Issuu on Google+

Portada Apaisada:Maquetaci n 1

01/03/2010

10:26

PÆgina 1

CUADERNOS DE MANGANA 50

Imaginaria

MIGUEL CALATAYUD

Imaginaria MIGUEL CALATAYUD

JORNADA DE LECTURA Y ESCRITURA (I)

50

Miguel Calatayud Aspe (Alicante). Desde 1970 realiza ilustraciones de libros infantiles y juveniles. Autor de carteles; cubiertas; colaboraciones para prensa; cómics; gráfica y creación de imágenes para edición, campañas institucionales y publicidad; etc. Entre sus exposiciones individuales cabe destacar Miguel Calatayud, retrospectiva de obra gráfica, Fundación Luis Cernuda, Museo de Arte Contemporáneo de Sevilla (1986) y L’aventura del dibuixant, Sala Parpalló, Diputació de València (1995). Premio Lazarillo de Ilustración (1974); Lista de Honor Andersen (1976); Lista de Honor IBBY (1986); Premio Asociación de Ilustradores de Madrid (1989); Premio Nacional de Ilustración de Libros Infantiles y Juveniles en dos ocasiones (1989 y 1991); Premio IV Concurso de Ilustración Fundación S.M. (1993); Mejor Obra XVI Saló Internacional del Còmic de Barcelona (1998); Candidato por España al Premio Andersen (2000); Premio libro en castellano mejor ilustrado Comunitat Valenciana (2006). Premio Nacional de Ilustración por el conjunto de toda su obra (2009).


Imaginaria


Miguel Calatayud

Imaginaria

Pr贸logo de Federico Mart铆n Nebras

CUADERNOS DE MANGANA 50 CENTRO DE PROFESORES DE CUENCA


El dibujo de portada es de Miguel Calatayud

© Miguel Calatayud para los textos y dibujos. © Federico Martín para el prólogo. © Centro de Profesores de Cuenca Plaza del Carmen, 4 16001 CUENCA Tel.: 969 231 218 – cuenca.cep@jccm.es – http://www.cepcuenca.com

Impresión: Eurográficas, s.l.l. C/ Colón, 27 16002 CUENCA. Tel.: 969 230 556 – Fax: 969 236 136 – eurograficas@eurograficas–sl.es

ISBN: 978-84-95964-60-1 D.L.: CU-14-2010


Cuadernos de Mangana es una colecci贸n de textos pertenecientes a distintos autores que han participado en cursos de este Centro de Profesores.

Imaginaria corresponde a la intervenci贸n de Miguel Calatayud en el curso Jornadas de Fomento de la Lectura y la Escritura de marzo de 2009.


8


Manos como Imanes Manos frágiles como tórtolas: manos que amasan árboles manos que sueñan cerezas, manos que detienen palomas, manos que plantan nubes, manos que queman cometas, manos que riegan mares, manos que embrujan selvas, manos que cultivan suspiros, manos que bordan auroras y estrellas, manos que descalzan ríos, manos que derraman almendras,

manos que desnudan anillos, manos que manan violines, manos caídas como lágrimas, manos dormidas, manos de seda, manos que esconden horizontes, manos detenidas, manos que se alejan. Manos para evitar el caos.

Federico Martín Nebras

9


Los cien ojos de Luzbel Alumbra con un ojo el caracol: Dos ojos de niebla Un ojo de seda Un ojo de paja y un ojo de estrella Seis ojos de piedra Un ojal para dos ojos Un ojo de garza Dos ojos de humo Un ojo de cal Un ojo y un ojo Dos ojos repartidos Dos ojos peinados Tres ojos: dos de azufre y uno de cristal

Un ojo de acero Dos ojos de espigas Dos ojos de plata y uno de ñora Un ojo de luna y dos de niña Dos ojos vendados. Tres ojos de un venado Un ojo de junco Dos hojos de hinojos, un ojo de lámpara Un ojo de mesa y un ojo de caimán Tres ojos de pirámide y un ojo de reloj Dos ojos de viento, dos ojos de miel Siete ojos: do, re, mi, fa, sol, la, si

11


Los ojos de la pájara pinta Un ojo para el adivinador Los tres ojos de Luzbel y los nueve de Belcebú Los ojos del caracol en el espejo Tantos ojos como días Los ojos de los días y las noches El ojo del doncel o de la bella Un manojo de ojos Los ojos del ave fénix Los ojos de Luzbel encienden la cambra

