Page 41

La Masacre de Bahía Portete: mujeres Wayuu en la mira

Entre los rasgos distintivos de los Wayuu que deben considerarse para dimensionar las características, impactos y consecuencias de la masacre de Bahía Portete está su forma de habitar el territorio. En La Guajira viven cerca de treinta clanes divididos en un sistema de familias uterinas (es decir, por la línea materna), que se aglutinan alrededor de vecindarios con características territoriales específicas (Perrin, 1987; Rivera, 1986; Watson, 1967). Los vecindarios operan como unidades políticas, sociales y culturales y en ellos la matrilinealidad constituye un principio estructurador de su organización social, que desde el siglo XVIII se evidencia tanto en la transmisión de bienes como en la sucesión política en la comunidad. La matrilinealidad se entiende como un sistema de descendencia y en este caso de asentamiento territorial, apüshi35, que se establece por la línea materna (lazo de filiación). En esta organización social, la mujer tiene un valor social central de enlace e implica unas reciprocidades familiares específicas de índole obligatoria. Este tipo de organización se ve mediada solo por el estatus y el prestigio basado en la acumulación de riqueza material, lo que incide en los arreglos de género36, la división del trabajo y los sistemas de indemnización37. El sistema político Wayuu es descentralizado, es decir, cada unidad territorial tiene autonomía en sus decisiones y actuaciones. Este, además está anclado a principios de reciprocidad social y familiar y de Colombia, grupo indígena Wayuu. [Disponible en:] http://hemeracomunicar. com/wiki/index.php?title=Wayuu (Consulta: 17 de junio de 2010). De acuerdo con Guerra (2007: 69): “El área que ha sido considerada ordinariamente su territorio ancestral comprende toda la península de La Guajira y tiene como límite oriental al golfo de Coquibacoa y como límite occidental a la Boca de Camarones y laguna de Navio Quebrado; al sur los últimos asentamientos tradicionales Wayuu se encuentran cerca a los cursos medio y bajo de los Ríos Ranchería y Limón en Colombia y Venezuela respectivamente”. 35 Para los Wayuu, el apüshi es la forma posesiva para referirse a un pariente cercano uterino y nombra específicamente un matrilinaje local, es decir, no representa un clan sino a quienes por lo general comparten un sitio residencial. 36 Los arreglos de género se constituyen como pactos legales o acuerdos informales mediante papeles los que se asignan ciertos atributos tanto para hombres como para mujeres dentro de un orden social determinado. A partir de las interacciones resultantes de estos pactos y acuerdos, se tienden a estructurar relaciones de poder específicas en las que, usualmente, se arroga más poder a lo masculino que a lo femenino. Esto termina por ser comprendido y reproducido por los actores sociales por cuanto “natural” o “biológico” aún cuando se ha construido culturalmente. 37 Según del estatus económico, las mujeres gozan de mayor (alto estatus) o menor autonomía (bajo estatus) (Mancuso, 2006; Rivera, 1986).

40

Profile for Centro Nacional de  Memoria Histórica

La Masacre de Bahía Portete. Mujeres wayuu en la mira.  

El 18 de abril de 2004, aproximadamente 40 paramilitares entran a Bahía Portete, en La Alta Guajira, y con lista en mano torturan y asesinan...

La Masacre de Bahía Portete. Mujeres wayuu en la mira.  

El 18 de abril de 2004, aproximadamente 40 paramilitares entran a Bahía Portete, en La Alta Guajira, y con lista en mano torturan y asesinan...

Advertisement