Page 1

PIDO LA PALABRA

ÓRGANO INFORMATIVO EDITADO POR LOS RESIDENTES DE LA CASA CEDROS DE LÍBANO

NÚMERO 09. AÑO 4. SEPTIEMBRE 2013

{ PARA DARNOS A CONOCER }

Nuestras noticias Por María Luisa de Anda

C

on gusto damos la bienvenida a nuestras nuevas residentes María del Carmen “Carmela” Trigos Sentíes, Cecilia Jiménez Trigos y María Teresa Sánchez Sierra, quienes se han integrado rápidamente. Al área especial llegó Jeannette Guraieb Guraieb, a quien recibimos con gusto. A nuestra querida Maruza Barrios, que pasó al área especial, le deseamos que siga muy contenta, pues allá ha encontrado muy buenos compañeros de juego. También, nos regocijamos porque Emilio Grau ya regresó del hospital y se está recuperando. Por otra parte, pido una disculpa a Merce Barroso Solana, dado que en el número anterior apareció Merci, en lugar de Merce, que es su nombre de cariño.

Padre Elías con Rubí Farah, Lidia López, Juliette Saab y Carmelita Nader

Nos complace hacer saber que el Coro Azul, integrado por residentes, debido a su calidad ya tiene actuaciones fuera de los eventos internos de la Residencia. En efecto, Norma Matuk del Voluntariado solicitó su participación en el bautizo de su nieto, durante el que entonaron con gran éxito canciones preparadas con entusiasmo para la ocasión. ¡Felicidades! Tony Trabulse, y su esposa, Martha Bitar, con Susén Karam de Bustani y Maru Farah.

Le agradecemos mucho a Tony Trabulse por habernos hecho la presentación de su libro Yo soy Líbano, que dedicó y obsequió no sólo al padre, a Susén y a Marus, sino también a todos los residentes. No cabe duda que es un apasionado de sus raíces y el mejor difusor de la cultura libanesa en México. Su esfuerzo incansable de tantos años sigue teniendo muchos frutos. ¡Enhorabuena! Ese mismo día, también despedimos al padre Elías Eldakar, quien estuvo con nosotros nueve meses que se pasaron en un santiamén. Ahora regresa a Líbano, para ir al nuevo lugar que le designen. Para despedirlo, se organizó una comida en la que, a nombre de los residentes, se le regalaron algunos libros de arte sobre México religioso y colorido. Le deseamos muy buen viaje y una labor fructífera en el lugar al que llegue.

Coro Azul

Les recordamos que en esta publicación sólo sacamos lo que no aparece en la revista, por lo que les sugerimos estar atentos al próximo número en el que saldrá el aniversario de la Residencia.

Tony Trabulse obsequiando su libro al padre Elías Eldakar

PIDO LA PALABRA Es una publicación editada por los habitantes de la Residencia Cedros de Líbano. Av. Glaciar 500. Olivar de los Padres. C.P. 01780. Delegación Álvaro Obregón. México, DF. Tel: 5668 6068. residencia@centrolibanes.org.mx


{ LO QUE HACEMOS EN LA RESIDENCIA }

Historia del Arte

Por Mercedes Barroso, Martha Elena Campoy, Débora Flores, Emilio Grau, Rubí Farah, Gloria Gutiérrez, Miguel Herrera Lasso, Rosa María Martínez, Gloria Meouchi, María Elena Miramontes, Carolina Morales, Emma Sámano, Consuelo Torres y María Luisa de Anda, alumnos; y Mónica Irigoyen, profesora

