Page 1

PIDO LA PALABRA

ÓRGANO INFORMATIVO EDITADO POR LOS RESIDENTES DE LA CASA CEDROS DE LÍBANO

PUBLICACIÓN TETRAMESTRAL

NÚMERO 04. AÑO 3. FEBRERO 2012

{ ASÍ NOS RELACIONAMOS }

También convivimos con niños

Por América Cervantes

E

n la Residencia, nuestra casa, tenemos diferentes actividades. Una de ellas es que a veces recibimos la visita de los niños, últimamente del Colegio Peterson. Cada residente atiende a tres o cuatro niños, a quienes les platicamos alguna historia y con quienes intercambiamos cartitas; ellos están encantados. La última vez que vinieron nos trajeron flores y chocolates. Nos invitaron a conocer su colegio. Cuando fuimos, presentamos tres obras teatrales en mímica: El chicle, El ratero y Homenaje a Chaplin, todos dirigidos por el maestro Arturo Sandoval. Hubo gran alboroto, risas y muchos aplausos. También estuvieron las mamás y algunos papás; no todos, porque trabajan. Los niños estuvieron felices y nosotros muy complacidos por haberlos hecho pasar momentos de gran alegría. El día que fuimos, nos pusimos de acuerdo para tener una posada compartida, por lo que los niños, con algunas profesoras y algunas mamás, vinieron a la Residencia. En la terraza, hubo antojitos mexicanos que les gustaron mucho. Al final, llegó la piñata, que costó mucho trabajo romper. Le dimos los grandes y los niños. Nos despedimos, con el deseo de seguirnos viendo.

Relaciones intergeneracionales

Por miss Mariela y miss Pilar del Colegio Peterson.Texto preparado para el Día de la Familia, en el que los residentes fuimos invitados a participar como culminación del intercambio con los niños de tercer grado, en 2011.

Age is a matter of mind over matter. If you don’t mind, it doesn’t matter.

L

PIDO LA PALABRA Es una publicación editada por los habitantes de la Residencia Cedros de Líbano. Av. Glaciar 500. Olivar de los Padres. C.P. 01780. Delegación Álvaro Obregón. México, DF. Tel: 5668 6068. residencia@centrolibanes.org.mx

Mark Twain

a edad tiene tanta importancia como se la queramos dar. No se trata de ignorar las diferencias obvias que representan las diversas etapas de la vida, como la niñez y la vejez. Al contrario, hay que atesorar la belleza de cada una de ellas y evitar que se levanten barreras. Queremos compartir una iniciativa para promover las actividades intergeneracionales. El propósito: unir a dos generaciones y fomentar la cooperación y la interacción entre ellas, para así fortalecer el sentido de pertenencia a nuestra sociedad. A la vez, buscamos generar lazos, ampliar horizontes y promover la colaboración, haciendo hincapié en la inclusión de las personas mayores, entendiendo sus necesidades. Acercamos a nuestros niños con personas de la tercera edad, más allá de las que conocen en su familia, mediante visitas y cartas. Esto creó lazos afectivos, que permitieron valorar y ser empáticos con estos “nuevos amigos” y sentó las bases para formar una conciencia social que podrán integrar a lo largo de su vida. Cuando abordamos esta tarea, no quisimos ver a los niños como simples estudiantes del tercer grado de primaria, sino como futuros arquitectos, ingenieros, diseñadores, escritores, filántropos y sin profesión, que estarán en posición de ayudar a las personas mayores para incluirlos más en la sociedad y facilitarles la vida. Los niños moldearán la sociedad del mañana y deben construirla como una sociedad que beneficie a todas las edades. Estamos seguras de que nunca olvidarán esta maravillosa experiencia. También nos hemos dado cuenta de que la vitalidad no tiene nada que ver con la edad y, lo más importante, nuestros niños han comprendido que, parafraseando el lema de la Residencia de nuestros amigos de Centro Libanés, la felicidad no tiene fecha de caducidad, ésta es una enseñanza invaluable; ¡gracias por compartirla con nosotros!


{ LO QUE HACEMOS EN LA RESIDENCIA }

Comer bien*

Por el equipo del área de cocina: Alejandro (Alex) Cervantes, María Teresa Arellano, Blanca Isabel Carreón, Juan Carlos Gallego, Reyna García, Alberto (Beto) Ramírez María Luisa Rosas y Lourdes (Lulú) Tinajero Rodríguez.

