Page 83

2. Violencia étnica y de género: las víctimas y la masacre

tratamiento interno de la muerte y del homicidio en la comunidad Wayuu, por lo que la presencia de personal médico y legal fue excepcional y se dio después de una larga deliberación en la comunidad. Esta deliberación hizo “ganar tiempo” a procesos biológicos y naturales como la descomposición y pérdida de tejidos blandos que se habrían podido recuperar, por ejemplo, los pulpejos de la mano. En segundo lugar, no solo el avanzado estado de descomposición influyó en que no se pudiera identificar este miembro, sino que la diligencia de la que estamos hablando es de exhumación. Esto significa que los cuerpos debieron ser exhumados de las sepulturas que les dio la comunidad, examinados y luego regresados a las mismas. Estos procedimientos requieren de técnicas distintas de las que se siguen con cadáveres frescos o sin sepultura y pueden alargar el proceso de identificación de las víctimas122. En tercer lugar, aunque en el protocolo de necropsia se habla de un NN, en los documentos complementarios se utiliza un diagrama corporal masculino para orientar visualmente el fragmento. Esto podría llevar a confusión pues puede interpretarse que se trata de un fragmento de brazo masculino. No obstante, la información consignada en forma escrita en el protocolo de necropsia asegura que no es posible identificar a qué sexo pertenece este fragmento123. Si la versión de alias Pedro 16” asegura que existió un cadáver femenino incinerado y mulitado porterior a su muerte -según Medicina Legal ocurrió la misma secuencia de hechos con el brazo- puede sospecharse que el fragmento de brazo le perteneció a dicha mujer. Sin embargo, no hay elementos suficientes para despejar las dudas sobre cómo el brazo fue mutilado y llegó hasta el lugar donde Para nuestro caso, el médico forense que realizó la necropsia tomó una muestra de tejido óseo “para posterior estudio de ADN en caso de contarse con muestras contra qué cotejarlo”, por lo que una pregunta central es si hubo una subsiguiente búsqueda por parte de la Fiscalía del cadáver a quien pertenecía este brazo, teniendo en cuenta que se dispone de la declaración de uno de los implicados y que la familia de las dos mujeres desaparecidas (entre ellas una menor) ha buscado estos diagnósticos con insistencia. 123 Es de anotar que las necropsias que se realizaron a las demás víctimas no incluyeron un diagrama corporal sino únicamente de las partes de cuerpo cuyas heridas ocasionaron la muerte (cráneo). 122

81

Profile for Centro Nacional de  Memoria Histórica

La Masacre de Bahía Portete. Mujeres wayuu en la mira.  

El 18 de abril de 2004, aproximadamente 40 paramilitares entran a Bahía Portete, en La Alta Guajira, y con lista en mano torturan y asesinan...

La Masacre de Bahía Portete. Mujeres wayuu en la mira.  

El 18 de abril de 2004, aproximadamente 40 paramilitares entran a Bahía Portete, en La Alta Guajira, y con lista en mano torturan y asesinan...

Advertisement