C

uando empezó la clase, no estaba muy claro su propósito. Sin embargo, al correr del tiempo se fue aclarando que la información se puede obtener en los libros, pero en esta actividad además se promueve el aprendizaje constante y el enriquecimiento personal con el intercambio y los recuerdos que despierta cada tema que vemos, además de que esta clase contribuye maravillosamente al desarrollo intelectual de las personas mayores que estamos en la Residencia, al recordar entre todos y aprender cosas nuevas. La maestra dice que la clase tiene dos vías: Yo hacia ellos; ellos hacia mí. Entramos a la clase de Historia del Arte, porque podemos conocer los antecedentes de la humanidad y de las personas que han hecho algo en favor de la humanidad misma. Además, es una fuente de cultura, sobre todos los temas que forman parte de ella. En una reunión, a las personas se les conoce por su cultura. En particular, entré, porque complementa lo que aprendí como arquitecto. Entramos también porque nos gusta la historia de los países que plantea para entender los movimiento artísticos, lo que hace que la clase sea muy interesante. Nos gusta mucho la Historia del Arte. Aprendemos mucho por la maestra que es tan preparada ; es un cerebro privilegiado y da una clase muy dinámica. Es un clase muy bonita y estamos encantados. Nos agrada recordar muchas cosas y aprender muchas más. Me parece que la Historia del Arte da testimonio de la evolución

de las manifestaciones culturales de los dis- hasta el arte moderno y contemporáneo. A tintos pueblos del mundo. veces pensamos que algo no nos va a gustar porque no lo entendemos, pero después Lo que más nos gusta es el desenvolvimiento de que Mónica nos hace notar los detalles, de la maestra, que es muy simpática y hace podemos entender y apreciar las obras que muy amena la clase, sin contar que los temas antes rechazábamos. que se abordan son muy interesantes. Todo vale la pena: lo que explica, las imágenes, Estaría todavía mejor si hubiera un plan de las películas, las grabaciones, todo, todo. estudios,un temario y una bibliografía, aunAdmiramos su memoria y nos fascina su que lo que escuchamos de la maestra es exforma de dar la clase aparentemente ligera. traordinario y lo estimula a uno grandemente, porque el arte es algo maravilloso que Nos gustan los temas que vamos tratando, nunca terminará. Nos gustaría tener más de desde las expresiones culturales más antiguas una clase a la semana.

Por Carmen Nader y Dager

Felisa Zacarías Kayem (1912-2013) Fue una mujer siempre llena de actividades, con un gran ánimo. Ayudó mucho a su marido, quien tradujo a Gibran Jalil Gibran a cuatro idiomas. Fue muy inteligente, por lo que le daba muchas ideas a su marido. Tuvo un solo hijo, que era su sueño, su tesoro, su vida. Su hijo la heredó en inteligencia, tuvo gran éxito en sus estudios y fue un gran arquitecto, pero desgraciadamente a la edad de 25 años murió repentinamente del corazón, lo que dejó a Felisa un gran dolor. Ella sufrió enormemente, aunque por su gran voluntad lo superó. Fue una mujer muy fuerte, a pesar de la tragedia. Luchó mucho en su vida. Pensaba siempre en viajar, aunque al final ya no pudo. Le gustaba mucho platicar conmigo en árabe y en francés, y tomar café árabe; era siempre la primera en llegar al café. Hasta el final, siempre estuvo lúcida. Felisa en su cumpleaños 100 con su mole


{ PARA DARNOS A CONOCER }

Entrevista a América Cervantes García Rojas Por Maruca Azuela

América ¿Quiénes fueron tus padres? Mi papá fue licenciado, se llamaba Ricardo Cervantes; mi mamá, Lucía García Rojas. Nací el 31 de enero de 1923 en la ciudad de Morelia, Michoacán. Fuimos 10 hermanos; yo ocupé el tercer lugar. Cuéntame ¿cómo fue tu niñez? Muy feliz. Pasé los primeros años de mi vida en Uruapan, ya que mi papá fue nombrado juez de paz en esa ciudad. Uruapan tiene muchos paseos y bellezas naturales, como la Tzaráracua, bellísima cascada. La gente allí era muy sencilla, muy abierta y muy religiosa.

{ TODOS PARTICIPAMOS }

¡Me gusta Cedros de Día! Por Silvia Ferreira*

A

lo largo de la vida he tenido la fortuna de acudir a diversas instituciones educativas de gran calidad. Todas ellas me proporcionaron cultura y aprendizaje que me han permitido tener una vida plena. Mas nunca pensé que en la tercera edad pudiera asistir a un centro de día que me diera la satisfacción de desarrollar algunas habilidades y destrezas para las que siempre creí que era torpe. La acertada intervención de los maestros brinda confianza y deseo de realizar las actividades. Asimismo, la cercanía de otras compañeras me alienta al convivir con ellas, pues para muchas Cedros de Día es donde volvemos a sentirnos integradas a la sociedad. Gracias por invitarme a participar en este proyecto, al cual estoy convocando a mis amigas que también lo han aceptado con entusiasmo.

