Issuu on Google+

SEMÁFORO Esa chica que espera ahí enfrente en el semáforo ¿quién será?, ¿a dónde irá?, ¿de dónde vendrá, con el bolso en bandolera? Lleva un abrigo azul... Guardará en ese bolso revuelto pañuelos de papel, su carnet de identidad y el número de un anuncio anotado en su agenda. Parece frágil, cordial, pero no sé nada de ella. Pasa un furgón de policía, suena una sirena de ambulancia. Pudo ser la mujer de mi vida si un día la hubiera conocido en una fiesta, en cierta ocasión... Pero no sé nada de ella. Hay un rumor de motores... El semáforo en rojo y la chica también me mira ¿Qué estará imaginando? ¿Qué pensará de mí, con aire ausente? Tal vez falte un amor en su vida. Pasa un furgón de policía suena una sirena de ambulancia. Ya se ha puesto el semáforo verde, la chica avanza hacia mí, yo hacia ella: los dos al cruzar sonreímos un instante... Y no la sé retener. Al llegar cada cual a su acera ya para siempre nos habremos olvidado. Breve ilusión en la noche que se enciende. Llevaba un abrigo azul... Nunca más volveré a verla. Pasa un furgón de policía, suena una sirena de ambulancia. Llevaba un vestido azul.


Semaforo