Issuu on Google+

Celina  Salvatierra   La  Galena1     Había  sido  feliz.  En  el  pasado,  Eñe  y  su  mujer  habían  reído  juntos  ante  la  complicidad   complaciente  del  amor.  Hacía  diez  años  que  vivían  en  la  casa  que  él  había  heredado,  en   el  mismo  lugar  donde  habían  recibido  a  sus  hijos,  ahí  mismo  donde  permanecían  bajo   las   reglas   de   una   convivencia   sin   discusiones.   A   veces,   a   Eñe,   le   daba   por   pensar   que   tenía  suficiente.     –Las  llamadas  de  los  del  banco  son  más  de  cinco  al  día-­‐-­‐  le  dijo  su  esposa  una  noche.     -­‐…-­‐     Siempre   puede   ocurrir   que   haya   un   desliz   en   una   vida   organizada.   Eñe   había   pedido   un   préstamo  a  su  tarjeta  de  crédito  para  darse  un  único  placer:  el  TV  plasma;  aunque  había   tenido   que   vender   el   aparato   seis   meses   después   ante   el   desajuste   en   su   economía   y   todavía  no  terminaba  de  pagar  la  deuda.  Después  de  intentar  evadir  el  acoso  telefónico   de   insolentes   cobradores   Eñe   había   decidido   autocastigarse   y   trabajar   siete   días   de   siete,   incluyendo   el   domingo   para   conseguir   dinero.   Como   buen   meticuloso,   había   calculado  que  con  ese  ritmo  en  un  año  no  tendría  más  deuda.         Al  despertar  esa  mañana  lo  único  que  realmente  lamentaba  era  perderse  el  final   del  campeonato  mundial  para  el  que  se  había  comprado  el  plasma,  y  en  el  que  su  equipo   tenía  la  oportunidad  de  salir  campeón  por  primera  vez  en  la  historia.  Pero  su  sentido  de   responsabilidad  lo  devolvió  a  la  realidad.  Una  radio  Galena  antigua  lo  esperaba  ese  día   en  el  taller,  y  le  urgía  repararla  porque  habría  doble  paga.     –Tengo   flojo   el   arreglo   de   una   muela,   uno   de   hace   muchos   años–   le   había   dicho   a   su   mujer   con   la   mano   metida   en   la   boca   tanteando   con   una   yema   el   final   de   ese   túnel   oscuro.  Así,  él  había  pronunciado  como  siempre  la  frase  más  interesante  en  la  charla  del   desayuno.                      En   el   pequeño   local   lo   esperaba   un   muro   de   artefactos   apilados   y   mugrientos.   Pero   ese   día   quiso   dar   prioridad   a   la   Galena,   una   radio   que   le   gustaba   mucho   porque   le   hacía   acordar  a  su  padre.  Solían  tener  un  principio  rudimentario  para  la  transmisión,  con  un   corazón   de   cristal   de   galenos   que   se   activaba   al   contactarse   con   un   hilo   unido   a   una   bobina.   Al   abrirla   pensó   que   debía   reactivar   ese   nervio   vital   de   la   radio   para   hacerla   sonar.   Por   fuera   era   realmente   antigua,   “toda   una   pieza   de   colección   que   volverá   a   la   vida”,  pensó.     Tomó   una   herramienta   que   brillaba   en   la   oscuridad   y   se   puso   a   trabajar.   Hacía   demasiado  calor,  de  vez  en  cuando  se  secaba  la  frente  con  el  puño  del  overol.  Mientras   movía  el  hilo  de  sulfuro  por  la  bobina  pensó  que  ya  estaría  por  empezar  el  partido.  La   curiosidad  lo  sofocaba  quizá  más  que  la  poca  ventilación  y  quiso  imaginar  que  corría  al   bar  de  al  lado  para  ver  la  tv  y  tomar  una  cerveza  helada.       A  los  treinta  y  seis  minutos  del  segundo  tiempo  oyó  a  través  de  los  muros  los  gritos  que   lamentaron   un   tanto   a   favor   del   otro   equipo.   A   Eñe.   le   temblaron   las   manos.   En   el                                                                                                                   1  ¿?  