Después nos fuimos a vivir a La Paz. Llegamos a Mazatlán y allí tomamos un barco. Para mí fue algo muy impresionante, dado que no conocía el mar. En La Paz ocupamos una casa muy grande con un jardín lleno de árboles y viñedos. Finalmente nos vinimos a vivir a México. ¿Qué es lo que más recuerdas de tu infancia? Antes de irme a La Paz, a los nueve años, hice mi primera comunión. Mi madre me preparó tan bien, que yo sentí morir de felicidad. También he de contarte que supe de una antepasada mía, heroica, que fue fusilada debido a que comunicaba a los insurgentes los movimientos de las tropas virreinales. Se llamaba María Luisa Martínez de García Rojas, por eso mi apellido materno es éste. ¿Cómo ha sido tu vida en esta ciudad? Estudié la carrera de Contador, una vez recibida trabajé con los señores Laposse en la pastelería El Globo, hasta que cumplí los 86 años. Además, daba clases de contabilidad en una congregación católica, naturalmente gratis. También, pertenecí a un grupo de catequistas; íbamos al Estado de México, alrededor de Cuautitlán, a impartir clases de formación religiosa. Esto lo hice por 14 años. ¿Y los novios? No había tiempo para novios, cosa que a mi papá le preocupaba, porque él quería verme casada. Yo era muy feliz, estaba muy contenta de ser soltera, pero conocí a un ingeniero geofísico, Julián Palafox, que se había casado y divorciado por lo civil cuatro veces. Nos hicimos novios. Me pidió que me casara con él, mas yo le puse por condición casarnos por la Iglesia Católica.

Participantes entusiastas en las actividades.

* Participante en Cedros de Día, desde la primera sesión. Ya ha incorporado a cuatro amigas más.

Desapareció como por una semana. Regresó y nos casamos tal como yo le pedí. Además admití a sus dos hijos: un niño y una niña, a los que llevé a bautizar, a confirmar e hicieron la primera comunión.Al quedar viuda, después de siete años de estar sola, busqué un lugar donde vivir y encontré esta Residencia donde soy inmensamente feliz.

La granizada desde mi ventana de la Residencia. Alicia Gironella


{ ALGO PARA REFLEXIONAR }

Los placeres que nos da la música Por Guillermo Delgado Herroz

L

a música, tanto la que denominan música clásica como la música popular, es quizá, de todas las artes, la más afín al hombre. En mi opinión, la vida no podría concebirse sin la música. Pensemos por un momento en una existencia en la que no hubiera música. ¿Podríamos exaltar nuestros sentimientos religiosos o amorosos sin la ayuda de la música? ¿Podríamos habernos enamorado de alguien o de algo sin la compañía de la música? ¿Podríamos gozar una reunión social o una fiesta sin escucharla?

Ante una oferta como la antes mencionada, cualquier persona que se lo proponga puede llegar a ser un amante, aun cuando no sea un conocedor de la música clásica. Algunas personas piensan que pudieran tener dificultad en entenderla. Sin embargo, hay que atreverse a asistir con la mente abierta y simplemente escucharla con atención, lo que dará como resultado un goce extraordinario, aun cuando no se sepa lo que se está oyendo. Gozar la música clásica es uno de los grandes placeres de esta vida y de los más sencillos y fáciles de disfrutar; no hay que ser un “intelectual” para apreciarla, ya que el arte de la música es innato al ser humano. La música clásica también puede oírse en un modesto o magnífico aparato de sonido. Sin embargo, la satisfacción y el goce máximo lo obtendremos cuando se pueda asistir a escuchar la música “en vivo”. No puede describirse con palabras la emoción que representa ver a los músicos que la interpretan, captar el sentimiento con el que tocan y gozar de la acústica que normalmente tienen los buenos teatros. Es por ello que hay que procurar asistir a los conciertos, tanto de música clásica como de música popular. Para entender la música no se necesita organizarla en la mente. Al ser un arte innato el ser humano la captará por instinto, por lo que simplemente hay que aprender a gozarla. Independientemente de la posibilidad de asistir a los conciertos, el fonógrafo, la radio y el cine también permiten que muchas personas tengan acceso a música de gran calidad.