N

os hemos integrado en el equipo de cocina, porque cada quien sabe lo que tiene que hacer y aportamos al grupo para que todo salga bien. El chef nos hace un menú, nos da una orden y nosotros la ejecutamos; él organiza. La integración se debe a que es un ambiente de mucho respeto, no hay chismes ni envidias y ésa ha sido la base de que ahora estemos integrados. Ya nos conocemos, cada quien sabe cómo es la otra persona. El respeto y la comunicación ante todo. Nos aceptamos como somos y somos amables, sobre todo con los que van ingresando, para tener un ambiente agradable. El propósito del área de cocina es alimentar a los residentes, dándoles calidad y servicio. La condición es darles lo que desean, para que cada uno quede satisfecho, contento con lo que preparamos. En cuanto al servicio, tratamos de complacer a todos, aunque a veces es un poquito difícil, porque cada residente tiene ciertos hábitos, costumbres y gustos; pero, en general, tratamos de dirigir nuestros menús a la mayoría, para que queden contentos. Lo más pesado son las fiestas. El trabajo es de mucha presión, pero nos sentimos satisfechos cuando vemos que la gente disfruta lo que preparamos y las cosas salen bien, nos dicen que algo estuvo muy bueno y hasta nos aplauden; eso es lo que nos sostiene. Los resultados son el premio al esfuerzo. Entramos a trabajar a la Residencia por distintos motivos: Yo siempre he trabajado en esto; antes trabajaba en una cafetería y se presentó la oportunidad de entrar aquí. A mí me consiguieron una

*La Residencia funciona gracias a la dedicación de los equipos de trabajo. Por ello, en esta ocasión dedicamos la sección a la cocina.

oportunidad acá, porque antes trabajaba en casa. Entré aquí, porque puedo estudiar y trabajar en lo que me gusta hacer: cocinar; estudio gastronomía. No conocía la Residencia, pero vine a solicitar trabajo y sigo aquí. Estaba estudiando, pero no terminé y, por internet, encontré la oferta de trabajo de la Residencia, me comuniqué, me entrevistó el chef y me quedé. Yo había dejado de trabajar en el Club France, pero después de seis meses me aburrí y metí mis datos a internet, Alejandro me llamó y, aunque se me hizo pesado el horario, me quedé. A mí me dijo mi mamá, ella trabaja en el club, que viniera, porque estudio baile y cocina. Estar acá me permite seguir con todo y poner ambiente en la cocina. En la Residencia, no sólo es la cocina, también es el servicio a comensales, lo que ya habíamos hecho antes y nos gusta, pocos habían atendido a tanta gente; antes sólo en una casa y todo mundo en el hogar, ja, ja, ja. Nos gusta de todo, cocinar y atender a los comensales, pero casi todos preferimos cocinar lo salado y una lo mexicano. Al chef le gusta cocinar todo, menos pasteles; le gusta hacer los menús, cocinar y hacer las compras: En las compras, disfruto mucho viendo cosas nuevas y pensando en qué puedo proponer con los productos nuevos. La gastronomía me apasiona. Fue una buena decisión entrar a la Residencia y esperamos seguir acá, como equipo. Nos gusta apapachar a los residentes, pues sin residentes, no hay cocina.

Obituario

Por Carmen Nader y Juliette Saab

Salme Bayeh, 1925-2011.

Manuel Meljem, 1922-2011.

A nuestra compañera Salme la recordamos con amor y cariño. Mujer honrada y trabajadora, tuvo dos varones, a quienes, ya viuda, educó con mucho amor y atención, y luchó para sacarlos adelante. Los hijos se casaron, pero lamentablemente uno de ellos murió muy joven, lo que le causó mucha tristeza. Se enfermó durante largo tiempo antes de morir. Te extrañamos y rezamos por ti. Descansa en paz, querida Salme.

Hombre trabajador, triunfador, amigo leal y asiduo de Centro Libanés, quien, desde que se inició la construcción de la unidad Hermes, colaboró en los diferentes comités, el último de los cuales fue el de Enlace con los Adultos Mayores. En la Residencia te recordaremos como integrante del Centro de Día, siempre tan arreglado sin faltar el pañuelo en la bolsa del saco. Con tu inseparable Conchita, repartías amabilidades y pláticas de tu natal Zacatecas. Con seguridad gozas ya de la gloria del Señor.