Celina  Salvatierra   minuto   treinta   y   siete   ya   estaba   bañado   en   sudor.   El   sol   entraba   por   una   ventana   pequeña   y   marcaba   líneas   sobre   la   radio   que   no   lograba   hacer   sonar   -­‐-­‐en   el   pequeño   local-­‐-­‐,   que   requería   la   iluminación   extra   de   una   lámpara   porque   no   tenía   suficientes   pasos  de  luz  solar.  Perturbado  estudiaba  el  circuito,  mientras  le  parecía  oler  el  césped   verde   del   estadio   y   escuchaba   la   euforia   colectiva.   Cuando   creyó   enfocar   el   verdadero   problema   por   el   que   la   radio   permanecía   muda   percibió   chasquidos.   No   podía   sintonizar  ninguna  frecuencia,  pero  el  aviso  mismo  indicaba  que  el  circuito  funcionaba.   Sin  embargo,  el  avance  no  pareció  servirle  de  aliento.  El  grito  de  gol  que  venía  de  la  calle   y  del  bar,  y  de  todas  partes,  le  hizo  rechinar  los  dientes.  Odió  a  todos  y  cada  uno  de  los   televisores   que   lo   miraban   con   cinescopios   ciegos.   Y   entonces,   un   segundo   después,   escuchó  un  relato  en  tono  audible.  Oía  palabras.  Escuchaba  el  partido.   Sorprendido,  se  quedó  quieto  para  descubrir  qué  pasaba.  Miró  alrededor,  al  techo,  atrás,   y   no   había   nadie.   Regresó   a   la   mesa   de   trabajo   y   cuando   retomó   la   tarea   se   quedó   esperando  que  algo  más  ocurriera.       – Queridos   amigos   estamos   de     nuevo   en   el   estadio   Socker   City!!!!.   Hasta   ahora   el   equipo   local     empata   uno   a   uno   después   de   haber   soportado   un   gol   fuera   de   lugar,   en  lo  que  es  el  robo  más  infame  de  la  historia  de  este  deporte.  A  este  árbitro  hay   que  suspenderlo  señorees!.       –….Pérez  contra  Romualdiño,  lo  esquiva,  le  pega  de  larga  distanciaaaaaaa  pero  no,     la   pelota   es   para   Pérez,   que   le   pega,   que   le   pega…gooooooooooooooooollllll     impresionante…la  zurda  del  goleador  que  pasó  a  la  historia  casi  sobre    tiempo     cumplido!.     Eñe  conoció  la  felicidad  del  “tiempo  real”.  El  relato  estaba  dentro  de  su  cabeza  y  se  oía   mejor   si   afirmaba   la   mandíbula   mientras   apretaba   las   entrañas   de   la   Galena   con   las   manos.   Se   sorprendió   cuando   una   lágrima   involuntaria   cayó   sobre   la   bobina.   Era   él   mismo  el  que  hacia  sonar  la  radio.  Por  primera  vez  en  su  vida  protagonizaba  algo.  Quiso   secar  pronto  las  evidencias  de  tanta  emoción  cuando  descubrió  la  lógica  que  echaba  a   andar  la  radio.  Al  terminar  el  partido,  sintiéndose  un  campeón  aunque  bajo  una  órbita   de  alegría  ahora  más  racional,  siguió  escuchando  la  programación.     Esa   noche   su   mujer   lo   vio   entrar   con   la   Galena   bajo   el   brazo.   Un   segundo   después   de   enchufarla,  invadió    la  sala    una  agradable  música  de  cámara.  Segundos  después,  en  el   mismo  lugar,  Eñe  la  tomó  de  las  manos,  la  miró  a  los  ojos  y  le  pidió  el  divorcio.  


La Galena