Federico Martín Nebras

12


Imaginaria

13


Miguel Calatayud 14

Yace con el imponente aspecto de una montaña tumbada, a la espera de aprovechar cualquier convulsión sísmica para levantarse. El entorno se le ofrece en imágenes percibidas, sensaciones visuales tan emocionantes como enriquecedoras. Por extraño que pueda parecer, la inmovilidad no preocupa al viejo cíclope. Sí, en cambio, le entristece una carencia: el doble punto de vista. Y no precisamente por pretender alcanzar una mirada de efecto tridimensional, efecto al fin y al cabo. El asunto, el verdadero motivo, constante en tanta reflexión melancólica, es otro: un solo ojo le ha permitido ver muchas maravillas, pero… ¿cuántas más hubiese contemplado en el caso de poseer dos?


15

Imaginaria


Miguel Calatayud 16

Con láminas de hierro compusieron todas las piezas necesarias para dar forma a su cuerpo reluciente; láminas muy finas que fueron tratadas con estaño por ambas caras. Ahora bien, en su andadura no cesan los crujidos y toda clase de ruidos metálicos porque, entretenido con tantas aventuras, ha dejado transcurrir demasiado tiempo sin recordar la necesidad de administrarse de cuando en cuando algún producto antioxidante. En concreto, olvidó prestar atención y mantener en impecable estado aquel conjunto de mecanismos internos, prodigios de articulación artificial, de los que depende todo su amplio repertorio de movimientos. Solitario, regresa contento y feliz. ¡Por fin dejó de ser un vulgar cacharro robotizado! Y es que no cabe en sí de gozosa novedad por su flamante corazón recién adquirido. ¿También será necesario engrasarlo con frecuencia? Todo hace suponer que sí; por lógica, ese órgano vital debió ser fabricado para la ocasión con idéntico material de hojalata.


17

Imaginaria


Miguel Calatayud 18

¿Por qué razón un oficio alimentario, sencillo y artesanal, llega a verse travestido con máscara y disfraz en otra cosa más bien relacionada con el poder, las fuerzas sin escrúpulos que dirigen la economía a pequeña y gran escala, y los siempre sospechosos circuitos de influencia social? ¿Qué tiene que ver con todo eso el manejo del cuchillo afilado y la manipulación del salazón prensado? ¿Alguien será capaz de negar que sólo el especialista y todo el conjunto de profesionales del mismo sector son los que de verdad saben cortar el bacalao?


19

Imaginaria


Miguel Calatayud 20

Luego del eclipse, la prensa publicó más documentos gráficos dedicados a la multitud espectadora que a la propia imagen del sol oscurecido o a todo el ciclo de luz cambiante. Por otra parte, es cierto que durante la experiencia colectiva de contemplación, el papel desempeñado por las gafas de protección ocular aporta un particular toque efectista a mitad de camino entre la comicidad y el surrealismo. Y como siempre hay imprudentes, reacios a la lectura y perezosos cuando se trata de atender cualquier impreso que contenga instrucciones de uso, algún despistado utilizó gafas especiales para visionado de films en 3D, con consecuencias para su vista no demasiado graves. Tuvo suerte.


21

Imaginaria


Miguel Calatayud 22

Conversando con el soldado Marcelo, Horacio, hombre de estudios, ya ha expresado su temor por “algún grave mal” oculto. Luego está la inquietante confesión del príncipe: “La Tierra, esa divina máquina, me parece un promontorio estéril; ese dosel magnífico de los cielos, ese hermoso firmamento que veis sobre vosotros, esa techumbre majestuosa sembrada de doradas luces, no otra cosa me parece que una desagradable y pestífera multitud de vapores”. Palabras sobrecogedoras que en ningún caso hay que atribuir a la locura o a un simple estado de trastorno pasajero. Sin duda, algo huele mal en Dinamarca.


23

Imaginaria


Miguel Calatayud 24

Se diría que como consecuencia de su desmedida inclinación (tantas veces manifestada con toda clase de justificaciones) a poner en práctica el célebre argumento de “sentarse a verlas venir”, cayó en un conflicto de contradicciones de tal envergadura que ya le fue imposible encontrar salida a su particular fenomenología. A ello contribuyó su apuesta decisiva por la inactividad total, además de la no intervención por parte de ninguna fuerza ajena. ¿Debemos concluir que cada cual busca complicaciones a su medida y que éstas, a veces, tienen consecuencias tan graves como irreversibles? Así es, en efecto; y en el ejemplo que nos ocupa, no estaría de más señalar que la espera indefinida por desidia tiene mucho que ver con el principio de inercia o incapacidad de los cuerpos para modificar su estado de reposo.


