Page 1

PIDO LA PALABRA

ÓRGANO INFORMATIVO EDITADO POR LOS RESIDENTES DE LA CASA CEDROS DE LÍBANO

NÚMERO 08. AÑO 4. MAYO 2013

{ PARA DARNOS A CONOCER }

Nuestras noticias Por María Luisa de Anda

D

amos la bienvenida cariñosa a nuestra nueva presidenta del Voluntariado, Sra. Susen Karam de Bustani, quien con gran amabilidad y sencillez participó en un desayuno de bienvenida que le ofreció la Residencia.

Asimismo, recibimos con mucho gusto a las nuevas residentes Elizabeth Lafont de Haddad, del área especial, y a María de las Mercedes (Merci) Barroso Solana, del área funcional, a quien se le ofreció la proverbial tamaliza.

Noticia que merece nuestra atención es la relativa al Semillatón, creado a iniciativa de nuestra compañera Alicia Gironella con Alejandro Borja de Expo Restaurantes, y los investigadores de la UNAM Robert Bye y Edelmira Linares. Este Programa nació con el propósito de colectar fondos para rescatar los maíces nativos de la Sierra Tarahumara Norte, que estaban amenazados de desaparecer debido a la gran sequía que aquejó la región en años pasados. Alicia, dada su participación por octavo año consecutivo en el Festival Sanborn’s, solicitó a Carlos Slim Domit que el donativo que cada año hace derivado de las ganancias del Festival, este año, estuviera dedicado al Semillatón.

El cheque fue de $350,000.00, pero ¡oh sorpresa!, al agradecer a los chefs participantes en el Festival, la Chef Susana Palazuelos le dijo a Carlos Slim Domit: Tu papá siempre duplica los donativos, de modo que Carlos Jr. aceptó seguir el ejemplo de su padre. Así, el donativo fue de $700,000.00, que permitieron hacer entrega formal de los maíces nativos a las autoridades de la Sierra Tarahumara, bajo condiciones que permitan la conservación de las variedades originarias del lugar. En resumen, como resultado del Semillatón, se entregaron poco más de 12 toneladas de grano para consumo y 14 de grano para siembra, más de 26 toneladas y media en total.

¡Felicidades!

Gran alegría causó la donación de computadoras nuevas que hizo el Voluntariado en cooperación con el Consejo Directivo de Centro Libanés. Nuestro sincero agradecimiento. ¡A aprender Office 2010 se ha dicho!

PIDO LA PALABRA Es una publicación editada por los habitantes de la Residencia Cedros de Líbano. Av. Glaciar 500. Olivar de los Padres. C.P. 01780. Delegación Álvaro Obregón. México, DF. Tel: 5668 6068. residencia@centrolibanes.org.mx


{ NUESTRAS ACTIVIDADES }

Evolución de la Convivencia Por Ruby Farah Zahoul

C

uando hace siete años Marus Farah le propuso a las autoridades de la Escuela Alexander Bain que organizaran una convivencia entre los residentes y algunos niños, les pareció una excelente idea. El propósito fue el enriquecimiento mutuo en un encuentro intergeneracional. Lo primero que se nos ocurrió fue el intercambio de experiencias de nuestra vida y la vida familiar de los alumnos de quinto grado. Se echó a andar el proyecto, pero la cosa no quedó allí. No sólo fue convivencia, sino que ellos nos enseñaron a usar la computadora.

