Page 1

VENGANZA Llega la hora de marcharse, todos los alumnos abandonan Musée Du Louvre y suben al viejo autobús. La profesora se dispone a revisar si todos están allí. - Un momento, falta Natalie, ¿alguien la ha visto? - preguntó la profesora algo alarmada. Se hizo el silencio en el vehículo, no obtuvo respuesta. La profesora interpretó el silencio como un no y salió en busca de la muchacha. - Perdone, no encontramos a una alumna, se llama Natalie Deneu. ¿Puede usted llamarla por megafonía? Pensamos que se ha podido quedar aqui, es una chica un tanto rebelde - informó al guardia de seguridad, que daba la sensación de que llevaba tanto tiempo trabajando en ese museo, que se sabía cada uno de sus rincones. Natalie era alta, tal vez algo rellenita, pero bastante atractiva. Su pelo era largo y ondulado de color negro azabache. Su nariz estaba llena de pequeñas pecas y sus ojos eran verdes como un paisaje primaveral. Siempre había sido una chica rebelde, hacía lo que quería y cuando quería. Las normas no tenÍan sentido para ella. El guardia la llamó por megafonía. - Natalie Deneu, por favor, tiene que abandonar el museo, diríjase al autobús que la espera fuera resonaba por todo el museo, una y otra vez, hasta cinco veces seguidas. - ¿Dónde se habrá metido? Tenemos que irnos y no puedo dejarla aqui - empezó a entrar en desesperación la profesora - Espere un momento..voy a examinar el museo - la intentó tranquilizar el hombre La mujer esperó cruzada de brazos, observando los cuadros que la rodeaban, eran hermosos, pero tal vez algo extravagantes. - ¡Señorita, señorita! - llegó el guardia, se le veía asfixiado, corría deprisa, sin duda estaba asustado - ¿Que ha pasado? - se extrañó ella - ¡Tiene que..! - tomó aire por un momento - ¡En las catacumbas! Sin una palabra más se dirigieron deprisa hasta alli. La profesora contuvo un grito de auxilio, de pánico, se llevó las manos a la boca, ni las lágrimas eran capaces de empezar a derramarse. - ¡Esta muerta! - consiguió exclamar Natalie estaba en el suelo, tirada, su sangre corría como un río largo y caudaloso, tenía varios golpes en la cabeza y una sangrienta herida en el cuello. Cuando llegó la policía, la profesora estaba siendo tranquilizada por el conductor del autobús y el guardia de seguridad, ningún alumno sabía que pasaba, no habían dicho nada para que la alarma no fuera mayor. Investigaron y encontraron el arma con la que Natalie fue asesinada. El arma era una obra de arte, nadie podría haber sido asesinado con tanta elegancia. Era una estatuilla de cerámica y oro, picuda y tétrica; al parecer, venía de la antigüedad, decían que su significado era ''muerte y venganza'' por lo que el asesino debía conocer bien su curiosa historia, algo así no podría tratarse de una simple casualidad. Interrogaron al guardia de seguridad, era seguro que él sabía el significado de esa estatuilla. Tras hablar con él, estaban completamente seguros de que no había sido el asesino, pero aún así, no dejaba de ser otro sospechoso. Al final, la noticia llegó al alumnado. Gritos, llantos, miedos y otros sentimientos se apoderaron de todo el autobús. - Señorita, ¿puede venir un momento? - llamó el jefe de policía a la profesora Esta se acercó. - ¿Podríamos interrogar a sus alumnos? Tal vez fuera uno de ellos - ¿¡Mis alumnos!? ¡No! ¿Cómo puede pensar eso? - Tenemos que hacerlo y después la interrogaremos a usted - ella parecía indignada Interrogaron a la mujer y luego a los alumnos, solo quedaba una alumna por interrogar, Marie Brunnie. Fue elegida la ultima, pues nadie la miraría a ella al hablar de un asesinato. Era muy delgada y bajita, su pelo era rizado y medio pelirrojo, no demasiado largo. Era una alumna ejemplar, sus notas eran excelentes y su comportamiento realmente encantador. - Marie, hemos oído que tenías problemas con Natalie ¿es cierto? - le preguntó el hombre,


simpático para no asustarla - Si, ella siempre me hacia bromas pesadas.- No pareces triste por su pérdida - No lo estoy - se cruzó de brazos - Ahá..y dime ¿te gusta el arte? - Mucho señor, vine a este museo porque sabía de él y de sus obras y era un gran privilegio para mi poder venir - ¿Y qué sabes de 'Le Poignard Du Mal'? - Mmm..señor, me temo que no oí hablar de esa estatua - Y bien, ¿por qué sabes que es una estatua, Marie? Marie se asustó. - Bien…yo...¡Natalie está muerta! ¿¡Que importa ya!? Su muerte no es nada para el dolor que ha provocado ella a muchísimos alumnos. Las bromas, los insultos, incluso las palizas que ella propinaba han acabado en esto ¿¡Y qué!? - se levantó furiosa la muchacha, con lágrimas en los ojos. - Marie, ¿eres la asesina? - la sujetó el hombre Ella se dejó caer, llorando, vencida, tapando su cara. - No podía más.- dijo entre llantos - no saben bien a lo que me exponía cuando iba a clase. Sé que no tuve que hacerlo, sí, yo lo hice, soy una asesina. Yo maté a Natalie Deneu - comenzó a llorar más fuerte. Marie Brunnie fue acusada tras confesar ser la asesina y fue trasladada a un centro de menores. La profesora fue atendida por médicos tras la tragedia. Natalie Deneu, enterrada junto a su madre, quien había muerto de un cáncer hacía ya dos años. Tal vez, la causa del comportamiento de la víctima. Todos los alumnos aprendieron algo de esto y es que: ''No todo el mundo es igual por dentro que por fuera, las apariencias engañan y hasta la persona más perfecta, comete los errores más graves.”

GRUPO: - Beatriz González. - Eva del Saz. - Ana Fernández-Lancha. COLEGIO NTRA. SRA. DE LAS MERCEDES.

VENGANZA- MERCEDARIAS  

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you