{ PARA DARNOS A CONOCER }

Entrevista a Esther Rizo Campomanes Por Genoveva Abdala

L

e pregunté sobre sus orígenes familiares, lo que influyó más en su formación, la atmósfera de contrastes culturales en la que vivió de chica y su vida en México. Provengo de una familia muy particular, que considero extraordinaria. Mis padres fueron de origen social y cultural diferentes. Mi madre, de abolengo, hija de un aristócrata de origen español, quien por la Revolución Mexicana tuvo que huir con la familia a Cuba. Allá, mi madre conoció a mi padre, hombre bondadoso, no aristócrata, pobre, de origen canario. Mis padres se enamoraron y se casaron, por lo que nací cubana. Por el lado de mi madre, la vida era fantasiosa, literaria. Se leía y se escribían artículos, que desde pequeña se grabaron en mi personalidad inquieta, ávida de conocimientos. Mi inclinación literaria viene de esa parte materna. Cuando nos vinimos a México, estudié en el Colegio Francés de San Cosme. No pude terminar la preparatoria pues, por razones económicas, mi familia tuvo que dejar el DF, pero mi vida llena de sueños, ya desde entonces inclinada a la novela, me hizo encontrar a mi esposo, 12 años mayor que yo, y contraje nupcias a los 18 años. A los 20, fui madre por primera vez, lo que no impidió que la fantasía y la creatividad de viajes previos con mi familia me inclinaran a la poesía y a la literatura.

Nuestras noticias Por María Luisa de Anda

A

ntes de iniciar la reseña de nuestras celebraciones que no aparecen en la revista con fotos a color, damos una calurosa bienvenida a nuestras nuevas compañeras residentes: Ana Cecilia Cueto Pichardo, Olivia Torres García y Gloria Gutiérrez Gómez. Asimismo, deseo pedir una disculpa a María Luisa Basila, por haberle cambiado la ortografía a su apellido en la bienvenida del número anterior. Como es ya sabido, los festejos en la Residencia son frecuentes y más en la época de las fiestas de fin e inicio de año. Empezaron desde el Día de Muertos, cuando en la mañana se organizó la lectura de calaveras entre residentes e integrantes del Centro de Día. Estuvieron verdaderamente ingeniosas. Ya en diciembre, se llevó a cabo el proverbial brindis para el personal y los profesores, a quienes posteriormente se les dio una despensa y un pavo a cada quien, además de una macetita borrego con un arbolito que da moneditas,

También me dediqué a la construcción de casas. Esa creatividad mía me llevó a ser la supervisora y “maestra albañil” en la construcción de mi primera casa familiar. Mi esposo, quien era médico, sin preguntarme, al regreso de un viaje me dio la sorpresa de que había vendido esa propiedad y había comprado un terreno para que hiciera yo dos casas. Así empezó mi inclinación por construir varios edificios en la colonia Roma, uno de ellos en la Plaza Río de Janeiro, en el que mi hermana y yo fundamos la academia Enterpe, en la que daba clases de Literatura así como de Personalidad y Autoestima; pero al morir mi hermana terminó. Una vez viuda, se despertó en mí el interés por los bienes raíces. En el temblor del 85, lamentablemente perdí casi todo. Viví personalmente el derrumbe de una de las construcciones sobre mi cabeza. Después, empecé la carrera de Literatura, en la que tuve como profesores a Gonzalo Celorio y a Elena Poniatowska. Además, escribía cuentos y poemas en diferentes periódicos y revistas, entre otros, de la UNAM. También di clases en el Instituto de Psicosíntesis, dirigido por el jesuita Pablo Morales, hermano de nuestro compañero Guillermo. Ya acá, en la Residencia, publiqué mi libro Rebozo de aromas y, con motivo de mi nonagésimo aniversario, mis hijas y mis yernos me publicaron un libro de poesías. Como verán, soy fiel a mi vocación de niña.