Después, algunos de los residentes empezamos a enseñarles las actividades en las que éramos buenos. Así, Mon Pheres les daba taller de fotografía; Esther Rizo, narrativa; Marcela Castro Villagrana, hawaiano; Genoveva Abdala, jardinería; Elena Bitar, cocina; y yo, tejido. Algunos talleres han continuado con los años, otros no, como fotografía, por la muerte de Mon. Cada año participan diferentes residentes, dando distintos talleres. Con el paso de los años, se han ido incorporando más actividades en las que también participan los profesores de la Residencia dando pintura, teatro, canto y baile regional; este año, además, musicoterapia. Quiero hacer notar que en tejido participan muchos niños, al grado de que en tres ocasiones no ha habido ni una sola niña. Los talleres cierran con una presentación de los trabajos realizados, con la asistencia de los padres de familia y el entusiasmo de los niños. En esta reunión, además canta con gran éxito el coro Los Abuelos de la Escuela Alexander Bain. Las actividades ayudan a establecer una relación de confianza, que permite a los niños vernos como sus abuelos y nos hagan confidencias, a veces hasta dolorosas. Para los residentes es grato sentirnos útiles y alegres en esta convivencia. Por su parte, en esta ocasión los niños manifestaron su agradecimiento por aprender de la experiencia de personas mayores que han vivido, son muy sabias y también pueden ser “buena onda”. No cabe duda de que el enriquecimiento ha sido mutuo.

Por Odín Álvarez y Samuel Vargas*

Francisco “Paco” Parra Reynoso (1934-2013) Fue un hombre amable, de sonrisa fácil. Reconocíamos su saludo por su proverbial “quihubo”. Aunque se recibió de ingeniero, se dedicó exitosamente a la banca. Tenía un gran gusto por el baile y el canto. Era muy aficionado al tenis y al box, tanto que fue campeón de boxeo en la preparatoria. Fue muy querido por su esposa y su familia, que lo acompañaron fielmente hasta el final. Seguramente Paquito está gozando de la gloria de Dios.

* Enfermeros de Paco, que lo cuidaron con cariño.

Por Alicia Asali de Andere

Emilio Andere Sahuayo (1924-2013) Fuiste un hombre bueno, trabajador, inteligente, amoroso y compartido. Le diste a tu familia atención y amor. Tus hijos te recuerdan como un lindo papá: podían contar contigo, los escuchabas y aconsejabas. En la época en que volabas, ganaste muchas carreras que requerían de tu destreza y habilidad. Fuiste muy buen piloto y así nació el “Capi Andere”, como te conocen en el Club, donde hiciste grandes amigos, jugando dominó y trabajando en el Comité de Casa, bajo distintas presidencias del Consejo Directivo. Te ganaste el cariño de empleados y socios, por el buen cumplimiento de tu trabajo. Sabemos que donde estás, estás muy bien y seguramente jugando una partida de dominó con los amigos que se te adelantaron. Te extrañamos y te queremos.


{ PARA DARNOS A CONOCER }

El reencuentro. Entrevista a Marcela (Marce) Castro Villagrana

Cedros de Día

Por Juliette Saab

A

continuación presento la entrevista que le hice a Marce con motivo de su reciente noviazgo con Antonio “Tony” Reynoso.

Cuéntanos Marce, ¿dónde y cuándo se conocieron Tony y tú? Nos conocimos en mi casa de Tacubaya hace más de 65 años. Era amigo de mis hermanos e iba a mi casa con un grupo y yo llamaba a mis primos y primas, que vivían barda de por medio, para que fueran a jugar frontón en sábado y domingo en la mañana. Después del deporte, tomábamos limonada, sacábamos la guitarra y la clave, y cantábamos. ¿Por qué se dejaron de ver? Nos dejamos de ver, porque, cuando me gradué del Colegio Americano a los 16 años, empecé a tener novio, trabajé en Walter Thompson y fue el punto de separación de la amistad. Me casé en 1951 y Tony se casó en el 56. De mi matrimonio, tuve siete hijos, de los que me quedan seis. Después de tantos años, tenemos situaciones parecidas: Él tiene cinco hijos, yo seis; cada uno de los dos tiene 16 nietos; él casi cuatro bisnietos y yo cuatro.

C

ontinúa aumentando la participación en las actividades del Centro de Día que funciona lunes, miércoles y jueves en las instalaciones de Hermes. En efecto, de 10 a 14 horas en los tres días, se desarrollan con éxito los talleres de Yoga, Memoria, Baile, Musicoterapia, Manualidades, Historia del Arte y Pintura. Y no sólo estas actividades, sino que también se organizan paseos culturales y recreativos a sitios de interés.