Guillermo Delgado alegrando una reunión

Los placeres y las satisfacciones que nos ha dado la música durante nuestra vida son muchos. El hombre, durante toda su existencia, e inclusive estando todavía dentro del vientre materno, ha sido acompañado por la música. Estudios recientes de psicólogos reconocidos recomiendan a las mujeres embarazadas que escuchen música de Mozart, ya que los bebés por nacer serán mejores personas. ¿Qué bebé no gozó de una canción de cuna antes de dormir? ¿Qué niño no gozó en su fiesta de cumpleaños sin unas buenas mañanitas cantadas por sus padres o sus hermanos mayores? ¿Qué quinceañera no gozó bailando un bello vals con su chambelán? ¿Qué novio o novia no bailó su pieza predilecta durante la fiesta posterior a su boda? ¿Quién no ha sentido la emoción y la satisfacción que produce el asistir a un buen concierto de música clásica o popular? Hablando de música clásica, es notorio que la afición por ella ha ido creciendo con el paso de los años, entre otras cosas, porque cada vez es más fácil tener acceso a la misma gracias a la facilidad de contar con equipos de sonido, además de estaciones de radio o televisión que transmiten este tipo de música todos los días. También la facilidad que nos da una gran metrópoli como es la Ciudad de México para poder asistir a muy diversas salas de conciertos. La cartelera de conciertos de música sinfónica clásica es amplísima, complementada con conciertos de música de cámara durante prácticamente toda la semana y en muy variados recintos. Una experiencia musical inolvidable han dado también en años recientes las transmisiones que por vía satélite hace la Ópera Metropolitana de Nueva York de algunas de sus funciones sabatinas, que son un verdadero prodigio tecnológico, por la calidad de las transmisiones y de los cantantes que intervienen.

Un gran director de orquesta mexicano y también magnífico escritor, el maestro Jorge Velazco, es autor del libro De música y músicos. En el capítulo Música y Literatura, entre otros, cita al poeta romántico por excelencia E.T.A. Hoffman, quien escribió en alguna ocasión: La música descubre al mundo un reino desconocido, un mundo que no tiene nada en común con el mundo exterior de los sentidos que lo rodea, un mundo en el cual él trasciende todo sentimiento definido para rendirse a un anhelo inexpresable1. Velazco comenta que en alguna ocasión el mismo Hoffman propuso una fusión de las artes en la que la música, a la que describe como interprete maravillosa de lo inexpresable, sería el estado más perfecto. Para este poeta romántico, la música resultaba el supremo recurso contra el racionalismo, que permite abrir un dominio subjetivo ilimitado. También el maestro Velazco menciona que el poeta y escritor Edgar Allan Poe, escribió: la música me estimula profundamente, es la perfección del alma, de la idea, de la poesía2. Un último comentario del maestro Velazco es acerca del poeta y escritor Novalis, cuya intensidad resulta como una especie de himno a la música cuando considera que para el hombre no hay sino dos elementos: la música y el silencio, que alternan en él como el sueño y la vigilia, y califica a la Naturaleza como una arpa eólica, instrumento musical cuyos sonidos reproducen en nosotros las pulsaciones de cuerdas más elevadas3. Por lo antes mencionado, podemos concluir esta nota dándole gracias a Dios y a la vida por permitirnos gozar de la reina de las artes: la música. Una vez que se aprecia, es un placer que dura por siempre. 1 Velazco, Jorge. De música y músicos. UNAM. México, 1983: p 147. 2 Idem: p 148. 3 Idem: p 149.

CONCURSO

Habrá un premio para quien diga a qué músicos corresponden las ilustraciones y por qué se incluyen en este artículo. Favor de dar sus respuestas a Guillermo Delgado.

Pido la palabra No. 9