Page 22

el control de los recursos que sirven de apuntalamiento a la reproducción de la guerra, como se documenta de manera notable en el estudio Violencia Política contra los pueblos indígenas en Colombia 1974 – 2004.11 En efecto, a partir del 2002, la violencia contra los indígenas, inscrita en dicha dinámica general del conflicto, alcanza una intensidad relativa muy alta. La comprensión del impacto de la masacre de Bahía Portete en el pueblo wayuu va más allá de las dimensiones que sugiere el número de víctimas fatales. Requiere pensar lo acontecido a partir del acervo cultural de la propia comunidad afectada. Las representaciones del mundo wayuu sobre la vida, la muerte y la guerra se rompieron con la magnitud y la manifestación de lo sucedido. Esto resulta más claro cuando se sabe que las contradicciones internas, incluso las que tienen secuencias violentas, se dirimen siguiendo tradiciones y mandatos inmemoriales, y con la intervención de autoridades que son las suyas. El asesinato y la sevicia contra mujeres y niñas, la desaparición forzada de varios wayuu y la profanación del cementerio rompen preceptos que hacen inteligible la guerra y la circunscriben a unos actores, a unos escenarios y a unos tiempos precisos. “Lo que ocurrió allá es completamente injusto, eso nunca se había visto en nuestra historia a pesar de nuestros conflictos”12, dice adolorida una mujer de la comunidad. Así, la masacre fractura de forma drástica el sentido de unidad y cohesión social. Esto se comprende de forma notoria en el desplazamiento forzado masivo que causa un severo daño colectivo en tanto agencia “una ruptura total de su identidad, de su entorno colectivo y una manera de acabar con su imaginario cultural”.13 El desarraigo que provoca la masacre afecta directamente el referente simbólico primordial asociado a la naturaleza y la vida: el territorio. Mientras que para los wayuu la importancia del territo William Villa y Juan Houghton, Violencia política contra los pueblos indígenas..., Op. Cit. 12 “Señor Jorge 40, ¿por qué usted mandó asesinar a nuestras mujeres y a nuestros niños?”, Octubre 2 de 2007. En: http://www.semana.com/noticias-on-line/senorjorge-40-usted-ordeno-asesinar-nuestras-mujeres-nuestros-ninos/106650.aspx 13 Cf. “Cerca de 23 pueblos indígenas están en peligro de extinción por conflicto”, Octubre 21 de 2009. Op. Cit. 11

21

Profile for Centro Nacional de  Memoria Histórica

La Masacre de Bahía Portete. Mujeres wayuu en la mira.  

El 18 de abril de 2004, aproximadamente 40 paramilitares entran a Bahía Portete, en La Alta Guajira, y con lista en mano torturan y asesinan...

La Masacre de Bahía Portete. Mujeres wayuu en la mira.  

El 18 de abril de 2004, aproximadamente 40 paramilitares entran a Bahía Portete, en La Alta Guajira, y con lista en mano torturan y asesinan...

Advertisement