega y con caracteres griegos. Entre la vasijas de tipo romano goza de celebridad la llamada cerámica arretina (de Arezzo) cubierta de un barniz lustroso no vitrificado de color rojo uniforme. Carece de pinturas pero tiene ornamentación en relieve (cuando la lleva) consistente en florones, ramitas, medalloncitos, pequeñas figuras humanas o de animales, orlas o grecas y

diversos trazos rectilíneos, hecho todo con moldes sobre el barro fresco. Suelen ostentar estas vasijas su estampilla o marca de fábrica por lo cual y por los dibujos moldeados reciben el nombre de terra sigillata y de ellas se encuentran numerosas en los Museos ya en forma de copas o tazas, ya en la de catinos o platos, ya en la de lucernas o candilejas y de jarritos con asa.


A este enorme ámbito espacio temporal se une una ingente variedad funcional y formal: cerámicas comunes de mesa, cocina y despensa, de almacenaje y transporte, ánforas, lucernas, conmemorativas, cerámicas de tocador o vajillas finas y de lujo como la terra sigillata, -sin olvidar los más modestos materiales cerámicos de construcción, que dieron soporte a una política de edificación sin paralelo en el mundo antiguo-, configuran un inmenso legado material y cultural, de sustancial valor para arqueólogos, ceramólogos y estudiosos de la Antigüedad en general.


Tal diversidad técnica, formal, funcional, geográfica y cronológica va acompañada de una gran variedad decorativa que abarca casi todas las técnicas conocidas: pintura, incisión, excisión, bruñido, estampillado, burilado, barbotina o relieve aplicado, como influencia oriental, el uso de los esmaltes, quizá la más difundida de todas, el moldeado, dando lugar a la primera producción en masa de la Historia, la terra sigillata. Algunos de estos productos llegaron a alcanzar tal grado de perfección que hoy se consideran verdaderas obras de arte.


Joyeria Antiguamente la joyería era abundantemente diversa, especialmente entre las tribus bárbaras como los celtas. Cuando los Romanos conquistaron la mayoría de Europa, la joyería cambió desarrollándose sólo los diseños romanos. Una pieza muy común dentro de la joyería romana fue el broche, que se utilizó para asegurar la colocación de la ropa. En cuanto a materiales, utilizaron un amplio rango, ya que disponían de abundantes recursos dentro de todo el continente. Les gustaba el oro, aunque también usaron bronce o hueso, y en épocas anteriores, cuentas de cristal y perlas.

Intaglio en amatista del emperador romano Caracalla, c. 212 d. C.; posteriormente adaptado añadiendo una inscripción y una cruz representando a San Pedro


Al igual que los griegos, a menudo el propósito de la joyería Romana era protegerse del mal de ojo. Las mujeres llevaban una vasta colección de joyas, mientras que los hombres usaban frecuentemente un solo anillo, aunque algunos tenían uno en cada dedo y otros no lucían ninguno. El tipo de anillo más extendido contenía una gema esculpida en relieve, con el nombre o signo del propietario, que servía para sellar documentos con cera, una práctica que continuó en tiempos medievales con los reyes y la nobleza. Después de la caída del Imperio Romano, los diseños romanos fueron absorbidos por los países y tribus vecinas.

Aretes Romanos de Oro - Siglo II-III A.D. Aretes fabricados en oro. El protector del arete es lamina convexa con trabajo de granulación en forma triangular al centro. El colgante consiste en un cilindro hueco largo con remate de granulación piramidal. Tamaño: 35 mm.


La joyería tiene una gran importancia en el mundo romano, en todas sus épocas, los llamados ornamenta o productos de embellecimiento personal, peines, agujas de pelo, pendientes, anillos, collares, recipientes para el perfume, en hueso, marfil, bronce, cerámica etc. se usan por todas las clases sociales romanas. El peinado, y las joyas para el pelo, eran un exponente de la posición social, cuanto más complicado o llamativo, indicaba un mayor nivel social.

Aretes Romanos de Oro - Siglo II-III A.D. Aretes fabricados en oro. El protector del arete es lamina convexa con trabajo de granulación en forma triangular al centro. El colgante consiste en un cilindro hueco largo con remate de granulación piramidal. Tamaño: 35 mm.


Usaban en joyería el oro, la plata, la pasta vítrea, piedras preciosas, perlas etc. Los anillos se fabricaban de bronce y de pasta vítrea, los collares y brazaletes de oro y pasta vítrea. Los collares de oro usaban cuentas de granates, variscitas, esmeraldas, amatistas o perlas.

Pulsera de Plata Romana - Siglo II A.D Pulsera abierta en forma oval elaborada en lamina de plata. Los extremos semejan cabezas de serpientes y adornada con puntos a todo lo largo de la pieza. Tamaño: 5 X 5 cm.

Los Anillos de oro se acompañaban de piedras preciosas de cornalina calcedonia, crisolita, azabache, ágatas o pasta vítrea y otras gemas. Pulsera de Bronce Celta - Siglo I - II A.D Brazalete de bronce fundido y con decoraciones en su orilla. Tamaño: 6 X 6 cm.


Vitral El vidrio fue un material predilecto para los romanos quienes se proveían de él a través del comercio con egipcios y fenicios. Se han encontrado objetos fabricados con vidrio romano en numerosos sitios del Imperio romano tanto en contextos domésticos, como también industriales y funerarios. El vidrio era utilizado principalmente para fabricar recipientes, aunque también se producían mosaicos cerámicos y vidrios para ventanas

Jarra romana de vidrio


Las metodologías de producción de vidrio romanas se desarrollaron a partir de tradiciones técnicas helenas, inicialmente concentrándose en la producción de recipientes de vidrio de colores intensos mediante moldes.

Sin embargo, durante el siglo primero la industria experimentó un rápido crecimiento que incluyó el desarrollo del soplado de vidrio y la preferencia por los vasos incoloros o tono ‘aqua’.


La producci贸n de vidrio en bruto fue realizada en diversas zonas geograficamente diferentes de donde se llevaba a cabo el trabajado del vidrio para obtener los recipientes terminados, y hacia fines del siglo primero la fabricaci贸n en gran escala hizo que el vidrio se convirtiera en un material facilmente disponible en todo el mundo romano, y del cual se disponian de vidrios de gran lujo que deben haber sido sumamente caros.


Ya desde el principio del Imperio lo fabricaron en la metrópoli y fuera de ella (en las Galias y España, al decir de Plinio el Viejo y San Isidoro), dándole las mismas aplicaciones que los egipcios y fenicios y perfeccionando las formas de sus vasijas que resultan más variadas y elegantes. Apenas se descubre sepultura romana que no contenga fiolas o botellitas de vidrio ya incoloro ya verdoso, cubiertas de irisaciones por la acción de la humedad y del aire. Estos frasquitos, siempre de formas estrechas suelen ser denominados lacrimatorios y ungüentarios por los coleccionistas pero servían únicamente para contener aceites o perfumes en los sepulcros, no para depositar en ellos lágrimas.


ARTE Y COMUNICACION II CESAR RAFAEL JAVIER CRUZ 2010-1381 RHANDIEL EVANGELISTA CASTILLO REYES 2010-1395 RICKY ANDERSON TAPIA 2010-1391


Arte y Comunicación II  

Artes Plasticas

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you