¿Cómo fue el reencuentro? Casualmente, acá en la Residencia, en una plática sobre la gente de Tacubaya con Guillermo Morales, él mencionó el nombre de Tony. Entonces le pregunté si estaba vivo, me contestó que sí y que venía a la Residencia. Para pronto, le pedí su teléfono y lo llamé. Supe que él había enviudado y yo también. Tony me dijo “Me resucitaste. Tenemos que vernos.” Entonces planeamos el reencuentro para el siguiente domingo, por lo que vino a misa y nos dimos un gran abrazo. Él prometió muchas visitas más y empezó a venir a verme. Ha sido un super galán; como dice la canción Soy un amante a la antigua, me trae flores y me llama por teléfono aunque no esté en México. Hemos sentido que nos extrañamos, nos dan muchas ganas de vernos y de platicar. ¿Qué sintieron después de 63 años de no verse? A Tony le dio mucho gusto y yo sentí una emoción que me subía y me bajaba. Él se sentía muy solo desde hacía dos años y medio cuando murió su esposa y sintió que yo lo reviví. Tuvimos una primera salida al Pabellón Altavista, donde comimos. Después de comer, fue la primera vez que nos tomamos de la mano de una forma muy natural y recorrimos los pasillos viendo los comercios. Esa tarde, fuimos a ver a sus hijas, que fueron muy lindas, porque nuestras hijas ya se conocían.

Como se puede apreciar, son actividades que cubren el mantenimiento y el desarrollo de la funcionalidad física, mental y manual de las personas mayores participantes, propósito fundamental del proyecto Cedros de Día en Hermes, que replica la concurrida experiencia del Centro de Día que funciona desde hace nueve años en la Residencia Cedros de Líbano.

¿Cómo se te declaró? Fue muy inesperado. Un día que me habló de casa de sus hermanas, me dijo “Cuando supieron que somos novios” y ésa fue la declaración. También él me dijo “Vamos a ser novios y así salimos y platicamos más con la gente que tú tratas.” Consideramos que nuestro noviazgo empezó el 21 de marzo, con la primavera. Estamos viviendo otra vez con entusiasmo.

Informes: Psic. Lidia López Tel. 56 68 60 68 Ext. 7406 lidialopez_2001@hotmail.

¿Qué sigue? Es demasiado pronto. Tienen que darnos tiempo, no podemos saber. Nos estamos reconociendo, porque no somos los mismos de antes. Vamos a ver qué pasa. Por lo pronto, estamos felices, entusiasmados, sentimos que nos quitamos muchos años y disfrutamos mutuamente de nuestra compañía. Es un regalito de Dios.

Convocamos a socios de Centro Libanés y a externos de 60 años en adelante. Los invitamos a integrarse a quienes ya asisten. ¡Vale la pena!

Publicación de Maruca

D

eseamos hacer un reconocimiento a María (Maruca) Azuela de Sáenz por la publicación de su libro La mujer mexicana a través de los siglos. Femenina y feminista, recién salido de prensa. ¡Mucho éxito!


{ TODOS PARTICIPAMOS }

El maíz

Desiderata

D

Camina plácido entre el ruido y la prisa y piensa en la paz que se puede encontrar en el silencio. En cuanto sea posible y sin rendirte, mantén buenas relaciones con todas las personas.