25

Imaginaria


Miguel Calatayud 26

Le obsesiona la comunicación con su querida mascota. Da por seguro que la inteligencia del animal se manifiesta en todos sus actos: la mirada comprensiva, los gestos, esos movimientos cuando algo llama su atención, las muestras de cariño, el cuidado puesto en sus hábitos… Por añadidura, la familia y todo el círculo de amigos repiten hasta el cansancio que al perrito sólo le falta hablar. Él llega a creer que con un buen programa de enseñanza y suerte logrará que diga algo. ¿No lo hacen los loros? Aunque sea poca cosa, por algo se empieza. El fracaso le hace desistir del empeño. Ahora se ha propuesto indagar en algo tan improbable como descabellado: el ladrido como lenguaje comprensible.


27

Imaginaria


Miguel Calatayud 28

Cuando saciaba la sed en aquella fuente, venía a su memoria el elemento decorativo con forma de rostro femenino que servía de base al caño, aunque aquel bronce ornamental ya desapareció mucho tiempo atrás. La última vez que quiso beber, habían instalado allí cerca un pequeño cartel rectangular con fondo azul oscuro y letras blancas de tipografía helvética: “Agua no potable”, advertía el rótulo. Ante la desagradable sorpresa, él se limitó a escuchar durante unos instantes el chapoteo acompasado del agua y luego, alejándose con lentitud, tomó la firme decisión de nunca más prestar atención a aquel lugar.


29

Imaginaria


Miguel Calatayud 30

En el país de las maravillas, aquella cocina creativa fue reconocida por crítica y público como magnífica factoría de arte comestible. Todo un éxito. La carta del establecimiento, convertida en lujoso catálogo digno de la más prestigiosa sala de exposiciones, ofrecía un listado nada estimulante para el apetito y de difícil comprensión para el entendimiento; pero poco importaba esto a una clientela incondicional que, dispuesta a rentabilizar a largo plazo su inversión, abandonó la ingestión de aquellas propuestas culinarias procurando su conservación mediante avanzadas técnicas japonesas de última hora. Respecto a los propios hábitos alimenticios del artista-chef, misterio envuelto desde siempre en el mayor secretismo, se supo (por descuido en la grabación de un reportaje para TV) de su inesperado entusiasmo al degustar una simple sopita de pescado.


31

Imaginaria


Miguel Calatayud 32

He aquí un personaje anónimo que presta toda su atención al crecimiento de una planta. Se trata de un cinéfilo, amante incondicional del cine europeo, decidido a demostrar la similitud entre esta experiencia y la contemplación de una película de Eric Rohmer. Aunque a primera vista también podría parecer un simple individuo ocupado en tareas de repoblación forestal; o alguien empeñado en modificar el paisaje mediante el cultivo de frutales; o una de esas personas que, de pronto, sienten la necesidad de plantar un árbol como complemento a la propia existencia y con la intención de dejar huella en la naturaleza.


33

Imaginaria


Miguel Calatayud 34

El director de la sección de Arte del New York Times deslizó una frase recogida por Tom Wolfe en La palabra pintada. La frase en cuestión se refería a la necesidad de una teoría para la correcta comprensión de la obra mostrada por un grupo de pintores en la Universidad de Yale. Tal argumento indignó a Wolfe: ¿Cómo una teoría? ¿Qué ha pasado con el arte moderno? ¿Luego de desprendernos de toda la carga literaria, de todo el discurso histórico que atenazaba y oprimía la creación, resulta que regresamos a una situación muy semejante? Al espectador de hoy, le queda el consuelo de un esperanzador final al trayecto emprendido por el gran Duchamp cuando sentenció aquello de que cualquier cosa podría ser Arte desde el momento en que él como artista así lo decidiera. El pensador A. C. Danto replica: en efecto, mediante la intervención del artista cualquier cosa puede ser Arte; pero eso no quiere decir que cualquier cosa lo sea. A esto se podría añadir que si bien la pipa de Magritte no era una pipa, una vaca en formol sí es una vaca en formol.


