Page 25

Lo cierto es que los paramilitares en ese momento estaban jugando a varias bandas. Mientras por un lado negociaban verdades mínimas a cambio de grandes reducciones de penas, por otro lado, se guardaban las tierras acumuladas dando lugar a una especie de régimen hereditario clandestino. Mientras en unas zonas invocaban o compraban una franquicia política que les permitiera desmovilizarse, en otras subsistían abiertamente como ejércitos privados de empresas narcotraficantes. Y mientras apaciguaban unas zonas, abrían frentes de expansión en otras. La Alta Guajira fue precisamente una de estas últimas. La connotación de “contrainsurgentes” que los paramilitares le asignan a algunos de sus frentes regionales -Frente Contrainsurgencia Wayuu del Bloque Norte de las AUC- tenía el propósito manifiesto de darle ropaje político al carácter delincuencial de este grupo ilegal, al menos a nivel nacional, pues a nivel local esa fachada era innecesaria. La meta de los paramilitares al crear un frente de esta naturaleza no era aniquilar una avanzada de la guerrilla, pues hasta entonces ésta ni siquiera tenía presencia en la Alta Guajira. Por el contrario, tan clara era su pretensión de tomar el control de las rutas del narcotráfico en esta zona, que sus primeras confrontaciones fueron con los competidores ya instalados y asociados a las tradicionales redes del contrabando de mercancías, armas y gasolina. El puerto de Bahía Portete estaba en la mira de las AUC. Estos novísimos e improvisados paramilitares no estaban articulados a un proyecto político nacional. Su interés principal estaba en el control de los recursos y los aparatos de poder local.15 Con el paso de los años, se apoderaron no sólo de los circuitos ilegales sino también de los recursos de las instituciones locales y regionales tales como el sistema de salud, organismos de seguridad del Estado como el DAS, y penetraron incluso entidades de investigación como la Fiscalía regional. Podría decirse que en regiones como La Guajira así como ha sucedido en muchas otras, la descentralización del Estado fue replicada con una descentralización de las mafias, organizadas a menudo para el asalto de las arcas municipales y regionales. “Rearme en La Guajira”, Diciembre 01 de 2008. En: http://www.verdadabierta. com/conflicto-hoy/50-rearmados/572-paramilitares-y-narcotrafico-en-la-guajira

15

24

Profile for Centro Nacional de  Memoria Histórica

La Masacre de Bahía Portete. Mujeres wayuu en la mira.  

El 18 de abril de 2004, aproximadamente 40 paramilitares entran a Bahía Portete, en La Alta Guajira, y con lista en mano torturan y asesinan...

La Masacre de Bahía Portete. Mujeres wayuu en la mira.  

El 18 de abril de 2004, aproximadamente 40 paramilitares entran a Bahía Portete, en La Alta Guajira, y con lista en mano torturan y asesinan...

Advertisement