Por Alicia Gironella Ojeda ecir que el maíz es la “planta sagrada” de los campesinos de México es un lugar común literario. Se trata en realidad de un triunfo del ser humano sobre la naturaleza, de un esfuerzo permanente por sobrevivir, de una dependencia que puede alcanzar matices dramáticos. El maíz es mito, leyenda, religión, superstición, atributo de los dioses y los gobernantes, al grado de considerar que el ser humano fue creado de maíz y se alimenta de maíz. El maíz es vida. En el libro Nuestro maíz, recopilación de monografías escritas por indígenas de muchos pueblos y publicado -en 1982, solamente con correcciones de estilopor Renato Bonfil, entonces director del Museo de las Culturas Populares, relata que un campesino narra cómo un día se les quemó su maíz y lo fueron a enterrar como si fueran a enterrar a sus familiares, porque consideran que el maíz es su padre, gracias al cual pueden vivir. El comercio del maíz es una de las actividades más importantes del México moderno. Una sola cifra da idea de su importancia: cada día se consumen aproximadamente trescientos millones de tortillas en el país. Tanto en su cultivo como en la elaboración de productos y subproductos, se emplean las técnicas más desarrolladas. Nada se desperdicia o se pierde de la planta del maíz. La cocina mexicana no se concibe sin maíz; es el común denominador de todas las cocinas regionales de nuestro territorio. A pesar de las influencias de productos de otras partes del mundo, es el maíz el que brinda su carácter específico autóctono. En México, desde las clases más encumbradas hasta las más humildes, no pasa un día sin que “se echen un taco”. Y si la tortilla está hecha a mano, es una delicia. Esperemos que nuestras costumbres y el bendito maíz nativo, con todas sus aplicaciones, perduren por siempre.

Por Max Ehrmann Proporcionado por Gloria Gutiérrez

Enuncia tu verdad de una manera serena y clara, y escucha a los demás... incluso al torpe e ignorante; también ellos tienen su propia historia. Esquiva a las personas ruidosas y agresivas pues son un fastidio para el espíritu. Si te comparas con los demás, te volverás vano y amargado... pues siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú. Disfruta de tus éxitos lo mismo que de tus planes. Mantén el interés en tu propia carrera por humilde que sea; ése es un verdadero tesoro en el azaroso cambiar de los tiempos. Sé cuidadoso en tus negocios, pues el mundo está lleno de engaños, mas no dejes que esto te vuelva ciego para la virtud que existe... Hay muchas personas que se esfuerzan por alcanzar nobles ideales. La vida está llena de heroísmo... Sé sincero contigo mismo; en especial, no finjas el afecto... ¡y no seas cínico en el amor! Pues en medio de todas las arideces y desengaños... es tan perenne como la hierba. Acata dócilmente el consejo de los años abandonando con donaire las cosas de la juventud. Cultiva la firmeza del espíritu para que te proteja de las adversidades repentinas... muchos temores nacen de la fatiga y la soledad. Sobre una sana disciplina... ¡sé benigno contigo mismo!... Tú eres una criatura del Universo, no menos que las plantas y las estrellas... Tienes derecho a existir... Y sea que te resulte claro o no... indudablemente el Universo marcha como debiera. Por eso... debes estar en paz con Dios, cualquiera que sea tu idea de Él. Y, sean cualesquiera tus trabajos y aspiraciones, conserva la paz con tu alma en la bulliciosa confusión de la vida... Aún con su farsa, penalidades y sueños fallidos... el mundo todavía es hermoso...

Nuestro paseo al Palacio Postal y alrededores estuvo espléndido.

Sé cauto... esfuérzate por ser feliz.

A mi lápiz

Por Guillermo Morales Mancera Grafito resbaloso, revelador de lo escondido. Segismundo te hubiera utilizado para aflorar del alma lo nublado. Al resbalarte en el papel, desentendido, raspas el alma y dejas descubiertas las entrañas que ocultan de mí, mi “Yo” desconocido. Al achatar tu punta, afilas mi conciencia, descubro los misterios, revelo mis secretos, explico algunas cosas que estaban olvidadas, que estaban ahí dormidas, envueltas en el tiempo. ¿Alguna vez acaso imaginaste que al terminar tu oficio de destilar secretos, junto con tu polvo regado por el suelo, estará también el mío? El arguile, tradición libanesa. ¡Muchas gracias, Carmelita!

Estaré también yo muerto, estaré también ya libre y sin misterios.

Pido la palabra No. 8