35

Imaginaria


Miguel Calatayud 36

El pensamiento agradece la pausa y el descanso. Terminó la preocupación. Ya está bien de seguir dándole vueltas al mismo tema. Años y años de superación personal, de orientar su trabajo según pautas que él mismo estableció a partir de experiencias propias; años dedicados al estudio, a los inicios profesionales, al esfuerzo por conseguir un reconocimiento; incluso renunció a la seguridad económica (pudo encontrarla en alguna que otra actividad, que, siendo interesante, le hubiese alejado sin remedio de aquello que mejor sabía hacer). Al cabo de todo esto, un buen día, un figurón de armas tomar le preguntó: ¿y tú que ambición tienes? Se quedó perplejo sin saber qué contestar. No hubo respuesta, pero sí cayó en la cuenta de que a lo largo de media vida ajetreada, repleta de satisfacciones, nunca se le ocurrió ponerse a meditar sobre ello. Ni le pasó por la cabeza.


37

Imaginaria


Miguel Calatayud 38

No es éste un caso que obligue a resolver auténticos problemas arquitectónicos. Aquí, las dimensiones, peso y función de los distintos elementos en juego adquieren sólo valor aparente, bidimensional, pura cuestión formal que contribuye a la configuración interna del esquema compositivo. La situación del personaje en un espacio adintelado equivaldría a cierto efecto solemne, similar al enmarcado de cualquier retrato. Con líneas rectas se hubiese obtenido otro resultado más rotundo e indiscutible: trazados únicos, los más cortos entre puntos extremos. En cambio, la unión de dos puntos mediante una curva admite infinitas soluciones. Además, la opción del arco implica elección en cuanto a estilo: semicircular o de medio punto, rebajado o escarzano, apuntado, carpanel, etcétera. Finalmente, con el único propósito de añadir intensidad al primer término, se decidió ajustar el dibujo del arco, procurando su exacta coincidencia con la curvatura superior de la peluca de Mozart.


39

Imaginaria


Miguel Calatayud 40

La ilusión óptica conocida como espejismo suele producirse en llanuras cálidas y arenosas. La imagen real -1- de la esbelta palmera llega al espectador situado en la posición -0- según el recorrido lineal -1-0-. Pero -1- también se proyecta en otras direcciones: -1-2- podría ser una de ellas. El calentamiento de las capas de aire (de menor densidad) próximas al suelo, provoca por refracción desvíos -2-3-0- del rayo luminoso. -0- recibe una segunda imagen invertida de -1-, que sugiere el reflejo sobre una superficie de agua inexistente. Son muy frecuentes otros espejismos de distinta naturaleza, no exclusivos del desierto.


41

Imaginaria


Miguel Calatayud 42

Los fósiles le apasionan por muchos motivos: sus conocimientos en la materia; su afición a desenterrarlos él mismo; su rigor en la clasificación de ejemplares… No es un simple entretenimiento. Hasta en sueños, cada vez más frecuentes, transita por lugares irreales en los que se concentran los hallazgos. Primero un itinerario entre montañas próximas al mar, luego una iglesia monumental con mezcla de estilos y bellísimas estatuas exentas que aparecen situadas en las fachadas laterales; y, por último, el destino del viaje: un barranco del que procede la mayor parte de su colección. Al despertar, recuerda con total claridad y detalle cómo en la fantástica excavación no sólo aparecieron fósiles desconocidos. También piedras y objetos de formas sorprendentes, refinadas geometrías con significados ocultos, originales alfabetos y jeroglíficos indescifrables.


43

Imaginaria


Miguel Calatayud 44

Acaba de llegar. Ha llovido un poco y el amplio valle se le ofrece con un colorido intenso de tonos saturados por la humedad. De lejos, ya advierte el fascinante contraste por complementarios de aquel punteado rojo brillante que destaca sobre el fondo verdoso de la arboleda. Si se tratase de una fotografĂ­a (ocurrencia de aficionado a la cĂĄmara digital), para conseguir aquel efecto tan vibrante hubiese sido imprescindible recurrir al retoque cromĂĄtico, a un buen trabajo de Photoshop. Sobre la marcha, decide recuperar un olvidado placer infantil; sin pensarlo dos veces, sube como puede al cerezo, dispuesto a degustar los deliciosos frutos que arranca directamente de las ramas con sus propias manos.