como símbolo de bonanza para 2012. A los residentes también nos dieron nuestro borreguito, amén de la cantidad de regalos de que fuimos objeto. Las cenas de los días 24 y 31 de diciembre fueron no sólo muy acogedoras, sino también muy sabrosas. En la Noche Buena, resaltó un lomo a la naranja y la víspera de Año Nuevo, las crepas de pavo, además de las tradicionales uvas y el vino espumoso para recibir bien el año. El festejo se animó mucho, cuando Pili Morán bailó y cantó Pichi, es el chulo que castiga…, lo que detonó el canto y el baile de chotises y otra música española, por lo que la fiesta se prolongó. El 6 de enero, hubo roscas con muchos niños que se sacaron Alicia Asali, Carmelita, Caro, Esthercita, Rubí y Carlitos, quien tuvo gemelos a falta de un niño. El Día de Reyes, los magos nos trajeron zapatos Naturalizer y unas pantuflas muy bonitas de piel, como respuesta a las cartitas que habíamos dejado la noche del 5 con nuestro zapato, y nos desearon mucha salud para este año que empieza con alegría.


{ TODOS PARTICIPAMOS }

La solución de Bill: la fundación de Alcohólicos Anónimos (AA)¹ Por Jorge, quien pidió la palabra y la imagen

B

ill Wilson contaba que, durante la I Guerra Mundial, la fiebre por la conflagración era alta en el pueblecito de Nueva Inglaterra. En medio de la conmoción, descubrió el licor y, al

Nuestros paseos

descubrirlo, olvidó las serias advertencias y los prejuicios de su familia respecto a la bebida. Como alcohólico potencial estuvo a punto de reprobar en la Faculta de Leyes, porque estaba demasiado borracho para responder a los exámenes; sin embargo, hubo una solución. Los que pertenecen a Alcohólicos Anónimos conocen a miles de hombres y mujeres para quienes, como Bill, creían que no había remedio. Casi todos se han recuperado y han resuelto el problema de la bebida. Si una persona tiene cáncer, todos sienten tristeza por ella; nadie se enoja ni se molesta. Pero no sucede así con el enfermo de alcoholismo, porque con este mal viene la aniquilación de las cosas que valen la pena en la vida e involucra a aquellas vidas que están relacionadas en alguna forma con la del paciente. Por eso, es importante recurrir a Alcohólicos Anónimos. Deseo que este artículo consuele a los que están o pueden estar afectados; hay muchos de ellos. Recordemos: siempre hay una solución. ¹ Basado en: Libro grande. Texto básico de Alcohólicos Anónimos. Versión en español. New York City, 1986: pp.1 y 16.

Los valores humanos. Los valores morales. Por Emilio Grau U, quien pidió la palabra

E

l valor es una cualidad intelectual o moral de una persona. Los valores son las reglas de conducta, conforme a las buenas costumbres o favorables a ellas. Son también virtudes fundamentadas a la luz de la razón. Son el conjunto de normas NO jurídicas, pero respetadas por los sujetos del Derecho, de personas educadas en las relaciones humanas. Es lo que una determinada moral establece como ideal o norma. Esto, además de los mandamientos bíblicos. Una persona virtuosa, con valores, es aquella dotada de virtudes. VIRTUD quiere decir: • Disposición constante a hacer el bien. • Perfecta adhesión de la voluntad a las leyes de la moral vigente. • Disposición particular a observar determinados deberes, a cumplir determinadas acciones. • Cualidad permanente del espíritu que inclina a practicar el bien. La ÉTICA es el conjunto de principios y normas morales que regulan las actividades humanas. Es la parte teórica de la valoración moral de los actos humanos. Una PERSONA HONORABLE es aquella que tiene una cualidad moral, con una conducta digna de ser honrada, respetada, acatada y que alcanza una recompensa moral, con magnífica reputación o fama y consideración, así como dignidad para ser halagada, que tiene palabra de honor con mucho orgullo, que confirma con fuerza y seguridad. La honestidad es la virtud más hermosa. Honesto (a) = honrado (a), incapaz de robar, estafar o defraudar. ¿Qué prefieres, el dinero o el honor?

VALORES HUMANOS Honorabilidad Responsabilidad Dignidad San José de las Manzanas

etc.

VIRTUDES FILOSÓFICAS Control de las pasiones Ejercicio de la razón

Fábrica de amaranto Tehutli

Pido la palabra No. 4