Page 4

{ TODOS PARTICIPAMOS }

Este espacio es tuyo, si te gusta escribir poesía, cuentos, anécdotas o sencillamente quisieras compartir una idea. Éste es tu espacio. El tamal

Ánimo

Hay un plato nacional, al que le puso no sé quién, el feo nombre de tamal. Y mire usted qué vaivén: Cuando el tamal no está bien, resulta que no es “tá mal” (no estamal). Y justo cuando está bien, Entonces sí que “es ta mal” (estamal). ¿Quién entiende tal vaivén de este guiso nacional?

Un grupo de ranas viajaba por el bosque y, de repente, dos de ellas cayeron a un hoyo profundo. Todas las demás se reunieron alrededor del hoyo. Cuando vieron cuán hondo era, les dijeron a las dos ranas del fondo que, para efectos prácticos, se debían dar por muertas. Las dos ranas no hicieron caso a los comentarios de sus amigas y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo con todas sus fuerzas. Las otras seguían insistiendo en que sus esfuerzos serían inútiles. Finalmente, una de las ranas puso atención a lo que las demás decían y se rindió. Ella se desplomó y murió. La otra rana continuó saltando tan alto como le era posible. Una vez más la multitud de ranas le gritaba y le hacía señas para que dejara de sufrir y simplemente se dispusiera a morir, ya que no tenía caso seguir luchando. Pero la rana saltó cada vez con

Décima popular Aportada por Emma Estrada

Itinerario Por José Loya + Mi juventud, ¡a plenitud! Mi senectud, Señor ¡salud!

Anónimo Aportado por María Antonieta Ruiz

del hoyo. Cuando salió, las otras ranas le dijeron: nos da gusto que hayas podido salir, H. E. Ratti a pesar de lo que te gritábamos. La rana les Aportado por Blanca Ester Díaz explicó que era sorda y pensó que las demás la estaban animando a esforzarse más El más noble y humilde de los sentimientos para salir del hoyo. crece al amparo del desinterés, se nutre dán¿Qué moraleja deduces tú de esta fábula? Su sitio está junto al amor, porque la amis- La puedes entregar en la Residencia tad es amor. Sólo los honrados pueden tener Cedros de Líbano o mandarla por correo amigos, porque la amistad no admite cálcu- electrónico a mandary@hotmail.com. los, ni sombras, ni dobleces. Muchas gracias. sión y verdad; verdad sobre todas las cosas.

La amistad

Nuestros festejos Por M. L. de A.

C

omo se ha hecho costumbre en la Re-

otro nuevo, se lleva a cabo una serie de festejos dirigidos tanto al personal que la dirige y la atiende como a los residentes, sin contar los que ya se reseñan en la revista. Las festividades comenzaron el 12 de diciembre, Día de la Virgen de Guadalupe, ocasión en lemne, para después convivir alegremente con los empleados en una animada taquiza amenizada por mariachis.

Las noches del 24 y del 31 se festejaron con muy buenas cenas, para los que no salieron a pasarla con sus familias y encuentran en la Residencia el calor de hogar que se nos hace sentir. Nuevamente pudimos disfrutar de tequila, vino y espléndidos platillos tradicionales para estos días. El último día del año amenizó la cena un precioso salterio que puso a cantar a un buen número de residentes. También se tomaron las tradicionales 12 uvas y la animación llegó a su máximo en abrazos calurosos.

Ya en 2011, el 6 de enero no podía faltar la rosca de Reyes. Los residentes pusimos nuestros zapatos y nuestras cartitas, de modo que los Reyes nos trajeron de regalo una práctica taza para té con un pequeño recipiente para colarlo y una tapita para que no se enfríe. Prosiguieron los festejos: el Día de San Valentín hubo una comida, en la que los asistentes cantaron boleros y recibieron regalos. Ya en marzo, se ofrecieron dos desayunos los días 8 y 9, uno para las Damas Maronitas y otro para las Damas Voluntarias, que renovaron su mesa directiva, a cuya cabeza quedó la señora Ana Leticia Ordóñez de Fillat, como presidenta del Voluntariado. También mereció un festejo especial la entrada de la primavera, con la participación del programa Centro de Día. Hubo confección y concurso de sombreros, juegos, gran comelitón y animada tarde bohemia de los residentes, acompañados por el profesor de baile, David Flores, y su guitarra.

Pido la palabra No. 2  
Pido la palabra No. 2