45

Imaginaria


Miguel Calatayud 46

Recurso de pantomima, ingenuo y sencillo, al que tanto partido sacó el cine mudo en su vertiente humorística. No falla nunca en cualquier sesión de títeres de cachiporra: cada vez que don Cristobalito le atiza con el palo al malvado muñeco del bigote, niños, niñas y adultos se parten de la risa. El tamaño de la estaca impone lo suyo; y más aún cuando en el preciso instante del golpe, la destreza del artista que maneja los personajes acierta y consigue transmitir la calidad sonora del impacto, seca y potente, un ¡crac! estremecedor; bien pensado, tendría que producir escalofríos.


47

Imaginaria


Miguel Calatayud 48

Abrazado al tronco del árbol se siente reconciliado con el equilibrio natural. Una sensación especial, reconfortante para el espíritu y el cuerpo fatigado. La vida urbana, el tráfico y las jornadas de trabajo quedan lejos. Quizá se trate de una manía más de las suyas, pero al cabo de unas cuantas sesiones, descubre que la sensación placentera no se la proporciona cualquier árbol, sólo uno en concreto que distingue y ha llegado a reconocer muy bien. Los problemas no tardan en aparecer porque a otros muchos, también visitadores del parque en busca de paz y sosiego, les ha ocurrido lo mismo: todos coinciden en la preferencia por aquel árbol, su árbol. Luego de algunos atropellos y disgustos desagradables, se ha impuesto la necesidad de poner orden mediante un riguroso turno haciendo cola.


49

Imaginaria


Miguel Calatayud 50

La incertidumbre en torno a un suceso tan terrible dio paso enseguida a la incredulidad general; una leyenda urbana más, a pesar de contar con el testimonio del grupo de turistas que presenció, espantado, aquel auténtico episodio de combustión espontánea. Por lo visto, una joven tuvo el atrevimiento de acercarse al cuerpo de la víctima en un intento desesperado de prestarle auxilio. Al tiempo que se apartaba, sofocada por las llamas, la oyeron gritar entre sollozos: ¡Está que arde! Nunca mejor dicho. La concentración de gases de efecto invernadero pudo ser un factor determinante, como lo demuestran las altas temperaturas que registraron los termómetros y la rapidez en dispararse las ventas de cualquier cosa que pudiera ser eficaz para combatir el calor… Por no hablar, tanto del consumo disparatado de bebidas refrescantes, como de la masiva afluencia a playas y piscinas. Circunstancias que todavía hoy animan y encienden el debate sobre el trágico accidente.


51

Imaginaria


Miguel Calatayud 52

Hace falta mucho valor para enfrentarse a toda esa complicación de supernovas, fusiones, enanas marrones, energía oscura, absorciones de luz y demás especulaciones. Ya no existe ninguna duda respecto a la continua evolución del Cosmos; y también parece indiscutible que el reciclaje es la auténtica realidad a escala universal. Una vez aceptada la demostración según la cual los seres vivos están hechos de materiales similares a los objetos sin vida, no queda más remedio que aceptar, con relativa seguridad, formar parte de un megaconjunto de desechos que son, ni más ni menos, polvo de estrellas. Suena muy fuerte, aunque con su punto de licencia poética, de metáfora delicada.


53

Imaginaria


Índice Yace con el imponente aspecto de una montaña tumbada .................... 14 Con láminas de hierro .......................................................................... 16 ¿Por qué razón? .................................................................................... 18 Luego del eclipse .................................................................................. 20 Conversando con el soldado Marcelo ................................................... 22 Se diría que como consecuencia de su desmedida inclinación .............. 24 Le obsesiona la comunicación con su querida mascota ......................... 26 Cuando saciaba la sed en aquella fuente ............................................... 28 En el país de las maravillas ................................................................... 30 He aquí un personaje anónimo ............................................................ 32 El director de la sección de Arte ........................................................... 34 El pensamiento agradece la pausa y el descanso .................................... 36 No es éste un caso que obligue ............................................................. 38 La ilusión óptica................................................................................... 40

55


Los f贸siles le apasionan......................................................................... 42 Acaba de llegar ..................................................................................... 44 Recurso de pantomima......................................................................... 46 Abrazo al tronco del 谩rbol .................................................................... 48 La incertidumbre en torno a un suceso ................................................ 50 Hace falta mucho valor ........................................................................ 52

56


Imaginaria LA PRESENTE EDICIÓN DE IMAGINARIA CUADERNO DE MANGANA Nº 50 SE ACABÓ DE IMPRIMIR EN CUENCA, EL 5 DE MARZO DE DOS MIL DIEZ, FESTIVIDAD DE SAN HERABO. LA EDICIÓN CONSTA DE 5 0 0 EJEMPLARES. ET VALETE.

57


CUADERNOS DE MANGANA

58

Nº1

La casa del lector Gustavo Martín Garzo

Nº2 La inteligencia lingüística José Antonio Marina

Nº3

Hablar bien o el lenguaje como virtud Juan Luis Conde

Nº4

Las condiciones de felicidad Belén Gopegui

Nº5

La literatura del silencio Manuel Longares

Nº6

Narraciones e ideas Álvaro Pombo

Nº7

¿Otro camino para la novela? José María Guelbenzu

Nº8

Regreso al tapiz que se dispara en muchas direcciones Enrique Vila–Matas

Nº9

Las formas de la novela en la democracia Jordi Gracia

Nº10

Del ponerse en escena Miguel Sánchez–Ostiz


Nº11 Literatura, lectura, crítica literaria y medios de comunicación Ángel Basanta

Nº12

Lo que guardan las musas: literatura y filosofía María Fernanda Santiago Bolaños

Nº13 Narrativa en el exilio en lengua gallega Xesús Alonso Montero

Nº14

La narrativa gallega en el fin del milenio Dolores Vilavedra

Nº15 Nosotros dos Manuel Rivas

Nº16

Ensayos, dietarios, relatos en el telar: la novela a noticia José–Carlos Mainer

Nº17 Sobre la traducción Pilar del Río

Nº18

Encuentro en Cuenca José Luis Sampedro José Saramago

Nº19 Memorias de la Escuela AA.VV.

Nº20

El espacio literario en el tiempo de las autonomías Ignacio Soldevila

59


60

Nº21 Memoria, ficción José Manuel Caballero Bonald

Nº22

El peso de la memoria en las letras portuguesas contemporáneas Isabel Soler

Nº23 Literatura e Identidade/ Identidad y Literatura João de Melo

Nº24 El año que nevó en Valencia Rafael Chirbes

Nº25 El periodismo literario Mesa redonda

Nº26 Tendencias actuales del léxico hispano Humberto López Morales

Nº27 Euskal kontagintza gaur/ La narrativa vasca hoy Jon Kortazar

Nº28

Lo que antes era exacto Anjel Lertxundi

Nº29 Tocar los libros Jesús Marchamalo

Nº30

Narrativa y Posmodernidad José María Pozuelo Yvancos

Nº31 Literatura escrita por mujeres Paula Izquierdo

Nº32

Matemáticas y Literatura Joaquín Leguina


Nº33 Defensa de la fantasía Espido Freire

Nº34 Lo que son las cosas Luis Eduardo Aute

Nº35 98 y 27: dos generaciones ante el cine Vicente Molina Foix

Nº36

Hubo un animal arco–iris que despedía un aliento multicolor Fernando Arrabal

Nº37 A propósito de mi narrativa Antonio Colinas

Nº38 El color del Quijote ¿Qué pintan los profesores? V Exposición colectiva

Nº39 El artículo literario. De Francisco Ayala a Javier Cercas Fernando Valls

Nº40 La novela española hacia el nuevo milenio: algunas impresiones Marta Sanz

Nº 41 Segundo año triunfal Ignacio Martínez de Pisón

Nº 42 Del cuento literario Juan Pedro Aparicio José María Merino

61


62

Nº 43 Entre la memoria y la invención Lorenzo Silva

Nº 44

Escribir de lo que nos pasa. La escritura diarística Juan Cruz Andrés Trapiello

N.º 45 Historia, novela y memoria o el camarote de los hermanos Marx Alfons Cervera

Nº 46 Vigencia de lo fantástico en el imaginario moderno Pilar Pedraza

N.º 47 Palabras en el Bosque. Diálogo de Lobos y Preposiciones Jesús Marchamalo Mario Merlino

Nº 48 Destellos Antonio Gamoneda

N.º 49 Heptálogo para jóvenes poetas Carlos Marzal

N.º 50

Imaginaria Miguel Calatayud


Imaginaria